Cambio climático: entre profecías y pronósticos

En abril de 2017 comenzó a implementarse el Plan de Estado para el enfrentamiento al cambio climático, la Tarea Vida.

Profecías de diversas culturas alertan sobre el fin del mundo y no pocos han encontrado en ellas un presagio del camino que lleva la humanidad si no toma medidas a tiempo ante el avance del cambio climático...

 

Cambio climático: Modificación del clima respecto al historial climático a una escala global o regional. Se produce a diversas escalas de tiempo y sobre todos los parámetros meteorológicos: temperatura, presión atmosférica, precipitaciones, nubosidad.

Convenios y compromisos internacionales de los que Cuba es parte en el ámbito ambiental

  • Convención de las Naciones Unidas de Lucha Contra la Desertificación
  • Convenio Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático
  • Protocolo de Kioto del Convenio Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático

“Una importante especie biológica está en riesgo de desaparecer por la rápida y progresiva liquidación de sus condiciones naturales de vida: el hombre.” Fidel Castro, 1992

 

El 2035 pudiera ser un año definitorio para la raza humana. La predicción no ha salido de una de las profecías de Nostradamus, sino de un acucioso estudio publicado recientemente por la revista de la Unión Europea de Geociencias Earth System Dynamics. Dicha investigación sitúa en esa fecha el punto de no retorno para frenar el cambio climático.

El profesor Henk Dijkstra, de la Universidad de Utrecht (Países Bajos), es uno de los autores del artículo, en el que también colaboraron científicos del Reino Unido, quienes alertan sobre la necesidad de tomar medidas enérgicas para detener la emisión de gases contaminantes y limitar el calentamiento global por debajo de dos grados Celsius en 2100, el principal objetivo de los Acuerdos de París.

Dijkstra ha dicho a la prensa que el punto de no retorno o plazo para la acción climática es el último año posible para comenzar a reducir fuertemente las emisiones de gases de efecto invernadero antes de que sea demasiado tarde para evitar un peligroso cambio climático. Y esa fecha se sitúa en 2035.

Pero ¿por qué es tan importante mantener por debajo de dos grados Celsius la temperatura de la Tierra para 2100, con respecto a la existente antes de la revolución industrial? De no lograrlo, lo que los expertos llaman el Macro-Sistema Climático no podrá reaccionar ante el avance del cambio climático (mayores concentraciones de CO2 e incremento de las temperaturas) por lo que será inevitable que el mar siga ascendiendo a un ritmo de 2 a 2,4 metros por cada grado Celsius que aumente la temperatura global.

Las consecuencias de este fenómeno ya pueden advertirse en varios países, fundamentalmente pequeños estados insulares. Un estudio del Programa de Investigación de EE. UU. sobre el Cambio Climático Global, publicado en 2017, evidenció que desde 1900 el nivel del mar se ha elevado entre 14 y 18 centímetros, con la mitad de esa elevación ocurrida desde 1993 hasta la fecha. Las regiones más afectadas son el Caribe, Sudamérica, el sudeste asiático y el Pacífico.

Allí también es donde se ha apreciado un clima más extremo. Los huracanes o tifones de gran intensidad dan paso a largos períodos de sequía, provocando daños en la biodiversidad y el colapso de la infraestructura de servicios a la población. El agua, los bosques y los suelos ya muestran evidencia del cambio climático y son precisamente los países en vías de desarrollo los principales afectados, aunque no han sido los principales responsables de esta situación.

La concentración mundial de CO2 actual es semejante a la que existía en la Tierra cuando por ella caminaban los dinosaurios, y existe el peligro de que continúe aumentando. La mayor parte de las emisiones provienen de los países altamente industrializados, quienes exigen aplicar medidas a los del Tercer Mundo aunque no comparten las tecnologías necesarias para ello.

Las contradicciones que emanan de esta realidad llevaron casi al fracaso la Cumbre de París, cuyo protocolo, vigente desde 2016, significó un importante paso en el consenso mundial para revertir la situación. Sin embargo, el abandono de EE. UU., uno de los principales contaminantes, ha puesto a caminar por la cuerda floja los acuerdos suscritos.

En ese contexto, Cuba enfrenta los desafíos del cambio climático consciente de que su condición insular, su ubicación geográfica y los retos económicos que le circundan se convierten en agravantes de esta carrera contra el tiempo. Por ello, en abril de 2017 comenzó a implementarse el Plan de Estado para el enfrentamiento al cambio climático, la Tarea Vida.

Un grupo de científicos e instituciones especializadas realizó un diagnóstico de las principales amenazas del archipiélago, entre las que se encuentra el aumento del nivel del mar, las inundaciones costeras ocasionadas por fenómenos meteorológicos extremos y el impacto de la sequía y la consecuente degradación de los suelos.

Se trata de un plan millonario en el que se han incluido acciones como la recuperación de las playas arenosas, los arrecifes y los mangles; al mismo tiempo que se perfeccionan sistemas de tratamiento de residuales, se acomete la reforestación y el reordenamiento territorial.

El país, a pesar del asedio de instrumentos extraterritoriales como el bloqueo que le impone EE. UU., desarrolla un programa para cambiar su matriz energética y elevarla al 24 por ciento del total a generar mediante la instalación de parques solares y eólicos y el uso de la biomasa.

Al mismo tiempo se implementan medidas para la mitigación de este fenómeno, como la construcción de obras hidráulicas para proteger las cuencas subterráneas ante el avance de la intrusión salina o la instalación de plantas desalinizadoras, así como el mejoramiento de sistemas de riego o la construcción de viviendas más resistentes a los huracanes.

