¿Quién está detrás del show anticubano en San Isidro?

La farsa de San Isidro Foto: Tomada de Internet

1-¿Quién está detrás del show anticubano en San Isidro? (+Videos) / Autor Raúl Antonio Capote

 

No permitiremos falsos shows mediáticos anticubanos e injerencistas patrocinados y financiados por Imperialismo Yanqui, difundidos por los grandes medios y redes sociales que alientan desacato, desobediencia, ilegalidades, subversión, odio, desunión, ultraje e irrespeto a los símbolos nacionales

Estados Unidos: Doce presidentes y más de sesenta años de agresiones contra Cuba | Cuba no cedió ante los golpes duros y tampoco cederá ante los golpes suaves

 

La cotidianidad de San Isidro, en La Habana Vieja, se ha visto alterada por un grupo de personas -14 en total, 4 de ellas pertenecientes al llamado Movimiento San Isidro-, quienes se han convertido en centro de un nuevo show contrarrevolucionario, auspiciado y apoyado por el gobierno estadounidense

 

La farsa de San Isidro

Desde fines del siglo XIX, el barrio de San Isidro, en La Habana Vieja, se convirtió en «zona de tolerancia».

Barrio de gente humilde, vejado por la presencia de marines yanquis que desembarcaban en busca de diversión y sexo barato. Su vida cambió al triunfar la Revolución en 1959.

La otrora escarnecida barriada habanera cuenta hoy con 14 consultorios médicos, una clínica de medicina tradicional, una clínica veterinaria, tres círculos infantiles, un jardín infantil y cuatro escuelas.

Tuve la oportunidad de compartir con los vecinos del lugar, en un barrio-debate organizado por los cdr hace unos dos años, en homenaje al Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz.

Nos reunimos, sin tribunas ni discursos preelaborados, al pie de la Ceiba del parque. Recuerdo dos intervenciones, una en la que, a nombre de todos los vecinos, un compañero, desde su fe religiosa, declaró su apoyo incondicional a la Revolución.

La otra fue la de un anciano, quien llamó a sus conciudadanos a recordar lo que era aquel lugar antes del 59 y cómo muchos de ellos, siendo niños, conocieron casos de mujeres que fueron ultrajadas por los marines yanquis.

Sin embargo, estas historias conmovedoras de transformación social no son las que trascienden a los medios transnacionales de prensa y las redes virtuales que por estos días han fijado su atención en este populoso barrio.

Gobierno de Estados Unidos ofrece un millón de dólares a quienes alienten subversión en Cuba

https://davidson.cubava.cu/files/2020/09/usa_vs_cuba4.jpg_.jpg

USA vs Cuba: Nuevos millones para viejas infamias

Nuevo show anticubano

La cotidianidad en esta barriada se ha visto alterada por un grupo de personas -14 en total, cuatro de ellas pertenecientes al llamado Movimiento San Isidro-, quienes se han convertido en centro de un nuevo show contrarrevolucionario, auspiciado y apoyado por el gobierno estadounidense.

El espectáculo es muy similar al que, en otras oportunidades, han escenificado otros grupos mercenarios o títeres al servicio del gobierno de Estados Unidos. No olvidemos la connotada, por ridícula y falsa, «huelga del aguacate», en la que su promotora fue sorprendida degustando apetitosos menús.

No todos desempeñan el mismo papel en el performance: unos dicen estar en huelga de privación de comida y de agua, otros de comida y varios guara-cheando, según se puede apreciar en las transmisiones en vivo, especie de reality show que acostumbra a realizar el «movimiento» por las redes sociales, en actos de autopromoción o de reportes a quienes los financian.

Comprobante de compra de comida a través de TuEnvio Foto: Tomada de Internet

 

El grupo, por el momento, exige dos cuestiones: la primera, la liberación de Denis Solís González, presentado como un joven artista censurado, quien según alegaban estaba desaparecido después de ser detenido por la Policía.

Denis Solís actualmente se encuentra sancionado a ocho meses de privación de libertad por el delito de desacato a las autoridades. Este ciudadano no presentó recurso de apelación contra la pena.

Denis Solís González, presentado como un joven artista censurado Foto: Tomada de Facebook

 

La Agencia Cubana de Rap, institución cultural de reconocimiento internacional, desmontó el burdo argumento que esgrimen los manipuladores sobre su relación con el arte: «La voz de un principiante sin obra consolidada no puede invocarse como representativa de nuestro hip hop, mucho menos cuando se conoce que los intereses que defiende hacen parte del plan subversivo orquestado contra la Revolución Cubana».

La naturaleza de esta trama no demoró mucho en ser esclarecida hasta por el propio Solís González, quien, en un video difundido en las redes sociales, reconoció tener vínculos con personas que han financiado actos violentos contra Cuba, como es el caso de José Luis Fernández Figueras, acusado por la justicia cubana por pertenecer a un grupo terrorista radicado en Miami, quien le prometiera el envío de 200 dólares si cumplía con sus instrucciones.

¿Qué es el supuesto Movimiento San Isidro?

El fabricado Movimiento San Isidro, centro de un boom mediático orquestado por la articulada red de medios al servicio de los intereses de los EE. UU., no representa para nada al barrio humilde, laborioso y revolucionario del que han tomado el nombre y que repudia la presencia de personas que viven del escándalo, cometen acciones degradantes e incluso manipulan a menores de edad para sus performances groseros y provocadores.

¿Qué pretenden realmente los mercenarios de San Isidro?: Mara Tekach encargada de negocios de la Embajada de Estados Unidos en La Habana,2018-2020

Luis Manuel Otero Alcántara, a quien identifican como cabecilla del grupúsculo, tiene un abultado expediente de provocaciones, aupadas y arropadas por Mara Tekach, cuando fungía como encargada de negocios de la embajada estadounidense en La Habana. Entre los políticos a los que profesa admiración destacan congresistas que han impulsado el arreciamiento del genocida bloqueo en contra del pueblo de Cuba.

En los reality shows que acostumbran a hacer se puede apreciar la degradación existencial y cultural de su grupo y el vínculo con terroristas de Miami, que han ejecutado acciones violentas contra nuestro país.

Ultraje de Luis Manuel Otero Alcántara a la bandera cubana Foto: Tomada de Internet

En una de las transmisiones en vivo que hicieron, uno de los miembros del pretendido Movimiento saludó al terrorista William González Cabrera, responsable de financiar acciones contra instalaciones y establecimientos en Cuba, como fueron los intentos de incendio de una cafetería, de una barbería y de una bodega, y otro integrante del grupo preguntó por acciones que se realizarían con cocteles Molotov.

Mientras se tejía el guion del montaje de la solidaridad con Denis Solís, a sus «hermanos» de causa se les pudo ver fiestando en un video que circularon por las redes, actitud que contrasta con el martirologio que, con horas de diferencia, montaron.

El segundo pretexto que inventaron, para ganar popularidad con su provocación, es la eliminación de las tiendas en MLC, medida necesaria para enfrentar el recrudecimiento del cerco económico implantado por la administración de Donald Trump, agravado por la crisis generada por la COVID-19.

Llama la atención que a los mismos individuos que hacen esta exigencia les compran alimentos desde el extranjero en estas tiendas a través de una plataforma online, en medio de la huelga de hambre y sed que dicen sostener.

¿Quién mueve los hilos?

El nuevo show, instrumentado desde Washington y Miami, forma parte de los planes de subversión contra Cuba, y tiene antecedentes en otras acciones similares organizadas, ejecutadas y financiadas por ese gobierno en el afán de destruir la Revolución.

Si analizamos el modus operandi del llamado Movimiento San Isidro, encontraremos muchas regularidades presentes en la estrategia de Golpe Suave del manual del politólogo norteamericano Gene Sharp, al advertir varias similitudes entre los planes ejecutados en el Maidán ucraniano, las guarimbas venezolanas y las acciones de grupos de delincuentes durante el golpe de estado contra Evo Morales en Bolivia…

Se observa, como tendencia, que recurren a bandidos y a personas de baja catadura moral que se prestan para servir como agentes de un gobierno extranjero, con el fin de promover el caos y alimentar la narrativa de la violencia y la represión, propalada por una financiada y articulada red de medios digitales y tradicionales.

Funcionarios del gobierno de Estados Unidos no han escondido su complicidad con lo acaecido en La Habana, hecho que contrasta con la actitud de nuestro gobierno de no interferir en los asuntos internos de otros países.

Michael Kozak, subsecretario interino de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de Estados Unidos, ferviente promotor del bloqueo y del cierre de remesas, ha realizado varias declaraciones de apoyo al Movimiento San Isidro, al igual que el senador republicano por la Florida, Marco Rubio, cuyo prontuario anticubano es bien sabido por nuestro pueblo.

