De dónde son los cantantes

Por José Francisco Echemendía Gallego / Universidad Sancti Spiritus

# JOSE FCO ECHEMEDÍA-3
Así dice un verso de uno de los sones más famosos y cantados de Miguel Matamoros, cubanísimo trovador santiaguero, suena redundante, ¿verdad? Esa interrogante fue la primera que me vino a la mente cuando vi la imagen que acompaña estas líneas.

banderas americ1

                  Imagen del Autor

Insolencia, desparpajo, desvergüenza o inocencia; puede haber de todo, aunque no creo que sea de lo último. Desde que fuera noticia –en fecha señalada para no pocos cubanos- la decisión de los gobiernos de Cuba y Estados Unidos de Norteamérica de restablecer relaciones diplomáticas, muchos “tomaron el rábano por las hojas”, y no se hicieron esperar reacciones que hubieran hecho palidecer o encolerizar al poeta que escribiera a finales del siglo XIX “que no deben flotar dos banderas/donde basta con una: ¡la mía!”, y se vieron ondear en azoteas y balcones banderas con bandas y estrellas, en los automóviles (sobre todo en muchos “almendrones” de la capital), en algunos bicitaxis, autos de turismo, y cubanos y cubanas que pretendían hacerla resplandecer en sus cuerpos.

Creo que todos los cubanos en esos días debimos hacer ondear y restallar en el viento la bandera del “rubí, cinco franjas y una estrella”; como también dice la letra de una cubanísima canción. Se equivocan, es lamentable, pero se equivocan los que creyeron estar dando una calurosa, alegre y sonora bienvenida a un vencedor redentor; los vencedores estamos aquí hace 56 años retando al imperio norteamericano y resistiendo a cuanta artimaña, ley, medidas, y hasta agresiones militares y aventuras terroristas pasaron por sus mentes obcecadas y prepotentes.

Ahora, con la certeza de la ya anunciada visita oficial del presidente norteamericano Barack H. Obama a La Habana, vuelven a verse esas reacciones, como el joven de la foto  que exhibe en su pulóver la imagen del mandatario estadounidense y los elementos simbólicos de la bandera de ese país, o aquel que vocifera de un balcón a otro “ya lo supiste, viene mi presidente”.

Como expresaron las autoridades cubanas, el presidente norteamericano será recibido con respeto por la dirección del Gobierno y por el pueblo, podrá conocer de cerca a una nación digna, soberana y solidaria que le dispensará a él y su delegación un trato respetuoso y amable; no tengo la menor duda de que la sonrisa de los niños cubanos resplandecerá más que el rictus de los “sietemesinos” de los que hablaba José Martí en su ensayo “Nuestra América”.

La intención de tener relaciones decorosas y respetuosas con los Estados Unidos, no es ni novedad, ni conveniencia de estos tiempos, siempre estuvo sobre la mesa; los que decidieron hacer una política de enfrentamiento y guerra no declarada fueron ellos, sucesivas administraciones que prefirieron hacerle el juego a los “¡…hijos de carpintero, que se avergüenzan de que su padre sea carpintero!”; y apoyaron y financiaron (todavía lo hacen) “…a los insectos dañinos que le roen el hueso a la patria…”

Como ya se sabe, estamos dispuestos a la normalización de las relaciones, siempre que sea en el más irrestricto apego al respeto, al trato entre iguales y a la no injerencia en los asuntos internos.

Cubanos, miremos hacia el futuro con optimismo, pero hagámoslo con la convicción de que lo que logremos es el resultado de nuestra lucha, de nuestra resistencia y de nuestra dignidad.

Desde el 1. de enero de 1959 nuestra bandera ondea libre y sin compañías que la menoscaben, así es desde entonces y será por siempre; y si algún día eso se viera amenazado, entonces volveremos con Camilo a los versos de Bonifacio Byrne:

Si deshecha en menudos pedazos 

llega a ser mi bandera algún día…

¡nuestros muertos alzando los brazos

la sabrán defender todavía!…

Publicado por:  David Díaz Ríos / @daviddr5129 

CubaSigueLaMarcha.blogspot.com  / CubaEstrellaQueIlumina /

ANEXO:

Bajo la pluma de valores

Mi Bandera de Bonifacio Byrne

Al volver de distante ribera,

con el alma enlutada y sombría,

afanoso busqué mi bandera

¡y otra he visto además de la mía!

¿Dónde está mi bandera cubana,

la bandera más bella que existe?

¡Desde el buque la vi esta mañana,

y no he visto una cosa más triste… !

Con la fe de las almas austeras,

hoy sostengo con honda energía,

que no deben flotar dos banderas

donde basta con una: ¡la mía!

En los campos que hoy son un osario

vio a los bravos batiéndose juntos,

y ella ha sido el honroso sudario

de los pobres guerreros difuntos.

Orgullosa lució en la pelea,

sin pueril y romántico alarde;

¡al cubano que en ella no crea

se le debe azotar por cobarde!

En el fondo de obscuras prisiones

no escuchó ni la queja más leve,

y sus huellas en otras regiones

son letreros de luz en la nieve…

¿No la veís? Mi bandera es aquella

que no ha sido jamás mercenaria,

y en la cual resplandece una estrella,

con más luz cuando más solitaria.

Del destierro en el alma la traje

entre tantos recuerdos dispersos,

y he sabido rendirle homenaje

al hacerla flotar en mis versos.

Aunque lánguida y triste tremola,

mi ambición es que el Sol, con su lumbre,

la ilumine a ella sola, ¡a ella sola!

en el llano, en el mar y en la cumbre.

