Comienza el fin de la Ley de Ajuste Cubano

Marco Rubio. (Foto:Archivo.)

Las iniciativas legislativas del congresista republicano por un distrito federal de Miami, Carlos Curbelo, y del senador republicano por la Florida  tienen como objetivo específico eliminar otorgados por la Ley de Ajuste Cubano de 1966 y su aditamento de 1995, la política de Pies Secos, Pies Mojados.

Ley de ajuste cubano. foto: María Calvo

Escrito por  Andrés Gómez, director de Areítodigital.

Las iniciativas legislativas del congresista republicano por un distrito federal de Miami, Carlos Curbelo, y del senador republicano por la Florida y actual candidato a la nominación presidencial por ese partido, Marco Rubio, ambos nacidos en este país e hijos de padres cubanos, que han sido presentadas como anteproyectos de leyes en las respectivas Cámaras del Congreso de las cuales son miembros, con el mismo nombre: ¨Cuban Immigrant Work Opportunity Act of 2015¨ (Ley para la Oportunidad de Trabajo para el Inmigrante Cubano de 2015), tienen como objetivo específico eliminar los beneficios que automáticamente reciben los ciudadanos cubanos al pisar territorio estadounidense, otorgados por la Ley de Ajuste Cubano de 1966 y su aditamento de 1995, la política de Pies Secos, Pies Mojados.

De acuerdo a la política de Pies Secos, Pies Mojados, cualquier ciudadanos cubano que llegue a territorio de Estados Unidos y declare que es un perseguido político obtiene el estatus de inmigrante legal, se le concede permiso de trabajo, se le otorga de manera expedita la residencia permanente en este país al año y un día de haber sido admitido en Estados Unidos, y el derecho de convertirse en ciudadano de este país. Además de recibir automáticamente también importantes beneficios económicos y sociales definidos por la ley Cuban Haitian Entrant Program (Ley del Programa de Entrantes Cubano Haitiano) de 1980, que incluyen obtener vivienda, decente y segura, comida o sellos de alimentos, asistencia médica y otras ayudas financieras y servicios sociales. Ningún otro grupo de inmigrantes tiene estos privilegios.

 

Desde hace años la extrema derecha cubanoamericana, de la cual son dirigentes los señores Rubio y Curbelo, se ha declarado enemiga de la Ley de Ajuste Cubano en su totalidad, principalmente porque los cubanos llegados a este país, realmente desde 1980, por el proceso del Mariel, y después de manera continua desde 1995, año en el que fueron firmados los acuerdos migratorios vigentes entre EE.UU. y Cuba, que suman cientos de miles de ellos – [de acuerdo al Pew Research Center, desde 1990 más de 500,000 cubanos han llegado a EE.UU.—y entre los años 2000 y 2013, 250,906 cubanos adquirieron la ciudadanía de EE.UU., solamente en el año 2013, 30,482 la adquirieron, según cifras del Department of Homeland Security -Departamento de Seguridad Nacional]. Según cifras del Censo los cubanos nacidos en Cuba son la mayoría de los cubanos que vivimos en Estados Unidos. La mayoría de éstos no apoyan la política de hostigamiento contra el pueblo cubano mantenida por esa extrema derecha, de la cual el Bloqueo es parte fundamental. Una sola razón puede explicar esta oposición: la mayoría de sus familias y otros seres queridos viven en Cuba y son sus víctimas.

 

Al contrario éstos favorecen y votan en elecciones por aquellos candidatos que apoyan la normalización de las relaciones con Cuba y no por los candidatos de la extrema derecha cubanoamericana. Además en número de cientos de miles ejercen su derecho de viajar a Cuba y visitar y ayudar a sus familiares en la Isla, como también muchos de diversas maneras se reintegran a la sociedad y cultura cubanas. Lo cual es anatema para los dirigentes de la extrema derecha cubanoamericana.

Y hay que saber que según las cifras del Censo el 70% de los 2 millones de cubanos (los nacidos en Cuba y nuestros descendientes) que vivimos en Estados Unidos, 1.4 millones vivimos en el estado de la Florida y de éstos el 75% vivimos en el Condado Miami-Dade, el Miami Metropolitano. Así que cualquier oficial electo, como son los congresistas y senadores por este estado, tiene que tener muchísimo cuidado cómo se presenta un proyecto de ley para terminar, al Congreso y al público, con una política estadounidense que les brinda tantos privilegios a esos cubanos y a sus familiares en este país, sino quiere incurrir en el peligro de ser desbancado. Por eso tantos años han pasado sin que se atrevieran a hacerlo.

El momento actual es propicio para que estos dos individuos presenten sus respectivos proyectos de ley, que es un solo proyecto político. En primer lugar, las constantes afirmaciones de la Casa Blanca que la Administración de Obama no contempla cambios en la Ley de Ajuste Cubano en su totalidad, y que por lo tanto, le corresponde a la extrema derecha cubanoamericana comenzar su derogación, aunque por ahora sea poco a poco. En segundo lugar, la Ley Migratoria cubana de enero de 2013, que permite la salida legal del país de sus ciudadanos y su regreso al mismo en un término de 24 meses sin perder ninguno de sus derechos como ciudadano cubano residente en el país. 

