Fidel, un periodista a la vuelta de la esquina

http://media.cubadebate.cu/wp-content/uploads/2021/03/prensa02-580x435.jpg

Fidel en Mesa Redonda. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Fidel, un periodista a la vuelta de la esquina

 

http://media.cubadebate.cu/wp-content/uploads/2021/03/prensa01-580x382.jpg

Fidel en el Palacio de Convenciones junto a la periodista Arleen Rodriguez. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

 

Al verlo en sus escasas horas de añoranza a la vida, muy abrumado por el peso de tantos destinos ajenos, Gabriel García Márquez, -en condición de amigo, no de eminente periodista- le preguntó qué era lo que más quisiera hacer en este mundo, Fidel le contestó de inmediato: “pararme en una esquina”.

En otra ocasión, no sin cierto aire de melancolía, según el Nobel de Literatura, el Comandante le dijo: “En mi próxima reencarnación yo quiero ser escritor”.

Pero, ¿qué haría en una esquina? ¿Por qué periodista? Y me tomo la licencia de sustituir el vocablo porque amén de las acepciones que la palabra escritor pueda tener, el líder cubano se lo confesó a uno difícil de encasillar en nominaciones de Literatura o Periodismo, pues simplemente era un genio de la palabra, un maestro contando realidades. Y eso Fidel lo admiraba.

Sin demeritar a poetas, novelistas y otros expertos de las letras, estoy segura que Fidel hubiese querido estar en una esquina para estudiar a su gente, hablar con la población, analizar las circunstancias e ir luego al papel o a la computadora y desbordar en ellos todos los razonamientos que creyese acertados en ese difícil proceso que es lograr una mejor sociedad. Su sangre rebelde no lo dejaría en paz hasta tanto ejerciera “el mejor oficio del mundo”.

No sé dónde el gigante de verde olivo lo descubriría, pero desde muy joven tuvo una clara conciencia del papel de los medios en la difusión de ideas y estrategias, a fin de lograr la movilización consciente del pueblo. Le confirió, además, un peso preponderante como vía para la denuncia.

En su época de estudiante universitario aprovechaba cuanta oportunidad le ofrecieran las publicaciones escritas, la radio, la televisión. Otras veces forzaba esas coyunturas mediáticas y ante la negativa, optaba por crear sus propios canales de comunicación y hasta “tomar” emisoras. Mas fue con la creación de Radio Rebelde en la Sierra Maestra y su diálogo abierto con el corresponsal extranjero Herbert Matthews, que se presentaba al mundo como un aliado de la prensa honesta.

Es el primer día del año 1959, triunfan los rebeldes, triunfa también el periodismo cubano. El líder de los barbudos ve en cada portavoz revolucionario, un defensor de la naciente república. Para él “la prensa es una fuerza, un instrumento formidable de la Revolución”.

Se nacionalizan medios, surgen otros y en la misma medida, Fidel incluye en su equipo a reporteros. Los moviliza, los defiende, los ocupa, los elogia, los atiende y también increpa cuando es necesario. Pero nunca los obvia, jamás los desestima. Los periodistas son parte de la coraza de su nación. Está consciente de que “no ha habido cambio social profundo sin periodismo revolucionario”.

Por eso no fueron pocos los profesionales del gremio que estrecharon su mano, recibieron un abrazo suyo o temieron ser interpelados por quien se suponía era entrevistado, pero bien sabía pasar a la posición de entrevistador. Sin embargo, tenerlo cerca, tocarlo, sentir su respiración, escucharlo, experimentar ese cambio en la atmósfera de un lugar, -que dicen, generaba su presencia-, devino dicha para todos, en general.

Algunos ya no están, pero periodistas al fin, llevaron a la inmortalidad sus vivencias con Fidel dejando testimonio de ello. Los que aún viven, tampoco se resisten a hablar sobre él, porque creen digno, honrar a quien tanta virtud les irradió.

 

INTREPIDEZ

 

http://media.cubadebate.cu/wp-content/uploads/2021/03/prensa03-580x309.jpg

Fidel junto a Reinaldo Taladrid en Mesa Redonda.Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

 

Fue Luis Báez, el reportero más cercano a Fidel a partir del triunfo del 59. Muchos lo nombraban el periodista de la Revolución. A él pertenece el récord de haber cubierto prácticamente todos los viajes del líder cubano al extranjero. Quizá sea suyo también, el de mayores vivencias junto al Comandante. Admiró muchas virtudes fidelistas, una de ellas: la intrepidez para hacer lo que se precisa a pesar de los riesgos, principio imprescindible en el oficio periodístico.

“Durante su visita a Washington en abril de 1959, Fidel trató de mantener un contacto con el pueblo. Las autoridades norteamericanas intentaban impedírselo. Vista su disposición a extender la mano a la gente de la calle, un tal míster Houghton, identificado como de los servicios de seguridad, le sugirió: —Es mejor que se asome a los balcones. Fidel replicó: —No soy hombre de balcones –e inmediatamente se dirigió a la puerta y la abrió.

Antes de que los agentes del FBI se percataran estaba cruzando la calle. Sorprendidos por su intrepidez, a los policías se le desorbitaron los ojos y a los ciudadanos se les secaron las gargantas.

—¿Ustedes querían saludarme? Lo rodean, lo estrujan. Los cubanos, con su peculiar efusividad, lo tutean y le dicen simplemente «Fidel». Los norteamericanos más circunspectos, le llaman «señor Castro». Es una práctica bilingüe. Se habla en dos idiomas, pero en un solo lenguaje”.

 

COMPROMISO

 

http://razonesdecuba.cu/wp-content/uploads/2021/03/Fidel-Castro.jpg

 

Ese 1ro. de mayo de 1964, Susana Lee estaba entre los trabajadores del periódico Hoy que reportarían el desfile por el Día de los Trabajadores. Tenía la encomienda, además, de entregar una carta a Fidel, de un grupo de investigadores de la Universidad Central de Las Villas, (a quienes había entrevistado una semana antes), para que les ayudara a continuar algunos experimentos en que estaban enfrascados y necesitaban recursos.

“Nunca había hablado con él, pero me entusiasmé tanto con aquellos jóvenes y sus proyectos que me comprometí.

Faltaba poco para dar inicio al desfile. Fidel y otros dirigentes estaban a la cabeza de la multitudinaria columna que en breve marcharía. Me encontraba muy cerca, pero aquellos minutos me parecieron una eternidad. No me decidía a tratar de acercarme. «¿Me dejarán llegar a él?, ¿qué le digo?, ¿qué me dirá?…». Tantas eran las preguntas, mis dudas y temores, que casi desisto; pero el papel en el bolsillo, el compromiso, el afán de contribuir en algo a aquel empeño… me hicieron avanzar…y avanzar hasta que, no sé cómo, llegué a su lado, le toqué, y apenas pude decir, tampoco sé cómo: «Comandante…».

Fidel se ladeó, me miró… y me imagino que ante mi seguro visible temblor, en medio del barullo lógico del momento, me dijo muy amable y comprensivamente: «Dígame, compañera».

(…) Transcurrieron unos días –10, 12, 15, no recuerdo–, y aquel grupo de jóvenes investigadores villaclareños se me apareció en mi casa para contarme: Fidel los había citado, se reunió con ellos, se interesó por sus proyectos y los apoyó mucho más allá de lo que habían soñado…”, rememoró quien años después de aquel suceso se convirtiera en destacada periodista del periódico Granma y mano derecha del Comandante para corroborar las realidades de las provincias.

Fidel estaba atento al llamado de las masas; la palabra no regresaba vacía y en ello contribuía la reportera como mediadora entre la gente y su líder. Muchas luces recibió de él, ante todo, aquel ilimitado compromiso con el pueblo, doctrina elemental para todos los servidores públicos.

 

PERSEVERANCIA

 

http://media.cubadebate.cu/wp-content/uploads/2021/03/prensa05-580x390.jpg

Fidel junto Abel Prieto. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

De buena tinta sabe el periodista villaclareño, José Antonio Fulgueiras, que Fidel no era hombre de perder siquiera en los actos mínimos de la vida cotidiana y que se las ingeniaba para invertir los términos y convertir los reveses en victoria. Después de aquella experiencia, seguramente, Fulgueiras entendió que ciertas preguntas pueden “poner en aprietos” al reportero, pero vale la pena perseverar en la conquista de lo deseado.

“Él miraba al mar y a mí se me ocurrió decirle: «Oiga, Comandante, ¿usted se acuerda de las millas que nadó aquel día en que por poco se ahoga?».

(…) Mi interrogante, este 29 de septiembre de 1996, no venía al caso. O sí venía para mí, pues al verlo tan cerca del mar, retrocedí en el tiempo y lo imaginé braceando en busca de la orilla que no aparecía dentro de un mar plagado de tiburones con las olas encrespadas y el cansancio en los brazos y en los pulmones.

Tan pronto la pregunta le llegó al oído se viró para mí y me localizó dentro de las redes de periodistas preguntones. Partió a mi encuentro sobre la arena de la playa Santa María y cuando me tuvo a menos de un metro me interrogó y ripostó resuelto: «¿Ahogándome yo? ¡Yo nunca me he estado ahogando!».

Entonces Felipe Pérez Roque, su ayudante, me tiró un cabo salvador: «Jefe, él se refiere a la expedición de Cayo Confites».

«Ah, dijo, eso ocurrió en 1947, cuando preparábamos una expedición en Cayo Confites para liberar a Santo Domingo. Yo no me dejé arrestar por cuestión de honor y me lancé al mar y nadé hacia la costa de Cayo Saetía». Y no dijo más.

Intenté variarle el tema de la conversación sobre los logros de Villa Clara en los últimos años y él me oyó risueño, como respuesta. El brazo de un escolta me instó a que me adelantara, pero al Comandante le faltaba algo por definir. Me puso la mano en el hombro, y entre la ironía y la firmeza, me dijo: «Es verdad que un barco me recogió, pero yo llegaba a la orilla».

SENSIBILIDAD

 

http://media.cubadebate.cu/wp-content/uploads/2021/03/prensa04-580x368.jpg

Fidel Castro y Evo Morales en el aeropuerto Jose Marti. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

 

La devoción por Fidel la heredó cuando aún estaba en el vientre de su madre. El gigante de verde olivo visitó el terruño guantanamero y la barrigona quedó impactada con el barbudo. Su padre también. Igualmente sucedería a su hija años después.

Arleen Rodríguez Derivet, reconocida moderadora de la Mesa Redonda, recuerda la cercanía con el líder de la Revolución, en los momentos en que dirigía el diario Juventud Rebelde, donde pudo conocer de cerca a ese ser humano encantador que respondía al nombre de Fidel Castro Ruz.

“El 23 de agosto de 1990 yo voy a un acto en El Laguito, invitada por la Federación de Mujeres Cubanas, que me había otorgado la Orden 23 de agosto, y Fidel me ve que estoy muy quemada por el sol y me dice: «Varadero, ese color es Varadero».

Yo le digo que no es Varadero, que yo estaba en la agricultura. A lo que responde que no me lo puede creer, entonces le enseño la mano que la tenía toda quemada por el limón que me había hecho daño con el sol.