Tampoco podía faltar, si de injerencia se trata, Luis Almagro, secretario general de la desprestigiada OEA, quien no tardó en mostrar su apoyo a esta nueva acción anticubana.

Encuentro de contrarrevolucionarios con Luis Almagro Foto: Tomada de Internet

A los funcionarios yanquis, congresistas anticubanos y al secretario general de la OEA no les interesa la afectación a la salud que una actitud irresponsable pudiera tener para algunos de los involucrados. Lo que buscan a toda costa es desacreditar la trayectoria limpia y ejemplar de la Revolución, reconocida recientemente con la elección de Cuba como miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, y apoyar las justificaciones del gobierno de EE. UU. para el mantenimiento del bloqueo genocida que afecta a todo nuestro pueblo.

Esta acción provocadora, cuyos hilos se mueven desde Washington y Miami, pretende desconocer la rica historia de la Revolución, que no admite ceder a las presiones del imperio, ni de un puñado de marionetas. El pueblo cubano conoció en enero de 1959 el valor de la independencia, de la soberanía y del culto a la dignidad plena del hombre: a esas conquistas que tanta sangre gloriosa han costado no está dispuesto a renunciar.

Las acciones terroristas de Estados Unidos contra Cuba forman parte, también, de nuestra memoria histórica Foto: Tomada de Facebook

Denis Solís González, presentado como un joven artista censurado Foto: Tomada de Facebook

 

Usan niños para sus intereses políticos Foto: Tomada de Facebook

Suministro de alimentos para la casa donde están supuestamente en huelga de hambre Foto: Tomada de Internet

 

Fuentes:

¿Quién está detrás del show anticubano en San Isidro? (+Videos) / Autor Raúl Antonio Capote / Granma / Razones de Cuba

 

2-San Isidro, lo que callan convenientemente / Reinier Alejandro

 

En las últimas horas voces diversas se han pronunciado sobre los sucesos que protagonizan miembros del denominado Movimiento San Isidro. Dos elementos principales nos llevan a muchas personas a cuestionarnos varias cosas, desde el motivo que justifica sus acciones (la detención y sentencia del ciudadano Denis Solís) hasta la supuesta huelga de hambre.

Analicemos cada una por separado.

Denis Solís cometió un delito de desacato incuestionable. El código penal cubano, en su artículo 144.1, establece que “El que amenace, calumnie, difame, insulte, injurie o de cualquier modo ultraje u ofenda, de palabra o por escrito, en su dignidad o decoro a una autoridad, funcionario público, o a sus agentes o auxiliares, en el ejercicio de sus funciones o en ocasión o con motivo de ellas, incurre en sanción de privación de libertad de tres meses a un año o multa de cien a trescientas cuotas”.

En virtud de ello, Denis Solís fue sancionado por un tribunal, con todas las garantías procesales. No se trató de un delito improbado o improvisado. Basta ver la prueba principal, el video que el propio Solís hizo el favor de grabar y subir en directo a las redes sociales. En este material se constata, sin dificultad alguna, todo lo que establece el delito de desacato en Cuba.

Desconozco qué fue a hacer el agente de la autoridad a casa de Solís, pero era evidente que estaba en el ejercicio de sus funciones cuando ocurrió el desacato. Se trata de un oficial de la Policía Nacional Revolucionaria, con el grado de Capitán, que supuestamente entró a su casa sin permiso —algo que no queda claro en el video— a quien Solís amenaza, calumnia, difama, insulta, injuria y ofende de todas las maneras posibles.

Frases como “esbirro”, “sicario”, “penco envuelto en uniforme”, “rata”, “mariconsón” y “capitana” salieron violentamente de la boca de Solís durante poco más de siete minutos y quedaron a disposición de todos para ser consultada en las redes. El agente de la autoridad solo se retiró del lugar y fijó en su celular la actitud de Solís, quien, además, amenazó con escupirlo si regresaba.

¿Cuál habría sido en los Estados Unidos, por ejemplo, la actitud de un policía ante un hombre joven y negro que lo increpa, lo ofende y lo desafía?

Sabemos de sobra la respuesta. Donde menos posibilidades tendría de llegar es ante un tribunal. Con buena suerte quedaría paralizado de por vida tras recibir más de siete disparos a quemarropa o moriría ahogado con una rodilla sobre su cuello.

Ceder y liberar a Solís es sentar un precedente para el caos y la anarquía en el país, donde cualquier delincuente sentirá que arropándose en el papel de “opositor” tiene el derecho o una patente de corso para irrespetar o atentar contra la autoridad.

¿Toleraría el sistema policial y judicial norteamericano, o de cualquier otro país capitalista, que un ciudadano que se proclame comunista y opositor, desacate su autoridad y quede impune?

La respuesta es clara también y sobran ejemplos.

Pero el asunto no queda solo en el delito de desacato. Recién acaba de trascender un video donde se ve a Denis Solís, en un perfecto primer plano, reconociendo de manera clara y directa, sin tapujos, que recibía dinero de cubanos asentados en EE.UU., relacionados con actividades terroristas, para que este realizara acciones contra la Revolución cubana, que no se especifican, y que arrastrara consigo a los miembros del Movimiento San Isidro.

Se trata de José Luis Hernández Figueras, radicado en el sur de la Florida, miembro de la organización terrorista autodenominada “Lobos solitarios” y a quien un material divulgado en el sitio Razones de Cuba, asocia como autor de varios hechos de sabotaje en Cuba, circulado por las autoridades cubanas desde el año 2017.

Durante su directa del desacato al oficial de la policía, Solís se identifica claramente como un “lobo solitario”.

Solís no ha sido juzgado por nada de lo anterior, es solo una declaración de su propia voz, pero suficiente para tener claridad de que no estamos ante el pseudoartista inocente, ni ante la víctima que quieren pintarnos, lo que se hace extensivo al Movimiento San Isidro.

Esta es la causa de la llamada huelga de hambre que dicen realizar los miembros del Movimiento San Isidro. Se trata de una acción de presión sin razón, ni base alguna.

Todo lo que ha acontecido alrededor de esta huelga, guiándonos por las informaciones que publican los presuntos huelguistas en sus redes sociales, deja mucho que dudar.

El escepticismo mayor nos llegó a muchos durante el fin de semana. Al mediodía del pasado sábado, medios como Cibercuba y algunos amigos de los integrantes del Movimiento San Isidro, utilizaron frases como “muy débiles”, al “borde del colapso” o hacían alusión a una muerte inminente de los huelguistas, porque habían pasado 72 horas y tres de ellos no habían bebido un sorbo de agua, ni ingerido un grano de arroz.

Algunos incluso publicaron lo que la ciencia ha demostrado que le pasa al cuerpo humano cuando es llevado a estos extremos, en ese preciso tiempo, poniendo énfasis en procesos de deshidratación, deterioro encefálico, cardiovascular y renal, entre muchos otros.

Para la media tarde del sábado todo pintaba un panorama apocalíptico y terrible. Leyendo lo anterior cualquiera podía pensar en jóvenes moribundos, incapaces de valerse por sí mismos y en una inminente muerte en masa. Era lógica la empatía y solidaridad de muchos que pensaron con el alma limpia y no con el morbo político de la situación.

Pero horas después, la media-noche trajo sorpresas cuando envueltos en una riña personal contra un agresor externo, los que nos habían dicho que estaban en las últimas, aparecieron frente a las cámaras de los celulares con energías renovadas, agresivos, violentos, muy vitales. Corrían con espíritu guerrero de un lado a otro, hablaban con coherencia durante transmisiones en directo, fumaban cigarrillos, se valían completamente por sí mismos.

Faltaban pocas horas para que hicieran cuatro días que llevaban sin probar una molécula de agua, ni un grano de frijol. ¿Cómo se pudo pasar de un estado de gravedad extrema a este de vitalidad sin límites, literalmente de la tarde a la noche? ¿Es posible a 96 horas de una huelga extrema, de sed y hambre, por muy fuerte que sea el organismo, tener tal condición física? ¿Estamos ante una huelga o ante ayunos prolongados, en los que solo se come, por ejemplo, una vez al día?

Durante el cuarto día continuaron mostrándose vitales, consultando sus celulares, con la piel brillosa de sudor o mostrando afecto y atención hacia sus seres queridos. Una de las que se dice huelguista de hambre, no de sed, Ileana Hernández, que juega al papel de reportera, hace varias transmisiones en directo, donde habla, camina, dialoga y en ninguna hay asomo de fatiga, ni de hambre.

