Rebelión en la Casa Blanca o Todos los hombres contra el Presidente

Por M. H. LagardeCual si se tratara de una película de Marvel, un «héroe» anónimo, enmascarado nada menos que por The New York Times, ha sacado a la luz una conspiración existente entre varios funcionarios de la Casa Blanca contra el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

El propio título del artículo: «Soy parte de la resistencia dentro del gobierno de Trump» recuerda a una de esas películas post apocalípticas en las que los rebeldes de la «resistencia», casi siempre oculta en el subsuelo, se enfrentan al Emperador del imperio del mal. La diferencia, en este caso, estriba en que los «sublevados» («muchos de los funcionarios de alto rango en su propio gobierno trabajan diligentemente desde adentro para frustrar partes de su agenda y sus peores inclinaciones») no se encuentran ocultos en las catacumbas del sistema, sino entre las bambalinas del despacho oval.

Los «rebeldes», que por ahora permanecen en el anonimato para no perder el empleo, según las declaraciones de quien pudiera ser el líder de la «resistencia», o quizás solo el mensajero, hacen todo lo que esté a su alcance para preservar las instituciones democráticas y, al mismo tiempo, frustrar los impulsos más erróneos de Trump hasta que deje el cargo. La misión principal, acabar con la raíz del problema: «la amoralidad del presidente» que, aunque fue electo como republicano, muestra poca afinidad hacia los ideales adoptados desde hace mucho tiempo por los conservadores: libertad de pensamiento, libertad de mercado y personas libres. 

Por suerte, el comportamiento errático de Trump, asegura el enmascarado, sería más preocupante «si no fuera por los héroes anónimos dentro y cerca de la Casa Blanca. Algunos de sus asistentes han sido personificados como villanos por los medios. Sin embargo, en privado, han hecho grandes esfuerzos para contener las malas decisiones en el Ala Oeste, aunque claramente no siempre tienen éxito».

El artículo publicado por The New York Times evoca también, por su tono, aquellas películas de los tiempos de la Guerra Fría en las que un agente 00# de la «resistencia silenciosa» logra infiltrarse como topo en las filas del enemigo para combatir el «estilo de liderazgo del presidente, el cual es impetuoso, conflictivo, mezquino e ineficaz», pero por suerte «los estadounidenses deberían saber que hay adultos a cargo. Reconocemos plenamente lo que está ocurriendo. Y tratamos de hacer lo correcto, incluso cuando Donald Trump no lo hace».

Pero si a alguna película de Hollywood rememoran las palabras del artículo anónimo es a Todos los hombres del presidente. La voz en off del héroe enmascarado por The New York Times suena demasiado similar a la de Garganta Profunda, el hombre que desde las sombras, en un garaje de Washington, les reveló a los periodistas Carl Berstein y Bob Woodward, del diario Washington Post, todos los intríngulis del caso Watergate.

La «delación» de Garganta Profunda, como se sabe, dio pie al mayor mito de la llamada prensa libre de toda la historia. Aparentemente, dos periodistas de un periódico norteamericano podían denunciar al presidente e impulsar con sus revelaciones su dimisión. Al darse a conocer la verdadera identidad del confidente del Washington Post, Mark Felt, el segundo hombre del FBI de la época, se demostró que detrás del «libre» periodismo del The Washington Post existían intereses de otros sectores poderosos del sistema.

Habría que ver si, como dice el ahora «héroe» del NYT, realmente la nueva confabulación contra Trump «no es obra del llamado Estado profundo (deep state) —una teoría de conspiración que afirma que existen instituciones dentro del gobierno que permanecen en el poder de manera permanente—».

Habrá tiempo para saberlo. El artículo anónimo publicado por el NYT es solo el capítulo piloto de la primera temporada de una serie que bien pudiera llamarse: «Todos los hombres contra el presidente».