Luego pasó el tiempo, yo me olvidé de eso, porque me curaron y pasó.
“(…) un mes y medio después, es cuando él llama al periódico y cuando se da cuenta que soy yo la que sale al teléfono, – que tampoco habíamos hablado mucho antes, él no me conocía, o al menos así creía yo-, entonces me dice: «¿y cómo está tu mano?» ¿Mi mano?, le pregunto, porque ya yo misma no me acordaba bien de eso. Entonces vuelve a preguntar y me dice: «la tenías quemada». Digo, verdad Comandante, ya se me curó. Y continúo preguntándome cómo había sido el tratamiento, el proceso.

“En fin, ese ser humano que no se olvida de un problema tuyo. Tú te imaginas, en medio de una crisis, como la del Período Especial que estaba comenzando, las medidas que se iban a decir, él iba a hablar a los periódicos y se acordó que yo tenía la mano quemada. Ya eso me mató para siempre.

“Volviendo a ese día en que va al periódico, ahí se vio otra dimensión del Fidel Castro ser humano. Él nos dice a nosotros, hay que reubicar a la mitad del personal porque ustedes van a necesitar menos del cincuenta por ciento del personal para hacer un semanario, y los puede desmoralizar tener tanta gente para hacer tan poca cosa. Vamos a reubicarlos en la radio, en la televisión; pero les quiero decir una cosa: No olviden nunca estas personas, porque este período va a pasar y ellos van a volver y ustedes tendrán que reconstruir esos colectivos. Nunca se olviden de sus compañeros”.

 

VIRTUOSISMO

 

http://media.cubadebate.cu/wp-content/uploads/2021/03/prensa06-580x363.jpg

Fidel junto a Yoerkis Sanchez, director del diario Juventud Rebelde.Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

 

Ante la pregunta de cómo era Fidel con los periodistas, Ismael Francisco, fotorreportero de Cubadebate, quien acompañó en múltiples ocasiones al Comandante, dentro y fuera del país, evoca varias anécdotas: las tertulias a deshoras con los directivos del periódico Granma, la medalla que entregó a los reporteros acreditados en los Juegos Panamericanos de 1991, la carta en la que elogiaba y agradecía por las fotos tomadas durante las jornadas de rescate de personas (cuando la crisis de los balseros), la confianza en la prensa para misiones, muchas veces anónimas…

Pero si tiene que decidirse por una, definitivamente, se queda con el VII Congreso de la UPEC, en marzo de 1999.

“Fidel estuvo, no dos o tres horas con nosotros, sino cinco días intercambiando sobre todo lo que nos preocupaba. Un verdadero ejercicio de democracia. Dijo que allí tenía que hablar todo el mundo. Que nosotros éramos los comisarios del pueblo y nos invitaba a ser puros y virtuosos .

Ante las quejas que recibió referidas al acceso a la información y a las fuentes, llevó a todos los ministros y responsables, quienes tuvieron que rendirle cuentas frente a los periodistas. Les recordó sus obligaciones con la prensa y el papel determinante de los medios de difusión en aquellos momentos difíciles del Periodo Especial.

En esos días, Fidel se ocupó del más mínimo detalle y salimos de ahí con respuesta a muchos de nuestros problemas. Se interesó por la situación de vivienda que tenían los periodistas, el acceso telefónico en los hogares para la conectividad a Internet, el tema del transporte, hasta de si necesitábamos ropa para trabajar, espejuelos, prótesis dentales u otro recurso imprescindible para mejorar la calidad de vida y las condiciones laborales en los medios”.

 

PREVISIÓN

 

http://media.cubadebate.cu/wp-content/uploads/2021/03/prensa07-580x410.jpg

Fidel al final de una Mesa Redonda. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Para la avezada periodista e investigadora Rosa Miriam Elizalde, -recientemente galardonada con el Premio de Periodismo “José Martí”-, el VII Congreso de la UPEC es “uno de los grandes, grandes legados de Fidel, que hay que revisitar”, prueba irrefutable de esa rara capacidad de Fidel de viajar al futuro, regresar y explicarlo.

“En ese congreso, yo creo que están las claves de una serie de definiciones que Fidel anticipa y que pueden ayudarnos ahora mismo a entender algunos de los problemas que estamos viendo, como el de las tecnologías de la información.

El Comandante insistía en que este nuevo mundo que estaba surgiendo con las redes, -las cuales no solo generan capacidad de comunicación sino de organización-, estaba produciendo a un individuo nuevo y que el futuro de la humanidad dependería de los valores que portara ese ser humano.

Tiempo después, en una de sus reflexiones, afirma que entre los grandes dilemas de la humanidad, uno de los grandes desafíos era definir en manos de quien estaban estas nuevas tecnologías. Y ese es el núcleo duro detrás de la batalla de las ideas que él impulsó a finales de los años 90 y principios del 2000. Porque sabía que la Internet había llegado para quedarse, y que sus sombras no se iban a disipar con voluntarismo o metiéndonos en una cueva, por lo tanto, había que dar la batalla cultural con realismo porque evidentemente había oportunidades para que los revolucionarios pudieran expresarse y organizarse, pero también, si no lo entendíamos en su complejidad podíamos ser rehenes de los grandes poderes fácticos.

Todo está ahí, en esas discusiones de esos años, donde él disfrutaba tanto de reunirse con los periodistas e intelectuales”.

En la marcha de sus agigantados pasos, Fidel esparció muchos valores. Transcurre el tiempo, y una y otra vez, el gremio periodístico precisa volver a la ética fidelista, para cumplir con el deber sagrado de ser mejores seres humanos y alcanzar una sociedad más justa.

Debemos perdonarle el desliz de decir que no se atrevería jamás a la presunción de considerarse un periodista, y de desear, -en sus horas de añoranza a la vida-, pararse en una esquina y reencarnar en la piel de un cronista.

Si, según el Nobel de Literatura, encumbrado periodista y amigo, Fidel “va a buscar los problemas donde estén”; si “escribe bien y le gusta hacerlo”; si “la tribuna de improvisador parece ser su medio ecológico perfecto”; si “aprovecha cualquier destello para ir ganando terreno, hasta que da una especie de gran zarpazo y se apodera de la audiencia”; si “tiene un idioma para cada ocasión y un modo distinto de persuasión según los distintos interlocutores”, si “desayuna con no menos de 200 páginas de noticias del mundo entero”, si “tiene la costumbre de preguntas sucesivas que él hace en ráfagas instantáneas hasta descubrir el porqué del porqué del porqué final” y si “cuando habla con la gente de la calle, la conversación recobra la expresividad y la franqueza cruda de los afectos reales”…¿Acaso no es periodista?

Viva en paz, Comandante, en esa otra dimensión, porque como nos pediste en aquel encuentro, le tenemos como a uno de nosotros, y andas y conspiras con cada periodista cubano, a la vuelta de la esquina.

Con información del libro Así es Fidel y de la entrevista Arleen Rodríguez: Fidel es un desafío.

 

http://media.cubadebate.cu/wp-content/uploads/2021/03/prensa08-580x385.jpg

Uno de los ultimos intercambios publicos con la prensa cubana en el colegio Electoral del municipio Plaza el domingo 3 de febrero de 2013. Foto: Jorge Luis González/ Granma.

https://davidson.cubava.cu/files/2016/12/Homenaje-a-Educadores-2016-RB.jpghttps://davidson.cubava.cu/files/2020/08/FIDEL-.jpg1_.jpg

http://www.lajiribilla.cu/uploads/article/2020/874/La_Historia_me_Absolver%C3%A1.jpg

https://davidson.cubava.cu/files/2021/02/fidel-castro-patria-muerte-act-dr-2.jpg

http://www.lajiribilla.cu/uploads/article/2017/833/fidel%204.jpg

http://www.lajiribilla.cu/uploads/article/2017/833/Foto_Fidel_(6)%20-%20Copy%201.jpg

 

 

https://davidson.cubava.cu/files/2015/01/CubaestrellaQueIlumina.jpg

Publicado por: David Díaz Ríos CubaEstrellaQueIlumina

 

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Metro Goldwyn Mayer reemplaza al icónico León que aparece en sus películas por una versión digital

https://www.cubasi.cu/sites/default/files/styles/slider/public/metro-goldwyn-mayer-reemplaza-al-iconico-leon-de-sus-peliculas-con-una-version-digital-655x368.jpg?itok=pIvuArim

Metro Goldwyn Mayer reemplaza al icónico León que aparece en sus películas por una versión digital

 

Los estudios cinematográficos Metro-Goldwyn-Mayer reemplazarán tras casi 100 años al León que tienen de mascota desde sus comienzos por una versión digitalizada de ese animal, creada por Baked Studios.

El león Leo y sus rugidos forman parte del comienzo de todas las películas de esa productora, que empezó su actividad en 1924 y mostraba al mismo felino desde 1957.

El nuevo logotipo tenía que haber debutado en ‘Sin tiempo para morir’, la última película de la saga de James Bond, pero el estreno se retrasó por la pandemia mundial de Covid-19.

Finalmente, la nueva versión de Leo aparecerá por primera vez al inicio de la cinta ‘Dog’, que se podrá ver a partir del próximo julio.

 

https://davidson.cubava.cu/files/2015/01/CubaestrellaQueIlumina.jpg

Publicado por: David Díaz Ríos CubaEstrellaQueIlumina

 

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Listado de los nominados a los Premios Oscar 2021

https://davidson.cubava.cu/files/2019/02/%C3%90-oscar-2019.jpg

Listado de los nominados a los Premios Oscar 2021

Los nominados a los Premios Oscar 2021

Conozca los nominados a los premios Oscar 2021

¿Quiénes compiten por las Premios Oscar 2021?

 

https://davidson.cubava.cu/files/2020/02/%C2%A7-oscar-jpg.jpg

Ya echó a andar toda la parafernalia de la Academia de Cine de Hollywood para la entrega de importante lauro el próximo 25 de abril

 

La Academia de Cine de Hollywood en Estados Unidos anunció este lunes la lista de nominados para la edición 93 de los Premios Oscar en sus más de 20 categorías en competencia.

La gala de este año, prevista para el venidero 25 de abril en el teatro Kodak, de la ciudad de Los Ángeles, reconocerá la mejor película, director, actriz, actor, filme extranjero y otros apartados, tras un periodo caracterizado por el impacto negativo de la pandemia de la COVID-19 en el denominado séptimo arte.

En esta ocasión, el servicio de streaming Netflix Inc obtuvo 35 nominaciones, incluidas Mank, The Trial of the Chicago 7 y Ma Rainey’s Black Bottom.

En 2020, justo antes de la pandemia, la triunfadora fue la surcoreana Parásitos, de Bong Joon-ho, que se convirtió en la primera película en lengua no inglesa en ganar el Oscar principal.

Candidaturas

Mejor película

  • El padre
  • Judas y el mesías negro
  • Mank
  • Minari
  • Nomadland
  • Una joven prometedora
  • Sound of Metal
  • El juicio de los 7 de Chicago

Mejor dirección

  • Thomas Vinterberg, por Otra ronda
  • David Fincher, por El juicio de los 7 de Chicago
  • Lee Isaac Chung, por Minari
  • Chloé Zhao, por Nomadland
  • Emerald Fennell, por Una joven prometedora

Mejor actor principal

  • Riz Ahmed, por Sound of Metal
  • Chadwick Boseman, por La madre del blues
  • Anthony Hopkins, por El padre
  • Gary Oldman, por Mank
  • Steven Yeun, por Minari

Mejor actriz principal

  • Viola Davis, por La madre del blues
  • Andra Day, por The United States vs Billie Holiday
  • Vanessa Kirby, por Fragmentos de una mujer
  • Frances McDormand, por Nomadland
  • Carey Mulligan, por Una joven prometedora

Mejor actor de reparto

  • Sacha Baron Cohen, por El juicio de los 7 de chicago
  • Daniel Kaluuya, por Judas y el mesías negro
  • Leslie Odom, Jr, por Una noche en Miami
  • Paul Raci, por Sound of metal
  • Lakeith Stanfield, por Judas y el mesías negro

Mejor actriz de reparto

  • Maria Bakalova, por Borat 2
  • Glenn Close, por Elegía rural
  • Olivia Colman, por El padre
  • Yuh-Jung Young, Minari

Mejor película internacional

  • Otra ronda
  • Better Days
  • Collective
  • The Man Who Sold His Skin
  • Quo vadis, Aida?