En lo personal, lo anterior me resulta suficiente para dudar de lo que hoy ocurre en San Isidro. Que comiencen a mostrar fotos, presuntamente débiles, pudiera ser una acción lógica ante los gazapos anteriores.

De existir realmente algún tipo de huelga, quisiera sinceramente que la afectación en términos de salud para esas personas fuera mínima, que la depongan sería lo mejor solo para ellos. Son seres humanos por encima de todo, y nadie merece sentir, ni que su cuerpo padezca, los terribles efectos que dejan acciones de este tipo. La Revolución nos enseñó desde su gestación en la Sierra Maestra que la salud del enemigo se respeta.

De persistir, lo estarían haciendo sin causa justificada. El argumento de la liberación de Denis Solís carece de total sustento. Sería lo mismo que hacer una huelga de hambre abogando por un país de caos y anarquía total. Algo totalmente absurdo e irracional.

Mientras, muchos seguirán alimentando su morbo mediático. A muchos de esos no les importa la salud de esas personas e incluso quisieran un desenlace fatal, porque es lo que más les sirve para sus ataques a la Revolución cubana. Por ello, la realidad de todo lo que pasa en San Isidro la callan convenientemente.

El Movimiento San Isidro nunca podrá movilizar al pueblo de Cuba, quedará siempre en sus acólitos aislados. La imagen de este agrupamiento es degradante a los mejores valores del pueblo cubano y a la decencia ciudadana; es transgresora de todas las herencias culturales del país; representa lo peor de la nación por su decadencia, chabacanería y vulgaridad visibles en cientos de horas de transmisiones de video que ellos mismos han realizado.

La lectura de poesía, de una semana para acá, no podrá arrancar de tajo la grotesca imagen que han sembrado.

Es un movimiento carente de soberanía, donde precisan del financiamiento externo y de los consejos y la atención del representante norteamericano en La Habana, de afanarse de su trumpismo medular, de exhibir gloriosos la bandera del país que más daño ha hecho a Cuba.

Es un movimiento que no pasará de ser la caricatura que siempre ha sido la contrarrevolución en Cuba.

 

Fuente:

San Isidro, lo que callan convenientemente / Reinier Alejandro / Razones de Cuba

 

3-No hay movimiento en San Isidro /Pedro Jorge Velázquez / Redacción Razones de Cuba

 

Más allá de su nombre y del boom mediático que suelen generar, producto de la red que funciona desde hace muchos años y que ni siquiera tiene su cabeza jerárquica en Cuba, el Movimiento San Isidro es un grupo inmóvil, estancado, repetitivo, infértil, eco de todo lo que nos oprime y de nuestro pasado más oscuro, reflejo de aquellos gobiernos que asesinaban como devolución ante la protesta.

Si la Revolución no se hubiese hecho, los muchachos del Movimiento San Isidro ya estuviesen baleados en una esquina, como estuvieron los del Movimiento 26 de julio en su momento (por favor, salven las distancias porque sé que la comparación es poco halagüeña). Si la Revolución no se hubiese hecho, San Isidro no existiera porque es un movimiento que no anhela nada de lo que hoy podemos nombrar como soberano y nuestro.

Analizar el caso San Isidro merece, a mi juicio, más que los condimentos sentimentales. A cualquiera, por supuesto, le duele que unos jóvenes estén (de estarlo) en una huelga de hambre o en una de sed por decisión política. Realmente no creo que ningún cubano en su sano juicio les desee un mal mayor. Pero ya de ahí, a volverlo un tema de alcance nacional, donde los miembros culpan al gobierno cubano de una decisión como esta, va el típico oportunismo que se repite una vez más y se vuelve cada vez más tétrico.

Matizado esta vez con la exigencia de que quiten las tiendas de MLC, sino sus miembros seguirán en huelga hasta morir, porque se debe hacer (y ya esto roza lo absurdo) lo que un grupito cree que debe hacerse y de la manera que ellos dicen. Ningún gobierno en el mundo actúa bajo esa presión y menos cuando es de parte de una minoría con tan poca representación. ¿Qué será lo próximo que pidan en la próxima huelga? ¿La renuncia del presidente? Vaya, algo así me estoy esperando ya. Bajo esta combinación, todos los días alguien proclamará una huelga de hambre hasta conseguir lo que cree que debe hacerse según él mismo. ¿Esa es la democracia a la que aspiran?

En San Isidro hoy vemos un grupo de jóvenes que desconocen para qué se hizo la Revolución, que no es más que una fórmula sin novedades ni métodos distintos, que le dan la espalda al pueblo y por ello el pueblo le da la espalda a ellos. No busque otra explicación. No trate de mentirse a usted mismo creyendo que el pueblo cubano es inmóvil y no responde ante este «esfuerzo sobrehumano que se hace hoy en San Isidro».

Entienda que el pueblo cubano no responde porque el Movimiento San Isidro no los representa, no les ha resuelto nada, no les propone nada nuevo, no les muestra un futuro parecido a sus aspiraciones ni les enseña el camino de la esperanza y ni siquiera, digámoslo claro, sabe quiénes son. Lo que se mueve en La Habana es diferente a lo que se mueve en el resto del país. En mi cuadra nadie sabe lo que es el Movimiento San Isidro, aunque esta semana haya salido en el Washington Post.

No se engañen. El pueblo vive sus problemas cotidianos, piensa en ellos, se preocupa, los discute; pero entre ellos no está San Isidro, entre ellos está cómo echar p’alante y cómo mejorar este proyecto.

 

El primer respeto que deben exigirse como grupo es dejar de cobrar dinero que llega directamente del gobierno de Estados Unidos, a través de organizaciones como la Fundación Nacional Cubana Americana, lo que es considerado en cualquier país del mundo un delito penal. Hablar del Movimiento San Isidro sin mencionar esto se vuelve, digamos, más fácil. Así quizás nadie te tilda de «oficialista» o «comecandela», aunque estés obviando la verdad.Pues…una pena tener que repetirlo y que suene a discurso de tribuna, pero la verdad ha de decirse como es.

Es muy cínico y retorcido que apoyen las prohibiciones de remesas hacia los cubanos, mientras ellos cobran las suyas fácilmente. Apoyan las políticas de Donald Trump y después se preguntan por qué el pueblo cubano no los apoya. Le ronca.

En algunos videos grabados por ellos mismos se ve la degradación existencial y cultural de este grupo, donde uno de ellos, el líder, caga con la bandera cubana encima como forma de expresión artística; eso sin mencionar la falta de preparación política, teórica, ética, filosófica y económica que influye directamente en sus métodos. No sigamos detrás de un suceso que no se gesta en Cuba ni es un resultado enteramente espontáneo de nuestro contexto. San Isidro no se mueve, está quieto, varado en los momentos que ya sufrimos y en las contradicciones que ya superamos. Cuba no está en el Movimiento San Isidro y el Movimiento San Isidro no representa a Cuba.

Ojalá no sigan con esta huelga. Me hará bien saber en los próximos días que sus estados de salud están bien; pero si deciden seguir y sus condiciones de salud se complican, sé, y tengo sobradas razones para creerlo, que en nuestro sistema de salud pública los atenderán gratuitamente como harían con cualquier cubano. La mano de un médico posará sobre quien lo necesite. Eso, al final, es lo que San Isidro parece desconocer. Eso se llama Socialismo y se apellida Revolución.

 

Fuente:

No hay movimiento en San Isidro / Pedro Jorge Velázquez / Redacción Razones de Cuba

 

Denis Solís González, presentado como un joven artista censurado. (Foto: Tomada de Facebook)

Lo del llamado Movimiento San Isidro no difiere de otros espectáculos protagonizados por grupos mercenarios o títeres sin escrúpulos al servicio del gobierno de Estados Unidos, que pretende promover en Cuba el clima de desobediencia civil consignado en sus manuales

 

4-La farsa de San Isidro en Cuba, testimonios de Denis Solis González sobre su vinculo con terrorista en EE.UU

 

Durante los últimos días, se ha amplificado en medios digitales subversivos contra Cuba, las demandas de contrarrevolucionarios que se radicaron en una vivienda ubicada en el consejo San Isidro en La Habana Vieja, al pronunciarse en favor de la liberación de Denis Solís González, quien actualmente se encuentra sancionado a ocho meses de privación de libertad por el delito de Desacato a las autoridades.

El propio ciudadano Denis Solís González, a quien se le han respetado todas las garantías legales y sus derechos, reconoció que no sólo se vincula al grupúsculo contrarrevolucionario conocido por Movimiento San Isidro, el cual recibe desde los Estados Unidos, financiamiento y orientaciones para desarrollar sus acciones con fachada intelectual o artística.

