¿Qué es la postverdad?

https://davidson.cubava.cu/files/2017/04/guerra-medi%C3%A1tica-posverdad5.1.jpg

¿Qué es la postverdad? / Elsa Claro

 

https://davidson.cubava.cu/files/2017/04/guerra-medi%C3%A1tica-posverdad2.jpg

¿Qué es la posverdad? Pues nada menos que uno de los términos de esta codiciosa y extraña ¿o violenta? etapa de la historia humana, destinado a categorizar una práctica que en otro momento se conoció con calificativos como el de propaganda política o proselitismo de varios apellidos, y, a lo mejor, expresiones de carga chovinista u otras derivaciones, no siempre atinadas.

El politólogo Tierry Meyssan trataba hace poco el tema, recordando  -es inevitable- el trabajo ideológico propugnado por Josepth Goebbels para justificar el nazi fascismo y endulzar mentes culpables, narcotizadas por preferencia propia, con aquella retórica justificativa, en lugar de oponerse a las atrocidades que se estaban cometiendo. El analista francés de referencia ilustra su tesis recordando las manipulaciones a través de la prensa hechas sobre ángulos reveladores de los atentados del 11 de septiembre del 2001, a las torres gemelas de New York.

https://www.cubaperiodistas.cu/wp-content/uploads/2019/07/el-periodismo-empotrado-1200x642.jpg

Al recordar que las empresas aéreas publicaron las listas de los pasajeros y de la tripulación a bordo de las naves siniestradas, formula la discordancia entre lo expuesto por el FBI sobre los 19 secuestradores y la realidad, porque ninguno de los supuestos culpables viajaba en esos cuatro aviones. ¿Cómo explicar la paradoja no investigada lo suficiente y no ver al menos la notoria contradicción?

La mentira –al menos de eso tiene pinta- se viene extendiendo en el tiempo, pues aún hay quienes evocan aquellos hechos refiriéndose a la psicología de los encartados, pese a que no los conocieron ni hay prueba fehaciente de su existencia o de que fueran los autores de aquella agresión. La falta de evidencias autorizadas y diversas consideraciones posteriores, dieron pie a distintos expertos para configurar una hipótesis poniendo en duda que los aviones provocaran lo que, en su criterio, fue una demolición  controlada.

https://davidson.cubava.cu/files/2019/02/1.-mentiras-1-768x388.jpg

Cuesta aceptar que un gobierno o alguno de sus órganos componentes sea capaz de acometer un acto de naturaleza criminal tan monstruoso. Pero si se computan los hechos con el inicio de la cruzada que tan graves y largas  proporciones posee, la llamada Guerra contra el Terrorismo, no sería tan absurdo afiliarse a esas hipótesis del auto atentado o golpe con bandera falsa. Hay tantos en la memoria de la humanidad como intereses para provocarlas (Maine, Golfo de Tonkín, el incendio del Reichstag, etc.,etc. etc.).

https://davidson.cubava.cu/files/2017/03/WIKILEAKS-WAR-4%C2%AA-4-.jpg

Existe, además, una tendencia de las personas (eso afirman algunos especialistas, yo tengo mis dudas), a preferir una mentira disfrazada y no hechos descarnados porque lesionan la  sensibilidad. Según criterios similares, se escucha lo que se desea y se interpretan algunos acontecimientos con acomodos previos, o lo contrario, con aversión apriorística.

Muchos prejuicios se forman así o se convierten en asiento para la interpretación disparatada o errónea de  muchos sucesos.

Esos principios activos, aunque solo sea para sembrar la duda, junto a la repetición del mensaje, siguen funcionando en la siembra de una falsedad. En ese marco se instalan ficticias responsabilidades al citar las convulsiones que se están registrando en Latinoamérica. Un tratamiento nada inocente, inscrito en las artimañas que tan bien se manejan en Estados Unidos, ocupa de nuevo a impertinentes personajes de la actual administración norteamericana.

El tal Marco Rubio y la Ross Letinen, junto al equipo de Mauricio Clever-Carone y otros acólitos, hace rato tratan de instalar una mayúscula patraña culpando a manejos de Cuba los movimientos populares de protesta que se están desarrollando en el contineintente.

Quien los escucha pudiera pensar que la patria de Martí y Fidel es enorme, muy poderosa. Según esos especímenes ellos no nos están obstaculizando nuestro normal desarrollo a través del hiper recrudecido bloqueo. Son tan, pero tan buenitos y preocupados por los demás, que buscan promotores ajenos en lo referido a reacciones ciudadanas, solo forjadas por la hartura ante tamañas injusticias y humillaciones.

Anteponer un absurdo ante el discernimiento, es una técnica muy experimentada por el aparato de convencimiento nazi y antes, o desde entonces acá, hay muchísima tela por donde cortar en ese sentido y a tergiversaciones o creación de falacias, nadie les gana. Tienen todos los instrumentos, incluyendo ahora los recursos digitales.

