Presidente cubano Díaz-Canel visita sede de Google en Nueva York

Díaz-Canel se reunió con directivos de varios gigantes tecnológicos de Estados Unidos en la sede de Google en Nueva York. Foto: Estudios Revolución

 

En la sede de Google en Nueva York, el Presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez destacó las potencialidades de recursos humanos que la Isla posee para avanzar en el ámbito tecnológico

 

De informativo y fructífero puede calificarse el encuentro que en la tarde de este lunes sostuvo el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, durante su visita a la sede de Google en esta ciudad.

Ejecutivos de varias compañías del sector de las tecnologías de la información y las comunicaciones pertenecientes al país anfitrión mostraron al mandatario particular interés en las potencialidades del mercado cubano, así como en las perspectivas de desarrollo de la nación caribeña.

Invitado por Eric Shmidt, vicepresidente de Alphabet, el Jefe de Estado de la República de Cuba conversó con los asistentes acerca del desarrollo de las altas tecnologías y el rol de estas en el avance de los países en desarrollo. De igual modo hizo alusión a los desafíos que implican esos progresos tecnológicos y su uso en un mundo cada vez más desigual.

En el transcurso de la reunión Díaz-Canel destacó que la información de la sociedad constituye una prioridad del gobierno cubano. Resaltó, además, que el bloqueo económico de los Estados Unidos es el principal obstáculo para lograr el desarrollo de esta esfera a su máxima capacidad.

El mandatario hizo referencia al valioso potencial de recursos humanos que la Isla posee para avanzar en áreas como las que motivaron este encuentro cercano; y destacó las oportunidades que se abren en sectores de las tecnologías de avanzada como la  biotecnología.

Asistieron, por la parte extranjera, los directivos principales de Google, VaynerMedia, Connectify, Mapbox, Mckinsey and Company, Virgin Group, AirBnB, Revolution, Twitter, Microsoft, Bloomberg, y Cresta.

Por la parte cubana, acompañaron al Presidente Díaz-Canel, Bruno Rodríguez Parrila, ministro de Relaciones Exteriores; Rodrigo Malmierca Díaz, ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera; y Jorge Luis Perdomo Di-Lella, ministro de Comunicaciones.

La importancia que tienen las nuevas tecnologías para la educación dentro de una sociedad, las prioridades políticas de la Mayor de las Antillas, así como el rumbo que la Isla toma en lo relativo al desarrollo tecnológico, fueron temas desarrollados entre el mandatario cubano y sus anfitriones.

http://www.granma.cu/cuba/2018-09-24/cordial-intercambio-del-presidente-cubano-con-representantes-de-las-nuevas-tecnologias-24-09-2018-21-09-55

http://razonesdecuba.cubadebate.cu/noticias/presidente-cubano-diaz-canel-visita-sede-de-google-en-nueva-york/

http://www.radiorebelde.cu/noticia/visita-diaz-canel-sede-google-20180924/

http://www.acn.cu/cuba/37358-presidente-cubano-diaz-canel-visita-sede-de-google-en-nueva-york

http://www.radiobayamo.icrt.cu/presidente-cubano-diaz-canel-visita-sede-de-google-en-nueva-york/

http://www.cubadebate.cu/noticias/2018/09/24/presidente-cubano-se-reune-con-representantes-del-sector-tecnologico-de-estados-unidos/#.W6qQjPl6TIU

Publicado por: David Díaz Ríos  CubaEstrellaQueIlumina / CubaSigueLaMarcha /

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Fabricante de fusiles ruso desarrolla cartuchos ‘hipersónicos’

Francotirador ruso durante un entrenamiento en la provincia de Vorónezh.
Uliana Solovieva / Sputnik
 

¿Adiós a la pólvora? Fabricante de fusiles ruso desarrolla cartuchos ‘hipersónicos’

 

Rusia podría desarrollar cartuchos con velocidad hipersónica para fusiles de precisión en solo un año.

 

Cartuchos capaces de superar la barrera hipersónica para armas de francotiradores pueden convertirse en una realidad en Rusia en tan solo un año, afirma Vladislav Lobáyev, conocido fabricante privado de fusiles de precisión en este país. 

“Estamos estudiando en detalle este tema. Creo que con un cierto apoyo estatal seremos capaces desarrollar en un año un cartucho de precisión con la velocidad inicial de dos mil metros por segundo. Esto ya es una velocidad hipersónica”, declaró Lobáyev a RIA Novosti. En la actualidad la mayoría de los rifles y cartuchos para fusiles de francotiradores no superan los 1.200 metros por segundo. 

Según lo explicado por el armero, además de en el capítulo de la velocidad, el alcance hipersónico supondrá un aumento significativo en la precisión y el alcance del fuego.

En primer lugar, la nueva velocidad de las balas se logrará al prescindir de la pólvora como carga de propulsión, y cargar la vaina con un compuesto químico especial.

La compañía Lobaev Arms fue fundada en 2013 en la región rusa de Kaluga y está dedicada al desarrollo de fusiles de precisión. La empresa no destaca solo por sus desarrollos innovadores, sino que en 2015 estableció un récord absoluto en impacto con un rifle de francotirador: 4.210 metros.

El récord fue logrado con su rifle francotirador del calibre .408 Chey Tac [abreviado de Cheyenne Tactical], velocidad de salida en boca de cañón de 900 metros por segundo, longitud del fusil de 1.430 milímetros y la longitud de cañón de 780 milímetros.

https://actualidad.rt.com/actualidad/289705-cartuchos-hipersonicos-fusiles-ruso

 

LEER MÁS:

 

Fusiles de precisión rusos Lobáyev: nacidos para eliminar a los francotiradores enemigos

 

Los potentes fusiles Lobáyev, ideados para operaciones antiterroristas y lucha contra francotiradores enemigos, brindan al sector armamentístico privado ruso una oportunidad única de desplazar a los fabricantes de armas extranjeros del segmento de los fusiles para operaciones expeciales.

Mientras que la joya de la corona entre los rifles rusos de gran calibre (12,7 mm) es el sistema 6S8 Kord, desarrollado por la gran empresa de capital estatal Degtiariov, en el segmento de fusiles para francotiradores la palma es para la familia de rifles Lobáyev, el primer armero privado de Rusia.

La tremenda potencia del fusil 6S8 Kord, adoptado en 2013 por las fuerzas especiales rusas, sirve para destruir vehículos con blindaje ligero a distancias de hasta 1.000 metros y eliminar a personal enemigo a distancias de hasta 1.500 metros. Una de sus áreas de uso es la lucha contra grupos de francotiradores enemigos, indica la cadena militar rusa Zvezdá en un extenso artículo dedicado a las nuevas armas de precisión rusas.

Sin embargo, cuando se trata de impactar contra un blanco a distancias de 1.500 metros o incluso más de dos kilómetros, además del famoso fusil de precisión ruso ORSIS T-5000 (ganador de varias competiciones internacionales de fuerzas especiales y fabricado por el consorcio estatal Promtejnologuii), ha aparecido una oferta muy interesante que se considera ya una de las mejores del mundo: la familia de fusiles del empresario privado Vladislav Lobáyev, el primer armero privado de Rusia.

Ahora este fabricante, anteriormente conocido por producir rifles por encargo de clientes particulares como si de un sastre se tratara, ha presentado una línea de fusiles muy potentes en una amplia gama de calibres, el ‘líder’ indiscutible de los cuales es el mejor cartucho para francotiradores del mundo, .408 CheyTac.

En situaciones en las que una pareja de francotiradores no puede acercarse al objetivo a distancias menores de 2.000 metros este fusil se convierte en una herramienta valiosísima para cumplir la misión.

“En cuanto al alcance efectivo, uno de los indicadores más importantes es que somos los líderes, y una de las alegrías que hemos tenido últimamente es que debido a las diferencias de tipo de cambio [el cambio de rublo ruso decreció bruscamente en los últimos meses], los fusiles extranjeros con los cuales competimos son ahora mucho más caros que los nuestros”, señaló riéndose Lobáyev en una entrevista a Zvezdá.

https://actualidad.rt.com/actualidad/164262-fusiles-precision-rusos-lobayev

 

El presidente ruso dispara con un rifle de francotirador

 

Putin prueba el rifle de francotirador SVCH-308 de Kaláshnikov.

Este es el último rifle de francotirador de la Corporación Kaláshnikov, el SVCH-308. Esta arma será el reemplazo del viejo rifle Dragunov 

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, visitó la galería de tiro del parque militar Patriot en Kúbinka, cerca de Moscú, donde disparó con un rifle de francotirador. El mandatario disparó cinco rondas con un rifle SVCH-308 desde una distancia de 600 metros y, según los informes, acertó en el blanco más de la mitad de las veces.

 

 

https://actualidad.rt.com/galerias/289116-putin-dispara-rifle-francotirador-rusia-presidente

Publicado por: David Díaz Ríos  CubaEstrellaQueIlumina / CubaSigueLaMarcha /

Posted in Sin categoría | Leave a comment

El yin y el yang del camino constituyente

El yin y el yang del camino constituyente / Por Profesor José F. González Curiel / Universidad de Sancti Spíritus / Intranet UNISS / Blog El Ágora del Yayabo

La oportunidad que tenemos los cubanos en la actualidad, de ser pueblo constituyente en un amplio ejercicio democrático, es la más pura demostración de la teoría oriental sobre el equilibrio. Si bien la mayoría de los cubanos la ha asumido como una posibilidad de expresar sus ideas y necesidades, válida para juntos construir un cuerpo legislativo acorde a las actuales condiciones del país, por otro lado la forma de cerrar el proceso tiene una serie de peligros que pueden poner en riesgo el interés nacional.

