¿Por qué es inmoral y absurdo que el Gobierno de EE. UU. acuse a Cuba de terrorismo?

https://davidson.cubava.cu/files/2019/04/11-vigilia07-580x332.jpg

Cuba la mayor víctima del terrorismo yanqui en el mundo

¿Por qué es inmoral y absurdo que el Gobierno de EE. UU. acuse a Cuba de terrorismo?

 

http://www.fidelcastro.cu/sites/default/files/u5/terrorismo_a_cuba_2.jpg

Los hechos desnudan la desvergüenza del imperio

La guerra terrorista contra Cuba, auspiciada por el Gobierno de Estados Unidos y concebida como política de Estado, ha sido plenamente comprobada y denunciada por la Mayor de las Antillas en foros internacionales.

 

https://davidson.cubava.cu/files/2020/03/Terrorismobloqueo.jpg

La Guerra Total de Estados Unidos contra Cuba

La intolerancia política de un imperio que vio fraguar una Revolución en sus narices ha crecido tanto –a la par de los 62 años que ya suma la resistencia heroica de Cuba– que, para atacarla, se inventa los más falaces y absurdos argumentos, como vincularla al terrorismo, un flagelo que el archipiélago no ha hecho sino padecerlo, a manos de terroristas confesos que han tenido financiamiento, logística y hasta inmunidad por parte del Gobierno de Estados Unidos. ¿Que sea preciso recordar el prontuario criminal contra Cuba? Nunca huelga, aunque bien lo conocen sus promotores del norte inmoral.

http://razonesdecuba.cu/wp-content/uploads/2021/05/sepelio-martires-barbados-cuba-1068x711.jpg

Un atentado terrorista que caló hondo en el pueblo fue la explosión en pleno vuelo del avión de Cubana, en Barbados, donde perecieron 73 personas. Foto: Jorge Oller

 

FRUSTRAR LA REVOLUCIÓN, A CUALQUIER COSTO

 

Uno de los primeros ataques terroristas contra la joven Revolución ocurrió el 21 de octubre de 1959. Ese día, el piloto traidor exiliado en Miami, Pedro Luis Díaz Lanz, quien había sido jefe de la Fuerza Aérea Cubana, tripulando un bimotor b-25 bombardeó varios barrios habaneros, provocando 45 heridos y la muerte de dos personas.

El propio Díaz Lanz confirmaría luego su autoría. Con impunidad y protección de las autoridades estadounidenses había despegado desde Pompano Beach, Florida, sin que nadie se lo impidiera.

Comenzaba así la guerra terrorista contra Cuba, auspiciada por el Gobierno de Estados Unidos y concebida como política de Estado, plenamente comprobada y denunciada por la Mayor de las Antillas en foros internacionales.

http://www.juventudrebelde.cu/thumbs/425x/crc/images/news/2020/10/5In5dT_06-10-2020_11.10.01.000000.jpg

En sus ataques han utilizado una gran variedad de acciones políticas, militares, económicas, biológicas, diplomáticas, sicológicas, propagandísticas, de espionaje y de sabotaje. También han organizado y apoyado logísticamente a bandas armadas, y han alentado la deserción y los intentos de liquidar físicamente a los líderes de la Revolución.

Son numerosos los documentos secretos desclasificados que así lo demuestran, y los millones de dólares que se aprueban anualmente para tal fin, cuya cifra aparece publicada en los medios de prensa como un presupuesto más del Gobierno yanqui, a espaldas de los contribuyentes, que desconocen su destino final.

En tal sentido, la Demanda del Pueblo de Cuba contra el Gobierno de Estados Unidos por daños humanos señala, en su primer Resultando, que «todas las acciones hostiles y agresivas ejecutadas por el Gobierno de Estados Unidos contra Cuba, desde el mismo triunfo de la Revolución hasta el presente, han causado enormes pérdidas materiales y humanas al pueblo, así como incalculable sufrimiento a los ciudadanos de este país, penurias ante la carencia de medicamentos, alimentos y otros medios indispensables para la vida».

https://cubasi.cu/sites/default/files/styles/ver_noticia/public/opinion_art/terrorismo-c.jpg?itok=iMGaJsCo

