Discurso pronunciado por Miguel Díaz-Canel, Presidente de la República de Cuba, en la XVIII Cumbre MNOAL

Discurso pronunciado por Díaz-Canel en la XVIII Cumbre MNOAL

Discurso pronunciado por Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez, Presidente de la República de Cuba, en la XVIII Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del Movimiento de Países No Alineados, en Bakú, República de Azerbaiyán, el 25 de octubre de 2019.

Discurso de Díaz-Canel en la XVIII Cumbre MNOAL en Bakú

(Versiones Taquigráficas – Presidencia de la República)

Estimado Presidente Ilham Aliyev;

Distinguidos Jefes de Estado y Gobierno;

Delegados e invitados:

Con sincera emoción, agradezco la cálida acogida que nos brindan el pueblo y Gobierno de la República de Azerbaiyán, a quienes nos unen 27 años de relaciones ininterrumpidas.  Ha sido un viaje largo, pero imprescindible.

Llegamos a la hermosa y próspera Bakú, después de recorrer más de 11 300 kilómetros, rompiendo el cerco del bloqueo -que en los últimos meses se ha recrudecido brutalmente-, porque los graves desafíos actuales nos exigen retomar el papel que, como el movimiento que agrupa a la mayoría del planeta, le corresponde a los No Alineados en la arena internacional.

Otra vez, como en 1961, es crucial que trabajemos juntos, apegados a los principios fundacionales de Bandung, por la paz y el desarrollo de los pueblos. Porque es nuestra responsabilidad como políticos y porque nadie lo hará por nosotros.

Ante el abierto desprecio de Estados Unidos y otros gobiernos por los justos reclamos de las naciones del Sur; ante la obscena politización de los derechos humanos y el irrespeto flagrante al derecho de los pueblos a decidir su sistema político, socioeconómico y cultural; ante la falta de compromiso en el multilateralismo y los tratados internacionales, otros podrán ser indiferentes.  Nosotros no, porque todas esas acciones van contra nuestros pueblos.

Las naciones que con su sangre, su sudor y su sufrimiento han pagado el mayor precio del progreso, y que emergieron de la explotación y el saqueo colonial con siglos de atraso económico y social tienen todo el derecho a preguntar:

¿Por qué se siguen incrementando de manera irracional los gastos militares, mientras se reducen las inversiones para el desarrollo y la cooperación?

¿Por qué se subestima la gravedad del cambio climático que ha puesto en peligro la existencia de los Pequeños Estados Insulares y la propia supervivencia de la humanidad?

¿Por qué no se silencian las armas y se compensa a las naciones más atrasadas y empobrecidas por el saqueo con un trato justo, especial y diferenciado?

Excelencias:

Cuba se honra con ser el primer país latinoamericano en los No Alineados.  Este concierto de naciones libres que opera bajo reglas democráticas y sin veto es lo que defendemos y soñamos ver un día en la Organización de las Naciones Unidas.  En la fuerza de esos valores nos apoyamos para reiterar aquí:

Nuestra solidaridad con todos los pueblos que luchan porque se reconozca su libre derecho a la autodeterminación.

Nuestro rechazo a las decisiones unilaterales de Estados Unidos en apoyo a Israel y contra Irán, que incrementan la inestabilidad en la volátil región de Oriente Medio.

Nuestro llamado a poner fin a la guerra contra el pueblo sirio y a encontrar una solución amplia, justa y duradera al conflicto israelo-palestino.

Nuestra bienvenida al proceso de acercamiento y diálogo intercoreano y nuestra condena a las sanciones unilaterales contra la República Popular Democrática de Corea.

Nuestro enérgico rechazo a las campañas de Estados Unidos contra fuerzas políticas, líderes de izquierda y gobiernos progresistas de América Latina y el Caribe.

Nuestra firme solidaridad con el presidente constitucional de Venezuela, Nicolás Maduro, la Revolución Bolivariana y chavista y la unión cívico-militar de su pueblo, que ha sabido defender la soberanía del país frente a las mayores amenazas y peligros.

Reafirmamos igualmente, nuestro apoyo y solidaridad con el gobierno de Nicaragua ante los intentos estadounidenses de desestabilizar a esa hermana nación.

Nuestra felicitación al pueblo del Estado Plurinacional de Bolivia por su activa participación en el proceso electoral y al presidente Evo Morales Ayma por su reelección.