Mejor largometraje de animación

  • Onward
  • Over the moon
  • Granjaguedon: Vuelve la oveja Shaun
  • Soul
  • Wolfwalkers

Mejor guion original

  • Judas y el mesías negro
  • Minari
  • Una joven prometedora
  • The Sound of Metal
  • El juicio de los 7 de Chicago

Mejor guion adaptado

  • Borat 2
  • El Padre
  • Una noche en Miami
  • Tigre blanco

Mejor largometraje documental

  • Collective
  • Campamento Extraordinario
  • El agente topo
  • Mi maestro el pulpo
  • Time
  • Mejor diseño de producción
  • El Padre
  • La madre del blues
  • Mank
  • Noticias del gran mundo
  • Tenet

Mejor diseño de vestuario

  • Alexandra Byrne, por Ema
  • Ann Roth, por La madre del blues
  • Trish Summerville, por Mank
  • Bina Daigeler, por Mulán
  • Massimo Cantini Parrini, por Pinocho

Mejor sonido

  • Greyhound: Enemigos bajo el mar
    Mank
  • Noticias del gran mundo
  • Soul
  • Sound of metal

Mejor fotografía

  • El juicio de los 7 de Chicago
  • Sound of metal
  • Una joven prometedora
  • El Padre
  • Judas y el mesías negro
  • Mank
  • Minari
  • Nomadland

Mejor banda sonora

  • Da 5 Bloods
  • Mank
  • Minari
  • Noticias del gran mundo

Mejor canción

  • Judas y el mesías negro
  • El juicio de los 7 de Chicago
  • Eurovisión
  • La vida ante sí
  • Una noche en Miami

Mejor montaje

  • El Padre
  • Nomadland
  • Una joven prometedora
  • Sound of metal
  • El juicio de los 7 de Chicago

Mejores efectos visuales

  • Love and monsters
  • Cielo de medianoche
  • Mulán
  • Iván el magnífico
  • Tenet

Mejor maquillaje y peluquería

  • Emma
  • Hillbilly, una elegía rural
  • La madre del blues
  • Mank
  • Pinocchio

Mejor corto de ficción

  • Feeling Through
  • The Letter Room
  • The Present
  • Two Distant Strangers
  • White Eye

Mejor corto de animación

  • Burrow
  • Genius Loci
  • Si algo me pasa te amo
  • Opera
  • Yes-people

Mejor corto documental

  • Colette
  • A concerto is a conversation
  • Do not split
  • Hunger Ward
  • A love song for Latasha

(Con información de Prensa Latina)

 

https://davidson.cubava.cu/files/2015/01/CubaestrellaQueIlumina.jpg

Publicado por: David Díaz Ríos CubaEstrellaQueIlumina

 

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Cuba es y será un eterno Baraguá: Ni rendición ni cansancio

http://www.trabajadores.cu/wp-content/uploads/2021/03/baragua-1878-2021.jpg

“No nos entendemos“ es la frase con que los patriotas cubanos de hoy han sintetizado el significado de la actitud viril de Antonio Maceo en la Protesta de Baraguá, al rechazar de plano la pro­puesta del representante del colonialismo español de aceptar una paz sin el logro de los dos objetivos básicos de la Revolución cubana: la independencia y la abolición de la esclavitud, por las cuales habían luchado durante una década.

-Protesta de Baraguá, gloria pasada y presente

-La Protesta de Baraguá, “de lo más glorioso de nuestra Historia”

-La Protesta de Baraguá y el espíritu revolucionario del pueblo cubano

-Vigencia de la Protesta de Baraguá

-La Protesta de Baraguá, brújula permanente

-Cuba es y será un eterno Baraguá

 

http://bohemia.cu/wp-content/uploads/2020/03/fidel-raul-maceo-baragua.jpg

Ni rendición ni cansancio

 

De lo más glorioso de nuestra historia calificó José Martí el digno gesto del Titán de Bronce el 15 de marzo de 1878, y mucho tiempo después Fidel señaló que “con la Protesta de Baraguá llegó a su punto más alto, llegó a su clímax, llegó a su cumbre, el espíritu patriótico y revolucionario de nuestro pueblo, y las banderas de la Patria y de la verdadera Revolución, con indepen­dencia y justicia social, fueron colocadas en su sitial más alto”.

Correspondió a Martí analizar aquella contienda denomi­nada por él la Sagrada Madre Nuestra, de la que nacieron las primeras rebeldías, y lo hizo, según sus propias palabras para “enaltecer a los muertos y enseñar algo a los vivos”.

Y la lección más importante para los que entonces y des­pués aspiraron a conquistar una Cuba soberana, fue que esa lid no pudo alcanzar sus fines por la falta de unidad y las disensio­nes internas en las filas revolucionarias: “Nuestra espada no nos la quitó nadie de la mano, sino que la dejamos caer noso­tros mismos”, señaló el Apóstol.

Fue Maceo quien con su formidable protesta política man­tuvo en alto la decisión de lucha, en medio de las desafortuna­das circunstancias que pusieron fin a la gesta libertaria, y le de­mostró al adversario que en esta tierra regada con la sangre de tantos de sus mejores hijos, había hombres para los cuales los principios no eran negociables y estaban dispuestos a continuar batallando hasta obtener la victoria.

Lo demostraron él, sus contemporáneos y muchos otros luchadores a lo largo de las generaciones, hasta alcanzar el triunfo de enero de 1959. Fue precisamente la unidad por la que clamó el Maestro la que nos llevó al logro de las aspiraciones de los fundadores de la nación cubana y la que ha continuado siendo el cimiento de la resistencia del pueblo ante la agresivi­dad del imperio.

¡Nadie se rendirá! Y cansarse en esta lucha sería para un patriota y revolucionario cubano más bochornoso que rendirse, declararon los patriotas el 19 de febrero del año 2000, en el llama­do Juramento de Baraguá.

Este significaba la continuidad de la acción y el pensamiento de Maceo en un nuevo escenario agresivo, no ya en el campo de las armas, sino fundamentalmente en el de las ideas, sin descar­tar que el enemigo podría intentar destruirnos por la fuerza, lo que le costaría un precio impagable.

Aquel Juramento, realizado en medio de la histórica batalla por el regreso del niño Elián González a la patria, tenía lugar en un entorno similar al que hoy enfrenta Cuba: guerra económica, planes de subversión, diversionismo ideológico, intentos de des­estabilización interna, la persistencia de leyes como la Helms-Burton y la Torricelli, las incesantes vueltas de tuerca al cerco que nos impone Estados Unidos para asfixiarnos…

Y mantiene vigencia la aspiración expresada en ese momen­to, del derecho de los cubanos a la paz, el respeto a la soberanía y a nuestros intereses más sagrados.

Ante la guerra no convencional que actualmente se nos impone contamos con las armas más poderosas: nuestras ideas revolucionarias, que nos han permitido sortear todos los obstáculos y seguir adelante con nuestro proyecto social sin ceder un ápice ante el enemigo.

Nos lo enseñó Maceo con su gesto inolvidable en Baraguá y también con su postura frente a otra amenaza que en su tiempo se cernía sobre Cuba. Eran las intenciones expansionistas de Es­tados Unidos enmascaradas con ayuda humanitaria, pero que le hicieron exclamar al Titán: “Y si hasta hoy las armas cubanas han ido de triunfo en triunfo (…) ¿A qué intervenciones ni injerencias extrañas que no necesitamos ni convendrían? Cuba está con­quistando su independencia con el brazo y el corazón de sus hi­jos; libre será en breve plazo sin que haya menester otra ayuda”.

De ese modo obtuvimos la victoria y la seguiremos defen­diendo sin que más de medio siglo de infamias hayan podido do­blegar nuestra voluntad de lucha. Lo reiteramos: no nos hemos cansado ni nos cansaremos.

 

http://www.sierramaestra.cu/images/2020/Diciembre/maceostgo.jpg

Díaz-Canel evoca trascendencia de la Protesta de Baraguá

 

https://www.radiorebelde.cu/images/images/cuba/antonio-maceo-collage.jpg

El mandatario recordó unas palabras del Héroe Nacional José Martí, sobre el hecho ocurrido el 15 de marzo de 1878: ‘de lo más glorioso de nuestra historia’. Y de Fidel: ‘Cuba será un eterno Baraguá’; ‘dicho y hecho. Eso somos’, enfatizó Díaz-Canel

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, evocó hoy la trascendencia de la Protesta de Baraguá, en ocasión de los 143 años del acontecimiento protagonizado por el mayor general insurrecto Antonio Maceo.

En su cuenta oficial en Twitter, el mandatario recordó unas palabras del Héroe Nacional José Martí, sobre el hecho ocurrido el 15 de marzo de 1878, quien lo definió como ‘de lo más glorioso de nuestra historia’.

De igual forma, Díaz-Canel hizo referencia a una frase del líder histórico de la Revolución, Fidel Castro, respecto al histórico suceso: ‘Cuba será un eterno Baraguá’; ‘dicho y hecho. Eso somos’, enfatizó el jefe de Estado.

La Protesta de Baraguá puso fin al Pacto del Zanjón, en el cual España, tras 10 años de guerra, ofrecía el cese de las hostilidades sin una solución a la situación colonial que levantó en armas a los cubanos.

En la entrevista efectuada entre el jefe mambí y el general español Arsenio Martínez Campos, Maceo dejó claro que no podría haber en Cuba paz sin independencia ni abolición de la esclavitud, objetivos supremos de la gesta.

De acuerdo con Fidel Castro, con la orden de desobediencia de ese marzo, el líder del Ejército Libertador llevó a su punto más elevado el espíritu patriótico y revolucionario del pueblo cubano.

http://www.acn.cu/images/2018/marzo/113-/mangos%20de%20baragua.JPG

Mangos de Baraguá

https://www.radiorebelde.cu/images/images/cuba/panteon-de-baragua-foto-carlos-sanabia.jpg

 

https://davidson.cubava.cu/files/2015/01/CubaestrellaQueIlumina.jpg

Publicado por: David Díaz Ríos CubaEstrellaQueIlumina

 

Posted in Sin categoría | Leave a comment

¿Desaparecerá alguna vez el Coronavirus SARS-Cov-2 causante de la Covid-19?

https://cubasi.cu/sites/default/files/styles/slider/public/mascarilla-mundo.jpg?itok=vPgqUQio

¿Desaparecerá alguna vez el Coronavirus?

 

-Nadie lo sabe con certeza.

-Los científicos creen que el virus que causa el COVID-19 podría persistir durante décadas o incluso más tiempo, pero eso no significa que siga suponiendo la misma amenaza.

-El virus apareció a finales de 2019 y es dificil predecir cómo se comportará en el largo plazo.

-Pero muchos expertos creen que es probable que, con el tiempo, la enfermedad pase de ser una crisis a una molestia como un resfriado común.