 

http://cambiosencuba.blogspot.com/2018/09/rebelion-en-la-casa-blanca-o-todos-los.html

http://cubasi.cu/cubasi-noticias-cuba-mundo-ultima-hora/item/82168-rebelion-en-la-casa-blanca-todos-los-hombres-contra-el-presidente

http://www.cuba.cu/politica/2018-09-07/rebelion-en-la-casa-blanca-o-todos-los-hombres-contra-el-presidente-/43307

https://micubaporsiempre.wordpress.com/2018/09/07/rebelion-en-la-casa-blanca-o-todos-los-hombres-contra-el-presidente-trump-eeuu/

 

Publicado por: David Díaz Ríos  CubaEstrellaQueIlumina / CubaSigueLaMarcha /

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Salvador Allende: Un recordatorio y una enseñanza

 

Días atrás, el 4 de septiembre, para ser más precisos, se cumplieron 48 años del triunfo de Salvador Allende en las elecciones presidenciales de Chile de 1970. Con el paso de los años se comprueba, con dolor, que su figura no ha cosechado la valoración que se merece dentro de algunos sectores de la izquierda, dentro y fuera de Chile.

Una de las últimas imágenes tomadas al Presidente Salvador Allende por su fotógrafo oficial, Luis Orlando Lagos. La instantánea ganó el premio World Press Photo of the Year, en 1973, y fue incluida por la revista Time en su lista de las 100 imágenes más influyentes de la Historia.

En vez de honrar la figura del presidente-mártir y su obra, muchos se plegaron irreflexiblemente a las críticas que el consenso neoliberal dominante formuló a su gestión, sin ofrecer un análisis alternativo que tuviese en cuenta las dificilísimas, extremadamente adversas condiciones que rodearon su acceso a La Moneda y toda su labor de gobierno.

El advenimiento de la “democracia de baja intensidad” en el Chile pos-Pinochet (producto de una sobrevaluada transición cuyas limitaciones económicas, sociales y políticas son hoy evidentes) corrigió solo en parte la subestimación que habían sufrido la figura de Allende y el gobierno de la Unidad Popular. No obstante, luego de casi treinta años de una decepcionante transición que acentuó las inequidades de la sociedad chilena y su dependencia externa, las cosas comienzan a cambiar y, afortunadamente, se notan numerosas tentativas de revalorizar su fértil legado.

Augusto Pinochet (izquierda) y Salvador Allende (derecha) el 23 de agosto de 1973 / AFP

Se trata de un acto de estricta justicia porque, como lo hemos manifestado en más de una ocasión, Allende fue el precursor del “ciclo de izquierda” que conmovió América Latina (y el sistema interamericano) hasta sus cimientos a partir de finales del siglo pasado. Las experiencias vividas en Venezuela con Hugo Chávez, en Ecuador con Rafael Correa, y con Evo Morales en Bolivia, donde se recuperaron los recursos naturales, tienen en el gobierno de Allende un luminoso precedente en la nacionalización de la gran minería del cobre en manos de oligopolios norteamericanos, en la nacionalización de la banca, la expropiación de los principales conglomerados industriales y la reforma agraria.

Teniendo en cuenta las condiciones de esa época, comienzos de los años setenta, lo que hizo el gobierno de la UP fue una proeza en un país rodeado de dictaduras de derecha y atacado con saña por Estados Unidos.

De estricta justicia, decíamos, porque Allende fue un hombre extraordinario de Nuestra América. Un socialista sin renuncios, un antiimperialista sin concesiones, un latinoamericanista ejemplar. Cuando Cuba padecía de un aislamiento casi completo y el Che iniciaba su última campaña en Bolivia, Allende asumió nada menos que la presidencia de la Organización Latinoamericana de Solidaridad (OLAS) para apoyar a la isla rebelde y al Comandante Heroico.

Era por entonces senador por su partido, y ya entonces fueron muchas las voces que se alzaron para reprocharle por su incondicional apoyo a la isla caribeña y a la insurgencia que brotaba no solo en Bolivia de la mano del Che sino en casi toda América Latina.

Yo vivía en Chile en esos años y fui testigo de la campaña de difamaciones, agresiones, insultos y escarnio descargados en su contra. El diario El Mercurio, una de las expresiones más indignas del periodismo latinoamericano -en realidad, no es periodismo sino propaganda y nada más- lo atacaba a diario en sus páginas políticas y en sus opiniones editoriales, invariablemente acompañadas por una caricatura que reproducía al líder socialista en la carta del rey (K) en el naipe de póquer, la mitad superior empuñando una metralleta y sosteniendo en sus manos la campana del Senado en la mitad inferior.

El mensaje era clarísimo: Allende no era sino un guerrillero castrista que se había puesto la piel de cordero de un demócrata y que desde su posición en el Senado engañaba a chilenas y chilenos.