Este plan no escapa a los obstáculos que imponen las restricciones económicas del país e, incluso, a la propia falta de percepción de riesgo, que en ocasiones impide un enfoque ambiental integral en la toma de decisiones. ¿Cómo se explica que a pesar de los estudios de peligro, vulnerabilidad y riesgo estos no siempre se tienen en cuenta para desarrollar inversiones?

Profecías de diversas culturas alertan sobre el fin del mundo. No pocos han encontrado en ellas un presagio del camino que lleva la humanidad si no toma medidas a tiempo ante el avance del cambio climático. Esas creencias ahora se han convertido en pronósticos sobre la base de evidencias científicas. Las experiencias de Cuba demuestran que, más allá de los intereses o recursos económicos, se precisa una voluntad política y una conciencia ambiental en la población para lograr el cambio, no climático, sino en el actuar de las personas.

El 2035 pudiera ser un año definitorio para la raza humana: el de la salvación o la extinción, depende de nosotros darle un final feliz a esa historia.

José Armando Fernández Salazar / Cubahora / Razones de Cuba

Publicado por: David Díaz Ríos  CubaEstrellaQueIlumina / CubaSigueLaMarcha /

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Presidente cubano estrena cuenta en Twitter: @DiazCanelB

Perfil de Twitter del Presidente cubano: @DiazCanelB

-Presidente cubano estrena cuenta en Twitter: @DiazCanelB

-Miguel Díaz-Canel en Twitter, más de 17 mil seguidores en 24 horas

-Díaz-Canel en Twitter: Más de 17 mil seguidores en 24 hora

-Más de 17 mil seguidores del presidente cubano en Twitter

-Sigue creciendo el número de seguidores de cuenta en Twitter de Presidente cubano: @DiazCanelB

-El presidente cubano cumplió el compromiso de tener su cuenta en Twitter, expresado en el Congreso de la Unión de Periodistas de Cuba

-El mundo con Díaz-Canel por Twitter: más de 17 mil seguidores en 24 horas

-Evo Morales saluda presencia de presidente cubano en Twitter

-El Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel, este 10 de octubre ha enviado su primer tweet desde su cuenta oficial @DiazCanelB

-Miguel Díaz-Canel en Twitter, más de 18 mil seguidores en 24 horas

-Impresionante aceptacion en Twiter del Presidente Diaz Canel

En su mensaje, Díaz-Canel dijo: “Estamos en La Demajagua, el lugar donde con mayor suma de sentimientos patrios #SomosCuba y #SomosContinuidad

El Presidente cubano había anunciado en el pasado Congreso de la Unión de Periodistas de Cuba que antes de diciembre estaría en la red social Twitter, y justamente en esta histórica fecha cumplió con su promesa.

El encabezado de la cuenta de Díaz-Canel recrea la histórica imagen de la campana del ingenio La Demajagua y lleva la frase “150 años ¡Somos Cuba!”.

En la descripción de su perfil, Miguel Díaz-Canel indica “Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba. Comprometido con las ideas martianas de Fidel y Raúl”.

A los 14 minutos de lanzar su primer tweet, Díaz-Canel alcanzaba los 378 seguidores y 72 retuits, además de 83 Me gusta y 15 comentarios.

http://www.cubadebate.cu/noticias/2018/10/10/presidente-cubano-estrena-cuenta-en-la-red-social-twitter-diazcanelb/

La Habana, 11 oct (PL) En apenas 24 horas en el ciberespacio con su cuenta en la red social Twitter @DiazCanelB, el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, suma más de 17 mil seguidores de diversas partes del mundo.

La víspera el Jefe de Estado emitió alrededor de las 08:00, hora local, su primer tuit desde la oriental provincia de Granma, donde pronunció las palabras centrales en el acto por el 150 aniversario del inicio de las luchas por las independencia de la isla.

Después escribiría otros dos, uno para agradecer el apoyo recibido en Twitter y el segundo desde la provincia de Pinar del Río, ubicada unos 800 kilómetros al noroeste de Granma, territorio occidental al que viajó en la tarde para chequear la recuperación tras los daños causados por el huracán Michael.

Los presidentes de Venezuela, Nicolás Maduro, y Bolivia, Evo Morales, y el premio Nobel de la Paz argentino Adolfo Pérez Esquivel estuvieron entre los internautas que dieron la bienvenida a las redes sociales al mandatario cubano.

Por su parte, la organización Twiplomacy, que realiza estudios anuales sobre la presencia de líderes mundiales en Twitter, reconoció la llagada del presidente de la mayor de las Antillas a la red social.

Díaz-Canel había anunciado en julio de este año, durante el X Congreso de la Unión de Periodistas de Cuba, que antes de diciembre estaría en Twitter.

https://www.prensa-latina.cu/index.php?o=rn&id=218422&SEO=miguel-diaz-canel-en-twitter-mas-de-17-mil-seguidores-en-24-horas-foto

En apenas 24 horas en el ciberespacio con su cuenta en la red social Twitter @DiazCanelB, el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, suma más de 17 mil seguidores de diversas partes del mundo

http://www.granma.cu/cuba/2018-10-11/mas-de-17-mil-seguidores-en-24-horas-11-10-2018-09-10-19

Medios de prensa nacionales y provinciales, organismos e instituciones locales, así como embajadas de la Mayor de las Antillas en el exterior, fueron los primeros en darle la bienvenida en esta plataforma digital con etiquetas como #Hacemoscuba #YoSigoAmiPresidente y # SomosContinuidad.