También certificó estar asociado a Jorge Luis Fernández Figueras, un cubano americano radicado al sur de la Florida que se encuentra acusado en ausencia por el delito de Sabotaje, y de quien ha recibido indicaciones de perpetrar acciones subversivas y de desobediencia civil en el territorio nacional.

En las publicaciones de quienes se prestan para el juego anticubano, se observa su falta de civismo y cómo han pretendido utilizar la situación para hacer gala de sus mentiras, entre las que figura una supuesta “huelga de hambre” que ha sido desenmascarada por las evidencias públicas y por el perfecto estado de salud de sus falsos protagonistas.

Ante estos hechos de burda manipulación política, la sociedad cubana rechaza semejantes actos provocativos que intentan desestabilizar la tranquilidad ciudadana mediante el aliento a la desobediencia civil y el desorden público, que como es costumbre, han contado con la respuesta oportuna de todo un pueblo que ha decidido por más de 60 años seguir haciendo Revolución.

5-Agencia Cubana de Rap repudia burda manipulación política en torno a Denis Solís González

 

Hace varios días, como consecuencia de una acción de desacato a un agente del orden público, el ciudadano cubano Denis Solís fue sancionado a ocho meses de privación de libertad. Este hecho ha sido magnificado por un grupo de connotados contrarrevolucionarios, quienes alegan abuso físico y censura a un joven artista, sin mostrar la menor evidencia del presunto maltrato policial ni de la obra creativa de Solís.

No ha faltado, sin embargo, la declaración pública de Michael Kozak, subsecretario interino de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de los Estados Unidos, que fue inmediatamente secundada por el senador republicano por La Florida, Marco Rubio y replicada por la maquinaria mediática contrarrevolucionaria y su séquito en las redes sociales.

San Isidro, un acto de reality show imperial: El líder de llamado movimiento San Isidro junto a la ex encargada de negocios de la Embajada de Estados Unidos en La Habana, Mara Tekach

Por su parte, Mara Tekach, conocida por su accionar subversivo desde su cargo anterior en la embajada de los Estados Unidos en La Habana, también mostró su solidaridad con el “artista cubano”, ahora desde su función de coordinadora de la Oficina de Asuntos Cubanos del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

Dicho en otras palabras, la provocación de un supuesto rapero cubano concita de inmediato la atención de altos funcionarios del Departamento de Estado del país que ha bloqueado y hostigado a Cuba por más de 60 años y conquista titulares en la misma prensa que no cesa de ofender a nuestros artistas y hacerse eco de cuanta mentira circule sobre Cuba y su pueblo.

Ante tales evidencias de burda manipulación política, la Agencia Cubana de Rap repudia esta maniobra, de evidente signo injerencista, y deja claro que el ciudadano Denis Solís no es representativo del rap cubano. La voz de un principiante sin obra consolidada no puede invocarse como representativa de nuestro hip hop, mucho menos cuando se conoce que los intereses que defiende hacen parte del plan subversivo orquestado contra la Revolución Cubana y contravienen las esencias anti hegemónicas y de resistencia cultural que caracterizan a lo más auténtico de este movimiento.

Tomado de La Jiribilla

 

https://davidson.cubava.cu/files/2020/02/1contra-60-300x184.jpg

Falsas noticias que se generan desde laboratorios mediáticos en Estados Unidos se suman a la campaña en redes sociales.

 

6-La verdad de San Isidro (+Video) / Cubadebate

 

¿Qué sucede en el Movimiento San Isidro en La Habana?

Existe una huelga de hambre. Hasta el momento se han sumado 13 personas en una casa ubicada en La Habana Vieja. Muchos de ellos son personas en condiciones socioeconómicas desfavorables, no trabajan o poseen antescedentes delictivos.

¿Por qué es la huelga de hambre?

Ellos reclaman la liberación de Denis Solís, quien está asociado a grupos terroristas en los Estados Unidos y actualmente se encuentra sancionado por el delito de Desacato por enfrentarse a la policía cubana en días pasados.

¿Quiénes son estos terroristas y qué han hecho?

Willy González, Kiki Naranjo y Jorgue Luis Fernández Figueras han estado dando indicaciones al Movimiento San Isidro desde los Estados Unidos. Los tres se encuentran circulados y pendientes a jucio ante los tribunales de Cuba por delitos anteriormente cometidos en la isla.

Lanzar cocteles molotov e incendiar establecimientos públicos sin importar a quien puedan dañar.

¿Si están en huelga de hambre por qué se ve la entrada de sumistros a la vivienda?

La idea que ellos tienen es entretener a sus contratistas generando dinámicas sociales de desobediencia civil e ingobernabilidad, como reflejan los manuales de la CIA en la llamada “lucha no violenta”. Dicen que están en huelga de hambre pero en sus directas en Internet se ve la entrada de agua, alimentos sin procesar como arroz, azucar, frijoles, chícharos, café y maní en grano, así como cerveza y otros insumos.

¿No los dejan salir?

Claro que los dejan salir. Ellos puede irse a donde quieran. Pero prefieren atrincherarse para llamar la atención.

Estas actividades realizadas por sujetos que desesperadamente intentan mostrar una imagen pacifista, es el preámbulo de aquellas imágenes que vivimos durante las llamadas guarimbas en Venezuela, donde jóvenes delincuentes, fueron financiados para realizar acciones vandálicas, incendiarias, incluso llegaron a linchar a revolucionarios de ese país que fueron quemados vivos en plena calle con el fin de amedrentar a la población y generar un caos total.

 

En Video, qué sucede en el movimiento San Isidro

 

(Tomado del blog El Heraldo cubano)

 

Ultraje e irrespeto de Luis Manuel Otero Alcántara a la bandera cubana

7-Los yanquis vuelven a cometer los mismos errores / Por Arthur González

 

https://davidson.cubava.cu/files/2020/10/yanqui-flag-1068x601-1-1024x576.jpg

En mayo de 1980 ideólogos del partido republicano, aprobaron el documento programático sobre las Relaciones Interamericanas de Estados Unidos, conocido como Comité Santa Fe I, el cual aborda la actuación hacia América Latina y la necesidad de retomar la Doctrina Monroe, como piedra angular de su política.

En el mismo abordan el trabajo hacia Cuba, donde exponen: “Estados Unidos debe ofrecerles a los cubanos alternativas claras, pero el gobierno cubano debe estar absolutamente consciente, que, si sigue como en el pasado, se tomarán otras medidas apropiadas”.

La amenaza yanqui era precisa y de inmediato comenzaron a ejecutarse las “medidas apropiadas”

En julio de 1981 crearon la Fundación Nacional Cubano Americana, con el propósito inicial de contar con un grupo de cabildeo favorable a políticas más agresivas hacia Cuba, aunque su actuación conllevó acciones subversivas y otras de corte terrorista.

Un año después, junio de 1982, el presidente Ronald Reagan (1981-1989) expuso su Proyecto Democracia, con una línea de acción para el trabajo subversivo contra el sistema socialista.

El 14 de enero de 1983, Reagan firmó la Directiva de Seguridad Nacional No. 77, sobre el manejo de la diplomacia pública, mediante la cual se establecieron las estructuras encargadas de poner en práctica la nueva concepción subversiva para enfrentar el comunismo y contra el dinámico movimiento progresista que se desarrollaba a nivel global.

Entre esas estructuras está la Fundación Nacional para el Desarrollo, (National Endowment for Democracy) NED, el 15 de julio de 1983, para cumplir tareas subversivas y Cuba estaba dentro de su objetivo estratégico. Esa estructura daba continuidad a las acciones secretas de la CIA, especialmente sus operaciones de acción política, algo que reconoció en 1991 Allen Weinstein, historiador y su primer presidente:

Mucho de lo que hoy hacemos en la NED, lo hacía ya hace 25 años la CIA de manera encubierta”

Es así como empiezan a surgir los grupúsculos contrarrevolucionarios en la Isla, con financiamiento del gobierno yanqui y asesoramiento de sus diplomáticos en la Sección de Intereses en La Habana.

Las actividades de esa contrarrevolución fueron promovidas por la nueva estación de radio, inaugurada en mayo 1985, bajo el nombre de Radio Martí, a fin de hacerle creer al mundo que en Cuba existía una fuerte y organizada oposición.