Este también era el diagnóstico de la CIA, que detectó tempranamente el peligro que su figura representaba para los intereses de Estados Unidos. Ya en la campaña presidencial de 1964 la agencia había movilizado grandes recursos para impedir el posible triunfo de la coalición de izquierda que lo postulaba para el cargo.

Documentos recientemente desclasificados demuestran que destinó para tales fines 2.6 millones de dólares para financiar la campaña de Eduardo Frei, paladín de la Democracia Cristiana y la malhadada “Revolución en libertad” que se proponía como la alternativa a la Revolución Cubana. Y otros tres millones para financiar una campaña de terror donde la figura del dirigente socialista era presentada como la de un monstruo que enviaría niños chilenos a estudiar a Cuba o a la URSS y acusaciones por el estilo. En total, unos 45 millones de dólares, si los computamos a su valor actual. [1]

De lo anterior se desprenden con meridiana claridad las razones por las que Washington se opuso desde la noche misma del 4 de Septiembre de 1970 a la posibilidad de que Allende asumiera la presidencia de la república. Había triunfado en la elección popular pero al no alcanzar la mayoría absoluta necesitaba ser ratificado como presidente por el voto del Congreso Pleno.

Su victoria era un resultado inaceptable en plena contraofensiva imperial, y el dinero invertido para frustrar la llegada de Allende a La Moneda fue mucho mayor que el canalizado para la anterior elección, aunque todavía no hay un consenso acerca de la cifra exacta. Estados Unidos se encaminaba hacia una derrota inapelable en Vietnam y había saturado el continente con dictaduras militares. Lo de Allende era un grito de guerra contra el imperio y para Washington esto era totalmente inadmisible. Había que acabar con él de cualquier manera.

Ileana Ros-Lehtinen y “combatientes por la libertad”de Nicaragua. Foto tomada de atilioboron.com.ar.

Según la documentación de la CIA, el 15 de septiembre de 1970, pocos días después de las elecciones, el presidente Richard Nixon convocó a su despacho a Henry Kissinger, consejero de Seguridad Nacional; a Richard Helms, director de la CIA, y William Colby, su director adjunto, y al fiscal general John Mitchell, a una reunión en la Oficina Oval de la Casa Blanca para elaborar la política a seguir en relación con las malas nuevas procedentes desde Chile.

En sus notas Colby escribió que “Nixon estaba furioso” porque estaba convencido de que una presidencia de Allende potenciaría la diseminación de la revolución comunista pregonada por Fidel Castro no solo a Chile sino al resto de América Latina. [2]

En esa reunión propuso impedir que Allende fuese ratificado por el Congreso y que inaugurara su presidencia. El mensaje tomado por Helms, a su vez, expresaba con claridad la visceral mezcla de odio y rabia que el triunfo de Allende provocaba en un personaje de la calaña de Nixon. Según Helms, sus instrucciones fueron las siguientes: “Una chance en 10, tal vez, pero salven a Chile”; “vale la pena el gasto”; “no involucrar a la embajada”; “no preocuparse por los riesgos implicados en la operación”; “destinar 10 millones de dólares para comenzar, y más si es necesario hacer un trabajo de tiempo completo”; “mandemos los mejores hombres que tengamos”; “en lo inmediato, hagan que la economía grite. Ni una tuerca ni un tornillo para Chile” y “en 48 horas quiero un plan de acción”. [3]

Y eso fue lo que ocurrió, desde el asesinato del general constitucionalista René Schneider hasta el reclutamiento de grupos paramilitares cuyas acciones terroristas eran adjudicadas a fantasmales brigadas de izquierda, mismas que la prensa canalla de la época, con El Mercurio  a la cabeza, propagaba con fervor para alimentar la creencia de que el triunfo de la Unidad Popular era sinónimo de caos, destrucción y muerte en Chile.

Pero la intervención de Estados Unidos contemplaba también presiones diplomáticas, el desabastecimiento programado de artículos de primera necesidad para fomentar el malhumor de la población, la organización de sectores medios para luchar contra el gobierno (caso del gremio de camioneros, entre los más importantes) y la canalización de enormes recursos para financiar a los revoltosos y atraer a la oficialidad militar a la causa del golpe.

Si miramos el panorama actual de América Latina y el Caribe veremos que poco o nada ha cambiado. Por eso es necesario volver a estudiar minuciosamente lo ocurrido en el Chile de Allende. La actuación del imperialismo en los países de Nuestra América, y especialmente en la vanguardia formada por  los países del ALBA-TCP, no difiere hoy de los mismos lineamientos que la CIA y las otras agencias del gobierno estadounidense aplicaron con brutal salvajismo en el Chile de Allende.

