Relaciones Cuba-USA: La migración como arma política

https://davidson.cubava.cu/files/2018/08/cuba-estados-unidos2-768x432.jpg

Relaciones Cuba-USA: La regulación migratoria como arma política

 

https://davidson.cubava.cu/files/2020/03/migraci%C3%B3n-cuba-usa-P3-dream-.jpg

Migración irregular: Cerrado por capacidad

 

El gobierno estadounidense decidió usar con los cubanos una táctica conocida como Título 42, que les permite negar el acceso a territorio de Estados Unidos a personas que no puedan acreditar estar debidamente vacunadas y que no tengan un «patrocinador», una persona con abundante liquidez que sirva como fiador para que el potencial inmigrante no termine siendo una carga para ese Estado

https://www.radiorebelde.cu/images/images/cuba/ley-ajuste-cubano.jpg

Usar a la migración como arma política puede ser peligroso. Haciéndole honor al nombre de esta columna, puede terminar siendo de «doble filo», o si se quiere añadir pólvora a la fórmula retórica, el tiro puede «salir por la culata». A Estados Unidos le ha sucedido más de una vez. En su afán por mostrar a cualquier modelo alternativo como un fallo desastroso, han abierto sus puertas en pose de anfitrión magnánimo para recibir a los «perseguidos», a los «supervivientes»… pero si el país emisor no colapsa y los inmigrantes siguen llegando, entonces se aburren y cierran de un portazo.

El ejemplo paradigmático de estas inconsistencias en materia de regulación migratoria ha sido la política imperial con respecto a Cuba. Negándose a tramitar visas y, a la vez, promoviendo de manera tácita la migración irregular, han conseguido que en tiempos de crisis (también mayoritariamente inducidas o agravadas por sus «buenas intenciones»), los cubanos zarpen al mar o se aglomeren en sus fronteras. Y en cada crisis, funcionarios estadounidenses han tenido que terminar sentados a la mesa de negociación con sus homólogos de la isla, para la firma de acuerdos; o anunciando medidas que contradicen su discurso de «acogedora bienvenida».

Así sucedió en los 80, tras el éxodo del Mariel, o en los 90 con la crisis de los balseros. Y así ocurrió hace par de días, cuando Lord Biden anunció medidas más severas para atajar el raudo crecimiento de inmigrantes. Pero, ¿cómo rechazar a los inmigrantes que llegaban seducidos por sus cantos de sirena, buscando el american dream?

https://davidson.cubava.cu/files/2020/10/american-dream.jpg

El gobierno estadounidense decidió usar con los cubanos una táctica ya utilizada con los venezolanos, y que logró reducir hasta en un 90 % el flujo migratorio irregular desde esa nación sudamericana (o al menos eso dicen ellos): una norma sanitaria, conocida como Título 42, que les permite negar el acceso a territorio de Estados Unidos a personas que no puedan acreditar estar debidamente vacunadas (asumo que Soberana, Abdala y Mambisa no son de las «vacunas debidas») y que no tengan un «patrocinador», una persona con abundante liquidez que sirva como fiador para que el potencial inmigrante no termine siendo una carga para ese Estado.

En el caso de las personas que no puedan ser deportadas por lo regulado en ese Título 42, seguirá rigiendo lo relativo a la audiencia de «miedo creíble»: deberá demostrar que se vio obligada a ingresar de manera ilegal a Estados Unidos por estar huyendo de un régimen opresor y que, en caso de ser devuelta, peligraría su integridad física o, incluso, su vida. Para los cubanos esto implica que tendrán que demostrarle a un juez que son los perseguidos políticos más sanos del mundo.

Biden, como en tantas otras cosas, optó por continuar el método Trump en cuanto a las relaciones diplomáticas y a la regulación migratoria con respecto a Cuba. Y, como es evidente, fracasó. Ha tardado en rectificar, es cierto, pero va dándose cuenta de que debe cambiar de táctica (que no de estrategia)… aunque lo más probable es que fracase igual.

https://davidson.cubava.cu/files/2016/06/cuba-usa-relation-65.jpg

Éxodo y privilegio

 

https://davidson.cubava.cu/files/2018/08/uscubaembajadas.png

La Casa Blanca calculó que en el 2022 la política de “máxima presión” a Cuba daría sus frutos y las protestas se llevarían todo por delante. La máquina de guerra de la Florida quedaría tan contenta que quizás los demócratas tendrían una segunda oportunidad en las elecciones de medio término y Joseph Biden terminaría cumpliendo el sueño frustrado de 13 presidentes.

Pero los cálculos fallaron. El caos se ha producido, sí, en la frontera sur de Estados Unidos y en el Estrecho de la Florida. En vez de lanzarse a la calle y dar cuenta de una colectiva pulsión de muerte, 250 mil cubanos bien educados y provistos de recursos salieron pacíficamente de la Isla para cumplir sus sueños en otro lugar que no sea una castigada isla del Caribe. “Esto no es ciencia espacial: si arruinas un país a 90 millas de tu frontera con sanciones, la gente vendrá a tu frontera en busca de oportunidades económicas”, comentó a propósito del tema Ben Rhodes, asesor adjunto de Seguridad Nacional de Barack Obama, en declaraciones a The New York Times.