Denunciamos el intento de golpe de Estado y la campaña de tergiversaciones, desestabilización y violencia desatada por sectores de la oposición e instigada por Estados Unidos contra la paz y la seguridad ciudadana en Bolivia.  La Bolivia de los pueblos originarios y vilipendiados durante siglos, que fue colocada por su extraordinario líder entre los países con mayor crecimiento y reservas en nuestra región.
Y, de manera particular, por los graves riesgos que entraña para nuestra región y para el mundo, rechazamos la decisión de activar el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, orientado a respaldar militarmente el afán estadounidense de revivir la Doctrina Monroe en el trasnochado empeño de hacer “Grande a América”, a costa de recuperar a las naciones libres del continente como su traspatio.

Estimados líderes aquí presentes:

Durante la Guerra Fría nos llamaron Tercer Mundo. Se suponía que al no pertenecer a un bloque ni a otro, estaríamos libres de las guerras.  Pero nuestros pueblos saben, porque nos tocó poner los muertos y las pérdidas, que, si alguna vez las armas se enfriaron, fue solo entre los poderosos.

Prácticamente no existe una nación de África, Asia y América Latina que no haya sufrido el doloroso costo de las guerras, de liberación o de intervención, de baja, mediana o alta intensidad, durante la segunda mitad del siglo XX y hasta nuestros días.

Incluso, donde no hubo muerte y destrucción, hubo elevados costos, al dispararse los precios de lo que compramos y bajar el precio de lo que vendemos; al implantarse la dictadura del dólar y de las abusivas instituciones financieras nacidas de los llamados acuerdos Bretton Woods, esa gran estafa que puso al mundo a girar en torno a los vaivenes de la política imperial.

Los poderosos, desde sus confortables espacios blindados, han convertido a nuestros países en laboratorios y mercado de sus armas, dejándonos como saldo millones de muertos, desplazados, refugiados, hambrientos, violentados.  Han dictado reglas de conducta universal que ellos mismos violan constantemente, y han elaborado listas para excluirnos o para castigarnos si no nos sometemos a las leyes ciegas del mercado y a la hegemonía imperial.

La Tercera Guerra Mundial no es la próxima guerra. Es la guerra sin fecha de comienzo ni cálculo de fin, que hace años desangra a naciones nobles y pacíficas, con armas de los ejércitos imperiales, soldados mercenarios y terroristas disfrazados de libertadores, en nombre del combate al terrorismo, la defensa de la democracia, la libertad o los derechos humanos.  ¡Mentira!  Jamás se mintió tanto, con mayor desfachatez y más terrible costo para la inmensa mayoría de la humanidad, en función de los intereses de una minoría que ha llevado sus lujos a excesos alucinantes.

En pleno siglo XXI llueven amenazas y agresiones de diverso grado sobre todos los gobiernos soberanos que se niegan a servir a la potencia hegemónica para instalar bases militares, entregar sus recursos o ceder a su mandato.

Ahí está la heroica Venezuela, a la que durante décadas saquearon sus casi infinitas reservas energéticas, hasta que la Revolución Bolivariana las rescató para ponerlas al servicio de su pueblo y de la solidaridad y la cooperación regional e internacional.

Contra Venezuela, que resiste, se lanzan las más perversas acusaciones, se aplican técnicas de guerra psicológica y se promueve la desestabilización, en el intento mil veces fallido de desatar un conflicto interno.

En el colmo de la infamia y el cinismo, el imperio acusa al Gobierno Bolivariano de ser un instrumento de Cuba.

Como no practican ni conocen la solidaridad, ciegos de maldad e impotencia, acusan a nuestros colaboradores de la salud de militares disfrazados y persiguen y bloquean el comercio entre nuestras naciones, afectando la vitalidad de nuestras economías.

Rompen convenios, desatan guerras comerciales, electrónicas, mediáticas; cierran puertas, levantan muros, confiscan activos, roban fondos, prohíben intercambios; desconocen y violan las leyes internacionales.  Prometen hacer grande a América, su América que no es la nuestra, a costa de reducir el espacio que queda para el resto del planeta.

Van por el cielo engullendo mundos, diría nuestro Apóstol José Martí.

Y es tiempo de responderles.