Sería ingenuo pensar que hoy, en la Oficina Oval de la Casa Blanca, Donald Trump convoque a sus asesores para elaborar estrategias políticas distintas a las utilizadas para derrocar y causar la muerte de Allende. El manual de operaciones de la CIA y otras agencias de inteligencia del gobierno de Estados Unidos para hacer frente a las resistencias que se alzan en contra del imperialismo y para derrocar gobiernos dignos, que no se arrodillan ante el mandato de la Casa Blanca, no ha cambiado mucho en los últimos cincuenta años. Esto es verdad, como lo estamos viendo en los casos de Venezuela y Nicaragua.

Informaciones incuestionables demuestran la estrecha vinculación entre los liderazgos de la oposición en esos dos países y los más sórdidos representantes de la derecha neofascista en Estados Unidos. Lo de la oposición venezolana es ya harto conocido. Pero datos muy recientes demuestran también la íntima vinculación existente entre los radicalizados opositores a Daniel Ortega y los organismos de inteligencia y fuentes financieras de la derecha en Washington. [4]

Que quienes se oponen al sandinismo no tengan empacho alguno en fotografiarse con personajes tan impresentables desde el punto de vista de la democracia como Ted Cruz, Marco Rubio e Ileana Ros-Lehtinen, personeros de la mafia anticastrista de Miami, arroja un baldón insanable sobre los supuestos demócratas nicaragüenses. Si realmente quisieran la democracia en su país, como propalan a gritos, jamás deberían haber acudido a la madriguera de aquellos terroristas amparados por el Congreso y por sucesivos gobiernos de Estados Unidos.

Como lo decía el canto de Violeta Parra, “el león es sanguinario en toda generación”. El imperio no cambia. En su inexorable proceso de decadencia y descomposición se tornará cada vez más violento y criminal. Hoy, a casi medio siglo de la gran jornada que iniciara Chile de la mano de Salvador Allende, no olvidemos las lecciones que nos deja su paso por el gobierno y no bajemos la guardia -¡ni por un segundo!- ante tan perverso e  incorregible enemigo, cualesquiera sean sus gestos, las retóricas o los personajes que lo representen.

Y tengamos en cuenta que aquellos que acuden a la Roma americana para buscar apoyo diplomático, cobertura mediática, dinero y armas para derrocar a sus gobiernos, jamás podrán dar nacimiento a algo bueno en sus países.

Notas:

[1] Ver, para más detalle, los siguientes documentos:

(a)  “Chile 1964: CIA Covert Support in Frei Election Detailed”. The National Security Archive, https://nsarchive2.gwu.edu/news/20040925/index.htm;

(b) “Foreign Relations of the United States, 1964-1968, Document 269”. U.S. Department of State: Office of the Historian. United States Department of State;

(c) “Foreign Relations of the United States, 1964-1968, Document 254”. Office of the Historian, Bureau of Public Affairs, United States Department of State, 5 de mayo de 1964.

[2] Ver (https://www.cia.gov/library/center-for-the-study-of-intelligence/csi-publications/csi-studies/studies/vol47no3/article03.html)

[3] Una información muy detallada sobre estos proyectos del gobierno norteamericano para desestabilizar y tumbar gobiernos adversarios, no solo el caso de Chile, se encuentra en US Congress, Senate, Alleged Assassination Plots Involving Foreign Leaders, Interim Report of the Select Committee to Study Government Operations with Respect to Intelligence Activities, 94th Congress, 2nd Session (Washington, DC: US Government Printing Office, 20 November 1975). Las referencias al dictado de Nixon se encuentran en la página 227 de este volumen.