La amplia discusión tendrá como uno de los pasos finales del proceso un referéndum en el que el ciudadano concreto votará de forma excluyente: SÍ o NO; todo o nada. La experiencia vivida en las últimas horas hacen pensar que en el texto del proyecto y en el proceso mismo hay estilos, ideas, definiciones, artículos y palabras que pueden hacer votar  por el NO a muchos, si no se explica hasta la saciedad y se rehace el diseño.

Lo primero que necesita más difusión y esclarecimiento es qué se plasma y qué no se plasma en una Constitución. Estamos discutiendo un proyecto que es ley de leyes y por tanto, fundamento esencial y supremo de la jurídica del país. Toda idea del deber ser no va al texto constitucional y la mayoría de las intervenciones escuchadas a viva voz, o reflejadas por los medios de difusión masiva, se concentran en asuntos complementarios que bien pueden estar en la leyes de nuestra normativa futura.

Por otro lado, el proyecto tiene un desequilibrio en la conceptualización de conceptos, lo cual no es responsabilidad constitucional. Así, por ejemplo, se llega hasta la definición de qué tipo de matrimonio reconocerá el Estado y no se define qué entender por “vida próspera” o “concentración de la riqueza”. Definir el tipo de matrimonio implica el riesgo de que muchas personas poseídas de una cultura típicamente machista y cristiana voten NO por todo el texto. Muy bien pudiera dejarse abierto el reconocimiento del matrimonio y que luego el Código de la Familia se ocupe de las especificidades. Igualmente pasa con otros muchos conceptos como los mencionados anteriormente.

Peligrosa también es la concepción de mantener los cargos ejecutivos y administrativos todos por designación y sin consulta popular. La práctica internacional y cubana ha demostrado que mejor deben ser los electores los que digan quién los debe gobernar, en lugar de ser nombrados por las instancias superiores.

La futura ley electoral tendrá que resolver dos cosas más: el exceso de oportunidades de las Comisiones Electorales, a todos los niveles, de proponer candidatos de corte administrativo, que no son delegados de base, para cargos electivos, con lo cual se limita la contrapartida en las Asambleas y en el Consejo de Estado.

La práctica nacional de las últimas décadas tiene por tradición la ilimitada posibilidad de los cuadros de permanecer en sus funciones, pero la tendencia universal que no se ajusta a meros caprichos, así como los resultados en el desenvolvimiento del modelo económico cubano, han demostrado la necesidad de que los cuadros sean renovados periódicamente y con límites de edad. No es tampoco este un capricho en el que le máxima dirección de la Revolución ha insistido en los últimos años. Y no porque se proponga un límite de tiempo y edad para el ejercicio de las funciones de los cuadros principales hay que votar por el NO.

Preocupación de muchos ha sido que en el texto de la Constitución muchas ideas se dejan abiertas, según establezca la ley, y que esa ley aún no se sabe qué dirá. Cierto es que resulta complicado de una vez formular y aprobar todas las leyes complementarias, pero para la psicología de las personas esa laguna puede influir negativamente en el apoyo del texto que se someterá a votación.

Sobran las razones para pedir por todas las vías posibles, y en el tiempo que queda hasta noviembre, que se necesita más preparación para concentrarnos en las esencias de qué es una Constitución, cuáles son los fundamentos de la Nación que necesitamos y por qué, así como para reformular el texto para someterlo a una votación que será o todo o nada, lo que entraña riesgos contrarios a lo que necesita el país.

La realidad es que estamos ante un proceso necesario que va por buen camino. Estamos ante un proyecto que en sus fundamentos es viable y correcto. No puede ser que “los árboles no nos dejen ver el bosque” y que por un término, un artículo o una definición, el resultado de la votación no se corresponda con el estado deseado o con lo que necesita nuestro futuro. Es peligroso, incluso, que aunque sea aprobado, los porcientos sean bajos.

El yin y el yang de este camino: lo bueno y lo malo, lo vasto y lo raquítico, lo bello y lo feo, lo cierto y lo incierto, la verdad y el error…se equilibran solo con preparación y esclarecimiento de un pueblo que, a pesar de su cultura política alta, no está ajeno a los equívocos y a los peligros que un camino tan complejo presupone. Recuérdese también que Cuba no reforma totalmente su Constitución desde mediados de los años setenta, cuando la mayoría de los que hoy tenemos conciencia jurídica éramos niños o no habían nacido.

Solo las explicaciones detalladas y la preparación del ciudadano concreto llevarán a feliz término la consulta popular de nuestra futura Carta Magna. “Ser cultos es la mejor manera de ser libres”, entendida la libertad no como hacer lo que se quiera, sino como obrar bien a partir del conocimiento de las leyes del mundo en que vivimos.

http://agorayayabo.blogspot.com/2018/09/el-yin-y-el-yang-del-camino.html

Publicado por: David Díaz Ríos  CubaEstrellaQueIlumina / CubaSigueLaMarcha /

Posted in Sin categoría | 2 Comments

Intentan provocación y show mediático contra delegación cubana a la ONU presidida por Díaz-Canel

Norelys Morales Aguilera/ Blog Isla  Mía.─ Una “protesta” frente a la sede de la Organización de Naciones Unidas, en Nueva York, convocada para este jueves, 27 de septiembre tiene bastante de provocación y show mediático intrascendente, pero dirigida contra Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Los convocantes son una de esas organizaciones financiada y subcontratada con el dinero del contribuyente norteamericano, para alimentar a una contrarrevolución parásita, que desconoce a la inmensa mayoría de la gente cubana en la Isla y, en otros lugares realmente vinculada a su nación.

En este caso se trata de un grupo minoritario denominado Archivo Cuba, que es una iniciativa de Free Society Project, Inc., una organización y centro de estudios que se declara sin fines de lucro, en el país donde la marca esconde los dineros y, que además está exenta de impuestos, establecida en Washington, D.C. en el 2001, cuyo objetivo declarado es supuestamente promover los derechos humanos mediante la investigación y la información.

La protesta busca coincidir con la visita a la ONU del presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, para que los líderes mundiales “…sean testigos de nuestro clamor por la libertad, la democracia y los derechos humanos en Cuba, Venezuela y Nicaragua”, publican en un mensaje difundido en Facebook.

¿Quienes son esos “nosotros” que ignoran a los cubanos de la Isla y los muestran como víctimas de represión, torturas y desapariciones? En verdad son la gusanera mercenaria y terrorista de siempre.

La “manifestación” ha sido fijada entre las 4:00 y 5:30 de la tarde, frente a la sede de Naciones Unidas, en la calle 47º y 1era Ave., Nueva York, NY 10017.

La organización adelantó que la embajadora estadounidense ante ONU, Nikki Haley, podría unirse a la manifestación.

El fracaso anunciado es que otra organizaciones ni siquiera han respaldado esta provocación y show mediático que lo informa Martí Noticias, el grupo noticioso del gobierno de Estados Unidos para la subversión en Cuba.

Fuentes.

https://islamiacu.blogspot.com/2018/09/intentan-provocacion-y-show-mediatico-onu-vs-migueldiazcanel.html

https://nosuneelbarrio.cubava.cu/2018/09/25/intentan-provocacion-y-show-mediatico-contra-delegacion-a-la-onu-presidida-por-presidente-cubano/

https://guayacandecuba.cubava.cu/2018/09/25/intentan-provocacion-y-show-mediatico-contra-delegacion-a-la-onu-presidida-por-presidente-cubano/

https://revolucioncubana.cubava.cu/2018/09/25/intentan-provocacion-y-show-mediatico-contra-delegacion-a-la-onu-presidida-por-presidente-cubano/

-https://noclaudicaremos.cubava.cu/2018/09/25/intentan-provocacion-y-show-mediatico-contra-delegacion-a-la-onu-presidida-por-presidente-cubano/

Publicado por: David Díaz Ríos  CubaEstrellaQueIlumina / CubaSigueLaMarcha /

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Del pensamiento de Fidel: “Cambiar todo lo que debe ser cambiado”, pero para qué

Hay que “cambiar todo lo que debe ser cambiado” pero sin olvidar en qué contexto y en beneficio de quiénes fue que Fidel impulsó esos cambios y luchó toda su vida. En la foto el Comandante en Jefe almuerza con los trabajadores un Domingo Rojo en el Contingente Blas Roca, 6 de noviembre del 1988.

 

“Cambiar todo lo que debe ser cambiado” pero para qué. Por Iroel Sánchez

 

 

 

«El concepto de Revolución de Fidel»

 

 

 

En el actual debate sobre la Reforma constitucional en Cuba hay una frase de Fidel que suele citarse en ocasiones para abogar por la generalización del “libre mercado”, la retirada del Estado de la mayor parte de la economía y la eliminación de cualquier regulación a la concentración de la propiedad, mientras se repiten expresiones del Ministro de Economía de Augusto Pinochet y coautor de su manual pionero del neoliberalismo, Sergio de Castro, que pueden escucharse de su boca en el documental “Los Chicago boys“, tales como “lo que es de todos no es de nadie” y “lo que no está prohibido está permitido”. A falta de algún pronunciamento del Comandante coincidente con tales propósitos se repite que “Revolución es cambiar todo lo que debe ser cambiado”.

