Estados Unidos, Internet y la narrativa de la indignación

https://davidson.cubava.cu/files/2020/01/@-Ciberguerra.jpg-40.jpg

El Gobierno de EE. UU. esgrime contra Cuba todo su arsenal de armas no convencionales

Estados Unidos, internet y la narrativa de la indignación / Autor: Raúl Antonio Capote

 

El Gobierno de EE. UU. esgrime contra Cuba todo su arsenal de armas no convencionales.

 

Está documentado que el Grupo de Acción Política (GAP), que forma parte del Centro de Actividades Especiales, división de la Agencia Central de Inteligencia, realiza acciones que incluyen la creación de estructuras de comunicaciones y acceso a Internet en los países o regiones objetivo de la agresión.

En el caso de Cuba realizan análisis basados en el Big Data: procesan perfiles de los sujetos de interés y elaboran planes de acción que son enviados al Grupo Operativo de Internet para la subversión en Cuba, también conocido como Fuerza de Tarea en Internet para Cuba.

 

https://davidson.cubava.cu/files/2018/07/%C3%B8-task-force1.jpg

El gap y las instituciones que integran esa fuerza cuentan con especialistas altamente calificados que, a partir de modelos elaborados previamente dirigen mensajes sectorizados a los cubanos.

Articulados con los espacios digitales contrarrevolucionarios, miles de cuentas falsas lanzan su mensaje al público de la Isla, influencers prefabricados realizan «análisis» de la «situación cubana», usando recursos bien estudiados, que buscan movilizar emocionalmente, mediante el humor, la indignación o la sorpresa a públicos previamente analizados.

El asesinato de la reputación o del carácter es un proceso deliberado, dirigido a destruir la credibilidad y reputación de una persona, grupo social o país.

Los promotores del asesinato del carácter, para lograr sus fines, utilizan acusaciones falsas, fomento de rumores y la manipulación de informaciones.

El ciberacoso forma parte de la estrategia del asesinato de la reputación. El anonimato es una característica de los que acosan en las redes sociales a los revolucionarios, intentando desestabilizarlos y desacreditarlos a los ojos de sus compatriotas y de la opinión pública.

Según la CIA, la naturaleza viral de Internet dispone de potencial para afectar e incluso cambiar el carácter de una persona en cuestión de segundos, y también su futuro a largo plazo, independientemente de quién sea o de su experiencia vital.

Cuando múltiples hostigadores participan del acto del ciberacoso, la acción se llama mobbing y forma parte de la estrategia contra los usuarios cubanos de internet, sobre todo, de las figuras públicas. Cientos de trolls, de sicarios digitales, de cibermercenarios, entrenados y pagados por la cia, participan en los ataques, que son perfectamente planeados y que cuentan con guiones preelaborados en los laboratorios de guerra sicológica estadounidenses.

El sicario digital es un profesional entrenado, un mercenario de nuevo tipo; son personajes pagados para hacer el trabajo sucio en Internet.

Los webcenters o netcenters son empresas digitales contratadas, o creadas por los servicios especiales para realizar campañas negras contra países, gobiernos, o personas.

 

https://davidson.cubava.cu/files/2016/11/@-CIBER-WAR-COLAGGE-2.jpg

 

La CIA tiene contratada, a través del Grupo Operativo de Internet para la subversión en Cuba, a una decena de netcenters, a los que se subordinan cientos de mercenarios digitales.

 

 

https://davidson.cubava.cu/files/2016/11/1.-cyberwar2.jpg

 

Todo esto pareciera la acción defensiva de quien se ha quedado sin pretextos y sin armas para intentar cambiar el régimen político en Cuba, pero debemos tener siempre presente que, detrás de estas acciones, está la mano de los servicios especiales yanquis, los cuales cuentan con todo el dinero necesario y la tecnología más moderna. No podemos jamás bajar la guardia.