Los No Alineados representamos más de dos tercios de las Naciones Unidas y alrededor del 55 % de la población mundial.  Agrupamos nacionalidades, culturas, identidades, fuerzas humanas y políticas de todos los signos, amantes de la paz y deseosas de alcanzar su propio desarrollo, pero sin exclusiones ni hegemonismos.

Un repaso de nuestra historia común, de las palabras y los acuerdos de nuestros líderes a lo largo de seis décadas nos enseña, en primer lugar, la vocación libertaria y antiimperialista del Movimiento y la extraordinaria fuerza que puede brotar de nuestra solidaridad y cooperación.

Juntos hemos derrotado al colonialismo y al apartheid, hemos enfrentado agresiones e injerencias, hambrunas y desastres naturales, epidemias y cercos económicos y políticos.

Agradecemos al Movimiento No Alineado su histórica posición de condena y rechazo al bloqueo de más de cinco décadas contra nuestro país y a la Ley Helms-Burton, de marcado carácter extraterritorial, que expresa el exacerbado grado de agresividad de Estados Unidos contra la resistencia de nuestro pueblo.

Esa política criminal es el principal obstáculo a nuestro desarrollo, pero también es una expresión del irrespeto de la gran potencia por los derechos humanos de los cubanos, el Derecho Internacional y el libre comercio.

Contra toda lógica humana de convivencia en el respeto a las diferencias, el bloqueo se recrudece por día.  Apenas pasa una semana sin que se anuncien nuevas medidas de estrangulamiento a nuestra economía.

Como los piratas de otras épocas, el actual Gobierno de los Estados Unidos ha extendido su política de cerco hasta el mar, persiguiendo y sancionando con saña a empresas, buques y navieras que participen en el transporte de combustible a Cuba.

Hoy queremos reiterar ante ustedes que no cederemos ante las amenazas y las presiones y que no renunciaremos al empeño de avanzar en nuestro proyecto de construcción de una nación próspera y sostenible.  Más próspera y más sostenible, mientras más libre, independiente, socialista y soberana.

Excelencias:

En nombre de Cuba, quiero reconocer la labor de la Presidencia de Venezuela al frente del Movimiento, en medio de las más complejas y duras circunstancias bajo el asedio político imperial.

Al mismo tiempo, comprometemos todo nuestro apoyo con el desempeño de la República de Azerbaiyán en el trienio 2019-2021.

Si me permiten, voy a tomar una pequeña hoja de la larga historia de los No Alineados para volver a sus esencias.  Forma parte de un discurso de Fidel Castro, líder histórico de la Revolución Cubana y uno de los más valientes y audaces defensores del no alineamiento. Decía Fidel, en la VI Cumbre de La Habana, en 1979: “La fuerza de nuestros países unidos es muy poderosa. […]  Los aquí reunidos representamos la inmensa mayoría de los pueblos del mundo.  ¡Unámonos todos estrechamente; concertemos las crecientes fuerzas de nuestro vigoroso Movimiento en las Naciones Unidas y en todos los foros internacionales, para exigir justicia económica para nuestros pueblos, para que cese el dominio sobre nuestros recursos y el robo de nuestro sudor!  ¡Unámonos para exigir nuestro derecho al desarrollo, nuestro derecho a la vida, nuestro derecho al porvenir!”.

No esperemos que las bombas caigan sobre Venezuela o sobre Cuba, como ya caen sobre Siria y antes sobre Irak y Libia, para apoyar su reconstrucción.  Impidamos la agresión.  Paremos a tiempo la desbocada ambición y la prepotencia del imperio.

Cuba se enorgullece de haber sido el escenario de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz y de haber acogido en nuestra Patria las conversaciones para el fin del largo conflicto en Colombia, hoy también en riesgo por los constantes intentos de desestabilizar la región que Estados Unidos promueve allí, donde mantiene nueve de las 76 bases militares que posee en toda América Latina.

Quisiera recordar también la permanente disposición de nuestro país al diálogo sin condicionamientos y con base en el respeto recíproco.  Hace tres años, durante la cumbre anterior, apenas habían transcurrido veintiún meses del restablecimiento de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba.

Allí en Isla Margarita, territorio de Venezuela, nuestro General de Ejército Raúl Castro Ruz ratificó: “…la voluntad de sostener relaciones de convivencia civilizada con Estados Unidos”, pero, al mismo tiempo advirtió que: “Cuba no va a renunciar a uno solo de sus principios, ni a realizar concesiones inherentes a su soberanía e independencia.  No va a ceder en la defensa de sus ideales revolucionarios y antiimperialistas, ni en el apoyo a la autodeterminación de los pueblos”.