-Esto sucedería a medida que la población acumula inmunidad, bien a través de una infección o con la vacunación.

-Otros virus han seguido un camino similar.

-La pandemia de la gripe de 1918 podría ofrecer pistas sobre el rumbo que podría tomar el COVID-19.

-Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos estiman que un tercio de la población mundial se infectó con ese virus, que se originó en aves.

-Finalmente, luego de que los contagiados falleciesen o desarrollasen inmunidad, el virus dejó de propagarse tan rápido.

-Más tarde mutó en una forma menos virulenta, que los expertos dicen que sigue circulando estacionalmente.

-Sin embargo, la aparición de nuevas variantes del coronavirus podrían complicar el panorama si sus futuras mutaciones causan una enfermedad más grave o no responden a las vacunas.

-Es poco probable que el virus quede erradicado por completo dada la posibilidad de que la gente pueda reinfectarse luego de haber pasado la enfermedad o de inmunizarse.

-El único virus erradicado por los humanos es el de la viruela, lo que se consiguió cuando la población desarrolló una inmunidad duradera tras enfermar o vacunarse.

 

 

https://davidson.cubava.cu/files/2015/01/CubaestrellaQueIlumina.jpg

Publicado por: David Díaz Ríos CubaEstrellaQueIlumina

 

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Un simple modo de descubrir lo que Google sabe de ti

https://www.cubaperiodistas.cu/wp-content/uploads/2020/12/google-reuters-def-1020x642.jpg

El simple modo de descubrir lo que Google sabe de ti

 

La ‘tiktoker’ @yorgoandlea reveló en un corto vídeo cómo averiguar lo que sabe Google sobre sus usuarios en solo unos segundos.

Es necesario introducir su cuenta en la configuración de anuncios de Google y por debajo de la página se encuentra la cantidad de datos que Google almacena sobre la edad, género o idiomas, entre otras cosas. También muestra las áreas de interés, como ‘arquitectura’ y ‘equipos de audio’, en el caso de la joven tiktoker.

La compañía recopila la información personal sobre sus usuarios como los vídeos vistos, la ubicación, los datos de las cookies y los anuncios en los que se hacen clic para personalizar los anuncios cuando el usuario navega por Internet.

Asimismo, la compañía asegura no vender datos personales y no presta la información a los anunciantes.

-Según indica Google, se puede desactivar este tipo de configuración.

-Hay que dirigirse en la cuenta de Google a Datos y personalización y, luego, a personalización de anuncios y, una vez en esta pestaña, en configuración de anuncios.

 

El vídeo se viralizó y superó un millón de visita

 

https://www.cubaperiodistas.cu/wp-content/uploads/2019/07/google-te-espia-1020x642.jpg

 

 

https://davidson.cubava.cu/files/2015/01/CubaestrellaQueIlumina.jpg

Publicado por: David Díaz Ríos CubaEstrellaQueIlumina

 

Posted in Sin categoría | Leave a comment

EE.UU. vs Cuba: La CIA, guerra ideológica y centros de estudio de los servicios especiales para la manipulación

https://davidson.cubava.cu/files/2021/03/z9-redes-sociuales-manipulacion-jpg-2.jpg

Los influencers anticubanos son activistas a sueldo del imperio. Foto: Internet

No hay magia, sino servicios especiales para la manipulación

 

La maquinaria de manipulación perfectamente engrasada del capitalismo, cuenta hoy día con recursos que serían un sueño en manos de los Joseph Goebbels del pasado; el desarrollo de las tecnologías y de internet ampliaron hasta el infinito las posibilidades para actuar sobre la conciencia de los seres humanos.

Antes, los grandes expertos en el tema se servían de oradores con gran capacidad de influencia, con sus dotes, sobre las multitudes, se valían de la radio, de la prensa escrita, del cine… Este último desempeñó un papel cardinal durante todo el siglo XX, sobre todo, por su eficacia en la construcción de estereotipos.

Hoy los seres humanos sufren una avalancha de información que les separa con facilidad de sus creencias, el bombardeo es inmisericorde. La televisión y las redes sociales le vapulean, y le conducen por senderos prestablecidos por los «dueños del mundo». El hombre de estos tiempos es acosado, engañado y privado, mediante el shock de imágenes y sonidos, de su capacidad de análisis crítico de la realidad.

Tal ataque destruye automatismos y crea otros. No siempre se reflexiona ante una situación determinada, la persona actúa a partir de estereotipos, que le permiten responder sin pensar.

Durante la guerra ideológica de EE. UU. y sus aliados contra la URSS, la CIA y los servicios especiales occidentales llevaron a cabo un acucioso estudio de los estereotipos culturales de diferentes sectores de la población soviética, sobre todo de la intelectualidad. Artistas, académicos y escritores fueron objeto de investigación y análisis con el fin de encontrar sus puntos débiles para hacer un mapeo que le facilitara a la CIA la acción eficaz de sus medios de guerra cultural y de subversión político-ideológica.

Dominar los estereotipos le permite al manipulador adueñarse del auditorio a partir de resortes subjetivos. Dice al respecto de la «toma del auditorio» el investigador ruso, Serguéi Kara-Murza: «Durante su ejecución, el manipulador atrae y después mantiene la atención del auditorio, lo incorpora, lo hace partidario de sus objetivos y crea la sensación de pertenencia» .

Los influencers anticubanos, los cibersicarios y otros especímenes, que actúan en el ámbito digital, activistas a sueldo de la guerra ideológica, no son genios de la comunicación con un carisma especial, son individuos que trabajan a partir de la información que les brindan los centros de estudio de los servicios especiales, que igualmente emplean las tecnologías para apropiarse de esos datos. Como hicieron contra la URSS, trabajan sobre debilidades y deficiencias, sobre automatismos, miedos y estereotipos identificados.

Detrás de ellos está la gran maquinaria de manipulación, son marionetas al servicio de una guerra, que les trasciende y excluye cuando ya no son útiles. Es el triste destino de los peones del veneno.

 

https://davidson.cubava.cu/files/2017/05/WIKI-CIA2-768x570.jpg

La CIA y el arte como blanco de las acciones subversivas contra Cuba

 

https://davidson.cubava.cu/files/2018/11/espias-cia-logo2.jpg

 

La Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos dedica sus mejores recursos humanos a las operaciones contra Cuba. Sus especialistas, altamente calificados, son cuidadosamente seleccionados, y muchos de ellos son veteranos de la Guerra Fría

 

La Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos dedica sus mejores recursos humanos a las operaciones contra Cuba. Sus especialistas, altamente calificados, son cuidadosamente seleccionados, y muchos de ellos son veteranos de la Guerra Fría.

http://razonesdecuba.cu/wp-content/uploads/2020/12/universidad-habana-momentos-aniversario-06-1068x709.jpg

Planes de Estados Unidos para subvertir a los jóvenes cubanos

La CIA trabaja fundamentalmente hacia los jóvenes, intentando penetrar los centros culturales, religiosos, estudiantiles o sociales, y los grupos informales.

Presenta sus proyectos con una falsa imagen progresista, rebelde, glamurosa y externamente atractiva. Dirige su propaganda al sobredimensionamiento de los «fracasos» del socialismo y a popularizar las «ventajas» de las sociedades de consumo.

Los objetivos son restar partidarios a la Revolución, llevar la desesperanza, la falta de fe en el futuro y presentar al capitalismo como única solución a los problemas nacionales.

Uno de los blancos principales de la CIA, sobre todo a partir del año 2000, fueron los artistas e intelectuales cubanos. Ese año, la entonces primera secretaria de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en Cuba, Vicky Huddleston, organizó y orquestó un ambicioso plan junto con la élite de las organizaciones dedicadas a la subversión contra la Mayor de las Antillas, fundamentalmente la Usaid y la NED, bajo orientación de la CIA, contra la Séptima Bienal de La Habana.

https://davidson.cubava.cu/files/2016/09/1-.-NED-.jpg

Estaba previsto que más de 3 000 personas viajarían a Cuba, no solo artistas, también galeristas, marchantes, importantes comerciantes de arte para participar en la Bienal, del 17 de noviembre de 2000 al 6 de enero de 2001.

Visto así parece excelente. Cientos de estadounidenses dándose cita en La Habana, donde se ocuparían de promocionar, exponer y vender las obras de los artistas cubanos en el exterior. Pero el objetivo no era ese; tampoco promover el arte suyo en la Isla. No existía una gota de solidaridad en el plan del Gobierno de EE. UU.

La ayuda estaba condicionada, pues los trabajos debían presentar una imagen distorsionada de la realidad cubana. Expondrían en sus galerías, y pagarían solo lo que mostrara el peor lado del país en revolución, promocionarían todo lo que miente, lo que enloda y lo que engaña.

Los objetivos eran crear un estado de opinión desfavorable en torno a la Revolución, fabricar un fenómeno cultural ficticio que hiciera creer al mundo que los artistas cubanos se oponían al sistema político, y generar un movimiento interno que vinculara a los más destacados creadores jóvenes con la contrarrevolución tradicional, propiciando un estado de opinión favorable a sus planes de guerra contra Cuba.

Creían haber dado con el plan perfecto, con muchos de los grandes cerebros de la subversión trabajando en su elaboración para manipular a su favor la Séptima Bienal. Pero salió mal. Otro «brillante» proyecto yanqui se estrelló contra la moral, la firmeza y el patriotismo de los artistas cubanos.

http://razonesdecuba.cu/wp-content/uploads/2021/03/Dolar-1068x582.jpg

 

El chantaje económico como arma de la guerra cultural contra Cuba

 

La mayor parte de las operaciones clandestinas de la CIA en América Latina durante los años 60 estuvieron dirigidas contra la Revolución Cubana y contra Fidel Castro. «No más Cubas», era la consigna de la agencia en aquellos tiempos.

Creó una división en la ciudad de Nueva York, llamada Foreign Publications Inc. (Publicaciones extranjeras incorporadas), para subsidiar varias publicaciones anticubanas, muchas de las cuales procedían de Miami. También se utilizó a la Agencia de Información de Estados Unidos (USIA) con este fin.

En 1996, la CIA lanzó, en Madrid, la revista Encuentro, dirigida por el escritor cubano Jesús Díaz, con financiamiento de la Fundación Ford y del Fondo Nacional para la Democracia (NED). En 2002, se creó, en Puerto Rico, la Editorial Plaza Mayor, bajo la dirección de Patricia Gutiérrez-Menoyo, patrocinada por la NED.

 

http://www.granma.cu/file/img/2021/03/medium/f0191035.jpg

Las estrategias de manipulación de la CIA, QAnon y los «conspiranoides» (+Video)

 

Plaza Mayor se proponía publicar libros de autores cubanos, en un proyecto aparentemente «apolítico» y cultural que llevaba el nombre de Colección Cultura Cubana.

En 2004, como prolegómeno de lo que sería el proyecto Génesis, la CIA creó, en La Habana, la Agencia Literaria Online (Aló) para representar a escritores de la Isla, promover su obra en el exterior y otras gestiones afines. Aló sería patrocinada por la Fundación Panamericana para el Desarrollo (Fupad).

Así, la CIA contaba con una estructura completa para trabajar con los escritores: una agencia literaria, una revista y una editorial, todas independientes de las instituciones cubanas.