 

Ciberguerra: Rechazamos uso de las TIC como armas de Guerra No Convencional

 

 

 

 

 

Denunciamos mercenarios en las redes e internet como arma de guerra contra Cuba

 

 

 

 

 

 

El Big Data y la ciencia de la manipulación de las masas / Autor: Raúl Antonio Capote

 

 

Existen más teléfonos móviles en el mundo que seres humanos. A medida que siga creciendo el uso de estos dispositivos, el flujo de la información crecerá de manera exponencial

 

 

A principios del siglo pasado, Edward L. Bernays, publicista, periodista e inventor de la teoría de relaciones públicas, considerado el padre de la propaganda moderna y de la ingeniería del consenso en EE.UU., afirmaba en uno de sus escritos: «La manipulación consciente e inteligente de los hábitos y opiniones de las masas es un elemento de importancia en la sociedad democrática. Quienes manipulan este mecanismo oculto de la sociedad, constituyen el gobierno invisible que detenta el verdadero poder que rige el destino de nuestro país».

Nacido en Austria y sobrino de Sigmund Freud, aplicó muchas de las teorías y descubrimientos del tío en la «ciencia de la manipulación de las masas». Convertida en arte por los integrantes del «gobierno invisible», es una de las herramientas más importantes en la construcción simbólica del capitalismo estadounidense.

Hoy, con el avance de las tecnologías de las comunicaciones, la información e internet, este saber ha alcanzado umbrales difíciles de calcular.

Los analistas pueden construir modelos capaces de predecir atributos ocultos, entre ellos, preferencias políticas, orientación sexual, cuánto confía usted en las personas con las que se relaciona, cuán sólidas son esas relaciones, todo gracias a la información que los propios usuarios suben a las redes.

Nuestros correos electrónicos, tuits, presentaciones en línea, post en Facebook..., alimentan el volumen de datos que se genera cada día en internet.

Existen más teléfonos móviles en el mundo que seres humanos. A medida que siga creciendo el uso de estos dispositivos, el flujo de la información crecerá de manera exponencial.

Se registran, almacenan y procesan datos del comportamiento humano. Las aplicaciones que utilizamos dejan huellas, cientos de miles de huellas que son utilizadas por las empresas de Big Data.

El Big Data brinda datos sociodemográficos que pueden ser usados para una campaña electoral o política, y para la labor subversiva contra determinado adversario. Esto permite organizar a las fuerzas para movilizar el voto y, sobre todo, convencer a los indecisos.

Por ejemplo, durante la campaña de Mauricio Macri, a la presidencia de Argentina, su equipo de campaña entrecruzó datos socioeconómicos a gran escala, y con esta información aplicaron la teoría de microsegmentación del voto, para enviar mensajes que reflejaran, de forma particular y específica, las preocupaciones de cada barrio, de cada familia, de cada persona.

Barack Obama, Francois Hollande, Donald Trump, Jair Bolsonaro…, utilizaron Big Data. Los golpistas en Bolivia, los estrategas de la subversión política contra Venezuela y Cuba, utilizan el Big Data para sus campañas desestabilizadoras.

Conocemos el escándalo de Cambridge Analytica, la empresa que trabajó en la campaña Leave del ­Brexit, en la campaña de Donald Trump y de varios gobernantes europeos.

Cambridge Analytica fue denunciada por su robo de datos de los usuarios de Facebook, pero no es la única que emplea estas prácticas. Por ejemplo, hay empresas que manejan información de más de 500 millones de ciudadanos del mundo y se dedican a vender datos agregados.

 

https://davidson.cubava.cu/files/2018/10/321-task-force-portada.jpg

Contra la Isla actúa la Fuerza de Tarea en Internet para Cuba, también conocida como Grupo Operativo de Internet para la subversión en Cuba, programa creado por el Gobierno de Estados Unidos para subvertir el orden interno, siguiendo las directrices planteadas por el presidente Donald Trump, en su memorando presidencial del 16 de junio de 2017.

 

https://davidson.cubava.cu/files/2018/12/ztask-force-act.jpg

Becas y viajes para jóvenes periodistas con seductores propósitos, estrategias avanzadas de manejo de redes sociales y pago generoso a cibermercenarios, y acoso incesante contra quienes defienden a la Revolución, han sido parte de la táctica financiada desde Washington y desde terceros países.