Confirmamos la decisión de seguir cooperando con los pueblos que lo demanden, bajo el principio de compartir lo que tenemos, no de dar lo que nos sobra, porque no nos sobra más que valor.

Venimos a ratificar al Movimiento No Alineado que las nuevas generaciones de dirigentes de Cuba darán continuidad a los principios que durante casi 60 años hemos sostenido en el concierto de las naciones que lo integran y que tenemos el desafío y la fuerza para corregir los desequilibrios que hoy ponen en riesgo la paz mundial.

Digo como José Martí refiriéndose a Nuestra América, que los países que integramos el Movimiento No Alineado: “Ya no podemos ser el pueblo de hojas, que vive en el aire, con la copa cargada de flor, restallando o zumbando, según la acaricie el capricho de la luz, o la tundan y talen las tempestades; ¡los árboles se han de poner en fila, para que no pase el gigante de las siete leguas!  Es la hora del recuento, y de la marcha unida…”.

Ellos tienen la fuerza de las armas.  Nosotros la fuerza de los pueblos.

Hay un mundo postergado históricamente que espera por nuestros acuerdos y acciones.

Les propongo alinearnos, pero solo en torno a nuestros consensos:

No por la guerra, sí por la paz.

No por hegemonismos, sí por el multilateralismo.

No por la injerencia, sí por la soberanía.

No por la exclusión, sí por la inclusión.

No por el odio, sí por la solidaridad.

No por el control del mundo entre poderosos, sí por la verdadera libertad y democratización de las Naciones Unidas y las relaciones internacionales.

¡Solo la unidad podrá salvarnos!  ¡Somos más!  ¡Hagamos más!

Muchas gracias.

(Ovación.)

 

Discurso de Díaz-Canel en la XVIII Cumbre MNOAL en Bakú

 

https://davidson.cubava.cu/files/2015/01/CubaestrellaQueIlumina.jpg

Publicado por: David Díaz Ríos  /  CubaEstrellaQueIlumina

 

Posted in Sin categoría | Leave a comment

EEUU prohibirá todos los vuelos hacia destinos en Cuba, con excepción de La Habana

https://www.prensa-latina.cu/images/2019/octubre/25/Vuelos-EEUU-Cuba.jpg

EE.UU. suspenderá vuelos a toda Cuba, excepto La Habana / PL

 

La administración del presidente estadounidense, Donald Trump, suspenderá los vuelos regulares a todos los destinos de Cuba, con la única excepción de La Habana, difundieron hoy medios norteamericanos.
 
De acuerdo con la agencia Associated Press (AP) y la cadena de televisión NBC News, esta nueva medida del ejecutivo del republicano contra la nación antillana entrará en vigor en diciembre próximo.

La decisión, que se une a la lista de medidas agresivas adoptadas por el gobierno norteamericano para revertir el acercamiento bilateral iniciado bajo la administración de Barack Obama (2009-2017), afectará los viajes de American Airlines y JetBlue a destinos cubanos como Villa Clara, Camagüey y Holguín.

Según AP, dos personas con conocimiento de la medida le informaron que el Departamento de Transporte realizará el anuncio sobre la suspensión de los vuelos regulares a todo el territorio cubano excepto La Habana, un destino que seguirá siendo legal para las compañías estadounidenses autorizadas.

El medio indicó que la razón declarada para esta nueva restricción es evitar el turismo a Cuba, que está prohibido por la ley de Estados Unidos, país que impone un bloqueo económico, comercial y financiero la mayor de las Antillas hace casi 60 años.

Durante el segundo mandato de Obama se incrementaron considerablemente las visitas de los estadounidenses al país vecino bajo 12 categorías de viajes aprobadas por el Departamento del Tesoro, como parte del proceso de normalización de relaciones emprendido por las dos naciones.

Pero desde que en junio de 2017 Trump anunció en Miami, Florida, la decisión de dar marcha atrás a ese camino de acercamiento, dio luz verde a numerosas restricciones que han recrudecido el mencionado cerco, a pesar de la oposición de muchas voces dentro de Estados Unidos.

