Posdemocracia

https://firmas.prensa-latina.cu/images/FotosArticulos/2019/06-2019/13/collage-2.jpg

Posdemocracia / Por Frei Betto * / Para Firmas Selectas de Prensa Latina

https://firmas.prensa-latina.cu/images/FotosArticulos/2019/06-2019/13/collage-3.jpg

El banquero David Rockefeller declaró lo siguiente a Newsweek International en febrero de 1999: “En los últimos años existe una tendencia a la democracia y a la economía de mercado en muchas partes del mundo. Eso ha reducido el papel de los gobiernos, lo que resulta favorable para los hombres de negocios (…) Pero la otra cara de la moneda es que alguien tiene que ocupar el lugar de los gobiernos, y el business me parece la institución lógica para hacerlo.”

La caída del muro de Berlín, en 1989, marcó el rechazo al estatismo. En 1979,  Friedrich  Hayek, un gurú del neoliberalismo, ya abogaba por “destronar la política” en nombre de la “espontaneidad” del mercado: “La política ha asumido un lugar demasiado importante, se ha tornado muy onerosa y perjudicial al absorber mucha energía mental y muchos recursos materiales.”

Es lo que viene sucediendo en el mundo entero. Decepcionados con la política y los políticos, los electores optan por elegir empresarios, con la esperanza de que gobiernen el país tan bien como dirigieran sus empresas. En la larga lista de empresarios convertidos en gobernantes se encuentran Berlusconi (1994) en Italia; Piñera (2010 y 2018) en Chile; Macri (2015) en Argentina; Trump (2016) en los Estados Unidos y Macron (2017) en Francia.

Esos hombres tienen la ambición de administrar el Estado como una empresa familiar, tal como prometió (Recep Tayyip) Erdogan, al asumir el gobierno de Turquía. Desde esa óptica, se desprestigia a las instituciones democráticas y se las considera un estorbo al desempeño del presidente-CEO. Este, convencido de su carisma, adopta una práctica “decisionista”, término acuñado por el jurista nazi Carl Schmitt en su Teología política (1922) para denotar el modo de tomar decisiones con autoridad y determinación, sin preocuparse por las consecuencias.

Sin embargo, se produce un proceso de debilitamiento del Estado y de fortalecimiento de las corporaciones empresariales y  la institución fiadora de la libertad del capital en lo relativo a los derechos de la ciudadanía: las fuerzas armadas. El Estado, ahora una institución híbrida, se despolitiza, se reduce a la función de mero gestor, lo que explica la eliminación de la Filosofía y la Sociología en las universidades públicas. Las corporaciones asumen el papel de nuevos sujetos políticos, y sus tentáculos se extienden por las redes del Estado, como demuestra Lava Jato, sobre todo en los casos de Petrobras y Odebrecht, y las bancadas corporativas del Congreso Nacional.

https://firmas.prensa-latina.cu/images/FotosArticulos/2019/06-2019/13/collage-4.jpg

La corporocracia es el rostro de la posdemocracia. El desafío consiste en intensificar la repolitización de la política y la desprivatización del Estado.

https://firmas.prensa-latina.cu/images/FotosArticulos/2019/06-2019/13/collage-5.jpg

Un fenómeno semejante se dio con la modernidad -que desbancó la reforma gregoriana de los siglos XI y XII- cuando el Estado-Iglesia le cedió su lugar a las instituciones democráticas, ahora amenazadas por la “privatización” del espacio público y de los derechos civiles, como muestra la propuesta de capitalización de la reforma de la Seguridad Social. El deber del Estado se desplaza a la defensa de los privilegios de la elite empresarial y bancaria.

En el Estado-Iglesia, la ideología predominante era la teología. En el Estado-empresa, la garantía de la hegemonía cultural es la laicidad de las empresas mecenas, como otrora Petrobras o la multiplicidad de institutos culturales del sistema S, de los bancos y otras corporaciones como Google, Amazon, Facebook, etc. El advenimiento del Estado-empresa es una prueba de la “revolución pasiva” descrita por Gramsci, esto es, reformar para preservar; o en palabras de otro italiano, Lampedusa, “cambiar para que todo siga igual”.

La corporocracia es el rostro de la posdemocracia. Y entre las corporaciones se incluyen las fuerzas armadas, supuestamente despolitizadas. De ahí el disgusto del presidente-avatar y del poder Ejecutivo-empresario con la insumisión de los parlamentarios y el poder judicial. En la lógica de cualquier empresa, los que se oponen a las decisiones del mando deben ser sumariamente excluidos. El Brasil de las corporaciones, por encima de todo y del dios creado a imagen y semejanza de ellas, por encima de todos.

Ante esa amenaza, el desafío consiste en intensificar la repolitización de la política y la desprivatización del Estado. Eso solo se dará mediante el fortalecimiento de las instituciones democráticas y, sobre todo, de los movimientos sociales, a fin de ampliar los mecanismos del protagonismo popular en la esfera del poder.

https://firmas.prensa-latina.cu/images/fotos-autores/FreiBetto.jpg

 Frei Betto * : Escritor y asesor de movimientos sociales.

 

Betto, Frei

Escritor brasileño y fraile dominico, conocido internacionalmente como teólogo de la liberación, Frei Betto es autor de 60 libros de diversos géneros literarios –novela, ensayo, policíaco, memorias, textos infantiles y juveniles y de tema religioso. En dos ocasiones, 1985 y 2005, mereció el premio Jabuti, el reconocimiento literario más importante del país. En 1986 fue elegido Intelectual del Año por la Unión Brasileña de Escritores.