@cubaperiodistas, perfil de la Unión de Periodistas de Cuba, elogió que Díaz-Canel cumpliera el compromiso hecho por él en el reciente Congreso de esa organización, de aparecer en Twitter antes de concluir el año

http://www.vanguardia.cu/de-cuba/12337-mas-de-cinco-mil-seguidores-tiene-ya-cuenta-en-twitter-de-diaz-canel

11 de octubre 2018 / En apenas 24 horas en el ciberespacio con su cuenta en la red social Twitter @DiazCanelB, el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, suma más de 18 mil seguidores de diversas partes del mundo.

La víspera el Jefe de Estado emitió alrededor de las 08:00, hora local, su primer tuit desde la oriental provincia de Granma, donde pronunció las palabras centrales en el acto por el 150 aniversario del inicio de las luchas por las independencia de la isla.

Después escribiría otros dos, uno para agradecer el apoyo recibido en Twitter y el segundo desde la provincia de Pinar del Río, ubicada unos 800 kilómetros al noroeste de Granma, territorio occidental al que viajó en la tarde para chequear la recuperación tras los daños causados por el huracán Michael.

http://razonesdecuba.cubadebate.cu/noticias/miguel-diaz-canel-en-twitter-mas-de-18-mil-seguidores-en-24-horas/

https://mincom.cubava.cu/2018/10/11/impresionante-aceptacion-en-twiter-del-presidente-diaz-canel/

https://mincom.cubava.cu/2018/10/11/impresionante-aceptacion-en-twiter-del-presidente-diaz-canel/

https://miradasencontradas.wordpress.com/2018/10/12/presidente-de-cuba-tiene-ya-mas-de-24-mil-seguidores-en-twitter/

http://lateclaconcafe.blogia.com/2018/101002–diaz-canel-se-estrena-en-twitter.php

 

Publicado por: David Díaz Ríos  CubaEstrellaQueIlumina / CubaSigueLaMarcha /

Posted in Sin categoría | Leave a comment

La CIA tras el Che: la verdad en tres gavetas

El libro La CIA contra el Che contiene parte de las evidencias encontradas en las tres gavetas entregadas por el ex alto oficial Aneyba Torrico.

La CIA tras el Che: la verdad en tres gavetas  / Por: Francisco Arias Fernández / Fotos y fotocopias: Martha Vecino Ulloa

 

Las evidencias de Ricardo Aneyba Torrico, jefe del Servicio de Inteligencia boliviano y del Departamento Técnico de la CIA en La Paz, confirman que en Bolivia gobernaba la Agencia estadounidense en los años de la guerrilla del Che.

El jefe del servicio de inteligencia y del Departamento Técnico de la CIA en La Paz, aportó hace 35 años valiosas informaciones y contribuyó a que no se perdieran las copias del Diario del Che en 1968, según revela reciente documental

La versión especial del documental Operación Gaveta, sintetiza una serie televisiva de tres capítulos.

Durante más de 35 años se preservó su identidad para protegerle la vida. Había sido un colaborador profundo de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), entrenado en los Estados Unidos. En la época de la guerrilla de Ernesto Che Guevara, era el jefe de la Inteligencia del general René Barrientos y a la vez jefe del Departamento Técnico que la CIA había preparado en una zona de La Paz.

Cuando Antonio Arguedas, ministro del Interior de Bolivia en aquel momento, se marchó de su país después de entregar el Diario del Che en Bolivia, que había sido fotografiado por el citado jefe de inteligencia, su ayudante y un fotógrafo, la CIA desmontó el Departamento Técnico que dirigía el agente, pero dejó en aquellos locales los archivos con importante información, de donde el agente extrajo tres gavetas, que hizo llegar a investigadores cubanos, con el compromiso de no revelar su identidad incluso después de muerto.

Sin embargo, en octubre del pasado año, en ocasión del aniversario 50 del asesinato del Che y sus compañeros, Ricardo Aneyba Torrico, decidió a sus 80 años de edad, develar “todo el proceso, la injerencia, el manejo y los abusos que cometió la CIA en Bolivia”. De esto dejó constancia en declaraciones y testimonios que recoge un documental presentado en la Casa del ALBA, en La Habana, el pasado 6 de julio de 2018, por el doctor en Ciencias Froilán González García, destacado escritor e investigador y productor del citado material audiovisual; que contó con el guion de Adys Cupull Reyes, y la realización de sus hijos Liván y Leandro.

A la premier de la obra asistió el embajador boliviano en La Habana, Juan Ramón Quintana, quien destacó la importancia de su contenido para las batallas actuales de su país y los pueblos del continente.

“En Bolivia gobernaba la CIA”

La versión especial del documental se titula Operación Gaveta 1964-1968, La CIA en Bolivia, testimonio del agente CIA Ricardo Aneyba Torrico, y sintetiza una serie televisiva concebida en tres capítulos.

Fotos, documentos y testimonios de académicos, investigadores, periodistas y dirigentes de la guerrilla, sacan a la luz detalles de la participación de la CIA en la historia del país sudamericano; cómo llegó a Cuba el diario del Che, uno de los “botines de guerra” en poder de los asesinos del Guerrillero Heroico y la oportuna decisión del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz de hacerlo público el 1o de julio de 1968, que frustró las maquinaciones tergiversadoras y difamatorias que Washington había desencadenado contra la guerrilla, el movimiento revolucionario boliviano y Cuba.

A 50 años de esa operación, el documental sigue la ruta del Diario hasta Cuba y ratifica que Antonio Arguedas hizo llegar una copia del importante texto a manos amigas, en lo cual Aneyba desempeñó un papel fundamental.

El documental también esclarece por qué faltaron 13 páginas a la primera edición, en lo que se responsabiliza la falta de experiencia del fotógrafo, y cómo fueron obtenidas en 1984 como parte del proceso investigativo histórico, para que aparecieran incluidas en la edición publicada en 1988, veinte años después de la primera.

