Troya, guerras raras y un odio convencional

Troya / Autor Adán Iglesias

Troya, guerras raras y un odio convencional / Enrique Milanés León / JR

 

https://davidson.cubava.cu/files/2019/12/1-caballo-de-troya-g.jpg

Conflictos aparentemente diferentes, supuestamente distantes, comparten la raíz «cuadrada» —esto es, organizada con toda intención— de las protestas populares «espontáneas», dispuestas a barrerlo todo

 

Si el rey Príamo hubiera tenido Internet y otras redes de comunicación en su amadísima Troya, si las riquezas de su tierra despertaran apetitos distantes, si a alguno de sus enemigos le diera por autoproclamarse y si a varios mares de distancia ya estuviera fondeado un pirata llamado Imperialismo, es cosa segura que en aquellos violentos tiempos de finales del siglo XII antes de Cristo, la guerra más célebre de la historia —¿o solo de la literatura?— tendría, en manos del mismo Homero, otro argumento en el que el «caballo» que burló la muralla no fuera de carne y hueso, mas tampoco de madera.

https://davidson.cubava.cu/files/2019/12/venezuela.jpg

En tales supuestos, el viejo monarca se hubiera ahorrado el dilema de que su hijo menor llegara a casa con una mujer bellísima —pero ajena—, seguida de una jauría de ejércitos griegos, en cambio enfrentaría un engendro genocida mucho más riesgoso que todos los «cuernos» del mundo juntos: la guerra no convencional. 

https://davidson.cubava.cu/files/2017/03/WIKILEAKS-WAR-4%C2%AA-4-.jpg

Desde hace unos 15 años un abanico de términos es la sal y el pan de todos los noticieros: guerra híbrida, revoluciones de colores, primaveras «regionales», golpes suaves, poder inteligente, guerra cibernética, lawfare —guerra jurídica—, conflicto de cuarta, o quinta, generación… Tienen algo en común: aunque ocultan por completo las batallas en el frente, todos pueden ser letales.  

https://davidson.cubava.cu/files/2018/12/5-pasos-para-derrocar2.jpg

Más velada o visible, la guerra no convencional integra desde hace unas cinco décadas la doctrina militar de Estados Unidos. No, ni el concepto ni sus aplicaciones son nuevos, así que —como en esas sagas policiales de la televisión— los pueblos perspicaces pueden rastrear en el planeta las víctimas fatales de este asesino en serie.

https://davidson.cubava.cu/files/2016/11/@-CIBER-WAR-COLAGGE-2.jpg

En noviembre de 2010, las Fuerzas de Operaciones Especiales del Ejército de Estados Unidos emitieron su Circular de entrenamiento 18-01 sobre esta modalidad de ataque, pero ese propio documento, todo un tutorial de la intromisión imperialista, recoge una frase de John F. Kennedy, de 1961, como para chuparse… los sesos: «Hay otro tipo de guerra, nueva en su intensidad pero antigua en su origen. Una guerra de guerrillas, subversiva, de insurgentes, de asesinatos; una guerra de emboscadas en vez de combates; de infiltración en vez de agresión; que busca la victoria mediante la degradación y el agotamiento del enemigo en vez de enfrentarlo».

A tal punto están enlodadas las estructuras oficiales estadounidenses en el asunto que la cadena de mando que autoriza tal paquete de «aventuras» implica al Secretario de Defensa y a la mismísima Oficina Oval, siempre con generoso financiamiento controlado por el Congreso.

https://davidson.cubava.cu/files/2015/09/guerra-con-politica-otros-medios-80.jpg

La humanidad estaba condenada a llegar al punto en que se encuentra porque, tanto como la eterna pesquisa en el área armamentista, los Gobiernos estadounidenses han encargado a investigadores de la comunicación y las ciencias sociales estudios orientados a la manipulación de masas para cambiar, sin violencia visible, «regímenes» a bajo costo.

https://davidson.cubava.cu/files/2019/02/1.-mentiras-1-768x388.jpg

De tal suerte, conflictos aparentemente diferentes, supuestamente distantes, comparten la raíz «cuadrada» —esto es, organizada con toda intención— de las protestas populares «espontáneas», dispuestas a barrerlo todo, cuyo hilo directriz es halado desde Washington y sus aliados acompañantes.

https://davidson.cubava.cu/files/2018/12/ZZ-88-Lawfare-y-guerra-h%C3%ADbrida.jpg

Hacerlo implica, por supuesto, la selección de los provocadores adecuados y la fabricación acelerada de líderes locales de rápida caducidad encargados, en su minuto de gloria y visibilidad, de la poda y chapea del «patio» del Tío Sam para que no resurja en el área el verde de las izquierdas.

https://davidson.cubava.cu/files/2016/11/1.-cyberwar2.jpg

Llamadas también guerras asimétricas, estas prácticas de pillaje contemporáneo emplean con particular énfasis las armas mediáticas, orientadas a menoscabar la unidad, la moral y la efectividad operacional del adversario, que debe ser despojado, a mentira pura, del respaldo popular. Eso, que nunca lograron contra Fidel, es lo que intentan contra Maduro y lo que, tristemente, consiguieron con líderes de la talla de Rafael Correa y Evo Morales, por no hablar de los intensos pulseos entre entereza e infamia que ha sostenido Lula.

Nadie habla de un desarme del capital sino de un rearme del odio. Estados Unidos sigue destruyendo, a cohetazo limpio, acuerdos de contención militar internacionales previamente firmados; lo que sucede es que, además de esos daños, ahora ha colocado poderosas ojivas intelectuales en otra guerra, paralela, que deja un rastro de muerte silente —la del hambre, la de la insalubridad, la del estrés por tanto acoso, la del cansancio final— y sufrimiento cotidianos.

https://davidson.cubava.cu/files/2016/11/war-3-parte.jpg

Aunque Medio Oriente y África —menguados durante siglos por las conflagraciones al uso— muestran ya cicatrices de la guerra no convencional, es América Latina, y especialmente Venezuela, el centro en la diana del arquero imperialista. Vayan solo dos muestras: mientras el presidente Maduro ha denunciado el robo a su país de 30 000 millones de dólares en activos, el canciller Jorge Arreaza ha explicado el «gigantesco e inhumano experimento de guerra no convencional»que acompaña este despojo no a un Gobierno, sino a todo un pueblo.

https://davidson.cubava.cu/files/2017/04/guerra-medi%C3%A1tica-posverdad1.1.jpg

Trump y compañía están asomados tras una «hendija» de la Casa Blanca, vigilando los movimientos de ideas en su pretendida zona de influencia. En 2015 se descubrió que durante años, con apoyo de la Embajada norteña en Caracas, la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de Estados Unidos espió a unos 10 000 empleados de la empresa Petróleos de Venezuela (PDVSA) y almacenó datos sensibles de unos 900.

https://davidson.cubava.cu/files/2016/11/war-2-parte.jpg

Dedicada a la seguridad, la compañía eslovaca ESET descubrió en su momento un ataque de espionaje avanzado contra la Fuerza Armada Nacional Bolivariana de Venezuela por parte de hackers, dirigido a mapear la ubicación nada menos que de las unidades militares más sensibles. Dave Maasland, vocero de la compañía, comentó que el ataque parecía «la versión moderna de enviar a alguien en su caballo para ver dónde están esperando los soldados».

https://davidson.cubava.cu/files/2017/04/guerra-medi%C3%A1tica-posverdad2.jpg

¡Uhhhmmm… otra vez como en Troya! No hay dudas de que el asedio que hoy impone el imperialismo ante las murallas de pueblos no «simpáticos» a la Casa Blanca es mucho más crudo que aquel que por diez años, según Homero, puso a prueba la resistencia de los valientes troyanos.

https://davidson.cubava.cu/files/2016/05/cyber-war.jpg

No hay recato político. Cuando a Venezuela le quitaron, con un ataque electromagnético, el 80 por ciento de su energía, todos entendimos mejor que en el camerino del imperio queda aún tinte amarillo, pero se agotan las máscaras. Entonces, solo una cosa mantuvo en pie a los hijos de Bolívar: la certeza de que a sus muros no entran invasores en corceles de madera porque, en su patria, ellos llevan la brida de los caballos.

https://davidson.cubava.cu/files/2016/05/cyber-war1.jpg

Fuente: JR

ARTÍCULOS RELACIONADOS:

La Guerra Mundo

La Ciberguerra en la era Trump

La ciberguerra: la principal ciberamenaza global

Mercenarios en las redes y la internet como arma de guerra contra Cuba

Las antenas de la “Guerra Fría”

¿La guerra total de Estados Unidos contra Cuba?

El apagón: ciberataque como guerra de baja intensidad en Venezuelafcinco

La guerra simbólica contra el socialismo

El Arte de la Guerra: Cómo fabricar al enemigo

La guerra de EE.UU contra Venezuela, Nicaragua y Cuba, ¿y después?

El caso Huawei y la guerra por espiarnos

La Guerra en Internet contra Cuba [2 artículos]

Lawfare y guerra híbrida: la disputa geopolítica en América Latina

¿El retorno de la Guerra Fría?

Cuba, Estados Unidos y una peligrosa guerra de símbolos

https://davidson.cubava.cu/files/2015/01/CubaestrellaQueIlumina.jpg

Publicado por: David Díaz Ríos  /  CubaEstrellaQueIlumina

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Discurso Díaz-Canel, Presidente República de Cuba, en clausura IV Periodo Ordinario de Sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular en su IX Legislatura, 21-12-2019

https://www.presidencia.gob.cu/media/filer_thumbnails/filer_public_thumbnails/public/2019/12/21/diaz-canel_discurso_asamblea_diciembre_2019.jpg__830x600_q85_subject_location-1191%2C0_subsampling-2.jpg

Discurso pronunciado en la clausura del IV Periodo Ordinario de Sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular en su IX Legislatura

 

Discurso pronunciado por Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez, Presidente de la República de Cuba, en la clausura del IV Periodo Ordinario de Sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular en su IX Legislatura, en el Palacio de Convenciones, el 21 de diciembre de 2019, “Año 61 de la Revolución”.

(Versiones Taquigráficas – Presidencia de la República)  

Querido compañero General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central de nuestro Partido;

Compañero Esteban Lazo, Presidente de la Asamblea Nacional y del Consejo de Estado;

Compañeros de la Generación Histórica que nos acompañan;

Diputadas y diputados;

Pueblo de Cuba:

En vísperas de otro aniversario de la Revolución invicta y victoriosa, ante todo quiero exclamar: ¡Felicidades!

Atravesamos un año cargado de retos, tensiones y agresiones. Juntos los enfrentamos y juntos vamos ganando.

En verdad ha sido duro y desafiante el año 61 de la Revolución, aunque nunca tanto como aquellos que se sucedieron después del triunfo de enero cuando el asedio se acompañó de arteros ataques, incluyendo:  una invasión, sabotajes, incendios, bandidismo y el aislamiento de Cuba en todo el hemisferio.

Aquellos desafíos fueron vencidos y superados uno por uno, legándonos sus protagonistas una historia que nos enorgullece profundamente y la más formidable escuela revolucionaria: por el pueblo, junto al pueblo y para el pueblo: ¡todo es posible!

Curtidos en la resistencia de todos esos años, y apoyados en la fortaleza de la obra humana levantada “contra viento y marea” durante seis décadas, hemos podido transitar este 2019 derribando obstáculos que parecían insalvables y, hoy, tenemos todo el derecho a celebrar lo conseguido sin autocomplacencias y conscientes de que cada meta es un nuevo punto de partida.

Hablando de obstáculos, empecemos por el peor y más abarcador de todos: el bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos.

Cuando se escriba la historia de estos días, habrá que reservar un capítulo al año 2019 por el modo brutal, demente, podría decirse, en que durante este año escaló la agresión a Cuba, prácticamente, al ritmo de más de una medida por semana; es decir, una “vuelta de tuerca” cada siete días para asfixiar a nuestra economía.

Se cancelaron, restringieron o prohibieron, cruceros, vuelos, remesas, servicios médicos, financiamientos, transportación de combustible y seguros.  No hay un área libre de la cacería, del cerco, de la persecución.  Tampoco queda proyecto o acción revolucionaria ajena a la difamación.

Para justificar su actuación, Washington ha acudido nuevamente a groseras mentiras, y a la burda acusación de que somos un factor de inestabilidad y amenaza para la región, las que hemos desmentido enérgicamente.

Las medidas adoptadas se dirigen a sabotear el comercio exterior de Cuba y a obstaculizar las transacciones financieras con terceros países, incluyendo pagos, cobros y posibilidades de créditos.  Buscan interrumpir los suministros de la industria nacional, limitar el acceso a la tecnología y a las fuentes de capital y de ingresos económicos, con acciones específicas contra el transporte de combustible, el turismo y los servicios internacionales de salud. 

Con este fin, Estados Unidos ha desplegado una intensa e injuriosa campaña contra la colaboración médica que Cuba ofrece.  Es inmoral e inaceptable que se cuestione la dignidad, la profesionalidad y el altruismo de los más de 400 000 colaboradores de la salud que, en 56 años, han cumplido misiones en 164 naciones.

Como conoce el pueblo, en una conducta sin precedentes, el Gobierno de Estados Unidos hoy se jacta de haber amenazado, perseguido y tomado medidas ilegales contra más de diez compañías y decenas de embarcaciones de terceros países que transportan petróleo a Cuba.  Para la historia quedan registradas estas agresiones como actos de cobarde piratería.

El objetivo declarado es privar de suministros de combustible a un país de 11 millones de habitantes.  Su impacto no ha sido más severo gracias a la unidad y a la respuesta solidaria y consciente del pueblo, la fortaleza del sistema económico y social socialista y la experiencia de 60 años de enfrentamiento a la agresión imperialista.

Pero ahí está, en los resultados de la economía, la afectación que causó.  Prácticamente, todos los sectores tuvieron que lamentar interrupciones o atrasos en sus producciones.  Logramos espantar los incómodos apagones y soportar las restricciones con medidas ajustadas a la situación particular por territorio y por organismo.  Todo el país volvió a “apretarse el cinturón”, pero no se implantó ninguna medida de ajuste que descargara sobre el pueblo el costo del criminal bloqueo.  ¡Somos territorio libre de neoliberalismo!

Según nuestros enemigos y los que amplifican sus mensajes en cualquier plataforma de comunicación, el bloqueo está dirigido a dañar al Gobierno. ¡Mentira! El bloqueo afecta a todo el pueblo porque afecta a todos los sectores y actores de la economía.

Las restricciones adicionales a la disponibilidad de combustible, que comenzaron en abril, afectaron sensiblemente el transporte público, obligaron a paralizar temporalmente o a disminuir el ritmo de algunas inversiones, perjudicando la agricultura, la producción y la distribución de alimentos y otros renglones de alto impacto económico y social.

La interrupción del arribo de cruceros, de vuelos a provincias, el recorte de remesas, el cierre de oficinas consulares, la limitación de licencias de viaje, entre otras, golpean especialmente al sector no estatal de la economía.

El pueblo lo sabe porque lo sufre; pero también lo ha afrontado con mayor sabiduría y previsión, con esa fuente de energía inagotable que hay en cada cubano: la creatividad y la capacidad insuperable de encontrar una solución a cada problema.  Esa es nuestra historia, la que nos enseña que la unidad, la resistencia, la lucha y la emancipación son las claves de nuestras victorias.

En primerísimo lugar, gracias a eso y, también, a la cooperación de gobiernos soberanos y empresarios valientes, dispuestos a desafiar la hegemonía estadounidense para comerciar con Cuba, hemos enfrentado y resistido la guerra económica.

Y, ¡estamos aquí! De pie, dignos y firmes.  Tranquilos, pero atentos.  Conscientes de que quien llega tan lejos en su villanía, no tendrá escrúpulos en acudir a planes más perversos aún, si eso le permite borrar del mapa este ejemplo de osadía y resistencia que tanto los irrita, y que no han podido vencer en 61 años, ni por la presión ni por la seducción.

Hace exactamente dos años, en la clausura de la Asamblea Nacional, el General de Ejército Raúl Castro recordaba que “La Revolución Cubana ha resistido los embates de 11 administraciones de los Estados Unidos de distinto signo y aquí estamos y estaremos, libres, soberanos e independientes”.

Con el mayor de los orgullos, las actuales generaciones de dirigentes, de pueblo y, particularmente, la juventud cubana, presentes hoy en la Revolución decimos: ¡De Fidel, de Raúl y de todos sus compañeros y compañeras de lucha: Somos Continuidad!

Sé que esa declaración por sí sola enfurece a los adversarios, porque es la confirmación de que ninguno de sus planes resultó.  Nos han golpeado y nos golpean.  El bloqueo hace más lento el avance y les resta eficacia a nuestros esfuerzos.  Duele, molesta e irrita, como duelen, molestan e irritan el abuso, la prepotencia y la maldad; pero es importante que sepan que ¡no vamos a rendirnos!

El bloqueo es una política tan desacreditada, tan inmoral y tan contraria a todo derecho, que sus defensores desbordan cualquier límite legal y humano para mantenerlo, olvidando un proverbio español, más antiguo que el Quijote: “Tanto va el cántaro a la fuente, hasta que al final se rompe”.  Los proverbios, por cierto, expresan la sabiduría nacida de las experiencias de los pueblos, incluidas sus luchas.

¡Quién sabe si un día de la legendaria lucha del pueblo contra ese engendro nacerá un proverbio en todas las lenguas como un monumento universal a nuestra resistencia!  Podría decir ese proverbio: “Imperio que aísla, aislado termina” (Aplausos).

Carcomida por la corrupción y la disfuncionalidad internas, la administración estadounidense ha extremado su conducta agresiva y unilateralista en casi todas las regiones del mundo frente a problemas medulares para el futuro de la humanidad, y ha agudizado los conflictos existentes con irrespeto absoluto al Derecho Internacional y las prerrogativas soberanas de muchos Estados.

En el hemisferio reafirmó oficialmente la vigencia de la Doctrina Monroe y viene actuando en plena coherencia con esa ambición imperialista.  Sus estructuras políticas a cargo de la región parecen dominadas por elementos de la extrema derecha cubano-americana y personajes asociados a la trayectoria terrorista y delincuencial de los Estados Unidos en esta región.

Pero no todo el mundo se postra bajo sus presiones.  La Asamblea General de Naciones Unidas, que cada año se pronuncia contra esa política criminal, la ha condenado otra vez en 2019 de manera prácticamente unánime.  En la región, apenas dos gobiernos tomaron distancia de la condena mundial: solo el de Brasil votó en contra, en claro sometimiento al imperio, y el de Colombia se abstuvo en la votación de una resolución que apoyaba desde 1992.

Para justificar esta censurable decisión las autoridades colombianas acudieron a la manipulación, ingrata y políticamente motivada, sobre la altruista, consagrada, discreta e inobjetable contribución de Cuba a la paz en ese país, un tema en el que la conducta del Gobierno cubano es universalmente reconocida.

La agresividad del imperialismo se complementa con un intenso y grosero programa de subversión política e injerencia en los asuntos internos de Cuba, al que le han dedicado, en los últimos tres años, alrededor de 120 millones de dólares que sufragan los contribuyentes de ese país. 

Con creciente activismo y como se ha divulgado ampliamente, hay un involucramiento directo de su Embajada en Cuba en estas acciones, en franca violación de las leyes cubanas y del Derecho Internacional, específicamente, de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas.

Fiel a la trayectoria histórica de la Revolución, el Gobierno cubano ha permanecido firme y sereno frente a esta abierta y creciente hostilidad.

Hemos rehusado morder el señuelo de las provocaciones y seguimos comprometidos, responsablemente, con la preservación de los lazos bilaterales formales y los escasos espacios de cooperación oficial que aún permanecen en vigor entre ambos países, procurando proteger las condiciones que permiten los vínculos familiares de millones de ciudadanos y la comunicación entre los dos países.

Sin embargo, conviene enfatizar con absoluta claridad que Cuba adoptará todas las medidas que resulten necesarias para frenar los propósitos intervencionistas de los Estados Unidos, proteger la tranquilidad y el bienestar de la población, salvaguardar la unidad nacional y defender, al precio que sea necesario, la soberanía y la independencia del país (Aplausos). 

No nos dejaremos provocar, ni renunciaremos a nuestra sagrada independencia.  Ante las amenazas del enemigo, actuaremos como nos ha convocado Raúl: cada uno desde su barrio, desde su comunidad, debe estar listo para salir al combate y hacer suya aquella frase que dijimos cuando el fallecimiento del Comandante en Jefe de la Revolución cubana: ¡Yo soy Fidel! (Aplausos.)

Cuando se mira afuera, se confirman todas las razones para resistir y crear sin desmayos.  La crisis del multilateralismo, tan cuestionada en la más reciente Cumbre de los No Alineados, por los profundos desequilibrios que provoca y su permanente amenaza a la paz, nos muestra un mundo donde se profundizan las desigualdades y se margina y excluye a las mayorías.

El neoliberalismo, empujado por los poderes mediáticos y los fundamentalismos de todo tipo, empobrece naciones que ayer fueron prósperas.  Acabamos de comprobarlo en Argentina, salvada ya una vez del desastre neoliberal y convertida, nuevamente, en “tierra arrasada” en solo cuatro años de desproporcionados ajustes, como están documentando sus intelectuales y artistas, indignados por las elevadas deudas sociales que deja el Gobierno saliente, gran impulsor de las recetas neoliberales.

Bajo similares esquemas, el modelo chileno, tan exaltado por los organismos financieros internacionales, hoy muestra la incapacidad para resolver los problemas sociales que genera la economía diseñada por los Chicago Boys. Sus jóvenes, golpeados y abusados por cientos, están protagonizando, en manifestaciones incansables, una batalla épica contra el sistema que los excluye.

Reclaman derechos que no ha atendido con seriedad su Gobierno ni parecen ser visibles para la OEA, que tanta preocupación muestra por la estabilidad y la democracia en Venezuela, Nicaragua y hasta en Cuba, que no tiene nada que agradecer al “ministerio de colonias”, al que por suerte dejamos de pertenecer hace más de 50 años.

Ratificamos que mantendremos la solidaridad y cooperación con la República Bolivariana de Venezuela, su Gobierno legítimo bajo la presidencia de Nicolás Maduro Moros, y con el Gobierno y pueblo sandinistas, liderados por el presidente Daniel Ortega.

Valga el recordatorio para aquellos que montan los shows anticubanos con el grotesco Secretario General de la OEA en el centro de la escena.

Otro episodio indignante e inaceptable que nos deja 2019 es el golpe de Estado al presidente Evo Morales Ayma, en Bolivia, promovido por la oligarquía local bajo orientaciones yanquis, también con la escandalosa complicidad de la OEA.

Profundamente racistas, los ejecutores del golpe de Estado, repiten la fórmula ensayada contra Venezuela de poderes autoproclamados. Ya no importa si se ha comprobado que fue mentiroso el informe de la OEA y que jamás hubo violaciones ni fraude por parte del MAS.  Sus líderes están refugiados hoy en otros países, perseguidos por los reales delincuentes: los que se hicieron del poder con la Biblia en una mano y el fusil en la otra.

Desde que se inició el golpe, Cuba lo condenó.  Reafirmamos hoy aquí nuestra solidaridad con el compañero Evo Morales Ayma y el pueblo boliviano (Aplausos).

A los intentos foráneos por desestabilizar a los Estados caribeños de Dominica y Surinam, respondemos que la solidaridad de Cuba con ambos gobiernos y pueblos es sólida y firme.

En ese amargo contexto han emergido procesos esperanzadores en México y Argentina.  Ninguno de ellos se ha propuesto construir el socialismo ni estatizar la economía y, aun así, ya ha comenzado la guerra contra sus políticas sociales, agitando el fantasma de la influencia marxista.

Ratificamos nuestras simpatías y solidaridad con el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador en México, y aplaudimos la elección de Alberto Fernández y Cristina Fernández como presidente y vicepresidenta de Argentina (Aplausos). Insistimos en que debe reclamarse la restitución de la inocencia de Lula, sus derechos políticos y su consiguiente libertad plena.

En México y Argentina asistimos, durante el último año transcurrido, al resurgimiento del sueño integrador y la idea de preservar la Celac, diversa y plural, que logró establecer en nuestro país, en 2014, más que una Proclama, una voluntad compartida de ser para siempre Zona de Paz.

Los lazos con África, Asia, Oceanía y Medio Oriente, se consolidan. Se han fortalecido nuestras relaciones políticas y los intercambios de alto nivel con la Federación de Rusia, la República Popular China y la República Socialista de Vietnam.

Ha sido un año positivo en los vínculos con la Unión Europea y sus Estados Miembros en las diferentes esferas, incluida la económica comercial, de inversión y la cooperación.

La participación de Cuba en la XVIII Cumbre del Movimiento de Países No Alineados, celebrada en Bakú, Azerbaiyán, fue activa y fructífera. Reiteramos la importancia de que el Movimiento desempeñe un papel internacional cada vez más vigoroso para enfrentar unidos los grandes desafíos impuestos a los países del Sur.

Compañeras y compañeros:

A grandes rasgos hemos descrito la situación política internacional, agravada por la ya citada crisis del multilateralismo y la elevada injerencia norteamericana en nuestra región.

En ese contexto, plagado de riesgos y amenazas, el discreto comportamiento de la economía cubana no es una excepción.  La Cepal (Comisión Económica para América Latina de las Naciones Unidas), confirmó que persiste la desaceleración generalizada en América Latina y el Caribe, previéndose un crecimiento del 0,1 %. Y anuncia que será bajo para 2020, con una tasa estimada del 1,3 %, en un contexto internacional caracterizado por el agravamiento de las tensiones comerciales, entre otros factores.  En esos índices se mueven los resultados económicos de Cuba en 2019, con su 0,5 % de crecimiento y los pronósticos para el 2020, situados en un realista 1 %.

No somos excepción. Lo verdaderamente excepcional es que no hayamos descendido bajo el peso de las descomunales presiones y la persecución financiera exacerbada este año hasta límites insólitos.

La excepcionalidad es también que no hemos acudido a las cómodas recetas neoliberales que vuelven a ponerse de moda, aunque esté más que probado que solo sirven para agigantar la brecha entre los pocos, poquísimos, cada vez más ricos y las mayorías que se empobrecen aceleradamente.