Cada Plan de Acción Encubierta elaborado por los gobiernos de turno en EE. UU. contra la isla insumisa durante 60 años, lleva aparejado una bien pagada actividad mediática, que ahora incluye entre sus herramientas el Big Data.

https://davidson.cubava.cu/files/2018/10/321-tf.jpg

http://lapupilainsomne.jovenclub.cu/wp-content/uploads/2011/03/cyber_security3.gif

 

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Guerra cultural y pandemia

La pandemia ha confrontado el modelo capitalista neoliberal con otras alternativas de concebir la sociedad. Foto: Nueva Sociedad

 

Guerra cultural y pandemia / Autor: Abel Prieto

 

La pandemia ha hecho más visible el choque entre el modelo capitalista neoliberal, su entramado de dogmas, símbolos y paradigmas, y otras alternativas de concebir la sociedad, la economía, la política y la idea misma del progreso y la felicidad.

El neoliberalismo se legitimó siempre a través de la industria cultural. Ha sido muy útil el estereotipo del paladín yanqui capaz de salir victorioso de las emboscadas de sus enemigos, de aniquilarlos y llevarse consigo el botín y la más bella muchacha.

Ese Triunfador, que sabe lo que quiere y va a obtenerlo a toda costa, rodeado de cadáveres de Perdedores, es el Héroe «civilizador» por excelencia de la fábula neoliberal.

En el lado opuesto están los Bárbaros: criaturas traicioneras, inferiores, árabes, rusos, latinos, asiáticos, afroamericanos. Aunque a veces el Triunfador es de piel oscura, porque la industria quiere embaucar también a ese sector de la población. Y hasta brotó un día de sus laboratorios la pareja perfecta de dos Héroes inseparables, uno blanco y otro negro.

La maquinaria cultural se propuso que nadie sospechara que había otro modo de organizar la sociedad e imaginar la existencia. La mayoría de las víctimas se creyó la fábula. Si sobrevivían en covachas infectas, si no podían pagar la educación de sus hijos ni los servicios de salud, los únicos culpables eran ellos mismos, por «fracasados», jamás el

sistema. En la selva los fuertes devoran a los pequeños y a los débiles.

Pero llega la pandemia, toda la crueldad del modelo sale a flote de una manera obscena, inocultable, y «líderes ultraderechistas» como Trump y Bolsonaro se ven en apuros. Solo conocen la moral de la selva, no cuentan con un sistema público de salud, y la industria farmacéutica está diseñada para ganar dinero y no para enfrentar una emergencia sanitaria.

El espectáculo de miles y miles de enfermos sin recibir atención y de miles y miles de muertos, ha conmovido a mucha gente. El confinamiento implicó, además, una pausa para que personas sensibles pensaran en el prójimo, en la sociedad, en el planeta.

Hace unos días circuló un mensaje de Juliette Binoche, Barbra Streisand, Almodóvar, Robert De Niro y otras figuras muy mediáticas del cine y el espectáculo. Sugieren evaluar el sentido de la existencia y la catástrofe ecológica que se aproxima. Hay que comenzar «con una profunda revisión de nuestros objetivos, valores y economías». Es una cuestión de supervivencia, dicen:

«La búsqueda del consumismo y la obsesión por la productividad nos ha llevado a negar el propio valor de la vida (…). La polución, el cambio climático y la

destrucción de nuestras restantes zonas naturales han llevado al mundo a un punto de ruptura. Por estas razones, junto a otras crecientes

desigualdades sociales, creemos que es impensable “volver a la normalidad”».

También se anunció la Internacional Progresista, con Chomsky, Naomi Klein, Arhundati Roy y otros intelectuales y políticos prestigiosos, entre ellos, el expresidente Correa y Fernando Haddad.

Graziella Pogolotti definió las plataformas ideológicas desde donde se lanza la exigencia de otro mundo, no solo «posible», sino imprescindible: «Algunas resultan de procedencia ecologista, otras tienen una trayectoria de izquierda más radical.» Para Graziella, cesar las agresiones contra Cuba y Venezuela, cancelar la deuda externa, instaurar un nuevo orden internacional de la información y luchar contra el cambio climático deben formar parte de la agenda. «Fidel (nos recuerda) dedicó a la amenaza de la extinción de la especie el batallar de sus últimos años».