En sus testimonios Aneyba narra que un compañero de curso y viejo amigo, cercano al expresidente boliviano Jaime Paz Zamora, le dijo: “Tienes que estar y tienes que decir la verdad a mis contactos, de cómo son las cosas en el país…” Entonces les trasladó sus consideraciones y convicciones de que “Somos el patio trasero. Ellos hacen lo que les da la gana y nadie abre la boca. Aquí no gobierna este país; Bolivia no gobierna. Jaime no gobierna, los que gobiernan son los de la CIA. Estos son los documentos probatorios. Esto es lo que se hace, se capturan cartas, fotos, se pican teléfonos… Les presenté todas las pruebas que tuve para mostrarles…”.

Tras la fachada de la Research Metal Company

Por indicaciones de la CIA, Aneyba había organizado en una zona de La Paz un centro de informaciones que recopilaba documentación de interés sobre la izquierda, dirigentes de la derecha, sectores populares, intelectuales u otras personas, a través del control de su correspondencia, conversaciones telefónicas y movimientos.

Edición facsimilar del diario del Che producida por el Gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia en 2009.

Confiesa que era el servicio secreto o de inteligencia que montaron los estadounidenses, su Departamento Técnico en Bolivia, bajo la fachada de la Research Metal Company.

“Todos los días del año mandaba información de importancia captada en la intercepción de las llamadas telefónicas, de las cartas que se obtenían en el Correo Central de La Paz, de políticos de izquierda fundamentalmente y de gente que les interesaba”, reveló Aneyba.

Aunque eran años tempranos de la década del 60 del pasado siglo, asegura que “disponían de equipos sofisticados, de todo tipo de químicos para abrir las cartas sin que los destinatarios se percataran, sacaban fotocopias o fotografías de documentos” y tenían un control bastante abarcador del espectro político del país.

El libro La CIA contra el Che, que fue premiado por la Academia de Ciencias de Cuba, en 1992, es fruto de las investigaciones de los doctores Adys Cupull Reyes y Froilán González García, destacados escritores e historiadores de la vida del Guerrillero Heroico, y está basado en múltiples testimonios y documentación sensible, incluidos los materiales de las tres gavetas.

En él se afirma que “Por orientaciones de la CIA, el servicio de intercepción de la correspondencia de la Oficina de Correos de La Paz fue reorganizada y le incorporaron nuevos empleados –pagados por la CIA–, previo compromiso de lealtad. La intervención alcanzó hasta los más mínimos detalles”.

Añadía que el Departamento Técnico era visitado sistemáticamente por el jefe de la estación local de la CIA, John Tilton y otros oficiales, y en corto tiempo incrementaron el número de unidades de control telefónico y de personal.

Las evidencias extraídas de los archivos de la CIA en La Paz incluyen informes, notas, indicaciones, grabaciones, listas de agentes y personas objeto de control por la Agencia, entre estas líderes de izquierda y derecha, intelectuales, campesinos, militares, mineros, estudiantes, y otros ciudadanos.

Las revelaciones de Aneyba a sus 80 años confirman el establecimiento en Bolivia por la CIA de la compañía Research Metal Company, con supuestos empleados y técnicos de muestreo y análisis de calidad de los minerales, pero que en realidad eran agentes “especializados en instalación de equipos de control automático de conversaciones telefónicas, técnicas de mantenimiento y reparación, en la apertura de sobres con cualquier tipo de sellado o lacrado, y en técnica de fotografía”. La investigación coincide en que “se ocupaban también del montaje, instalación, provisión de diferentes equipos, muebles y materiales de escritorio, en los que habían camuflado técnica de escucha”. Señala que incluso se controlaban las llamadas telefónicas de los militares.

Evidencias fugadas

En las tres gavetas de documentos que hizo llegar a investigadores e historiadores cubanos, sustraídas de los archivos del Departamento Técnico, aparece la nómina de los agentes de la CIA en Bolivia infiltrados en las fuerzas armadas y los servicios de inteligencia, los medios de prensa locales, los sindicatos, partidos políticos y varias instituciones, que incluía a ministros, funcionarios, diplomáticos, periodistas y dirigentes políticos.

Además, entre la voluminosa información constan pruebas documentales de las casas de contacto secretas que utilizaba la CIA para reclutamientos, interrogatorios, tramar conspiraciones y otros “trabajos de inteligencia”.

También contenía cintas con grabaciones de audio de las conversaciones telefónicas de figuras no solo de la izquierda, sino de la derecha; las listas de personas que eran controladas en el Correo Central de La Paz; los nombres, direcciones, números telefónicos, contenido de las grabaciones y el requerimiento informativo de la CIA sobre las personas de interés.

El contenido de las tres gavetas constituye el mejor testimonio de la injerencia, la alta penetración y el dominio de Estados Unidos en Bolivia y de la guerra de la CIA contra el Che y sus compañeros, que Arguedas había denunciado en agosto de 1968.

Ruta del diario del Che para llegar a Cuba en 1968, operación altamente sensible dado el interés de la CIA en tergiversar y manipular su contenido para difamar del Che, la guerrilla y la Revolución Cubana.

La documentación confirmaba denuncias de 1968 sobre el archivo (Kardex) que preparó la CIA donde aparecían fichados una gran cantidad de ciudadanos bolivianos; que trataba de apoderarse del control del servicio de Inteligencia del Estado; deformar las informaciones; infiltrar a sus agentes en algunos partidos políticos, y cooperar con personas en cuya carrera militar o política estaban interesados.