Permítanme recordar que en el apogeo del neoliberalismo, en la década de los años 90 del pasado siglo, Fidel “fue al futuro y regresó para contarlo”, como se dice de sus facultades premonitorias.  En el contexto de una Cumbre Iberoamericana, en 1993, nuestro líder histórico avisó:

“El neoliberalismo no tiene porvenir y llegará el momento en que todo eso empiece a cuestionarse, pero tiene que pasar el tiempo y, mientras tanto, tenemos que estar ahí luchando por las cosas más justas, por las ideas más correctas, formando conciencia.  Es muy importante que los pueblos tomen conciencia, y los pueblos van a tomar conciencia en la medida en que ven que estas recetas no resuelven los problemas”.

Cuando Fidel expresó aquella crítica adelantada, los teóricos del sistema se empeñaban en convencernos de que el capitalismo era el fin de la historia.  Hoy podríamos decir que estamos asistiendo al fin de la historia del capitalismo.  Todo lo que vemos es repetición de fórmulas que ya probaron su ineficacia y, lo que es peor, a pesar de su elevado costo social.

No, gracias, no queremos eso para nuestro pueblo. Queremos prosperidad y vamos a luchar por ella a brazo partido; pero nunca al costo de dejar a las mayorías fuera de sus beneficios.

No nos interesa una sociedad, como hemos visto tantas por ahí, donde las luminarias que publicitan el progreso opacan a las estrellas en el cielo, mientras cientos de personas duermen en los parques y decenas de niños se lanzan sobre vehículos climatizados para limpiarles los vidrios a sus acomodados pasajeros, hombres y mujeres que creen aliviar sus conciencias lanzándoles unas monedas para comer.

Queremos que la decencia, la belleza, el buen gusto y la cultura del detalle se instalen en nuestras ciudades y que las mejores prácticas productivas hagan florecer nuestros campos.  Queremos que el trabajo honrado y la eficiencia les ganen la guerra a las ilegalidades, al burocratismo, al acomodamiento, a la inercia y a la apatía.

Los cubanos somos vencedores del imposible.  Y es un buen momento para proponernos otro año de excepcionalidad positiva.

Pasando revista a lo más sobresaliente del que termina, a nosotros mismos nos sorprende el salto por encima de las dificultades:

Comenzando 2019, un devastador tornado dañó severamente viviendas y centros productivos de cinco municipios de nuestra capital.  Aquella madrugada del 28 de enero, en medio de la oscuridad, entre los escombros, pocos creyeron que sería posible restañar sus profundas heridas y cumplir los programas de construcción y embellecimiento por los 500 años de La Habana.

Un real tornado de trabajo, esfuerzo, solidaridad e inteligencia colectiva borró en unos meses el golpe de la naturaleza, imponiendo récord en las inversiones previstas.

Eso contribuyó al sobrecumplimiento que más nos anima al terminar el primer año de la Política de la Vivienda aprobada.  Con esfuerzos propios, subsidios y estatalmente, se terminaron 43 700 viviendas, 10 000 más que lo planificado, una verdadera inspiración para los próximos años, en que aspiramos a terminar más de 60 000 anualmente.  Solo así y bajo nuevos conceptos de funcionalidad, calidad y armonía con el entorno, llegaremos un día a resolver los acumulados problemas con la vivienda.

Fue también 2019 el año de empezar a ver el resultado de las más fuertes inversiones en el transporte terrestre y ferroviario.  Se pusieron en funcionamiento 80 nuevos coches en los trenes nacionales, lo cual se acompañó de una renovación de la calidad de estos servicios, así como la rehabilitación de las principales estaciones ferroviarias.

Se incorporaron a los servicios públicos más de 300 ómnibus ensamblados en Cuba, 69 semiómnibus y 125 triciclos, al tiempo que se avanzó en la recuperación de ómnibus paralizados por largo plazo, lo que puso un poco de alivio en uno de los problemas más agudos del país y que seguirá demandando recursos y eficiencia.

Los trabajadores del sector presupuestado seguramente recordarán que en 2019 sus salarios se multiplicaron hasta tres veces, lo que favoreció, entre otras cosas, la reincorporación de 12 942 maestros a las aulas, para el 96,9 % del completamiento de la cobertura docente sin utilización de alternativas.

Mañana es el Día del Educador, a los queridos maestros cubanos llegue la felicitación y el reconocimiento por sus aportes en ese día (Aplausos).

Sin llegar aún la reforma salarial, el aumento elevó el valor real de los ingresos de los trabajadores del sector estatal y en menor medida de la seguridad social, una demanda pospuesta durante años en espera de un mejoramiento de la economía, que sigue pendiente.

Fue el año en que se extendieron y profundizaron los servicios de telefonía y acceso a Internet, al punto de pasar de uno de los últimos lugares en el mundo a ser una de las sociedades donde más dinámicamente creció la conexión a la red de redes.

Siete millones trescientas mil líneas telefónicas, de ellas 6 millones para teléfonos móviles y más de 3 millones de usuarios utilizando tecnología de 3G y 4G, significan avances trascendentes en el propósito de alcanzar la mayor informatización de la sociedad.

Párrafo aparte para el turismo que, siendo el sector más golpeado por el reforzamiento del bloqueo, junto con los servicios médicos, logró sobrepasar los 4 millones de turistas, poner en explotación 3 855 nuevas habitaciones y avanzar en el encadenamiento de la producción nacional, la inversión extranjera y el sector no estatal, aspectos en los que hay que continuar trabajando, por su incidencia en la economía nacional y en el mejoramiento continuo de la calidad.

En la Zona Especial de Desarrollo Mariel ya funcionan plantas industriales que fabrican productos cubanos necesarios para nuestro mercado interno y con posibilidades de exportación.

Pero lo más trascendente del año para esta legislatura y para todos los ciudadanos es que se aprobó la nueva Constitución, que fortalece la sociedad cubana y abre nuevos caminos a la institucionalización del país.

De su implementación han emergido seis leyes en dos periodos de sesiones, en un ejercicio legislativo sin precedentes que hoy nos deja con los instrumentos legales indispensables para el mejor funcionamiento de la propia Asamblea Nacional, las municipales y los Consejos Populares, así como con nuevas figuras y formas de ejercicio del Gobierno, que deben conducirnos al perfeccionamiento impostergable de los órganos de poder del pueblo.

En esta sesión parlamentaria hemos elegido por primera vez en estos años al Primer Ministro y además al nuevo Consejo de Ministros.  Podemos asegurarles que el compañero Manuel Marrero Cruz, los viceprimeros ministros y los ministros designados se entregarán por completo, dando continuidad a la enaltecedora acción de ejercer el gobierno con el pueblo y para el pueblo.

Avanzábamos en esa dinámica de trabajo en función de las más apremiantes necesidades y demandas de la población, cuando la arremetida imperial nos privó de más de un 50 % de las necesidades de combustible a partir de septiembre.

Llegó la “coyuntura”, ese periodo que tensionó todas nuestras fuerzas para evitar afectaciones y retrocesos.    Y se hicieron chistes y memes en las redes sociales que pasarán a la lista de una de las más poderosas fuerzas del ser nacional: la capacidad de bromear hasta con nuestros más graves problemas. Incluso, los que empleamos la palabra inicialmente para espantar los sustos provocados por el rumor malintencionado de que volverían los momentos más difíciles del Periodo Especial, aliviamos las angustias por las paradas llenas, las gasolineras apagadas o con largas colas, las producciones detenidas y todos los problemas asociados, riéndonos cuando no quedaba otra salida.

Esa fue una pelea más que ganamos, pero no totalmente (Aplausos).  Si la “coyuntura” nos obligó a buscar en las experiencias de tiempos peores prácticas de ahorro engavetadas, apenas ha pasado la crisis más dura y algunos choferes de autos estatales han vuelto a subir los cristales y a olvidarse de la solidaridad.  Y hay medidas que no pueden ser coyunturales.  Tenemos que imponerlas hasta que la rutina las vuelva costumbre. Como todas las formas de ahorro y todas las prácticas solidarias.

Esta es una decisión.  No es un pedido.  Es una disposición que doy en nombre del Gobierno y de las necesidades de la mayoría (Aplausos).  Y exigiremos su cumplimiento porque es mandato del pueblo.

Lo bueno que tienen los malos tiempos es que nos educan en mejores prácticas. Y de algo debe servirnos la educación y la cultura adquiridas en 60 años de Revolución, esa riqueza moral que no hay tesoro material que la sustituya o la supere.

He mencionado solo algunos de los hechos más notables de la actividad del Gobierno en el año, por su impacto en toda la población y porque las comparecencias de nuestro Ministro de Economía y de nuestra Ministra de Finanzas han dado los detalles indispensables.

Otros datos y resultados por organismos serán publicados en el sitio de la Presidencia y esperamos que nutran nuestras redes sociales.  En verdad hay mucho de qué enorgullecernos, como queda todavía muchísimo por resolver.  Lo más apremiante es el ordenamiento monetario.

No olvidamos lo que dijo hace dos años el General de Ejército sobre el tema:

“Nadie puede calcular, ni el más sabio de los sabios que tengamos nosotros, el elevado costo que ha significado para el sector estatal la persistencia de la dualidad monetaria y cambiaria, la cual favorece la injusta pirámide invertida, donde a mayor responsabilidad se recibe una menor retribución y no todos los ciudadanos aptos se sienten motivados a trabajar legalmente, al tiempo que se desestimula la promoción a cargos superiores de los mejores y más capacitados trabajadores y cuadros, algunos de los cuales emigran al sector no estatal.

“Debo reconocer que este asunto nos ha tomado demasiado tiempo y no puede dilatarse más su solución”. Los aplausos que entonces acompañaron sus palabras tenemos el deber de transformarlos en esfuerzos para cumplir con los plazos previstos.

Podemos asegurarles que el ordenamiento monetario se encuentra en fase avanzada de estudio y aprobación. Actualmente se concentran los esfuerzos en la validación integral de los resultados de cada tema; la elaboración de las normas jurídicas, la organización y ejecución de los procesos de capacitación, aseguramiento político y comunicación social.

Se confirma la integralidad del proceso y su complejidad, dado que abarca aspectos estrechamente interrelacionados que tendrán impacto en toda la sociedad, los que serán aplicados con la secuencia prevista, minimizando los efectos en la población.

Este proceso no es un canje de monedas, por lo que ratifico lo expresado en ocasiones anteriores en cuanto a que se garantizarán los depósitos bancarios en divisas extranjeras, pesos convertibles, pesos cubanos, así como el efectivo en manos de la población.

Todas las medidas derivadas del mismo serán oportunamente informadas a nuestro pueblo.

Compañeros y compañeras:

Tres prioridades nos hemos planteado para enfrentar los ataques del adversario sin renunciar a nuestros programas de desarrollo.  La primera es ideológica y tiene que ver directamente con nuestra defensa, desde las más profundas convicciones.  El pueblo cubano, formado y entrenado por Fidel en batallas legendarias, está preparado, para entender y asumir cuantos problemas nos plantee la agresión enemiga.  Solo necesita estar informado y recibir las explicaciones oportunamente.

Lo demostró cuando informamos la situación creada con la disponibilidad de combustible y convocamos a convertir un ataque del enemigo en oportunidad para desatar la creatividad y rescatar saberes de otros tiempos.

Fortalecernos ideológicamente significa convertir la resistencia en aprendizaje y ese aprendizaje en soluciones emancipadoras, en tanto nos liberan de viejas dependencias y ataduras a esquemas de trabajo obsoletos.

Cuando convocamos a pensar como país y pensar distinto, estamos llamando a crear.  Cuba es un pueblo de creadores.  ¿Qué ha sido nuestra larga resistencia sino un acto perpetuo de creación?

Otra prioridad es la batalla económica. Y vean que no digo la segunda batalla, digo “otra prioridad”, porque todas tienen importancia.

El enemigo ha convertido la economía cubana en el primer objetivo a destruir.  No solo porque es el camino a la destrucción de la Revolución, sino porque es un modo de demostrar que el socialismo es un sistema inviable. Y cada minuto de la resistencia a la agresión está diciendo justamente lo contrario: que solo el socialismo hace posible el milagro de una pequeña nación victoriosa frente a un poderoso imperio que no ha podido rendirla.

Pero no solo nos interesa resistir.  Ese mérito lo conquistamos hace tiempo.  El desafío es, en medio de esa misma guerra, conquistar la mayor prosperidad posible.  Para ello necesitamos mayores producciones, más diversas y de más calidad, con el valor añadido de la ciencia y los encadenamientos que deben ponernos en capacidad de disminuir las importaciones y aumentar las exportaciones, en un esquema de sostenibilidad a la altura del conocimiento científico y las demostradas habilidades del cubano. Con tal convicción defenderemos el Plan de la Economía y el Presupuesto para el 2020 aprobados en esta sesión.

Junto a esas prioridades está el ejercicio legislativo cuyo cronograma se aprobó también en esta Asamblea.

En los próximos meses y años debemos aprobar nuevas leyes y prepararnos para legislar sobre temas trascendentes por su alta sensibilidad, que incluye algunos que han sido motivo de preocupación por diversas personas, relacionados con la violencia de género, el racismo, el maltrato animal y la diversidad sexual.

Los cuatro están siendo objeto de atención y seguimiento para reforzar y fortalecer la legalidad, pero sin dar espacio a enfrentamientos y fracturas que tratan de promover fuerzas exógenas empeñadas en interferir en asuntos sagrados para la sensibilidad nacional.

El Gobierno cubano, nacido de la Revolución que liberó a la mujer de la esclavitud doméstica, que hizo a todos los ciudadanos iguales, que sanciona y condena la violencia en todas sus formas, conoce y comparte las insatisfacciones de sectores de la población afectados por los vestigios de los abusos que sobreviven en su seno, pese a las políticas oficiales orientadas a la conquista de “toda la justicia”, como pedía Martí.

Lo que no podemos perder de vista es que solo llegaremos a esa justicia total como hemos llegado hasta aquí, en medio de los peores augurios y vendavales; con unidad y en unidad.

No es fragmentando la sociedad, acusando al otro, buscando lo que nos divide, como llegaremos a solucionar nuestras deudas con lo más justo para todos: ¡Unidos hemos vencido!  ¡Unidos venceremos! (Aplausos.)

Recientemente hemos aprobado un programa de Gobierno para enfrentar la discriminación racial.  Ese es el espíritu que nos anima cuando nos disponemos a enfrentar un nuevo año con la certeza que nos deja este: ¡Juntos todo es posible!  Una sociedad donde la mujer escaló en 60 años del rincón más oscuro de la casa al podio de la mayoría profesional del país; una nación mestiza, donde todos somos tan claros que parecemos blancos y tan oscuros que parecemos negros, como diría Don Fernando Ortiz; un pueblo tan sensible que cree en la vida y la exalta todos los días, tiene todas las condiciones para enfrentarse y resolver definitivamente cualquier vestigio de maltrato, exclusión, discriminación o sometimiento que haya sobrevivido a la obra justiciera de la Revolución.  ¡Y lo haremos! (Aplausos.)

Así es como vemos el progreso de nuestra sociedad en ámbitos igual de profundos, aunque menos tangibles. Me refiero a la espiritualidad en todas sus dimensiones, a la necesidad de ir creciendo en el reforzamiento de los valores que deben distinguir a una sociedad como la nuestra.  Y a la erradicación de actitudes contrarias a la moral de esa sociedad en la que nos reconocemos.

El General de Ejército ha comentado más de una vez cómo en la escuela donde se formó de niño lo educaron en un ejercicio de introspección autocrítica que a sus años aún sigue practicando: evaluar al final de cada día qué había hecho de útil y de bueno y qué no.

En La Edad de Oro Martí dejó escrito que no debe pasar un día sin que hayamos hecho una buena acción, principio educativo fundamental de La Colmenita a la que tanto admiramos.

No es solo para los niños esa recomendación.  Es para todas las edades y para los ciudadanos en su conjunto.  La hermosa sociedad que nos debemos llegará más pronto en la medida en que exijamos comportamientos cívicos como obligación.

Por poner un par de ejemplos: ¿De qué valen las obras por los 500 de La Habana que han engalanado a la capital, si la higiene de la Ciudad vuelve a desaparecer entre montañas de basura y no se sanciona debidamente ni a quienes tienen la responsabilidad de resolverlo ni a quienes conviven con esas prácticas en sus propias puertas?

Y otro ejemplo: ¿De qué valen los controles, las auditorías, las sanciones severas, si apenas cuando se aplica la ley empezamos a ver al que delinque como víctima?

El paternalismo es otro de esos vicios que debilita la velocidad y profundidad de nuestros avances.  Durante los debates en comisiones se discutió más de una vez sobre las prácticas abusivas de quienes complican y negocian con los trámites más sencillos.  Pero, qué trabajo cuesta que se generalice la sanción moral, la denuncia, la negativa a ser sobornados o a sobornar.

Me he extendido en reflexiones sobre estos asuntos porque aquí estamos casi todos los responsables, no solo de hacer y aprobar las leyes, sino también de hacerlas cumplir.  Y es nuestro deber convertirlas en letra viva (Aplausos).

Queda mucho por decir y hacer, pero, además, falta darnos el tiempo para celebrar el año que concluye, cargado de tensiones y desafíos, pero tanto como de victorias.

Vivamos los próximos días y horas como si triunfara la Revolución otra vez. La Revolución triunfa cada vez que le arrebatamos al imperio una victoria para nuestra causa.  Y en 2019 lo hicimos muchas veces (Aplausos).

Que nuestras plazas urbanas y rurales se llenen de música y de alegría.

Hay todas las razones para festejar.  En el año 61 de la Revolución, nos tiraron a matar y estamos vivos (Aplausos prolongados). Vivos, celebrando y empeñados en seguir ganando.

¡Patria o Muerte!

¡Socialismo o Muerte!

¡Venceremos!

(Ovación.)

http://somoscontinuidad.cubava.cu/files/2019/05/continuidad3-1.png

Fuentes: Presidencia / Granma / Cubadebate

https://davidson.cubava.cu/files/2015/01/CubaestrellaQueIlumina.jpg

Publicado por: David Díaz Ríos  /  CubaEstrellaQueIlumina

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Cuba denuncia arremetida de la OEA contra la colaboración médica

Cuba denuncia arremetida de la OEA contra la colaboración médica

Cuba denunció la nueva arremetida de la Organización de Estados Americanos (OEA), con Luis Almagro a la cabeza, contra la colaboración médica internacional de la isla.

https://www.prensa-latina.cu/images/2019/diciembre/18/cuba-OEA-acto.jpg

Cuba denuncia arremetida de la OEA contra la colaboración médica.

Ese organismo convocó para este miércoles en Washington a un foro titulado “La oscura realidad detrás de las misiones médicas cubanas”  que tiene el propósito de desacreditar la participación de especialistas de la salud cubanos en programas sociales de países del Tercer Mundo.

https://www.prensa-latina.cu/images/2019/septiembre/23/medicos-cubanos.jpg

La conferencia es parte de la campaña difamatoria impulsada por la Casa Blanca para atacar a la Revolución cubana en los ámbitos en los que más admiración suscita, afirmó Johana Tablada, subdirectora general de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores.

La funcionaria definió, asimismo, como bochornosa la intención de agredir a una actividad de la que se benefician millones de seres humanos en el mundo cada día, y forma parte de los esquemas de cooperación Sur-Sur, amparados en el Derecho Internacional, los programas de las Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud.

Al hacer esto, Almagro una vez más se pone en contra de los pueblos y al servicio de los intereses más reaccionarios del gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, y de las oligarquías que lo apoyan, apuntó.

Jorge Delgado, director de la Unidad Central de Cooperación Médica del Ministerio cubano de Salud Pública, recordó que la isla inició en 1963 una amplia historia de colaboración con naciones necesitadas, en la que han participado decenas de miles de profesionales.

https://guayacandecuba.cubava.cu/files/2019/03/bandera-3.jpg

Afirmó que esos cooperantes ofrecen sus servicios voluntariamente, impulsados por una convicción humanista, desinteresadamente, y asumen esa tarea como un genuino deber internacionalista.

El doctor José Luis Aparicio, por su parte, rechazó el calificativo de “esclavos” que pretenden endilgar a los médicos de la isla que prestan servicios en otros países, como parte de la campaña de descrédito.

Solo somos esclavos del sagrado cumplimiento del deber de salvar vidas y cuidar la salud de los pueblos, cuyos indicadores de salud y satisfacción hoy son la mejor evidencia de la solidaridad el sistema sanitario cubano.

https://www.prensa-latina.cu/images/2019/julio/19/cub-ssp-graduacion-medicos.jpg

Ambos profesionales participan en un panel sobre la cooperación médica de la isla, en el Instituto Superior de Relaciones Internacionales “Raúl Roa”, como parte de la XVIII edición de la Serie de Conversaciones Cuba-EE.UU., donde se debate sobre los desafíos actuales de las relaciones entre los dos países.

Tomado de Cubadebate

 

https://www.prensa-latina.cu/images/2019/julio/27/Luis-Almagro.jpg

¿Un impeachment o juicio político para Luis Almagro?

 

https://davidson.cubava.cu/files/2019/02/%C2%A7-Almagro-OEA--300x171.jpg

Ni a Trump ni a Almagro se les ocurriría alguna vez en sus vidas reconocer que más de 400 000 profesionales de la salud han participado en misiones fuera de Cuba desde 1963.

https://guayacandecuba.cubava.cu/files/2017/04/f0082791.jpg

Saberse un servidor de una potencia extranjera huele a mercenario. Alinearse con las peores patrañas para dañar a nuestros pueblos es, además, vergonzoso. Y eso lo hace Luis Almagro todos los días.

En el caso cubano, este señor ha hecho fijación, de manera que, ante el menor pestañeo del Departamento de Estado norteamericano, él corre a ponerse de primero en la fila de los genuflexos, y más ahora cuando se entrega por completo en aras de que lo reelijan como secretario general de la oea, la nefasta institución con apellido americano.  

La más reciente de las componendas entre el gobierno de Donald Trump y la OEA de Luis Almagro, fue la organización y realización de un foro en Washington con el título La oscura realidad detrás de las misiones médicas cubanas, cuyo único propósito es desacreditar los programas de salud del Tercer Mundo, donde los médicos de la Isla han desempeñado una labor solidaria jamás lograda por la medicina a nivel mundial.

Ni a Trump ni a Almagro se les ocurriría alguna vez en sus vidas reconocer que más de 400 000 profesionales de la salud han participado en misiones fuera de Cuba desde 1963, incluyendo las realizadas tras huracanes, terremotos y el enfrentamiento al ébola en África. Durante ese tiempo se han realizado un total de un billón 923 millones 712 550 consultas, según cifras divulgadas por el Ministerio de Salud Pública cubano. Actualmente existen alrededor de 29 000 colaboradores en 65 países.

¿A quién, que no sea un Trump o un Almagro, se le ocurriría –por mucho odio que tengan contra Cuba– cuestionar uno de los pilares más nobles, el de la solidaridad humana, la brindada por nuestra nación, que cura enfermedades y alivia dolores en las almas de los desprotegidos de este mundo?

En tal caso, la sugerencia que se me ocurre hacer a los Gobiernos que aún pertenecen a la oea es la de acabar con una institución tan dañina para nuestros pueblos o, al menos, vetar a un secretario general como Luis Almagro, lo peor entre lo peor a la hora de tratar a países y gobiernos impulsores de los más nobles programas de solidaridad.

¿Necesita la oea un verdadero impeachment o juicio político contra su secretario general? Quizá así se parecería aún más a su amo, Donald Trump. 

ALGUNOS MOMENTOS DE LA CRUZADA DE EE.UU. CONTRA LAS MISIONES MÉDICAS CUBANAS

Mayo de 2019
El Secretario General de la Organización de Estados Americanos organizó una Conferencia en la sede de dicha organización sobre los supuestos crímenes de lesa humanidad cometidos por Cuba, en relación con la cooperación médica cubana en el exterior.

Junio de 2019
El Departamento de Estado, en su Informe sobre la Trata de Personas 2019, denigró la cooperación médica internacional de Cuba y, un mes después, impuso sanciones de restricción de visas a funcionarios cubanos vinculados con las misiones médicas.

Agosto de 2019
La Agencia para el Desarrollo Internacional (Usaid), institución estadounidense que aporta fondos para los programas de subversión contra el Gobierno de Cuba, destinó 3 millones de dólares para proyectos dirigidos contra las brigadas médicas de Cuba en el exterior.

Septiembre de 2019
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, durante su discurso en la Asamblea General de las Naciones Unidas, triplicó de manera ridícula, por maldad o ignorancia, la cifra mentirosa e infundada utilizada por Washing­ton, de que Cuba mantiene 20 000 efectivos militares en Venezuela, para referirse a los colaboradores cubanos de la salud.

Noviembre de 2019
Cesan los programas de cooperación médica con Ecuador y Bolivia, decisión incentivada por la persecución de Estados Unidos, que ha forzado el cese de estos programas como antes lo hiciera en Brasil (noviembre de 2018). Son notorias las declaraciones de altos funcionarios de Estados Unidos calumniando que las brigadas médicas cubanas en la República Bolivariana de Venezuela son tropas militares.

Fuente: Declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores del 5 de diciembre de 2019

 

https://www.presidencia.gob.cu/media/filer_thumbnails/filer_public_thumbnails/public/2019/11/10/declaracion_minrex_cuba.jpg__830x600_q85_subject_location-603%2C305_subsampling-2.jpg

MINREX: La cruzada de Estados Unidos contra la cooperación médica internacional de Cuba

 

https://www.prensa-latina.cu/images/2019/agosto/16/z-medicos-cubanos-atienden-.jpg

La cruzada de Estados Unidos contra la cooperación médica internacional de Cuba

Declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores

 

Como se alertó en la Declaración del MINREX del 29 de agosto de 2019, el gobierno de los Estados Unidos ha desplegado, desde el año pasado, una intensa e injuriosa campaña contra la colaboración médica que Cuba ofrece, combinada con la amenaza de sanciones a dirigentes cubanos y presiones contra los Estados receptores para que prescindan de ella.

Dirigida detalladamente desde el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, cuenta con la activa participación de senadores y congresistas asociados a la mafia anticubana de la Florida y de frenéticos funcionarios del Departamento de Estado.