Gran cantidad de esas medidas contra Cuba han incluido específicamente establecer más restricciones a las visitas de los ciudadanos y residentes estadounidenses a ese destino, lo cual llevó, entre otros pasos, a eliminar los viajes educativos pueblo a pueblo, que eran muy populares para ir a la nación caribeña.

La administración Trump también publicó una lista de más de 200 entidades y subentidades cubanas, incluidos muchos hoteles, que están vetadas para los norteamericanos, y en junio pasado puso fin a los viajes de crucero a Cuba, una vía mediante la cual miles de estadounidenses habían estado en la isla.

Aunque la razón esgrimida ahora es evitar el turismo, la medida afectará considerablemente a cientos de miles de cubanoamericanos que viajan cada año al país antillano a visitar a sus familiares en lugares fuera de la capital.
 
 
https://www.prensa-latina.cu/images/2019/octubre/26/joa-eu-aerolineas.jpg
 

Medidas de Trump prohíben vuelos a 9 destinos de Cuba / Por Elson Concepción Pérez

 

Nuevas sanciones de la administración Trump contra Cuba fueron anunciadas este viernes, precisamente el mismo día en que se celebraba en Miami un evento organizado por varias organizaciones contrarrevolucionarias, donde el secretario de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, ofrecería un discurso.

No pienso que sea casualidad…

 

Esta vez se trata de que Estados Unidos suspende los vuelos regulares desde su territorio hacia nueve destinos en Cuba, según reporta la prensa estadounidense.

 

La medida, que entrará en vigor el 10 de diciembre, no permitirá los vuelos a los aeropuertos internacionales:

 

1.-Ignacio Agramonte, en Camagüey;

2.-Jardines del Rey, en Cayo Coco;

3.-Vilo Acuña, en Cayo Largo;

4.-Jaime González, en Cienfuegos;

5.-Frank País, en Holguín;

6.-Sierra Maestra, en Manzanillo;

7.-Juan Gualberto Gómez, en Matanzas;

8.-Abel Santamaría, en Santa Clara, y

9.-Antonio Maceo, en Santiago de Cuba.

 

https://www.prensa-latina.cu/images/2019/septiembre/30/cuba-eeuu-viajes3.jpg

 

La suspensión de los vuelos es la más reciente de un conjunto de medidas que ha adoptado la administración de Trump para privar de ingresos a Cuba y castigarla por su colaboración con Venezuela.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, solicitó la aplicación de la medida en carta enviada al Departamento de Transporte, con el argumento de que «la suspensión de vuelos a estos nueve aeropuertos envía un mensaje claro al Gobierno cubano de que Estados Unidos está tomando medidas firmes» contra Cuba por brindar apoyo a Venezuela.

Esta misma semana entraron en vigor otras disposiciones como la revocación de las autorizaciones para rentar aviones a Cubana de Aviación, lo que ha obligado a la línea aérea a cancelar vuelos a siete destinos internacionales.

 

En junio, Estados Unidos prohibió los viajes de cruceros a la Isla, así como los viajes en aviones y yates privados. En octubre entraron en vigor límites de envíos de remesas a ciudadanos cubanos. La administración de Trump también sancionó a compañías que faciliten los envíos de petróleo a la Isla.

Tomado de Granma

 

EEUU prohibirá todos los vuelos hacia destinos en Cuba, con excepción de La Habana

 

El gobierno del presidente Donald Trump prohibirá todos los vuelos desde Estados Unidos hacia destinos en Cuba, con excepción de La Habana, informó este viernes la agencia norteamericana de noticias Associated Press (AP).

Se trata de una nueva medida para recrudecer el bloqueo contra Cuba y dar marcha atrás al acercamiento entre EE.UU. y la Isla promovido en el gobierno del presidente Barack Obama.

El Departamento de Transporte anunció que los vuelos de las aerolíneas JetBlue y American Airlines a Santa Clara, Holguín y Camagüey estarán prohibidos a partir del 10 de diciembre.

La medida se tomó “a pedido del Departamento de Estado”, dijeron las autoridades en un comunicado en el que especifican que la norma entrará en vigor en 45 días.

Los vuelos hacia La Habana representan la gran mayoría de los vuelos desde Estados Unidos a Cuba y seguirán “siendo legales”. El motivo citado para tomar la medida es evitar que haya turismo estadounidense a Cuba, algo que está prohibido en Estados Unidos.