Aquellos papeles, cintas y fotos revelaban la presencia de un nutrido número de oficiales y agentes de la CIA que incidían en La Paz y en el terreno de operaciones militares, incluida una amplia representación de la gusanera de Miami, llevada especialmente para la persecución, los interrogatorios, la tortura y el exterminio.

La mafia de Miami o de la CIA

Los investigadores cubanos habían establecido que en abril de 1967, los servicios secretos norteamericanos enviaron a La Paz y zonas guerrilleras, a importantes grupos de oficiales y agentes, entre ellos especialistas en desinformación y guerra psicológica, a la vez que empezaron un trabajo encaminado a aislar al movimiento guerrillero de las ciudades, para lo cual realizaron detenciones masivas, controles migratorios, redadas de extranjeros; elaboraron un plan para descabezar el apoyo urbano y establecieron campos de prisioneros.

Adys Cupull (guionista) y Froilán González (productor) confirman en este documental la certeza de la información contenida en sus investigaciones anteriores sobre la injerencia de EE.UU. y la CIA en Bolivia y sus acciones contra el Guerrillero Heroico desde antes de conocer a Fidel.

Afirman que los estadounidenses enviaron nuevos agentes, algunos de origen cubano con nombres falsos, que introdujeron como auditores y financieros en instituciones y empresas norteamericanas. En el servicio de inteligencia militar y en el Ministerio del Interior ubicaron a muchos de ellos: José Hinojosa, Eduardo González, Miguel Nápoles, Félix Ramos, Julio Gabriel García, Aurelio Hernández, Luis Suárez y Mario González. Muchos de ellos serían identificados en los documentos de las tres gavetas como asesinos de guerrilleros, torturadores, interrogadores y entrenadores del Ejército.

En la lista de mercenarios de origen cubano utilizados por la CIA sobresalen Eduardo González (el Dr. González) nombre falso empleado por Gustavo Villoldo Sampera, colaborador de la Policía del dictador Fulgencio Batista y delator de jóvenes revolucionarios. Forma parte de los adiestrados militarmente por la CIA en Fort Benning, Georgia, donde coincidió con los también terroristas Luis Posada Carriles (autor del atentado en pleno vuelo contra un avión civil de Cubana de Aviación el 6 de octubre de 1976, en Barbados que provocó la muerte de 73 personas), Jorge Mas Canosa (director de la macabra Fundación Nacional Cubanoamericana, FNCA, creada en Miami por la CIA) y Félix Rodríguez (otro connotado criminal con funesta hoja de servicio).

Aneyba y Froilán

En Bolivia Villoldo Sampera participó en interrogatorios y torturas a detenidos. Se ha jactado de haber pateado y abofeteado el cadáver del Che, y se adjudica la decisión de cercenarle las manos, las cuales quería llevar para Miami. Con posterioridad se ha vinculado a planes terroristas contra Cuba y en septiembre de 1978 el Buró Federal de Investigaciones de EE.UU. (FBI) lo investigaba por su implicación directa en tráfico de drogas, pero la CIA lo protegió y desestimó los argumentos y pruebas que le mostraron. Años después, lo utilizaron en la guerra contra Nicaragua, apoyando a la contrarrevolución desde Honduras.

Félix Ismael Fernando José Rodríguez Mendigutía (Félix Rodríguez) es el verdadero nombre del terrorista que se paseó por Bolivia como un agente principal de la CIA con distintas identidades falsas: Félix Medina o Félix Ramos Medina. Por cierto, apellidos similares utilizó posteriormente la red terrorista creada por Posada Carriles y la Fundación Nacional Cubanoamericana (FNCA) en Centroamérica en los años 1990 del pasado siglo para poner bombas en Cuba.

Fotos del Diario del Che.

Cuando la CIA conoció de la presencia del Che en Bolivia asignaron a Rodríguez –con varios agentes de origen cubano– a la ciudad de Santa Cruz de la Sierra y, posteriormente, a Vallegrande. En La Higuera trató de interrogar de forma violenta al Guerrillero Heroico, estuvo presente durante su asesinato y fue uno de los que disparó contra su cuerpo, después de trasmitir personalmente la orden de ejecución emitida desde Washington.

Este terrorista apareció involucrado en planes de atentado contra Fidel y sabotajes anticubanos desde 1960; en tareas de apoyo a la invasión mercenaria un año después; ha cumplido misiones subversivas en Nicaragua, Vietnam, Venezuela, Perú, Honduras, El Salvador y vinculado al escándalo Irán-Contras, acusado de participar en el tráfico de armas y drogas en contubernio con la agencia.

De “botín” para la difamación a pólvora inflamable

Adys y Froilán narran en su libro: “Después de los sucesos de La Higuera y el asesinato del Che, la CIA intensificó la campaña de desinformación, con el propósito de distorsionar la actividad guerrillera y calumniar a sus principales protagonistas”, maniobra destinada fundamentalmente a presentar una historia Made in USA, manipulada y malintencionada, para los públicos estadounidenses y europeos, como expresara despectivamente un oficial de la CIA en La Paz, quien dijo a un periodista que los bolivianos no importaban porque “ellos son analfabetos, no saben leer, importan los europeos y norteamericanos”.

Añaden estos autores que “como parte de esta campaña, la CIA comenzó a preparar cuidadosamente las alteraciones, omisiones de palabra o frases y añadiduras que le incluirían al diario del Che, para adecuarlo a estas tergiversaciones. Con estos propósitos, en el último piso de la embajada de Estados Unidos en La Paz, trabajaban expertos calígrafos, acción que no fue concluida por la publicación en Cuba de El Diario del Che en Bolivia“.