Acusan a Cuba de supuesta “esclavitud moderna” y “trata de personas” que laboran en el sistema de salud cubano, con fines de explotación, o de alegada injerencia de estos en asuntos internos de los Estados en que están ubicados.

Intentan además restablecer el llamado Programa de Parole para Profesionales Médicos Cubanos”, existente hasta el 12 de enero de 2017, como sustento de una activa gestión de incitación a la deserción, pago de pasajes y servicios legales, provisión de visas estadounidenses y documentos de viaje a cooperantes en terceros países con el propósito de sabotear los acuerdos bilaterales firmados con estos, privarlos de sus servicios y despojarnos de recursos humanos altamente calificados.

En mayo de 2019, el Secretario General de la Organización de Estados Americanos organizó una Conferencia en la sede de dicha organización sobre los supuestos crímenes de lesa humanidad cometidos por Cuba, en relación con la cooperación médica cubana en el exterior.

En junio, el Departamento de Estado, en su Informe sobre la Trata de Personas 2019, denigró la cooperación médica internacional de Cuba y, un mes después, impuso sanciones de restricción de visas a funcionarios cubanos vinculados con las misiones médicas.

Después, la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID), institución estadounidense que aporta fondos para los programas de subversión contra el Gobierno de Cuba, destinó 3 millones de dólares para proyectos dirigidos contra las brigadas médicas de Cuba en el exterior.

La persecución de Estados Unidos se inició por América Latina y ha forzado el cese de los programas de cooperación en Brasil, Ecuador y Bolivia.

El fascista y servil Presidente brasileño Jair Bolsonaro denigró y expulsó factualmente a nuestros médicos especialistas quienes, al amparo de un acuerdo tripartito con la Organización Panamericana de la Salud, desde agosto de 2013 hasta noviembre de 2018, atendieron a 113 millones 359 mil pacientes, en más de 3 mil 600 municipios y dieron cobertura permanente a 60 millones de brasileños.

En nuestro país, 1214 estudiantes brasileños se graduaron de medicina.

https://guayacandecuba.cubava.cu/files/2018/12/arriban-a-la-habana-mas-medicos-desde-brasil-carlos-serpa1-672x372.jpg

Esa decisión le permitió mostrarse complaciente con el gobierno norteamericano y desmontar un programa dirigido a familias de bajos ingresos, dentro de una política brutal de reversión de conquistas sociales alcanzadas durante los gobiernos progresistas del Partido de los Trabajadores.

Altos funcionarios de los Estados Unidos han usado la calumnia de que las brigadas médicas cubanas en la República Bolivariana de Venezuela son tropas militares, lo que Bolsonaro repitió como un papagayo, en septiembre de 2019, durante su discurso en la Asamblea General de Naciones Unidas, triplicando de manera ridícula, por maldad o ignorancia, la cifra mentirosa e infundada, utilizada por Washington.

Funcionarios del Departamento de Estado, de la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID) y de Embajadas estadounidenses han acudido a autoridades nacionales, como en Guatemala, para inquirir de forma perentoria y sospechosa, datos precisos de la cooperación médica cubana con el objetivo de encontrar la manera de eliminarla.

En mayo de 2019, la Embajada de Estados Unidos en Ecuador reclamó a altos funcionarios del gobierno información detallada sobre los convenios y los servicios de los cooperantes cubanos. Cinco meses después, el gobierno ecuatoriano los dio por terminados, de forma inmediata pese a su inminente expiración, alegando razones económicas.

Desde el inicio de la colaboración médica en este país, brindaron sus servicios un total de 3 mil 565 profesionales de la salud cubana. Se realizaron 6 millones 749 mil 666 consultas médicas, 212 mil 360 intervenciones quirúrgicas, se asistieron 3 mil 548 partos y se aplicaron 100 mil 84 dosis de vacunación. Participaron en la “Operación Milagro” 153 colaboradores, programa mediante el cual se realizaron 168 mil 543 intervenciones quirúrgicas. Como resultado de la Misión Solidaria “Manuela Espejo”, fueron atendidas 825 mil 576 personas, de ellas 35 mil 257 en consultas especializadas de neurofisiología y otorrinolaringología y a 21 mil 62 pacientes se les hicieron estudios de genética clínica.

También, terminaron sus estudios en Cuba, 2093 jóvenes ecuatorianos.

En octubre, el Ministerio de Relaciones Exteriores del Ecuador solicitó conocer el propósito del viaje a ese país de una lista de ciudadanos cubanos portadores de pasaportes diplomáticos y oficiales. Luego, la Ministra de Gobierno declaró injuriosamente que varios cubanos, asociados a los convenios de cooperación, participaron en las protestas que el pueblo ecuatoriano protagonizó contra la aplicación de medidas neoliberales en ese periodo.

Como se ha comprobado, ningún cubano fue participante u organizador de esas masivas manifestaciones populares y ni un solo pasaporte oficial o diplomático fue indebidamente utilizado. Los manipuladores no han podido presentar una sola evidencia.

El Estado cubano expide los pasaportes diplomáticos, oficiales y de servicio, en correspondencia con lo establecido en la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas y Consulares, y garantiza que los titulares cumplan con lo establecido para el uso adecuado de los mismos.

Durante el golpe de estado en Bolivia, la  Embajada de Estados Unidos en La Paz instigó, condujo y participó directamente en acciones hostiles de fuerzas policiales y, sorprendentemente de bomberos, contra los cooperantes cubanos. Como se denunció públicamente, funcionarios norteamericanos participaron directamente en dichos actos, utilizando el auto diplomático estadounidense con matrícula 28 CD-17.

En esos días, se produjeron 26 incidentes graves contra nuestros cooperantes, incluida la golpeadura de dos de ellos; la incitación pública de autoridades golpistas a  la violencia; registros brutales a sus personas, pertenencias y domicilios; acusaciones falsas, la detención temporal arbitraria de 50 colaboradores de la salud, 4 de ellos por varios días.

Ante esta situación, el gobierno cubano se vio obligado a proceder al retorno inmediato de nuestro personal y rechazó contundentemente las declaraciones mentirosas del llamado Ministro de Salud golpista que exagera descaradamente el monto de los estipendios de los especialistas médicos cubanos, en realidad inferior al de los médicos generales bolivianos; y oculta que Cuba no recibió un centavo de beneficio de esta cooperación.

La Brigada Médica Cubana en Bolivia, integrada por un 54% de mujeres, estaba compuesta por 406 médicos de 32 especialidades como Medicina General Integral, Pediatría, Medicina Interna, Ginecología y Obstetricia, Anestesiología y Reanimación, Oftalmología, Cirugía General, Ortopedia y Traumatología, Medicina Intensiva y Emergencia, Neonatología, entre otras. Igualmente desplegaban una destacada labor, 258 licenciados en tecnologías de la salud como imagenología, endoscopia, electromedicina, laboratoristas clínicos, rehabilitadores y enfermería.

En estos años de trabajo, ofrecieron 73 millones 330 mil 447 consultas y realizaron 1 millón 529 301 intervenciones quirúrgicas. Asistieron 60 mil 640 partos, aplicaron 22 mil 221 vacunas y realizaron 508 mil 403 cirugías oftalmológicas.

En las universidades cubanas, se han graduado 5184 médicos bolivianos.

https://guayacandecuba.cubava.cu/files/2017/04/Medicos-peru-Pichy-3-580x328.jpg

La persecución y búsqueda de información ha incluido intentos de interrogar al personal cubano por “diplomáticos” de Estados Unidos en los propios centros de salud donde este labora en el exterior, incluso en África Norte y Medio Oriente.

Es inmoral e inaceptable que se cuestione la dignidad, la profesionalidad y el altruismo de los más de 400 mil colaboradores cubanos de la salud que, en 56 años, han cumplido misiones en 164 naciones.

https://guayacandecuba.cubava.cu/files/2017/05/7509-cuba-medicosebola.jpg

Se destacan sus hazañas en la lucha contra el ébola en África, la ceguera en América Latina y el Caribe, el cólera en Haití y la participación de 26 brigadas del Contingente Internacional de Médicos Especializados en Desastres y Grandes Epidemias “Henry Reeve” en Pakistán, Indonesia, México, Ecuador, Perú, Chile y Venezuela, entre otros.

Con el mismo desinterés y consagración, en Cuba se han formado de manera gratuita 35 mil 613 profesionales de la salud de 138 países.

https://guayacandecuba.cubava.cu/files/2016/03/Medico.jpg

En el caso de las naciones con condiciones económicas más desfavorables, Cuba asume prácticamente los gastos de la colaboración. De igual modo y en línea con las concepciones de las Naciones Unidas sobre la cooperación entre países en desarrollo, esta se ofrece en otras naciones sobre la base de la complementariedad y la compensación parcial por los servicios prestados.

Los técnicos y profesionales cubanos que participan en esos programas lo hacen absolutamente de manera libre y voluntaria. Durante el cumplimiento de su misión, continúan recibiendo íntegramente su salario en Cuba y disponen, además, de un estipendio en el país de destino, junto a otras prestaciones.

Cuando Cuba recibe compensación por la cooperación prestada, esos colaboradores tienen el mérito de brindar un aporte justo y totalmente legítimo para el financiamiento, la sostenibilidad y el desarrollo del sistema de salud masivo y gratuito, accesible a todos los cubanos, así como para los programas de cooperación que se despliegan, sin ningún pago a nuestro país, en muchas partes del mundo.

Conforme declaramos el pasado 29 de agosto, el acceso a la salud es un derecho humano. La cruzada de los Estados Unidos contra la cooperación médica internacional es un acto infame y criminal contra los pueblos necesitados de asistencia médica, que no podrá opacar el aporte solidario y humano de los 29 mil profesionales de la salud cubanos, quienes con enorme sacrificio y comprensión de sus familiares, ofrecen servicios actualmente a 65 naciones.

La actitud del Gobierno de Estados Unidos en este asunto es despreciable. La respuesta de Cuba es firme: continuaremos salvando vidas y procurando la salud y el bienestar por el mundo, al límite de nuestras posibilidades, donde quiera que se nos solicite.

La Habana, 5 de diciembre de 2019.

https://www.cubaperiodistas.cu/wp-content/uploads/2019/11/capitolio-restaurado-1020x642.jpghttps://www.cubaperiodistas.cu/wp-content/uploads/2019/11/Foto-1-Capitolio-completo-de-frenre.jpg

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS:

 

Cuba denuncia intentos de reimponer programa imperial para robo de médicos

 

 

https://davidson.cubava.cu/files/2019/01/mafia-rubio-menedez.jpg

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, denunció hoy los intentos de imponer el Programa de Parole para Médicos Cubanos, establecido por el Gobierno estadounidense de George W. Bush (2001-2009) y derogado por el de Barack Obama (2009-2017).

https://davidson.cubava.cu/files/2018/03/12-muchos-billetes-de-banco-de-100-d%C3%B3lares-9402681.jpghttps://www.presidencia.gob.cu/media/filer_thumbnails/filer_public_thumbnails/public/2019/11/20/usa_vs_cuba4.jpg__830x600_q85_subject_location-640%2C360_subsampling-2.jpg

 

Nombre oficial del grupo: Karakat Shabaab al-Mujahideen (Movimiento de Jóvenes Muyahidines) pero fuera de Somalia se conoce como Al Shabab, que significa “Juventud”. 

 

Sobre la red islamista que secuestró a los médicos cubanos en Kenia y que exigen un rescate de casi $1,5 millones de dólares

 

Assel Herrera y Landy Rodríguez 

https://davidson.cubava.cu/files/2019/06/2-medicos-cubanos-en-kenia-secuestrados-40.jpg

Todo sobre la red islamista que secuestró a los médicos cubanos en Kenia / Los captores de médicos cubanos en Kenia exigen un rescate de casi $1,5 millones de dólares

 

https://davidson.cubava.cu/files/2015/01/CubaestrellaQueIlumina.jpg

Publicado por: David Díaz Ríos  /  CubaEstrellaQueIlumina

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Cámara de Representantes de Estados Unidos aprueba juicio político contra Trum

Cámara de Representantes de Estados Unidos aprueba juicio político contra Trum

https://www.prensa-latina.cu/images/2019/octubre/03/trump-impeachment.jpg

Es el primer presidente republicano reprobado por la Cámara de Representantes, y el tercero en la historia de ese país en encarar ese proceso en su contra.

 

Es el primer presidente republicano reprobado por la Cámara de Representantes, y el tercero en la historia de ese país en encarar ese proceso en su contra.

La Cámara de Representantes de Estados Unidos ha aprobado este miércoles en una sesión histórica abrir un ‘impeachment‘ en el Senado contra el presidente, Donald Trump, quien se convertirá así en el tercer mandatario del país en hacer frente a un juicio político.

Trump se convierte así en el primer presidente republicano reprobado por la Cámara de Representantes, dado que Richard Nixon (1969-1974) dimitió antes de que el proceso en su contra por el ‘Watergate’ llegara a este punto.

En términos generales, será el tercer presidente en encarar un juicio político en el Senado, después de los demócratas Andrew Johnson (1865-1869) y Bill Clinton (1993-2001), a los que salvó la mayoría oficialista en el Senado, reseña Europa Press.

La Comisión Judicial ha acusado a Trump de un cargo de abuso de poder por presionar a su homólogo ucraniano, Volodimir Zelenski, para que abriera dos investigaciones que le beneficiarían para la reelección en 2020: una sobre las supuestas corruptelas del precandidato demócrata Joe Biden y su hijo Hunter en sus negocios en Ucrania y otra sobre “la desacreditada teoría” de que fue ese país, no Rusia, el que interfirió en los comicios de 2016.

Trump también está acusado de un segundo cargo de obstrucción al Congreso por rechazar los requerimientos que le ha hecho la Cámara de Representantes tanto de información como de comparecencia en el marco de la investigación del ‘impeachment’. Según la Comisión Judicial, también ordenó a los funcionarios y agencias del Gobierno que desoyeran las peticiones parlamentarias en este sentido.

https://www.prensa-latina.cu/images/2019/diciembre/07/z-Donald-Trump-impeachment.jpg

Cámara Baja aprueba cargos contra Trump y enfrentará juicio político

 

https://www.prensa-latina.cu/images/2019/diciembre/13/00-dsh-Comite-Judicial-Camara-Representantes-eeuu.jpg

 

La Cámara estadounidense de Representantes acusó hoy formalmente al presidente Donald Trump por abuso de poder y obstrucción del Congreso, lo cual obliga a realizarle un juicio político en el Senado en busca de su destitución.

 
Los legisladores demócratas, quienes son mayoría en ese órgano legislativo, se pronunciaron abrumadoramente a favor de los dos artículos de juicio político introducidos contra el mandatario, quien se convierte así en el tercer presidente en la historia del país en enfrentar un proceso de ese tipo.

En el caso del primer artículo, el de abuso del poder, hubo 230 votos a favor (todos de la fuerza azul) y 197 en contra (todos republicanos y dos demócratas), mientras que el de obstrucción al Congreso fue avalado por 229 congresistas demócratas y rechazado por 198 (los republicanos más tres de la otra formación política).

La votación de esta noche siguió a una maratónica jornada de debate en la cual, durante más de seis horas, las partes defendieron sus posturas a favor y en contra de condenar al jefe de la Casa Blanca, quien ha tildado el proceso de cacería de brujas.

El desenlace de hoy es resultado de la investigación de juicio político lanzada a finales de septiembre por los demócratas de la Cámara Baja sobre los llamados de Trump a que Ucrania abriera una pesquisa sobre las elecciones norteamericanas de 2016 y otra sobre el exvicemandatario y precandidato presidencial demócrata Joe Biden.

Según los miembros de la fuerza azul, en esa indagación acumularon evidencia de que el gobernante abusó de su oficina al presionar a los líderes ucranianos para que encontraran información sucia sobre sus rivales, con el fin de beneficiarse políticamente, y luego obstruyó la investigación abierta en el Congreso sobre ese tema.

El mandatario y los republicanos, por su parte, argumentan que las solicitudes a Kiev respondieron solamente a un interés de combatir la corrupción en el país europeo, al tiempo que acusan a la formación rival de una cacería de brujas.

Durante la pesquisa de juicio político, varios funcionarios coincidieron en que Trump condicionó la entrega de ayuda militar a Ucrania y la celebración de un encuentro con su homólogo Volodymyr Zelensky a que esa nación anunciara públicamente las investigaciones demandadas por Washington, pero tales declaraciones no cambiaron el apoyo republicano al presidente.

Si bien los demócratas consideran contundentes las pruebas recopiladas, el tema se ha mantenido como tremendamente partidista, por lo que se espera que en el juicio político que tendrá lugar en enero en el Senado Trump sea absuelto por la mayoría republicana de ese órgano.
 
 
https://davidson.cubava.cu/files/2019/12/trump-jucio3.jpg
 

El Ucraniagate: sacudidas y destemplanzas del enjuiciamiento contra Trump

 

https://www.prensa-latina.cu/images/2019/diciembre/04/Donald-Trump1.jpg

 

Medios de prensa internacionales señalan que la denuncia de la conspiración de Donald Trump a través de Ucrania salió de la CIA, y el «garganta profunda» que aportó los argumentos recabó en solo seis semanas la información que ha puesto al presidente ante el abismo del impeachment.

 

Medios de prensa internacionales señalan que la denuncia de la conspiración de Donald Trump a través de Ucrania salió de la CIA, y el «garganta profunda» que aportó los argumentos recabó en solo seis semanas la información que ha puesto al presidente ante el abismo del impeachment.

La CNN identificó como «un trabajador anónimo del Gobierno, con acceso a los funcionarios de la Casa Blanca», al que desencadenó el escándalo cuando presentó una denuncia oficial contra el presidente alegando que varios funcionarios tenían preocupaciones de que Trump estaba usando su cargo público para obtener beneficios políticos personales de una potencia extranjera, no solo a través de su conversación telefónica del 25 de julio con el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky, sino a través de emisarios, incluido el abogado de Trump, Rudy Giuliani, así como, posiblemente, el fiscal general Bill Barr, el cual se mantuvo en silencio sobre el escándalo, pero el magnate lo mencionó repetidamente en la citada llamada telefónica.

La denuncia también alega un encubrimiento por parte de los empleados de la Casa Blanca que intentaron enterrar la conversación, al colocar una transcripción aproximada de la misma en un sistema informático reservado para material altamente clasificado.

El escándalo siembra más dudas sobre el gabinete mafioso y el estilo conspirativo del mandatario y sus asesores, rodeados de corruptos y millonarios, como los exjefes de campaña, cabilderos o asesores que están presos o bajo investigación.

Las dudas y sospechas de las elecciones de 2016 resucitan y se suman al chantaje sobre el presidente ucraniano, que también se mostró complaciente y cooperativo con el «emperador», en busca de ayuda militar millonaria, según se especula en medios europeos y estadounidenses.

En Washington ya empezaron las renuncias y los ajustes de cuenta en el entorno de la camarilla de la Casa Blanca, el Departamento de Estado y la Comunidad de Inteligencia, que se ven bajo escrutinio.

Al interior del Partido Republicano también comienzan a resentirse la confianza y el respaldo hacia el ejecutivo, uno de los más escandalosos y mentirosos de los últimos 20 años.

Está por ver si la mayoría republicana en el Senado será la tabla de salvación para Trump, o si la gravedad del escándalo alcance dimensiones del tsunami político irresistible, cuando el ejecutivo llega al proceso con unos índices de popularidad muy bajos (en torno al 43 %), y sus días en la Casa Blanca han estado llenos de interrogantes en su gestión, investigaciones jurídicas, constantes destituciones de altos cargos, ofensas, maltratos, ataque en redes sociales a congresistas, exmandatarios, el síndrome de la conspiración y la desconfianza interna en el propio gabinete de guerra.

Un comentarista del diario español El País recordó que «el presidente ha dicho, faltando a la verdad, que sus índices de popularidad son muy altos y que el impeachment es la única manera que tienen los demócratas de pararlo. Lo cierto es que todos los sondeos le dan perdedor en un eventual enfrentamiento con Joe Biden, el favorito de los demócratas», y a quien trató de espiar y atacar.

Protagonistas y papeles secundarios del escándalo

El «escándalo de Ucrania» o «Ucraniagate» ya ha provocado la primera dimisión, con la renuncia del diplomático Kurt Volker como enviado especial del Departamento de Estado para Ucrania, al verse envuelto en el caso. El nombre de este exembajador de EE.UU. figura en la denuncia del confidente anónimo contra Trump, al asegurar que se encargó de conectar al abogado personal del Presidente, Rudy Giuliani, con funcionarios del Gobierno de Ucrania.

También están en remojo Gordon Sondland, embajador de Estados Unidos en la Unión Europea, quien se plantea acompañaba en sus gestiones a Volker y T. Ulrich Brechbuhl, consejero del Departamento de Estado, compañero de clase en West Point y socio comercial del secretario de Estado Mike Pompeo, al cual se le menciona en la denuncia como quien escuchó la llamada de Trump con el mandatario ucraniano, tal y como ocurrió. El Departamento de Estado ha negado haber escuchado.

También el director interino de Inteligencia Nacional, Joseph Maguire, ha recibido fuertes críticas en sus comparecencias ante el legislativo por haber trasladado el informe a la Administración y no al Congreso. Entretanto, no escapan del guion menciones al ultraconservador y conspirador Mike Pence, vicepresidente de Estados Unidos, quien se entrevistó en Polonia con el dignatario ucraniano enviado por Trump.

Las ráfagas del escándalo que salpican a numerosos altos cargos, trascienden la confrontación electoral o las interioridades de dos partidos enfrentados. Un nuevo destape de la esencia conspirativa del magnate, sus asesores, su círculo inmediato, agencias y departamentos del gobierno que se prestan para confabulaciones no solo contra otros países, con la complicidad de mandatarios extranjeros como los de Colombia o Brasil, en nuestra región, o las autoridades de Israel contra el Medio Oriente, sino contra los propios políticos y ciudadanos de Estados Unidos.

Una evidencia más del jaque mate a la democracia en ese país como han advertido desde hace meses destacados columnistas, al desenmascarar el contubernio del aparato gubernamental para confrontar o castigar a sus enemigos políticos internos, en nombre de las ambiciones personales y aspiraciones reeleccionistas, de elementos neofascistas que han secuestrado el poder.

Artífice de la mentira, las patrañas político-diplomáticas, bélicas y mafiosas, rodeado de halcones y torturadores, supremacistas blancos y antinmigrantes, con el arma del dinero y el chantaje, la destemplanza y el nerviosismo que no faltarán, pueden conducir a desenlaces complejos y cortinas de humo que desvíen la atención de la opinión pública estadounidense e internacional hacia otros blancos y temas, que ya están en el arsenal de pretextos y manipulaciones, que han servido de bastón mediático para sostener al cuestionado presidente de EE.UU.

En contexto:

NO ES LA PRIMERA VEZ DE TRUMP

No es la primera vez que el presidente estadounidense se enfrenta a pesquisas sobre sus acciones dentro de la Casa Blanca. El año pasado fue investigado por el fiscal especial Robert Mueller sobre la presunta injerencia rusa en las elecciones de 2016.

También en 2018 el exabogado personal de Trump, Michael Cohen, se declaró culpable de violar la ley de financiamiento de campaña bajo las instrucciones del magnate. Sin embargo, como con la trama rusa, tampoco llegó a iniciarse un proceso de destitución.

¿Qué es un impeachment?

El anglicismo impeachment designa el procedimiento, característico de algunos sistemas políticos, por el que un órgano legislativo procesa a un alto cargo para una eventual destitución.

El término se puede traducir como «acusación», «destitución» o «juicio político».

Una vez un mandatario o gobernante es acusado, el parlamento o congreso debe aprobar el proceso de enjuiciamiento político y posteriormente encargarse del juicio del acusado (normalmente en la cámara alta).

Si un individuo ha sido objeto de un proceso de destitución tiene que hacer frente a la posibilidad de ser condenado por una votación del órgano legislativo, lo cual ocasiona su destitución e inhabilitación para funciones similares.

El proceso debe ser iniciado por la Cámara de Representantes y nada más necesita de una mayoría simple para ser activado.

Al igual que en el modelo británico, una vez que el Congreso abre el proceso, es el Senado quien se encarga de llevar a cabo el juicio. Para condenar al acusado son necesarias las dos terceras partes de los votos de los senadores.

Este proceso lleva a la destitución del acusado y su inhabilitación para desempeñar otros cargos públicos.

Los procesos de destitución también se pueden hacer a nivel estatal, pero han sido bastante escasos.

De acuerdo con la Constitución estadounidense, el presidente, el vicepresidente y todos los funcionarios públicos «serán destituidos de su cargo por acusación y condena por traición, soborno u otros crímenes y delitos menores».

 

¿Qué otros presidentes de EE.UU. han debido enfrentar este proceso?

 

 1868 Andrew Johnson fue procesado por la Cámara de Representantes.
 1974 Richard Nixon interrumpió el proceso al dimitir de su cargo.
 1998-1999 Bill Clinton es acusado de perjurio frente a un gran jurado y de obstrucción a la justicia. Fue absuelto de los cargos.

 

Masivas manifestaciones en EEUU a favor del juicio político a Trump

 

https://www.prensa-latina.cu/images/2019/diciembre/17/trump-molesto.png

Cientos de miles de estadounidenses salieron el martes a las calles de diversas ciudades del país norteamericano para exigir la aceleración del juicio político contra el presidente Donald Trump y concretar su destitución.

Las marchas se llevaron a cabo en la víspera de que la Cámara de Representantes de Estados Unidos (EE.UU.) realice una votación sobre el impeachment contra Trump.

Las manifestaciones ocurrieron en ciudades de 48 de los 50 estados norteamericanos, informó en su cuenta de la red social de Twitter MoveOn, una de las cerca de 50 organizaciones de la coalición Nadie está por encima de la ley, que convocó la iniciativa.

Una de las principales concentraciones ocurrió en la céntrica plaza de Times Square, en Nueva York, ciudad natal de Trump, donde se gritaron consignas como “Nadie está por encima de la ley” y “No más años”, en respuesta al deseo del mandatario de aspirar a la reelección en las elecciones de noviembre de 2020.