Habría primero que ubicar la frase en el texto del que ha sido extraída:

“Revolución es sentido del momento histórico;
es cambiar todo lo que debe ser cambiado;
es igualdad y libertad plenas;
es ser tratado y tratar a los demás como seres humanos;
es emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos;
es desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y nacional;
es defender valores en los que se cree al precio de cualquier sacrificio;
es modestia, desinterés, altruismo, solidaridad y heroísmo;
es luchar con audacia, inteligencia y realismo;
es no mentir jamás ni violar principios éticos;
es convicción profunda de que no existe fuerza en el mundo capaz de aplastar la fuerza de la verdad y las ideas.
Revolución es unidad, es independencia, es luchar por nuestros sueños de justicia para Cuba y para el mundo, que es la base de nuestro patriotismo, nuestro socialismo y nuestro internacionalismo”

También resulta necesario situar el “momento histórico” en que se dijo tal expresión: Fidel expuso su Concepto de Revolución el 1ro de mayo del año 2000 en la Plaza de la Revolución “José Martí”, en los inicios de lo que él mismo denominó “Batalla de ideas”, un proceso que en palabras de Fernando Martínez Heredia constituyó una “ofensiva” que “pretendió frenar desigualdades y reforzar al socialismo”.

Además, examinar qué dijo Fidel después, si cambió ese conjunto de ideas o lo reforzó. Por ejemplo, revisar el discurso suyo que más suele citarse entre los que pronunció en el siglo XXI, el realizado en La Universidad de La Habana el 17 de noviembre de 2005. Lo que más se acostumbra a referir de esa intervención es la frase “Este país puede autodestruirse por sí mismo; esta Revolución puede destruirse, los que no pueden destruirla hoy son ellos (el gobierno de Estados Unidos); nosotros sí, nosotros podemos destruirla, y sería culpa nuestra”. Inmediatamente después el Comandante hace un recorrido por la formación masiva de jóvenes como profesionales de la salud y otras esferas sociales, así como la participación de parte de ellos en “poner fin a muchos vicios (…) mucho robo, muchos desvíos y muchas fuentes de suministro de dinero de los nuevos ricos”. Por cierto, la expresión “nuevo rico” -que en singular o plural aparece siete veces en el dicurso- con frecuencia provoca reacciones incómodas en los mismos que citan y recitan como prueba de fe que Fidel dijo que hay que “cambiar todo lo que debe ser cambiado”.

Antes se había preguntado Fidel en ese discurso: “¿Es que las revoluciones están llamadas a derrumbarse, o es que los hombres pueden hacer que las revoluciones se derrumben? ¿Pueden o no impedir los hombres, puede o no impedir la sociedad que las revoluciones se derrumben? Podía añadirles una pregunta de inmediato. ¿Creen ustedes que este proceso revolucionario, socialista, puede o no derrumbarse? ¿Lo han pensado alguna vez? ¿Lo pensaron en profundidad?” y apuntaba a la relación entre robo, corrupción y desigualdad: “¿Conocían todas estas desigualdades de las que estoy hablando? ¿Conocían ciertos hábitos generalizados? ¿Conocían que algunos ganaban en el mes cuarenta o cincuenta veces lo que gana uno de esos médicos que está allá en las montañas de Guatemala, miembro del contingente “Henry Reeve”?”, para poco después agregar una verdad casi proscrita en el lenguaje políticamente correcto: “conocen muy bien que desde que esta civilización existe, desde que la propiedad privada existe, surgió también la diferencia de clases y que el mundo ha conocido solo la sociedad de clases, lo demás es prehistórico”.

Al leerlo, asalta la pregunta acerca de si la desigualdad entendida como diferencia de clases no destruye a la Revolución, y qué relación guarda con la corrupción, si no la alimenta. Porque es válido preguntarse si hay servicios gratuitos para todos como la salud y la educación, o trámites al alcance de todos los bolsillos, ¿quién puede, con el “derecho” que le da su dinero, saltar por encima de todos y corromper al maestro, al médico, al funcionario encargado de una autorización, sino quien gana “cuarenta o cincuenta veces” más que ellos?¿Puede el trabajador estatal, cuyo único ingreso es muchas veces el de su insuficiente salario, corromper a alguien, o son los que Fidel llama “nuevos ricos” los que pueden hacerlo? Una pregunta a futuro: ¿Aunque subieran los salarios del sector estatal hasta un nivel muy superior al de hoy, que cubra dignamente todas las necesidades básicas, de permanecer esa enorme diferencia apuntada por el Comandante, hoy mucho mayor, no seguiría facilitando la corrupción?

Suele acusarse a Fidel de igualitarista, idealista y paternalista pero en el mismo discurso al referirse a los alimentos que se entregan subsidiados a todos los cubanos por igual, planteaba “la libreta tiene que desaparecer; los que trabajan y producen recibirán más, comprarán más cosas; los que trabajaron durante décadas recibirán más y tendrán más cosas”, corrección que se ha prolongado excesivamente y a la que se refirió el General de Ejército Raúl Castro recientemente al reconocer la necesidad dea la par que unificamos el sistema monetario, superar las distorsiones existentes en materia de subsidios, precios y tarifas mayoristas y minoristas y, como es lógico, las pensiones y los salarios del sector estatal de la economía (…) este asunto nos ha tomado demasiado tiempo y no puede dilatarse más su solución urgente”.

También se acostumbra a culpar al Estado de frenar el desarrollo de las fuerzas productivas por cobrar altos impuestos para disminuir la inequidad y redistribuir hacia los servicios y las garantías que recibe todo cubano. Sobre este tema, en un Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba, efectuado en 1996, Fidel afirmó:

El impuesto es muy lógico y es justísimo, no permitan nunca que se engañe a un trabajador echándoles la culpa a los impuestos de lo que es robo, para no querer pagar impuestos. Y bien arreglados estamos si permitimos que surja un sector rico, que puede llegar a tener, si nos descuidamos, hasta millones, y nosotros el deber de pagar los círculos infantiles, las escuelas, los hospitales, los policlínicos, el médico de la familia y todos los servicios sociales que presta la Revolución, a los cuales no se resignaría a renunciar. Nos resignamos mucho más a que no surjan millonarios.

“Tengan la seguridad de que ninguno de nosotros derrama una lágrima porque no haya millonarios, aunque conocemos campesinos honrados que trabajando durante muchos años en la Revolución, cumplidores de las leyes del país, que son eficientes y no especulan ni roban, han hecho ingresos elevados. Los precios justos que pagó siempre el Estado lo hacía posible sobre todo en los que poseían tierra suficiente para ello. No nos preocupa que esos núcleos tengan un nivel elevado. Una persona puede trabajar honradamente y además cumplir con gusto sus deberes más elementales con la sociedad. Pero hay personas que cobran cualquier cosa por cualquier producto, por cualquier servicio, los hay y se hacen ricos. Y ahora su dinero se valora también, porque el que antes tenía 150 pesos podía adquirir un dólar y ahora con 22 ó 23 pesos tiene un dólar. Nuestros ricos se hacen más ricos con las medidas que inevitablemente hemos tenido que tomar, eso debemos comprenderlo, saberlo; pero se hacen más ricos también porque se está valorizando el peso, y no es malo que se valorice el peso, lo preocupante es que los ricos que adquirieron el peso fácil se hagan más ricos, eso sí. Debemos señalar, sin embargo, que el salario que ganó el trabajador con su sudor también se valoriza, aunque recibe muchos menos pesos que el rico. No tenemos nada contra los ricos, lo que queremos es que no le roben al pueblo y paguen impuestos.

“Algunos dicen: “¿Por qué no les ponen un precio a sus productos y servicios?” ¿Quién le va a poner un precio si el individuo va a arreglar un problema por ahí y trata en la casa con una persona y le pide lo que quiera y se ponen de acuerdo? ¿Quién va a estar regulando el arreglo de un bastidor o de un cacharro? Ahora, sí podemos decir: Hay que pagar impuestos. El impuesto es el camino de recoger el exceso abusivo de dinero que adquieren algunas personas y bajo declaración jurada.”

En abril de 2008 al referirse a un texto del periodista Elson Concepción sobre la desigualdad en Rumania, donde “un grupo de 300 rumanos —los más ricos—, ha alcanzado la espectacular cifra de más de 33 000 millones de dólares, que representan el 27 por ciento del Producto Interno” y “Mientras se cuentan por millones los que viven por debajo de los niveles de la pobreza, la nación del Este europeo tiene un ciudadano con una fortuna calculada entre 3 100 y 3 300 millones de dólares”, apunta:

“Recordemos todos que Rumania era un país socialista donde había petróleo e industria petroquímica bastante desarrollada, generoso suelo y clima para la producción de alimentos proteicos y calóricos, para no citar otras ramas.

“Había allí teóricos del acceso fácil a los bienes de consumo, como los hay en Cuba; oídos y ojos imperiales atentos a esos sueños.”

También fue Fidel quien explicó por qué la agricultura cubana no puede obtener iguales resultados aunque aplique los mismos métodos que la de China y Vietnam , cuando al reseñar una conversación con el Presidente Lula, hoy encarcelado por los defensores del neoliberalismo, afirmó que en Cuba:

“no existe la mano de obra requerida para aplicarla intensivamente en la producción de granos, como hacen los vietnamitas y chinos cultivando mata a mata el arroz y extrayendo a veces dos y hasta tres cosechas. Corresponde a la ubicación y tradición histórica de la tierra y sus pobladores. No pasaron antes por la mecanización en gran escala de modernas cosechadoras. En Cuba hace mucho rato que abandonaron el campo los cortadores de caña y los trabajadores de los cafetales de las montañas, como era lógico; también gran número de constructores, algunos de la misma procedencia, abandonaron luego las brigadas y se convirtieron en trabajadores por cuenta propia”

Hay quienes ubican el radicalismo justiciero de Fidel como fruto de las agresiones de Estados Unidos contra la Revolución cubana y la alianza de esta con la URSS pero en su discurso de asunción como Primer Ministro, el 16 de febrero de 1959, cuando ambos procesos no se habían desatado aún, apuntaba:

“…tan ladrón es el funcionario que se roba un millón como el empresario egoísta que quiere ganar también un millón.