Leonardo Boff ve en la pandemia una respuesta de «nuestra Casa Común» a la embestida de los seres humanos: «El mito moderno de que somos “el pequeño dios” en la Tierra y que podemos disponer de ella a nuestro antojo porque es inerte y sin propósito, ha sido destruido». La hemos tratado «con un furor sin precedentes». De ahí que «nos ha contraatacado con un arma poderosa, el coronavirus».

Frei Betto se refiere al impacto del virus en el mercado financiero: «las acciones de las bolsas de valores del mundo perdieron 15,5 billones de dólares. ¿Alguno de esos

especuladores y megainvestigadores afectados en su bolsillo (la parte más sensible del cuerpo humano) se habrá empobrecido? Y, sin embargo, antes de la pandemia casi todos se negaban a dar su contribución para la adopción de medidas de combate al hambre y el calentamiento global».

Es decir, el problema existía desde antes. Anida en la esencia del sistema, en las corporaciones y en los políticos que las representan.

William Ospina meditó sobre las lecciones de humildad que deja la pandemia: «Después de siglos de atesorar nuestro conocimiento, de valorar nuestro talento, de venerar nuestra audacia, de adorar nuestra fuerza, llega la hora en que nos toca ponderar nuestra fragilidad».

Los superhéroes de Hollywood no se han sentido nunca frágiles. Por supuesto, habría que ver cómo termina el filme.

 

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Reitera EE.UU. mentiras contra Cuba para afectar el turismo internacional

https://davidson.cubava.cu/files/2018/11/espias-cia-logo2.jpg

Reitera Estados Unidos mentiras contra Cuba para afectar el turismo internacional / Por Arthur González

 

En el año 2016 cuando el número de visitantes estadounidenses a Cuba se incrementaba semanalmente, incluido el arribo de cruceros de sus más importantes compañías, la administración de Donald Trump dio su visto bueno a una Operación de la CIA, para acusar a La Habana de realizar fantasmales ataques acústicos a algunos de sus diplomáticos acreditados en la embajada, abierta en la Isla un año antes por el presidente Barack Obama.

No por casualidad las supuestas “victimas” de dichos “ataques” estaban vinculados al trabajo de los servicios de inteligencia yanqui y todos, sin excepción, disfrutaron en restaurantes, bares y playas hasta su partida de la Habana, sin mostrar un solo síntoma de dolencia.

El propósito de esa Operación de la CIA era crear la imagen de que Cuba no es un lugar seguro para los estadounidenses y de esa forma afectar la entrada de dinero al país, tal y como declaran reiteradamente altos funcionarios del gobierno yanqui, para matar de hambre al pueblo cubano y que este culpe al socialismo de sus penurias.

En aquellos momentos la economía cubana mostraba una mejoría notable, aumentaban los negocios privados de todo tipo, las playas, hoteles, centros de diversión y los intercambios académico y cultural, alcanzaban niveles nunca vistos en los últimos 50 años, situación que preocupaba a quienes apostaban por la guerra económica, comercial y financiera impuesta desde inicios de la Revolución.

Por ese motivo, ideólogos y defensores de la política del garrote, tomaron la decisión de desechar la edulcorada zanahoria de Obama, pues a decir del propio Donald Trump, fue un fracaso y no dio resultados.

https://davidson.cubava.cu/files/2018/03/2-cnn-cuba-embajada-1.jpg

Después de declaraciones entre ambos países, investigaciones científicas y entrevistas personales, se concluye que no existió tal ataque ni enfermedad alguna, porque no puede haber enfermos cuando no hubo causas, y eso lo sabe perfectamente el Departamento de Estado, la CIA y el Departamento de Seguridad de la Patria de Estados Unidos, por ser parte de una tenebrosa Operación para cerrar la entrada de divisas a Cuba.

