Pretende la CIA engañar al mundo y acusar a Cuba

http://razonesdecuba.cu/wp-content/uploads/2021/03/CIA-contra-Cuba.jpg

Pretende la CIA engañar al mundo y acusar a Cuba

 

Queriendo pasar gato por liebre, Bill Burns, elegido por el presidente Joe Biden para dirigir la CIA, reconoció recientemente:

La Agencia Central de Inteligencia conformó a fines del 2020, un grupo de trabajo integrado por nuestros expertos, médicos, profesionales de recursos humanosprivacidad y libertades civiles, y en contrainteligencia, para formalizar la investigación sobre los misteriosos ataques contra diplomáticos estadounidenses en La Habana y brindar a los afectados, la atención médica y los recursos que el personal de la CIA pueda necesitar”.

Cinismo sin límites y más material para la farsa fabricada por ellos, con el único interés de complacer a la mafia terrorista anticubana que negoció con el presidente Donald Trump, a cambio de apoyarlo en sus políticas descabelladas.

En junio del 2017 Trump en su discurso en Miami anunció el recrudecimiento de la política contra Cuba y el desmontaje de la directiva del presidente Barack Obama, que favorecía un mejoramiento de las relaciones entre Washington y La Habana.

A partir de ese momento las sanciones contra Cuba fueron en aumento y al nombrar a Mike Pompeo como director de la CIA todo fue peor.

Él ejecutó la operación de los falsos ataques sónicos contra los diplomáticos yanquis en la Isla, con la finalidad de crear condiciones para el rompimiento de las relaciones diplomáticas restablecidas por Obama el 17 de diciembre de 2014, decisión que disgustó a la mafia anticubana de Miami, especialmente a Marco Rubio, Bob Menéndez y Ted Cruz, senadores de origen cubano.

Los ataques nunca existieron y por tanto tampoco sus efectos, evidenciado en que solo se “afectaron” los oficiales de los servicios de inteligencia, pero no sus familiares, a pesar de convivir en las mismas residencias, situación que no tiene la menor credibilidad científica.

Hasta el momento de la salida de Cuba, los supuestos afectados laboraban sin ningún síntoma visible, confirmando por sus visitas a restaurantes, bares y playas, hasta horas antes de la partida.

Más de treinta de los evacuados enviaron una carta al Departamento de Estados pidiendo continuar en La Habana, hecho que confirma el buen estado de salud y seguridad que gozaban en Cuba, porque de sentir temor por sus vidas no lo habrían hecho.

Hoy todos esos “afectados” trabajan y viven sin problemas, lo que contradice las versiones oficiales de que están “enfermos” y fuentes que pidieron no ser identificadas, alegan que a ninguno se le ha permitido hacer reclamaciones monetarias como indemnización, algo similar para los canadienses que fueron obligados a salir de Cuba, sin mostrar el menor síntoma de enfermedad.

La historia de la CIA en construir actos de ese corte es amplia y sus especialistas en crear pretextos acumulan una variada gama de operaciones, siempre acompañados de una poderosa y efectiva campaña de prensa para crear la matriz de opinión que desean lograr.

Una investigación ejecutada por la revista estadounidense New Yorker, afirma que la CIA comenzó a promover la tesis de que “el gobierno cubano, habían creado un nuevo tipo de dispositivo acústico de largo alcance, que le permitía dirigir ondas sónicas poderosas.  Después la CIA se opuso a la recomendación del Departamento de Estado de aceptar la cooperación ofrecida por las autoridades cubanas, porque la información que se compartiera podría ser usada por los perpetradores para mejorar sus acciones”.

Evidencias de que el objetivo era deteriorar las relaciones son múltiples, por eso la posición actual de la CIA es cínica e hipócrita.

Oficiales del FBI que viajaron a La Habana, en tres ocasiones, para investigar e intercambiar con sus contrapartes cubanas, declararon:

“Los encuentros se desarrollaron en un clima constructivo y profesional. Una vez culminadas las investigaciones pertinentes, inspecciones en las residencias, entrevistas y análisis de muestras de audio, no encontramos evidencias que permitan confirmar la ocurrencia de los citados ataques”.

Algunos analistas aseguran que el curso de la investigación no era del agrado de la CIA, y podría demostrar que la teoría de la “potente arma sónica” era falsa y por eso atrajeron a la misma a médicos que pudieran afirmar que los diplomáticos implicados presentaban daños físicos, algo difícil de contradecir, aun cuando las evidencias indican lo contrario.

El nuevo equipo de trabajo de la CIA se conformó a partir de la publicación de una investigación de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, que asegura no haber identificado la causa de las lesiones.

No obstante, las presiones de la mafia anticubana se mantienen para entorpecer una posible flexibilización de las medidas impuesta por Trump, reflejadas en la reciente declaración de Marco Rubio, actual vicepresidente del Comité Selecto de Inteligencia del Senado, durante la presentación de un proyecto legislativo que garantice una cobertura médica adecuada para las “víctimas” de la embajada de Estados Unidos en La Habana y del consulado en Guangzhou, China.

El propósito es no dejar morir el tema para continuar la acusación contra Cuba, China y hasta Rusia.