Shannon Stagman, de la organización Empire State Indivisible, dijo a Reuters que “es realmente importante salir y decir que reconocemos que se cometieron crímenes, que este presidente abusó de su poder y que no estamos de acuerdo en dejar que eso pase”.

Este miércoles, los activistas se concentrarán en las afueras del Capitolio, donde la cámara baja, de mayoría demócrata, debatirá y someterá a votación los dos artículos de juicio político contra Trump, uno por abuso de poder y otro por obstrucción del Congreso.

Se prevé que los cargos sean aprobados, debido a la mayoría demócrata, con lo cual Trump se convertiría en el tercer presidente en la historia de EE.UU. en ser sometido a un juicio político.

El impeachment se llevaría a cabo en enero próximo en el Senado, donde se espera que sea rechazado por la mayoría republicana.

Los demócratas iniciaron en septiembre pasado la investigación luego de que se revelara que Trump buscó beneficios políticos personales durante una llamada telefónica al presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski.

Según la conversación telefónica, el jefe de la Casa Blanca condicionó una millonaria ayuda a Ucrania a cambio de que se abriera una investigación en contra de su adversario político, el demócrata y exvicepresidente Joe Biden, y de su hijo Hunter por supuesta corrupción en ese país europeo.

(Información de Telesur)

 

Exigen a legisladores en capital de EE.UU. acusar y destituir a Trump

 

Cientos de manifestantes se concentraron hoy cerca del Capitolio de Estados unidos para llamar a los miembros del Congreso a acusar y destituir al presidente del país, el republicano Donald Trump.

 

Con mensajes como ‘Trump debe irse’, ‘Trump no es una víctima’ y ‘Trump no está por encima de la ley’, los participantes demandaron no solo la acción de la Cámara de Representantes, que este miércoles debe aprobar dos artículos de juicio político contra el mandatario, sino también la del Senado, controlado por los republicanos.

Nathaly Arriola, directora ejecutiva de la campaña Need to impeach (Necesidad de acusar), manifestó que la evidencia reunida contra el jefe de la Casa Blanca por abuso de poder y obstrucción del Congreso no está en duda, pero sí cuestionó la disposición de los legisladores a hacerlo responsable por sus acciones.

Este es el momento para que el Congreso cumpla su deber constitucional, manifestó ante los participantes en el mitin, y sostuvo que no votar a favor de acusar a Trump y removerlo de su oficina sería una traición a la carta magna.

Por su parte, Neera Tanden, presidenta y directora ejecutiva del Fondo de Acción del Centro para el Progreso Americano, consideró que, si los miembros del Capitolio no actúan ahora y el presidente continúa sin recibir castigo por su conducta, es como una invitarlo a que siga cometiendo crímenes en lo adelante.

La manifestación de este miércoles dio continuidad a las movilizaciones que se desarrollaron anoche en todo el país para exigir que el jefe de Estado sea removido de su oficina, en lo que constituye la mayor muestra de apoyo popular hasta la fecha a la investigación de juicio político lanzada por los demócratas en septiembre.

Esta iniciativa, convocada por organizaciones como MoveOn, Indivisible, CREW, Greepeace, United we dream, Marcha de las Mujeres y Voto Latino, llevó a miles de personas a realizar eventos en prácticamente todos los estados de la nación, tanto en grandes urbes como en pequeñas localidades.

Nosotros demandamos un juicio justo para Estados Unidos, porque nadie, ni siquiera el presidente, está por encima de la ley. Es por eso que vimos a cientos de miles de personas salir anoche, en el frío helado y también en la soleada Florida, expresó Rahna Epting, directora ejecutiva de MoveOn, citada por el diario The Washington Post.

Se espera que la Cámara Baja apruebe hoy dos artículos contra Trump, uno por abuso de poder y otro por obstrucción del Congreso, debido a sus llamados a que Ucrania abriera investigaciones que podrían favorecerlo políticamente.

Eso lo convertiría en el tercer presidente en la historia del país en ser acusado y llevaría a realizar un juicio político en enero en el Senado, donde la mayoría republicana sigue a favor de absolver al mandatario, pese a la evidencia recopilada en su contra.
 
 
https://www.prensa-latina.cu/images/2019/diciembre/18/joa-ee.uu-trump-juicio-politico.jpg

¿Qué sigue en el proceso contra Trump tras la acusación de la Cámara?

 

https://www.prensa-latina.cu/images/2019/septiembre/24/eeuu-pelosi-anuncio.jpg

El presidente estadounidense, Donald Trump, debe enfrentar próximamente un juicio político en el Senado, tras ser acusado en la Cámara de Representantes, pero existe hoy falta de claridad acerca de cómo se desarrollará ese proceso.
 
En una votación histórica, la Cámara Baja de mayoría demócrata aprobó anoche un artículo de juicio político contra el mandatario republicano por abuso de poder y otro por obstrucción de la justicia, debido a sus llamados a que Ucrania abriera investigaciones que podrían favorecerlo políticamente.

Trump se convirtió así en el tercer presidente estadounidense en ser imputado en ese órgano legislativo, y ahora corresponde que se le realice un juicio político en el Senado, donde, según reportes de prensa, ese paso podría comenzar a principios de enero próximo.

Sin embargo, en las últimas horas comenzaron a ganar fuerza algunas interrogantes acerca del momento en que tendrá lugar realmente ese procedimiento, luego de que la presidenta de la Cámara Baja, Nancy Pelosi, evitó precisar cuándo enviará los artículos de juicio político a la Alta.

Ella y sus colegas de la fuerza azul se han mostrado escépticos de que el Senado controlado por los republicanos lleve a cabo un juicio justo, sobre todo después de que el líder de la mayoría en esa instancia del Congreso, Mitch McConnell, quien esencialmente actuaría como presidente del jurado, admitió que no será imparcial.

Por eso, en declaraciones ofrecidas a la prensa al terminar la votación de este miércoles, Pelosi dijo que es necesario ver cómo se desempeña el Senado antes de tomar cualquier decisión sobre cuándo entregar los artículos de juicio político o nombrar a los gerentes (legisladores que asumirán el papel de fiscales).

De acuerdo con la demócrata de mayor rango del país, los representantes de su partido político tomarán la decisión ‘como grupo’ sobre el momento en que enviarán la documentación a la Cámara Alta.

La cadena de televisión CNN reportó en su página digital que algunos progresistas han instado a los dirigentes demócratas a retener los cargos de juicio político hasta que el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, acepte los procedimientos que han pedido.

Asimismo, quieren que la formación roja permita llevar testigos de primera mano al juicio político, entre ellos el jefe interino de gabinete de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, y el exasesor de seguridad nacional John Bolton.

El diario The Washington Post también indicó que más de 30 demócratas quieren evitar que las acusaciones vayan al Senado de inmediato, lo que podría retrasar el juicio y la casi segura absolución del mandatario, pues es prácticamente imposible que la mayoría republicana en ese órgano llegue a condenarlo.

Sin embargo, varias fuentes dudan que esa estrategia realmente lleve al liderazgo de la fuerza roja a acceder a la presencia de testigos demandados por sus rivales políticos, y no creen que cualquier retraso en el envío de los artículos se prolongue demasiado.

De avanzar todo como prevén los medios norteamericanos, la Cámara Alta recibirá la documentación sin demora y los senadores llegarán a un acuerdo sobre la fecha de inicio del juicio, que casi todos los reportes coinciden en que será el mes próximo.

De cara a ese proceso, Pelosi nombrará a los gerentes, quienes presentarán los artículos de juicio político al Senado; el titular de la Corte Suprema, John Roberts, presidirá el juicio; un equipo legal defenderá a Trump; y los senadores actuarán como jurados, por lo que deberán comprometerse a brindar ‘justicia imparcial’.

A diferencia de la Cámara Baja, donde bastó una mayoría simple para acusar al jefe de la Casa Blanca, en el Senado se requieren dos tercios de los votos (67) para que sea condenado y destituido de su cargo, lo cual obligaría a los demócratas a lograr que 20 republicanos se sumen a ellos en ese objetivo.

Los miembros de la fuerza azul consideran haber reunido evidencia contundente sobre las presiones de Trump a Ucrania para que ese país interfiriera en las elecciones norteamericanas, pero las pruebas y testimonios presentados en la pesquisa que tuvo lugar en la Cámara Baja no llevaron ni a un solo republicano a votar contra el mandatario.

Por eso, se espera que los senadores de la fuerza roja igualmente cierren filas para proteger al presidente, más aún cuando los índices de aprobación de Trump entre la base del partido se mantienen muy altos.

Con todo esto, la principal interrogante en torno al juicio político contra el jefe de Estado no es si será removido de su oficina, pues eso está prácticamente descartado, sino el saldo político que este proceso dejará para él y para los demócratas de cara a las elecciones de noviembre de 2020.
 
 
https://www.prensa-latina.cu/images/2019/diciembre/17/ro-donald-trump.jpg

USA: Un salvavidas republicano para Trump

 

https://www.prensa-latina.cu/images/2019/diciembre/10/Jarry-Nadler.jpg

 

Escrito por  Nicanor León Cotayo / Especial para CubaSí
 

Arrinconado por gravísimos delitos que le imputan, Donald Trump se aferra al Senado para salvar su vida política.


En Washington se ha dicho públicamente que con su descubierto chantaje al Presidente de Ucrania violó la Constitución.

Así como que obstruyó intentos del Capitolio en aras de dilucidar puntos oscuros de la investigación contra él.

Un amplio abanico de testigos reveló sistemáticas acciones ilegales procedentes del Salón Oval.

Muy importantes periódicos, estaciones de radio y televisión, se hicieron eco del sucio y grotesco accionar del mandatario.

En medio de esa avalancha, un periodista de la Associated France Press (AFP), Charlotte Plantive, anunció este martes que empezaría el juicio a Donald Trump.

Demócratas y republicanos —afirmó— cierran filas horas antes de una «histórica votación» en el Congreso respecto al juicio político a Trump.

Plantive subrayó que se trata del tercer mandatario, en la historia de Estados Unidos, sometido a un proceso de destitución.

Ajustes técnicos finales y la votación en el pleno de la Cámara podrían tener lugar este miércoles.

Plantive adelanta que los legisladores votarán en sintonía con sus partidos, reflejo de la profunda división que prima allí.

Una encuesta de CNN arrojó como resultado que el 45 por ciento de los estadounidenses quiere que Trump sea destituido de su cargo.

Entre votantes demócratas, la cifra salta al 77 por ciento, y el 47% se opone.

Solo dos de los 231 legisladores demócratas podrían no votar a favor de someter a Trump a juicio político.

Ninguno de los 197 congresistas republicanos, hasta aquí, anunció su apoyo al proceso de sacar al presidente.

Como sucedió en 1868 a Andrew Johnson, en 1968 a Richard Nixon, y a Bill Clinton en 1998.
De todas maneras, la imagen de Estados Unidos va resultando arañada.

Ahora queda esperar el saldo general de lo que ocurra.

 

https://davidson.cubava.cu/files/2015/01/CubaestrellaQueIlumina.jpg

Publicado por: David Díaz Ríos  /  CubaEstrellaQueIlumina

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Estados Unidos: La narrativa histórica y el imaginario popular

La narrativa histórica y el imaginario popular / Por Graziella Pogolotti

Por la actualidad tentadora de su temática, acabo de regresar a la lectura de La expansión territorial de los Estados Unidos, obra del reconocido historiador Ramiro Guerra. El país que enfrentó a los británicos en su guerra por la independencia distaba mucho de tener la extensión que hoy le conocemos. Se atrincheraba entre los montes Apalaches y el Atlántico, una franja del este del continente limitada hacia el sur por la Florida, posesión española, y por Luisiana, en manos francesas, con lo cual le estaba vedada la libre navegación comercial por el Golfo de México. Para asegurar ese dominio, desde el primer momento, los padres fundadores fijaron atención en la Isla de Cuba. Así ocurrió con el presidente Jefferson, con Madison y con todos aquellos que habrían de sucederle.

https://davidson.cubava.cu/files/2018/06/%C2%A9-USA-AL.jpg

Para lograr su propósito se valieron de distintos medios. Apelaron a negociaciones diplomáticas con sus rivales europeos, la Gran Bretaña, Francia y España. Negado a entregar la Luisiana, Napoleón Bonaparte se encontró maniatado en lo militar por la insurrección haitiana. De manera sorprendente, carentes de instrucción militar, los antiguos esclavos caribeños derrotaron a las bien entrenadas tropas de un emperador que, con la mirada puesta en Rusia, vencía a las potencias europeas de la época, pero acabó por ceder a las presiones norteamericanas. España ofreció mayor resistencia pero, al cabo, debilitada, aceptó la pérdida de la Florida. La diplomacia tenía sus límites. Los estadistas británicos percibieron pronto las intenciones de su antigua colonia de apoderarse del nuevo mundo. Por su parte, los Estados Unidos no podían correr el riesgo de una guerra con el Reino Unido, que vivía entonces su esplendor imperial y era dueño de los mares. Había que ser cauteloso. Con disimulo, ocultando a veces su complicidad, el Gobierno respaldó las acciones de un sector social formado por algunos granjeros pero, sobre todo, por aventureros de toda laya, faltos de escrúpulos y con rápido manejo del gatillo.

El proyecto consistía en avanzar hacia el sur y hacia el oeste, donde la excelente bahía de San Francisco favorecía la apertura comercial hacia el Pacífico y, en particular, hacia China.

Los invasores procedieron al exterminio de las comunidades indias, dispersas por el territorio, y se beneficiaron de la debilidad de México, independiente ya, aunque desgarrado por conflictos  internos.

Así fueron cayendo Texas, Nuevo México y California. Cuba seguía estando en la mirilla. El temor a un enfrentamiento con las potencias europeas fue un factor de contención.

https://davidson.cubava.cu/files/2019/05/%C2%A7-%C2%A7Doctrina-Monroe.x70014.jpg-best.jpg

Determinó lo que entonces se denominó «espera paciente», que se formularía de manera explícita con la doctrina Monroe, a partir de ideas que habían ido madurando desde los tiempos de Jefferson, concepto arraigado en la consigna America first, tan familiar en nuestros días, recurrente en la retórica de Donald Trump.

Despojada del conocimiento de una auténtica narrativa histórica, la mayoría menos cultivada del pueblo norteamericano recibió, en cambio, la transmisión de un capital simbólico, nutriente de un imaginario colectivo con un fuerte contenido mesiánico forjado, en cada momento, por los medios masivos disponibles.

https://davidson.cubava.cu/files/2018/10/mambi-123-carga.jpg

Al crearse las condiciones para intervenir en la guerra de Cuba, una campaña periodística bien orquestada, con eficaz uso de la imagen, enmascaró para el pueblo norteamericano la verdad de una conquista largamente deseada. Ocultando la historia de la lucha insurreccional cubana, mostró la visión de un pueblo vulnerable e indefenso, oprimido por el dominio español. El propósito imperialista se convertía en misión mesiánica en favor de la defensa de los derechos humanos, práctica que se mantiene vigente para justificar la intromisión en los asuntos internos de otros países.  Años más tarde, el cine, valido de los recursos del ritmo y la acción, contribuiría a construir la saga de la conquista del oeste haciendo del aventurero cowboy el héroe de la gesta expansionista.

https://davidson.cubava.cu/files/2018/03/3-OESTE-2.jpg

Hace poco, en un artículo publicado en Granma, Frei Betto reivindicaba el rescate de la historia como necesaria contrapartida de fenómenos tales como la errática votación de las últimas elecciones de Brasil. No puedo opinar acerca de un país que conozco desde la distancia, a partir de  informaciones de prensa y de su valiosísima contribución al arte y a la literatura. Preferiría sin embargo emplear el concepto de pueblo en lugar del de masas, utilizado por el fraile dominico.

https://davidson.cubava.cu/files/2018/11/la-historia-me-absolver%C3%A122.jpg

Con claro sentido histórico y social en su programa transformador enunciado en La historia me absolverá, Fidel definió con precisión los componentes de ese pueblo del que todos formamos parte.

https://davidson.cubava.cu/files/2016/12/@-fidel-de-graciella-pogolloti.jpg

Lo planteó ajustado a las circunstancias de la época. Es una realidad viviente que reclama una permanente actualización. Hoy, como ayer, se oponen dominación imperial y liberación nacional. En el caso de nuestras guerras de independencia, una vanguardia dio la primera señal a la que respondió una base popular que reconocía su propia causa en las razones del combate recién iniciado.

https://davidson.cubava.cu/files/2016/01/Cuba-AL.jpg

Algo similar sucedió en la gesta emprendida por la Revolución Cubana.

https://davidson.cubava.cu/files/2016/12/1_-REVOLUCION-CUBANA.jpg

En los días que corren, la complejidad se acrecienta con el uso de sofisticadas formas de propaganda orientadas a la subversión interna.  Cuando esta fórmula fracasa, vulnerando principios democráticos se apela al golpe de Estado.

Nuestra narrativa histórica tiene como hilo conductor el enfrentamiento al colonialismo sostenido en su base popular desde su despuntar pasando por los nudos de conflictos, por los momentos de retroceso y el impulso ininterrumpido hacia el renacer, asistidos siempre por la imagen simbólica que dimana una creación artística y literaria, capital irrenunciable, que ha acompañado el desarrollo de la nación en su raigal proyecto emancipatorio.

(Tomado del periódico Juventud Rebelde)

:

ARTÍCULO RELACIONADO:

https://davidson.cubava.cu/files/2018/05/w.-tio-sam-3.jpg

https://davidson.cubava.cu/files/2017/04/k-imperialismo3.1-768x460.jpg

El Imperialismo Yanqui contra el Mundo

https://davidson.cubava.cu/files/2019/02/11-aguila-calva-BANDERA5.jpg

https://davidson.cubava.cu/files/2015/01/CubaestrellaQueIlumina.jpg

Publicado por: David Díaz Ríos  /  CubaEstrellaQueIlumina

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Discurso Díaz-Canel, Presidente de la República de Cuba, en el acto político cultural por el XV Aniversario del ALBA-TCP

https://www.presidencia.gob.cu/media/filer_thumbnails/filer_public_thumbnails/public/2019/12/15/acto_politico_cultural_por_el_xv_aniversario_del_alba-tcp.jpg__830x600_q85_subject_location-1143%2C811_subsampling-2.jpg

Discurso pronunciado por Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez, Presidente de la República de Cuba, en el acto político cultural por el XV Aniversario del ALBA-TCP

 

Discurso pronunciado por Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez, Presidente de la República de Cuba, en el acto político cultural por el XV Aniversario de la Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos, en la Escalinata de la Universidad de La Habana, el 14 de diciembre de 2019, “Año 61 de la Revolución”.

 

(Versiones Taquigráficas – Presidencia de la República)

Buenas noches.

Este acto está al revés: Maduro, Ralf y Daniel hablaron poquito y ahora yo voy a tener que hablar un poquito más (Risas).


Querido General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba;

Estimados Jefes de Estado y de Gobierno del ALBA-TCP;

Estimados jefes de delegaciones e invitados:


Estudiantes de nuestras universidades, presente y futuro de la nación cubana.  ¡A ustedes y a todos los jóvenes de Cuba, Latinoamérica y el Caribe, nos dirigimos hoy!

Hemos venido hasta esta, nuestra gloriosa Escalinata, para celebrar los 15 años del ALBA-TCP, porque esta alianza tiene sus raíces en el primer encuentro de dos gigantes de Nuestra América: el Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, y el entonces (joven) líder del Movimiento Bolivariano 200, Hugo Rafael Chávez Frías.

Aquel encuentro, que cambió la historia de América Latina y el Caribe e impactó al mundo, ocurrió entre el 13 y el 15 de diciembre de 1994.

Como sucede hoy, vivíamos días complejos e inciertos para la región y el mundo.  Y fue cerca de aquí, en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, donde se escucharon por primera vez los análisis y planteos premonitorios de lo que, con el tiempo, los esfuerzos concertados y el avance de gobiernos progresistas, cristalizaría en el año 2004 como este paradigma de la integración solidaria que conocemos como ALBA-TCP.

Escogemos también la Escalinata, puerta de nuestra Universidad, una de las más antiguas de América, porque por aquí transita todos los días el presente y el futuro de Cuba y de buena parte del resto del mundo, jóvenes provenientes de naciones hermanas, estudiantes que comparten aulas y sueños con nuestros hijos.

Creemos firmemente que las universidades no pueden estar desconectadas de nuestro mundo y de sus acuciantes problemas.  Aquí se hizo revolucionario Fidel, aquí habló a sus contemporáneos de Latinoamérica Hugo Chávez, aquí se estudia y se piensa para el mundo mejor posible que nos hemos propuesto conquistar los revolucionarios.

Hermanas y hermanos:

Hace exactamente un año se reunió la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, con el objetivo de establecer posiciones comunes frente a la previsible intensificación de las agresiones contra nuestras naciones.  Los pronósticos de entonces no fueron exagerados.

El Gobierno de los Estados Unidos y sus aliados desplegaron e insisten en una feroz e inescrupulosa campaña desestabilizadora en la región.

Lo hacen retomando la aplicación brutal de la Doctrina Monroe, con la que la actual administración de Washington se ha comprometido de manera abierta y prepotente.

Intensifican las acciones contra la hermana República Bolivariana de Venezuela, violando los más elementales principios del Derecho Internacional.  Han llegado al colmo de designar quién o quiénes pueden hablar en nombre de Venezuela y a decidir el destino del dinero y los inmuebles del país fuera de su territorio. Nunca antes en la historia se ofendió tanto a la democracia hablando en nombre de ella mientras se le pisotea.

La reciente invocación contra Venezuela del obsoleto Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) —que jamás sirvió para salvaguardar los intereses de la región— es otra advertencia de que la paz, la democracia y la seguridad permanecen bajo amenaza.

¿Qué otro objetivo tiene el rescate de una institución como el TIAR que avaló golpes de Estado, apuntaló dictaduras militares y no fue capaz de apoyar a uno de sus miembros cuando una potencia extrarregional ocupó territorios y desató una guerra?

Estados Unidos articuló ataques contra la patria de Bolívar y Chávez sin comprender que la determinación de su pueblo se fortalece aún más frente a las agresiones externas.  Fracasaron y seguirán fracasando ante la sólida unión cívico-militar y la valentía de millones de venezolanos, que han jurado ser leales siempre y traidores nunca (Aplausos).

Aquí está nuestro hermano Nicolás Maduro en representación de esa unión victoriosa y firme.

¡Viva la Revolución Bolivariana! (Exclamaciones de: “¡Viva!”)

Reiteramos nuestra solidaridad con la Revolución Popular Sandinista, que con su presidente al frente, el Comandante Daniel Ortega Saavedra, resiste los embates imperiales contra Nicaragua sin importar las amenazas, y se esfuerza en su camino de reconciliación, paz y desarrollo justo para su país.

¡Viva la Revolución Sandinista! (Exclamaciones de: “¡Viva!”)

Celebramos la liberación del líder de los trabajadores brasileños y expresidente de ese país, el compañero Luiz Inácio “Lula” da Silva, y a la vez llamamos a todos a continuar demandando su plena libertad, la recuperación de su inocencia y la restitución de todos sus derechos políticos.

Ante las conspiraciones imperiales y la politización de los sistemas judiciales, ante la corrupción y el descrédito de la política a mano de agentes del imperialismo y el neoliberalismo y de los medios de comunicación, Lula es un ejemplo de que siempre tendremos el recurso de luchar por la verdad, la dignidad y la solidaridad para vencer la mentira.

Bolivia, el hermano ausente, merece mención aparte.

El golpe de Estado al presidente constitucional Evo Morales Ayma confirmó que a Estados Unidos y a las fuerzas reaccionarias no les importa aplastar por cualquier medio las libertades y los derechos humanos de los pueblos con el fin de revertir los procesos emancipatorios en la región.  Como siempre, usaron a su fiel peón: la Organización de Estados Americanos (OEA).

No sorprende que, como impone el libreto imperial, la primera acción de política exterior de los golpistas en Bolivia fuera salirse del ALBA.

En países como Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Brasil vemos con dolor e indignación cómo crece el número de muertos y suman miles los heridos, al tiempo que aumentan las lesiones oculares a cientos de jóvenes en actos de represión tan brutales que recuerdan los días tenebrosos de las dictaduras militares.  Se asesina a activistas sociales, periodistas y exguerrilleros.  Los casos de violencia, tortura y violaciones de detenidos ya suman cientos.

Varios de los jefes militares y policiales que hoy protagonizan la horrible represión fueron formados en la desaparecida Escuela de las Américas.  Los que persiguen a los líderes de izquierda y progresistas se formaron en la actual Academia Internacional para la Aplicación de la Ley, también de factura yanqui.

Con admiración, seguimos día a día el curso dramático de la resistencia de los pueblos y su creciente movilización.

Desde esta tribuna, condenamos enfáticamente el silencio cómplice y vergonzoso de muchos, y la manipulación y ocultamiento de los medios de comunicación transnacionales y oligárquicos sobre lo acontecido en Bolivia.

Y hoy aquí, Cuba ratifica su apoyo y solidaridad con el compañero Evo Morales Ayma (Aplausos).  ¡Vivan los gobiernos y los pueblos que rinden culto a su dignidad y soberanía acogiendo y apoyando a los líderes perseguidos! (Exclamaciones de: “¡Vivan!”)

Nuestro personal de Salud que prestaba servicios en Bolivia, conoce de cerca la brutalidad de los golpistas, cuyas fuerzas represivas, conducidas directamente por Estados Unidos, agredieron físicamente a dos colaboradores, en tanto 54 de ellos fueron injustamente detenidos, algunos por varios días.

Miembros de la Brigada Médica Cubana, sin motivo alguno, fueron registrados de forma humillante y despojados de sus pertenencias.  Las autoridades golpistas instigaron el odio contra los cubanos.

La cobardía de estos represores contrastó con la dignidad y valentía de nuestros abnegados profesionales, quienes merecen un reconocimiento por su inconmovible actitud, hija de la tradición internacionalista cubana (Aplausos).

Ya están todos de vuelta en la patria, listos para defenderla y para una próxima misión.

Los hechos acaecidos en Bolivia, sacuden las alarmas y nos alertan.  Una vez más “el tigre acecha”, como decía Martí en su magnífico ensayo “Nuestra América”:

“La colonia continuó viviendo en la república; y nuestra América se está salvando de sus grandes yerros (…) por la virtud superior, abonada con sangre necesaria, de la república que lucha contra la colonia.  El tigre espera, detrás de cada árbol, acurrucado en cada esquina”.