[4] Ver la amplia y demoledora información que proporciona este enlace: http://kontrainfo.com/demuestran-que-la-cia-esta-detras-del-intento-de-golpe-en-nicaragua-usando-a-grupos-de-ultraizquierda/

 

(Tomado del blog de Atilio Borón)

http://www.atilioboron.com.ar/2018/09/salvador-allende-un-recordatorio-y-una.html

http://www.cubadebate.cu/opinion/2018/09/07/salvador-allende-un-recordatorio-y-una-ensenanza/#.W5lez_l6TIU

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=246220

https://www.alainet.org/es/articulo/195166

https://www.lahaine.org/mundo.php/salvador-allende-un-recordatorio-y

http://www.trabajadores.cu/20180907/salvador-allende-un-recordatorio-y-una-ensenanza/

 

Publicado por: David Díaz Ríos  CubaEstrellaQueIlumina / CubaSigueLaMarcha /

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Prorroga Donald Trump ley que sustenta bloqueo contra Cuba

La Ley de Comercio con el Enemigo, una de las bases jurídicas del bloqueo impuesto por Estados Unidos a Cuba, fue prorrogada hoy por el presidente norteamericano, Donald Trump, mediante un memorando enviado a los secretarios de Estado y del Tesoro.

La Ley de Comercio con el Enemigo, una de las bases jurídicas del bloqueo impuesto por Estados Unidos a Cuba, fue prorrogada hoy por el presidente norteamericano, Donald Trump, mediante un memorando enviado a los secretarios de Estado y del Tesoro.

Es la segunda vez que la actual administración extiende la vigencia de esta normativa, aprobada en 1917, en la que se delega en el jefe del Ejecutivo la posibilidad de aplicar sanciones económicas en tiempo de guerra o en cualquier otro período de emergencia nacional, además de prohibir el comercio con el enemigo o sus aliados durante conflictos bélicos.

Vigente desde la Primera Guerra Mundial, es la más antigua legislación de su tipo y solo se aplica contra Cuba, aun cuando la Casa Blanca nunca ha declarado una emergencia nacional con respecto a la Isla.

Desde que en 1962, el entonces presidente estadounidense John F. Kennedy recurrió a esta Ley para imponer el bloqueo contra la Mayor de las Antillas, se han aplicado otras medidas destinadas a asfixiar económicamente al país caribeño, entre ellas las Regulaciones para el Control de Activos Cubanos.

Estas restricciones prohíben a nacionales estadounidenses o personas sujetas a la jurisdicción de este país realizar transacciones financieras con la Isla, lo cual además de restringir los derechos de los ciudadanos norteamericanos otorga al bloqueo un carácter extraterritorial y daña a terceros países.

Varios acápites de la Ley de Comercio con el Enemigo se utilizan en la actualidad para otorgar licencias específicas para un limitado comercio entre Cuba y EE.UU; sin embargo, su prolongación este lunes responde a la política de reforzamiento del bloqueo de la administración de Trump, definida en un discurso que pronunció en Miami el 16 de junio del pasado año.

Durante 2017 los Departamentos de Comercio, Tesoro y Estado de EE.UU., emitieron nuevas regulaciones y disposiciones que restringieron los viajes de estadounidenses a la Isla, a lo cual se suma la declaración de una injustificada alerta que recomienda a visitantes potenciales reconsiderar la intención de visitar a Cuba.

El Departamento de Estado emitió en noviembre de pasado año una “Lista Restringida de Entidades y Dependencias cubanas”, en la que fueron incluidas 179 empresas con el propósito de entorpecer las relaciones económicas y comerciales de las empresas cubanas con potenciales socios estadounidenses y de terceros países.

De acuerdo con el informe anual en virtud de la resolución 72/4 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, hecho público por la Cancillería cubana recientemente, durante el 2017 la política de bloqueo económico contra Cuba “se ha recrudecido y continúa aplicándose con todo rigor” y en el período de abril de 2017 a marzo de 2018 significaron más pérdidas por más de cuatro mil 321 millones de dólares para la nación antillana.

 

http://www.escambray.cu/2018/trump-prorroga-base-juridica-del-bloqueo-a-cuba/

http://www.adelante.cu/index.php/es/coberturas/118-bloqueo-a-cuba/14577-prorroga-donald-trump-ley-que-sustenta-bloqueo-contra-cuba

http://www.vanguardia.cu/de-cuba/12152-donald-trump-prorroga-ley-que-sustenta-bloqueo-contra-cuba

https://miradasencontradas.wordpress.com/2018/09/12/prorroga-donald-trump-ley-que-sustenta-bloqueo-contra-cuba/

http://www.trabajadores.cu/20180911/donald-trump-prorroga-ley-que-sustenta-bloqueo-contra-cuba/

http://www.radiorebelde.cu/noticia/prorroga-donald-trump-ley-sustenta-bloqueo-contra-cuba-20180911/

Publicado por: David Díaz Ríos  CubaEstrellaQueIlumina / CubaSigueLaMarcha /

Posted in Sin categoría | Leave a comment

La administración Trump y los “hechos alternativos” sobre Cuba

La administración Trump y los “hechos alternativos” sobre Cuba / Por Sergio Alejandro Gómez

Donald Trump no inventó la mentira en política, pero la distancia creciente entre su administración y cualquier noción de verdad o datos verificables está cambiando para siempre la forma de hacer política.

