Los Precios en Cuba: No bastan los buenos deseos



Por István Ojeda Bello / Cubaizquierda


¿Es posible intervenir por decreto los precios en el mercado? La tentadora idea vende muy bien en las encuestas de opinión pero en el pasado reciente, digamos las últimas dos décadas, desde el Gobierno no se ha tenido éxito diciéndoles a los vendedores particulares cuánto cobrar por sus mercaderías o servicios.

Siempre que se plantea la cuestión de cómo “topar” de alguna manera dichas cotizaciones renace la opción de desandar, por enésima vez, la ruta de establecerles cotas fijas aunque en el fondo se sepa que esos límites muy pronto volverán a ser violados. Ni todos los llamamientos a incrementar la producción conseguirán bajarlas mientras no vayan acompañadas de acciones que incidan sobre las condiciones objetivas que las empujan hacia arriba.

Entre los cuentapropistas hay, es cierto, una cantidad determinada de“pillos” que reproducen las prácticas mencionadas motivados por la codicia, pero eso no puede impedirnos preguntarnos cuanto les cuesta realmente mantener en pie sus respectivas actividades.

¿Hasta dónde reproducen los márgenes de 200 y 300 por ciento entre los costos y la cotización al consumidor que tiene el Estado en parte de su red minorista?


¿Sabemos dónde termina los suministros “por la izquierda” que hacen injustificable cobrar caro lo que costó nada o muy poco y dónde empieza la carestía originada por los insumos adquiridos en una red minorista en pesos convertibles que no fue concebida para ellos? 


Todo sea dicho: Tampoco la carencia de un mercado mayorista que baje los costos de los cuentapropistas se debe, absolutamente, al deseo manifiesto del Gobierno Revolucionario de no crearlo. Descontando las fallas burocráticas que estaría teniendo ese propósito hay otro factor objetivo que lo impide: la existencia de como mínimo dos tazas cambiarias de moneda en el país.

Mientras ese escollo no desaparezca por muchas ganas que tengan los empresarios estatales de ofertar al por mayor sus mercaderías o servicios al sector privado siempre tendrán a sus contadores preguntándoles “¿Bueno como le calculamos el precio? ¿Sobre la base del cambio de 1 por 1 o a la de 1 por 25?” 

En medio de un contexto en el cual el sector privado y cooperativo tiene un peso importante por ejemplo en la producción de alimentos, el Estado está apostado en los últimos cinco años por una variante más inteligente: incidir de indirectamente sobre los mecanismos de conformación de los precios, como la reducción de los impuestos o fortalecer la deprimida infraestructura del sistema estatal de la agricultura.

Esa estrategia no sería una concesión al capitalismo sino aprovechar las ventajas propias y ponerlas en función de traer equilibrio donde no lo hay. La voluntad está constreñida por las realidades y la historia económica de la Revolución Cubana es la mejor expresión de esa lección. Tratar de imponer precios “a dedo” a los cuentapropistas, solo oxigenaría al mercado negro y la corrupción que lo rodea. Si la exhortación y las reuniones no van de la mano del examen de las múltiples variables económicas que propician el desvío de recursos y que influyen a la hora de establecer un precio, todo quedará en los buenos deseos.

http://cubaizquierda.blogspot.com/2016/01/precios-no-bastan-los-buenos-deseos.html

http://visiondesdecuba.com/2016/02/01/hablemosdeprecios-no-bastan-los-buenos-deseos/

https://elblogdelapolillacubana.wordpress.com/2016/02/01/precios-no-bastan-los-buenos-deseos-cuba/

http://www.periodico26.cu/index.php/opinion/21263-precios-no-bastan-los-buenos-deseos

https://santiagoarde.wordpress.com/2016/02/01/precios-no-bastan-los-buenos-deseos/

http://www.radiomaboas.icrt.cu/index.php?option=com_content&view=article&id=1965:precios-no-bastan-los-buenos-deseos&catid=22&Itemid=115

Publicado por:  David Díaz Ríos / @daviddr5129 CubaSigueLaMarcha.blogspot.com  / CubaEstrellaQueIlumina /
Posted in Sin categoría | Leave a comment

Claves de la Seguridad Informática para 2016: vigilancia, detección y respuesta

Opinión: 2015 fue un año en el que las amenazas cibernéticas continuaron creciendo y haciéndose más sofisticadas, mientras que la capacidad de respuesta y detección de las empresas no fue la adecuada.