En nuestra reciente visita a Argentina para asistir a la toma de posesión de Alberto y de Cristina, sostuvimos un valioso diálogo con importantes intelectuales y artistas de ese país.

De todos ellos recogimos la más formidable crítica al neoliberalismo “el tigre que acecha” y a sus graves consecuencias para los pueblos de América que han sido destrozados por los experimentos neoliberales.

El cineasta y actual ministro de Cultura argentino, Tristán Bauer acaba de documentar los graves costos sociales del neoliberalismo en los cuatro años de macrismo, en un documental que tituló: Tierra arrasada.

Otros de los asistentes, recordaron que esos procesos se instalan con una poderosa red mediática a los que los proyectos progresistas tienen que enfrentarse en una batalla asimétrica.  Y se propuso promover una suerte de estrategia cultural que resuelva esas asimetrías.

Lo que queda de mentalidad colonial en América, debe desaparecer antes de que desaparezcan nuestros pueblos y sus sueños de emancipación e integración, la gran deuda desde los tiempos de Bolívar.

Es esencial sembrar ideas y valores para defender nuestras conquistas.  Y también es preciso integrarnos en el área de la comunicación para que la mentalidad colonial no nos engulla con su carga de símbolos falsos, como los espejitos que los conquistadores daban a nuestros nobles habitantes originarios a cambio de las riquezas naturales con las que han construido su poder.

Las magníficas ideas que en apenas dos horas se desataron en el encuentro con los amigos argentinos, nos confirman las enormes potencialidades de la imaginativa intelectualidad latinoamericana, cuyos mejores exponentes siempre han sido aliados de las batallas por la justicia social.

Compañeras y compañeros:

Aun ante las más brutales presiones estadounidenses, Cuba alcanzó una resonante victoria en las Naciones Unidas, cuando 187 países votaron a favor de la resolución que condena el fin del bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos.

Aquellos que no tuvieron el valor de resistir las presiones yanquis y no se atrevieron a condenar el bloqueo a Cuba, cargan sobre sí la responsabilidad de apoyar una política que ningún pueblo de esta tierra aprueba, porque es criminal, porque viola los derechos humanos de millones, porque es extraterritorial, ilegal e infame.

Y porque lo que hacen hoy contra Cuba lo harán mañana contra otras naciones, como se ha probado más de una vez en los últimos años.  Nadie está libre del látigo del imperio, y permitir que se golpee a otros es abrir el camino al golpe sobre todos.

Nos complace saber que esa actitud no refleja lo que realmente sienten los pueblos hermanos de Brasil y Colombia.

En triunfos como la condena al bloqueo en la ONU, el ALBA ha sido y debe seguir siendo un frente de unidad y resistencia al imperio, al golpismo y a las posturas injerencistas que solo motivan la vergüenza de los hombres y mujeres dignos de nuestro continente.

Asimismo, saludamos y nos alientan los triunfos progresistas en México y Argentina, cuyos nuevos gobiernos ya han mostrado, en muy corto plazo, su compromiso con la paz, la democracia, el desarrollo y la justicia social de los pueblos y con la genuina unidad e integración de Nuestra América.

En los últimos meses hemos escuchado acusaciones ridículas contra las revoluciones cubana y bolivariana, en el intento vil de justificar lo que se niegan a entender: las profundas razones de las rebeliones populares contra el neoliberalismo que continúan sucediendo en varios países de la región.  No nos sorprenden.

Las manifestaciones populares son el resultado de las luchas contra la desigualdad y las injusticias sociales acumuladas durante años.  Y permanecerán, y se harán mayores mientras no se atiendan sus causas.

Los que reprimen se niegan a leer en esas manifestaciones sus causas verdaderas, porque, para instalarse, el neoliberalismo trata de impedir que tengamos conciencia histórica, proponiendo la deshistorización del tiempo.  Por eso sus ideólogos, como Francis Fukuyama, insisten en que “la historia ha terminado”.

Pretenden decirnos que el capitalismo es eterno. Quieren entonces eternizar la desigualdad social, la miseria, la exclusión.  ¡Tiempo es historia!  Y la nuestra se apoya en Bolívar, San Martín, Sucre, Martí, Che, Fidel, Chávez, Sandino, la lucha contra la esclavitud, contra la dominación española, contra las invasiones y contra el bloqueo a Cuba por parte del imperialismo genocida.

El neoliberalismo obliga a la economía mundial a pasar de la producción a la especulación.  Mientras el Producto Interno Bruto mundial crece a un promedio anual de 1 % a 2 %, el rendimiento financiero crece más del 5 % al año.  ¡Mientras ochocientos veinte millones de personas son amenazadas de muerte por el hambre, los paraísos fiscales guardan veinte trillones de dólares!

El neoliberalismo produce lo que Marx había prevenido: la gente ya no vale por ser humana, sino por el valor de la mercancía que porta.  Es la brutal deshumanización.

El neoliberalismo no promueve globalización, y sí globocolonización.  Su propósito es hacer del mundo un gran mercado al que tienen acceso solamente los ricos, los demás quedan excluidos, son seres descartables, condenados a la muerte precoz.

El neoliberalismo tiene base en la competitividad, el socialismo en la solidaridad.  El neoliberalismo en la acumulación privada de la riqueza, el socialismo en compartir la riqueza.  El neoliberalismo en defender los intereses del capital, el socialismo los derechos humanos y de la naturaleza.

Lo que no nos perdonan los Estados Unidos y las oligarquías latinoamericanas es que hayamos construido modelos incluyentes y comprometidos con el pueblo, aun bajo las presiones y los cercos de sanciones y bloqueos.

Podemos darles la fórmula: no construimos modelos para el 1 %.  No construimos modelos de exclusión.  Construimos modelos solidarios y practicamos la integración (Aplausos).

Y no nos perdonan que nos asociemos solidariamente entre latinoamericanos y caribeños sin tutelas imperiales.

No nos perdonan que no solo elijamos hacer prevalecer la independencia, la libertad, la soberanía sobre nuestros recursos y la libre determinación, sino que hayamos demostrado que somos capaces de defenderlas.

Lo que no le perdonan a Cuba es que defendamos la filosofía de compartir solidariamente lo que tenemos, de llevar salud y letras donde otros llevan armas, de enseñar a leer y a escribir, o devolver la vista o salvar la vida a quienes jamás tuvieron servicios de salud dignos.

Ahora, cuando como resultado de la conjura imperialista y oligárquica en algunos lugares se ha interrumpido la cooperación que Cuba brinda, observamos con preocupación que millones de latinoamericanos han sido despojados de su derecho humano a la salud.  A las oligarquías no les importa y se pliegan a la patológica campaña yanqui.

Las únicas fuerzas militares y de seguridad que interfieren en los asuntos internos de los países y que amenazan a América Latina y el Caribe son las estadounidenses.

Cuba resistirá todas las amenazas.  Estamos curtidos en la lucha.  Tenemos un pueblo unido. Contamos con la solidaridad del mundo, de los pueblos de América Latina y el Caribe y, muy en especial, de nuestros hermanos del ALBA.

¡No renunciaremos al socialismo!  ¡No renunciaremos a la solidaridad!  ¡No renunciaremos a la amistad!  ¡No renunciaremos a la dignidad! (Aplausos.)

Compañeras y compañeros del ALBA:

Les reitero el abrazo de este pueblo noble, valiente y solidario en la bella ciudad que acaba de cumplir 500 años de historia y luchas y a la que siempre podrán volver para recibir el cariño de los que no se rinden, no se rendirán y continuarán la Revolución vibrante que nos trajo hasta aquí.

Terminemos como terminan siempre los actos en esta histórica Escalinata: con la celebración de la vida, del futuro que se forma aquí para hacer posible el mundo mejor por el que han dado su sangre y sus propias vidas tantas generaciones.

¡Somos Cuba!

¡Y también somos Latinoamérica y el Caribe, todos unidos por el ALBA-TCP!

¡Hasta la victoria siempre!

(Ovación.)

https://www.prensa-latina.cu/images/2019/diciembre/14/tdd-cuba-tuiter-bruno.jpg

Díaz-Canel en XV Aniversario del ALBA-TCP: Las únicas fuerzas militares y de seguridad que interfieren y amenazan son las estadounidenses

 

https://www.presidencia.gob.cu/media/filer_thumbnails/filer_public_thumbnails/public/2019/12/15/er_2a.jpg__830x600_q85_subject_location-1299%2C1247_subsampling-2.jpgNoneDeclaración final de la XVII Cumbre ALBA TCP 14 de diciembre del 2019

 

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Diez frentes de combate de la nueva cultura

https://davidson.cubava.cu/files/2016/11/colagge-cultura-vs-resistencia2.jpg

Diez frentes de combate de la nueva cultura / Por Enrique Ubieta Gómez

 

Intervención en el Taller Cultura y Liberación de los Pueblos del XXV Foro de Sao Paolo, Caracas, 26 de julio de 2019.

 

“La cultura es lo primero que hay que salvar”, alertaba Fidel. No hablaba solo del arte y la literatura. La nueva sociedad exige un individuo “nuevo”, es decir, una mujer y un hombre que participen conscientemente en su construcción. La cultura que llamamos socialista es de hecho una cultura de tránsito. No existe como meta, sino como proceso, en franca guerra contra la cultura dominante. Una Revolución en el poder debe luchar contra la cultura global hegemónica (modo de vida, modelo de éxito) que es la capitalista, en todos los ámbitos de su reproducción. Pero los revolucionarios no pueden esperar a tener el poder, o el gobierno (en el peor pero más probable de los casos) para iniciar esa lucha, que es vital: lo que comúnmente identificamos como concientización de las masas, es un hecho cultural. La cultura dominante en el mundo es la de la clase dominante, y la nueva cultura avanza y retrocede, su éxito siempre es parcial.

https://davidson.cubava.cu/files/2019/07/Fidel-en-Palabras-a-los-intelectuales-1.jpg-11.jpg

El socialismo no es un problema de cuchillo y tenedor. Es un movimiento de cultura, una grande y poderosa concepción del mundo”, decía Rosa Luxemburgo. Para alcanzar esa nueva cultura se necesita una base material que la sustente —algo que con frecuencia se olvida—, pero la tarea no puede postergarse. Las revoluciones auténticas, cuando se producen, impulsan esa nueva mirada colectiva. Un millón de personas en la Plaza de la Revolución no son una masa sin rostro, son un millón de protagonistas individuales. Pero la guerra cultural entre los dos modos de vida, incluso en una Revolución que ha alcanzado el poder, no cesa. Abordaré algunos aspectos de la batalla por la cultura que me parecen importantes, desde la experiencia revolucionaria cubana:

 

1. Romper los tabiques que separan lo “culto” de lo “popular”. Integración de saberes.


Debe procurarse una integración de saberes, que desdibuje las fronteras de las culturas etiquetadas con los adjetivos de “alta” y “popular”. En “Palabras a los intelectuales” (1961) Fidel le dice a los más importantes escritores y artistas cubanos de entonces:

En días recientes nosotros tuvimos la experiencia de encontrarnos con una anciana de 106 años que había acabado de aprender a leer y a escribir, y nosotros le propusimos que escribiera un libro. Había sido esclava, y nosotros queríamos saber cómo un esclavo vio el mundo cuando era esclavo, cuáles fueron sus primeras impresiones de la vida, de sus amos, de sus compañeros. Creo que puede escribir una cosa tan interesante que ninguno de nosotros la podemos escribir.

Uno de los más jóvenes oyentes de ese discurso escribió algunos años después un libro emblemático de la literatura de la Revolución: Biografía de un cimarrón (1967). La vida de un hombre sencillo se convertía en literatura clásica.

En sentido inverso, el primer libro que publicó la Revolución en su recién creada Imprenta Nacional, a un precio casi simbólico y en una tirada millonaria, fue la obra de Cervantes, El ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha. Una obra clásica, la más representativa de la cultura hispana, se puso al alcance de las mujeres y los hombres de pueblo. Por otra parte, la Revolución cubana creó un amplio sistema de escuelas de arte en todo el territorio nacional y abrió sus puertas a los “hijos más humildes del pueblo”.

Hugo Chávez manejaba dos conceptos prácticos de cultura: la que se entiende como tradición, hogar, hábitat, territorio, alma colectiva de cada pueblo, una visión en la que no hay jerarquías, cualquier cultura es tan importante como la otra, no hay cultura desarrollada y cultura no desarrollada y que, vista en un proceso evolutivo y de enriquecimiento constantes, puede definirse como identidad cultural; y la que responde al sentido martiano de “ser cultos para ser libres”, como instrumento de liberación, de superación, de crecimiento espiritual, como manejo de información, de comprensión del mundo.
Las revoluciones necesitan integrar los saberes, eliminar las barreras culturales y espaciales que separan a las clases sociales.

 

2. Saber y participación social


La “nueva” cultura en construcción no es pasiva. Su rasgo principal es que existe solo si la sociedad y el individuo la asumen conscientemente. No se consume, se protagoniza. Es, más claramente que cualquier otra, un modo de vida. El primer acto de una revolución tercermundista es la alfabetización masiva de su población. El conocimiento es indispensable, porque determina la capacidad crítica del individuo. La relación entre saber académico y saber participativo es mutuamente enriquecedora en una Revolución. No puede cultivarse un saber desentendido de los problemas sociales, ni pueden abordarse esos problemas sin una integración de saberes.

En Cuba miles de adolescentes y jóvenes, citadinos de clase media, partieron a las zonas rurales del país; muchos se separaban por primera vez de sus padres, y se hospedaban en los humildes hogares de los que serían alfabetizados. La alfabetización era doble: el joven enseñaba a su alumno —por lo general mucho mayor en edad—, a leer y a escribir, y su presencia era también una lección del significado de la Revolución. Por otra parte, el alfabetizador se alfabetizaba; su aprendizaje, abrupto, era de otro tipo: conocía otro mundo inimaginado antes por él, e interactuaba con sus habitantes. En meses, la alfabetización concientizaba al maestro y al alumno, era una intensiva escuela política.

El método empleado en Venezuela (“Yo sí puedo”) se apoya en la tecnología y no requiere la movilización masiva de jóvenes de la ciudad, pero introduce una perspectiva nueva. El propio alumno se convierte en su maestro, auxiliado por videos y cuadernos especialmente concebidos para ello. Existe un “facilitador”, un miembro de la comunidad, un “alumno ayudante” un poco más avanzado que sus compañeros, pero el sujeto activo es el que se alfabetiza, el que se convierte en “vencedor”, en protagonista de su propio crecimiento.

Las misiones bolivarianas son mecanismos de inserción y empoderamiento de las masas en la transformación del país. El triunfo de una Revolución es convertir a las masas en colectividades de individuos conscientes. El mayor peligro es crear, con la masividad de la educación, jóvenes informados de libros, y analfabetos de vivencias sociales y políticas. José Martí, lector voraz y erudito, recelaba de la “falsa erudición”, la que se oponía a la naturaleza humana y a las particularidades de nuestra región.

 

3. Reconstrucción de la historia


La interpretación de la historia depende del proyecto de futuro que tengamos. La historia oficial de un país selecciona hechos y personajes, evade o silencia otros. La obra del historiador estadounidense Howard Zinn es elocuente: con su libro La otra historia de los Estados Unidos demuestra que esta puede ser narrada desde la perspectiva de los humildes, desde las luchas obreras. No es, por supuesto, la historia que se enseña en las escuelas de ese país. En Cuba, con la Revolución, adquirieron relevancia los protagonistas de las luchas obreras y campesinas y los combatientes revolucionarios. La historiografía contrarrevolucionaria se esfuerza en descalificar a esos héroes de la nueva Cuba: presenta al Che Guevara, por ejemplo, como un criminal, y trata de reivindicar al tirano Fulgencio Batista. Por otra parte, la industria del entretenimiento complementa la labor de la educación burguesa y despliega una amplia gama de recursos “correctores”: banaliza la historia nacional de los pueblos del Sur, convierte en héroes a los invasores y en villanos a los patriotas, reafirma el mito de la superioridad y la invencibilidad de los imperialistas. Todo ello llega empaquetado en video juegos, series de televisión, películas, redes sociales.

El enemigo, que es el mismo para todos, nos divide desde la ignorancia. Los que compartimos fronteras nacionales y episodios esenciales de la historia (con frecuencia incluso hasta una lengua), ignoramos las vivencias del vecino y desconocemos a sus héroes, que son nuestros también. Es imprescindible, para nuestra mejor defensa, que aprendamos la historia de Nuestra América, que hagamos nuestros a sus héroes populares. “La historia de América, de los incas a acá, ha de enseñarse al dedillo, aunque no se enseñe la de los arcontes de Grecia”, pedía José Martí en 1891.

 

4. La fragmentación y reunificación de sentidos


La izquierda debe reconocer el hecho de que la violencia de género, la racial o étnica, y la ecológica (también se ejerce violencia sobre la naturaleza) y cualquiera de las multiplicadas fobias sociales, si bien no están adecuadamente expuestas, como alguna vez se pensó, en la crítica a la violencia de clase, tampoco son ajenas a ella, ni pueden ser pensadas como fenómenos autónomos, capaces de ser solucionados por sí mismos. Las contradicciones de la sociedad capitalista actual no pueden reducirse a las contradicciones entre clases, pero estas no pueden ignorarse o subestimarse. La violencia imperialista expresa la esencia de un sistema que nació y creció de la explotación del mundo colonial y neocolonial, y de sus propios trabajadores. La estrategia de los defensores de la violencia, es fragmentar su comprensión, hacer que nuestros jóvenes la combatan en sus manifestaciones no estructurales. Es necesario construir vasos comunicantes entre los frentes de lucha porque todos son importantes, y la izquierda no puede darle la espalda a ninguno de ellos, pero tampoco puede detenerse o aislarse en alguno de ellos. El enemigo final siempre es el capitalismo.

 

5. Identidad cultural


La identidad cultural no es estática. Está en permanente proceso de construcción, de ensanchamiento, aunque conserve sus matrices esenciales. América Latina es poseedora de una gran riqueza cultural: esa diversidad es una ventaja, siempre que conservemos o abramos sus vasos comunicantes. El imperialismo necesita detener y diluir las identidades que se expresan al interior de una nación y la que representa a la nación misma, así como la regional, por motivos mercantiles que funcionan también como ideológicos, porque facilitan la dominación. La estrategia revolucionaria debe ser proteger y consolidar toda manifestación de unidad y de diversidad culturales. Frente a la estrategia imperialista de dividirnos, los revolucionarios tenemos la obligación de promover y defender la identidad “nuestroamericana”, sin desconocer o relegar su diversidad.

En una Revolución, la identidad nacional empieza a integrar elementos nuevos que surgen del proceso de transformaciones. La contrarrevolución celebra el trabajo diluyente de la industria del entretenimiento yanqui, pero a la vez, pretende paralizar el movimiento de la historia, con el pretexto de que defiende sus tradiciones. En realidad, se niega a aceptar la existencia de las nuevas tradiciones creadas por la Revolución. Cuando un contrarrevolucionario despliega hoy la bandera nacional de Cuba, produce una contradicción de sentidos, más allá de su voluntad y de su comprensión: esa bandera ha incorporado al entramado simbólico de sus formas y colores, los nuevos hitos y héroes de la Revolución. Es por ello que los revolucionarios de cualquier país o región del mundo pueden enarbolarla como propia. Cuba ya no es y no podrá volver a ser, el país que existía antes de 1959.

 

6. La cultura de la solidaridad


La Revolución es generadora de solidaridad entre países y pueblos (a lo interno y a lo externo), porque no puede hacerse sin el concurso de todos, y porque su fin inmediato son los más humildes. No se concibe tampoco como un hecho aislado, inconexo con otras realidades. La Revolución cubana se autoproclamaba “primer territorio libre de América”, precisamente porque aspiraba a la liberación de los restantes, porque se asumía como un eslabón en el proceso emancipatorio de todos los pueblos.

La cultura de la solidaridad, la que se recibe y la que se da, no se concibe como un favor que se dispensa, sino como un deber insoslayable. Desde los primeros momentos la Revolución cubana cultivó la solidaridad en todos los ámbitos posibles, y educó al pueblo en ella. La campaña mediática que se empeña en desacreditar e incluso criminalizar la solidaridad médica de Cuba en el mundo, pretende desarticularla, porque su sola existencia, es una escuela política que no se propone ni necesita “formar” a nadie. Los movimientos sociales y los partidos políticos no pueden desentenderse de las causas justas, para hacer avanzar la suya; se traiciona a sí misma la causa justa que evade su responsabilidad con la justicia de los otros. “Patria es Humanidad”, sentenciaba José Martí.

 

7. Los símbolos y los paradigmas del éxito


Las revoluciones no pueden subestimar la guerra de los símbolos. La industria del entretenimiento se apoya en el mercado para difundir los del capitalismo. Las páginas “sociales” de la prensa burguesa, narran historias de vida de sus hombres y mujeres de éxito: banqueros y empresarios, deportistas y estrellas del arte, y también duques, príncipes y reyes, es decir, de los famosos y ricos. Ser como ellos, es la consigna implícita; en sentido inverso los niños cubanos repiten cada mañana en sus escuelas, “seremos como el Che”. En el capitalismo no importa el cómo: se triunfa si se consigue acceder al nivel más alto de consumo, por una herencia, por un “buen” matrimonio, por el robo de cuello blanco o a mano armada, por la lotería, etc. La cultura del tener, asentada sobre el consumismo depredador del medio ambiente, se presenta de manera atractiva, como el único camino hacia la felicidad.

 

8. Apropiación de las formas


Hoy el imperialismo pretende apropiarse de las formas tradicionales de la izquierda. Subrayo “de las formas”, porque el procedimiento conlleva un vaciamiento de sus contenidos revolucionarios. Ello incluye la utilización y, a veces, el secuestro de términos y conceptos tradicionales de la izquierda. En Cuba hemos visto la aplicación de ese procedimiento en “huelgas de hambre” y en marchas de “madres” vestidas de blanco como las de la Plaza de Mayo. Se utiliza el término de “Revolución de colores” y símbolos como el puño cerrado para aludir a movimientos reaccionarios monitoriados por la CIA. Por otra parte, nos induce a desechar e incluso a repudiar palabras que son imprescindibles en nuestro léxico, como comunismo o imperialismo.

 

9. Las nuevas tecnologías


Todos los aspectos antes descritos alcanzan mayor intensidad en las redes de Internet. La izquierda debe aprender a usar esta herramienta, lo que implica conocer sus ventajas y sus peligros. La guerra por el poder desecha por inservible la verdad, y las redes compulsan al elector a decisiones que pueden atentar contra sus propios intereses. Es un medio que suele utilizarse para aislar y desmovilizar al individuo (especialmente al joven), y reagruparlo en colectivos “rebeldes” pero inocuos. Los revolucionarios no podemos desechar la verdad, aun cuando avancemos en el terreno movedizo del mercado electoral. Una experiencia positiva son las redes de redes, que permiten la movilización horizontal y transversal, en aspectos compartidos, entre personas y movimientos no siempre afines. Un ejemplo es la Red de Intelectuales, Artistas y Movimientos Sociales en Defensa de la Humanidad.

 

10. El político revolucionario


Es indispensable que el pueblo aprecie la diferencia entre los políticos tradicionales y los revolucionarios. Es una diferencia que debe sustentarse en la ética de su conducta y en los procedimientos que emplea. La participación en los mecanismos de la democracia burguesa no puede desdibujar la identidad de un revolucionario. El fin no justifica los medios. Un revolucionario no puede mentir jamás, y debe estar siempre en la primera línea de combate, allí donde pide que estén los otros.

 

Fuentes:

Diez frentes de combate de la nueva cultura  /  Por Enrique Ubieta Gómez

 

https://davidson.cubava.cu/files/2016/11/colagge-cultura-vs-resistencia.jpg

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS:

 

https://www.cubaperiodistas.cu/wp-content/uploads/2019/09/dddd-1098x642.jpg

 

Cultura de resistencia VS Cultura foránea

¿Por qué se habla de guerra cultural?

 

https://davidson.cubava.cu/files/2015/01/CubaestrellaQueIlumina.jpg

 

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Fidel: Esperanza, inspiración y solución

https://davidson.cubava.cu/files/2016/12/Homenaje-a-Educadores-2016-RB.jpg

Fidel: Esperanza, inspiración y solución / Por Marco Velázquez Cristo / Blog Post Cuba

 

Félix Varela nos enseñó a pensar; José de la Luz y Caballero, a conocer; José Martí, a actuar y Fidel Castro, a vencer. Armando Hart.

 

Fidel fue, es y será esperanza, inspiración y solución, sí, todo eso y mucho más significa el hombre que desde enero del 59 nos guía, no son palabras escritas para la ocasión o simples metáforas enaltecedoras, es el reflejo de un símbolo en la realidad. Vivió para el pueblo y hoy vive en su pueblo.

“Es el maestro de un pueblo, porque ha sabido ser, al mismo tiempo, su discípulo más extraordinario. Es un creador en la misma medida en que es una creación de su propio pueblo”.

Antonio Núñez Jiménez:  En marcha con Fidel

La fe inquebrantable en la victoria del Jefe de la Revolución cubana ha sido una de sus más descollantes características, para él las palabras rendición y derrota no existen, igual convicción se la inculcó a nuestro pueblo, fue ese sentimiento de sentirnos invencibles lo que nos ha permitido superar los más grandes obstáculos.

Fidel jamás se ha declarado vencido aun en situaciones que pudieran catalogarse casi imposibles de resolver como Alegría de Pío, la Crisis de Octubre y muchas otras.

Jesús Montané Oropesa. Entrevista con Ciro Bianchi, revista Cuba, 4 de abril de 1990

La dimensión de su figura e influencia son difíciles de expresar, bromeaba culpando a los americanos y sus medios de ser tan conocido, así se burlaba de quienes lo atacaban a la vez que evitaba por modestia explicar las verdaderas razones de su realce en el mundo.

“Si sintiera lo grande que es, lo mataría el peso”.

Alicia Alonso. Luis Báez: Los que se quedaron

Personalidades que no compartían sus ideas políticas lo admiraron y reconocieron su inocultable trascendencia. Es imposible  que pueda ser ignorado.

