Filme La Red Avispa (Wasp Network)

https://www.cubaperiodistas.cu/wp-content/uploads/2019/11/cartel-pelicula-red-avispa-1020x642.jpg

La red avispa  / 

 

https://www.prensa-latina.cu/images/2019/agosto/31/x-red.jpg

 

Exhibida finalmente en el 41 Festival del Nuevo Cine Latinoamericano, La red avispa (Olivier Assayas, 2019) deja claro, desde una objetividad histórica, que los cubanos infiltrados en organizaciones contrarrevolucionarias del exilio de Miami tenían el derecho a velar por la seguridad de su país.

 

https://www.prensa-latina.cu/images/2019/noviembre/20/joa-red-avispa-peli1.jpg

 

La coproducción entre Francia, España, Bélgica y Brasil, basada en el argumento del libro Los últimos soldados de la Guerra Fría, del brasileño Fernando Morais que narra la historia de los Cinco antiterroristas cubanos, tuvo su proyección durante el 76 edición del Festival Internacional de Cine de Venecia y cuenta en los roles protagónicos con la actriz española Penélope Cruz y el mexicano Gael García Bernal.

 

Exhibida finalmente en el 41 Festival del Nuevo Cine Latinoamericano, La red avispa (Olivier Assayas, 2019) deja claro, desde una objetividad histórica, que los cubanos infiltrados en organizaciones contrarrevolucionarias del exilio de Miami tenían el derecho a velar por la seguridad de su país, y detener así la ola de atentados terroristas de los años 90 del pasado siglo bajo el amparo de Estados Unidos.

 

https://www.prensa-latina.cu/images/2019/diciembre/07/00-dsh-filme-red-avispa.jpg

Importante aspecto a tener en cuenta en el filme del francés Assayas, un prestigioso realizador cuya obra, conocida en nuestro país, ha permitido apreciar la sensibilidad de un artista capaz de abordar las problemáticas humanas más disímiles desde relatos intimistas.

Basado en el libro Los últimos soldados de la Guerra Fría, de Fernando Morais, el propio Assayas escribió el guion de un conflicto que –no podía ser de otra forma– deja establecido quiénes son los agredidos y quiénes los agresores de una historia que remonta el medio siglo.

Suficiente para que la contrarrevolución de Miami, sin ver el filme, solo noticias tras su presentación en el Festival de Venecia, armara algarabías y una patética advertencia: en esas tierras, la película no podría ni asomar la cabeza.

El tema de los Cinco Héroes y las historias que de él se desprenden permitirían realizar unos cuantos filmes y seriales. Pero en toda obra basada en la realidad hay una selección de acontecimientos y personajes, junto a licencias artísticas puestas en función de una dramaturgia y simplificación del argumento. Del libro de Morais, Assayas resalta lo que estimó pertinente para armar una urdimbre de hechos que abarcan varios años y no pocas intrigas. Aunque el filme ha sido promovido como un thriller de espionaje, el director afirma que se trata de una visión histórica concebida con la intención de plasmar una gesta que, tras conocerla, lo cautivó.

Era recomendable, sin embargo, equilibrar el tono y balancear el conflicto de manera que no prevaleciera un punto de vista por entero en favor de la causa revolucionaria en un filme con financiación foránea y proyección internacional. Además de que la asunción del factor político en cualquier tema siempre es motivo de división de opiniones y hasta atrincheramientos, vistos ahora, incluso, en críticas «artísticas» en las que resaltan más las posturas ideológicas en contra del «régimen comunista cubano», que una práctica desprejuiciada del análisis profesional.

Pero los hechos son los hechos y la honestidad artística, aunque se vea precisada a matizar, no puede desprenderse de ellos.

Para este cronista, La red avispa termina siendo una película digna y meritoria de verse, lo que no la libra de inconsistencias en su realización, la más significativa, la dispersión motivada al querer abarcarlo todo y explicar más de lo necesario, atendiendo al posible desconocimiento que del tema pudiera tener una audiencia internacional. En tal sentido, el guion recurre a saltos en el tiempo y a una entrada y salida de personajes que dejan vacíos en cuanto a propósitos del relato y a la falta de redondez de ciertas situaciones, como la concerniente a la huida hacia Cuba que emprende el infiltrado Juan Pablo Roque (Wagner Moura).

Otra carta discutible –que para un espectador cubano no tiene nada de reveladora– es el factor sorpresa que se le pretende impregnar a los infiltrados en Miami, haciéndolos aparecer primero como traidores que escapan de la Isla y más tarde en su función real, un doble juego carente de la contundencia dramática que, se adivina, estaba en los propósitos del realizador.

La red avispa se inclina por las historias concernientes a René González (Édgar Ramírez) y su esposa Olga Salanueva (Penélope Cruz, en excelente actuación).

También el mencionado Roque y la esposa que se procura en Miami (Ana de Armas), cada pareja con sus conflictos amorosos-políticos muy particulares y llevados con bastante soltura en la trama. Gael García Bernal interpreta a Gerardo Hernández, líder del grupo, y habría que ver las opiniones que tienen los personajes reales en cuanto a sus caracterizaciones.

El filme reconstruye con eficiencia los atentados terroristas   contra instalaciones turísticas, muestra los rostros máximos del exilio contrarrevolucionario  y recurre a fragmentos de archivos como recordación de que, cuanto cuenta, proviene de la realidad. Así aparecen, por separado, el presidente Clinton y Fidel, hacia los finales, durante una entrevista que le realizara una periodista norteamericana. Fidel resulta concluyente en cuanto al derecho que tiene el país más espiado del mundo, Cuba, de saber  qué hacen los enemigos en suelo estadounidense para atentar contra el pueblo cubano.