Se crearía, en primer lugar, una página web para promover a los autores, y se insistió mucho en que debía evitarse cualquier politización; incluso, se sugirió usar una frase de Fidel en el anuncio de la página. Según la CIA, en poco tiempo tendrían el control de una buena parte de los creadores literarios del país. La autonomía económica e institucional les permitiría diferir, sin problemas, de las políticas del Gobierno, y estarían comprometidos con sus nuevos patrocinadores.

Se deberían organizar tertulias, eventos, concursos y actividades con otros artistas, pintores, actores, músicos, para, poco a poco, interesarlos en la agencia, que podría terminar siendo artística y no solo literaria.

 

http://www.granma.cu/file/img/2021/03/medium/f0192567.jpg

La CIA y el arte como blanco de las acciones subversivas contra Cuba (+Video)

El nombre de Aló, Agencia Literaria Online, fue escogido aprovechando la popularidad que en el archipiélago tenían los programas Aló Presidente, de Hugo Chávez, lo que, calculaban, permitiría posicionar rápidamente el sitio web.

Para 2006, Aló se convirtió en una agencia que no solo representaría a escritores. Ampliaría su gestión a actores, músicos, artistas plásticos, etc.

Según los cálculos de la CIA, trabajando en ese sentido, es decir, creando agencias o utilizando las ya existentes en Miami, intentarían, infructuosamente, separar a los artistas y escritores de las instituciones culturales cubanas, lo que, permitiría ejercer control sobre ellos y utilizarlos contra la Revolución.

 

Autor: Raúl Antonio Capote

 

«Selección de artículos relacionados publicados  Blog CubaEstrellaQueIlumina»

 

1).-¿Quién está detrás del show anticubano en San Isidro?

2).-Estados Unidos: Doce presidentes y más de sesenta años de agresiones contra Cuba

3).-Cibernegocio contra Cuba y los medios dependientes que le hacen el juego

4).-La CIA, una fábrica de blogueros y periodistas independientes

5).-Los ideólogos del golpe blando: Open Society en Cuba y la articulación contrarrevolucionaria

6).-Detalles de cómo ha quedado la articulación de la contrarrevolución en Cuba

7).-Detalles de cómo ha quedado la articulación de la contrarrevolución en Cuba (II Parte)

8).-Medios ¿Independientes?

9).-Mentiras, palabras soeces y cosas sin importancia

10).-Millones para una democracia Made in USA

11).-Campañas mediáticas contra Cuba y retos del presente

12).-USA vs Cuba: Millones$, golpe suave, medios “independientes” y mercenarios plattistas

13).-Censura a EcuRed

14).-Maine sónico: De lo sónico a lo cínico; la infamia naufraga otra vez

15).-Cuba no renunciará jamás a la consigna Patria o Muerte

16).-Somos un pueblo de Patria o Muerte y ¡Venceremos!

17).-Fidel: ¡Vida para ustedes es la que queremos!

18).-Acusar falsamente es un delito

19).-EE. UU. y sus laboratorios para la manipulación

20).-Las palabras campanilla y un deber de los revolucionarios en tiempos de Internet

 

Leer más: 50 artículos relacionados publicados en este Blog:

 

¿La guerra total de Estados Unidos contra Cuba?

¿Quién está detrás del show anticubano en San Isidro?

El Imperialismo Yanqui contra el Mundo

EE.UU.: Nueva campaña de calumnias contra Cuba

Cuba desenmascara campaña de la contrarrevolución, con apoyo de vándalos pagados por el imperio

Cuba: “luchadores clandestinos” no, delincuentes mercenarios

Cuba y las comparaciones impublicables

Troya, guerras raras y un odio convencional

Cuba la mayor víctima del terrorismo yanqui en el mundo

Mercenarios en las redes y la internet como arma de guerra contra Cuba

Disidentes no, asalariados de Washington sí

La Guerra en Internet contra Cuba

Cuba, Internet y el cambio mediático

Internet y la guerra que se nos hace

Fake News siempre contra Cuba

La maquinaria de comunicación mediática y terror contra Cuba

Los misioneros que predican la restauración capitalista en Cuba

La Historia que no podemos olvidar

Cuba, el viejo sueño yanqui

Guerras sin cañones (I, II y III Partes)

Las ciberguerras que nos esperan

Gene Sharp: Cómo derrocar un Gobierno en cinco pasos (Golpes Suaves)

EE.UU. crea un Grupo Operativo de Internet para la subversión en Cuba (Task Force)

Grupo de Tarea de Internet para Cuba: un nuevo modelo de subversión

Redes sociales: ¿Arma de subversión?

¿Qué busca la guerra contra la cooperación médica cubana?

Estados Unidos del Soft Power al Sharp Power: (Soft Power – Poder Suave o Inteligente y Sharp Power – Poder Agudo o Penetrante)

Los programas subversivos de la USAID y la NED contra Cuba

USAID: Millones y programas subversivos contra Cuba

Las «secretas» intenciones de la USAID

¿A qué se dedica la USAID, la “Agencia Humanitaria” de la CIA?

EEUU: Pruebas de que la NED financia y orienta la subversión en Cuba

Por qué urge seguir martillando sobre la Guerra No Convencional

¿Qué es la postverdad?

Lawfare y guerra híbrida: la disputa geopolítica en América Latina

De las fake news al deepfake: las mentiras más sutiles en Internet

Guerra simbólica, guerra económica y mano visible del mercado

¿Quién verdaderamente se ha enriquecido con el tema Internet en Cuba?

Una nueva faceta de la subversión USA contra Cuba (becas e intercambios culturales)

Cuba, Estados Unidos y una peligrosa guerra de símbolos

Los “nuevos revolucionarios” de la Internet en Cuba

La oposición de la “izquierda” cubana y los anexionistas: Dos alas de una misma águila

Obama no quiere interferir en la soberanía de Cuba, pero se reune con sus asalariados

La historia de las intervenciones de Estados Unidos en América Latina y el Caribe

EE.UU.: Dos siglos de intervenciones militares y golpes de estado en América Latina y El Caribe

Estados Unidos: avaricia y fascismo

Estados Unidos: La narrativa histórica y el imaginario popular

La “Operación 40”

La obsesión yanqui por matar a Fidel (Archivos desclasificados develan planes de EE.UU. para intentar asesinar a Fidel Castro)

Actualización necesaria: El Arte de la Inteligencia (The Craft of Intelligence) de Allen W. Dulles

 

https://davidson.cubava.cu/files/2015/01/CubaestrellaQueIlumina.jpg

Publicado por: David Díaz Ríos CubaEstrellaQueIlumina

 

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Encumbrados economistas piden cambios en Cuba y para otros países qué…

http://razonesdecuba.cu/wp-content/uploads/2021/03/Economia.jpg

Encumbrados economistas piden cambios en Cuba y para otros países qué… / Por Arthur González

 

Desde clases magistrales hasta recetas específicas para cambiar el sistema socialista cubano son numerosas, con recomendaciones de célebres economistas que en su casi totalidad ignoran la guerra económica, comercial y financiera impuesta por Estados Unidos desde hace 62 años, que persigue el objetivo de hacer inviable el modelo económico, culparlo de ser un fracaso para que no sea repetido en otras naciones.

En 1959 Estados Unidos inició sus acciones subversivas contra el proceso revolucionario, al permitir y estimular actividades ejecutadas por miembros de la tiranía de Fulgencio Batista. El 5 de junio de ese año el senador demócrata George Smathers, propuso una enmienda para reducir la cuota azucarera que compraban a Cuba.

Al siguiente año, el 3 de julio, el Congreso aprobó la cancelación de dicha cuota que se hizo firme el 6 de julio por el presidente Eisenhower, quien declaró:

“Esta acción inicia las sanciones económicas contra Cuba. Ahora debemos emprender otras medidas económicas, diplomáticas y estratégicas”.

En 1962 legalizaron la guerra económica, llamándolo eufemísticamenteEmbargo”.

¿Qué países pobres y dependientes del comercio con Estados Unidos hubieran soportado tales medidas?

Desde un aula universitaria o en un buró, es muy fácil criticar y hasta diseñar políticas económicas, como hace el eminente profesor Carmelo Mesa Lago y otros economistas formados en Cuba después de 1959, pero dirigir una economía sometida a constantes sanciones es otra cosa, y más aún cuando se defienden programas sociales como la educación gratuita a todos los niveles, incluidos centros para discapacitados; la salud desde la atención primaria hasta la especializada; el deporte; la cultura y sus escuelas; investigaciones científicas en todos los campos; obras sociales y ventajas que solo un sistema socialista puede llevar a cabo.

Por supuesto, los errores no faltan en una obra colosal con funcionarios inexpertos, eso sin contar los colaboradores enemigos orientados por los yanquis a entorpecer el proceso revolucionario, unido a planes terroristas, hoy desclasificados, que hablan por sí solos.

Cuba desde hace muchos años perfecciona su sistema para erradicar errores, pero sin abandonar su esencia socialista y por esa razón pudo resistir el desmontaje del socialismo en Europa del Este y en la URSS, a pesar de la pérdida de más del 85 % de su comercio exterior, cuando muchos apostaban a que la Revolución no duraría más de seis meses, quedándose Washington y sus aliados con las ganas.

No solo resistió, sino que avanzó económicamente, sin abandonar ninguno de sus programas sociales, ni aplicar políticas de choque, como hace el capitalismo que defienden los sabios economistas que exigen tantos cambios.

Cuba desarrolló el sector científico y el turismo sin contar con préstamos del FMI y el Banco Mundial, como no lo hizo otra nación, algo impensable en el llamado Tercer Mundo.

La reacción de Estados Unidos no se hizo esperar y en 1992 aprobaron la conocida Ley Torricelli y en 1996 la Ley Helms-Burton, para apretar más el cerco económico y financiero contra la Revolución, a la vez que incrementaba su guerra biológica para dañar la producción de alimentos, mediante la introducción de plagas y enfermedades.

Una prueba de la validez del socialismo es el resultado del enfrentamiento a la Pandemia de la Covid-19, pues mientras en Estados Unidos y Europa, el desempleo y la pobreza aumentan, Cuba, pobre y bloqueada económicamente, demuestra su capacidad de resistencia y avances, al trabajar en cuatro candidatos vacunales al mismo nivel del primer mundo, unido a la cooperación médica en más de 40 países para salvar vida y no muertes, como hacen los yanquis con sus guerras injustificadas.

Ejemplo de las diferencias se manifiesta en Italia, donde en el último año viven más personas en la pobreza absoluta, cinco millones y medio, cerca del 9,4 % de la población del país, cifra considerada la más alta de los últimos 15 años. Por eso a diario se observan largas filas para recibir alimentos ofrecidos por ONG, a quienes no tienen dinero para adquirirlos.

La pandemia expuso las debilidades del sistema capitalista, lanzando a la pobreza y el desamparo a millones de europeos, al no contar con respaldo del gobierno como sucede en la Cuba socialista a la que exigen cambiar su sistema. A pesar de las 242 sanciones impuestas en los 4 años de la administración Trump, ningún cubano quedó sin empleo y la población recibe una asistencia médica incomparable con la de otros países capitalistas.

Hoy países desarrollados y sin la guerra económica y financiera que padece Cuba, sufren pobreza financiera y social, pero para ese capitalismo en crisis los renombrados economistas no recetan cambios, a pesar del fracaso de la economía capitalista.

Estudios de la ONU afirman que, en el mundo, una de cada 5 personas está en riesgo de pobreza, porque los gobiernos ven el gasto social como un aumento de su deuda y no como una inversión para el desarrollo futuro, como sucede en el criticado sistema socialista.