El pasado 1ro de septiembre 2020, ante el anuncio de que Canadá iniciará sus vuelos turísticos a Cayo Coco, Michael Kozak, subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, declaró en una teleconferencia sobre la agenda comercial de Estados Unidos en la región:

“Aún se siguen investigando los ataques a la salud de varios diplomáticos que trabajaban en la embajada de Estados Unidos en Cuba, pero el régimen comunista no está cooperando. Sabemos que las personas fueron lesionadas físicamente. Eso se puede demostrar de forma científica”

 

https://davidson.cubava.cu/files/2018/03/2-1-emba-usa-havaba2.jpg

 

Para continuar sembrando temor entre los futuros visitantes a la Isla y dañar la imagen de Cuba, Kozak respondió a un periodista, quien evidentemente se prestó para hacerle tales preguntas, que no eran el tema de la conferencia:

“Tenemos la voluntad de no cesar en nuestros esfuerzos de seguir investigando”. “Nuestra investigación sería mucho más fácil si Cuba proporcionara la información que hemos solicitado”. “No hemos recibido respuesta alguna y son cosas que vemos como deficientes por parte de Cuba”

Kozak miente de forma premeditada, porque conoce de las investigaciones cubanas y sabe perfectamente que todo es parte de la Operación de la CIA y por eso solo los oficiales de sus servicios de inteligencia fueron “afectados”, al igual que en la embajada de Canadá.

Por qué Kozak no explica, cómo es posible que dos días después del anuncio del Departamento de Estado, sobre el inventado “ataque sónico”, el Jefe de Seguridad de su embajada en La Habana, le afirmó al encargado de la seguridad de las embajadas por la parte cubana, que desconocida la información del supuesto ataque.

Al día siguiente ese funcionario yanqui fue uno de los evacuados, por “estar enfermo”.

¿Dónde trabajan actualmente los funcionarios supuestamente enfermos con “daños cerebrales”?

¿Están en oficinas del Departamento de Estado, en la CIA o destacados en embajadas yanquis en el exterior?

¿Qué dicen los familiares y vecinos de esos supuestos enfermos? ¿Perciben daños en su estado físico o hacen su vida normal sin el menor síntoma?

¿Por qué no dan a conocer los centros médicos que los atienden y el record de visitas?

Basta de patrañas que el mundo conoce como la CIA diseña sus Operaciones Encubiertas, muchas desclasificadas, y las calumnias construidas para lesionar la imagen de dirigentes y países.

Quienes carecen de ética y mienten ante el Consejo de Seguridad de la ONU, para justificar invasiones de rapiña, preparar golpes de estado, asesinatos a dirigentes que no son de su agrado y campañas de prensa para facilitar sus actos subversivos, son capaces de esa farsa contra Cuba, país que desean agregar a su territorio desde el siglo XIX.

La lista de informaciones falsas fabricadas por Estados Unidos es bien larga, demostrativa de hasta dónde son capaces de llegar para alcanzar sus objetivos.

Nunca existieron los ruidos, probado científicamente por Cuba, incluso una delegación de especialistas de alta calificación visitó a Estados Unidos, para entregar el resultado de sus investigaciones.

Es una mentira construida solo para afectar económicamente a Cuba y ahora insisten en el tema ante la próxima temporada turística, en un país que posee la seguridad que los visitantes extranjeros no encuentran en otro lugar del mundo.

Si realmente la prensa yanqui fuese independiente, acudiría al cuartel general de la CIA para buscar la respuesta de esa Operación subversiva, la actual ubicación de los funcionarios retirados de Cuba, indagarían en sus lugares de residencia y entrevistaran a sus familiares, para comprobar que todos gozan de excelente salud y ninguno ha dejado de beber cervezas y whisky en sus horas de descanso, tal y como hicieron en La Habana, hasta que fueron obligaron a retornar a los Estados Unidos.

El tiempo dirá la última palabra, porque como aseguró José Martí:

“Nada falso es duradero”

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS:

 

The Intercept: La NBC fue brazo de la CIA para armar la historia de los “ataques” a diplomáticos estadounidenses en Cuba

EE.UU.: Del canto del sinsonte al del grillo

¿Cuál será la nueva justificación médica de EEUU sobre los “ataques sónicos en Cuba”?

 

 

https://davidson.cubava.cu/files/2015/01/CubaestrellaQueIlumina.jpg

Publicado por: David Díaz Ríos CubaEstrellaQueIlumina
Posted in Sin categoría | Leave a comment