“Si existe alguna figura pública en América Latina que haya tenido incidencia primordial en la historia del continente y del mundo entero durante la segunda mitad del siglo XX y comienzos del XXI, no cabe duda de que esa es la de Fidel Castro”.

Andrés Pastrana Arango expresidente de Colombia. Memorias: La palabra bajo fuego, editorial Planeta Colombiana.

Trató de ayudar a todos. Por el bien de los pueblos de la América Latina luchó sin descanso, fue sin discusión su máximo defensor.

“Las generaciones futuras recordarán a Fidel Castro como se recuerda en la historia a los grandes próceres de Nuestra América y del mundo. Lo reconocerán como el hombre que llevó a su más alta expresión el sentimiento de su pueblo y su dignificación, porque jamás ha claudicado, cuando otros por mucho menos lo hicieron, y su lucha infatigable es por mantener en alto las banderas por las que han muerto millones en América Latina”.

Berta Zapata intelectual mexicana, intervención en el III Encuentro Internacional de Mujeres celebrado en La Habana, 5 de octubre de 1988

No reparó en ayudar a gobiernos que lo adversaban furibundamente a solucionar problemas que agobiaban y desangraban a las naciones en que estos mandaban. Su humanismo siempre estuvo por encima de cualquier diferencia.

“Le tengo gratitud a Fidel Castro en nombre de todo el pueblo colombiano. Nos ha ayudado mucho en todos los temas de Sudamérica, de Latinoamérica en general y en el tema de la paz”.

Álvaro Uribe expresidente de Colombia. Declaraciones al diario El Tiempo, Bogotá, Colombia.

Su pensamiento y palabra llevaban y siguen llevando esperanza a los oprimidos, inspiración  a los que luchan y señalando soluciones  a los problemas de Cuba y del planeta.

“La voz de la Cuba de hoy, expresada por la palabra apostolar de Fidel Castro, que está hecha con todas las grandes esencias de lo popular: rabia y protesta, júbilo y canto, justicia y esperanza”.

Benjamín Carrión novelista ecuatoriano. Periódico Revolución, La Habana, 4 de enero de 1960

 La inclaudicable Revolución Cubana, con Fidel, como siempre, predicando, inspirando nuevos amaneceres.

Daniel Ortega Saavedra. Intervención en la Plaza de la Revolución, 1ro. de mayo de 2005.

 “Cuba bloqueada, casi sin recursos desde el punto de vista material pero conducida por Fidel y construida por su pueblo, ha entrado al siglo XXI en una situación social que envidian los pueblos de América Latina y el Caribe”.

Hugo Rafael Chávez Fría.

No han podido ni podrán los que odian y temen a sus ideas, matarlas, desaparecer su ejemplo o manchar su limpia figura, Fidel es demasiado grande para tales enanos mentales.

Viva Fidel.

Nota: Las citas a personalidades y revolucionarios cubanos y de otras latitudes fueron tomadas del libro de Luis Báez, “Absuelto por la historia” aun cuando se señalan sus fuentes originales.

 

Fuente:

Fidel: Esperanza, inspiración y solución / Por Marco Velázquez Cristo / Blog Post Cuba

                           ——————————————————————–

Absuelto por la historia

 

Vea las opiniones de 118 personalidades nacionales e internacionales

 

1.-Descarga Libro

Descargue el libro en formato PDF (0.9 Mb) Absuelto por la Historia – Luis Baez

 

2.-Descarga Libro

Descargue el libro en formato PDF (2.3 Mb) Absuelto por la Historia (Edición Extraordinaria) – Luis Báez

 

Opiniones sobre Fidel en la voz de personalidades de la política, la ciencia, el deporte y la cultura mundiales del siglo XX, entre ellos varios jefes de Estado y Premios Nobel:

Ho Chi Minh, Juan XXIII, Lázaro Cárdenas, Salvador Allende, Nelson Mandela, Ernesto Che Guevara, Hugo Chávez, John F. Kennedy, Richard Nixon, Juan Domingo Perón, Pablo Neruda, Gabriel García Márquez, José Saramago, Diego Armando Maradona, entre otros, opinan sobre el líder de la Revolución Cubana en esta inusual antología.

 

Autor: Baéz Hernández, Luis Francisco

Editorial: Ciencias Sociales, La Habana

Fecha: 2002

 

https://davidson.cubava.cu/files/2015/01/CubaestrellaQueIlumina.jpg

Posted in Sin categoría | Leave a comment

La batalla de la izquierda en las redes sociales

La batalla de la izquierda en las redes sociales. Por Omar Pérez Salomón

 

El imperialismo estadounidense y sus lacayos de la derecha latinoamericana han utilizado las redes sociales digitales para mentir y crear escenarios favorables a sus intereses. No podía ser de otra manera si tenemos en cuenta que estas plataformas forman parte del poder mediático diseñado para aplastar a las fuerzas de izquierda y todo lo que huela a progreso para las grandes masas. 

Jugaron su papel en los golpes de Estado de Paraguay-2014, Brasil-2016 y Bolivia-2019, en los resultados de procesos eleccionarios como el de Brasil en 2018 y en la demonización e intento de juzgar a líderes de izquierda como Lula y Rafael Correa.

Algunas redes sociales han estimulado también el fuego para atacar a Venezuela, Nicaragua y Cuba,  y servido de base a múltiples campañas donde se repetían mentiras y falsedades con el objetivo de convertirlas en verdades. 

En el caso de Bolivia, investigaciones sobre las cuentas de Twitter de varios de los personajes que lideraron el golpe de Estado confirman que se puso en marcha una operación de guerra cibernética, con el objetivo de inundar de propaganda  en contra de Evo Morales las redes sociales digitales y hacer válida la matriz de opinión de que quería eternizarse en el poder, hacer fraude y que es culpable de la represión desatada contra el pueblo. 

En esta campaña crearon más de 70000 cuentas robots o falsas en Twitter para seguir al líder golpista Luis Fernando Camacho, que utilizaban las etiquetas #EvoEsFraude, #BoliviaNoHayGolpe, #EvoDictador, entre otras.

En esos difíciles momentos las fuerzas de izquierda de América Latina, que va más allá de Partidos, y que tiene una expresión en los pueblos y movimientos sociales, no se cruzaron de brazos y en el orden mediático y de las ideas libró una verdadera batalla en las redes sociales digitales, que queremos matizar en esta conversación con Miguel Gutiérrez Rodríguez, Director General de Informática del Ministerio de Comunicaciones de Cuba.

– ¿Qué características tuvo la participación de las fuerzas de izquierda en las redes sociales digitales en los días iniciales del golpe de Estado en Bolivia?

– Lo primero que pudiéramos decir es que las fuerzas revolucionarias de nuestro continente no tuvieron que emplear robots ni cuentas falsas en Twitter para defender la verdad y a Evo Morales en los días más complejos del golpe de Estado. Más de 135 mil usuarios de esta red social, personas de carne y hueso, aportaron medio millón de mensajes denunciando el golpe. 

A partir de la declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba el 9 de noviembre de 2019 donde se denunció que sectores de la oposición boliviana, con el apoyo y conducción del gobierno de los EE.UU. y de oligarquías regionales, pusieron en marcha un golpe de Estado con el objetivo de escamotearle al pueblo boliviano el resultado electoral, se activó el activismo de la Izquierda que llegó a generar el 10 de noviembre 14 mil mensajes con la etiqueta #EvoNoEstásSolo y casi 8 mil con #NoAlGolpeEnBolivia. El 11 de noviembre se transmitieron más de 51 mil tweets, de ellos unos 41 mil mensajes se publicaron con la etiqueta #NoAlGolpeEnBolivia.

Varias personalidades se manifestaron en Twitter en contra del golpe, como la Premio Nobel de la Paz @RigobertMenchu:

-“Entristece e indigna ver las manifestaciones de odio contra los pueblos indígenas de parte de grupos oligárquicos como sucede en Bolivia y del que es víctima el presidente Juan Evo Morales Ayma y el pueblo boliviano. #EvoElMundoContigo #EvoNoEstásSolo #EvoPresidenteLegítimo”; -el politólogo vasco @KatuArkonada:

-“Masiva movilización en Buenos Aires en rechazo al golpe de Estado en Bolivia. Compas la solidaridad es más importante que nunca, no dejemos solo a @EvoEsPueblo ni al pueblo boliviano #EvoNoEstásSolo”, y el periodista y poeta @Marco_Teruggi:

-“Honor y gloria a los caídos. ¿Qué pedimos? Justicia, esta noche en Cochabamba por los nueve muertos #GolpeDeEstadoEnBolivia #MasacreEnBolivia”

Las manifestaciones actuales en Chile, Colombia y Haití tienen su reflejo en las redes sociales digitales, aunque los grandes medios manipulen la realidad. Las fuerzas de izquierda no están dormidas, tienen que organizarse y unirse para enfrentar al neoliberalismo y movilizar a los pueblos de nuestra América. Como diría Fidel Castro:

“(…) Qué difícil se le hace cada vez más al imperialismo engañar a una parte del pueblo latinoamericano todo el tiempo. Y llegará el momento en que no pueda engañar absolutamente a nadie de los pueblos latinoamericanos y del Caribe. Esas son las lecciones de la historia. Y mal anda un imperio cuando su arma más poderosa, la mentira, empieza a fallarle; cuando su instrumento más poderoso, cuando su garra más hiriente, que es la mentira, empieza a ser inofensiva, empieza a ser ineficaz, empieza a ser inútil (…)”1

– ¿Cómo están participando los cubanos en las redes sociales?

– El acceso de los cubanos a las redes sociales es una realidad cada vez más visible. Estas plataformas permiten el acceso de la población cubana a contenidos y materiales audiovisuales de diferentes temáticas, y posibilitan la participación, con opiniones, criterios y propuestas.

Cuba fue el país de mayor crecimiento en dos categorías de conectividad digital en 2017, de acuerdo con el reporte Digital in 2017 Global Overview: presencia en redes sociales —con más de 2,7 millones de nuevos usuarios y 365% de incremento respecto al año precedente— y uso de móviles para acceder a las redes sociales —2,6 millones de nuevos usuarios y un aumento de 385%.2 A partir del año 2018 estas cifras se multiplicaron con la ampliación del acceso a Internet desde las viviendas y la apertura del acceso a la red de redes desde los móviles.

https://davidson.cubava.cu/files/2018/10/Facebook-te-esp%C3%ADa-new3.jpg

En septiembre de 2017 el 88 por ciento de los cubanos que accedían a las redes sociales se conectaba a Facebook; pero al cierre de septiembre de 2018 era el 46,5 por ciento. El uso de Youtube creció considerablemente, de un 3,59 por ciento en septiembre de 2017 a 36,18 por ciento en el propio mes de 2018.3 Hoy Youtube es la red social con más accesos desde Cuba; pero se impone colocar más contenidos nacionales.

Creo que en los últimos años ha crecido la masa crítica de revolucionarios cubanos que se enfrentan a los grandes medios de la información, divulgan la verdad de la Revolución y llevan la cultura a todos los confines del mundo con un sentido descolonizador. No es de extrañar que la etiqueta #VictoriaDeCuba se haya convertido en tendencia mundial en Twitter en noviembre pasado, tras la votación de la Resolución cubana contra el bloqueo de EEUU en Naciones Unidas, y que cada vez más cubanos participen en las redes de solidaridad e interacción creadas para dar a conocer la verdad de nuestros pueblos.

1 Castro Fidel: Discurso en la clausura del III Encuentro Continental de Mujeres, La Habana, 7 de octubre de 1988, Granma, 12 de octubre de 1988, p. 5.

2 Kemp, S. (2017). “Digital in 2017 Global Overview”We Are Social, Nueva York.

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Estados Unidos: avaricia y fascismo

https://davidson.cubava.cu/files/2018/05/20-MILL-uncle-sam-war-bonds.png

Estados Unidos: avaricia y fascismo  /  Por

Miguel Ángel García Alzugaray

 

https://davidson.cubava.cu/files/2018/02/QQ-militares-usa.jpeg

 

La avaricia por el dinero.

 

Es normal escuchar en los noticieros estadounidenses a los senadores y representantes afirmar que, al día siguiente de ser electos, comienzan a buscar financiamiento para su reelección.

En las películas y series de televisión estadounidenses, cuando se habla de campañas electorales, siempre vemos que los comandos de campaña tienen, como tarea fundamental, conseguir recursos económicos. Inclusive, cuando en la trama necesitan imprimir algo de drama, siempre sucede que algún grupo retira el financiamiento lo que amenaza con impedir finalizar la campaña.

 

https://davidson.cubava.cu/files/2018/03/12-muchos-billetes-de-banco-de-100-d%C3%B3lares-9402681.jpg

 

Nadie obtiene un cargo de elección popular en los Estados Unidos si no cuenta con exorbitantes sumas de dinero.

 

El pueblo no importa, importan los dólares.

 

Por eso, es una plutocracia.

Un imperio fascista sediento de sangre

 

 

Esta secular avaricia por el dinero de los círculos de poder norteamericanos, de los que Donald Trump es un claro exponente, han convertido a esa nación en un imperio fascista sediento de sangre.

https://davidson.cubava.cu/files/2018/09/trump-guerra-1.jpg

 

Así, las operaciones bélicas en Siria por parte de Estados Unidos y sus aliados, mantienen la política de hostigamiento y desestabilización del gobierno de Bashar al Assad.

Bajo la coartada que se combate a Daesh, son la expresión crónica de la política exterior estadounidense.

 

Política que suele plantear, en el plano internacional, la resolución de sus problemas internos. Generando con ello cohesiones frente a enemigos reales o inventados de tal forma de levantar la imagen, no sólo del presidente estadounidense sino también de su partido político y de esa forma tratar de primar en la cámara alta, teniendo una mayoría tal que no cuestione las políticas implementadas durante su cuestionada administración.

Es un juego interno, que repercute trágicamente en la vida de miles de personas en zonas del mundo donde esa política exterior estadounidense se manifiesta con muerte y destrucción.

No es casual que las intervenciones de los gobiernos estadounidenses en terceros países, ya sea en forma directa como fue en Irak y Afganistán o a través de la estrategia de Barack Obama del Leading from Behind, son claros antecedentes de elecciones presidenciales o de representantes parlamentarios y en ese contexto, el complejo militarindustrial estadounidense suele jugar un papel fundamental, en el marco de las nuevas estrategias globales, donde los enemigos de ayer no son los mismos de hoy.

Pero se les ataca con la misma saña.

Una sociedad manipulada y vigilada.

 

Cuando en diferentes épocas de la historia de los EE.UU. a alguien o a un grupo de ciudadanos se le ha ocurrido salirse del carril, inmediatamente los tres poderes supuestamente independientes (legislativo, ejecutivo y judicial) han cerrado filas y se han convertido en una maquinaria represiva integral .

El Congreso ha hecho las leyes, el poder ejecutivo las ha firmado y el poder judicial ha puesto a cada uno en su lugar. Más claro, ni el agua.

Con el establishment no se juega.

 

Pasó cuando la Guerra Civil, pasó en la Gran Depresión de los años treinta y también pasó cuando la Guerra contra Vietnam, y ahora hay señales de que está pasando bajo  el gobierno de Donald Trump.

Si teoricamente el ciudadano norteamericano tiene un espacio libre en donde moverse sin tener que pagar las consecuencias, la realidad es que ese espacio se ha ido estrechando cada vez más y ahí están las fuerzas represivas para indicarle a los ciudadano que no se pasen de la raya.

https://davidson.cubava.cu/files/2019/01/hackers-verdad-11-de-septiembre.jpg

Después de los criminales ataques terroristas del 11 de septiembre, los tres poderes se volvieron uno y empezaron a estrechar aún más el pequeño espacio que tenían los norteamericanos.

No creo que la famosa Ley Patriótica fue aprobada solamente porque haya estado gobernando en esos momentos un selecto grupo de la ultraderecha reaccionaria de este país.  Estoy seguro que algo bastante parecido hubiese sido implantado aunque los liberales hubiesen estado ostentando el poder.

En derechos civiles, la limitación es exagerada. Es como si todos los ciudadanos de ese país fueran hoy sospechosos de ser terroristas. Los ejemplos de los casos individuales en los que esas exageraciones han ocurrido han sido innumerables.

A medida que la brutalidad policial se generaliza, los afrodescendientes, los latinos, los emigrantes y otras minorías son víctimas de ello.

 

En las grandes ciudades, en casi todas las intersecciones, existe una cámara de seguridad que vigila el andar de los ciudadanos, iguales a las que existen en todos los supermercados, centros comerciales, edificios de oficinas, etc., etc. Desde que uno sale de la casa está vigilado. En la vía pública, uno es un delincuente en potencia.

https://davidson.cubava.cu/files/2016/10/WIKILEAKS.jpg

Pero ¿qué es lo que está pasando en el interior de la casa? Pues lo mismo.

https://davidson.cubava.cu/files/2017/05/WIKI-CIA1.jpg

Las llamadas telefónicas son monitoreadas, las veces que llamas a un número telefónico aquí  o en el extranjero y si lo creen necesario, lo que hablas en esas llamadas, el Internet controlado y todas las páginas sociales que se han abierto en los últimos años se han convertido en el juego de video de un “gran hermano” que te vigila hasta cuando duermes.

https://davidson.cubava.cu/files/2016/10/7.-espionaje-USA.jpg

De esta forma, los Estados Unidos se han transformado poco a poco en una sociedad de zombis que son manipulados con la ayuda de los medios de comunicación, para que ignoren la enajenante realidad en la que viven.

https://davidson.cubava.cu/files/2017/05/WIKI-CIA2.jpg

Entonces, si la precitada vigilancia y represión de la población mundial y norteamericana ocurre constantemente a todos los niveles institucionales, ¿de qué son campeones los imperialistas yanquis? ¿Con que moral le dan lecciones y les exigen a otros países?

Lo que debería hacer el gobierno de EE.UU. es acabar de admitir públicamente que todos los gobiernos tienen el derecho de crear y defender sus propios sistemas y que nadie es mejor que nadie para criticarlos.

 

Al respecto pienso que por ahora es difícil que ello ocurra, pues en realidad el gobierno de los Estados Unidos, lejos de ser una verdadera democracia como cacarea, no es más que la feroz tiranía de una insaciable oligarquía sedienta de sangre, riquezas y poder.

 

https://davidson.cubava.cu/files/2018/02/Q-gasto_militar_ee_uu_.ESTATUAL-LIBE.pnghttps://davidson.cubava.cu/files/2018/07/5-pekin-usa.jpg

 

ARTÍCULO RELACIONADO:

 

 

https://davidson.cubava.cu/files/2018/05/w.-tio-sam-3.jpghttps://davidson.cubava.cu/files/2019/02/11-aguila-calva-BANDERA5.jpg

 

El Imperialismo Yanqui contra el Mundo

 

https://davidson.cubava.cu/files/2017/04/k-imperialismo3.1-768x460.jpg

 

La estrategia de guerra no convencional del imperio y la violencia «civil» organizada

 

En varios países de Latinoamérica, en Irán y en otras partes donde rigen gobiernos no convenientes a los intereses de Estados Unidos, las fuerzas especiales de la CIA establecen como modo de injerencia la creación de grupos violentos aparentemente desorganizados y espontáneos, que buscan sembrar el caos, criminalizar las protestas sociales y justificar la acción homicida de las fuerzas de seguridad.

 

Mientras las fuerzas represivas en Ecuador se enfrentaban al pueblo que se manifestaba contra las medidas neoliberales del gobierno de Lenín Moreno, mientras los cuerpos de seguridad asesinaban, torturaban y secuestraban a los participantes en la protesta, la televisión ecuatoriana transmitía muñequitos de Bob Esponja. Todo intento por presentar la verdad era censurado.

Grupos violentos aparentemente desorganizados y espontáneos actuaban. Su objetivo: sembrar el caos, criminalizar las protestas y justificar la acción homicida de las fuerzas de seguridad.

En Chile el pueblo luego del letargo cultivado con esmero por los medios de comunicación y abonado por años de terror, despertaba. Los hijos de Lautaro, Caupolicán y Allende desafiaban a las fuerzas de seguridad. El 14 de octubre de 2019, los estudiantes secundarios y universitarios se organizaron para evadir masivamente el pasaje del metro de Santiago. La razón, una protesta al alza en el valor del pasaje, pero era solo el inicio, era apenas una chispa. Ante la verdadera situación de desigualdad creada por el neoliberalismo en ese país, la protesta se radicalizó y se generalizó.

Mientras los manifestantes, jóvenes en su mayoría, alzaban los brazos para ratificar el carácter pacífico de las marchas, hechos violentos ocurrían en varios lugares. Grupos sin relación aparente entre sí, ajenos a los manifestantes, eran los responsables de estos hechos. La denuncia hecha por varias personas los sitúa en escenarios donde actuaban fuerzas de Carabineros, a los que algunos videos subidos a las redes sociales les muestran, incluso, participando o estimulando los saqueos.

Aquí también los medios masivos de comunicación optan por el silencio, por la criminalización de la protesta, mientras las fuerzas del orden asesinan, violan, golpean como en los «mejores tiempos» de la dictadura.

En Bolivia, un conjunto de factores se unió para propiciar la caída del gobierno de Evo Morales. No fueron solo elementos de dinámica interna, ciberataques, tareas de espionaje y propaganda, campañas de desestabilización, también fueron grupos criminales sin aparente conexión entre sí, aliados con fuerzas militares y policiales implicadas en el complot, acción diplomática externa e intervención de agentes desestabilizadores de la Embajada de EE.UU.

Bandas de criminales amparados en la narrativa de la «indignación popular», por un supuesto fraude electoral, tomaron el control de las ciudades, realizaron bloqueos de vías públicas al estilo de los guarimberos venezolanos, quemaron instituciones, profirieron amenazas, cometieron asesinatos, torturas en la vía pública, y humillaron a líderes sociales y políticos.

Esos grupos criminales de derecha, armados, invisibilizados por los medios, actuaron con absoluta coordinación y tomaron puntos estratégicos de la capital del país, un ejemplo fue la toma de Bolivia TV, lo que demuestra una gran preparación previa. No actuaron al azar: dirigieron sus golpes con precisión, sabían contra quiénes proceder, secuestraron, asesinaron y destruyeron, selectivamente.

No se trataba del pueblo descontento ante un fraude que jamás ocurrió, sino  de una agresión bien planificada. Lo saben bien los pueblos de Venezuela y Nicaragua, que han sido víctimas de esas acciones de guerra no convencional.

No solo en Latinoamérica

El modus operandi no es exclusivo en nuestra región. En el pasado mes de noviembre Irán sufrió una oleada de violencia que destruyó 730 bancos, 70 estaciones de servicio, 140 inmuebles gubernamentales y más 50 bases de fuerzas de seguridad.

Miles de manifestantes enardecidos se volcaron a las calles durante días y atacaron gasolineras, bancos y edificios de gobierno a partir del anuncio del racionamiento y de un aumento del 50 % en los precios del combustible.

Se repite aquí de nuevo la táctica empleada en Bolivia: grupos armados, perfectamente coordinados y entrenados actúan sobre el terreno. Utilizando la técnica del «enjambre», los grupos se comunicaban entre sí, y concertaban las acciones usando mensajes de texto para reunirse en los puntos de ataque.

La agresión se paralizó cuando el gobierno apagó internet y las redes inalámbricas. Las fuerzas de seguridad iraníes lograron capturar a varios agentes de la cia que actuaban en estos supuestos grupos antigubernamentales.

Los Political Action Group

En un libro de 2003,Special ops: America’s elite forces in 21st. century combat, el autor afirma:

«Sumamente confidencial, la División de Actividades Especiales se considera como la unidad de operaciones especiales preeminente en el mundo. Los miembros son la élite de la élite. Esto se debe a las fuentes de las que la organización recluta a sus miembros: Unidades de Misiones Especiales, tales como la Fuerza Delta y el Grupo de Desarrollo de Guerra Naval Especial de los Estados Unidos…».

El Centro de Actividades Especiales (del inglés: Special Activities Center; SAC), es una división de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos, responsable de llevar a cabo operaciones encubiertas conocidas como «actividades especiales». Antes de 2016 la unidad se llamaba Special Activities Division o División de Actividades Especiales.

Dentro del sac existen dos grupos por separado: el Special Operations Group (SOG) o Grupo de Operaciones Especiales para las operaciones paramilitares tácticas y el Political Action Group (PAG) o Grupo de Acción Política para las operaciones políticas encubiertas.

El Political Action Group (PAG) o Grupo de Acción Política es responsable de las actividades encubiertas relacionadas con la influencia política, las operaciones sicológicas y la guerra económica. Con el rápido desarrollo de la tecnología se incluyó en sus misiones la guerra cibernética.

El sac ofrece sus servicios al Presidente de Estados Unidos como una opción cuando las acciones militares y diplomáticas no son viables o factibles políticamente.

El Grupo de Acción Política lleva a cabo operaciones encubiertas para lograr un cambio político. La intervención encubierta en una elección extranjera es considerada por el sac la forma más importante de la acción política. Esto podría incluir el apoyo financiero a los candidatos «apropiados» para Estados Unidos, sostén con medios de comunicación especializada, soporte técnico para las relaciones públicas, recursos para influir en el voto, participación en la organización política, asesoría legal, campañas de publicidad y lo que ellos llaman «otros medios de acción directa».

Según los especialistas del SAC, las decisiones políticas pueden verse influenciadas por valores activos, tales como la sublevación de los funcionarios del país, presión sobre funcionarios y líderes políticos para lograr decisiones de carácter oficial, alineadas con la política y los objetivos de Estados Unidos. Además, desarrollar los mecanismos para la formación de la opinión pública favorable a los intereses estadounidenses, acciones que implican el uso encubierto de propaganda.

Pueden emplear a oficiales para trabajar como periodistas, recurrir a agentes con influencia, operar las plataformas de los medios de comunicación, plantar ciertas historias o información en lugares donde se espera que saldrán a la luz pública «de forma natural», o tratar de negar y/o desacreditar la información que es de conocimiento público.

La mayoría de los expertos estadounidenses consideran al SAC la fuerza de operaciones especiales actual, perfecta para la guerra no convencional.