Al respecto en el documental Operación Gaveta, Aneyba relata: “Vino Arguedas con Buby Salomón, el edecán de Barrientos, y me dijo: El Presidente quiere que le saques una foto, una fotocopia del diario, con su negativo…”. Cuando el enviado del dictador les dice: “Vamos a cenar”, Aneyba se disculpa porque estaba envuelto en el proceso de las fotografías y Arguedas le hace una seña con los dedos de que sacara dos copias y él asiente. “Si de algo tienen que acusarme es de eso”, señala.

Ricardo Aneyba Torrico, Exjefe del Servicio de Inteligencia de Barrientos.

Una de las copias llegó a manos de Arguedas y él fue quien le ofreció a su amigo y hombre de confianza, el periodista boliviano Víctor Zannier, llevar el diario a Cuba. Y este salió de Bolivia con las piezas fílmicas embutidas en la cobertura (carátula o forro) de un disco de música folclórica boliviana. Luego en Chile son introducidas en el interior de una muñeca y se designa al periodista chileno Mario Díaz, de la revista Punto Final, considerado una persona audaz y valiente, para que realizara la peligrosa operación del traslado a la Isla a través de México.

En los preparativos en Chile también participaron los periodistas chilenos Manuel Cabieses y Hernán Uribe Ortega, de la revista Punto Final, así como el cubano Luis Fernández Oña, que casualmente se encontraba en ese país.

En el documental, el entonces director del Instituto Cubano del Libro, Rolando Rodríguez, revela cómo en apenas una semana, con extremas medidas de seguridad, compartimentación y consagración total de un grupo reducido de editores y trabajadores, se imprimieron un millón de ejemplares de El Diario del Che en Bolivia, y por decisión del Comandante en Jefe se entregaron de manera gratuita en todo el país, a partir de las 12:00 horas del 1o de julio de 1968, con lo que la CIA recibió un duro golpe, en su propósito de desencadenar sus planes calumniosos contra el Che y la Revolución Cubana.

En la introducción de la primera edición del diario publicada en Cuba aquel día de 1968, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz expresó: “Los imperialistas yanquis temen la fuerza de ese ejemplo y todo lo que pueda contribuir a divulgarlo. Es el valor intrínseco del Diario, expresión viva de una personalidad extraordinaria, lección guerrillera escrita al calor y la tensión de cada día, pólvora inflamable, demostración real de que el hombre latinoamericano no es impotente frente a los esclavizadores de pueblos…”.

La noticia provocó un terremoto político en la ciudad de La Paz que estremeció al Gobierno boliviano, a las fuerzas armadas y sus servicios de Inteligencia, a la embajada de EE.UU. y a la estación CIA en ese país, según consta en el libro La CIA contra el Che.

El ministro Arguedas, antes de partir de Bolivia, había declarado a la prensa “que había enviado a Fidel una copia del diario del Che, porque el imperialismo norteamericano intentaba usarlo en una provocación contra el Gobierno cubano”, según relatan en su libro Adys y Froilán.

De acuerdo con algunas fuentes bolivianas a las que tuvieron acceso los citados investigadores cubanos, “la partida del Ministro del Interior se debió a que, oportunamente informado de que la CIA, al descubrirlo como autor del envío del diario del Che a Cuba, y al considerarlo un doble agente, le estaba preparando un atentado para asesinarlo”.

Aneyba relata que “Arguedas estaba completamente seguro de que lo iban a matar”, porque dominaba perfectamente que eran los gringos quienes mandaban en Bolivia, que todo el tercer piso del Ministerio de Gobierno estaba manejado por los cubanos de Miami, por la gusanera, oficiales y agentes de la CIA.

Arguedas muere de forma misteriosa en un accidente explosivo el 22 de febrero del año 2000 en La Paz.

Tras los hechos y las sospechas contra él por haber fotografiado el diario del Che, Aneyba es llevado a Estados Unidos para someterlo a interrogatorios, pasarlo por el detector de mentiras (polígrafo) y le aplicaron la denominada “droga de la verdad” (Pentotal).

Relata en el documental que al ministro Arguedas le resultó relativamente fácil burlar las acusaciones sobre su responsabilidad en la filtración del diario, pues argumentó que muchos de los oficiales o agentes de la CIA en Bolivia habían tenido acceso al documento después que el presidente Barrientos se lo entregó a la embajada norteamericana. Así que en medio de tanta promiscuidad no era difícil justificarse y burlar los mecanismos judiciales o de inteligencia, según el testimonio de Aneyba.

La perpetuidad del heroísmo

Cuarenta años después de los acontecimientos que se narran en el documental Operación Gaveta y el libro de La CIA contra el Che, tuve el privilegio de rendir homenaje al Guerrillero Heroico y sus compañeros en el lugar de los hechos y constaté las palabras de Fidel en “Una introducción necesaria” al diario, cuando afirmó que “Impresiona profundamente la proeza realizada por este puñado de revolucionarios. La sola lucha contra la naturaleza hostil en que desenvolvían su acción constituye una insuperable página de heroísmo. Nunca en la historia un número tan reducido de hombres emprendió una tarea tan gigantesca. La fe y la convicción absoluta en que la inmensa capacidad revolucionaria de los pueblos de América Latina podía ser despertada, la confianza en sí mismo y la decisión con que se entregaron a ese objetivo, nos da la justa dimensión de estos hombres”.

El Che y sus compañeros estaban en la multitud de campesinos, estudiantes, mineros, religiosos, intelectuales, jóvenes, y funcionarios que colmaban el estadio de Cochabamba cuando daban la bienvenida a los líderes de los países del ALBA-TCP reunidos allí; en la alegría y la libertad del pueblo boliviano, que se respira en campos y ciudades; en el apoyo indiscutible al presidente y líder indígena Evo Morales, expresión de las aspiraciones sagradas de su tierra, sus hermanos y de Nuestra América.