(…)

“Robo es robarle al tesoro público y robarle también al trabajador. Eso es una malversación también. Hay empresarios egoístas que quieren acumular fortunas para pasear por Europa, para dar grandes fiestas de 25 000 y 30 000 pesos, y quieren pagarles salarios de miseria a los trabajadores o a los empleados que tienen más cerca, de cuyas necesidades y de cuyos dolores no se conduele.”

En esa misma intervención se refiere al factor moral en la lucha contra la corrupción que, aunque algunos pretenden olvidarlo, era el pan de cada día en la administración pública prerrevolucionaria, al extremo que antes del golpe de estado de Batista en 1952 el partido más popular era el que tenía como lema “Verguenza contra dinero” y como símbolo una escoba para barrer a los corruptos. Cualquier semejanza con lo que pasa en la mayoría de los países latinoamericanos hoy, incluyendo el México donde ha triunfado López Obrador, seguramente no guarda relación alguna con que allí impera el mismo sistema socioeconómico que existía en Cuba antes de 1959, con la eliminación de todo aquello que algunos quieren sustraer de la nueva Constitución, el capitalismo dependiente y subdesarrollado. Decía Fidel:

“¿Que se pague más para que no roben? Bueno, está bien. Pero eso no es lo que garantiza la honradez del funcionario, lo que la garantiza es su convicción y su moral. Si es honrado no roba aunque le paguen 10 pesos al mes, y si es ladrón roba aunque le paguen lo que le paguen.”

Cuba ha cambiado mucho y seguramente cambiará más aún para alcanzar los objetivos de la Revolución, que no son repartir la pobreza, adaptándose a un escenario internacional muy desfavorable donde impera el capitalismo neoliberal y el bloqueo económico le hace más difícil que a los demás países obtener financiamientos o acceder a mercados y teconologías. Esa ha sido la línea de acción impulsada por Raúl, con creatividad, generando consensos, luchando por cambiar viejas mentalidades, enfrentándose a no pocos obstáculos internos de carácter burocrático y buscando rectificar distorsiones e insuficiencias que han surgido sobre la marcha. En ese sentido el proyecto de Constitución que actualmente se debate, cuya Comisión redactora presidió, reconoce la pequeña y mediana empresa privadas de propiedad nacional, plantea que “el Estado promueve y brinda garantías a la inversión extranjera, como elemento importante para el desarrollo económico del país” y “considera y regula el mercado, en función de los intereses de la sociedad”.

Pero usar a Fidel para defender la empresa privada en la medicina, que ha demostrado su fracaso como solución a los problemas de salud en el mundo entero, dejando a un lado el altruismo y la solidaridad que nos han traído hasta aquí, y justificar con “cambiar todo lo que debe ser cambiado” la desigualdad que hace que una parte de las personas deba sobrevivir buscando entre lo que otros desechan, o esperar recibir algo de los que más tienen en un “derrame” en que ya no cree ni el Papa, no parece compartir el propósito de “ser tratado y tratar a los demás como seres humanos”.

Estimula ver la diversidad de criterios y el ambiente de total amplitud con que decursa el actual debate. Incluso, a juzgar por su reflejo televisivo, en algunas de las asambleas de discusión del proyecto de nueva Constitución cubana reportadas desde oficinas empresariales de la capital, han prevalecido opiniones en contra de que este plantee que “El Estado regula que no exista concentración de la propiedad en personas naturales o jurídicas no estatales, a fin de preservar los límites compatibles con los valores socialistas de equidad y justicia social”. Otros han preferido no cerrar los ojos ante el visible contraste que ha comenzado a apreciarse en nuestras calles entre quienes hacen ostentación de sus riquezas y la aparición de personas en estado de indefensión ante la pobreza. No hay que ignorar que para que haya alguien concentrando muchas propiedades deben existir miles sin ninguna. Existen otros sectores, como la educación, que son la garantía del desarrollo económico, donde los análisis del Proyecto no han comenzado y son víctimas de las distorsiones señaladas por Raúl como “injusta pirámide invertida” que hacen que quienes menos aporten sean quienen más ganen y seguramente tienen una visión diferente sobre el tema. ¿Si no se preservan tales límites, disminuirán o aumentarán los “buzos” buscando en los depósitos de basura de las “eficientes” empresas donde algunos tendrán la suerte de trabajar ?¿A qué escuelas enviarán sus hijos los partidarios de eliminar los límites en función de preservar la equidad cuando no queden maestros, como por ejemplo ha sucedido en el “próspero” municipio de Viñales, o acaso hay quienes piensan que van a poder pagarlos como privados cuando acumulen muchas propiedades?

Son preguntas que surgen. “Cuídense en especial de los que inventan empresas del Estado con cualquier pretexto y administran después las fáciles ganancias cual si hubiesen sido capitalistas toda la vida, sembrando egoísmo y privilegios”,aconsejaba Fidel a los jóvenes en una de sus Reflexiones, después de afirmar que ” el capitalismo no sirve ni como instrumento”.

Por supuesto, que están en su derecho quienes así se expresan y citan a Fidel para argumentarlo, es parte de la libertad que hemos conquistado y defiendo, y no hay por qué dudar de su buena intencion. Sin embargo, pareciera que por lo que indican la realidad y el pensamiento coherente del Comandante, hay que “cambiar todo lo que debe ser cambiado” pero sin olvidar en qué contexto y en beneficio de quiénes fue que impulsó esos cambios y luchó toda su vida.

Fuentes:

https://lapupilainsomne.wordpress.com/2018/09/02/cambiar-todo-lo-que-debe-ser-cambiado-pero-para-que-por-iroel-sanchez/

http://www.trabajadores.cu/20180916/cambiar-todo-lo-que-debe-ser-cambiado-pero-para-que/

http://razonesdecuba.cubadebate.cu/articulos/cambiar-todo-lo-que-debe-ser-cambiado-pero-para-que/

Publicado por: David Díaz Ríos  CubaEstrellaQueIlumina / CubaSigueLaMarcha /

Posted in Sin categoría | Leave a comment

La alerta de Google para Cuba:«Lo sentimos, pero este servicio no está disponible para su país»

 

La alerta de Google para Cuba:«Lo sentimos, pero este servicio no está disponible para su país» / Por

 

 

El bloqueo impuesto por el gobierno de los Estados Unidos ha limitado, en varias ocasiones, el acceso a algunos de los servicios de Google en nuestro país

Con más de un billón de servidores y centros de datos presentes en todo el mundo, Google es capaz de procesar más de 1000 millones de peticiones de búsqueda diarias y su motor de búsqueda es el sitio web más visitado a nivel mundial tal como muestra el ranking web internacional Foto: Internet

 

-La política de bloqueo impide el libre acceso desde Cuba a los contenidos de la red de redes-

 

Google es, para la mayoría de los cubanos, el buscador por excelencia. Perotambién es más. Aunque su principal producto sea el motor de búsqueda, la compañía desarrolla otras tecnologías como softwares y dispositivos electrónicos.

Al igual que la mayoría de las empresas norteamericanas que se rigen por las leyes de su país, el bloqueo impuesto por el gobierno de los Estados Unidos ha limitado, en variasocasiones, algunos de los servicios de la compañía en Cuba.

«Lo sentimos, pero este servicio no está disponible para su país». Esta es la frase que aparece cuando se intenta descargar desde Cuba algunas utilidades de la compañía como Google Earth o Google Desktop Search.

Google Earth es un programa informático que muestra un globo virtual que permite visualizar múltiple cartografía, con base en la fotografía satelital. El programa fue creado bajo el nombre de EarthViewer 3D por la compañía Keyhole Inc, financiada por la Agencia Central de Inteligencia. La compañía fue comprada por Google en 2004 absorbiendo la aplicación. Foto: Internet

 

Una de las primeras veces que esta entidad censuró contenido al país ocurrió en 2011, cuando en Youtube (propiedad de Google), la cuenta del sitio cubano Cubadebate era cerrada ante una denuncia por infracción decopyright.

Para el 2012, la compañía comenzaba también a aplicar restricciones basadas en la imposición del bloqueo.En ese entonces, los cubanos dejábamos de acceder a uno de los servicios de Google: el Analitycs, una de las principales herramientas para el mo­nitoreo de páginas web.

«No podemos ofrecer el acceso a Google Analytics en este momento. Se ha establecido una conexión entre su dirección IP actual y un país sancionado por el gobierno de los de Estados Unidos», decía la página del Departamento del Tesoro que vigila el cumplimiento de las sanciones establecidas por el bloqueo.

Entonces, la empresa anunciaba en un comunicado que, al igual que otras firmas estadounidenses, simplemente cumplía con los controles de exportaciones de EE. UU. y las sanciones que limitan el suministro de ciertos servicios en determinados países.

«Para cumplir con esas leyes, nuestras reglas de servicio siempre prohibieron la utilización de Google Analytics en países sancionados», publicóGoogle.

El 25 de enero de 2013, cibernautas cubanos comenzaron a percatarse de que no podían acceder al domino .cu de Google. Al parecer esa anomalía, que duró solo un día,restringíael acceso a www.google.com.cual no registrarse esta entrada en los servidores DNS (servidor que traduce nombres de dominio a direcciones IPs y viceversa).

Sin embargo, en el 2014 ocurrió un hecho que marcaría las «relaciones» entre Google y nuestro país, cuando su director visitó La Habana. En el viaje, el presidente de Google para esa fecha, Eric Schmidt, estuvo acompañado de los directivos Jared Cohen, BrettPerlmutter y Dan Keyserling, quienes sostuvieron encuentros con autoridades y parte de la comunidad científica.

En su cuenta de Google+, Schimdt criticó las irracionales limitaciones que impone la Oficina de Control de Activos Ex­tranjeros (OFAC), del Departa­men­to del Tesoro, encargada de otorgar licencias para cualquier transacción con Cuba.No obstante, para aquel entonces y después de haber hecho público su criterio, en Cuba seguían prohibidos algunos servicios.