Sin embargo, cuántas personas toman esos vuelos con fines turísticos. Muchos son utilizados por cubanos residentes en Estados Unidos que visitan a sus familiares en Cuba.

El jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, pidió en una carta al Departamento de Transporte que suspendiera la autorización de vuelo para fortalecer las sanciones contra el Gobierno cubano.

Canciller cubano: EEUU endurece la prohibición de viajar a sus ciudadanos y mutila sus libertades

 

Rechazo enérgicamente nueva medida de EE.UU de bloqueo contra Cuba que suspende los vuelos de sus aerolíneas a nueve aeropuertos cubanos, aseguró el canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla a través de Twitter.

El ministro de Relaciones Exteriores aseveró que esta medida “endurece la prohibición de viajar a sus ciudadanos y mutila sus libertades. Daña vínculos pueblo a pueblo”.

“No nos arrancarán concesiones. Venceremos”, dijo Rodríguez Parrilla.

Por su parte, Carlos Fernández de Cossío, director general para EE.UU. de la Cancillería cubana, escribió que el imperialismo arremete contra los vuelos regulares a varias ciudades cubanas “en afán por castigar rebeldía inquebrantable de Cuba”.

El funcionario agregó que al Gobierno estadounidense “no le importa afectar los contactos familiares” ni crear incomodidades injustas. “Nuestra respuesta es invariable”, concluyó.

(Con información de AP/ Cubadebate

 

Disminuir los viajes a Cuba, obsesión del gobierno de EE.UU.  Por Martha Andrés Román *


Washington, (Prensa Latina) Disminuir los viajes de los norteamericanos a Cuba es uno de los propósitos fundamentales de la administración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en su continua ofensiva contra el país caribeño.
 
Desde la eliminación de los viajes educativos grupales pueblo a pueblo hasta la reciente decisión de suspender los vuelos de las aerolíneas norteamericanas a nueve aeropuertos internacionales de la isla, han sido diversas las medidas para restringir las visitas a la nación vecina.

La arremetida del ejecutivo norteamericano en este sentido comenzó en junio de 2017, cuando al anunciar en Miami, Florida, que daría marcha atrás al proceso de acercamiento bilateral iniciado bajo el gobierno de Barack Obama (2009-2017), Trump adelantó que adoptaría restricciones contra los viajes y el comercio con Cuba.

Durante el segundo mandato de Obama, aunque continuó siendo ilegal para los norteamericanos ir a Cuba como turistas, se incrementaron considerablemente las visitas al país caribeño bajo 12 categorías de viajes aprobadas por el Departamento del Tesoro.

Pero a raíz de la alocución de Trump en Florida y la firma de su memorando presidencial sobre política hacia la isla, el 9 noviembre de 2017 comenzaron a implementarse normas que prohibieron los viajes educativos individuales pueblo a pueblo.

Washington difundió en esa misma fecha una lista entidades y subentidades cubanas con las que los estadounidenses no pueden realizar transacciones, la cual incluye decenas de hoteles, agencias de viajes y tiendas en toda la nación caribeña.

El 5 de junio de 2019, en tanto, la administración Trump vetó los viajes educativos pueblo a pueblo de carácter grupal, a lo que se unió la prohibición de que salieran hacia la isla embarcaciones recreativas y de pasajeros, incluyendo cruceros y yates, y aeronaves privadas y corporativas.

En esa misma línea, el 25 de octubre los departamentos de Estado y Transporte dieron a conocer que a partir del venidero 10 de diciembre las aerolíneas de este país solo podrán realizar rutas a La Habana, y se suspenden los vuelos a destinos fuera de esa capital, entre ellos Villa Clara, Camagüey y Holguín.

Para justificar esa última medida, como mismo ocurrió con restricciones anteriores, el secretario de Estado, Mike Pompeo, volvió a usar como argumento supuestas violaciones de derechos humanos en la isla, y la solidaridad de Cuba con el gobierno constitucional de Nicolás Maduro en Venezuela.

Según un comunicado del Departamento de Estado, la suspensión de los vuelos busca impedir que el gobierno cubano ‘obtenga acceso a divisas de los viajeros estadounidenses que se alojan en sus centros turísticos controlados por el estado’ y ‘que visitan atracciones de propiedad estatal’.

