Mundo 2022: Algunos hechos que marcaron la agenda internacional

El mundo en 2022: Algunos hechos que marcaron la agenda internacional

 

El año 2022 estuvo marcado por un ambiente sociopolítico de alta complejidad, pues sucedieron hechos que repercutieron en todo el planeta. Tal es el caso de la pandemia de Covid-19, el primer fenómeno de ese tipo en este siglo que llegó a cada rincón del mundo. Y aunque su inicio como calamidad fue en 2020, aún dos años después sufrimos sus consecuencias que trascendieron el ámbito de la salud, también con importantes efectos en la economía global.

Se trata de un evento que trazó un nuevo rumbo en nuestras vidas con la imposición de rutinas y la supresión de toda normalidad. Varias olas de la enfermedad por cepas más o menos potentes, y de manera inestable, ocasionó muchas muertes; sin embargo, este 2022 destacó por la superación de los brotes, hasta alcanzar cifras muy bajas de contagio en todo el mundo, en gran parte gracias a las vacunas creadas por la comunidad científica.

Otro acontecimiento que puso en vilo a la humanidad es la operación especial de Rusia en Ucrania, basada en importantes tensiones históricas que desencadenaron en acciones violentas. Desde febrero, el enfrentamiento entre ambos territorios no solo trajo desgracia a la región, sino que sus secuelas alcanzaron, incluso, a los países más alejados porque, nuevamente, los índices económicos se movieron.

Tanto Rusia como Ucrania son fuente de numerosos recursos con alcance mundial, de ahí que se registraran afectaciones en las producciones de combustible, gas, fertilizantes y alimentos imprescindibles como el trigo y el aceite de girasol. La situación bélica causó un importante desequilibrio internacional, sus estragos ocasionaron la interrupción de las cadenas de suministros, también forzó la migración, y tensó las relaciones diplomáticas.

El conflicto entre Ucrania y Rusia demuestra que sigue siendo polarizado el mundo, y continúan los mismos modos de proceder de las grandes oligarquías que utilizan métodos neoliberales según les convenga. Con falsos pretextos y en apoyo a la parte ucraniana, el gobierno ruso tuvo que soportar sanciones de organismos internacionales y naciones como Estados Unidos y países aliados; y también resistió las campañas difamadoras de las grandes cadenas de medios de comunicación. Asimismo, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, la OTAN, y muchos más mecanismos, se agruparon en detrimento de la nación rusa e idearon cuanta presión se les ocurrió.

En cuanto a representantes gubernamentales recordamos que el primer día de septiembre, la vicepresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, fue víctima de un atentado con arma de fuego frente a su residencia. Tres meses más tarde se supo de la sentencia a seis años de prisión junto con la inhabilitación de por vida para ejercer cargos públicos, pero fue absuelta.

Asimismo, Honduras fue noticia empezando este 2022 cuando Xiomara Castro asumió la presidencia como la primera mujer en gobernar esa nación centroamericana. Su propuesta alternativa ante los anteriores gobiernos neoliberales, imprime a su gestión un aire renovador. Entre sus promesas se encuentran cambiar la historia de su país instaurando un nuevo estado de derecho, así como proveer seguridad e incrementar la economía para que su pueblo viva con dignidad.

En la historia electoral de Honduras, Xiomara Castro ha sido la candidata con más votos.

Otros hechos también marcaron el destino político de la región con la ratificación o la llegada al poder de mandatarios con tendencia progresista. En enero Daniel Ortega asumió su cuarto mandato consecutivo en Nicaragua, mientras dos meses después Gabriel Boric se convirtió en el presidente de Chile.

Sin embargo, queremos resaltar la elección Luiz Inácio Lula da Silva, en Brasil, quien, en segunda vuelta, se ratificó como el ganador de los comicios presidenciales. Su mandato iniciará el primer día de 2023, con mucha expectativa para su electorado, que espera que devuelva a la nación suramericana el brío que perdió con su antecesor Jair Bolsonaro.

En junio Colombia fue titular luego de que resultara electo Gustavo Petro como presidente de ese país, el primero con tendencia a la izquierda, concretado desde el 7 de agosto. Tradicionalmente la nación colombiana es conservadora, por eso llama la atención la llegada de Petro al poder, y aunque ha negado que convertirá su gobierno en socialista, indudablemente tiene encima todos los ojos del mundo derechista.

Sus promesas de campaña van dirigidas hacia el cambio y la unión de los colombianos. Analistas destacan su aporte al proceso de paz, también en la búsqueda de normalizar relaciones con su vecino Venezuela, y en concertar alianzas con Estados Unidos. Asimismo, refieren que son sustanciales los retos para cumplir lo prometido como la reforma tributaria, mejorar la economía local, fortalecer la seguridad y las políticas sociales.

Poco se puede predecir porque aún es muy pronto para evaluaciones, no obstante América Latina vuelve a ponerse en la mira como posible foco de gobiernos progresistas con tendencia a la izquierda.

Al respecto, un hecho reciente que se venía cocinando desde, al menos, hace año y medio, resultó el golpe de Estado en Perú, heredado de una profunda crisis política que derivó en la destitución de su presidente electo, Pedro Castillo, antecedido por su intención de disolver el Congreso peruano y declarar el Gobierno de excepción de emergencia, y seguido de protestas y manifestaciones, más muertos y heridos enfrentados con las fuerzas policiales.