Meses después, se publicaba en la red Google+ de la compañía un comentario que expresaba: «En algunos países, los controles y las sanciones a la exportación de EE. UU. pueden limitar los productos disponibles. Nos complace decir que los usuarios de Internet en Cuba ahora también pueden usar Chrome y navegar por la web de forma más rápida y segura que antes».

A partir de ese momento, comenzaron algunos proyectos en conjunto entre la compañía e instituciones cubanas. Uno de ellos fue con la Oficina del historiador de La Habana, donde realizaron un cortometraje en 3D sobre episodios de la vida de José Martí.

Referente al uso de las tecnologías en este proyecto, la empresa usó Google Cardboard, una plataforma de realidad virtual desarrollada por Google sobre la base de cartón plegable.

En diciembre de 2016, Google y la Empresa deTelecomunicaciones de Cuba (ETECSA) suscribían el primer acuerdo comercial de la empresa con la Isla. El mismo tuvo como objetivo mejorar la experiencia online de los cubanos que utilizan los productos del líder mundial de búsquedas.

La empresa de telecomunicaciones de Cuba, ETECSA y la Compañía estadounidense GOOGLE concluyen conversaciones con el propósito de suscribir un acuerdo para activar GOOGLE Global Cache, firman por la parte cubana Mayra Arevich Marìn y y por la parte estadounidense el Sr Eric Schmidt Presidente Ejecutivo de GOOGLE. Foto: José Manuel Correa

 

Sin embargo, no fue hasta abril del año siguiente cuando se conociera que el servicio Google Global Caché estaba activo y disponible desde nuestro país, lo que significó mejorasen el acceso a los contenidos de Google a una velocidad hasta 10 veces superior

Este año, por primera vez, Google abrió el concurso deprogramadores CodeJam a los cubanos, quienes pudieron optar por un puesto en la final de la competencia. «Por primera vez, el mundo podrá ver las capacidades de los científicos y programadores cubanos», escribió BrettPerlmutter, director de Estrategia y Operaciones de Google para Cuba.

Aun cuando el gigante tecnológico ha abierto algunos servicios, las acciones de Google contra el país desde hace años se amparan en la política estadounidense del bloqueo, sobre la que Schimdt escribió en una ocasión «desafía el sentido común».

SERVICIOS DE GOOGLE NO ACCESIBLESO QUE NO SE PUEDEN DESCARGAR DESDE CUBA

-Google Earth

-Google Desktop Search

-Google Toolbar

-Google Swiffy

-Google Appgine

-Google Site

-Google Page Speed Insight

-Google Custom Search Engine

-Google Web Designer

Google Voice and Video

LÍNEA DEL TIEMPO

  • 2009

Cierran el acceso al Google Adwords desde Cuba

-Google Wave (aún en fase de prueba) estaba inaccesible desde la Isla

  • 2011

Google censura el canal de Youtube del sitio web de noticias Cubadebate

  • 2012

– Bloquean el servicio de Google Analytics para usuarios cubanos

-Imposibilidad de descargar el Google Chrome

  • 2013

El dominio .cu de Google estuvo inaccesible desde Cuba.

  • 2014

-Eric Schmidt, presidente de Google en ese momento, realiza una visita a Cuba acompañado de los directivos de su empresa Jared Cohen, BrettPerlmutter y Dan Keyserling.

-Habilitan el servicio de Google Chrome en Cuba y de forma seguida lo hacen con el Play Store

  • 2015-

-Directivos de Google conversaron con estudiantes y profesores de la Universidad de las Ciencias Informáticas (UCI)

  • 2016

-Vicepresidente de Google, Vinton G. Cerf, visita Cuba como parte de la XVI Conferencia y Feria Internacional Informática 2016.

-Se habilitaron extensiones y temas gratuitos a disposición de Chrome Web Store, para que los usuarios cubanos personalicen sus experiencias cuando utilicen Chrome.

-Google incluye a Cuba en su aplicación para vuelos Flights

-Máximos directivos de Google y Etecsa firman acuerdos para ofrecer el servicio de Google Global Cache, con el fin de acortar el tiempo de acceso a los contenidos del reconocido buscador en Internet.

  • 2017

– Google Global Caché está disponible en Cuba

  • 2018

–  Schmidt regresa a Cuba como presidente ejecutivo de Google reuniéndose con el presidente de los Consejos de Estado y Ministros y con el canciller cubano.

Google Analytics es una herramienta de analítica web de la empresa Google. Ofrece información agrupada del tráfico que llega a los sitios web según la audiencia, la adquisición, el comportamiento y las conversiones que se llevan a cabo en el sitio web. Foto: Internet

 

EN CONTEXTO

La política de bloqueo impide el libre acceso desde Cuba a los contenidos de la red de redes y el derecho a las libertades expresadas y aceptadas por los autores que publican software con Licencia Pública General (GNU-GPL).

Esta afectación se materializa a través de la negativa de acceso al servicio o de descarga de información, una vez que se reconoce que el enlace se realiza desde una dirección de internet (IP) otorgada al dominio cubano «.cu».

En las Guías de Usuario de los productos de Microsoft, así como en cualquiera de los contratos de licencia de uso de los mismos, existe como mínimo un acápite que expresamente señala: «Controles de Exportación».  Ni el software ni la documentación y la información o tecnología subyacentes podrán descargarse, exportarse o reexportarse a Cuba (…). Al descargar o utilizar el Software, el cliente se compromete a respetar las disposiciones anteriores y declara no trabajar en ninguno de los países indicados, residir o ser nativo de uno de ellos (…). Esta situación puede llegar a generar costosos y dilatados procesos legales, tanto en lo relacionado con la propiedad del producto, como con el mercado y su comercialización.

Los pagos a compañías proveedoras de servicios de banda ancha para la conectividad internacional del país, se han visto obstaculizados por bancos que retienen los mismos, alegando sospechas de que pueden estar vinculados con entidades estadounidenses o radicadas en territorio de los Estados Unidos. Esto ha conllevado al incumplimiento de los ciclos de pagos pactados con dichos proveedores.

Fuente: Informe de Cuba a la ONU sobre las afectaciones del bloqueo de Estados Unidos

Granma

http://razonesdecuba.cubadebate.cu/articulos/la-alerta-de-google-para-cubalo-sentimos-pero-este-servicio-no-esta-disponible-para-su-pais/

http://www.granma.cu/cuba/2018-09-24/la-alerta-de-google-para-cubalo-sentimos-pero-este-servicio-no-esta-disponible-para-su-pais-24-09-2018-14-09-27

http://www.minrex.gob.cu/sites/default/files/ficheros/informe_bloqueo_2018.pdf

https://tobleronecubano.wordpress.com/2018/09/25/la-politica-de-bloqueo-impide-el-libre-acceso-desde-cuba-a-los-contenidos-de-la-red-de-redes/

Publicado por: David Díaz Ríos  CubaEstrellaQueIlumina / CubaSigueLaMarcha /

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Cuba: ¿Qué nos ocultan quienes elogian el capitalismo?

¿Qué nos ocultan quienes elogian el capitalismo? / Por Carlos Luque Bazán

 

Desde hace algunos años Cuba ha tenido que acudir a la propiedad privada. Ahora se propone  constitucionalizarla. Pero eso no significa que sea la vía más conveniente para su proyecto. Es un mal necesario, uno de los atajos que se ve obligada a tomar una Revolución casi solitaria, que no cuenta con el apoyo de una comunidad significativa y fuerte de naciones que se propongan proyectos semejantes, sino que resiste, cual Isla con pocos recursos, navegando en un océano mayoritario de relaciones capitalistas mundializadas, y ante el genocidio de un imperio.

Ha sido duro el aprendizaje: construir una forma de vida distinta a la capitalista es un largo y tortuoso camino, de imprevisibles y formidables obstáculos, transición cuya meta alguna vez hasta las mentes más preclaras la creyeron al doblar de la esquina. Durante esa marcha se necesita no sólo una forma distinta y superior de cultura, sino también al unísono un ser humano capaz de sobreponer los intereses colectivos a los individuales, pero, a la vez esta adaptación nos implica utilizar el interés individual como motor económico. Ambas cosas son las más difíciles que el hombre ha intentado para salir de la prehistoria.

Pero adaptarse no significa hacer la apología del capitalismo, ni de sus instrumentos. Correlativo a la apología del capitalismo, es la demonización del socialismo. Correlativo al elogio de la manera como el capitalismo hizo avanzar las fuerzas productivas, es la desacreditación de la necesidad que nuestros pueblos tienen de un Estado fuerte que los proteja. Correlativo al elogio del avance de las fuerzas productivas que el capitalismo logró, es el olvido que la fuerza productiva más importante es el hombre, la fuerza de trabajo que se ve obligado a vender.

Si el  capitalismo se considera dinámico y eficiente NO es por algo intrínseco y superior de su sistema, que no sea principalmente el saqueo inicial que hizo de los recursos mundiales, y sobre todo del hombre. Su dura explotación, las condiciones de trabajo que aún hoy existen en muchos puntos del planeta donde se verifica ese “dinamismo” portentoso del capitalismo, harían horrorizarse a aquel pensador amigo de Marx que describió cómo vivían los primeros obreros ingleses, durante aquel arranque del “portento” capitalista.

Esas fueron mis reflexiones iniciales al leer, recientemente este párrafo que cito:

“Si bien el desarrollo capitalista es contradictorio y desigual, tanto al interior de los países, como entre estos; es capaz de generar un avance de las fuerzas productivas que no tiene paralelo hasta hoy. Y ha mostrado más flexibilidad y capacidad de adaptación que otras formaciones económico-sociales. El capitalismo tiene un mayor recorrido histórico, pero desde el principio mostró un dinamismo que lo llevó a convertirse en dominante.”

