Nostalgia por no estar. Por José Francisco Echemendía Gallego

Por José Francisco Echemendía Gallego / Intranet UNISS / Ayer fue 3 de septiembre, y por primera vez no estuve en la trinchera en 37 años; no voy a tener mis blancas balas, ni mi fusil de negro cañón de grafito, no voy a tener a mano las minas anti ignorancia, ni las granadas anti “tanques pensantes”; por primera vez no voy a estar en el combate, pero tengo la certeza de que mis compañeros de lucha, mis colegas de todos estos años, sí van a estar allí, dando la batalla desde el primer día, y van a ganarla, van a ganarla para que en la próxima yo pueda estar acompañándolos.

Es como siempre, como siempre ha sido en los últimos 59 años: un día de mucho estrés para casi todos, también de mucha determinación y esperanza, de mucho júbilo y jolgorio; porque no todos los días del año se abre una puerta tan grande y se tiene delante un camino infinito para construir el futuro, para construir tu futuro. Este es un día mágico en el que se puede escuchar el llanto de algunos pequeños ante el temor de lo nuevo, de separarse de mamá y papá; hasta la risa escandalosa, sobre todo de los que ya conocen la experiencia y vienen decididos a repetirla, este es el día en el que es muy difícil que algún cubano y cubana no sea –por lo menos- cómplice consciente. Este es el día en que adolescentes y jóvenes pueden mirar hacia adelante con la certeza de que es posible alcanzar la meta que se propongan; es por eso y mucho más un día mágico y grande.

Esta es mi nostalgia por no estar presente físicamente este día, sin embargo dos cosas me reconfortan, estaré allí espiritualmente, allí estará mi corazón de maestro; y sobre todo porque mis colegas van a vencer en el empeño para que más temprano que tarde pueda estar con ellos.

No dejen de esperarme, esa también es mi medicina.

Publicado por: David Díaz Ríos  CubaEstrellaQueIlumina / CubaSigueLaMarcha /

This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post. Post a comment or leave a trackback.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Your email address will never be published.