Estudios de la OXFAM exponen que debido a la crisis económica provocada por la Covid-19, unos 2,700 millones de personas en el mundo no han contado con protección social y calculan que 500 millones ahora están subempleados o sin trabajo.

España atraviesa una crisis colosal, con frustración para sus ciudadanos, quienes observan que el gobierno solo ha aprobado el uno por ciento de las solicitudes de ayuda.

Austria,el sexto país más rico de la Unión Europea, anda por el mismo camino y muchos se han visto de pronto en las calles, ante la pérdida de sus empleos y pequeños negocios, sin un sistema gubernamental de apoyo.

La economía británica se contrajo un 9,9% en 2020, el mayor desplome en 300 años, y la alemana sufre su peor año desde la crisis financiera del 2008. Pero quienes llevan la peor parte son los trabajadores y los jóvenes, quedándose sin empleos y dinero para pagar la renta, electricidad, alimentación y otros servicios básicos, sin tener una pequeña canasta básica alimenticia que los respalde.

América Latina es otra muestra del fracaso neoliberal capitalista, donde la pobreza, y los más de 700,000 muertos por la Covid-19, es lo único que crece.

La Pandemia dejó al descubierto el agotamiento del sistema capitalista.

¿Será esa la receta perfecta que le proponen a los cubanos?

China con su sistema socialista particular, exhibe un crecimiento del 2,3 % del PIB en el 2020, pese a la pandemia, razón por la cual Estados Unidos y la Unión Europea no dejan de sancionarla, tal y como hacen con Rusia.

La vida se encarga de exponer la verdad. El sistema socialista trabaja por el bienestar del ser social y en el capitalismo hace todo lo contrario.

Cesen de malgastar millones de dólares para subvertir el orden interno de Cuba, acepten el socialismo y ocúpense de sus propios problemas; por eso José Martí afirmó:

“Lo que no se puede cambiar, ha de tomarse como es”.

 

https://davidson.cubava.cu/files/2015/01/CubaestrellaQueIlumina.jpg

Publicado por: David Díaz Ríos CubaEstrellaQueIlumina

 

Posted in Sin categoría | Leave a comment

La Patria, ¿ara o pedestal?

https://www.radiocubana.icrt.cu/images/jovenes-01-05-17.jpg

La Patria, ¿ara o pedestal? / Autor Enrique Ubieta Gómez

 

Se ha escrito ya demasiado sobre una canción que se sostiene solo por la algarabía mediática de quienes la pagaron y la patrocinan. Propongo algo diferente, un ejercicio casi docente: tomar un artículo mediocre recientemente publicado en El Nuevo Herald –ni superior ni inferior a otros muchos que aparecen cada día en ese medio, como parte de la campaña mediática desatada contra nuestro país–, que resume las principales matrices de opinión y de comportamiento que el imperialismo desea clavar en la conciencia y la conducta de sus lectores. La autora parece haber recibido un pliego de instrucciones y sin mucha imaginación, las coloca una tras otra. El hilo conductor es la canción prefabricada.

La primera afirmación, que probablemente tiene confundidos a muchos miamenses, es «que los cubanos ya no se callan». La oración pudo haber prescindido del «ya»: los cubanos simplemente no se callan, nunca lo han hecho. Es decir, no se callan en la cola del pan o en el centro de trabajo para criticar lo mal hecho, y no se callan cuando discuten a viva voz documentos trascendentales para sus vidas, que en ejercicio de auténtica democracia son puestos a discusión popular antes de su aprobación (por ejemplo, los Lineamientos del Partido o la nueva Constitución de la República), ni para expresar su apoyo a la Revolución. No se callan frente al imperio. Son la voz de los sin voz, de los que no pueden y también de los que no se atreven a hablar.

Por eso, el enemigo no nos entiende: se entusiasma con las expresiones críticas y se desconcierta ante un primero de mayo desbordado de alegría popular, o ante una asistencia masiva a las urnas y una aprobación de más del 86 % de la Carta Magna que consagra el socialismo a lo cubano. Asocia el «descubrimiento» del sentido crítico del pueblo cubano, a una crisis universal: la parálisis económica provocada por la pandemia. El cubano, por cierto, ha sentido orgullo en estos meses de la gestión sanitaria de su Gobierno y de la capacidad acumulada de sus científicos, y ha mostrado, dentro y fuera del país, su vocación solidaria.

Pero Cuba, a diferencia de cualquier otra nación, rica o pobre, enfrenta esa crisis global con un brazo y una pierna amarrados por el bloqueo. El procedimiento es cínico. El Gobierno estadounidense impide que llegue petróleo a Cuba o intercepta cualquier transacción bancaria, y la periodista, imperturbable, escribe: «la crisis provocada por un sistema ineficiente que culpa al embargo norteamericano».

Entonces evoca la canción que necesita vender, la que «se opone» a la consigna revolucionaria (patriótica) de «patria o muerte». Patria y vida, dice, como si nuestra consigna no significara, precisamente, «Patria y vida o muerte». La nuestra, a diferencia de aquella, proclama la disposición de los cubanos a defender, a cualquier precio, la Patria independiente y la Vida de todos. Pero la consigna se acompaña con una expresión que, lo comprendo, no les agrada: «¡Venceremos!».

El artículo, sin embargo, establece una relación sorprendente: la consigna revolucionaria que es llamada «apocalíptica» (la defensa, por cierto victoriosa, de la Patria y la Vida), se contrapone a lo que quisieran establecer como única preocupación de los jóvenes cubanos: el bienestar animal. De lo sublime a lo doméstico. Los jóvenes y los viejos cubanos queremos el bienestar animal y también el equilibrio ecológico dañado por el consumismo depredador del capitalismo. Y el Gobierno cubano acaba de aprobar un Decreto-Ley que lo consagra.

Entonces, introduce una comparación insólita: «para insertar así a Cuba en una voluntad de cambio, que se manifestó con protestas en varios países y en Estados Unidos con el movimiento Black Lives Matter». El movimiento aludido enfrenta el racismo no de un gobierno, sino de un sistema. Es potencialmente anticapitalista, porque las causas profundas del mal que combate las produce ese sistema. La indicación recibida al parecer por la autora, malamente cumplida, es voltear su sentido: emparentar a los defensores del capitalismo con sus impugnadores, anular el sentido revolucionario de la palabra «cambio».

El racismo, tal como lo conocemos, tuvo su origen en la colonización que acompañó e impulsó el desarrollo del capitalismo europeo en el siglo XV. Estos falsos rebeldes no conquistan territorios, venden el suyo: se ofrecen para restaurar el neocolonialismo en Cuba. Poco importa que sean de piel oscura, entre los voluntarios del ejército colonial español los había también. Pero Ted Henken, el agente que un día vino a observarnos y a mapear la blogosfera cubana, para comprar con becas y subsidios a los comprables, sabe que no es bueno visibilizar las ideas (mientras más abstractas o confusas, mejor) que el problema es de imagen, y dice con tono doctoral algo que la autora del artículo cita con entusiasmo: «El video retrata a siete hombres negros de orígenes humildes». Y la periodista reitera el mensaje cuando alude a los de la farsa de San Isidro, «en su mayoría visible (…) jóvenes negros y mestizos». Como si así no fueran, en su mayoría, los cubanos.

Negros, de origen humilde, fueron los hermanos Maceo, Quintín Banderas, Juan Gualberto Gómez, Jesús Menéndez, Juan Almeida, y son Esteban Lazo y Salvador Valdés (el presidente de la Asamblea Nacional y el vicepresidente de la República) entre miles de héroes y combatientes anticoloniales, muchos de ellos anónimos. Los africanos saben que Fidel Castro, de piel más clara, era «negro» como ellos. Pero la cosa, repito, es de imagen, por eso más adelante la periodista añade: «Jóvenes y con buen look, los intérpretes de Patria y vida son ‘‘gente con swing’’». ¿Creerán que la juventud cubana es tonta?

Es difícil hacer pasar la conducta de esos intérpretes como un acto de valentía. La articulista, sin embargo, lo intenta: «Esos artistas que, apartándose del adoctrinamiento, piensan por sí mismos, y luchan por expresarse libremente son ‘‘un error en el sistema’’». Durante meses intentaron navegar entre La Habana y Miami, huir de la política –lo advierto, es imposible–, pero la maquinaria de terror de la derecha miamense, no el calor de su pueblo que nunca objetó el ir y venir de los artistas, los acorraló. Casi los expulsan de Estados Unidos, la meca del mercado, les quitan el permiso de residencia y cancelan sus conciertos, por elogiar a los médicos cubanos o saludar al Presidente cubano desde el escenario. Son momentos en los que se prueba el carácter. Tuvieron que escoger entre Patria y Dinero, y optaron por lo segundo. Una opción terrible, que no pueden vender como acto de libertad. No les pongo adjetivos, pero ¿pueden entonces ellos hablar en nombre de la Patria?

El artículo va más lejos. Es imposible ocultar las fuentes de financiamiento de los activistas que llaman «independientes». La indicación es restarle importancia: «Uno de los insultos que persiste en los medios de Cuba contra los intérpretes es que son ‘‘pagados por el imperio’’. Esta fijación con un hecho que resulta común en todo el mundo, recibir pago a cambio de una obra artística, es particularmente chocante para cualquiera que viva fuera de Cuba y para muchos que están tratando de hacerse independientes en la isla». No es del pago a una obra artística de lo que se trata, es el pago para una aceptación espuria en el mercado que genera más ganancias. Es la colaboración con los enemigos de la Patria. ¿De verdad alguien cree que el salario de alguna institución estatal de tu país puede equipararse al dinero recibido del Estado que pretende sojuzgar a tu país? Ellos dominan los medios transnacionales, son dueños de las redes, y pretenden transformar a una minoría en mayoría. Pero la inmensa mayoría de los cubanos (de cualquier edad), ha elegido: la Patria es ara, no pedestal.

 

https://davidson.cubava.cu/files/2016/05/marti-uniss.jpg

“La Patria es ara y no pedestal”. José Martí

La Patria necesita sacrificios. Es ara y no pedesta. Se le sirve pero no se la toma para servirse de ella.

“A la patria no se le ha de servir por el beneficio que se pueda sacar de ella, sea de gloria o de cualquier otro interés, sino por el placer desinteresado de serle útil”.

 

https://davidson.cubava.cu/files/2015/01/CubaestrellaQueIlumina.jpg

Publicado por: David Díaz Ríos CubaEstrellaQueIlumina

 

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Aportes para un debate sobre la Patria y la Vida

http://www.escambray.cu/wp-content/uploads/2021/02/fidel.jpg

Aportes para un debate sobre la Patria y la Vida / Por DrC. Jorge Morales Brito. Profesor de Filosofía / Universidad de Sancti Spíritus “José Martí Pérez” (UNISS)

 

https://davidson.cubava.cu/files/2021/01/web-uniss-7-.jpg

La vida política de nuestra contemporaneidad, incluyendo la realidad cubana, ha traído consigo un efecto no del todo previsto por los clásicos del pensamiento revolucionario. Ocurre que junto a la inevitable y hasta temida “polarización” entre partidarios de antagónicos proyectos de vida (eso que Marx consideraba proceso de definición o concreción de alternativas históricas, que hoy denominamos núcleos duros de las distintas opciones políticas y, por tanto, nada temible para los revolucionarios) se crea una amplia gama de posturas intermedias, posiciones indeterminadas o dudosas.