La fabricación de los grupúsculos contrarrevolucionarios internos, como una posible alternativa de poder, dio continuidad a viejos planes de la CIA expuestos en su Programa de Operaciones Encubiertas, marzo 1960, donde exponen:

“Crear una oposición cubana responsable, atractiva y unificada, que se declare públicamente como tal”

A pesar del fracaso de aquellos grupúsculos que nunca alcanzaron reconocimiento popular ni liderazgo en la sociedad cubana, los yanquis insisten en asignar anualmente millones de dólares para el trabajo subversivo y una parte de tal presupuesto es para estimular acciones provocativas, con la esperanza de que ocurra un estallido social en la Isla, como expone la CIA en uno de sus análisis:

Un disidente o grupo, se puede convertir en el centro de la insatisfacción popular y aumentar la viabilidad de su causa, al atraer un importante apoyo internacional o financiamiento”

Informes secretos de la CIA y de sus diplomáticos en Cuba, reconocen que:

Esos grupos seguirán siendo pequeños y dispersos. Es improbable que de forma directa provoquen acontecimientos amenazantes para el régimen”

“No es probable que el movimiento disidente tradicional pueda reemplazar al gobierno cubano”. “Sus mayores esfuerzos son obtener recursos suficientes para solventar las necesidades del día a día de los principales organizadores y sus seguidores”.

A pesar de esta realidad reconocida en sus propios documentos, los norteamericanos insisten en fabricar nuevos “opositores”, aunque cada vez con más baja catadura moral y rechazo social, como el caso de José Daniel Ferrer, en Santiago de Cuba, elemento violento que no aporta los resultados planificados, aun cuando recibe un fuerte financiamiento.

En La Habana, ante los descalabros de aquella docena de grupúsculos creados en los años 1980, 1990 y 2000, con cabecillas como Elizardo Sánchez, Gustavo Arcos, Martha Beatriz Roque, Ricardo Bofill, René Gómez, Félix Bonne Carcasés, Oswaldo Payá, Guillermo Fariñas, las llamadas Damas de Blanco y otros, ahora atraen a individuos sin nivel profesional, educación, ni conducta moral adecuada, entre ellos el seudo artista Luis Manuel Otero Alcántara, del artificioso grupo San Isidro, quien sin respeto a los símbolos patrios, coloca sus fotos en Internet sentado en un inodoro con la bandera cubana.

Las instrucciones recibidas son: “actuar provocativamente en la vía pública para obtener solidaridad ciudadana”, pero su catadura es tan baja que solo alcanzan el repudio popular.

La campaña actual de apoyo al grupo San Isidro es amplia, en desesperado intento por compulsar a sus miembros a ejecutar provocaciones callejeras, situación que cuenta con el rechazo popular ante sus pésimas conductas cívicas, a pesar de que desde Estados Unidos pretenden disfrazarlos de artistas, como han hecho con otros que terminaron en el olvido.

Estados Unidos no aprende de sus fracasos e insisten en originar conflictos en las calles cubanas, como si el pueblo no conociera bien los antecedentes de esa contrarrevolución asalariada, que solo acumula fracasos y un amplio rechazo de hombres y mujeres que trabajan por un mundo mejor, frente a una criminal y feroz guerra económica y financiera.

Razón tiene José Martí al afirmar:

“De medios artificiales solo nacen raquíticos productos”

 

https://davidson.cubava.cu/files/2018/09/3.-CIA-2.jpg

8-La CIA mueve a sus peones contra Cuba / Arthur González

 

 

https://60aniversario.cubava.cu/files/2020/11/ajedrez.jpg

 

Como si el mundo estuviera inundado de gente que no piensa, Estados Unidos con la CIA, vuelve a intentar organizar provocaciones internas en Cuba, ahora con personas de baja catadura moral y sin ética alguna, con la fabricación del llamado Movimiento San Isidro.

Quienes observan las imágenes de los integrantes de ese grupúsculo, pueden sacar sur propias conclusiones, pues una imagen vale más que mil palabras.

Difundidos hasta la saciedad en las redes sociales, declaraciones de funcionarios del Departamento de Estados y de su embajada en La Habana, el cabecilla de dicho grupúsculo contrarrevolucionario Luis Manuel Otero Alcántara, se auto califica de “artista”, vieja táctica empleada con aquel que se denominaba “El Sexto”, al que le dieron el título de grafitero, sin saber ni que era un pincel, pero por su adicción al alcohol y las drogas, hacia lo que le ordenaran.

Mike Pompeo, ex director de la CIA y actual secretario de Estado, confesó que en sus escuelas se enseña a mentir y de eso Cuba tiene infinitas pruebas, entre ellas el caso de Armando Valladares, preso por terrorismo, a quien de la noche a la mañana convirtieron en poeta y “paralítico”, apoyado con una amplia cobertura de prensa durante años. Al final todo se descubrió, la invalidez era una mentira garrafal.

Al no contar con opositores ni disidentes reales, los yanquis tienen que acudir a quienes por algunos dólares estén dispuestos a ejecutar sus instrucciones y ese es el actual caso del Movimiento de San Isidro, con miembros que solo inspiran rechazo de los cubanos por sus actos, el irrespeto a los símbolos patrios y sus demostraciones públicas que evidencia su ausencia de educación y moral.

https://60aniversario.cubava.cu/files/2020/11/luis-manuel-otero-2jpg.jpg

Luis Manuel Otero Alcántara: Calle 23 en pleno Vedado capitalino

Alguien se ha preguntado de qué dinero vive Luis Manuel Otero y sus amigos. Es fácil responder, del que reciben de los yanquis, de ahí el apoyo oficial del Departamento de Estado.

Para Estados Unidos todo vale y con tal de que monten un espectáculo en la vía pública y expresen algunas palabras contra el gobierno cubano, es suficiente, después los periodistas a su servicio se encargan de la divulgación y darle fama de ser “opositores”.

Si lo que hace Luis Manuel Otero en La Habana, se le ocurre llevarlo a cabo en cualquier ciudad estadounidense o en Chile, la paliza que recibe es salvaje.

Pero como hay que desprestigiar a la Revolución, el dinero corre rápidamente, de ahí que la CIA mueva rápidamente a sus peones para amplificar la situación de esos “opositores”, hecho demostrado por las recientes declaraciones del agente más desprestigiado de esa agencia de inteligencia yanqui, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, que rápidamente expresó su apoyo a “la lucha de los activistas y artistas independientes cubanos” del Movimiento San Isidro, a la que se tuvo que sumar Rosa María Payá, pero ninguno ha criticado los crímenes contra estudiantes chilenos, ni los asesinatos de campesinos colombianos.

Para asombro de muchos, a ese apoyo se incorporó el Senador Marco Rubio, quien en Miami jamás se codearía con personas de semejante estalaje, pero contra la Revolución da igual, el objetivo es incrementar la campaña de prensa.

Luis Almagro, confesó haberse prestado (por órdenes de la CIA) para orquestar el golpe militar contra Evo Morales, en Bolivia, y lo acusó de fraude, hasta lograr su salida del gobierno. No es aval para nadie y todo lo que toca se convierte en excremento.

Por tanto, el Movimiento San Isidro irá directo al basurero de la historia, como sucedió con el Comité Cubano Pro Derechos Humanos, la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, Partido Pro Derechos Humanos de Cuba, Sendero Verde, Movimiento Cristiano de Liberación, Asociación Pro Arte Libre, Asociación de Periodistas Independientes de Cuba, Plataforma Democrática Cubana, la Coalición Democrática, la Concertación Democrática, la Corriente Cívica Cubana, Criterio Alternativo, Movimiento Armonía, Unión Sindical de Trabajadores Independientes de Cuba, Unión de Partidos, Asociaciones y Grupos Independientes, Foro Feminista Aliadas Democráticas, Instituto Nacional de Economistas Independientes de Cuba, Movimiento Cubano de Jóvenes por la Democracia, Grupo de Apoyo a la Disidencia, Grupo de Trabajo de la Disidencia Interna, el proyecto Bibliotecas Independientes, Fundación Lawton de Derechos Humanos, la llamadas Damas de Blanco y muchos engendros fabricados desde Estados Unidos, que solo buscaban avales para obtener una visa de refugiados políticos y vivir del dinero yanqui.

La historia es la misma y no se cansan de fracasar. Hoy la cruzada mediática es brutal, preparando el terreno para acusar a Cuba de violar los derechos humanos el próximo diciembre.

Ninguno de estos “opositores” está interesado en ayudar a los cubanos, no exigen el levantamiento del bloqueo económico, comercial y financiero, la eliminación de la Ley Helms-Burton, reclaman el libre envió de las remesas familiares, sin límites, y la libertad de viajes de estadounidenses a la Isla, aspectos que sí mejoran la vida de los cubanos.

Son marionetas que se mueven al compás del redoblante yanqui, como otros que pasaron sin glorias. Vergüenza deben sentir los que se dejan llevar por la propaganda, arrastrados por esa guerra psicológica contra un pueblo heroico, que su único delito es no someterse a los dictados de Estados Unidos.