Algunos ejemplos de programas de acción política de la cia  fueron las acciones para prevenir que el Partido Comunista Italiano (PCI) ganara las elecciones en 1948; ya a finales de 1960, el golpe de Estado iraní de 1953; Chile 1953; Guatemala 1954; Indonesia en 1957, así como la provisión de fondos y apoyo al sindicato Solidaridad en Polonia 1981, intento de golpe de Estado en Venezuela 2002; golpe enHonduras 2009,Nicaragua 2018, autoproclamación de Juan Guaidó en Venezuela, ataques al Sistema Eléctrico Nacional (SEN) venezolano 2019, etc.

Más claro ni el agua: la presencia denunciada más de una vez de oficiales y agentes de los servicios especiales estadounidenses en el terreno durante estas acciones, más el reconocimiento en documentos hechos públicos de su accionar intervencionista contra gobiernos que no les son afines, prueba la injerencia directa de Estados Unidos en estos golpes, que de suave solo tienen el nombre, pues han dejado una huella de sangre y sufrimientos en todas partes del mundo.

Prever es la palabra de orden, las fuerzas progresistas, los líderes de izquierda deben estar preparados y preparar a sus pueblos. Hay que estar dispuestos a darlo todo, a enfrentar con inteligencia los planes yanquis y vencer.

Fuentes:

Executive Secrets: Covert Action and the Presidency. University of Kentucky Press. Daugherty, William J. (2004).

A Guide to America’s Special Operations Units : the World’s Most Elite Fighting Force. Da Capo Press.Southworth, Samuel A. & Tanner, Stephen. 2002. U.S. Special Forces.

At the Center of the Storm: My Life at the CIA. Harper Collins. Tenet, George. 2007.

https://davidson.cubava.cu/files/2018/05/20-millones-desde-SGM1.jpg

 

La Derecha, Estados Unidos y el imperialismo en el siglo XXI / Por Yazmín Bárbara Vázquez Ortiz

 

La acción de la derecha que enfrentamos es expresión de las particularidades que adquiere la disputa multidimensional por el poder en el imperialismo siglo XXI, en medio de lo que se ha denominado “corrimiento de la concentración de la riqueza y el capital a la concentración del poder político”.

En este contexto los objetivos de la derecha no se reducen a obtener votos a través de la participación política. Sus propósitos se enfocan en dominar a la sociedad y al Estado, incluso más allá de la fuerza política que esté en el gobierno.

Ganar las bases sociales, subjetividades, imaginarios, espacios de organización y participación social-políticos, los territorios, espacios institucionales, así como los de gobierno local y nacional, se constituyen en metas que trascienden la otrora intención o apuesta de ganar votos para ocupar posiciones de poder.

En función de tales objetivos, los niveles de organización que ha desplegado la derecha revelan los resultados graduales de un proceso continuo, acumulativo, de articulación de las élites de poder y sus respectivos instrumentos de dominación en dos niveles:

El primero, referido a la alianza entre organizaciones y partidos de derecha a nivel regional, hemisférico y transnacional. El segundo, que revela las relaciones que se establecen entre la derecha, el capital transnacional y los gobiernos imperiales.

Del primer nivel, la Unión Demócrata Internacional; la Unión de Partidos de Latinoamérica, que incluye las articulaciones con actores estadounidenses, en especial con el Partido Republicano de los Estados Unidos, a través del Instituto Republicano Internacional y centros de pensamiento; así como la Organización Demócrata Cristiana para América Latina (ODCA), constituyen ejemplos de los enlaces entre partidos de derecha de Estados Unidos, Europa y América Latina que han sido funcionales para construir estrategias de dominación y subversión político-ideológicas en función de ajustar las condiciones políticas y sociales en cada país en pro de garantizar las reformas en interés del mercado-capital.

Es por ello que se identifican en lugares diversos formas de hacer que solo se ajustan según los contextos histórico-concretos, pero que presentan muchos elementos de base en común. Por ejemplo, operan a través de espacios donde se integran:

  • Primero: el ejercicio analítico para la deconstrucción de las bases teóricas de la ideología de las fuerzas de izquierda (especialmente del marxismo).
  • Segundo: la caracterización y clasificación de cada uno de los partidos de izquierda en función de desacreditarlos, junto a la campaña mediática contra sus gobiernos y líderes.
  • Tercero: y como alternativa, el llamado a la formación de movimientos ciudadanos o partidos desideologizados, nutridos desde universidades, tanques de pensamiento, iglesias, como actores efectivos del cambio hacia el “progreso” y la “democracia”.
  • Cuarto: La promoción de acciones de protesta social, que a través de manuales o videos incluyen orientaciones precisas para cada caso: protestas contra gobiernos, votación en procesos electorales, entre otros.

En el segundo nivel de articulación, las Redes de Intervención desplegadas en América Latina desde los años 80 del siglo XX [3], muestran las interrelaciones que se establecen entre actores gubernamentales y no gubernamentales estadounidenses, actores vinculados a los objetivos de ese país en la región y actores latinoamericanos, de los entornos nacionales donde se intervienen, influyen, cooptan procesos de gestión de desarrollo, seguridad, democracia, gobernabilidad, entre otros, trabajando el contenido de los cambios que promueve la derecha desde una diversidad de espacios y sujetos que multiplican los alcances de su acción[4].

https://davidson.cubava.cu/files/2016/09/1-.-NED-.jpg

A estas Redes se integran actores gubernamentales y no gubernamentales de los Estados Unidos para capacitar, asistir, financiar en países de la región a comunidades, gobiernos locales y nacionales. La acción de la Agencia Internacional para el Desarrollo (USAID), la Fundación Nacional para la Democracia (NED), el Centro Internacional de la Empresa Privada (CIPE), direccionadas hacia el empoderamiento comunitario y la promoción de académicos para incidir en la proyección de estrategias de desarrollo de gobiernos nacionales y locales es una muestra de ello.

En igual sentido, se destaca la inserción de académicos y tanques de pensamiento que estudian nuestras sociedades y construyen fórmulas de cambio a la medida en cada caso, así como de instituciones financieras regionales o internacionales para financiar y consolidar la orientación técnica de los mismos (BID, FMI, BM).

Las corporaciones transnacionales también han estado presentes en estas redes. Su incidencia se ha revelado en la diversidad de espacios en los que se despliega su acción como parte de la legitimación ideológica y política de los cambios propuestos, desde la construcción de opinión pública por las corporaciones mediáticas, hasta el fortalecimiento de la cultura del emprendimiento, del empoderamiento productivo, con la participación de corporaciones como Walmart en “Modelos de Desarrollo rural”.

https://www.prensa-latina.cu/images/2019/diciembre/18/trump-politica-exterior.jpg

Durante el gobierno de Donald Trump, y desde los avances que logró la derecha hemisférica en la administración de Barack Obama, se promovió, como parte del esquema de intervención, el despliegue de una red de Gobiernos engrosada por aquellos países en los que la derecha fue retomando el poder ejecutivo.

Desde la misma se articuló el Grupo de Lima en función de aislar diplomáticamente a Venezuela, un instrumento también aplicado contra Cuba en la década del 60 del siglo XX y al que se recurre, junto al uso de instrumentos financieros perfeccionados en las guerras económicas y el bloqueo en el siglo XXI, como método de asfixia ante la resistencia mostrada a la implementación combinada de todos los demás mecanismos de intervención ya mencionados.

Por último, pero no menos importante, está la inserción de las fuerzas militares en este esquema. El Comando Sur, por ejemplo, promueve desde el año 2017 el despliegue de una “Red de Redes”, articulando las ya existentes, como modo más efectivo para hacer frente a los desafíos de los Estados Unidos en la región[3] y desde el año 2018, destacan los pronunciamientos de altos mandos de sus fuerzas militares sobre el objetivo que perseguirán: Valores, Ideas e Ideales.

¿Cuáles pueden ser las implicaciones de tales objetivos? ¿Serán, entre otras, que se potencie a las fuerzas militares latinoamericanas como objetivo de cooptación para que encarnen un rol protagónico en aras del cambio de ser necesario?

Para estos propósitos, los enfocados en cooptar valores, ideas e ideales, ya han sido ensayadas al menos tres importantes Líneas de Acción con resultados de efectividad probada por esta derecha hemisférica con raíz global. Las dos primeras que referiremos:

La disputa de sentidos, enfocada hacia las bases racionales y éticas de la orientación de la conducta humana, de la construcción de las apuestas individuales, familiares y sociales en términos de proyectos de vida y sociedad.
La evangelización para promover el conservadurismo como vía de influencia político-ideológica.

Desde ellas la instalación de un modelo racional pro-neoliberal, utilizando lo mejor del discurso y las prácticas de la izquierda, re-funcionalizadas para servir a los intereses del capital, consolida el sistema a través de la dominación cultural.

Y para cerrar el esquema de dominación y subversión político-ideológica, la tercera línea de acción, tal vez la más sutil: el secuestro, la toma de instituciones, leyes, políticas públicas, formas de gobierno, para institucionalizar la dominación político-ideológica y la subversión con base cultural.

Una línea de acción a partir de la cual se promueven ajustes en leyes e instituciones a fin de inhabilitar o reprimir por “vías legales” a líderes y movimientos sociales que no resulten convencidos, cooptados a través de los modos antes esbozados.

De esta forma la derecha trabaja combinando seducción con coacción, según se requiera, para eliminar de forma radical cualquier oposición, presente o en futuro potencial.

A los alcances que ha tenido su acción refieren de una parte, la capacidad para apropiarse de imaginarios, reconstruirlos y articular a diferentes grupos y organizaciones de la sociedad civil a sus modelos de gestión y procesos de disputa por el poder, especialmente a través de la acción territorial, real y virtual.

Y de otra, la capacidad mostrada para cooptar los espacios de organización y participación política de la sociedad a través del ajuste de leyes que han debilitado la acción de sindicatos y partidos políticos como la reforma laboral y electoral[4].

En esta misma dirección, el fortalecimiento institucional de tribunales constitucionales ha sido funcional para frenar programas de corte social desde gobiernos de izquierda o para inhabilitar políticamente a sus líderes.

Por último, es importante destacar los medios implementados para dominar al Estado a través del supuesto perfeccionamiento de las formas de gobierno, que con el objetivo declarado de potenciar redes de colaboración entre gobierno y sociedad civil, privilegian la inserción de gremiales empresariales, y tanques de pensamiento que responden a los intereses de estas últimas, en la construcción de modelos de gestión de importantes programas sociales, potenciando así el uso de matrices racionales e instrumentos técnicos, supuestamente efectivos para obtener seguridad, progreso y democracia a nivel social.

De esta forma, no importa si la fuerza de izquierda está en el poder ejecutivo, lo conveniente y efectivo desde las matrices teóricas del capitalismo global puede secuestrar el rumbo del proyecto político, económico-social si no hay un pensamiento crítico articulado a los programas de transformación que contribuya a decantar y ajustar las mismas.

Para concluir, ante la capacidad de acción mostrada por esta derecha hemisférica con nexos transnacionales, y en función de atender a los desafíos de la izquierda para enfrentarla, algunas preguntas pudieran ayudar a la reflexión.

¿Cómo hacer al llegar al poder ejecutivo en Estados con una institucionalidad tomada por la derecha y el capital, ajustada para cumplir sus intereses, si queremos transformar en beneficio social?

¿Cómo hacer para reconstruir el tejido social de base, en aras de tener las fuerzas necesarias para cambiar todo lo que deba ser cambiado y poder gobernar, especialmente, junto al pueblo?

¿Cómo recuperar y promover la subjetividad de la izquierda? Los valores y una racionalidad adecuada para garantizar en todos los niveles y espacios el éxito de la acción.

Y por último: ¿Cómo hacer todo lo anterior ante las fuerzas de la Derecha Hemisférica, el Capital transnacional-Global y los Gobiernos Imperiales articulados para impedirlo?

Ante esas interrogantes las fuerzas de izquierda también tienen un proceso acumulativo de pensamiento y acción que a través de la historia ha ido  mostrando las vías posibles. Y sobre todo, una gran reserva de conocimiento acumulado en la praxis de los pueblos, partidos y gobiernos que luchan cada día frente la avanzada del capital. La izquierda tiene todo lo necesario para constituir un gran tanque de pensamiento y acción social.

Notas:

[1] Ver ROBINSON, WILLIAN (2008): «La Promoción de la Anti-Democracia: Proyecto de la Élite Transnacional», Presentación en Conferencia Internacional “Revolución e Intervención en América Latina, Auspiciada por Telesur, Patria Grande, y Ministerio de Poder Popular para la Comunicación e Información (MINCI), Caracas, 14-15 Noviembre.

[2] Ver VÁZQUEZ, YÁZMIN BÁRBARA (2019): Estados Unidos en la contraofensiva imperialista en América Latina. Revista Cuba Socialista. N 11. 2019. La Habana.

[3] Ver COMANDO SUR DE LOS ESTADOS UNIDOS. Consorcio Para Las Américas (2017): ESTRATEGIA DEL TEATRO 2017-2027

[4] Ver VÁZQUEZ ORTIZ, YAZMIN BÁRBARA (2019): «Geopolítica y Derecho en América Latina», en Lima, Bárbara Nascimiento de; Gontijo, Lucas de Alvarenga; Bicalho, Mariana Ferreira (orgs), Cuba-Brasil Diálogos sobre democracia, soberanía popular y derechos sociales, Volumen II. Belo Horizonte. Editora de Plácido. ISBN: 978-65-80444-99-1.

(Tomado de La Jiribilla)

 

https://davidson.cubava.cu/files/2015/01/CubaestrellaQueIlumina.jpg

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Filme La Red Avispa (Wasp Network)

https://www.cubaperiodistas.cu/wp-content/uploads/2019/11/cartel-pelicula-red-avispa-1020x642.jpg

La red avispa  / 

 

https://www.prensa-latina.cu/images/2019/agosto/31/x-red.jpg

 

Exhibida finalmente en el 41 Festival del Nuevo Cine Latinoamericano, La red avispa (Olivier Assayas, 2019) deja claro, desde una objetividad histórica, que los cubanos infiltrados en organizaciones contrarrevolucionarias del exilio de Miami tenían el derecho a velar por la seguridad de su país.

 

https://www.prensa-latina.cu/images/2019/noviembre/20/joa-red-avispa-peli1.jpg

 

La coproducción entre Francia, España, Bélgica y Brasil, basada en el argumento del libro Los últimos soldados de la Guerra Fría, del brasileño Fernando Morais que narra la historia de los Cinco antiterroristas cubanos, tuvo su proyección durante el 76 edición del Festival Internacional de Cine de Venecia y cuenta en los roles protagónicos con la actriz española Penélope Cruz y el mexicano Gael García Bernal.

 

Exhibida finalmente en el 41 Festival del Nuevo Cine Latinoamericano, La red avispa (Olivier Assayas, 2019) deja claro, desde una objetividad histórica, que los cubanos infiltrados en organizaciones contrarrevolucionarias del exilio de Miami tenían el derecho a velar por la seguridad de su país, y detener así la ola de atentados terroristas de los años 90 del pasado siglo bajo el amparo de Estados Unidos.

 

https://www.prensa-latina.cu/images/2019/diciembre/07/00-dsh-filme-red-avispa.jpg

Importante aspecto a tener en cuenta en el filme del francés Assayas, un prestigioso realizador cuya obra, conocida en nuestro país, ha permitido apreciar la sensibilidad de un artista capaz de abordar las problemáticas humanas más disímiles desde relatos intimistas.

Basado en el libro Los últimos soldados de la Guerra Fría, de Fernando Morais, el propio Assayas escribió el guion de un conflicto que –no podía ser de otra forma– deja establecido quiénes son los agredidos y quiénes los agresores de una historia que remonta el medio siglo.

Suficiente para que la contrarrevolución de Miami, sin ver el filme, solo noticias tras su presentación en el Festival de Venecia, armara algarabías y una patética advertencia: en esas tierras, la película no podría ni asomar la cabeza.

El tema de los Cinco Héroes y las historias que de él se desprenden permitirían realizar unos cuantos filmes y seriales. Pero en toda obra basada en la realidad hay una selección de acontecimientos y personajes, junto a licencias artísticas puestas en función de una dramaturgia y simplificación del argumento. Del libro de Morais, Assayas resalta lo que estimó pertinente para armar una urdimbre de hechos que abarcan varios años y no pocas intrigas. Aunque el filme ha sido promovido como un thriller de espionaje, el director afirma que se trata de una visión histórica concebida con la intención de plasmar una gesta que, tras conocerla, lo cautivó.

Era recomendable, sin embargo, equilibrar el tono y balancear el conflicto de manera que no prevaleciera un punto de vista por entero en favor de la causa revolucionaria en un filme con financiación foránea y proyección internacional. Además de que la asunción del factor político en cualquier tema siempre es motivo de división de opiniones y hasta atrincheramientos, vistos ahora, incluso, en críticas «artísticas» en las que resaltan más las posturas ideológicas en contra del «régimen comunista cubano», que una práctica desprejuiciada del análisis profesional.

Pero los hechos son los hechos y la honestidad artística, aunque se vea precisada a matizar, no puede desprenderse de ellos.

Para este cronista, La red avispa termina siendo una película digna y meritoria de verse, lo que no la libra de inconsistencias en su realización, la más significativa, la dispersión motivada al querer abarcarlo todo y explicar más de lo necesario, atendiendo al posible desconocimiento que del tema pudiera tener una audiencia internacional. En tal sentido, el guion recurre a saltos en el tiempo y a una entrada y salida de personajes que dejan vacíos en cuanto a propósitos del relato y a la falta de redondez de ciertas situaciones, como la concerniente a la huida hacia Cuba que emprende el infiltrado Juan Pablo Roque (Wagner Moura).

Otra carta discutible –que para un espectador cubano no tiene nada de reveladora– es el factor sorpresa que se le pretende impregnar a los infiltrados en Miami, haciéndolos aparecer primero como traidores que escapan de la Isla y más tarde en su función real, un doble juego carente de la contundencia dramática que, se adivina, estaba en los propósitos del realizador.

La red avispa se inclina por las historias concernientes a René González (Édgar Ramírez) y su esposa Olga Salanueva (Penélope Cruz, en excelente actuación).

También el mencionado Roque y la esposa que se procura en Miami (Ana de Armas), cada pareja con sus conflictos amorosos-políticos muy particulares y llevados con bastante soltura en la trama. Gael García Bernal interpreta a Gerardo Hernández, líder del grupo, y habría que ver las opiniones que tienen los personajes reales en cuanto a sus caracterizaciones.

El filme reconstruye con eficiencia los atentados terroristas   contra instalaciones turísticas, muestra los rostros máximos del exilio contrarrevolucionario  y recurre a fragmentos de archivos como recordación de que, cuanto cuenta, proviene de la realidad. Así aparecen, por separado, el presidente Clinton y Fidel, hacia los finales, durante una entrevista que le realizara una periodista norteamericana. Fidel resulta concluyente en cuanto al derecho que tiene el país más espiado del mundo, Cuba, de saber  qué hacen los enemigos en suelo estadounidense para atentar contra el pueblo cubano.

La escena ha sido cuestionada por algunos críticos que alegan que  «politiza» demasiado el filme. Pero Assayas ha sido palmario en cuanto al viejo debate de ser efectivo al ligar política y arte. En una entrevista reciente, en la que resurgió el reproche, declaró: 

«Cuando por fin me hice con el material de archivo, ese momento me sorprendió, porque Castro básicamente resume lo que sucede en la película. Pensé que era algo muy potente para incorporar en ese momento: el personaje histórico que ofrece una sensación de realidad y verdad a la historia que hemos estado contando».

La red avispa en el Festival, quizá algo alargada hacia los finales, vasta, polémica, reveladora, imperfecta… sin duda hay que verla.

 

https://davidson.cubava.cu/files/2016/12/Foto-Fidel-con-los-5-dr.jpg

La red avispa en el cine / Pedro Antonio García

 

Una versión fílmica de la historia de los Cinco Héroes antiterroristas cubanos se estrenó dentro de la programación de la 41ª edición del Festival de cine de La Habana.

Olivier Assayases conocido en nuestro país por la miniserie televisiva Carlos, acerca del famoso terrorista de origen venezolano, que convertida en un largometraje se proyectó hace unos años en un Festival de Cine francés en La Habana.

Tal vez para intentar reeditar el éxito de Carlos, Assayases se propuso realizar la versión cinematográfica del libro de Fernando Morais, Los últimos soldados de la guerra fría, acerca de los cinco héroes antiterroristas cubanos.

El resultado ha sido el filme Wasp network (La red avispa), estrenada en la noche de este sábado en la sala Yara como parte de la programación de la 41ª edición Festival de cine de La Habana.

Lamentablemente Assayases no contó con una premisa fundamental. Para poder entender en unos 120-130 minutos la trama de esta cinta hay que ser cubano, que conoce de primera mano la trama, o haberse leído el libro de Morais.

Quien no cumpla con estos dos requisitos se pierde completamente en la trama. Que fue lo que le pasó a críticos y asistentes al Festival de Venecia de este año, en el cual fue presentada la película.

Por otra parte por muchas concesiones que hiciera Assayases al exilio cubano de Miami y a la ultraderecha europea en los inicios del filme –casi se cataloga a los terroristas contrarrevolucionarios de combatientes por la libertad-, hay verdades imposibles de ocultar.

Como apunta The Guardian, en el filme se revela cómo el narcotráfico ha pasado a ser un fin en sí mismo para las organizaciones contrarrevolucionarias en Miami antes que la lucha por el derrocamiento de la Revolución.

La violación del espacio aéreo cubano por las naves de la organización Hermanos al rescate, lo que llevó al derribo de dos de ellas en aguas jurisdiccionales cubanas, queda en evidencia igualmente en la cinta, algo que ha irritado sumamente a la ultraderecha.

Igualmente, la cinta refleja fielmente la catadura moral de individuos como José Basulto y Luis Posada Carriles quienes por conseguir sus objetivos no se detienen ante las posibles pérdidas de vidas humanas.

No es de extrañar que algunos medios miamenses y sitios web españoles controlados por organizaciones políticas que van desde el fascismo (Vox) a la extrema derecha (Ciudadanos y el Partido Popular), califiquen a la cinta de “desperdicio” y “metedura de pata”.

Otros rotativos, más mesurados, la catalogan de “discreta, entretenida y aceptable” (El País, España) y “muy bien ambientada y narrada (a pesar del jaleo de espionaje y contraespionaje)”, como aseguró el también peninsular ABC.

A mi entender, a pesar de todo lo anteriormente expresado, La red avispa está muy lejos de ser una película tediosa. La apuntala un buen ritmo, un reparto de lujo en excelente forma y una cuidadosa producción, muy acertada en la selección de locaciones.

Penélope Cruz, quien no necesita presentación, encabeza en el papel de Olga el elenco, secundada por Edgar Ramírez (Mano de Piedra, Carlos), como René, y Gael García Bernal (Amores perros, Diarios de motocicleta), quien interpreta a Viamontes (Gerardo).

También hallaremos otros conocidos como Wagner Moura (el Nascimiento de Tropa de Élite, el Olavo de la telenovela Paraíso tropical) y Ana de Armas (El internado, Knock knock)-

La sorpresa corrió a cargo de Tony Planas, quien a su vasta galería de asesinos y narcotraficantes interpretados en su extensa carrera como actor, ahora añade la de Luis Posada Carriles, soberbia en los pocos minutos de aparición en pantalla.

Una de las críticas poco inteligentes hechas a la cinta fue que el guion se restringe a los avatares de solo tres de los integrantes de la red y sobre todo, al drama familiar de René. Considero esto una virtud e indiscutiblemente fue un punto a favor..

Aparte de que “el poder emocional” que le imprimen Penélope Cruz y Edgar Ramírez (como acertadamente señaló un crítico español), logra una total comunicación con los espectadores.

Filme controvertido, que suscitará polémicas -algunas de las cuales, por motivos extra cinematográficos-, sin ser un momento trascendental en la historia del cine, será una cinta agradable de ver, sobre todo para el espectador cubano, que no requiere de introducciones para entender la trama.

 

 

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Declaración: Nuestra América ante la arremetida del Imperialismo y de las oligarquías

Declaración: Nuestra América ante la arremetida del Imperialismo y de las oligarquías / Declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores

 

https://www.presidencia.gob.cu/media/filer_thumbnails/filer_public_thumbnails/public/2019/11/10/declaracion_minrex_cuba.jpg__830x600_q85_subject_location-603%2C305_subsampling-2.jpg

Nuestra América ante la arremetida del imperialismo y de las oligarquías

 

https://davidson.cubava.cu/files/2018/07/1-minint-havaan.jpg

 

Los más recientes acontecimientos en la región confirman al gobierno de Estados Unidos y a las oligarquías reaccionarias como los principales responsables de la peligrosa convulsión e inestabilidad política y social de América Latina y el Caribe.

Como anticipara el 1ro de enero de 2019, el Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba, General de Ejército Raúl Castro Ruz: “Quienes se ilusionan con la restauración del dominio imperialista en nuestra región deberían comprender que América Latina y el Caribe han cambiado y el mundo también (…) La región se asemeja a una pradera en tiempos de sequía. Una chispa pudiera generar un incontrolable incendio que dañaría los intereses nacionales de todos”.

El presidente Donald Trump proclama la vigencia de la Doctrina Monroe y apela al Macartismo para preservar la dominación imperialista sobre los recursos naturales de la región, impedir el ejercicio de la soberanía nacional y las aspiraciones de integración y cooperación regional; tratar de restablecer su hegemonía  unipolar a escala mundial y hemisférica; eliminar los modelos progresistas, revolucionarios y alternativos al capitalismo salvaje; revertir las conquistas políticas y sociales e imponer modelos neoliberales, sin importarle el Derecho Internacional, las reglas de juego de la democracia representativa, el medio ambiente ni el bienestar de los pueblos.

El secretario de Estado Mike Pompeo acusó amenazadoramente, este lunes 2 de diciembre, a Cuba y Venezuela de sacar provecho y ayudar a elevar la agitación en los países de la región. Tergiversa y manipula la realidad y oculta, como elemento central de la inestabilidad regional, la permanente intervención de los Estados Unidos en América Latina y el Caribe.