Cuantificar lo que significa esta ola es complejo, pero sí se sabe que está enriqueciendo a los coyotes y dinamitando la política migratoria estadounidense. La mayoría viaja por aire, el grupo más grande a Nicaragua, y luego por tierra a través de Centroamérica y México.  Según The Wall Street Journal, sólo el pasaje aéreo a Nicaragua ha costado a los migrantes cubanos y sus familiares unos 800 millones de dólares, mientras los pagos a los traficantes de personas que los guían en el peligroso viaje hasta la frontera generan mil millones de dólares adicionales. Los coyotes, a plena luz del día y sin dejar de robar, organizar secuestros y violar en el momento oportuno, hacen su agosto con total impunidad.

https://davidson.cubava.cu/files/2018/03/2-cnn-cuba-embajada-1.jpg

El aumento de migrantes ha llevado a la Administración Biden a reabrir el consulado estadounidense en La Habana -cerrado desde 2017 por falsos “ataques sónicos” a los diplomáticos estadounidenses– y a retomar los acuerdos migratorios entre los dos países, que Trump anuló unilateralmente.

https://davidson.cubava.cu/files/2018/10/1embajada-eeuu-cuba-1.jpg

Pero a diferencia de las políticas que aplica para los países centroamericanos, Washington no ha movido un dedo para reducir en el ámbito migratorio lo que los expertos en estos temas llaman “factores de expulsión / atracción” (“push-pull factors”, en inglés), es decir la fuerza centrífuga de la depresión económica por el cerco de una potencia extranjera, que estimula el flujo de migrantes, y la fuerte atracción que suponen los privilegios que desde hace más de medio siglo reciben los cubanos que llegan de manera irregular al territorio estadounidense. Para ellos las medidas de control son relajadas y pueden convertirse en residentes permanentes al año y un día de su llegada a Estados Unidos, mientras que mexicanos, centroamericanos y otros nacionales son sistemáticamente reprimidos en la frontera, sometidos a la devolución express y, si logran pasar, viven bajo el terror de la deportación.

La incertidumbre por el futuro y el temor a la pobreza se presentan como factores psicológicos del éxodo, pero los analistas coinciden en que existe otra gran diferencia entre los cubanos y el resto de los latinoamericanos que pujan por entrar a Estados Unidos. Visten bien, poseen teléfonos de alta gama y tienen solvencia económica, porque previamente han acumulado dinero, han vendido sus propiedades en la Isla o cuentan con familiares que pueden pagar la costosa travesía. Con este mercado floreciente, ha aparecido una red que involucra a aerolíneas, operadores de vuelos chárter y agentes de viaje que manejan los hilos desde centros comerciales en la Florida hasta aeropuertos en América Central y el Caribe. The Wall Street Journal ha documentado el mecanismo de relojería que hace funcionar esta estructura, con un precio promedio de 10 mil dólares por cada individuo que sigue la ruta.

Para hacer de este un éxodo más singular, no ha faltado quien culpe al gobierno cubano de utilizar la migración para forzar un cambio en la política de Estados Unidos hacia la isla. “Esa acusación es un absurdo, porque estamos perdiendo capital humano, estamos perdiendo jóvenes, estamos perdiendo familiares, personas que podrían estar con nosotros, junto a nosotros, trabajando por el bienestar de sus familias y de su país”, reaccionó Johana Tablada, subdirectora general de Estados Unidos de la Cancillería.

La palabra que resume la historia de la migración cubana en EEUU ha sido y sigue siendo “privilegio”, pero tiene un alto precio pronunciarla en voz alta, incluso ahora que la Casa Blanca parece tener conciencia de lo que le cuesta la riada. La académica Susan Eckstein, de la Universidad de Boston, presentó su más reciente libro, Cuban Privilege: The Making of Immigrant Inequality in America (Privilegio cubano: La creación de la desigualdad migratoria en Estados Unidos), donde demuestra que las leyes especiales para los refugiados cubanos “no expiran ni evolucionan”, porque  Washington, en el proceso de privilegiarlos para castigar al país caribeño, “los transformó de agentes de la política exterior de la Guerra Fría de EEUU en una fuerza políticamente poderosa que influye en el gobierno nacional”.

Afirmar la verdad en Miami le costó a la multipremiada investigadora el escarnio, la amenaza y el linchamiento mediático. La llamaron públicamente “bruja” y si la herejía de presentar un libro no llegó a más, fue porque en los nuevos juicios de Salem ya no se puede quemar a la gente en la hoguera. Pero hay otras llamas.

(Tomado de Cubaperiodistas)

 

https://davidson.cubava.cu/files/2021/02/Blog-CEQI-new-3-jpg.-768x301.jpg

 

Publicado por: David Díaz Ríos / Blog  CubaEstrellaQueIlumina

 

 

https://davidson.cubava.cu/files/2015/01/CubaestrellaQueIlumina.jpg

This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post. Post a comment or leave a trackback.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Your email address will never be published.