¿Sería posible que en Chile hubieran durado por más de un mes las demostraciones de rechazo al mecanismo que les hace tan dura la existencia, al cabo de tantos lesionados, muertos, enceguecidos, si les hubieran movido entes ajenos? No parece factible, pero afirmar desde Washington que La Habana provoca esas movilizaciones tiene suficiente incongruencia como para convertir lo irracional en verdad.

Cuba, según esas calumnias, ha provocado los recientes hechos en Ecuador y en Colombia también. Soslayar las causas ciertas de la indignación de esos pueblos es una ofensa para los atropellados y un recurso en busca de escurrir responsabilidades, y, de paso, ensañarse con una nación pequeña que lucha para salir adelante y, mientras, comparte lo que tiene.

Desvirtuar la trascendencia y belleza de la solidaridad es vil, resalta la incapacidad para acometer actos desprendidos por parte de quienes levantan su dedo querellante, con móviles indecentes, cuando lo correcto sería enfilarlo hacia un exacto mea culpa propio, que quizás, solo quizás, pudiera darle alivio a semejante infamia que no por repetida, deja de ser muy ruin.

https://davidson.cubava.cu/files/2017/04/guerra-medi%C3%A1tica-posverdad1.1.jpg

La posverdad en política e Internet / Ramón Zallo Elguezabal

 

https://davidson.cubava.cu/files/2018/07/1.-fake-1.jpg

Ciertamente la verdad o la realidad son tan inalcanzables que, a lo más, nos acercamos a ella con construcciones de representación más o menos fidedignas en descripción, coherencia y sentido. Las ciencias nos ayudan a ello.

No debemos asombrarnos por la pregunta sobre la verdad. El tema está en el fundamento mismo de la filosofía. ¿Es posible conocer la realidad?. Platón (con la metáfora de las sombras) chocaba con la sistemática aristotélica; Nietzsche con sus neuras se enfrentó a la Ilustración racionalista; el romanticismo añadió una dimensión vital al pensamiento racionalista moderno. Ya hemos aceptado que la inteligencia emocional es parte constitutiva de nuestra percepción, de nuestra comunicación, de los mensajes y de los relatos pero también de las manipulaciones y mentiras.

https://davidson.cubava.cu/files/2019/02/%C2%A7-Mentiras-y-noticias21.jpg

Las preguntas son ¿donde empiezan unas y acaban otras? ¿La posverdad está hoy más presente? Al parecer sí porque vivimos una época de incertidumbres e inseguridades ya instaladas por la crisis de valores, instituciones, formas de vida y pilares sociales. Una época propicia a dos reacciones opuestas: a nuevos discursos racionales de cambio regenerativo o revolucionario y a discursos insolventes de líderes destructivos.

Escenarios post

 

El concepto de posverdad encaja con los escenarios «post» que vivimos. Lo «post» nos dice lo que ya no es; y no lo que es o hacia dónde vamos. Y, desde luego, no vamos necesariamente a mejor (la idea de progreso está en crisis) ni tampoco descartamos la pesadilla o la barbarie, aunque también dependan de nuestro esfuerzo colectivo por gestionar el presente.

https://davidson.cubava.cu/files/2018/11/@-fake-news-posverdad-y-facebook1.jpg

Es un vocablo que se corresponde bien con el capitalismo posindustrial (tercera fase del capitalismo con predominio financiero y en su versión de sociedad de conocimiento desigual); con la sociedad del posbienestar convertida en sociedad de medioestar o directamente de malestar; y con la posmodernidad, caracterizada por un pensamiento fluido, impresionable, subjetivizado y narcisista que, sin embargo, descubre esferas ocultas.

La posverdad, de todos modos, no era inevitable porque el predominio de la subjetividad en su confección tiene que ver al menos con tres fenómenos que la acompañan: con la decepcionante y tensa realidad social que ha frustrado, indignado o despistado a centenares de millones de personas en el mundo; con el fracaso de la política y de las instituciones para ofrecer resultados reconfortantes mientras recurre a mensajes desacreditados; y con Internet que permite un inmenso ruido en todas direcciones con miles de nuevos agentes (desde blogueros, tuiteros y youtubers a comunidades o anunciantes) en la fabricación de la agenda que antes era casi monopolio de los medios de comunicación.

El campo de la posverdad abarca así múltiples ámbitos pero aquí solo se apuntan dos: la política y la comunicación.

La posverdad en política

 

Mientras en el campo doctrinal se teoriza el salto de la democracia representativa a la democracia participativa (hay ejercicios puntuales de ello), surgen líderes que explotan prejuicios, creencias y soluciones fáciles a costa de principios y derechos humanos; y ganan elecciones. El superhéroe ungido da una patada al tablero y desde SU verdad, miente en datos, amenaza, tapa y señala al enemigo interior y exterior. No tiene reglas, no rinde cuentas y no dialoga. Trump, hoy, incluso es un ensayo y banco de pruebas de una hipotética post-democracia, o sea de la barbarie (que esperemos la desmonte alguna reacción social).