Están en los médicos cubanos que en Santa Cruz, Vallegrande, La Higuera, El Alto, La Paz u otro lugar intrincado de Bolivia –con su consagración– ponen en alto el ejemplo del Che y hacen milagros salvando vidas a los cuatro vientos, a caballo o en mulos, a pie o en canoas para asistir a un niño, un anciano, una mujer a punto de parir, a un enfermo de cualquier edad, recorriendo cientos o miles de kilómetros a lo largo de su misión internacionalista.

Corre por las venas del pueblo de Vallegrande que al conocer la noticia de la presencia de una delegación del Gobierno cubano en la casa de los médicos se organizó espontáneamente y en cuestión de minutos colmó las inmediaciones para apoyar y agradecer; en los pacientes del hospital de El Alto que empezaron a aplaudir al ver llegar la comitiva de la Isla y a gritar “Hasta la victoria siempre”; en los niños que aprenden a leer y escribir en el aula creada por los colaboradores cubanos en la posta médica de La Higuera, donde vieron televisión por primera vez; en el campesino de 80 años que fue a abrazarnos sin más información que éramos cubanos y desde lo más profundo de su corazón lamentó mil veces “el día miserable en que los de la CIA asesinaron al Che en mi tierra”. Casi al despedirnos, mira orgulloso hacia la doctora cubana que vive junto a ellos y nos asegura: “Trataron de esconderlo y de desaparecer su ejemplo, pero no pudieron matarlo. Está aquí en esta médico que baja temprano de la montaña, bajo la lluvia, el frío o la oscuridad de la noche, montada en su caballo a dar vida y esperanza a nuestros nietos, hijos y a todos nosotros”.

En pleno siglo XXI, 50 años después del vil asesinato y a 90 de su existencia, el Che y sus compañeros están en todas partes; viven en Bolivia, en Nuestra América y el mundo –como afirman Adys y Froilán– en “La perpetuidad del heroísmo que ni el tiempo ni el miedo podrán borrar”.

Fuentes:

http://bohemia.cu/historia/2018/10/la-cia-tras-el-che-la-verdad-en-tres-gavetas/

http://www.resumenlatinoamericano.org/2018/07/16/diario-del-che-la-cia-en-tres-gavetas/

https://culturayresistenciablog.wordpress.com/2018/07/19/evidencias-fugadas-la-cia-en-tres-gavetas-por-francisco-arias-fernandez/

https://www.ensartaos.com.ve/la-cia-en-tres-gavetas/

http://pedrogrima.blogspot.com/2018/07/la-cia-en-tres-gavetas.html

 

LEER MÁS:

La historia oculta de cómo llegó a Cuba el Diario del Che en Bolivia

 

Publicado por: David Díaz Ríos  CubaEstrellaQueIlumina / CubaSigueLaMarcha /

Posted in Sin categoría | Leave a comment

¿Quién fue nuestro último mambí?

¿Quién fue nuestro último mambí? / Yuniel Labacena Romero

Juan Fajardo Vega devino paradigma de la valentía y el decoro de los cubanos.Junto a este representante de las raíces de nuestra independencia se sembró un símbolo, un mensaje para las futuras generaciones.

Juan Fajardo Vega, el último combatiente de las guerras cubanas por la independencia contra el colonialismo español, y de quien muchos niños, adolescentes y jóvenes escucharon hablar, probablemente por vez primera este lunes, a propósito de que fue extraída la cápsula con una mensaje a las nuevas generaciones —hoy se hará público— del nicho donde descansan sus restos en El Cacahual, fue un ejemplo de cubano y de patriota para todos los tiempos.

Hablamos de un hombre que ingresó en la lucha con el grado de soldado, el 10 de julio de 1897, con solo 14 años de edad, y luego con 77 respondió al grito de Libertad o muerte, dado por el Ejército Rebelde, así como colaboró con el Tercer Frente Doctor Mario Muñoz Monroy, bajo las órdenes del Comandante Juan Almeida.

Fajardo Vega nació un 15 de agosto de 1882, en Guayabal, poblado cercano a Contramaestre, en Santiago de Cuba, y fue parte de una familia pobre, sustentada en las labores agrícolas. Su madre, Isabel Vega Céspedes, pariente cercana del Padre de la Patria, quizá haya sido el vínculo que sembró en este mambí la sangre rebelde y que le hizo incorporarse a la Guerra de 1895.

Fue así que integró la escolta de Saturnino Lora, uno de los protagonistas del Grito de Baire, en el cuartel general de la división 2 de las tropas insurrectas, que operaba en las zonas de Jiguaní y Bayamo, y con posterioridad fue trasladado al regimiento de infantería de Baire, perteneciente a la brigada 1, de la misma división.

Sus otros seis hermanos se fueron también a la manigua, a ganar con las armas la libertad, y uno de ellos, Francisco, se sumó a las tropas de Antonio Maceo y Grajales y junto a él protagonizó la invasión de Oriente a Occidente. «Éramos siete hermanos y ninguno se vendió a España; todos combatimos contra el colonialismo», recodaría Fajardo Vega.

Pese a las penurias económicas de la época, el luchador independentista rehusó cobrar pensión alguna por su participación en la guerra, al considerar que no había ido a ella por interés material, sino por la libertad de Cuba. «Cada vez que la Patria ha estado en peligro, he dejado mis oficios y me he puesto al servicio de su defensa; y cuando volvía la paz, de nuevo a mis oficios. ¡Nada de estar viviendo de la Patria!», aseguró.