Las legítimas protestas y las masivas movilizaciones populares que se registran en el continente, en particular en el Estado Plurinacional de Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Brasil, son causadas por la pobreza y la creciente desigualdad en la distribución de la riqueza; la certeza de que las fórmulas neoliberales agravan la excluyente e insostenible situación de vulnerabilidad social; la ausencia o precariedad de los servicios de salud, educación y seguridad social; los abusos contra la dignidad humana; el desempleo y la restricción a los derechos laborales; la privatización, encarecimiento y cancelación de servicios públicos y el incremento de la inseguridad ciudadana.

Ellas revelan la crisis de los sistemas políticos, la falta de democracia verdadera, el descrédito de los partidos conservadores tradicionales, la protesta contra la corrupción histórica típica de las dictaduras militares y los gobiernos de derecha, el escaso apoyo popular a las autoridades oficiales, la desconfianza en las instituciones y en el sistema de justicia.

Protestan igualmente contra la represión policial brutal, la militarización de esta con el pretexto de proteger infraestructuras críticas, la exención de responsabilidad penal a los represores; el empleo de armas de guerra y antimotines que provocan muertes, lesiones graves, incluidos cientos de jóvenes con irreversibles lesiones oculares por el uso de balines; la criminalización de las manifestaciones; las violaciones, golpizas y violencia contra los detenidos, entre ellos menores; e incluso, el asesinato de líderes sociales, guerrilleros desmovilizados y periodistas.

Estados Unidos defiende y apoya la represión contra manifestantes con el pretexto de salvaguardar el supuesto “orden democrático”. El silencio encubridor de varios gobiernos, instituciones y personalidades muy activos y críticos contra la izquierda, es una vergüenza. La complicidad de los grandes medios corporativos de información es vergonzosa. 

Los pueblos se preguntan con razón ¿dónde está la democracia y el Estado de derecho; qué hacen las instituciones supuestamente dedicadas a la protección de los derechos humanos; dónde está el sistema de justicia cuya independencia se pregona?

Repasemos algunos hechos. En marzo de 2015, el presidente Barack Obama firma una insólita Orden Ejecutiva que declara a la República Bolivariana de Venezuelauna amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad nacional, la economía y la política exterior” de la gran potencia. En noviembre de 2015, ocurre la costosa derrota electoral de la izquierda en Argentina.

La ofensiva neoliberal tuvo un momento decisivo en agosto de 2016, con el golpe parlamentario-judicial en Brasil contra la presidenta Dilma Rousseff, la criminalización y el encarcelamiento de los líderes del Partido de los Trabajadores, y posteriormente del propio expresidente Luiz Inacio Lula Da Silva, con la temprana participación del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, mediante la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero, para instalar un gobierno dependiente, dispuesto a revertir importantes conquistas sociales mediante ajustes neoliberales, al cambio nefasto del modelo de desarrollo, a permitir la destrucción de la empresa nacional y la privatización expoliadora; a la venta barata de los recursos y la infraestructura  del país a las trasnacionales norteamericanas.

A finales del 2017, se produjo en Honduras la protesta contra el resultado electoral y la terrible represión de esta.

En enero de 2018, Estados Unidos aborta la firma de un acuerdo entre el gobierno de Venezuela y la oposición manejada desde Washington. Un mes después, el Secretario de Estado proclama la vigencia de la Doctrina Monroey llama al golpe militar contra la Revolución bolivariana y chavista.

En marzo de 2018, se produce el atroz asesinato de la concejal brasileña Marielle Franco, que levantó una ola de indignación en su país y el mundo y del que permanecen ocultas las oscuras implicaciones de grupos de poder.En abril, Lula es apresado mediante espurias maniobras jurídicas. Hay copiosa evidencia de la intervención de Estados Unidos en las elecciones brasileñas, a través de compañías especializadas que usan tecnologías de “big data” y polimetría para manipular individualmente la voluntad de los votantes, como las manejadas por el ultra-reaccionario Steve Bannon y otras israelíes.

En este periodo, se abren procesos judiciales contra los exPresidentes Cristina Fernández de Kirchner y Rafael Correa.En abril de 2018, intentan desestabilizar a Nicaragua mediante la injerencia externa y la aplicación de medidas coercitivas unilaterales.

El 4 de agosto de 2018, es el intento de magnicidio contra el presidente Nicolás Maduro Moros. En enero de 2019, se produce la autoproclamación del desconocido y corrupto Juan Guaidó, organizada en Washington. En marzo de 2019, el presidente Trump renueva la Orden Ejecutiva que considera una amenaza a Venezuela. El 30 de abril, es el intento de golpe militar en que fracasa de manera estrepitosa, y Estados Unidos, vengativamente, escala en su guerra no convencional contra la nación sudamericana que resiste tenaz y heroica desde la unión cívico-militar de su pueblo.

En todo el periodo, el gobierno estadounidense aplica salvajes políticas antiinmigrantes y una conducta agresiva, llena de odio, para alimentar el miedo y la división en los electores. Intenta el muro xenófobo en la frontera con México, amenaza a este y a Centroamérica con terribles aranceles y sanciones si no detienen a quienes huyen de la pobreza y la inseguridad, y multiplica las deportaciones. Separa cruelmente a miles de niños de sus padres, ha detenido a 69 mil menores y trata de expulsar a los hijos de inmigrantes nacidos y criados en territorio norteamericano.

Mostrando desvergonzada subordinación a Estados Unidos, el gobierno ultraderechista de Brasil que encabeza Jair Bolsonaroacudió a la mentira, al discurso xenófobo, racista, misógino y homofóbico, combinado con proyecciones delirantes sobre fenómenos sociales y políticos como el cambio climático, las poblaciones originarias, los incendios amazónicos y la emigración, las cuales han generado el repudio de numerosos líderes y organizaciones. En la gestión del gobierno se han venido desmontando las políticas sociales que llevaron a Brasil durante los gobiernos del Partido de los Trabajadores a reducir notablemente los niveles de pobreza y de exclusión social.

Desde mayo de 2019, decenas de miles de manifestantes se echaron a las calles contra los recortes en educación, las reformas al sistema de pensiones, las políticas discriminatorias y la violencia de género.

El gobierno de Brasil ha intervenido en los asuntos internos de países vecinos como Venezuela, Argentina, Paraguay y Uruguay, y ha asumido posiciones hostiles hacia Cuba, violatorias del Derecho Internacional. Como publicó la prensa brasileña en abril de 2019, la Cancillería cursó instrucciones a 15 de sus Embajadas de coordinar con las estadounidenses para instar a los gobiernos receptores a condenar a Cuba en foros internacionales.

Por primera vez desde 1992, Brasil votó este año en contra, sólo acompañado de Estados Unidos e Israel, de la resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas para pedir el fin del bloqueo económico, comercial y financiero, que ahora Estados Unidos arrecia contra Cuba, y el cese de la aplicación extraterritorial de sus leyes contra terceros Estados.  

Paralelamente, el gobierno de Colombia, se abstuvo en la votación de la resolución que apoyó desde 1992 y que reclama, en momentos en que se recrudece, el cese del bloqueo genocida de Estados Unidos contra Cuba y el alcance extraterritorial de este. Para justificar esta censurable decisión, las autoridades de ese país acudieron a la manipulación, ingrata y políticamente motivada, sobre la altruista, consagrada, discreta e inobjetable contribución de Cuba a la paz en Colombia, un tema en el que la conducta de nuestro país es universalmente reconocida.  Es conocido el amplio y crítico debate que este hecho generó en esa nación, a la que, pese a todo, seguiremos acompañando en sus esfuerzos para alcanzar la paz.

La calumnia norteamericana de atribuirle a Cuba supuestas responsabilidades en la organización de las movilizaciones populares contra el neoliberalismo en Sudamérica constituye una increíble excusa para justificar y endurecer el bloqueo y la política hostil contra nuestro pueblo. Igual, resulta inútil para esconder el fracaso del sistema capitalista, proteger gobiernos tambaleantes y represivos, ocultar golpes parlamentarios, judiciales, policiales; y agitar el fantasma del socialismo para amedrentar a los pueblos. Con ello, pretende también justificar la represión y la criminalización de la protesta social.

La única responsabilidad de Cuba es aquella que emana del ejemplo que ha brindado su heroico pueblo en la defensa de su soberanía, en la resistencia ante las más brutales y sistemáticas agresiones, en la práctica invariable de la solidaridad y la cooperación con las naciones hermanas de América Latina y el Caribe.

Duele al imperialismo que Cuba ha demostrado que sí hay otro mundo posible y que sí se puede construir un modelo alternativo al neoliberalismo,  basado en la solidaridad, la cooperación, la dignidad, en la distribución justa de los ingresos, el acceso igualitario a la superación profesional, a la seguridad y protección ciudadanas y a la liberación plena de los seres humanos.

La Revolución cubana es asimismo evidencia de que un pueblo estrechamente unido, dueño de su país y sus instituciones, en permanente y profunda democracia, puede resistir victoriosamente y avanzar en su desarrollo, frente a la agresión y al bloqueo más largos de la historia.

El golpe de Estado en Bolivia, orquestado por los Estados Unidos, utilizando como instrumento a la OEA y a la oligarquía local, es una demostración de la agresividad de la acometida imperialista. Cuba reitera su condena al golpe de Estado, a la brutal represión desatada y expresa su solidaridad con el compañero Evo Morales Ayma y el pueblo boliviano.

Mientras el gobierno de Estados Unidos continúa su guerra no convencional para intentar derrocar al gobierno legítimamente constituido del Presidente Nicolás Maduro Moros e invoca el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), Cuba ratifica la voluntad inquebrantable de mantener la cooperación con el gobierno y el pueblo venezolanos.

Al gobierno y pueblo sandinistas de Nicaragua, liderados por el presidente Daniel Ortega, que enfrenta los intentos de desestabilización y medidas coercitivas unilaterales estadounidenses, reiteramos nuestra solidaridad.

El gobierno legítimo de la Mancomunidad de Dominica y su Primer Ministro Roosevelt Skerrit merecen la solidaridad internacional y tienen ya la del pueblo cubano, en momentos en que esa isla es víctima de la injerencia externa que ya ha provocado violencia y pretende frustrar el proceso electoral.

En este complejo escenario, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador en México enfrenta el neoliberalismo y defiende los principios de no intervención y respeto a la soberanía, mientras la elección de Alberto Fernández y Cristina Fernández como Presidente y Vicepresidente en Argentina, expresa el rechazo inequívoco de esa nación a las fórmulas neoliberales que la empobrecieron, endeudaron y dañaron seriamente a su pueblo. La liberación de Lula es un triunfo de los pueblos, y Cuba reitera su llamado a la movilización mundial por el reclamo de su plena libertad, la restitución de su inocencia y de sus derechos políticos.

La corrupción que caracteriza el comportamiento del actual gobierno de los Estados Unidos ya es inocultable. Su impacto sobre los pueblos de Latinoamérica  y el Caribe tiene un costo en vidas, sufrimiento, inestabilidad y daños económicos.

En la dramática coyuntura que atraviesa la región y el mundo, Cuba reafirma los principios de soberanía, no intervención en los asuntos internos de otros Estados y el derecho de cada pueblo a elegir y construir libremente su sistema político, en un ambiente de paz, estabilidad y justicia; sin amenazas, agresiones ni medidas coercitivas unilaterales y llama a cumplir los postulados de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz.

Cuba seguirá trabajando en el camino de la integración de Nuestra América que incluye la realización de todos los esfuerzos para que la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), pronto presidida por México, continúe promoviendo los intereses comunes de nuestras naciones mediante el fortalecimiento de la unidad dentro de la diversidad.

A la implacable arremetida de las fuerzas más reaccionarias del hemisferio, Cuba opone la inquebrantable resistencia de su pueblo junto a la voluntad de defender la unidad de la nación, sus conquistas sociales, su soberanía e independencia, y el socialismo al precio que sea necesario. Lo hacemos con el optimismo y la confianza inconmovible en la victoria que nos legara el Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, Fidel CastroRuz, con la conducción del Primer Secretario de nuestro Partido, General de Ejército Raúl Castro y el liderazgo del Presidente Miguel Díaz-Canel.

 

La Habana, 3 de diciembre de 2019.

 

https://www.cubaperiodistas.cu/wp-content/uploads/2019/11/capitolio-restaurado-1020x642.jpg

 

 

Posted in Sin categoría | Leave a comment

¿Qué es la postverdad?

https://davidson.cubava.cu/files/2017/04/guerra-medi%C3%A1tica-posverdad5.1.jpg

¿Qué es la postverdad? / Elsa Claro

 

https://davidson.cubava.cu/files/2017/04/guerra-medi%C3%A1tica-posverdad2.jpg

¿Qué es la posverdad? Pues nada menos que uno de los términos de esta codiciosa y extraña ¿o violenta? etapa de la historia humana, destinado a categorizar una práctica que en otro momento se conoció con calificativos como el de propaganda política o proselitismo de varios apellidos, y, a lo mejor, expresiones de carga chovinista u otras derivaciones, no siempre atinadas.

El politólogo Tierry Meyssan trataba hace poco el tema, recordando  -es inevitable- el trabajo ideológico propugnado por Josepth Goebbels para justificar el nazi fascismo y endulzar mentes culpables, narcotizadas por preferencia propia, con aquella retórica justificativa, en lugar de oponerse a las atrocidades que se estaban cometiendo. El analista francés de referencia ilustra su tesis recordando las manipulaciones a través de la prensa hechas sobre ángulos reveladores de los atentados del 11 de septiembre del 2001, a las torres gemelas de New York.

https://www.cubaperiodistas.cu/wp-content/uploads/2019/07/el-periodismo-empotrado-1200x642.jpg

Al recordar que las empresas aéreas publicaron las listas de los pasajeros y de la tripulación a bordo de las naves siniestradas, formula la discordancia entre lo expuesto por el FBI sobre los 19 secuestradores y la realidad, porque ninguno de los supuestos culpables viajaba en esos cuatro aviones. ¿Cómo explicar la paradoja no investigada lo suficiente y no ver al menos la notoria contradicción?

La mentira –al menos de eso tiene pinta- se viene extendiendo en el tiempo, pues aún hay quienes evocan aquellos hechos refiriéndose a la psicología de los encartados, pese a que no los conocieron ni hay prueba fehaciente de su existencia o de que fueran los autores de aquella agresión. La falta de evidencias autorizadas y diversas consideraciones posteriores, dieron pie a distintos expertos para configurar una hipótesis poniendo en duda que los aviones provocaran lo que, en su criterio, fue una demolición  controlada.

https://davidson.cubava.cu/files/2019/02/1.-mentiras-1-768x388.jpg

Cuesta aceptar que un gobierno o alguno de sus órganos componentes sea capaz de acometer un acto de naturaleza criminal tan monstruoso. Pero si se computan los hechos con el inicio de la cruzada que tan graves y largas  proporciones posee, la llamada Guerra contra el Terrorismo, no sería tan absurdo afiliarse a esas hipótesis del auto atentado o golpe con bandera falsa. Hay tantos en la memoria de la humanidad como intereses para provocarlas (Maine, Golfo de Tonkín, el incendio del Reichstag, etc.,etc. etc.).

https://davidson.cubava.cu/files/2017/03/WIKILEAKS-WAR-4%C2%AA-4-.jpg

Existe, además, una tendencia de las personas (eso afirman algunos especialistas, yo tengo mis dudas), a preferir una mentira disfrazada y no hechos descarnados porque lesionan la  sensibilidad. Según criterios similares, se escucha lo que se desea y se interpretan algunos acontecimientos con acomodos previos, o lo contrario, con aversión apriorística.

Muchos prejuicios se forman así o se convierten en asiento para la interpretación disparatada o errónea de  muchos sucesos.

Esos principios activos, aunque solo sea para sembrar la duda, junto a la repetición del mensaje, siguen funcionando en la siembra de una falsedad. En ese marco se instalan ficticias responsabilidades al citar las convulsiones que se están registrando en Latinoamérica. Un tratamiento nada inocente, inscrito en las artimañas que tan bien se manejan en Estados Unidos, ocupa de nuevo a impertinentes personajes de la actual administración norteamericana.

El tal Marco Rubio y la Ross Letinen, junto al equipo de Mauricio Clever-Carone y otros acólitos, hace rato tratan de instalar una mayúscula patraña culpando a manejos de Cuba los movimientos populares de protesta que se están desarrollando en el contineintente.

Quien los escucha pudiera pensar que la patria de Martí y Fidel es enorme, muy poderosa. Según esos especímenes ellos no nos están obstaculizando nuestro normal desarrollo a través del hiper recrudecido bloqueo. Son tan, pero tan buenitos y preocupados por los demás, que buscan promotores ajenos en lo referido a reacciones ciudadanas, solo forjadas por la hartura ante tamañas injusticias y humillaciones.

Anteponer un absurdo ante el discernimiento, es una técnica muy experimentada por el aparato de convencimiento nazi y antes, o desde entonces acá, hay muchísima tela por donde cortar en ese sentido y a tergiversaciones o creación de falacias, nadie les gana. Tienen todos los instrumentos, incluyendo ahora los recursos digitales.

¿Sería posible que en Chile hubieran durado por más de un mes las demostraciones de rechazo al mecanismo que les hace tan dura la existencia, al cabo de tantos lesionados, muertos, enceguecidos, si les hubieran movido entes ajenos? No parece factible, pero afirmar desde Washington que La Habana provoca esas movilizaciones tiene suficiente incongruencia como para convertir lo irracional en verdad.

Cuba, según esas calumnias, ha provocado los recientes hechos en Ecuador y en Colombia también. Soslayar las causas ciertas de la indignación de esos pueblos es una ofensa para los atropellados y un recurso en busca de escurrir responsabilidades, y, de paso, ensañarse con una nación pequeña que lucha para salir adelante y, mientras, comparte lo que tiene.

Desvirtuar la trascendencia y belleza de la solidaridad es vil, resalta la incapacidad para acometer actos desprendidos por parte de quienes levantan su dedo querellante, con móviles indecentes, cuando lo correcto sería enfilarlo hacia un exacto mea culpa propio, que quizás, solo quizás, pudiera darle alivio a semejante infamia que no por repetida, deja de ser muy ruin.

https://davidson.cubava.cu/files/2017/04/guerra-medi%C3%A1tica-posverdad1.1.jpg

La posverdad en política e Internet / Ramón Zallo Elguezabal

 

https://davidson.cubava.cu/files/2018/07/1.-fake-1.jpg

Ciertamente la verdad o la realidad son tan inalcanzables que, a lo más, nos acercamos a ella con construcciones de representación más o menos fidedignas en descripción, coherencia y sentido. Las ciencias nos ayudan a ello.

No debemos asombrarnos por la pregunta sobre la verdad. El tema está en el fundamento mismo de la filosofía. ¿Es posible conocer la realidad?. Platón (con la metáfora de las sombras) chocaba con la sistemática aristotélica; Nietzsche con sus neuras se enfrentó a la Ilustración racionalista; el romanticismo añadió una dimensión vital al pensamiento racionalista moderno. Ya hemos aceptado que la inteligencia emocional es parte constitutiva de nuestra percepción, de nuestra comunicación, de los mensajes y de los relatos pero también de las manipulaciones y mentiras.

https://davidson.cubava.cu/files/2019/02/%C2%A7-Mentiras-y-noticias21.jpg

Las preguntas son ¿donde empiezan unas y acaban otras? ¿La posverdad está hoy más presente? Al parecer sí porque vivimos una época de incertidumbres e inseguridades ya instaladas por la crisis de valores, instituciones, formas de vida y pilares sociales. Una época propicia a dos reacciones opuestas: a nuevos discursos racionales de cambio regenerativo o revolucionario y a discursos insolventes de líderes destructivos.

Escenarios post

 

El concepto de posverdad encaja con los escenarios «post» que vivimos. Lo «post» nos dice lo que ya no es; y no lo que es o hacia dónde vamos. Y, desde luego, no vamos necesariamente a mejor (la idea de progreso está en crisis) ni tampoco descartamos la pesadilla o la barbarie, aunque también dependan de nuestro esfuerzo colectivo por gestionar el presente.

https://davidson.cubava.cu/files/2018/11/@-fake-news-posverdad-y-facebook1.jpg

Es un vocablo que se corresponde bien con el capitalismo posindustrial (tercera fase del capitalismo con predominio financiero y en su versión de sociedad de conocimiento desigual); con la sociedad del posbienestar convertida en sociedad de medioestar o directamente de malestar; y con la posmodernidad, caracterizada por un pensamiento fluido, impresionable, subjetivizado y narcisista que, sin embargo, descubre esferas ocultas.

La posverdad, de todos modos, no era inevitable porque el predominio de la subjetividad en su confección tiene que ver al menos con tres fenómenos que la acompañan: con la decepcionante y tensa realidad social que ha frustrado, indignado o despistado a centenares de millones de personas en el mundo; con el fracaso de la política y de las instituciones para ofrecer resultados reconfortantes mientras recurre a mensajes desacreditados; y con Internet que permite un inmenso ruido en todas direcciones con miles de nuevos agentes (desde blogueros, tuiteros y youtubers a comunidades o anunciantes) en la fabricación de la agenda que antes era casi monopolio de los medios de comunicación.

El campo de la posverdad abarca así múltiples ámbitos pero aquí solo se apuntan dos: la política y la comunicación.

La posverdad en política

 

Mientras en el campo doctrinal se teoriza el salto de la democracia representativa a la democracia participativa (hay ejercicios puntuales de ello), surgen líderes que explotan prejuicios, creencias y soluciones fáciles a costa de principios y derechos humanos; y ganan elecciones. El superhéroe ungido da una patada al tablero y desde SU verdad, miente en datos, amenaza, tapa y señala al enemigo interior y exterior. No tiene reglas, no rinde cuentas y no dialoga. Trump, hoy, incluso es un ensayo y banco de pruebas de una hipotética post-democracia, o sea de la barbarie (que esperemos la desmonte alguna reacción social).

Es chocante. Teóricamente las funciones de transparencia y rendición de cuentas pueden dar un salto cualitativo con Internet, si hubiera voluntad política, pero no se ve por qué puede haberla para la red si no la hay en el funcionamiento institucional normal.

La red –con una potente información on line, off line y de calidad– puede ayudar cualitativamente a la autoorganización social, a reforzar la legitimidad de la democracia mediante su mejora cualitativa con listas abiertas, consultas, fiscalización de electos, ampliación de espacios codecisionales e iniciativas populares legislativas. Y ello a pesar de que no cabe que la teledemocracia pueda sustituir a la democracia ciudadana y formalmente constituida.

Y sin embargo, ante las amenazas, estamos volviendo a discutir los fundamentos de la democracia misma porque se han puesto en cuestión en hechos y discursos.

La posverdad y la comunicación

 

Más para bien que para mal, Internet reventó el monopolio del pensamiento distribuido y organizado alrededor de un sistema más o menos plural de medios profesionales de comunicación con sede en propietarios de la élite dominante o en el servicio público. Ese sistema ha sido funcional y previsible, con una relación de simbiosis y/o contrapeso con el sistema político pero, en general, de pleitesía con el sistema económico.

https://davidson.cubava.cu/files/2018/07/1.-fake-3-redes-soc.jpg

Internet tiene de bueno que –con hashtags y mensajes concentrados que interrogan, apelan, remezclan o convocan– crea lenguajes y narrativas con discursos distintos a los formalizados. Quizás es en el discurso donde se advierten más cambios y donde la frescura, la provocación, la chanza o la sal gruesa tienen efectos destructivos sobre los discursos edulcorados llenos de ocultaciones de intereses e ideologías, fruto de décadas de comunicación institucionalizada y esclerotizada.

https://davidson.cubava.cu/files/2018/03/1-ake-news123.jpg

Los social media, la comunicación a pares, los commons, la «cultura libre», el video amateur (Youtube), las redes sociales, las comunidades virtuales y los grandes buscadores disputan a los media el tiempo social de atención y horizontalizan la generación y circulación de información. Emerge la información ciudadana y activista, muy interesante porque no tapa nada pero, al carecer de filtros y contrastes, también coadyuvan a las posverdades.

https://davidson.cubava.cu/files/2018/03/1-ake-news12.jpg

Paralelamente, surgen medios on line, baratos y eficaces, que ganan terreno y de paso espolean a los grandes media a un periodismo más profesional y comprometido del que estamos huérfanos.

El resultado no es la resolución de los problemas del modelo mediático sino una fragmentación, con globalización hiperconcentrada en pocas plataformas, con acceso a nuestra privacidad con la que comercian y, paradójicamente, con una horizontalización social que también pasa por parámetros de vigilancia.

Tiene también de malo que, a falta de reglas, en la selva hay de todo y no favorece la visibilidad del pensamiento fino –sea radical o moderado– sino del burdo y sin matices, valorativo y prescriptivo frente al descriptivo y analítico. Con el tiempo quizás se generen capas de credibilidad. Ya ocurre con una parte de la prensa digital pero, por el momento, la posverdad campa a sus anchas. La utilizan los poderes y sus gabinetes o los gestores de comunicación, logrando una volátil y cambiante opinión pública conducida desde distintas atalayas, a veces en conflicto, y sobre la base de banalidades repetidas.

https://davidson.cubava.cu/files/2015/12/www-5.jpg

La red tiene así sus grandes cruces: la agenda oculta de información; la otra Internet (Internet profundo) y los sistemas privados no abiertos; la hegemonía transnacional de las grandes empresas de las redes; la prioridad estratégica de corporaciones y gobiernos en la gestión de la información; la vigilancia planetaria con la vulnerabilidad social consiguiente; la información no contrastada de la red; las relaciones públicas generalizadas, la publicidad y propaganda en el ámbito social; la gestión de lobbies; la comercialización oculta de listas; el manejo de emociones desde una inmediatez poco reflexiva; las ideas simplistas homogeneizantes. Todo ello hace estragos en la comunicación social objetivable.

Como corolario cabe apuntar que achicar el campo de la posverdad requiere, por un lado, ensanchar el campo del saber, de la educación y de la maduración de la opinión pública; y, por otro, poner el sistema de comunicación y su calidad en el corazón de la gestión de las sociedades posindustriales.

(Tomado de Naiz)

https://davidson.cubava.cu/files/2015/01/CubaestrellaQueIlumina.jpg

Publicado por: David Díaz Ríos  /  CubaEstrellaQueIlumina

 

Posted in Sin categoría | Leave a comment