En Cuba las calles son del pueblo, no de la contrarrevolución creada y financiada por la CIA. En la Isla no hay posibilidades de actos como los que organizaron en Venezuela, los cubanos saben leer y escribir y conocen bien la historia de los disidentes, esos que como Marta Beatriz Roque y Coco Fariñas fingieron varias “huelgas de hambre”, mientras a escondidas se alimentaban adecuadamente.

Ahora pretenden presionar a la Iglesia Católica para que se pronuncie, pero el clero cubano conoce perfectamente la estratagema y no se dejará engañar, porque tienen una experiencia de 2020 años y de ellos 60 de ver las mismas mentiras de los grupúsculos.

Por actitudes similares expresó José Martí:

“La verdad habla para abrirse paso”

 

https://davidson.cubava.cu/files/2020/10/eagle-usa-1-contrainjerencia.jpg

 

9-No hay dudas, San Isidro es otro engendro de los yanquis / Arthur González

 

https://davidson.cubava.cu/files/2020/08/Tio-Sam.jpg

Quienes por desconocimiento se creen que el Movimiento San Isidro en La Habana Vieja es real, la vida se encarga de poner la verdad a la vista de todos. El régimen dictatorial de Donald Trump es el padre de la criatura.

https://davidson.cubava.cu/files/2018/03/12-dinero-de-estados-unidos-para-subversic3b3n.jpg

La prueba está en las declaraciones del ex director de la CIA actualmente secretario de Estado de ese régimen y la presencia del encargado de negocios yanqui en la Isla, Timothy Zúñ-Browigan, quien violando las normas diplomáticas internacionales, hizo un esfuerzo por llegar a la casa de los contrarrevolucionarios, algo que Estados Unidos no permitiría a un diplomático cubano ni de otro país, que quisiera apoyar a los ciudadanos de raza negra que son brutalmente reprimidos por las fuerzas policiacas.

https://davidson.cubava.cu/files/2018/09/3.-CIA-1.jpg

Parece que los actuales jefes y oficiales de la CIA, se olvidaron del fracaso que sufrieron cuando en 1990 organizaron la penetración por la fuerza, de elementos de baja catadura moral en varias sedes diplomáticas en La Habana, con el sueño de derrocar a la Revolución cubana.

Fueron días de amplia campaña internacional pagada por la CIA, para que el mundo se creyera que aquellos cubanos querían derrocar el gobierno revolucionario. Las noticias internacionales divulgaban el tema todos los días, porque la penetración violenta se producía en la residencia del embajador de Checoslovaquia, la embajada de España, Alemania, Bélgica, Suiza, Italia, Inglaterra y otras más.

Quienes pensaron que eran opositores al gobierno, pronto se percataron que no tenían ideología y solo eran delincuentes que arrasaban con cuanto veían. Al final todos fueron entregados a la policía cubana y comprendieron que era una operación CIA, en su desespero por destruir el socialismo en la Isla.

En los inicios de la década del 2000, los yanquis organizaron varios planes con sus “disidentes”, previa instrucción recibida en su sede diplomática en Cuba, entre ellos varios supuestos “ayunos” y huelgas de hambre, que fueron igualmente muy publicitadas por la prensa extranjera.

Entre aquellos “ayunos famosos” están los realizados por Martha Beatriz Roque, Rene Gómez Manzano, Félix Bonne, Nelson Aguilar, Elsa Morejón, Orlando Zapata y algunos más, que recibieron abastecimientos alimenticios de los diplomáticos yanquis, como sopas, leche, paquetes de pavo en salsa de espárragos y cosas similares. Todo terminó en fracaso que la propia prensa internacional comprobó.

En aquellas acciones participaron diplomáticos estadounidenses como Louis Nigro y Gonzalo Gallegos. Años más tarde otros planes fueron diseñados con fines similares y volvieron a recurrir a las supuestas huelgas de hambre con Guillermo Coco Fariñas, quien corría para los hospitales socialistas a que le pasaran sueros y no lo dejaran morir, como le indicaba la CIA para tener un “mártir”.

Fariñas es psicólogo y sabe que era manipulado, algo que Orlando Zapata, de bajo nivel e instigado por su propia madre que recibía el dinero yanqui, llegó a límites sin regreso, y que ella ahora en Miami reconoce públicamente.

Una de las más divulgadas “huelgas”, fue la protagonizada por Marta Beatriz, pero no calculó que su mentira sería descubierta de forma espectacular, al verse en la TV cuando recibía alimentos a través de una ventana. Diplomáticos estadounidenses la visitaron y observaron una mujer “casi moribunda” en su lecho, lo mismo sucedió con periodistas extranjeros y otros elementos contrarrevolucionarios, los cuales quedaron sorprendidos al comprobar la farsa de la vetusta “disidente”.

A lo largo de 60 años son miles las operaciones mediáticas diseñadas por la CIA para acusar a Cuba, y el Movimiento San Isidro es una repetición de bajo costo, pues ahora esa “disidencia” es de muy escasa catadura moral, pésima imagen y exigua educación formal, algo que pone a quienes apoyan sus provocaciones en una incómoda posición.

Las fotos de cenas y almuerzos que ofrecían los diplomáticos yanquis como Michael Kozak, Vicky Huddleston, James Cason, Michael Parmly y Jonathan Farrar, para aquellos “disidentes”, demuestran que Estados Unidos es quien organiza, instruye y financia la “oposición” cubana.

Quien reciba entrenamiento y dinero de un país extranjero para actuar en contra del orden ciudadano de su patria, es un mercenario, aunque quieran disfrazarlo de artista, intelectual o ingeniero.

Uno de los esos engendros fabricados en la desesperación fue “El Sexto”, elemento despreciable y consumidor de drogas que, por su limitado intelecto y educación, se prestó para cuanta maniobra provocativa le ordenaron los diplomáticos norteamericanos. Hoy radica en Miami donde ya no es considerado “disidente” y ha tenido que pagar ante la justicia por su mala conducta social.

El mismo camino siguieron los ex presos “políticos” que Cuba decidió liberar y fueron recibidos en España en los años 2000 con mediación de la alta jerarquía católica cubana. Al llegar a Madrid e iniciar exigencias económicas, fueron calificados como revoltosos y sus protestas públicas y amagos de huelgas de hambre, no aceptadas por las autoridades ibéricas.

Esa es parte de la historia de la llamada “disidencia” cubana Made in USA, como relatan en el libro “Los Disidentes” de los periodistas Rosa Miriam Elizarde y Luis Báez, algunos agentes de la seguridad de Cuba, infiltrados durante años en esos grupúsculos.

San Isidro, por mucha alharaca que organicen los yanquis, incluso con la incorporación de algunos eclesiásticos, cantantes cubanos reconocidos y hasta deportistas radicados en Estados Unidos, tendrá idéntico final y pasará a engrosar las memorias de tantos fracasos de la CIA en su intento por destruir la Revolución cubana.

Increíble que los reclamos por los participantes en ese espectáculo mal montado, nunca hayan hecho lo mismo por los 242 exguerrilleros y cerca del millar de líderes socialescolombianos asesinados impunemente, los jóvenes chilenos que perdieron la visión por la salvaje represión que ejecuta el gobierno, las víctimas en Perú, Bolivia y Guatemala, debido a la criminal acción policiaca contra los que reclaman mejoras en sus vidas, empleo, salud pública y buena educación para sus hijos.

Quienes tienen sentido común deben preguntarse: ¿Qué reclaman los miembros de Sam Isidro?

La respuesta es sencilla, lo que disponen sus amos, porque quien paga manda.

Razón tenía José Martí cuando afirmó:

“De medios artificiales solo nacen raquíticos productos”.

 

Actúan autoridades sanitarias de Cuba contra violación del protocolo de salud para los viajeros internacionales en San Isidro, La Habana Foto: Razones de Cuba

10-Actúan autoridades sanitarias de Cuba contra violación del protocolo de salud para los viajeros internacionales en San Isidro, La Habana / Razones de Cuba

 

En horas de la noche de este 26 de noviembre, las autoridades sanitarias cubanas se presentaron en la sede del llamado Movimiento San Isidro, ubicado en calle Damas No.955, en el capitalino municipio de La Habana Vieja, con motivo de certificar la violación del protocolo de salud para los viajeros internacionales, ejecutada por el ciudadano cubano con residencia mexicana, Carlos Manuel Álvarez Rodríguez, quien luego de declarar otra dirección donde se iba a alojar, decidió por su propia voluntad y sin valorar las consecuencias de sus actos, trasladarse a esa vivienda, luego de su entrada al país por el Aeropuerto Internacional “José Martí” hace unos días.