En aquella gesta trabajó, según narraría posteriormente, como un simple soldado: «Lo que hicieron enseguida fue darme tareas de armero. Reparar carabinas, fusiles, escopetas… Yo en la guerra fui ayudante de armero». Y es que siempre tuvo como principio hacer todo lo posible por recuperar el armamento que llegaba en mal estado. Recordaba a los jefes mambises bravos, batiéndose siempre en desventaja en cuanto a hombres y armas.

Siempre con el machete

 

La huella del último mambí, un combatiente centenario, se convirtió en bandera de combate.

Terminada la Guerra de 1895, no con la libertad de Cuba, sino con la intervención norteamericana en 1898, Fajardo Vega regresó a sus predios agrarios, donde aprendió el oficio de carpintero y adquirió conocimientos sobre mecánica de pailería. Durante la República Neocolonial participó en la sublevación del Partido Independiente de Color en 1912 y en el alzamiento de los liberales contra el reeleccionismo del presidente Mario García Menocal.

Y cuando llegó la guerra de liberación nacional, colaboró con el Movimiento 26 de Julio, para combatir a la dictadura del Fulgencio Batista. Aquella tarea de armero emprendida en la gesta independentista también la cumpliría medio siglo después, cuando era ya un anciano que frisaba los 75 años, con las tropas rebeldes del Tercer Frente, en plena Sierra Maestra.

A Fajardo Vega, el triunfo de enero de 1959 lo sorprende machete en mano; y desde entonces, siempre estuvo activamente vinculado con las tareas emprendidas para desarrollar el país y dispuesto a defenderlo desde su trinchera, como un humilde campesino. Quizá por eso, en una ocasión, el General de Ejército Raúl Castro Ruz lo calificó como un símbolo de la valentía y el decoro de los cubanos.

Herencia mambisa y rebelde

 

El último veterano mambí de nuestras guerras murió poco antes de cumplir 108 años de edad. Era jueves 2 de agosto de 1990, y a las 9:25 a.m. en el hospital militar José Joaquín Castillo Duany, de Santiago de Cuba, falleció. Según el criterio médico, fue un longevo excepcional y su deseso ocurrió por un paro cardiorespiratorio.

Días atrás, el anciano había caído de su propio lecho, sufriendo una fractura subcapital (en la cadera). Aunque fue atendida inmediatamente, el cuadro que se desencadenó posteriormente lo llevó a presentar complicaciones severas que no lograron resolverse.

El cadáver de Fajardo Vega fue velado en el museo de la localidad de Baire, donde durante 12 horas desfilaron frente al féretro decenas de personas. Luego, en la ciudad de Santiago de Cuba, también se rindió tributo a quien le correspondió el honor de ser el último de una generación que hizo historia con la Guerra de Independencia.

Al despedirlo en la Ciudad Heroica, Esteban Lazo Hernández, entonces primer secretario del Partido en la provincia, expresó que este mambí resumía «toda la gloria de la epopeya mambisa y nos entrega la bandera y el ejemplo de la generación de Antonio Maceo y de José Martí y de tantos héroes públicos y anónimos que se multiplican hoy en millones de cubanos».

El día 4 llegaron a la capital los restos mortales —por vía aérea— y a partir de las cuatro de la tarde fueron expuestos en el vestíbulo de la sede del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR). Al día siguiente, en las primeras horas de la mañana, continuó el tributo y se efectuaron las últimas guardias de honor ante el féretro del veterano mambí por parte de pioneros y estudiantes vanguardias, héroes nacionales del trabajo, personalidades del arte y la cultura, miembros de las FAR y del Ministerio del Interior, así como dirigentes del Partido y el Estado.

A las nueve de la mañana, el cortejo fúnebre partió hacia su destino final, pero antes se detuvo frente al Monumento a José Martí en la Plaza de la Revolución, donde se desarrolló una breve ceremonia oficial. Y posteriormente se trasladó al Mausoleo de El Cacahual. Allí se desarrolló la ceremonia de inhumación y despedida de duelo, con la presencia de Fidel y las palabras de Raúl, quien expresó que esta rica herencia combativa de mambises y rebeldes, es savia que nutre a nuestro pueblo.

Entonces, el lecho eterno de Juan Fajardo Vega fue ubicado entre las tumbas del coronel Juan Delgado, oficial mambí que rescató los cadáveres del Mayor General Antonio Maceo y del capitán Francisco Gómez Toro —el día de la caída de ambos—, y la del luchador comunista Blas Roca Calderío, bajo la sombra de los laureles, símbolos de la victoria.

Así se nos fue el último mambí, un hombre que no dejó obra escrita que lo inmortalizara, ni ningún poeta cantó sus glorias. Como hombre anónimo salido de lo más profundo de lo cubano, su misión fue darse a los humildes con los que compartió suerte como uno más, no tuvo grandes hechos de guerra, ni se distinguió por sus hazañas militares, pero sus ojos vieron al Ejército Libertador y a Antonio Maceo vivo.

Pero, ese 7 de agosto de 1990, cuando fue enterrado el último representante de las raíces de nuestra libertad, se sembró un símbolo, un mensaje a las futuras generaciones, para abrirse este 10 de octubre, cuando se cumplen los 150 años del comienzo de las luchas por la libertad de Cuba, pues como nos enseñó Fidel, siempre habrá hombres y mujeres capaces de morir por un pueblo como el nuestro.

 

Fuente: Enciclopedia colaborativa en la red cubana (EcuRed) y periódicos Juventud Rebelde del 3, 4, 5 y 7 de agosto de 1990

Juventud Rebelde

Posted in Sin categoría | Leave a comment