Leyéndolo, recordé, quizás por capricho asociativo, la lectura del monumental libro Por el bien del imperio, del imprescindible historiador catalán, Josep Fontana, recientemente fallecido, título que toma el autor de una arenga de Alcibíades para arrastrar a los atenienses a una guerra en su propio provecho , según lo cuenta Tucídides en su Historia de la Guerra del Peloponeso.

No me preguntéis si el recuerdo, y el correlato, está tomando por los pelos una imposible similitud. Quizás no la hay tan directa y evidente. Cada lector sacará sus propias conclusiones si relaciona la objetiva observación del párrafo que disparó el recuerdo, con esta otra afirmación, en el mismo texto: “Todas las formas de propiedad…contribuyen por igual al proyecto socialista”.  Y sólo tendría que hacer el intento de responder esta sencilla pregunta, que el emisor nunca aborda: ¿por qué y cómo el capitalismo fue capaz de generar un avance de las fuerzas productivas que no tiene paralelo hasta hoy?  Y, ¿A qué se debe su dinamismo?

En mi más que modestísima opinión, si no se tienen en cuenta esas dos interrogantes  al hacer esa afirmación, – el por qué y el cómo-, se está contribuyendo a que yo, ud que lee, y cualquiera, y si acaso no leemos mucho, y contrastamos, y cotejamos y comparamos, acabemos haciéndonos una idea muy equívoca con respecto a las soluciones que el proyecto cubano puede buscar en la propiedad privada y el mercado.

Es por ello que algunas personas, y entre ellas muy cultivadas, no entienden por qué hay que pensar muy seriamente en los límites o restricciones que se deben poner a la concentración de la propiedad en Cuba, si total, el capitalismo ha demostrado que es “capaz de generar un avance de las fuerzas productivas que no tiene paralelo hasta hoy” y además tiene un “dinamismo” formidable. Entonces, salgo y voto por esa maravilla y advierto, además, como está sucediendo, que las restricciones serían fatales y hay que excluirlas.

Esa afirmación es sorprendente. Más si la sostiene un especialista, no un hijo de vecino que si lee, lee las deportivas, y si acaso se topa por equivocación con ese aserto y aquel párrafo inicial, si no hace una mueca, quedará muy contento. También puede que salga y proponga lo mismo: gestión privada sin restricciones que cualquier tipo de propiedad va a contribuir por igual al proyecto socialista, porque además, el capitalismo mostró desde sus inicios un gran dinamismo e hizo avanzar formidablemente las fuerzas productivas…

Afirmar que “todas las formas de propiedad…contribuyen por igual al proyecto socialista”, en abstracto y sin ponderar análisis históricos y contextuales, deja fuera un mar profundo de graves consideraciones. Por sólo atender a uno de ellos: no tiene en cuenta que si así fuera, la propiedad privada en Venezuela o Ecuador no supondrían uno de los más formidables obstáculos para la buena marcha de sus procesos progresistas a favor de las grandes masas populares. ¿Contribuye “por igual” la propiedad privada al proyecto socialista bolivariano? ¿No hay que contextualizar?

Como no debemos manejar ningún concepto suspendido en el  éter, hay que considerar, respecto de la  propiedad privada, el  volumen de su capital, la envergadura de su influencia, y la función que tiene, por ejemplo, en las relaciones sociales de producción en Venezuela, si es el caso, y su significado, peso político y capacidad disruptiva. Y lo mismo vale para Cuba, donde se supone, si va a contribuir al proyecto socialista, que nunca debería alcanzar aquellas dimensiones, ni propiciar las condiciones de posibilidad que faciliten el impacto negativo del mercado sobre cualquier proyecto de emancipación.

Son numerosos los estudios y los autores que valoran los efectos esencial y radicalmente diferentes de la propiedad privada y el mercado sobre un proyecto emancipatorio. Más adelante haremos algunas consideraciones al respecto de los términos como tales, en especial del concepto mercado, y cómo puede suceder que cuando hablamos de él, en el coloquio común, podríamos poner a la Caperucita y al lobo en la misma habitación del pensamiento del prójimo, y muy contentos.

Se podría argumentar que en los países mencionados ni el poder económico ni el mediático están completamente controlados ni por el gobierno de finalidad socialista como el bolivariano, ni tampoco fue posible en el período correísta de la llamada Revolución Ciudadana ecuatoriana. Ambos ejemplos, entre otros, sólo han logrado el poder político circunstancial, y no totalmente – y por medio de los mismos instrumentos que funcionan para poner en el gobierno a un proyecto adverso con ayuda y apoyo internacional – y además constantemente agredido en el primer país por las oligarquías internas y externas, también acosado, pero ahora además traicionado en el segundo, a favor, precisamente, y bajo la presión de los intereses de los representantes  de los grandes propietarios privados.

Se podría argumentar, además, a favor de la posibilidad de controlar los efectos de la propiedad privada en Cuba, que aquí el poder político, y el económico y el mediático, están aunados. Pero, precisamente, si se sale de cauce la gravitación política de la propiedad privada en nuestro país, tendencia ineluctable del interés privado según ha demostrado siempre la experiencia histórica, tarde o temprano comenzaríamos a ser testigos de la nefasta influencia que necesitan lograr los intereses privados, para, ya convertidos en grupos o clases de presión, actuar en favor de sus objetivos en la esfera política e ideológica. Y este no será un proceso librado al ámbito endógeno sino que desde ya está siendo estimulado tanto por fuerzas internas y exógenas en dulce contubernio.

Cuando se discute si es conveniente limitar la concentración de la propiedad,  de la riqueza, o de ambas, suele olvidarse en el análisis lo expresado hasta el momento, aunque ello está tácitamente, en el meollo de la cuestión: el interés privado, dada cierta envergadura, tanto de la propiedad, como de la riqueza acumulada que ello permite,al convertirse en capital, tiene un objetivo rector, impulsivo e indetenible, que no depende de la filantropía del poseedor: necesita aumentar su capital y a su vez, su influencia política. Y no hay capital si no hay extracción de plusvalía y explotación del trabajo ajeno. Ahora bien: para lograrlo, el capital necesita, tarde o temprano, participar en la política, lo que equivale a decir, influir en las condiciones de posibilidad que le permitan seguir siendo capital, reproducirlo,  acrecentarlo y, en espiral, aumentar también su capital político.

Puede ser de una ingenuidad insólita, por ignorancia o lagunas de formación e información, o de una fría y calculada maldad clasista, según sean sus promotores, a estas alturas del nuevo siglo, desconocer, marginar, olvidar u ocultar estas enseñanzas elementales, según sea el caso la ingenuidad, el desconocimiento o el artero y consciente propósito. Respecto de estos temas, aunque abunda la intencionalidad clasista de los enemigos declarados del socialismo, en cambio, la ingenuidad es muy rara, aunque la ignorancia más abundante. Pero en el fondo, son determinadas concepciones que se explican a partir de los fundamentos de las cosmovisiones políticas y culturales que están en la base de cualquier opinión cuando no los estrechos márgenes de las especialidades.

Así ocurre con la idea inicial de estas notas según la cual toda forma de propiedad contribuye por igual al proyecto socialista. Aquí hay una simple afirmación generalizadora y abstracta, que evita por igual las conquistas del análisis marxista, las lecciones de la historia del capitalismo, en especial, la fuerza de gravedad del cercano imperialismo, a la vez que no tiene en cuenta las condicionantes geopolíticas de Cuba.

Una gravitación política significativa de grupos de presión de la propiedad privada en Cuba sería, está siendo desde sus prolegómenos ideológicos y económicos apenas se ha iniciado, instrumentalizada para desmontar el proyecto socialista cubano. Fue el objetivo declarado de la concepción obamiana, tanto como del giro trumpista. Uno mediante el abrazo tierno del león, otro mediante la violencia descarnada de la hiena.

Los intereses imperialistas no se oponen a Cuba por motivos meramente económicos, sino culturales y geopolíticos. No principalmente por Cuba, sino por el Sur, o mejor, por la dominación de los “sures” del planeta. Los motivos no son de la misma índole, claro está, por los que tienen a China o a Rusia, o a Irán, como sus principales enemigos íntimos. No hay en el Caribe una Ruta de la Seda que obstaculizar, un oleoducto que sabotear, una zona de influencia que frustrar, un poderío económico y nuclear que impedir, un rico yacimiento que dominar, una zona de diferencias étnicas o religiosas que balcanizar, un conjunto de estados que convertir en fallidos. Lo que hay en Cuba es una posición estratégica y un ejemplo antimperialista tenaz que hacer fracasar por completo para asegurar “con esa fuerza más”, la dominación del traspatio del imperio. Hoy en feroz competencia y disputa con China, Rusia y otros proyectos que se enciman sobre Latinoamérica.

Si la gestión privada tiene éxito en Cuba, ese éxito sobredimensionado y sin sabias restricciones que algunos están promocionando, su apoyo exterior será directamente proporcional al debilitamiento del proyecto socialista que puedan obtener a cambio, y a la significación política que pueda alcanzar para liquidar el socialismo. Cuando la tendencia de la economía cubana sea fortalecerse y, a la vez, el proyecto socialista se fortalezca con ella, tanto la economía estatal como la privada será torpedeada por todos los medios posibles. Ponga ud el viceversa, como dice la grácil conductora de La Pupila Asombrada.