Ante su negativa de cumplir con lo estipulado en las medidas decretadas por Cuba para evitar la transmisión de la Covid-19 y que se aplican a las personas que provienen del extranjero, se radicó una denuncia en la Estación de la PNR de la localidad, por el delito de Propagación de Epidemias, lo que obligó a una actuación inmediata para la extracción de las personas que se encontraban en el lugar.

Esta acción transcurrió con total apego a la legalidad y sin que se transgredieran los derechos ciudadanos de ninguno de los involucrados, y responde al necesario interés de proteger a la población cubana de la trasmisión de la pandemia, así como salvaguardar la vida de aquellos que resultaron ser contactos directos de Álvarez Rodríguez, de quien se conoce que de México hizo escala en los Estados Unidos, y luego viajó al territorio nacional.

En medio del contexto que impone la pandemia de la Covid-19, la vigilancia epidemiológica que se lleva a cabo tiene como fin regresar a la normalidad por el bien de la sociedad, por tal motivo, para los actos irresponsables descrito en esta nota y otros que tengan las mismas consecuencias, se mantendrá el estricto cumplimiento de lo establecido.

Una vez que se apliquen las medidas a él o los responsables y se certifique el estado de salud de todos los que se encuentran en observación médica, volverán a sus respectivos domicilios, de no constituir riesgo para la salud de la población.

 

https://davidson.cubava.cu/files/2020/11/d-Movimiento-San-Isidro-los-peones-del-imperio-1068x601-1-768x432.jpg

 

11-La farsa de San Isidro  / Reinier Alejandro Duardo Samper

No son un invento en absoluto los vínculos y sintonía del denominado Movimiento San Isidro con funcionarios del gobierno de Estados Unidos, encargados de la atención y avituallamiento de su base operacional en Cuba.

 

https://davidson.cubava.cu/files/2020/02/1-eeuu_vs_Am%C3%A9rica-Latina.jpg-act-dr.jpg

El pretexto utilizado como detonante de la provocación actual fue la detención, procesamiento judicial y sentencia del ciudadano Denis Solís, miembro del Movimiento San Isidro, sancionado a 8 meses de privación de libertad por el delito de desacato a un oficial de la Policía Nacional Revolucionaria.

En las últimas horas, ante los sucesos en San Isidro, hay que recurrir a las publicaciones de algunos miembros del Movimiento San Isidro en octubre del 2020, mes en el que es un deber detenerse con total intencionalidad. Transcurría la fase final de las elecciones en Estados Unidos. Los integrantes de este grupúsculo, con una audiencia sustancialmente radicada en el sur de la Florida, hacían campaña día tras día en favor de la reelección de Donald Trump. Aplaudían todo su daño a Cuba, y como si no fuera suficiente, le pedían que apretara más.

Trump, el ídolo que abrazan, representaba la permanencia y arreciamiento de una política de asfixia económica concebida desde inicios de la década del sesenta para afectar la vida del pueblo cubano. En pos de ello, sus miembros pedían a sus acólitos de Miami que votaran por Trump.

A esa dura militancia trumpista, pertenece Denis Solís, el hombre por cuya libertad clama el Movimiento San Isidro y a quien se puede ver gritar enardecido “Trump 2020, es mi Presidente”, al mismo tiempo que ofende y desafía a las autoridades cubanas.

La derrota de Trump en las elecciones, que abre el camino de la presidencia a Joe Biden, y con éste la posibilidad de retomar la senda del proceso hacia la normalización de las relaciones, iniciado con Obama –al margen de la convergencia de intenciones en cuanto a injerencia y agresividad contra Cuba, pero con métodos diferentes-, contravenía los deseos de este reducido grupo de personas de mantener esa política de asfixia total para inducir al malestar, la irritación y, en algún momento, el tan pretendido “estallido social” para nuestro país.

No son un invento en absoluto los vínculos y sintonía del denominado Movimiento San Isidro con funcionarios del gobierno de Estados Unidos, encargados de la atención y avituallamiento de su base operacional en Cuba.

Circularon con claridad, hace unos meses, las imágenes que dan fe de las relaciones de Luis Manuel Otero Alcántara, cabecilla principal, con la encargada de negocios de la Embajada de EE. UU, en La Habana. O de otra de sus integrantes, Omara Ruiz Urquiola, visitada por la propia diplomática. O de las decenas de mensajes que en los últimos días salieron de las cuentas oficiales en Twitter de funcionarios del Departamento de Estado y de la Embajada de EEUU en la capital cubana, haciendo coro a la más reciente provocación montada por este grupo, con el mismo cinismo con que abogan por arreciar el bloqueo y cortar las remesas.

El pretexto utilizado como detonante de la provocación actual fue la detención, procesamiento judicial y sentencia del ciudadano Denis Solís, miembro del Movimiento San Isidro, sancionado a 8 meses de privación de libertad por el delito de desacato a un oficial de la Policía Nacional Revolucionaria.

Según informaciones que han trascendido en los medios oficiales, el desacato de Solís hace suponer que también fue una fabricación intencionada. Este había sido citado oficialmente en una ocasión anterior para presentarse en la unidad de la PNR con el fin de esclarecer sus vínculos con un elemento terrorista radicado en Miami, los cuales reconoció tras su detención, aunque no resultó procesado por ello.

Solís decidió no asistir a ese primer citatorio ante las autoridades policiales. Cuando esto ocurre siempre se produce una segunda citación y advertencia. Esto fue lo que motivó la presencia del oficial en casa de Solís, quien por libre voluntad decidió dejar documentado la manera en que desacató su autoridad.

Aquí es importante volver a detenerse en el elemento legal de este caso. El artículo 144.1 de la Ley 62, Código Penal, señala, en esencia, en un extenso párrafo, dos dimensiones del delito de Desacato: la ofensa y la amenaza a una autoridad en el ejercicio de sus funciones.

Denis Solís con total agresividad, consciente de su acto, en plena transmisión en directo por las redes sociales, le dice a toda voz a este policía:“esbirro”, “sicario”, “penco envuelto en uniforme”, “rata”, “mariconsón” y “capitana”. Estas fueron las ofensas, pero también hubo amenazas. Solís le espetó al policía que si regresaba por su casa iba a escupirlo y reventarlo.

El video es más que suficiente para probar la existencia de este delito y desmontar la mentira goebbeliana de que se trata de un preso de conciencia.

¿Cuál habría sido en los Estados Unidos, por ejemplo, la actitud de un policía ante un hombre joven negro que lo increpa, lo ofende y lo desafía? Sabemos de sobra la respuesta. ¿Llegaría siquiera ante un tribunal? ¿Quedaría paralizado de por vida tras recibir más de 7 disparos a quemarropa o moriría ahogado con una rodilla sobre su cuello?

Ceder y liberar a Solís es sentar un precedente para el caos y la anarquía en nuestro país, donde cualquier delincuente sentirá que arropándose en el papel de “opositor” tiene una patente de corso para irrespetar o atentar contra la autoridad.

¿Quién es el “taxista” de los mercenarios de San Isidro?: Encargado de Negocios de Estados Unidos Timothy Zúñiga-Brown

https://cubasi.cu/sites/default/files/styles/slider/public/terroristas.jpg?itok=QXZqYC6x

Cuba, los mercenarios y los terroristas de Trump. A partir de la provocación de un grupo de personas en el barrio habanero de la Farsa de San Isidro, han quedado al descubierto los verdaderos propósitos de esos hechos y otros acontecimientos que evidencian la complicidad del gobierno de Estados Unidos para promover un cambio de gobierno en Cuba.

En las redes sociales se difunden mensajes llamando a realizar acciones terroristas. Foto: Cubadebate.Se difunden mensajes llamando a realizar acciones terroristas contra bienes públicos y se ofrecen sumas de dinero para sus comisores

Los emisores de estos mensajes son ciudadanos radicados en el exterior, fundamentalmente en el sur de la Florida. Veneno, terrorismo, manipulación y odio viaja a través de las redes sociales como expresión profunda de la esencia de una contrarrevolución frustrada y llena de sentimientos de venganza. Frente a ella, la fuerza está en la unidad de nuestro pueblo.

https://www.cubaperiodistas.cu/wp-content/uploads/2020/12/IMG-20201205-WA0014-1020x642.jpg

Departamento de Estado pone de urgencia nuevos millones de dólares para programas subversivos contra Cuba:  “Una extensa red de grupos financiados por el Gobierno de Estados Unidos envía a Cuba dinero en efectivo a miles de ‘activistas por la democracia’, periodistas y disidentes cada año”

No importa quién esté en el poder: “Gusanera” todavía obliga. Los senadores de origen cubano Marco Rubio y Díaz Ballart, dos distinguidos miembros de la “gusanera” de Miami, junto al presidente Trump. Con el cual la “gusanera” de origen cubano ha tenido las manos libres y la complicidad avalada por millone$ de dólares para sus planes de aplastar a la Revolución Cubana, no importa cuántas víctimas haya de por medio.

https://cubasi.cu/sites/default/files/styles/slider/public/imagenes/legado/es/G3/3c67ad3a6ccbd938fd1d2d843b8399b3_XL.jpg?itok=FDfzr6PM

Trump: Constantes bloqueos económicos y extorsiones financieras aplicadas contra disímiles países fueron uno de los principales derroteros de su política internacional y en particular contra Cuba

 

Orlando Gutiérrez Boronat desvía los fondos que le asigna el Gobierno de los EE.UU.