No por casualidad Tania Brugueras, artista cubana al servicio de los yanquis para sus acciones subversivas, declaró en octubre de 2020, que también había sentido un ruido extraño, como algo electrónico en su apartamento, ubicado en la Habana cerca de la embajada de Estados Unidos. Afirmó no saber cuál fue la intención del sonido, similar al que funcionarios de las embajadas de Estados Unidos y de Canadá, que les “causaron daños neurológicos”.

Recordemos que Estados Unidos ha fabricado muchos planes para engañar al mundo, entre ellos:

Operación Northwoods, para justificar una invasión a Cuba con el ejército yanqui en 1962, en el marco de la Operación Mangosta.

Operación Repudio, para confundir y acosar a los pilotos cubanos utilizando conversaciones radiales de otros pilotos radicados en Miami.

Operación Smasher,con el fin inhabilitar o desorganizar instalaciones de comunicaciones comerciales y militares en Cuba.

Operación Free Ride, para crear disturbios y sembrar discordia en la población cubana.

Operación Turn About, pretendía trasladar indicios de que el aprecio del pueblo hacia Fidel Castro había disminuido y existían planes para sustituirlo.

Operación Break Up, para provocar accidentes en la aviación, vehículos y embarcaciones, mediante la introducción de materiales corrosivos clandestinamente.

Operación Dirty Trick, a fin de presentar unaprueba irrevocable de que, en caso de que fallara el vuelo orbital tripulado MERCURY, la misma estuviera relacionada con Cuba.

Operación Full Up, para contaminar el combustible suministrado por la Unión Soviética y dañar la confianza.

La guerra en Irak: por las supuestas armas biológicas.

Es larga la lista de invenciones de la CIA. Por tanto, a otros con el cuento de los “ataques sónicos”, que a los cubanos ni al mundo ya nadie los engaña.

Preciso fue José Martí cuando dijo:

“Todas las vacilaciones buscan pretextos para engañarse a sí mismas”.

 

Tomado de El Heraldo Cubano

 

https://davidson.cubava.cu/files/2015/01/CubaestrellaQueIlumina.jpg

Publicado por: David Díaz Ríos CubaEstrellaQueIlumina

 

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Nativos digitales: Dependencia tecnológica y desarrollo intelectual

De nativos digitales a cretinos digitales

http://media.cubadebate.cu/wp-content/uploads/2020/07/Las-redacciones-se-mudaron-a-la-casa-de-los-periodistas.-Foto-Rafael-Mario-Quinteros-Clar%C3%ADn-580x326.jpg

Nativos digitales: Dependencia tecnológica y desarrollo intelectual

 

https://cubasi.cu/sites/default/files/styles/slider/public/imagenes/legado/es/G3/1d6465ecb8de6a96de86710e3ef83043_XL.jpg?itok=X3aZk2EKhttps://cubasi.cu/sites/default/files/styles/slider/public/imagenes/legado/es/G2/e71c1a183db2f659b5b4b60cf57519a8_XL.jpg?itok=p1HxstGz

Anestesiados por la tecnología

 

https://davidson.cubava.cu/files/2021/02/o-redes-socialea-1-0k-675x360-1.jpg

Anestesiados por la tecnología

-Primero las tecnologías coquetearon.

-Luego nos encandilaron.

-Ahora seducen y engatusan para abrir el camino a una dependencia quizás tan dañina como la del alcohol y el cigarro.

-Ya la ciencia comenzó a hablar alto y claro sobre la nefasta influencia de su demasía, en particular para niños y jóvenes nacidos en la era digital.

El neurocientífico Michel Desmurget, director de Investigación en el Instituto Nacional de Salud de Francia, publicó recientemente el libro La fábrica de cretinos digitales, donde ofrece amplia evidencia de cómo el actual uso excesivo de pantallas y dispositivos de esta naturaleza afectan gravemente, y para mal, el desarrollo neuronal de los más nuevos.

Demasiadas horas frente al televisor, los videojuegos, los móviles; demasiado tiempo abrazados a Internet y la banalidad ofrecida en bandeja de plata desde las redes sociales.

-¿Resultado?

-Según estudios realizados en diversas partes del mundo, por primera vez, los también llamados nativos digitales son la primera generación de la historia con un coeficiente intelectual más bajo que la anterior.

Semejante información se ha documentado en varias naciones, incluso con notable estabilidad socioeconómica como Noruega, Dinamarca, Finlandia, Países Bajos, Francia, entre otras.

Con la dependencia tecnológica —aseguran varias investigaciones internacionales—, los principales fundamentos de la inteligencia humana se ven afectados: el lenguaje, la concentración, la memoria, la cultura general…; impactos todos que, cuando menos, conducen inevitablemente a una caída significativa en el rendimiento académico.

No pocos padres espirituanos ahora mismo podrían dar fe de ello, después de enfrentar cada día disputas con sus hijos a ese respecto para lograr —dicho en lenguaje coloquial—, que suelten los teléfonos y cojan los libros, al menos unos minutos cada jornada.