La peor de las pesadillas que le espera al que se duerma soñando con un despegue económico basado en los aportes de la propiedad privada, si y sólo si esta alcanza, repito, porque esta es la base de mi argumento, significación política y cultural en Cuba, será imaginar que ello será posible, – como en China, o en Vietnam-, con un Partido Comunista conductor de la Revolución, con un proyecto socialista en marcha y en progreso. Ambas cosas, al unísono y por igual, será impedido a toda costa, porque significaría, para el imperio, una victoria que se empeñan en liquidar hace ya 60 años. Y lo continuarán, porque está en el ADN de ese sistema de dominación y es una exigencia geopolítica imperial.

Toda propuesta, pues, que esté dirigida o contribuya a debilitar la unidad política cubana, el papel político rector del Partido, o la arquitectura económica y política del estado socialista, o su concepción propia de la democracia, o a debilitar sus instituciones, si no nace de un objetivo frío y calculador enemigo, que los hay, si no se origina en el desconocimiento, la falta de profundidad analítica de sus consecuencias políticas y económicas, quizás provenga, en última instancia, de una confianza extemporánea y ya anacrónica en los instrumentos del capitalismo. Y no creo que sea anacrónica la advertencia guevariana y fidelista.

¿Significa lo anterior que quien esto escribe es tozudamente, dogmáticamente, contrario a la existencia del mercado y la propiedad privada en Cuba? ¿Que no apoya lo acordado en los Lineamientos o en la Conceptualización? ¿Que se opone a ese punto de la nueva Constitución sobre la existencia de la variedad de sistemas de propiedad que propone para este momento de la Revolución? No.  No soy militante, sino un simple trabajador informático, ocupado con sus pequeñas y modestas armas en contribuir a los destinos del país. Apoyo todo lo anterior, no por disciplina, no por ganar favores ni méritos, entre otras razones éticas fundamentales, porque no tengo de dónde obtenerlos, ni quien me los otorgue, a cambio de mis ideas, incluso si ese fuera mi objetivo.

Pudiendo escribir para medios que pagan sus 30 monedas a cambio de cualquier texto así sea ligeramente hipercrítico, sesgado o descontextualizado sobre Cuba, mi opción es no hacerlo, según mi convicción de que la patria es ara y no pedestal, y que la prostitución de la inteligencia es la más nefandas de las traiciones que se pueda cometer contra la propia dignidad y la decencia humanas.

Apoyo esos aspectos de la nueva realidad cubana por la certidumbre de que el actual estado de la correlación de fuerzas mundial hará que todo intento de transición hacia el socialismo sea el más largo y tortuoso camino imprevisible y cada vez más preñado de obstáculos para su despegue económico y su fortalecimiento hegemónico espiritual. También por la certidumbre histórica de que las experiencias socialistas intentadas en el mundo periférico y subdesarrollado nos deja la amarga lección de que hay que bogar una larga transición en que hay que conservar los sueños más ambiciosos para cuando esta humanidad ya no pueda más y eche a andar. Pero también apoyado en ciertas convicciones que el conocimiento y las lecciones de nuestros mayores y su sacrificio nos aporta.

Estoy convencido que el desafío mayor del proyecto socialista es cultural. Afirmarlo no excluye la importancia de lo económico. Al contrario, íntimamente lo incluye y es comprensible para quien no padezca una concepción estrecha de la cultura y la economía. Cultural es la necesidad de formar al hombre en un nuevo imaginario, como fruto de un cambio civilizatorio. El que ahora lo veamos tan lejos que lo creamos rayano en lo imposible, no justifica que lo olvidemos. Al avanzar, si se deja de ver el horizonte deseado, perdemos la orientación de la senda, y podemos llegar al punto de donde partimos o más atrás, en vez de arribar a la meta y descubrir así los nuevos horizontes.

La transformación sustancial y profunda del comportamiento humano que necesita el socialismo, no se verifica de modo inmediato, gracias a una profunda revolución económica y social, sino que es un proceso muy extenso y altamente complejo. Nuestra historia revolucionaria dio, y da de sí, muchos seres humanos cuyos pasos en la vida han mostrado una tendencia al mejoramiento humano, vislumbrándose en ellos ese ser distinto, como el resultado de un conjunto de vectores revolucionarios que propiciaron la formación de una directriz hacia un ser humano socialista y solidario. Pero la guerra multi aspectual  imperialista tuvo y tiene como principal objetivo impedir que ese vector NO se defina como predominante y en ascenso. Y lo ha conseguido en alguna medida. Negarlo es cerrar los ojos. Lo ha logrado no sólo en Cuba, sino en extensas regiones del mundo, porque su cultura es la hegemónica en el imaginario mundial. Y donde no ha podido con la letra, lo hace con el fuego. La base de ese predominio es el imperio de las relaciones capitalistas de la producción de los recursos que el hombre necesita para simplemente vivir, sostenido en la guerra de clases internacional y en la explotación de la mayoría de las naciones del planeta. Llegado a este punto, y por el conjunto de razones imposibles de apuntar aquí, Cuba debe, aunque siempre ha sido el camino de las  revoluciones, intentar avanzar por una senda semejante al estrecho desfiladero de Escila y Caribdis, los dos monstruos marinos mitológicos que acechaban a cada lado del camino al caminante atrevido, de manera tal que, evitando a uno, se corría el peligro de caer en las fauces del otro.

A un lado del camino, Escila: la comprensión de que el enemigo juega su carta a la indefensión económica y nos niega el agua, el pan y la sal para que la economía estatal socialista y el socialismo se revelen como incapaz e inferior al sistema económico del Capital, en las condiciones que ellos le han impuesto intentarlo. Lo subrayado es algo que olvidamos nosotros mismos, o nos invitan a olvidar, tan flaca es la memoria. Uno de los momentos más tristes del raciocinio normal y corriente, que es el propio de quien esto escribe, si el pensamiento conceptual pudiera padecer de la tristeza, es cuando se oye o lee a un connacional nuestro al que se le supone alguna lucidez o aspiración revolucionaria, repetir lo que la cultura capitalista ha sembrado y propiciado con éxito, que la economía estatal socialista y la propiedad social son fallidas por sí mismas, con abstracción de las condiciones que les ha impuesto el dominio imperial de la economía mundial durante este más de medio siglo, midiéndola solo en el aspecto material y de cotas de consumo que ni aún todos los miembros de esas sociedades pueden satisfacer, y desconociendo cuánto tiene que cambiar el ser humano para que el interés social por el otro y lo común sea igual o mayor que el interés individual. Pero dejando a un lado también, y esto es lo más grave, cuánto hace el poder del Capital para que esa evolución sea imposible.

Del otro lado del desfiladero, Caribdis, un complejo infernal: el mercado, la propiedad privada, la relación entre economía y política, un país al que le robaron su normal desarrollo en la infancia de su historia la colonia y la neo colonia, y el dominio férreo de las relaciones capitalistas vigentes en el 99.9% del escenario mundial.

En este punto debo hacer algunas breves consideraciones acerca de estos últimos conceptos. Porque se tiende a la fácil refutación, en la ligereza y levedad de la reflexión de los medios digitales y la brevedad a ultranza que afirma sin argumentar, que pontifica sin pensar. Y porque el juego falso de la legitimación política a través del voto en los modelos de democracias que nos exigen importar, se basa en la esperanza de que el ser que llaman a decidir, lo haga por impulsión momentánea, por obediencia a los instintos y necesidades primarias inmediatas, sin reflexión en las consecuencias mediatas, y si es posible, guiado por la ignorancia y la propaganda, y las medias verdades sin análisis crítico. Y para lograrlo cuentan con el dominio mediático y el cansancio que provoca la búsqueda de alternativas sistemáticamente boicoteadas y agredidas.

Se observa que aquellas corrientes de opinión que más enfatizan el criterio de que a la propiedad privada, la acumulación de riqueza y las relaciones de mercado no se le deben imponer límites, se refieren con insistencia a los mecanismos “equilibrantes” del fisco y la redistribución  de la riqueza y recursos, como las panaceas solucionadoras de cualquier deformación grave del proyecto socialista que pueda sobrevenir. Como si en algún lugar, por ejemplo, de nuestro SUR el “derrame” de la riqueza generada por sus sistemas basados en la propiedad privada, resolviera los graves problemas de sus mayorías.  Aquí lo primero que se debe apuntar es que la búsqueda de la riqueza por la riqueza ya tiene al planeta a punto de no servir como hogar de la humanidad, o en camino de ello. Lo otro es que el capitalismo cada vez derrama menos y acumula más. ¿Habrá que mencionar las cifras que lo prueban?

Atenerse a la confianza de que los mecanismos tecnocráticos van a frenar la influencia política de la propiedad privada, resulta un sueño desmentido por los hechos, tan iluso como que el “derrame” es posible. Al capitalista le agrada que se hable mucho más de soluciones técnicas, de repartos y equilibrios, de control y regulación fiscal, porque eso no toca lo que en verdad le interesa conservar. Eso significa: esto debe seguir existiendo, no tiene alternativa, y allí están los remedios si algo se sale de cauce. Pero es que se sigue saliendo de cauce, pese a todo. Por eso las soluciones tecno económicas han formado parte  de una tendencia que ha predominado desde el ya viejo debate sobre el funcionamiento del capitalismo cuando sólo o principalmente se ha centrado en aspectos económicos, haciendo caso omiso, en algunos autores muy conscientemente, de las consecuencias políticas. Algo muy característico del pensamiento económico y político neoliberal. Algunos economistas cubanos que desde allende nuestras costas pretenden aportar consejos y soluciones a Cuba, permanecen cerrados todavía hoy  en los límites de esa corriente, sea por convicción, sea por conveniencia. También, algunas propuestas de gente sencilla que se leen en las redes. Lo que Cuba no debe dejar de hacer, hoy que asume la propiedad privada, es conocer y examinar profundamente las consecuencias de ese olvido y sus fundamentos. Estoy completamente seguro que nuestras mejores inteligencias en el seno del Partido y del Gobierno y de la Academia, no lo desconocen. Cuando se tiene que aceptar la existencia de la propiedad privada y las relaciones de mercado debe existir una estrategia de carácter mucho más político que económico para resolver las contradicciones que sobrevienen.