 

Orlando Gutierrez Boronat: un nombre y dos apellidos que no le dicen absolutamente nada a la inmensa mayoría del pueblo de Cuba, él se auto titula Secretario General del Directorio Democrático Cubano.

Mostramosuna página en Internet donde se publican los fondos, el dinero que el gobierno de Estados Unidos entrega a Orlando y a su Directorio, usted dirá tal vez, pero como aparece eso en Internet, bueno porque si alguien pide esa información del uso, del destino del dinero del contribuyente norteamericano, por ley deben decirlo, y aunque no dan la información siempre ni a todo el que la solicite, a veces sí lo hacen. Y la del dinero entregado a Orlando está aquí.

Orlando Gutiérrez Boronat con:

El Secretario General de la OEA, Luis Almagro, el que nos ha dedicado tantos desvelos, sin mucho resultado, en eso puede que se parezcan ambos.

El Presidente de BRASIL Jair Bolsonaro, el que compara al coronavirus con la lluvia, el que dice que no se vacunará, y que los incendios en la Amazonía son una mentira.

El exconsejero de seguridad nacional de Trump, John Bolton, el que apuesta y defiende abiertamente la más violenta de las reacciones de Estados Unidos hacia Cuba.

Por si todavía esto es poco, termino con esta… ¿qué les parece?, con el venerable anciano ya en su recta final de vida…Orlando junto a Luis Posada Carriles.

Orlando fracasa rotundamente en muchos de sus proyectos de provocación, no ha logrado derrocar a los gobiernos que se propone, pero si consume de alguna manera los millones de dólares que le entrega el gobierno de estados unidos para lograrlo. alguna que otra auditoría del propio gobierno de Estados Unidos sobre ese dinero que le entrega ha demostrado que ha desviado fondos de esos millones, lo cual de acuerdo a la legislación de ese país es delito federal.

https://cubasi.cu/sites/default/files/upload/boronat2.jpg

¿Quién pide una intervención en Cuba?: Orlando Gutiérrez Boronat
Viernes 4 de diciembre del 2020. Ese día trascendió un video en que se insinuaba la posibilidad de una intervención en Cuba.
Ante el bajo nivel de convocatoria de Orlando Rodríguez Boronat, personaje poco conocido por los cubanos, para provocar desestabilización en la isla, se emplean los fondos en el disfrute de sitios turísticos. Mucho dinero y poco resultados

 

La aplicación de la justicia a Denis Solís sirvió como pretexto al Movimiento San Isidro. Buscaban tener a alguien detenido para sustentar su escándalo. Declaran entonces pasar a una supuesta huelga de hambre y sed, a sabiendas de que es un recurso que por lo general tiende a no pasar desapercibido y a despertar simpatías en no pocas personas.

 

https://www.cubahora.cu/uploads/imagen/2020/11/30/diaz-canel-parque-trillo1.jpg

 

12-Díaz-Canel en mitin-concierto en apoyo a la Revolución en el Parque Trillo

 

 

Desde el mismo lugar donde se desarrollaba el mitin-concierto Tángana en el Trillo, muchos jóvenes compartían simultáneamente imágenes de lo que estaba sucediendo a través de las redes sociales

 

Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Presidente de la República de Cuba, asistió a una manifestación pacífica organizada por la sociedad civil capitalina para condenar los recientes intentos desestabilizadores de Estados Unidos, a través del denominado movimiento de San Isidro.

El mandatario comentó a los presentes que no pensaba acudir para no frenar la espontaneidad del encuentro, pero “al ver las imágenes de lo que estaba sucediendo, no pude contener la emoción”.

https://somoscontinuidad.cubava.cu/files/2020/11/Juvenal.jpg

Destaca un despacho de Prensa Latina que, alrededor del mandatario, las personas a reiteraron el apoyo a la Revolución y él respondió: “Yo estoy con ustedes, tenía que estar aquí, con los jóvenes de mi país”.

Diaz-Canel, pública Granma en su edición digital, señaló en sus palabras que “algunos me aconsejaban que no viniera para que no se manipulara la espontaneidad de esta manifestación. Ustedes saben todo lo que nos han querido montar. Y que seguramente se repetirá, porque los planes contra la Revolución continúan».

https://somoscontinuidad.cubava.cu/files/2020/11/Diaz-Canel.jpg

«Creían que podían destruir la Revolución antes de terminar la administración Trump, pero se quedaron y siempre se quedarán con las ganas. Diálogo para mejorar y perfeccionar el socialismo siempre», añade la publicación.

Díaz-Canel reiteró así la disposición al diálogo, siempre que sea con y para el Socialismo y la Revolución, no permitiremos injerencias en nuestros asuntos internos; destaca, por su parte, la Agencia Cubana de Noticias.

Desde el mismo lugar donde se desarrollaba el mitin-concierto Tángana en el Trillo, muchos jóvenes compartían simultáneamente imágenes de lo que estaba sucediendo a través de las redes sociales.

Desde antes de las 4:00 p.m. se congregaron en el parque Trillo cientos de personas movidas por el deseo de dejar clara su postura de invariable respaldo al proceso revolucionario.

Iramis Rosique Cárdenas, uno de los organizadores del encuentro, relató que fue gestado a partir de un grupo de Telegram, con total autonomía y que luego recibió el apoyo de las instituciones gubernamentales.

Entre los organizadores se encuentran estudiantes, trabajadores estatales y por cuenta propia de diferentes generaciones, unidos bajo la sensibilidad y militancia política de izquierda, explicó Rosique.

El joven agregó: Estamos aquí porque la Revolución desborda las instituciones y tiene derecho a defenderse.

Claudia Damiani, joven diseñadora y otra de las organizadoras, aseguró que esta fue una oportunidad de afirmar que la sociedad civil cubana sí apoya el proyecto social y que es tiempo de tener una mayor participación en su construcción y de la política del país.

La cita contó con las actuaciones musicales de varios artistas cubanos y además llegaron hasta allá personalidades como María Caridad Colón, Oscar Pino y Ana Fidelia Quirot.

 

Con información de la ACN y PRENSA LATINA

 

https://www.presidencia.gob.cu/media/photologue/photos/cache/Parque_Trillo_2911202015_display.jpeg

 

13-Lecciones de San Isidro / Por Omar Rafael García Lazo

 

  1. La Revolución no se presiona (esta lección es vieja, pero hay que recordarla).
  2. En temas de Cuba y contrarrevolución, no te vayas nunca con la de trapo, pues te espera el ridículo.
  3. Si millones de dólares no han tumbado una revolución, con 200 no lo intentes.
  4. Si la silla de ruedas de Valladares con Mitterrand, el Camaján condecorado con Bush, y Marta Guacamole con Obama, no pudieron con la Revolución, un cagón de banderas con Trump no podría hacer la diferencia.
  5. Para hacer una huelga hay que superar a Mella, el que derritió a la Modotti… (no encontramos perfiles parecidos en la juerga).
  6. Si la calle es del pueblo, pues el barrio también.
  7. Las redes no son Cuba, por más likes que tengas (revisa de dónde vienen para que no te marees).
  8. Aunque te disguste, la prensa cubana dice siempre la verdad, léela.
  9. En Cuba la verdad es más grande que una lata de atún.
  10. Confirmado: Para algunos la disyuntiva es: Visa o Muerte, Viajaremos. Cantan bien, pero escriben mal.
  11. En Cuba la política no cabe en la azucarera, ni se desliza por el tubo del striptease.
  12. Si lo tuyo es la coriza pandémica y dolarizada, escoge: PCR o PNR.

 

Sobre esta gentuza, grupúsculos de individuos tarifados e inescrupulosos, apátridas, anexionistas, delincuentes, antisociales y mercenarios, asalariados de Washington debe caer todo el peso de la Ley por violar la Constitución.

 

This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post. Post a comment or leave a trackback.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Your email address will never be published.