Como hemos publicado en este mismo medio, Perú se encuentra polarizado. Castillo actuó sin respaldo de su propio gobierno y Fuerzas Armadas, y ahora enfrenta un proceso judicial por supuesta rebeldía, mientras piden su inhabilitación permanente. Por su parte, en las calles el pueblo pide sea liberado, un nuevo congreso y elecciones generales.

Cambiando hacia Europa, el 8 de septiembre el mundo se conmocionó con el fallecimiento de la reina del Reino Unido, Isabel II, a los 96 años de edad. Toda la prensa internacional se hizo eco de este suceso, y siguió minuto a minuto su funeral, al que asistieron cientos de mandatarios, miembros de otras casas reales, líderes internacionales, y celebridades, a rendirle honores en la abadía de Westminster, en Londres.

Con su muerte terminó el reinado más extenso del mundo, con siete décadas como monarca. Le sucedió automáticamente en el trono su heredero, hoy Rey Carlos III, a los 73 años de edad.

También en el mes de septiembre inició una oleada de protestas en Irán, que serán recordadas, sobre todo por el motivo que las generó. De acuerdo con la prensa internacional sucedió por la muerte de Mahsa Amini luego de ser detenida por la policía de la moral porque no siguió las estrictas normas estatales sobre el uso correcto del hiyab.

Amini tenía solo 21 años de edad, se presume que tras su arresto y conducción a un “centro de reeducación”, fue torturada y cruelmente golpeada por los agentes del orden. Después de su fallecimiento, más de 40 ciudades iraníes vivieron intensas protestas y enfrentamientos con las fuerzas del orden. Según los reportes las manifestaciones no han cesado y hasta la fecha se contabilizan aproximadamente 500 muertos.

Este hecho, aún en curso, es, sobre todo, una alerta ante la violencia contra las mujeres en entornos machistas que aún persisten en el mundo. Medios de prensa locales indican que el suceso derivó en movimiento social y va más allá de pedir justicia por Amini.

En otros temas, este mes de diciembre se celebró la II Cumbre de Líderes de Estados Unidos y África, considerada un intento del gobierno de Joe Biden de competir e imponerse ante la influencia de China en el continente africano.

Expertos consideran que las iniciativas de Estados Unidos con África resultan poco fiables, son atractivas, pero enmascaran las intenciones de imponerse, inmiscuirse y dominar. Mientras la propuesta china ofrece otro enfoque de seguridad y estabilidad, es casi noble y más generosa que su contrapartida, flexible, creativa y de no interferencia, con el objetivo de ayudar a los africanos a crecer desde sus propias potencialidades.

De igual forma, la emergencia climática estuvo presente este año con la ocurrencia de huracanes, olas de calor e incendios, sequías, e intensas lluvias que causaron crecidas y deslaves. Todo esto, con sus contrastes, hace que comprobemos la verdadera existencia del calentamiento global y el desastre que se nos viene encima.

Los fenómenos más conocidos este año fueron las inundaciones en Pakistán, donde aproximadamente un tercio del territorio quedó bajo el agua, ocasionó estragos en la agricultura, forzó la migración, y causó la muerte a más 1700 personas. De acuerdo con las estadísticas se afectó cerca del 15% de su población, o sea, 33 millones de personas. Lo ocurrido desde el mes de junio en esa nación asiática provocó una importante crisis económica y social.

Del mismo modo, distintas regiones de Europa, Estados Unidos y China registraron calor extremo, y, como consecuencia, la muerte de miles de personas. Gran cantidad de individuos tuvieron que buscar refugio, y se puso en peligro tanto la flora como la fauna.

Esto es solo un ejemplo de lo acontecido en 2022 en cuando a medioambiente. En tal sentido se celebraron dos cumbres de gran magnitud, en noviembre y diciembre: la XXVII Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP27), en Egipto; y la XV reunión de la Conferencia de las Partes del Convenio sobre la Diversidad Biológica de las Naciones Unidas (COP15), en Canadá.

Ambos eventos reunieron a los expertos del tema a nivel global para revisar las agendas y encarar la crisis generada por el cambio climático con alto impacto para los humanos, la biodiversidad, y, en definitiva, la salud del planeta. Se propusieron estrategias de acción inmediata para tratar la urgencia.

Otros acontecimientos marcaron este 2022 como la renuncia de Boris Johnson como primer ministro del Reino Unido, luego de una serie de escándalos y la pérdida de apoyo dentro de su propia administración y el Partido Conservador; el asesinato del ex primer ministro de Japón Shinzo Abe; así como la compra de la red social Twitter por el empresario Elon Musk y el restablecimiento de la cuenta del expresidente de Estados Unidos, Donald Trump.

También destacamos las elecciones de medio tiempo en Estados Unidos y la reelección de Xi Jinping como secretario general del Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh). Un tema recurrente no resuelto es la migración constante, sobre todo, a Estados Unidos y naciones europeas.

Estos son solo algunos de los hechos que consideramos importantes para este año que culmina por su trascendencia en los entornos político, económico y social. Fueron doce meses intensos que nos marcaron como sociedad y nos invitan a preguntarnos hacia dónde vamos como humanidad.

https://davidson.cubava.cu/files/2022/12/LOGO-CEQI-DUPLEX-2.jpg

Publicado por: David Díaz Ríos / Blog  CubaEstrellaQueIlumina

This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post. Post a comment or leave a trackback.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Your email address will never be published.