Una mala, o intencionalmente mala lectura del estas notas, puede concluir que este comentarista se opone a la propiedad privada en Cuba y al mercado. No me opongo, porque la asumí como decisión colectiva, y la evaluación de las condiciones del mundo actual, aunque ciertamente en lo personal aspiraría a que no hubiera sido nunca necesario. Sólo advierto la tendencia en ciertos opinantes, algunos de ellos con títulos y estudios, gente acostumbrada a la lectura y la reflexión, que insisten en las bondades de la redistribución y los impuestos, en el ahorro e inversiones de propietarios privados exitosos, con un entusiasmo racional irrefrenable por esos mecanismos que, al decir de Fidel, ya han demostrado que no sirven para los propósitos de una sociedad diferente a la capitalista. Un entusiasmo eufórico sin prevención da lugar al error de la temeridad y el destino de tantos años de lucha y resistencia. Como dijo un artista, sería muy jodido que nosotros mismos echáramos a perder esto.

Y hay una relación visible entre ese entusiasmo económico y sus algunas propuestas políticas.

Un ejemplo reciente que opino pertenece a esta corriente de pensamiento en el debate respecto al futuro del socialismo cubano, es el criterio, y en este caso es  de un economista!, según el cual el gobierno debe tener en cuenta y propiciar incluso toda la variedad de intereses políticos que puedan existir al interior de nuestra sociedad. Léase despacio, estimado lector. ¿Variedad de intereses políticos? ¿Incluso los intereses políticos de una propiedad privada en ascenso que pugne por tener influencia, voz y voto en el parlamento y los órganos de gobierno? Recordemos sólo dos de los “intereses políticos” que se han manifestado en el pasado reciente, para que se valore en su justa medida la envergadura de las consecuencias de esa propuesta y cómo todo este modo de pensar funciona en sistema:

  • Forma parte de emergentes intereses políticos la implementación del pluripartidismo, la separación de poderes.
  • Forma parte de ciertos intereses políticos el estrechamiento o debilitamiento del Estado, incluso el abandono del Partido Comunista de su función política rectora.

 

Me pregunto si – no el socialismo – sino cualquier otro proyecto que se pretenda  diferente al capitalismo, podría aspirar a serlo, aceptando el ascenso de intereses políticos propios de aquello de lo cual se quiere diferenciar.

El socialismo que estamos pretendiendo, en las circunstancias actuales de Cuba, no puede jugar al pluripartidismo, a propiciar la fragmentación social que ello conlleva, de manera que unos intereses económicamente más poderosos pero minoritarios se impongan sobre los intereses de los más débiles y del común. Y eso, entre otras varias consecuencias nefastas, traería incluir cualquier interés político privado entre la diversidad social que debe impulsar y asumir el gobierno. Simplemente, mucha razón tenía el preclaro comunista Fernando Martínez Heredia: la pugna por el capitalismo de ciertas corrientes y pensadores es algo que debemos advertir cada vez con mayor claridad.

La misma corriente de opinión que afirma lo anterior, nos intenta ilustrar respecto al mercado subrayando que la idea de que la humanidad no conoce otro mecanismo de coordinación tan eficiente y flexible como el mercado. Ese elogio nos quiere prevenir con respecto a prejuicios infundados contra ese mecanismo para que no seamos tan dogmáticos. Y advierte, con razón, que no se debe confundir el mercado con el capitalismo. De acuerdo, no son lo mismo. Cierto es, pero es necesario tener en cuenta de qué hablamos, también, cuando utilizamos el término mercado.

El hijo de vecino no tiene por qué saberlo. Ciertamente, el identificar ambos conceptosmercado = capitalismo, fue lo que llevó a pensar que luego de una transición socialista exitosa, que se creyó breve, y ya eventualmente derrotado el Capital, el mercado se extinguiría por sí sólo. Esta concepción se basaba en la confusión de dos procesos diferentes: 1) el mercado como dispositivo virtual o físico donde se verifican las transacciones comerciales, las operaciones de compra-venta, que es algo existente, en esencia, desde los albores de la humanidad, ya sea en forma de trueque en especies, o mediante el “dinero sal” (de allí el término “salario”), u otros medios de cambio, hasta la aparición de la forma dinero moderna como medio de cambio. Por ello, si alguna vez la humanidad vive una forma social diferente al capitalismo, la institución mercado-espacio-compra-venta puede adquirir otra fisonomía, pero mientras haya intercambio algo existirá para su realización semejante a esa función. Eso parece eterno si es eterna la humanidad.

Pero ocurre que no debemos hablar de mercado en general sin dañar a los queremos educar o persuadir o convencer. Un lector común como el que esto escribe, pero quizás no alerta o curioso, se confunde fácilmente y comienza a defender el “mercado”, sin saber qué defiende, ni a qué se refiere. Puede llegar a creer, como aquel personaje famoso, que está halando en prosa. Porque el  Mercado también constituye el dispositivo de la reproducción capitalista. El mercado como medio de transacción no se puede eliminar administrativamente. Se intentó y fue catastrófico en las experiencias de Stalin, Ceacescu, Henver, Kim II Sun y Pol Pot. Pero como medio de la reproducción capitalista, si no de raíz, si es necesario crearle restricciones, por lo menos en una experiencia que pretenda el socialismo. La teoría del derrame de la riqueza hacia toda la sociedad no puede engañarnos. Caen también chorros de plomo.

Pero lo que interesa subrayar es: no se puede pues, intentar despejar supuestos prejuicios del proyecto socialista cubano hacia el “mercado”, sin aclarar y reflexionar sobre esos dos básicos conceptos que son inconfundibles. Repito, porque esto es esencial: ello provoca que la doxa común  defienda el “mercado”, sin saber de qué habla. Y a votarlo y fomentarlo, y defender por ejemplo, que la Constitución no proponga priorizar las formas económicas de carácter más directa y fundamentalmente social, como acaba de hacer un entendido educador en las redes, sin saber a qué conlleva y cuáles pueden ser sus consecuencias. ¿Debe ser nuestro mercado ese dispositivo de la reproducción capitalista mediante el reconocimiento de sus intereses políticos? ¿A dónde iríamos por ese camino? ¿Quizás a que la propiedad privada contribuya “por igual” al socialismo? NO se puede confundir su aporte económico, con su probable y posible constitución en un mecanismo de reproducción  del Capital, tanto económico como político.

Argumentar en la defensa de los mecanismos capitalistas que podríamos utilizar en la transición socialista que el capitalismo mostró un gran dinamismo desde sus inicios, y logró un gran avance de las fuerzas productivas sin considerar a la vez que ello supuso lodo y sangre a raudales, la expulsión violentísima de los campesinos de sus lares en la época inglesa de los cercados, y la explotación y saqueo de las civilizaciones americanas del “nuevo mundo descubierto”, y que, en gran parte, aquel celebrado “dinamismo” es el resultado de que se financió con el sudor, la sangre, el oro y la plata ajenas arrebatadas violentamente, es algo realmente propio del pensamiento neocolonizado,   y enormemente preocupante si se le escucha a un especialista, a un conocedor. ¿Qué se pretende con ese olvido? ¿Qué olvidemos a qué se debe ese “dinamismo” salvador, a que separemos ese dinamismo de sus condiciones de posibilidad? Si yo le robo al vecino, mi mérito está en mi capacidad, mi fuerza y la superioridad de mis artes para robar. Y sólo allí. Más, sobre todo, cuando mi dinamismo histórico ha continuado sostenido en el robo, el pillaje y el saqueo.

La utilización del mercado y la propiedad privada por el proyecto socialista, ciertamente, implica no sólo el uso obvio de los espacios de intercambio, sino también hacerlo de manera que NO sea el dispositivo de la reproducción capitalista. El aporte del análisis marxista indica que  el sistema capitalista comienza a regir en su esplendor, es decir, utiliza el mercado, que le antecede, para sus fines de ampliación y reproducción, cuando existen relaciones salariales generalizadas y propiedad privada de los grandes medios de producción. Porque a partir de allí se condiciona la realización de su esencia económica que es la extracción de la plusvalía y la maximización del beneficio impulsado por la competencia y la conversión del dinero en capital.

Los que con esos olvidos, ensalzan el dinamismo y la flexibilidad del mercado y la propiedad privada, y a la vez afirman que las experiencias económicas socialistas han fracasado, ocultan que las dificultades socialistas en gran parte se deben a la existencia misma del capitalismo mundial y su actividad expoliadora. Así como que ese dinamismo no es un don divino sino el resultado de un despojo.

Fuentes:

http://razonesdecuba.cubadebate.cu/articulos/que-nos-ocultan-quienes-elogian-el-capitalismo/

https://culturayresistenciablog.wordpress.com/2018/09/14/que-nos-ocultan-quienes-elogian-el-capitalismo-por-carlos-luque-bazan/http://lapupilainsomne.jovenclub.cu/?p=64037

https://micubaporsiempre.wordpress.com/2018/09/10/que-nos-ocultan-quienes-elogian-el-capitalismo-cuba/

https://cubayeconomia.blogspot.com/2018/09/que-nos-ocultan-quienes-elogian-el.html

http://www.radiocubana.cu/la-opinion/29-de-la-prensa-cubana/23413-que-nos-ocultan-quienes-elogian-el-capitalismo

 

Publicado por: David Díaz Ríos  CubaEstrellaQueIlumina / CubaSigueLaMarcha /

Posted in Sin categoría | Leave a comment