De acuerdo con tal demanda, las pérdidas de vidas humanas alcanzaron la cifra de 3 478 y 2 099 personas resultaron discapacitadas con lesiones permanentes a su integridad física.

https://davidson.cubava.cu/files/2020/10/zzz-victimas-terrorismo-cuba-580x321-1.jpg

La Revolución Cubana ha vivido bajo asedio permanente: militar, económico, financiero, comercial, mediático. El imperio estadounidense ha sido implacable contra el pequeño archipiélago que ha mostrado que se puede ser digno y con principios en este mundo. Todo ha sido probado contra Cuba. Especialmente, y de manera feroz, el terrorismo que mutila y mata.

https://davidson.cubava.cu/files/2020/03/fidel-dorticos-che-lacoubre-524x350-1.jpg

Uno de los atentados más sangrientos perpetrados por la cia fue la voladura del vapor La Coubre, en el puerto de La Habana, mientras se descargaban armas y municiones, el 4 de marzo de 1960.

https://www.prensa-latina.cu/images/2020/marzo/02/00lacoubre.jpg

En 1960 se realizaron numerosos actos de terrorismo contra instalaciones públicas como cines, teatros, escuelas y comercios, con el objetivo de sembrar el pánico y el terror entre la población. La más criminal y sangrienta de las acciones emprendidas durante ese año fue la voladura, el 4 de marzo de ese año, del vapor francés La Coubre, en el puerto de La Habana, en los momentos en que se descargaban las municiones compradas en Bélgica para el Ejército Rebelde. Este criminal atentado ocasionó 101 muertos, entre ellos varios franceses, más de 200 heridos y numerosos desaparecidos.

En el siniestro murió más de un centenar de cubanos entre estibadores, trabajadores portuarios y miembros del Ejército Rebelde. La cifra de tripulantes franceses fallecidos ascendió a seis.

También debe recordarse que, cuando el Comandante en Jefe Fidel Castro asistió a la Cumbre Iberoamericana en la venezolana Isla de Margarita, el brazo militar de la organización contrarrevolucionaria Fundación Nacional Cubanoamericana intentó asesinarlo.

Varios de sus miembros fueron detenidos y, a bordo del yate La Esperanza, a nombre de Francisco «Pepe» Hernández, luego presidente de la Fundación, se encontró un fusil calibre 50 de su propiedad, capaz de perforar vehículos blindados. En diciembre de 1999 fueron absueltos.

Otro atentado terrorista que caló hondo en el pueblo resultó la explosión en pleno vuelo del avión de Cubana, en Barbados, donde perecieron 73 personas, entre pasajeros y tripulantes. Los autores intelectuales de esa vandálica acción fueron Orlando Bosch Ávila y Luis Posada Carriles (ambos fallecidos en libertad en la ciudad de Miami).

Estuvieron detenidos en Venezuela, hasta que la Fundación financió la libertad de Bosch y propició la fuga de Posada Carriles. Ellos cínicamente reconocieron la autoría del sabotaje, mientras se paseaban tranquilamente por las calles de Miami.

Al referirse al sabotaje, Fidel afirmó: «Seguramente los norteamericanos lo comprenderán mejor comparando la población de Cuba de hace 25 años con la de Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001. La muerte de 73 personas en un avión cubano hecho estallar en el aire, es lo que significaría para el pueblo de Estados Unidos que siete aviones de las líneas aéreas norteamericanas, con más de 300 pasajeros cada uno, fuesen destruidos en pleno vuelo el mismo día, a la misma hora, por una conspiración terrorista».

En 1997 explotaron varias bombas en hoteles de La Habana, y Cuba denunció que los culpables residían en Estados Unidos. El Departamento de Estado respondió que investigaría si Cuba proporcionaba información.