Nadie se encuentra inmune a estas vulnerabilidades. Sin embargo, en América Latina son las entidades financieras, tanto públicas como privadas, las que han estimulado una mayor conciencia acerca de la importancia de los ataques cibernéticos que se han ejecutado durante los últimos años. Por esta razón, han invertido en la adquisición de tecnología de punta, que les permita minimizar las acciones de los cibercriminales que se traducen en pérdidas millonarias mensuales para dichas organizaciones.

Hemos visto como los dispositivos móviles, tan utilizados en la actualidad, se han convertido en una puerta de entrada para los actores del mal, tendencia que continuará a lo largo de 2016. El usuario final está cada vez más expuesto a estas amenazas al utilizar aplicaciones y dispositivos inteligentes, que cuentan con menores niveles de seguridad, junto con abrir y leer correos de fuentes desconocidas, ingresar a cuentas personales desde múltiples dispositivos, etc. Es decir, menos control, que es equivalente a más riesgo.

Hay otros sectores de negocios que ya recibieron las incidencias de ataques cibernéticos como los de la Educación y Salud donde, a pesar de sus esfuerzos de protección, existe un vacío a través del que se filtran muchas de estas vulnerabilidades.

Las razones por las cuales los actores del mal hacen daño se encuentran en cuatro áreas clave:

1. Cibercrimen: Es el ataque con mayor magnitud, representando un 70% del total de crímenes cibernéticos. De acuerdo con cifras de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), en el mundo hay alrededor de 2,923 millones de cibernautas, equivalentes a aproximadamente el 40% de la población mundial. Estudios recientes indican que el cibercrimen genera pérdidas de entre 375,000 a 575,000 millones de dólares anuales a nivel mundial.
2. Hacktivismo: existe desde los años 80 y, es la piratería motivada políticamente llevada a cabo por grupos especializados como Anonymous o LulzSec. Son ataques que tienen como objetivo interrumpir la actividad normal de instituciones públicas y organismos contrarios a los valores defendidos por estas agrupaciones de personas.
3. Ciberespionaje: obtener secretos sin el permiso del dueño de la información, es la base de esta práctica, que hoy tiene por el mundo una gran cantidad de escándalos e historias.
4. Ciberguerra: van en aumento la cantidad de amenazas cibernéticasdesarrolladas para espiar naciones y corporaciones, específicamente aquellas con mayor poder económico, energético y militar, en lo que expertos han denominado como “ciberguerra”.
Personas, empresas, gobiernos y países enteros administran inmensas cantidades de información, por lo que actualmente controlar la integridad, disponibilidad y confidencialidad del Internet se vuelve un tema fundamental en lo económico y político, la seguridad cibernética debe ser un proceso continuo.
Un punto de relevancia son las diversas regulaciones que sectores como el financiero deben seguir y cumplir, un ejemplo son las regulaciones como FDIC en EEUU y las superintendencias de banca en cada país en Latinoamérica, que están acelerando los requerimientos necesarios de cumplimiento, de manera que las entidades financieras deben blindarse en seguridad de la información, y contar con el valor y experticia de empresas especializadas con las que pueden tercerizar sus servicios gestionados de seguridad alcanzando un respaldo critico de su operación.
Las organizaciones en América Latina deben aumentar su conciencia en materia de seguridad y contar con soluciones que les permitan monitorear en tiempo real, lo que está ocurriendo en sus sistemas, identificar anomalías en sus redes para solucionar cualquier inconveniente. Es de gran importancia tener un modelo de TI con procesos continuos, y el punto clave es mantener procesos que cambien en rutina y gestión del mecanismo laboral en el que se opera, además de consolidar un mayor equilibrio en las capacidades de vigilancia, detección y respuesta a las vulnerabilidades.
A medida que los países y las organizaciones a nivel global aumenten su nivel de sofisticación tecnológica, los riesgos de estos ataques cibernéticos también lo serán, por lo que deben creer firmemente en su existencia. Sólo así se avanzará aún más en seguridad informática.
Por Jesús Cortina, Gerente General de GM Security Technologies
http://diarioti.com/claves-de-la-seguridad-informatica-para-2016-vigilancia-deteccion-y-respuesta/92172
Publicado por:  David Díaz Ríos / @daviddr5129 CubaSigueLaMarcha.blogspot.com  / CubaEstrellaQueIlumina /
Posted in Sin categoría | Leave a comment