El periódico The Guardian confirmó esta semana lo que era un secreto a voces: las fotos del discurso inaugural del presidente estadounidense en enero del 2017 fueron trucadas mediante software para mostrar una multitud mayor a la que realmente asistió.

Un fotógrafo del gobierno de Estados Unidos reconoció durante una investigación que había recortado intencionalmente las imágenes para eliminar espacios vacíos.

La polémica sobre el número de asistentes a la toma de posesión de Trump, comparado con quienes fueron a la de del demócrata Barack Obama en el 2009, marcó el inicio de la nueva administración y un concepto que se mantendría desde entonces: “hechos alternativos”.

El nuevo presidente y el vocero de la Casa Blanca aseguraron que se trataba de la ceremonia más concurrida en la historia de Estados Unidos, pero cuando los periodistas contrastaron las afirmaciones con la realidad, la Casa Blanca tuvo que decidir entre reconocer que había mentido o cambiar el concepto mismo de verdad. La segunda variante les pareció más factible.

El presentador del programa Meet the press (“Encuentro con la prensa”),Chuck Todd, increpó a Kellyanne Conway sobre la exageración en las cifras de asistencias y  la consejera estrella de Trump hizo un poco de historia con su respuesta:

“Él lo que hizo fue presentar hechos alternativos. No hay manera de contar las personas dentro de una multitud con exactitud”.

Pero las cosas no quedaron ahí. De acuerdo con el Chequeo de datos del diario Washington Post, el presidente Trump ha dicho 4 713 mentiras en 592 días en la Casa Blanca, desde el 20 de enero del 2017 hasta el pasado 4 de septiembre.

Es decir, que el mandatario dice un promedio cercano a 8 mentiras por día o, como preferiría llamarle, “hechos alternativos” por día.

Tal bombardeo de falsedades demanda un nuevo tipo de audiencia. El Centro de Investigaciones Pew aplicó una encuesta según la cual sólo 1 de cada 4 adultos estadounidenses distinguen separadamente información objetiva y opiniones en espacios noticiosos.

Otro estudio de Pew apunta que el 68% de los estadounidenses se sienten “exhaustos” por la cantidad diaria de noticias. Si es así, se podría suponer que la mayoría esté aún menos interesada en asumir la carga de establecer cuántas de ellas son falsas.

El caso de los “ataques” en Cuba

Entre las mentiras más exóticas y elaboradas de la administración Trump están los supuestos incidentes con la salud de un grupo de diplomáticos estadounidenses en Cuba.

De acuerdo con los “hechos alternativos” del actual Departamento de Estado, sus diplomáticos enfermaron de manera misteriosa entre finales de 2016 y mediados del 2017. Los síntomas incluyen mareo, dolor de cabeza, dificultad para conciliar el sueño, pérdida de la audición e, incluso, conmoción cerebral.

El uso de la palabra “ataque” para describir los supuestos incidentes, que se utiliza en Washington desde mediados del año pasado, califica como una de las manipulaciones más burdas de la administración Trump.

Tras casi dos años de investigaciones, tanto por parte de Cuba como de Estados Unidos, no existe una sola evidencia que respalde las alegaciones de Washington ni mucho menos que apunte a una participación cubana.

Pero donde la historia se pone realmente digna de un capítulo de Expedientes X es en las explicaciones de la prensa estadounidense, muchas de ellas filtradas por el propio Departamento de Estado, sobre lo que supuestamente ocurrió y sus causas.

En menos de dos años se ha pasado por hipótesis como “ataques acústicos” con armas desconocidas por la ciencia, virus especializados en dejar sordos a los diplomáticos, conmociones cerebrales sin daño físico apreciable y un arma de rayos microondas, como el que se utiliza para calentar la comida.

Pero en el universo alternativo de Washington parece haber espacio para más.

Varios medios de prensa citaron la semana pasada a tres médicos que supuestamente evaluaron las pruebas realizadas a los funcionarios estadounidenses y consideran que una “neuro-arma” podría ser la responsable.