Se le entregó al FBI un abultado y secreto dossier en el que aparecía el nombre de Luis Posada Carriles como el instigador de los atentados. Pero nada se hizo para detener a los criminales. En cambio, la información proporcionada por el Gobierno cubano sirvió para perseguir, detener y procesar a los cubanos que protegían a su pueblo de formaciones terroristas en EE. UU.

https://davidson.cubava.cu/files/2017/01/killer-fidel.jpg

Tres años más tarde, en noviembre de 2000, en ocasión de celebrarse en Panamá la Cumbre de los Pueblos, que sesionaba paralela a la 17ma. Cumbre de las Américas, y que tenía su sede en el Paraninfo de la Universidad de Panamá, los órganos de la Seguridad del Estado cubano descubrieron un plan terrorista para intentar asesinar a Fidel.

https://davidson.cubava.cu/files/2017/11/3.1-FIDEL1.jpg

El diplomático Carlos Rafael Zamora, testigo de aquellos hechos, recordó: «La parte cubana entregó a la panameña un listado de los terroristas, sus alias y los tipos de pasaporte que podían utilizar para entrar al país. Allí aparecían todos los personajes que participaron en la planificación del atentado. Fui testigo de las conversaciones sostenidas con las autoridades de Panamá, en las que expresamos la preocupación de la delegación cubana frente a la presencia de los terroristas, y la amenaza que suponían para la seguridad del Comandante en Jefe y la comitiva».

Al llegar a Panamá, en una conferencia de prensa Fidel denunció los planes de los terroristas y proporcionó información para la captura de los mismos. Posada Carriles se hacía llamar Franco Rodríguez Mena, se alojaba en la habitación 310 del hotel Coral Suites, de Ciudad Panamá. Allí fue detenido. Los agentes cubanos habían neutralizado el ataque de los cuatro terroristas al Paraninfo de la Universidad, donde se ocultarían nueve kilogramos de explosivo C-4. Unas 2 000 personas se concentrarían en el lugar. Habría sido una verdadera masacre.

El Gobierno de la presidenta Mireya Moscoso, bajo presión nacional e internacional, tuvo que sancionar a los cuatro implicados, pero con unas penas casi simbólicas. De Miami llovían los mensajes de la Fundación para que los liberaran. Eso ocurrió el 26 de agosto de 2004. Un día antes de que la mandataria panameña entregara la presidencia, los indultó.

Dicen que Posada Carriles se llevó a la tumba muchos secretos. Uno de ellos era un grito de mil voces: fue un incondicional asesino terrorista al servicio de la CIA.

http://www.granma.cu/file/img/2021/01/medium/f0186967.jpg

Uno de los saldos de la política exterior de la administración de Donald Trump fue retomar la inclusión de Cuba en una lista espuria y unilateral en la que aparecen los nombres de los países que supuestamente consideran «patrocinadores del terrorismo».

http://razonesdecuba.cu/wp-content/uploads/2021/01/ListaTerroristaTrabajadores2-1-1068x948.jpg

La inmoralidad del Gobierno estadounidense es tal que, aun sabiendo el tamaño de la colosal infamia –un traje solo a la medida de su prepotente proceder–, se han pasado «de una mano a otra», como una herencia política, la misma ridícula acusación que ahora recicla el Gobierno de Biden, a sabiendas de que sirve de base para otras sanciones que no toman a Cuba por sorpresa, pues se alinean con el interés perpetuo de rendir a este país heroico.

No importa que ya sumen, en el fracasado intento, más de seis décadas. Vaya fiasco.

 

https://davidson.cubava.cu/files/2021/02/Blog-CEQI-new-3-jpg.-768x301.jpg

Publicado por: David Díaz Ríos CubaEstrellaQueIlumina

 

https://davidson.cubava.cu/files/2015/01/CubaestrellaQueIlumina.jpg

Posted in Sin categoría | Leave a comment

La ley sobre las redes sociales en la Florida: ¿Licencia para mentir?

https://cubasi.cu/sites/default/files/styles/ver_noticia/public/opinion_art/desantis_redes_sociales.jpg?itok=ERVwobhg

La ley sobre las redes sociales en la Florida: ¿Licencia para mentir?

 

En otro intento por mantener el estatus quo de la era del trumpismo en la Florida, el gobernador de ese estado, Ron DeSantis, parado en un atril en el que se leía el letrero: “ALTO A LA CENSURA DE LAS REDES SOCIALES”, aprobó el pasado lunes una ley que busca sancionar a las plataformas que eliminen las ideas conservadoras.

El decreto, que entrará en vigor el 1 de julio, permitirá que el estado multe a las grandes empresas de redes sociales con 250.000 dólares al día si eliminan una cuenta de un candidato político a nivel estatal y con 25.000 dólares al día si eliminan una cuenta de alguien que se postule a nivel local.