 

Fuente:   Frei Betto

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

Posdemocracia

 

Las opiniones expresadas en estos artículos son responsabilidad exclusiva de sus autores.

 

https://davidson.cubava.cu/files/2015/01/CubaestrellaQueIlumina.jpg
Publicado por: David Díaz Ríos / CubaEstrellaQueIlumina


Posted in Sin categoría | Leave a comment

Tecnología “deepfake”: Con esta herramienta solo debes escribir lo que quieras que alguien diga, “para que lo diga”

Fotograma de un video falso del expresidente estadounidense Barack Obama donde llama «completo idiota» a Donald Trump. Foto: Captura de pantalla del perfil en Youtube de Buzzfeed Video.

Tecnología “deepfake”: Con esta herramienta solo debes escribir lo que quieras que alguien diga, “para que lo diga”

https://davidson.cubava.cu/files/2019/02/Deepfake-.jpg

Deepfake: El término nace de la unión entre deeplearning, concepto informático sobre el desarrollo del aprendizaje profundo en una inteligencia artificial, y fake, que significa falso. Es la capacidad con que cuentan algún tipo de software para generar videos artificiales que parecen reales. Montajes de videos muy realistas creados con una tecnología basada en algoritmos de inteligencia artificial que hace natural lo imposible. Videos falsos, que a todas luces, parecen verdaderos, deepfakes (mentiras profundas)

Científicos de la Universidad de Stanford, el Max Planck Institute for Informatics, la Universidad de Princeton y Adobe Research presentaron un software que permite a los usuarios editar el texto transcrito de una alocución para agregar, eliminar o cambiar las palabras de una persona en video.

En la presentación, que muestra los fragmentos originales de las frases y luego el trabajo del programa informático en el discurso, se aprecia el cambio, por ejemplo, cuando uno de los participantes dice: “I love the smell of napalm in the morning”—Me encanta el olor del napalm por la mañana—, y luego de aplicado el software: “I love the smell of french toast in the morning”—Me encanta el olor de las tostadas francesas por la mañana.

Este nuevo programa —que no se comercializa todavía— es una de las novedades de la tecnología deepfake, que revivió a La Mona Lisa, Marylin Monroe, Salvador Dalí y Albert Einstein, pero que desde hace un tiempo también dificulta cada vez más distinguir en internet qué es falso, y plantea un serio problema ético, cuando ya ha sido utilizada para desacreditar a figuras públicas importantes.

Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, fue una de ellas. Rudy Giulliani, abogado de Donald Trump, compartió en Twitter un video modificado de la demócrata, en el que aparecía incoherente, tartamudeando y aparentemente ebria.

La representación fue vista por más de 2,4 millones de personas antes de que Facebook lo retirara de su fuente original, la cuenta de Political Watch Dog, por violar sus términos y condiciones.

Otro video relacionado con los deepfakes fue el difundido por Jordan Peele —director y guionista de cine, ganador de un Óscar—, quien imitó la voz del expresidente estadounidense Barack Obama diciéndole “completo idiota” a Trump, y la superpuso a un video original, para dar a conocer los riesgos políticos que podría tener esta tendencia.

Para crear estos videos el software aísla los fonemas que dice la persona en el discurso, y los combina con los visemas —las expresiones faciales que corresponden a cada sonido. Luego, crea un modelo en 3D de la parte inferior del rostro a partir del video original.

Los videos falsos producidos fueron vistos por un grupo de 138 voluntarios, de los cuales el 60 por ciento pensó que eran reales. El 80 por ciento afirmó que los cortes sin editar examinados eran legítimos, aunque los investigadores aclararon que esto tal vez se deba a que los participantes de la prueba sabían el propósito del experimento y podrían haber sido mediados por esto.

Hasta el momento los algoritmos usados solo funcionan con primeros planos, es decir, en videos donde solo se filme el busto de la persona, y requieren de 40 minutos de datos audiovisuales. No puede cambiarse el tono de la voz de la persona, y tampoco puede haber algún obstáculo visual en la grabación —que haya un saludo con las manos, por ejemplo—, porque el programa puede dejar de funcionar.

Los creadores dicen reconocen que personas con malas intenciones “pueden usar esta tecnología para falsificar declaraciones personales y calumniar a personas importantes”, y sugieren como remedio que, para prevenir cualquier confusión, este tipo de videos debería ser presentado como tal, a través de una marca de agua o con un contexto previamente creado donde el público sepa que es falso.

(Con información de The Verge e Infobae)

Canal USB

Tecnología “deepfake”: Con esta herramienta solo debes escribir lo que quieras que alguien diga, “para que lo diga”

https://www.cubaperiodistas.cu/wp-content/uploads/2019/07/deepfake-1200x642.jpeg
El DeepFake o las ultramentiras que hacen estragos en la red

LEER M ÁS:

El DeepFake o las ultramentiras que hacen estragos en la red

https://www.prensa-latina.cu/images/2019/mayo/22/00eFakenews.jpg

ARTÍCULO RELACIONADO:

https://davidson.cubava.cu/files/2018/10/fake-news1.jpg
https://davidson.cubava.cu/files/2019/02/Deepfake123-.jpg

De las fake news al deepfake: las mentiras más sutiles en Internet

https://davidson.cubava.cu/files/2019/02/Deepfake-.jpg
https://davidson.cubava.cu/files/2019/02/%C3%B8-fafe-new-jr.jpg
https://davidson.cubava.cu/files/2015/01/CubaestrellaQueIlumina.jpg
Publicado por: David Díaz Ríos / CubaEstrellaQueIlumina
Posted in Sin categoría | Leave a comment