“Pueden ser biológicas, químicas, o en al caso de los incidentes en La Habana, que dirigen la energía”, según dijo a la revista National Defense, el doctor James Giordano.

Sin embargo, casi en la misma fecha, funcionarios del Departamento de Estado aseguraron en una audiencia en el Congreso que el gobierno estadounidense aún no sabía cómo se llevaron a cabo ni quién está detrás de los supuestos ataques.

Lo que no hacen los funcionarios es salirle al paso a las versiones que corren en Internet, lo que los convierte en cómplices, en el mejor de los casos.

Sin mostrar evidencias de su uso en Cuba ni elementos  factuales que lo justifiquen, lo supuestos especialistas intentan que la opinión pública compre otra teoría aún más confusa e inexplicable que las anteriores: unas armas desconocidas en Cuba que usan la energía para transformar las variables neurológicas de los afectados, unas propiedades casi mágicas y dignas de la ciencia ficción.

En cualquier otro lugar o momento de la historia, la reacción ante el exotismo científico del Departamento de Estado podría ser la risa, pero no en la era de los “hechos alternativos ”.

Bajo estos argumentos sin sentido, Washington mantiene paralizados los servicios consulares de su Embajada en La Habana, los mismos de los que dependen decenas de miles de familias en uno y otro lado del Estrecho de la Florida.

Asimismo, los avances en las relaciones bilaterales de los últimos años, que van desde la colaboración en la protección de áreas marinas a la aplicación y cumplimiento de la ley, se ven torpedeados por el nuevo clima bilateral.

Hoy ya se cuenta con las pruebas de la falsificación de las fotos de la toma de posesión de Trump. Sin embargo, quizás haya que esperar más tiempo para que algún funcionario estadounidense desenmascare el plan que se ha aplicado en el caso de los “ataques acústicos” o se desclasifique información sobre cómo se manipuló la opinión pública para aplicar un cambio de política hacia Cuba que es impopular dentro de los Estados Unidos.

La única certeza, mientras tanto,  es que no existe tal cosa como “hechos alternativos”, sino solo la vieja y conocida mentira.

 

http://www.cubadebate.cu/especiales/2018/09/10/la-administracion-trump-y-los-hechos-alternativos-sobre-cuba/#.W5lFsfl6TIU

https://cubaconamalia.wordpress.com/2018/09/10/la-administracion-trump-y-los-hechos-alternativos-sobre-cuba/

https://almacubanita.wordpress.com/2018/09/10/la-administracion-trump-y-los-hechos-alternativos-sobre-cuba-videos/

https://micubaporsiempre.wordpress.com/2018/09/10/la-administracion-trump-y-los-hechos-alternativos-sobre-cuba-2/

http://www.cuba.cu/politica/2018-09-10/la-administracion-trump-y-los-%E2%80%9Chechos-alternativos%E2%80%9D-sobre-cuba/43331

Publicado por: David Díaz Ríos  CubaEstrellaQueIlumina / CubaSigueLaMarcha /

Posted in Sin categoría | Leave a comment

12 de Septiembre de 1973- El Comandante en Jefe Fidel Castro llega a tierra vietnamita en visita oficial

12 de Septiembre de 1973- El Comandante en Jefe Fidel Castro llega a tierra vietnamita en visita oficial

El Comandante en Jefe Fidel Castro llega a tierra vietnamita en visita oficial. Seria el primer jefe de otro Estado en recorrer zonas liberadas del sur de ese país, agredido por los Estados Unidos.

Fidel: Primer Jefe de Gobierno que recorre zonas liberadas de Viet Nam del Sur

http://www.trabajadores.cu/20180911/rememoran-en-cuba-visita-de-fidel-castro-a-vietnam-del-sur/

http://www.cubadebate.cu/especiales/2013/09/13/fidel-castro-recuerdos-imborrables-fotos/#.W5lLYvl6TIV

http://bohemia.cu/historia/2018/09/1973-fidel-en-vietnam-del-sur-en-la-hora-mas-dificil/

http://bohemia.cu/historia/2018/09/fidel-primer-jefe-de-gobierno-que-recorre-zonas-liberadas-de-viet-nam-del-sur/

 

Publicado por: David Díaz Ríos  CubaEstrellaQueIlumina / CubaSigueLaMarcha /

Posted in Sin categoría | Leave a comment