Amparada nada menos que en la ley de Prácticas Comerciales Engañosas e Injustas, la nueva legislación, cuya ceremonia de firma tuvo en la Universidad Internacional de Florida de Miami, permitirá demandar a las empresas tecnológicas por 100 mil dólares para resarcir a aquellos residentes que denuncien haber sido tratados injustamente.

Dichas sanciones buscan frenar, por parte de las redes sociales, la eliminación de las cuentas de republicanos de ideas conservadoras y están inspiradas sobre todo en la exclusión de las redes del anterior presidente.

Según explicó De Santis, mientras Facebook y Twitter no tienen reparos para eliminar las cuentas del entonces presidente Donald Trump no hacen lo mismo con la del líder supremo iraní, el ayatolá Alí Jamenei.

“Cuando sacas de la plataforma al presidente de Estados Unidos, pero permites que el ayatolá Jamenei hable de matar a judíos, eso está mal”, dijo De Santis y sus palabras recibieron, a manera de aprobación, un torrente de aplausos.

Por lo visto, para el gobernador y sus partidarios, no está “tan mal” que el presidente haya incitado, a través de sus cuentas, al intento de golpe de estado ocurrido el pasado 6 de enero en el Capitolio. Como no estuvo tampoco “muy mal” que, desde la Florida, personajes como Marco Rubio y Maria Elvira Salazar, acuñaran mentiras como las del supuesto “carácter” comunista del partido demócrata y se hicieran los de la vista gorda ante la acusación del falso fraude electoral que sacó de la presidencia a Trump.

No hay que olvidar que los voceros de la mafia anticubana que gobierna Miami, jugaron -a través de Facebook, Twitter y Youtube-, un decisivo papel en la movilización hacia Washington de una buena parte de las hordas extremistas que tomaron por asalto el templo de la llamada democracia estadounidense.

De igual forma, la contraposición hecha por DeSantis de la censura a Trump con la presunta impunidad del líder iraní, es otra falacia al estilo floridano.

Una rápida busqueda de Google dejar saber que, solo en agosto de 2018, Facebook declaró haber eliminado, por contenido no apropiado, 652 páginas, grupos y cuentas, mientras que Twitter suspendió los perfiles de 284 usuarios, para un total de 936 cuentas. Casualmente las páginas que habían decidido cerrar “se originaban en Irán” y otra parte, en Rusia.

Cuba, como otros países que se resisten a doblegarse ante el mandato imperial, no ha estado exenta tal “purificación”. En numerosas ocasiones, cuentas de instituciones cubanas, así como de particulares, han sido cerradas, ya sea por algún supuesto contenido inapropiado o por denuncias hechas precisamente desde la Florida, epicentro de una desmesurada guerra mediática contra la Isla que alcanzó su punto más alto durante la administración del embustero Donald Trump.

Desde ese estado, vía redes sociales, no solo se manipula y se miente a toda hora sobre Cuba, sino que, además, mediante la utilización de cuentas reales y falsas, se incita descaradamente a la ejecución de actos terroristas y a subvertir el orden constitucional en la nación caribeña, discurso de odio del que, por cierto, ni Twitter ni Facebook ni Youtube, parecen haberse dado cuenta.

Al igual que ocurrió con la también recién firmada Ley Antidisturbios, los expertos ya han señalado el carácter anticonstitucional de la nueva ley por contraponer la Primera Enmienda y la sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones que le da libertad a las empresas privadas para gestionar sus negocios. Y no faltan quienes ya condenen el absurdo edicto al fracaso. Quizás por ello, no hemos tenido todavía noticias de la reacción, por parte de las grandes empresas tecnológicas, sobre esta suerte de patente de corso para el engaño.

En caso contrario, estaremos ante otro intento de perpetuar el estilo de propaganda trumpista en ese estado al sur de la unión y a las redes sociales no les quedará otra alternativa que oponorse a la mentira y la sedición o permitir que la Florida se convierta en el primer estado libre de la verdad en América.

 

https://davidson.cubava.cu/files/2021/02/Blog-CEQI-new-3-jpg.-768x301.jpg

Publicado por: David Díaz Ríos CubaEstrellaQueIlumina

 

https://davidson.cubava.cu/files/2015/01/CubaestrellaQueIlumina.jpg

Posted in Sin categoría | Leave a comment