En la propia región Latinoamericana esta legión de “indecisos” ha inclinado la balanza histórica hacia uno u otro proyecto. Pasar por alto la creciente heterogeneidad de nuestros “tejidos” sociales ha resultado costoso para muchos proyectos progresistas y revolucionarios. Las clases dominantes de siempre, dicho de manera vulgar, lo tienen más fácil en este sentido, ya que provocar el abstencionismo y el desencanto de esos indecisos es funcional para sus bien aceitadas maquinarias de reproducción del status quo.

También ha sido útil para los grupos tradicionales de poder el generar una poderosa industria del engaño, una maquinaria que produce mitos políticos y sin descanso va creando, capa tras capa, una imagen tan fetichizada del mundo que resulta válido hablar de una “segunda o tercera realidad” en la que viven muchos, tal vez demasiados seres humanos, como firmes creyentes en la eficiencia, infalibilidad o carácter inevitable del capitalismo. Los instrumentos culturales del sistema global han logrado el sueño que parecía imposible: un mundo en el que las victimas piensan como los verdugos y en el que los pobres quieren ser ricos sin eliminar la pobreza o la desigualdad.

¿Qué relación guardaría el escenario cubano con las tendencias políticas globales? A simple vista parecería que el sistema político de la isla, largamente legitimado por amplias mayorías no debiera preocuparse por dinámicas de la “democracia liberal burguesa”. Sin embargo, como alertaba en su momento un pensador clásico, al igual que los poetas, los discursos políticos deben cuidarse de caer en la tendencia a contentarse con el sonido de la verdad y no con la verdad concreta.

La Cuba que hoy disfrutamos y trabajosamente defendemos sigue siendo, a pesar de algunos discursos extraviados, escenario particularmente intenso de la lucha cultural y política del capitalismo por restañar las heridas de una hegemonía aún presente pero sujeta a frecuentes convulsiones. Respondiendo una primera parte de la pregunta, el escenario de confrontación se ha corrido un tanto al aspecto cultural (entendiendo aquí por cultural a los procesos de formación de conciencia, a la propia identidad ideológica de los implicados) porque no es tan peculiar ni tan novedosa esa tendencia dentro de la historia del capitalismo y, por otro lado, porque Cuba es un proyecto que no se desarrolla en una urna de pureza cristalina.

No es la primera vez — ni será la última — que un esfuerzo colectivo de los cubanos se vea obligado a enfrentarse a atrayentes mitologías dominantes. No resulta para nada casual que José Martí, en su momento, haya reconocido que “de pensamiento es la guerra que se nos hace, ganémosla a pensamiento”. Entonces y ahora el proyecto revolucionario ya consideraba la unidad no dentro de una falsa homogeneidad, sino dentro de una compleja y conflictiva diversidad. Y como bien se sabe, para unir la diversidad no basta ni la coacción ni el desconocimiento, hace falta convencer y crear conciencia.

A la claridad teórica, esa que permite adelantarse estratégicamente a los acontecimientos particulares, se une el impacto de las condiciones objetivas de la actual sociedad cubana. Los años noventa, si bien no generaron un derrumbe o desmantelamiento del socialismo en Cuba, como trágicamente ocurriera en la extinta URSS, sí provocó una reconfiguración del escenario político. Este último se encuentra muy distante de la otrora homogeneidad social de los 80, en los que eran muy similares para todos los participantes esos enfoques sobre qué tipo de políticas, de ciudadanos, de objetivos y de comportamientos sociales eran positivos, aceptables e, incluso, como se estila decir hoy: sostenibles para los cubanos.

La Cuba que hoy compartimos es genuinamente socialista en el sentido de ser, tal vez más intensamente que nunca, una sociedad atravesada por posturas antagónicas y de diferentes niveles de relación con lo que se entiende por realidad. A diferencias de décadas anteriores, en las que el elemento comunista del proyecto social cubano disfrutaba de bases tan masivas y monolíticas que casi era despreciable o se externalizaba al antagonista, la Cuba del siglo XXI permite en lo social y el lo ideológico la existencia de actores internos, autóctonos o externamente fabricados, que han venido a representar y tratar de imponer más o menos explícitamente la restauración del capitalismo.

Desde el enfoque liberal el escenario isleño no podría ser más propicio. Ya existe un mercado para las ideas liberales. Se parte del presupuesto de que sus consumidores estarían en aquellos grupos económicamente independientes o sustentados en la gestión privada, en los intelectuales que mantienen más vínculos con el mundo que con el país, en los seguidores de artistas poco o nada conectados con la institucionalidad gubernamental. Pero al consumidor objeto — como diría Marx — le es imprescindible un sujeto o productor-dirigente. En ese aspecto la maquinaria imperialista ha tenido las mayores dificultades para lograr los éxitos esperados en Cuba.

No es este el lugar para hacer el recuento de los apoteósicos fracasos de los liderazgos históricos de la disidencia en Cuba, pero para recordar los más sonados: presidentes que a caballo de agresiones mercenarias nunca llegaron a ejercer su alta magistratura, guerrillas sin apoyo decisivo de la población “liberada” y metamorfoseadas en simple bandas criminales, intelectuales reprimidos que encontraron su libertad en el negocio de la propia oposición política, inválidos que como milagro cristiano se levantaron para caminar atléticamente hacia la madre patria de la industria cultural hegemónica. En fin, la historia de Cuba — testigo trágico del martirologio real de los intelectuales revolucionarios de ayer — ve repetida sus escenas como comedia, en un simulacro de liderazgo y de sacrificio de los líderes opositores de hoy.

Los fracasos tradicionales han convencido a los funcionarios norteamericanos, a sus especialistas en el tema Cuba y, digámoslo así, a los sectores más inteligentes de los grupos de poder imperialistas, que el Talón de Aquiles de la lucha por la transición al capitalismo en la isla sigue siendo su ausencia de liderazgo. Sobre todo, existe el reto de re-crear el prototipo de líder intelectual, estética o emocionalmente atrayente y, a la vez, preparado para debates complejos que ha marcado a la historia de Cuba en los últimos lustros.

Haciendo un recuento del escenario objetivo (eso que un clásico llamaría las condiciones de posibilidad para el despliegue de las opciones de pensamiento) el hecho práctico de que las posiciones ideológicas sean hoy muy diversas y complejas en Cuba afecta tanto a los continuadores del proyecto socialista como a sus detractores. Y es que “diverso” también significa que, a pesar de los esfuerzos y los recursos gastados en más de seis décadas de proyectos educacionales, el fortalecimiento en el país de las relaciones capitalistas de producción trae consigo correlatos culturales, tipologías de individuos y comportamientos propios de ese modo de vida, por demás inevitables, pero con un impacto muchas veces nocivo. En otras palabras, a la pobreza discursiva, a la ausencia de contenido y de propuestas concretas por parte de los nuevos activistas del cambio, se corresponde la fabricación de un espectador crédulo, escéptico o simplemente ansioso por protagonizar algo, participar el algo, destacarse en algo, ganarse la vida con algo, sin importar cuál sea el contenido de ese algo.

Tómese en cuenta que los actuales guerrilleros comunicacionales del liberalismo en Cuba, aunque incluyen a algún que otro académico extraviado, se rigen en su amplia mayoría por la fabricación mitológica, por la amenaza o la descalificación radical o, en el mejor de los casos, se apoyan en la formalización extrema del diálogo que raya en la escolástica. Para este tipo de actor político, virtual o más cotidiano, sólo hay entendimiento cuando se aceptan los principios dogmáticos de que el único problema que afecta el desarrollo de Cuba es la existencia del gobierno dictatorial comunista, de una supuesta sumisión masiva del pueblo y de una intensa represión no presente en ninguna de las atrayentes democracias del primer mundo.

Ocurre que, aunque nos pese reconocerlo, ya existe en nuestro país ese prototipo de consumidor de la cultura chatarra y convenientemente enlatada del capitalismo mundial. Ello explica el porqué de tanto esfuerzo de la maquinaria política miamense por esquivar o colocar en segundo plano la búsqueda de su liderazgo o punta de lanza para el cambio en universidades, en los hombres de negocios o en la intelectualidad reconocida de la isla.

Como el sujeto político debe corresponderse con su objeto, la opción del momento son algunos representantes del arte, en especial prototipos cuya popularidad y capacidad para ser líderes de opinión no están basadas en su amplia cultura, preparación o conocimiento de las necesidades del país, sino en su éxito comercial, en la simplicidad de sus discursos si de contenido social se trata.

No intentaremos aquí profundizar en el problema de si estos “nuevos líderes” son buenos artistas, músicos o no, sino de analizar el misterio de su renovado protagonismo en la confrontación ideológica. La dialéctica en la relación dirigente-dirigido parece tener la respuesta para esta interrogante: mientras más peso tenga el consumidor pasivo y manipulable, más funcional será el encumbramiento de los líderes mito maníacos, torpes o simplemente arquetipos-espejo de la “masa” que se pretende conducir. El ejemplo vitrina de este fenómeno se encontrará, precisamente, en la ansiada metrópoli de la disidencia, en la cual se produjo la llegada de un Donald Trump al puesto de mayor poderío en la jerarquía del sistema político mundial. ¿Por qué Cuba tendría que ser una excepción? Esto podrían preguntarse los tanques pensantes de la transición cubana hacia el capitalismo y, por carácter transitivo, sus seguidores internos.

¿Qué hacer? Problemas candentes de nuestro movimiento

Con el atrevimiento inicial de comenzar con las palabras de un revolucionario eminentemente práctico, debemos dejar sentado el principio de que no existen recetas fijas para los retos que se acumulan hoy ante los revolucionarios cubanos. Si hay un principio que lo mejor del pensamiento universal nos ha facilitado es aquel que reza que el método para resolver los problemas prácticos no se produce desde fuera, desde la pura academia o desde el pensamiento teórico aislado, sino que el método surge como comprensión teórica de la lógica presente en el objeto.

En primer lugar, el proyecto socialista cubano se ve obligado (y esto ya es tendencia de la práctica y no simple opinión de quien escribe estas líneas) a realizar movimientos tácticos y estratégicos. En el primer caso, existe la necesidad de movilizar (no en el sentido esquemático de emitir órdenes, sino de realizar convocatorias racionales y justas) a los artistas, creadores, estetas y promotores espirituales en el país que, por sus capacidades y por su arraigo en el pueblo sean capaces de desnudar el carácter ilegítimo y las verdaderas intenciones de un liderazgo basado en las confusiones. Si de popularidad y calidad artística se trata, el proyecto cubano tiene muchas historias de éxito y de consagración que mostrar como alternativas a los demiurgos y a los agentes del mercado.

Estratégicamente hablando, la revolución tiene en sí misma un gran reto y es el de mantenerse como una revolución cultural, como un proceso que sin sacrificar su esencia es capaz de incluir lo mejor del arte y la creación en nuestro país. La historia del siglo XX ha mostrado que cuando en la lucha sociopolítica un proyecto, aunque justo y popular, ha perdido el apoyo de los intelectuales, artistas y científicos, su camino se volvió extraordinariamente difícil, más inclinado a ejercer la violencia revolucionaria, tendencia que puede resultar poco efectiva en el contexto actual.