El texto no mencionó, sin embargo, que además de dificultar los viajes de los estadounidenses a destinos fuera de La Habana, este nuevo cambio perjudica a cientos de miles de cubanoamericanos que van cada año a visitar a sus familiares en la isla a través de aerolíneas como American Airlines, JetBlue y Delta.


GOLPE CONTRA LAS FAMILIAS CUBANAS

El asalto del ejecutivo estadounidense contra las visitas al territorio vecino ocurre a pesar del apoyo mayoritario existente en los dos países al acercamiento bilateral iniciado durante la administración previa.

Después de las prohibiciones dadas a conocer en junio, al mes siguiente grupos bipartidistas introdujeron proyectos legislativos similares en la Cámara de Representantes y el Senado para permitir la libertad de viajes de los norteamericanos a la isla.

Tales propuestas de ley pondrían fin a todas las restricciones de viajes y a los obstáculos existentes en la actualidad para realizar transacciones relacionadas con tales visitas.

El senador Patrick Leahy, quien presentó el proyecto en la Cámara Alta, emitió un extenso comunicado el 24 de octubre en el que denunció que la Casa Blanca estadounidense y algunas figuras del Congreso se preocupan poco por el impacto de las políticas punitivas de la administración en el pueblo cubano.

Mediante esa declaración lamentó que en lugar de alentar a los norteamericanos a viajar a la nación vecina para experimentar la sociedad cubana y construir relaciones con su pueblo, Trump ha cerrado la puerta a esas visitas.

Impulsado por un puñado de cubanoamericanos de línea dura en la Casa Blanca, el Departamento de Estado y el Congreso, pocos o ninguno de los cuales han pisado nunca Cuba, el presidente adoptó un enfoque fallido y sumido en la hipocresía hacia ese país, estimó el miembro del Congreso.

Solo un día después de ese comunicado de Leahy se difundió la noticia de las restricciones de vuelos, tras lo cual otras voces del Congreso y diversas organizaciones criticaron una vez más la política del gobierno del republicano hacia Cuba.

El representante demócrata James McGovern calificó de ‘estúpido truco político’ este cierre de vuelos, y añadió que es absurdo que la administración les quite la libertad a los viajeros estadounidenses de volar a donde quieran.

Nuestros desacuerdos con el gobierno cubano deben manejarse a través de la diplomacia y el diálogo, no de restricciones obsoletas e impopulares de la Guerra Fría, añadió el legislador por Massachusetts.

Su colega Barbara Lee, en tanto, consideró en Twitter que esa cancelación constituye otro esfuerzo del ejecutivo ‘para destruir cualquier relación entre nuestros países’ y añadió que tales políticas ‘aislacionistas y atrasadas dañarán a los cubanos y estadounidenses por igual’.

Otro legislador de la fuerza azul, Eliot Engel, presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara Baja, calificó la medida de decisión miope de la administración, que dañará al pueblo de la isla y a sus familiares en Estados Unidos.

En lugar de limitar los vuelos a Cuba, debemos alentar los viajes para apoyar al incipiente pero creciente sector privado, estimó el congresista.

Por su parte, el presidente de Engage Cuba, James Williams, expresó en un comunicado conjunto con varias organizaciones que se trata de un golpe débil e innecesariamente cruel para las familias cubanas.

¿Cómo se supone que los cubanoamericanos visiten a sus seres queridos si no hay vuelos a la mayor parte del país? Entendemos que los políticos que hacen esta medida probablemente nunca hayan estado en Cuba, pero incluso ellos deberían ser capaces de ver que la gran mayoría de los cubanos no viven en La Habana, apuntó.

La obsesión de esta administración con Cuba da otro golpe a los intereses de los pueblos de las dos naciones por igual, manifestó en esa declaración Emily Mendrala, directora ejecutiva del Centro para la Democracia en las Américas.

Al mismo tiempo, la Fundación para la Normalización de las Relaciones entre Estados Unidos y Cuba, una agrupación integrada por emigrados de la isla, manifestó que la acción busca hacer más difícil la vida de los cubanos y denunció que estuvo orientada por la camarilla de ‘asesores’ cubanoamericanos de Trump.

La suspensión de vuelos también fue condenada por la Alianza Martiana, integrada por organizaciones de cubanos radicados en Miami, la cual manifestó que la medida, así como las otras adoptadas por el gobierno del republicano, tiene el fin de imposibilitar el desarrollo económico del país caribeño.
 