Es chocante. Teóricamente las funciones de transparencia y rendición de cuentas pueden dar un salto cualitativo con Internet, si hubiera voluntad política, pero no se ve por qué puede haberla para la red si no la hay en el funcionamiento institucional normal.

La red –con una potente información on line, off line y de calidad– puede ayudar cualitativamente a la autoorganización social, a reforzar la legitimidad de la democracia mediante su mejora cualitativa con listas abiertas, consultas, fiscalización de electos, ampliación de espacios codecisionales e iniciativas populares legislativas. Y ello a pesar de que no cabe que la teledemocracia pueda sustituir a la democracia ciudadana y formalmente constituida.

Y sin embargo, ante las amenazas, estamos volviendo a discutir los fundamentos de la democracia misma porque se han puesto en cuestión en hechos y discursos.

La posverdad y la comunicación

 

Más para bien que para mal, Internet reventó el monopolio del pensamiento distribuido y organizado alrededor de un sistema más o menos plural de medios profesionales de comunicación con sede en propietarios de la élite dominante o en el servicio público. Ese sistema ha sido funcional y previsible, con una relación de simbiosis y/o contrapeso con el sistema político pero, en general, de pleitesía con el sistema económico.

https://davidson.cubava.cu/files/2018/07/1.-fake-3-redes-soc.jpg

Internet tiene de bueno que –con hashtags y mensajes concentrados que interrogan, apelan, remezclan o convocan– crea lenguajes y narrativas con discursos distintos a los formalizados. Quizás es en el discurso donde se advierten más cambios y donde la frescura, la provocación, la chanza o la sal gruesa tienen efectos destructivos sobre los discursos edulcorados llenos de ocultaciones de intereses e ideologías, fruto de décadas de comunicación institucionalizada y esclerotizada.

https://davidson.cubava.cu/files/2018/03/1-ake-news123.jpg

Los social media, la comunicación a pares, los commons, la «cultura libre», el video amateur (Youtube), las redes sociales, las comunidades virtuales y los grandes buscadores disputan a los media el tiempo social de atención y horizontalizan la generación y circulación de información. Emerge la información ciudadana y activista, muy interesante porque no tapa nada pero, al carecer de filtros y contrastes, también coadyuvan a las posverdades.

https://davidson.cubava.cu/files/2018/03/1-ake-news12.jpg

Paralelamente, surgen medios on line, baratos y eficaces, que ganan terreno y de paso espolean a los grandes media a un periodismo más profesional y comprometido del que estamos huérfanos.

El resultado no es la resolución de los problemas del modelo mediático sino una fragmentación, con globalización hiperconcentrada en pocas plataformas, con acceso a nuestra privacidad con la que comercian y, paradójicamente, con una horizontalización social que también pasa por parámetros de vigilancia.

Tiene también de malo que, a falta de reglas, en la selva hay de todo y no favorece la visibilidad del pensamiento fino –sea radical o moderado– sino del burdo y sin matices, valorativo y prescriptivo frente al descriptivo y analítico. Con el tiempo quizás se generen capas de credibilidad. Ya ocurre con una parte de la prensa digital pero, por el momento, la posverdad campa a sus anchas. La utilizan los poderes y sus gabinetes o los gestores de comunicación, logrando una volátil y cambiante opinión pública conducida desde distintas atalayas, a veces en conflicto, y sobre la base de banalidades repetidas.

https://davidson.cubava.cu/files/2015/12/www-5.jpg

La red tiene así sus grandes cruces: la agenda oculta de información; la otra Internet (Internet profundo) y los sistemas privados no abiertos; la hegemonía transnacional de las grandes empresas de las redes; la prioridad estratégica de corporaciones y gobiernos en la gestión de la información; la vigilancia planetaria con la vulnerabilidad social consiguiente; la información no contrastada de la red; las relaciones públicas generalizadas, la publicidad y propaganda en el ámbito social; la gestión de lobbies; la comercialización oculta de listas; el manejo de emociones desde una inmediatez poco reflexiva; las ideas simplistas homogeneizantes. Todo ello hace estragos en la comunicación social objetivable.

Como corolario cabe apuntar que achicar el campo de la posverdad requiere, por un lado, ensanchar el campo del saber, de la educación y de la maduración de la opinión pública; y, por otro, poner el sistema de comunicación y su calidad en el corazón de la gestión de las sociedades posindustriales.

(Tomado de Naiz)

https://davidson.cubava.cu/files/2015/01/CubaestrellaQueIlumina.jpg

Publicado por: David Díaz Ríos  /  CubaEstrellaQueIlumina

 

This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post. Post a comment or leave a trackback.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Your email address will never be published.