Y eso que muchos progenitores, bien ocupados con la sobrevivencia cotidiana, ni siquiera se han enterado de que algunos de sus chicos, ya sea por avispados o por ingenuos, han comenzado a vender o regalar su identidad en Facebook para que otros publiquen sabrá Dios cuáles contenidos, también presuntamente tarifados.

Poner el grito en el cielo en este momento no llega únicamente porque la adicción a los medios digitales provoca males al cuerpo como el sedentarismo, dolores en la cervical o la espalda por las malas posturas; porque las pantallas pueden provocar resequedad y daños oculares; porque los audífonos acarrean sordera y hasta accidentes del tránsito.  

Esta andanada no solo se relaciona con los riesgos de que alguien manipule una imagen o distorsione datos personales para denigrar a otro con acoso físico o sicológico; con la enajenación y la evasión de los problemas que este exceso de tecnología genera; con el surgimiento de modelos alejados de la realidad y vinculados a controvertidos prototipos de éxito y reputación; ni con que estos medios demostradamente se utilicen en la guerra subversiva contra Cuba.

Sucede que ahora, además, los expertos aseguran que las pantallas recreativas subestimulan el intelecto e influyen en la maduración cerebral, sobre todo en las áreas relacionadas con el lenguaje y la atención.

-Dicho en otras palabras: el exceso en el uso de los medios digitales embrutece, afecta la escritura y la ortografía, quebranta la capacidad de pensar en profundidad y hasta convierte en medio tontos a los muchachos.

No se trata de satanizar ni renunciar al desarrollo y a las posibilidades evidentes que la tecnología ofrece al permitir acceder a una gama de contenidos no disponibles para generaciones anteriores.

-Resulta imprescindible la enseñanza escolar de las habilidades informáticas fundamentales, pues el empleo de estas opciones de forma intencionada y equilibrada mucho puede contribuir en la docencia y la investigación.

Aunque no pocas veces San Google les facilita tanto la indagación a los estudiantes, que dejan a un lado la lógica y el razonamiento para copiar cualquier respuesta, sin decantar, componer, ni juzgar los contenidos.

En verdad, resulta difícil encontrar un punto medio, sobre todo durante este último año, cuando el encierro social ha restringido las prácticas deportivas y culturales; cuando se sabe que los muchachos tienen a mano casi todo el tiempo, por lo menos, el móvil, el televisor, la computadora; y no precisamente en función del conocimiento, sino de trivialidades empobrecedoras o intereses recreativos, sazonados con la distracción de enésimas alertas y notificaciones.

Si bien resulta cierto que durante los meses de Pandemia Covid-19 estas poderosas herramientas digitales mucho han contribuido al trabajo, el estudio y la socialización a distancia, también se hace evidente que las circunstancias han convertido a los humanos en seres cada  vez más dependientes de la tecnología.

Según cálculos internacionales, las horas frente a la pantalla varían con la edad, pero antes de llegar a los 18 años los muchachos han pasado el equivalente a tres décadas escolares frente a estos medios.

A partir del criterio de que mientras menos pantallas mejor, los expertos recomiendan a padres y docentes utilizar las tecnologías, pero con moderación; dialogar sobre los demostrados efectos adversos de estas con las nuevas generaciones y predicar con el ejemplo porque no pocas veces quienes deben corregir esa distorsión resultan los primeros en practicarla.

Francia y algunos países asiáticos, incluso, van más allá y han comenzado a legislar contra estos dispositivos en la infancia y la adolescencia porque consideran que abusar de ellos constituye una irresponsabilidad que los jóvenes pagarán bien caro.

Las peores teorías vaticinan que los nativos digitales ni siquiera entenderán bien de computadoras y apenas servirán para usar aplicaciones digitales básicas, comprar productos en línea, descargar música y películas, entre otros oficios menores porque crecerán entecados por el entretenimiento soso, incapaces de actitudes reflexivas e inteligentes, poco creativos y nada revolucionarios.

Entonces, nada parece más atinado que la mediación adulta para orientar, enseñar y guiar a los más jóvenes en el fascinante mundo de las tecnologías, con el ojo puesto en aprovechar sus excelentes adelantos en función del crecimiento personal, de la calidad educativa y del desarrollo intelectual.

Sin ánimos tremendistas, algo urgente debe hacerse porque ningún padre debiera ser feliz con esa fatal profecía, con la idea de criar a sus hijos para que se conviertan en autómatas manipulables, solo interesados en la diversión y el entretenimiento, para que actúen como tontos mediocres, sin sueños ni pensamientos propios.

Autor: Mary Luz Borrego

https://www.cubaperiodistas.cu/wp-content/uploads/2021/02/PLANTILLA-CUBAPERIODISTA-horizontal-41-1020x642.jpg

http://www.escambray.cu/wp-content/uploads/2021/02/hipnosis-horizontal-1024x692.jpg

https://www.cubahora.cu/uploads/imagen/2017/08/07/xfm-aplicaciones-cubanas-foto-cubahora-03.jpg

 

https://davidson.cubava.cu/files/2015/01/CubaestrellaQueIlumina.jpg

Publicado por: David Díaz Ríos CubaEstrellaQueIlumina

 

Posted in Sin categoría | Leave a comment