Otro aspecto a destacar en este rejuego de propuestas ideológicas tiene que ver con la necesidad de no perder la iniciativa estratégica. El carácter asimétrico de los recursos ha provocado que no pocos proyectos socialistas y revolucionarios se hayan encerrado en una lógica en la que, continuamente, se espera que el antagonista emita su mensaje, su acción o dinámica, para luego dedicarse simplemente a refutar o combatir dicha propuesta. En este círculo vicioso se reproduce la lógica del contendiente. Es lo que algunos especialistas llaman pensamiento colonizado. El socialismo cubano tiene la tarea de gobernar, subvertir la realidad y desarrollarse en la medida de lo posible y a veces de lo que parece imposible desde bases propias y basándose en su lógica universal. Cierto es que la lógica del socialismo se ve alimentada por la confrontación definitoria y por el contraste con las propuestas liberales, pero también esta necesita ser capaz de proponer y adelantar procesos que superen y sinteticen soluciones superiores a la simple resistencia, al síndrome de las comparaciones y al comportamiento de plaza sitiada. Negar la sociedad y la cultura capitalista es un momento, pero la construcción de una sociedad nueva es la síntesis superior que no se agota en las oposiciones formales.

En este sentido la Revolución Cubana tiene ante sí el reto de retomar la formación cultural de amplios sectores de nuestra ciudadanía, hoy más susceptibles a las lógicas del mercado y víctimas del más rampante pragmatismo cotidiano. Una cultura basada en el conocimiento, en la conciencia de los reales problemas y de las verdaderas necesidades de ese ente colectivo que somos los cubanos no se logra sólo desde las aulas, los medios de comunicación o desde la emisión de productos artísticos.

Si bien el aspecto decisivo para inclinar la balanza del apoyo popular siempre será la capacidad del proyecto socialista para solucionar las grandes aspiraciones e ideales de la mayoría, hoy resulta peligroso y casi suicida reproducir la dinámica clientelista en la que la ciudadanía espera todo desde arriba, desde un gobierno externalizado. Tan nocivo resulta el fracaso económico material como la instauración de una dinámica en la que la libertad de los individuos se torna patente de corso para el libertinaje, en la que la ciudadanía caprichosa sólo tiene derechos y no conoce deberes, en la que por temor a esas añejas acusaciones de totalitarismo la sociedad organizada se retira para dejar el espacio público prisionero de las indisciplinas sociales y del relativismo de algunos intelectuales de gabinete.

Hoy más que nunca se cumple aquella máxima de que los revolucionarios no se forman recibiendo sólo derechos y artículos de consumo, sino que la creación de tareas revolucionarias es la principal fuente de sujetos a la altura de su momento histórico. A diferencia de la opción liberal en la que el abstencionismo, la apatía o la confusión ideológica son consustanciales y funcionales al éxito del sistema, para el socialismo cubano es cuestión de vida o muerte desarrollar el conocimiento y la participación ciudadana. La verdadera participación, que siempre es consciente, resulta necesidad inseparable del proyecto.

Si la tarea más revolucionaria de hoy es producir con eficiencia y calidad, la principal responsabilidad de los decisores y gestores es la de facilitar las condiciones para que el trabajo sea la principal fuente de riqueza, de bienestar y de diversidad progresista en nuestro país. Ya de por sí, el éxito de las empresas colectivas y de los esfuerzos comunes resulta un obstáculo para el desarrollo del individualismo, del egoísmo y para la enajenación que hoy se oculta en el supuesto éxito comercial de ciertos artistas empresarios.

¿Por qué somos un país de Patria o Muerte?

La reciente emisión de una supuesta alternativa a un principio emanado del proceso revolucionario cubano sirve de material para revelar la esencia de las opciones enfrentadas. Curiosamente, se supone que un eslogan cargado de formalidad y de apariencias se convertirá en una contundente novedad y en fuente para la verdadera transformación de todo lo existente. “Patria y Vida” — reza el discurso en cuestión y tal parece que lo revolucionario, contestatario o novedoso sería el cambio de la “o” por la “y”, así como la evidente y casi “caída de la mata” superioridad de la vida sobre la muerte.

http://misiones.minrex.gob.cu/sites/default/files/styles/750_ancho/public/imagenes/editorniger/articulos/euh6rrlxaaeuftq.jpg?itok=eINTQm7-

«Voy a usar hoy una frase, no definitiva, porque nosotros no debemos renunciar a la idea de Patria o Muerte, ni a la idea de Socialismo o Muerte, y voy a decir como dijo una joven diputada en la Asamblea Nacional: ¡Patria y Vida! ¡Vida para ustedes es la que queremos!».

Propio de esas ideologías que — como dijera irónicamente alguien en su momento — se pueden refutar dándole patadas a una piedra, la propuesta contestataria se presenta como rica, dialéctica, funcional o como diría uno de sus doctos defensores, superadora de una lógica binaria simplista que se supone, está presente en el principio de Patria o Muerte.

https://davidson.cubava.cu/files/2021/02/fidel-patria-om-muerte-65.jpg

Observemos las cosas con detenimiento. Ocurre que los maestros de la supuesta dialéctica librepensadora suelen caer en interesantes mitomanías creacionistas. Nos intentan convencer de que hay un movimiento real, un cambio, una superación o negación dialéctica en colocar un juicio analítico en lugar de una contradicción real como centro de los objetivos de toda la sociedad cubana.

Incluso la más simplista de las definiciones, esa de los pueblos que están camino a formar su identidad aún no consolidada, tiende a identificar o a colocar como sinónimos a la Patria y a la Vida. Por lo tanto, gritar desaforadamente o colocar carteles “subversivos” que repitan continuamente esa frase no hace más que reproducir una tosca tautología, es un señalar lo que la infancia de los pueblos y de los individuos ha descubierto hace mucho tiempo, es descubrir el agua tibia y presentarla, a su vez, como el hallazgo más grande de la historia. Decir Patria y Vida es como decir Vida y Vida o Patria y Patria. No hay enriquecimiento o aporte o síntesis en esa frase, porque no hay contrarios, ni contradicciones, ni conocimiento nuevo, sino un regodeo en el detalle de que una cosa incluye o se identifica con la otra.

https://davidson.cubava.cu/files/2021/02/patria-o-muerte.jpg

Somos un pueblo de Patria o Muerte y ¡Venceremos!

Los disidentes formales que nos nacen hoy hasta en las ramas de los árboles, al amparo de la COVID-19 y de los impactos de la administración yanqui, asumen que el principio de Patria o Muerte es simplista, empobrecedor, propio de un pensamiento esquemático. Tal vez habría que recordarles a los teólogos del altar de la disidencia que esa disyuntiva no fue el fruto de una invención personal, sino resultado de las verdaderas alternativas históricas que se fue encontrando y que fue desarrollando el pueblo cubano a lo largo de su historia. Su acusación de esquemáticos no va en contra de los revolucionarios de hoy sino también contra los más universales como Félix Varela, Carlos Manuel de Céspedes o José Martí.

Y es que — aunque sea difícil de entender para algunos — la lógica de lo real no sólo admite identidades formales, como aquello de que la Vida y la Patria son una misma cosa, sino que la Patria no sólo se construye con prosperidad, buena vida, consumo, comodidades, sino que se consolida frente a retos y contrarios reales. Si los independentistas cubanos hubiesen seguido la lógica formal tendrían que haber llegado a la conclusión de que, aun en las peores condiciones de la tiranía colonial española, era mejor preservar la vida (recuérdese que en este tipo de razonamiento donde hay vida, por muy sumisa y miserable que esta sea, hay Patria) que insertar la posibilidad de la muerte como parte de la Patria. Las posiciones históricas de la entonces vanguardia criolla revelaron que, en efecto, el anexionismo presentaba a la Patria como sinónimo de prosperidad, sin importar la mediocre, limitada o elitista que fuese esta última.

Félix Varela, precursor del independentismo, ya se percataba precozmente de los problemas que podría traer para el proyecto de desarrollo colectivo el enfoque de un grupo social que se identificaba a sí mismo y a su propio bienestar con la Patria toda. El presbítero cubano contaba con la dificultad de que los grupos más privilegiados dentro de los cubanos siempre verían el bien en general como sinónimo de su propia y especifica prosperidad, mientras que el bien colectivo implicaba incluir, pero superar el estrecho marco de ese bienestar personalizado:

Nadie opera sin interés, todo patriota quiere merecer su patria, pero cuando el interés se contrae a la persona en términos que ésta no lo encuentra en el bien general de su patria, se convierte en depravación o infamia. Patriotas hay que venderían su patria si se les diera más de lo que reciben de ella.

Siguiendo los pasos de la crítica de los disidentes al “simplismo binario” del principio que se expresa en la declaración de Patria o Muerte, habría que recordarles que ese supuesto simplismo es que el asumieron los mambises cubanos ante las enormes dificultades que se levantaban frente a la revolución independentista. La firmeza de un principio justo, aún si no genera provecho a corto plazo, estaba muy claro para aquellos que, ante la superioridad numérica y económica de la metrópoli, peleaban convencidos de que vivir sin independencia era como estar socialmente muertos. Incluir el contrario dialéctico que es la posibilidad de la muerte no implica que los revolucionarios la prefieran o la busquen como fin máximo, sino que ella sirve para definir el valor de la independencia en esta contradicción real.

Dicho esto, queda claro que la disyuntiva revolucionaria que se expresa en la frase Patria o Muerte no implica escoger como objetivo la muerte, sino colocar el valor de la Patria tan alto que ni siquiera la posibilidad de perder la vida disminuye el valor de la primera. Tampoco esta frase consolidada por nuestra historia implica privilegiar la falta de prosperidad o el subdesarrollo, esa acusación ya es cosecha de los demiurgos del pesimismo miamense.

Hoy las redes sociales estallan con falacias que intentan resaltar que los revolucionarios son suicidas, incapaces de luchar por el bien colectivo, de pensar en la felicidad o de comprender la belleza. Son opiniones propias de aquellos que no comprenden ni lo que combaten, ni lo que quieren, ni las consecuencias de sus actos. No hay originalidad ni novedad en ellos, como no hay ningún cambio ni aporte en su eslogan identitario. Lo que sí se percibe en este último, lo hemos dicho más de una vez, es la lógica del anexionismo en la que la Patria es la riqueza y el negocio de cada cual.

Si alguien pudiese dudar de que las revoluciones verdaderas que se han desarrollado en Cuba han tenido como eje central la búsqueda del bien común, el desinterés de los revolucionarios plenos y la belleza intrínseca de la obra humana a realizar, habría que recordarles que dichos procesos fueron protagonizados por hombres como Martí que pensaron siempre que “la Patria no es de nadie: y si es de alguien, será en espíritu, de quien la sirva con mayor desprendimiento e inteligencia”.

Estamos esperando, probablemente en vano, el desinterés, la inteligencia y el desprendimiento de los que han intentado guiar al pueblo cubano con repeticiones absurdas.

https://www.uniss.edu.cu/wp-content/uploads/2021/03/jose-marti-580x326-1-580x310.png

Aportes para un debate sobre la Patria y la Vida / UNISS / Ágora

http://media.cubadebate.cu/wp-content/uploads/2020/03/patria_muerte_coubre-580x430.jpg

Fidel pronuncia discurso en las honras fúnebres de las víctimas de la explosión del barco “La Coubre” donde pronuncia por primera vez la consigna de “Patria o Muerte”, el 5 de marzo de 1960. Foto: Alberto Korda/ Sitio Fidel Soldado de las Ideas.

http://media.cubadebate.cu/wp-content/uploads/2018/08/Frase-3.png

https://davidson.cubava.cu/files/2015/01/CubaestrellaQueIlumina.jpg

Publicado por: David Díaz Ríos CubaEstrellaQueIlumina

 

Posted in Sin categoría | Leave a comment