Si deshecha en menudos pedazos

llega a ser mi bandera algún día…

¡nuestros muertos alzando los brazos

la sabrán defender todavía!…

http://www.adelante.cu/index.php/es/historia/personalidades/4080-bonifacio-byrne-mas-alla-del-poeta

Publicado por:  David Díaz Ríos / @daviddr5129 CubaSigueLaMarcha.blogspot.com  

Posted in Sin categoría | Leave a comment

¿Verá Barack Obama a Fidel Castro?

Blog “Descubriendo verdades” Reproduzco este artículo de Jorge Dávila para CNN en español por cuanto dice cosas no ajenas a la lógica. ¿Es posible obviar un encuentro entre Fidel y Obama? Realmente creo que no, con independencia de las decisiones que ambas personalidades y gobiernos adopten al respecto. Fidel ha sido líder de unaRevolución triunfante y capaz de resistir décadas a un poderoso imperio. No puede soslayarlo un adversario que se respete. Obama sabe que ese encuentro rendirá más frutos que un encuentro con un puñado de mercenarios.

Jorge Dávila Miguel, especial para CNN Cuando el Air Force One de Estados Unidos de América aterrice el 21 de marzo en el Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana, el presidente Barack Obama llegará a Cuba para ratificar que una nueva era de paz ha comenzado. El diálogo va sustituyendo a las tensiones, el comercio al aislamiento y la razón a las ideologías.

Sin embargo, nadie puede asegurar que desde ya todo será fácil. Cincuenta y seis años de enfrentamientos no sanan en un día para ninguna de las partes, y en cada una de ellas hay fuerzas políticas que no están muy seguras de cómo el diálogo, el comercio y la razón podrán florecer honestamente entre antiguos enemigos. Hay quien dice que a la historia nadie la detiene, pero hay otros que observan que no se debe descuidar su desenvolvimiento, para no estar condenado a repetirla.

No es difícil asegurar que este viaje conlleva una enorme importancia, ni ocioso suponer que muchos de los detalles del viaje ––si no todos–– ya han sido decididos. Si el diálogo y el entendimiento van a primar en esta nueva etapa, sería lógico aceptar que ninguna de las dos virtudes han faltado en la preparación de esta visita. Preliminares inevitables, no solo en la parte práctica, sino en la dimensión diplomática y sin olvidar la realidad simbólica del viaje.

Pero hay una gran interrogante que saltará, cada vez más, a la palestra desde la visión de analistas, informadores, sicofantes, sabios, arbitrarios y en general, desde todo el público interesado en este peculiarísimo viaje presidencial a La Habana: ¿Visitará Obama a Fidel Castro? La Casa Blanca ha declarado que no está previsto tal encuentro, pero como sabemos, muy a menudo la realidad tiende a modificar las declaraciones diplomáticas. Es importante recordar las palabras de Fidel Castro seis semanas después del anuncio de la distensión entre ambos países, ocurrido el 17 de diciembre de 2014 y publicadas en Granma, diario oficial del Partido Comunista de Cuba el 26 de enero de 2015 en una carta a la Federación de Estudiantes Universitarios.

Allí se incluían las siguientes palabras refiriéndose al deshielo: “No confío en la política de Estados Unidos ni he intercambiado una palabra con ellos, sin que esto signifique, ni mucho menos, un rechazo a una solución pacífica de los conflictos”. La declaración fue recibida por la Casa Blanca como una bendición —aunque con explícitas reservas— al proceso del restablecimiento y normalización de relaciones entre los dos países.

Hay quien puede caer en la tentación de suponer que un encuentro entre Obama y Fidel Castro es ocioso porque el comandante es parte del pasado. En efecto, conozco dicha tesis, esgrimida por quienes dentro de los aparatos de gobierno y negociación en este país, comparan erróneamente cómo los mecanismos de la política y la sustitución del poder funcionan en Estados Unidos y en Cuba. Sin embargo, no creo que los negociadores estadounidenses y cubanos hayan caído en tal apreciación.

No existirían estas negociaciones, ni la Cuba actual, si no hubiera existido la figura de Fidel Castro y para muchos en la isla —al menos los suficientes para hacer progresar o estropear una política— Fidel Castro sigue siendo un presente, si ya no gobernante, innegablemente relevante en la realidad nacional cubana. Se le podrá amar u odiar, apoyar o combatir, pero lo que no se le puede es ignorar su estatura como líder histórico, estadista continental y obligado referente para la historia del poder en Cuba.

Por eso, queridos amigos, mi apuesta es que el presidente Barack Obama verá inevitablemente en su viaje a Cuba a Fidel Castro, y es más, casi seguro que con Michelle incluida; y si no lo hace, es señal de que en La Habana y para Cuba, pasando por Washington, han cambiado las cosas… sorprendentemente demasiado. Vivir por ver.

Nota del editor: Jorge Dávila Miguel es periodista, escritor, columnista de diario El Nuevo Herald y colaborador de CNN en Español. Ha sido reportero y corresponsal extranjero en Cuba, España y Estados Unidos. Las opiniones expresadas en este artículo le corresponden exclusivamente al autor.

http://cnnespanol.cnn.com/2016/02/19/vera-obama-a-fidel-castro/

http://percy-francisco.blogspot.com/2016/02/vera-obama-fidel-castro.html

https://micubaporsiempre.wordpress.com/2016/02/20/vera-obama-a-fidel-castro-cuba-usa/

http://www.cubainformacion.tv/index.php/en-portada/67317-ivera-obama-a-fidel-castro

Publicado por:  David Díaz Ríos / @daviddr5129 CubaSigueLaMarcha.blogspot.com  

Posted in Sin categoría | 1 Comment