La escena ha sido cuestionada por algunos críticos que alegan que  «politiza» demasiado el filme. Pero Assayas ha sido palmario en cuanto al viejo debate de ser efectivo al ligar política y arte. En una entrevista reciente, en la que resurgió el reproche, declaró: 

«Cuando por fin me hice con el material de archivo, ese momento me sorprendió, porque Castro básicamente resume lo que sucede en la película. Pensé que era algo muy potente para incorporar en ese momento: el personaje histórico que ofrece una sensación de realidad y verdad a la historia que hemos estado contando».

La red avispa en el Festival, quizá algo alargada hacia los finales, vasta, polémica, reveladora, imperfecta… sin duda hay que verla.

 

https://davidson.cubava.cu/files/2016/12/Foto-Fidel-con-los-5-dr.jpg

La red avispa en el cine / Pedro Antonio García

 

Una versión fílmica de la historia de los Cinco Héroes antiterroristas cubanos se estrenó dentro de la programación de la 41ª edición del Festival de cine de La Habana.

Olivier Assayases conocido en nuestro país por la miniserie televisiva Carlos, acerca del famoso terrorista de origen venezolano, que convertida en un largometraje se proyectó hace unos años en un Festival de Cine francés en La Habana.

Tal vez para intentar reeditar el éxito de Carlos, Assayases se propuso realizar la versión cinematográfica del libro de Fernando Morais, Los últimos soldados de la guerra fría, acerca de los cinco héroes antiterroristas cubanos.

El resultado ha sido el filme Wasp network (La red avispa), estrenada en la noche de este sábado en la sala Yara como parte de la programación de la 41ª edición Festival de cine de La Habana.

Lamentablemente Assayases no contó con una premisa fundamental. Para poder entender en unos 120-130 minutos la trama de esta cinta hay que ser cubano, que conoce de primera mano la trama, o haberse leído el libro de Morais.

Quien no cumpla con estos dos requisitos se pierde completamente en la trama. Que fue lo que le pasó a críticos y asistentes al Festival de Venecia de este año, en el cual fue presentada la película.

Por otra parte por muchas concesiones que hiciera Assayases al exilio cubano de Miami y a la ultraderecha europea en los inicios del filme –casi se cataloga a los terroristas contrarrevolucionarios de combatientes por la libertad-, hay verdades imposibles de ocultar.

Como apunta The Guardian, en el filme se revela cómo el narcotráfico ha pasado a ser un fin en sí mismo para las organizaciones contrarrevolucionarias en Miami antes que la lucha por el derrocamiento de la Revolución.

La violación del espacio aéreo cubano por las naves de la organización Hermanos al rescate, lo que llevó al derribo de dos de ellas en aguas jurisdiccionales cubanas, queda en evidencia igualmente en la cinta, algo que ha irritado sumamente a la ultraderecha.

Igualmente, la cinta refleja fielmente la catadura moral de individuos como José Basulto y Luis Posada Carriles quienes por conseguir sus objetivos no se detienen ante las posibles pérdidas de vidas humanas.

No es de extrañar que algunos medios miamenses y sitios web españoles controlados por organizaciones políticas que van desde el fascismo (Vox) a la extrema derecha (Ciudadanos y el Partido Popular), califiquen a la cinta de “desperdicio” y “metedura de pata”.

Otros rotativos, más mesurados, la catalogan de “discreta, entretenida y aceptable” (El País, España) y “muy bien ambientada y narrada (a pesar del jaleo de espionaje y contraespionaje)”, como aseguró el también peninsular ABC.

A mi entender, a pesar de todo lo anteriormente expresado, La red avispa está muy lejos de ser una película tediosa. La apuntala un buen ritmo, un reparto de lujo en excelente forma y una cuidadosa producción, muy acertada en la selección de locaciones.

Penélope Cruz, quien no necesita presentación, encabeza en el papel de Olga el elenco, secundada por Edgar Ramírez (Mano de Piedra, Carlos), como René, y Gael García Bernal (Amores perros, Diarios de motocicleta), quien interpreta a Viamontes (Gerardo).

También hallaremos otros conocidos como Wagner Moura (el Nascimiento de Tropa de Élite, el Olavo de la telenovela Paraíso tropical) y Ana de Armas (El internado, Knock knock)-

La sorpresa corrió a cargo de Tony Planas, quien a su vasta galería de asesinos y narcotraficantes interpretados en su extensa carrera como actor, ahora añade la de Luis Posada Carriles, soberbia en los pocos minutos de aparición en pantalla.

Una de las críticas poco inteligentes hechas a la cinta fue que el guion se restringe a los avatares de solo tres de los integrantes de la red y sobre todo, al drama familiar de René. Considero esto una virtud e indiscutiblemente fue un punto a favor..

Aparte de que “el poder emocional” que le imprimen Penélope Cruz y Edgar Ramírez (como acertadamente señaló un crítico español), logra una total comunicación con los espectadores.

Filme controvertido, que suscitará polémicas -algunas de las cuales, por motivos extra cinematográficos-, sin ser un momento trascendental en la historia del cine, será una cinta agradable de ver, sobre todo para el espectador cubano, que no requiere de introducciones para entender la trama.

 

 

This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post. Post a comment or leave a trackback.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Your email address will never be published.