Suspensión de vuelos a destinos en Cuba, un golpe a las familias, advierte organización de viajes


La suspensión de todos los vuelos desde Estados Unidos hacia destinos en Cuba, con excepción de La Habana, anunciada el viernes por la administración de Donald Trump, es otro golpe para las familias cubanas, declaró la organización de viajes Cuba Educational Travel, que lleva cada año a miles de estadounidenses a la Isla.

La nueva medida del gobierno de EE.UU., anunciada por el Departamento de Transporte, establece que los vuelos de la aerolínea JetBlue a Santa Clara, Holguín y Camagüey estarán prohibidos a partir de diciembre. Los de American Airlines a Camagüey, Holguín, Santa Clara, Varadero y Santiago de Cuba también fueron prohibidos.

En Twitter, el secretario de Estado, Mike Pompeo, esgrimió el argumento de que la medida impedirá al Gobierno cubano obtener ganancias de esos vuelos, pero otro motivo declarado es evitar que haya turismo estadounidense a Cuba, algo que está prohibido en Estados Unidos. Sin embargo, no está claro cuántos de esos viajeros hacen viajes turísticos, y la decisión no tiene en cuenta a miles de cubanoamericanos que viajan a Cuba en visitas familiares.

En un comunicado, Cuba Educational Travel (CET) advirtió que se trata de otra acción contraproducente del Ejecutivo de Trump como parte de un enfoque completamente fallido hacia Cuba.

“Los viajes entre Estados Unidos y Cuba benefician a las familias y los empresarios cubanos, y a muchas empresas estadounidenses. Estas medidas dañarán a mucha gente”, manifestó el presidente de esa organización, Collin Laverty.

Terminar los vuelos a ciudades que son frecuentadas principalmente por cubanos que viajan para ver a sus seres queridos “es otro golpe para las familias cubanas en ambos lados del estrecho de Florida”, señaló Laverty.

CET recordó que la administración Trump ya adoptó una serie de regulaciones para dificultar tanto los viajes de los cubanos a este país, como los de los estadounidenses y cubanoamericanos a la Isla, “lo que lleva a la separación familiar, el daño al sector privado de Cuba y las dificultades generales para el pueblo cubano”.

Guiado por el senador Marco Rubio (republicano), el Ejecutivo de Trump se ha suscrito “a la misma política fallida de más de 50 años que ha causado sufrimiento al pueblo cubano con el objetivo de causar disturbios civiles que derroquen al gobierno”, señaló la organización de viajes.

En el comunicado, Laverty preguntó “por cuánto tiempo van a patear los políticos del sur de Florida y Washington al pueblo cubano”.

Mientras los funcionarios y asociados de Trump vuelan en jets privados y en primera clase a Arabia Saudita, Turquía y Ucrania, el pueblo cubano no puede visitar a sus familiares en Holguín, denunció.

Luego de ser anunciada la nueva medida, JetBlue y American Airlines emitieron breves comunicados indicando que cumplirán con la medida.

El anuncio coincidió con un evento en Miami para exigir un cambio de régimen en Cuba, al cual asistieron, entre otros, funcionarios estadounidenses y el presidente de la OEA, Luis Almagro, junto a un grupo de cubanoamericanos opuestos a los vínculos con la Isla.

“Rechazo enérgicamente nueva medida de EE.UU. de bloqueo contra Cuba que suspende los vuelos de sus aerolíneas a nueve aeropuertos cubanos”, declaró el canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, en Twitter.

El ministro de Relaciones Exteriores aseveró que esta medida “endurece la prohibición de viajar a sus ciudadanos y mutila sus libertades. Daña vínculos pueblo a pueblo”.

Por su parte, Carlos Fernández de Cossío, director general para EE.UU. de la Cancillería cubana, escribió que el imperialismo arremete contra los vuelos regulares a varias ciudades cubanas “en el afán por castigar rebeldía inquebrantable de Cuba”.

El funcionario agregó que al Gobierno estadounidense “no le importa afectar los contactos familiares” ni crear incomodidades injustas. “Nuestra respuesta es invariable”.

(Con información de Prensa Latina y AP)

 

https://davidson.cubava.cu/files/2015/01/CubaestrellaQueIlumina.jpg

Publicado por: David Díaz Ríos  /  CubaEstrellaQueIlumina

Posted in Sin categoría | Leave a comment