Un cambio substancial de la situación migratoria anterior. En tercer lugar, el importante incremento de los cubanos entrando por diferentes fronteras estadounidenses en el último año, desde el anuncio en diciembre de 2014, sobre la normalización de las relaciones entre ambos países, cerca de 50,000, sino más, han entrado legal e ilegalmente, debido a las especulaciones sobre la posible derogación de la Ley de Ajuste Cubano, a pesar de las repetidas desmentidas de la Casa Blanca.

Situación que se ha agravado en la percepción pública debido al escándalo en la prensa en meses recientes en relación al número de emigrantes cubanos enCentroamérica en camino al Norte tratando de cruzar a la frontera estadounidense que ha propiciado un temor general de otra avalancha de cubanos intentando entrar irregularmente a EE.UU.

Y por último, quizás el más importante para brindarle la cobertura de apoyo a esta iniciativa de Rubio y Curbelo, el resentimiento general por parte de otros inmigrantes, especialmente latinoamericanos, del tratamiento especial por décadas brindado a los emigrantes cubanos, y que actualmente hace crisis; y más importantemente aún, el marcado resentimiento de los cubanos residentes en Miami y en otras partes de Estados Unidos, debido a su entendimiento que los más recientes emigrantes cubanos, en su inmensa mayoría, en nada son emigrantes tradicionales y sí personas marcadamente oportunistas.

Aunque la naturaleza de carácter económica y no política de los emigrantes cubanos es ampliamente reconocida desde hace muchos años, aún por la misma comunidad cubana asentada en este país, la Ley Migratoria Cubana de enero de 2013, ha cambiado las reglas del juego sobre las posibilidades de las relaciones de la emigración cubana con Cuba, especialmente la radicada en este país, y desde el punto de vista de muchos cubanos emigrados, la abierta utilización por parte de recientes inmigrantes cubanos, de manera que raya en el desparpajo, de los beneficios financieros y otros que les brinda le Ley de Ajuste Cubano en beneficio propio y el mejoramiento de su situación económica y la de sus familias aquí y en Cuba, que nada tiene que ver con los objetivos de esa ley. Sobre todo en tiempos como los actuales de importantes recortes a programas sociales a trabajadores y trabajadoras de largos y duros años de laborar en este país y que se le otorga, por obsoletas razones de índole político, y en nada por sus méritos por largos años de trabajo, a estos nuevos inmigrantes de Cuba que, de acuerdo con los que llevan años aquí, en nada se lo merecen.

Esta situación es producto del mantenimiento de una política de agresión contra el pueblo cubano que tanto daño le sigue causando, aún a los cubanos que quieren aprovecharse de la misma en beneficio propio. A este estado de degeneración ha llegado esta infame ley que este año cuenta con cincuenta años de existencia.

En octubre pasado un congresista conservador, republicano por el estado de Arizona, Paul Gosar, presentó un proyecto de ley en el Congreso, ¨Ending Special National Origin-Based Immigration Programs for Cubans Act of 2015 (Ley para Terminar Programas Nacionales de Inmigración Basados en el Origen Nacional para Cubanos de 2015), con el propósito de derogar en su totalidad la Ley de Ajuste Cubano, la cual, según este congresista, le está costando al contribuyente estadounidense miles de millones de dólares.

Aparentemente entonces este parece ser el comienzo del fin de la Ley de Ajuste Cubano y esta iniciativa de ambos legisladores federales de la extrema derecha cubanoamericana lo vislumbra. Como mantiene ese infame y oportunista, el senador Marco Rubio, su proyecto es solamente un primer paso… ¡Ojalá así sea!

Publicado por:  David Díaz Ríos / @daviddr5129 
Posted in Sin categoría | Leave a comment

Cuba y los desconectados. Por Raúl Antonio Capote (El Adversario Cubano)

En el año 1966, en un acto en la escalinata de la Universidad de la Habana, Fidel advertía a los maestros de entonces, en una de sus tremendas miradas al futuro, de que no formaramos en las aulas a generaciones de cubanos desconectados de la realidad del país, personas que no conocieran de los sacrificios que cuesta hacer una revolución socialista, en las condiciones en que Cuba tiene que llevar adelante su proyecto de justicia social, económica y política.

Varias veces su voz se alzó para advertirnos, formar personas desconectadas de la realidad del país y del mundo, gente con mentalidad de pequeños burgueses, banal, ingenua, es hipotecar el futuro.

Hoy, después de más de 56 años de revolución socialista, existe un sector de nuestra población, que reúne todas estas características, tenemos gente desconectada de la realidad, de mentalidad pequeño burguesa, superficial y de una ingenuidad que asusta, gente que cree que se lo merece todo y que el resto del país y el Estado están para satisfacer todos sus delirios, grandes o pequeños, sin ellos aportar nada, sin arriesgarse, sin sudar, sin esfuerzo alguno.

Lo critican todo, con argumentos insustanciales, hasta muchas veces fuera de toda lógica, lo que pasa en el resto del mundo no les interesa, ellos lo saben todo, lo conocen todo, están informados de todo, lo vieron, lo leyeron lo escucharon en los programas cloacas de Miami o en el mejor de los casos, en los cintillos de los grandes medios de desinformación masiva.

Sus principales fuentes de información son el cine de acción hollywoodense, las series de televisión y sobre todo las telenovelas realizadas por las grandes consorcios del entretenimiento. Las revistas de moda, de chismes bohemios, de la vida farandulera de las Celeb´s., etc.

Para esa gente por ejemplo la guerra económica de los Estados Unidos contra Cuba, es mentira, es un invento de la dirección de la Revolución para justificar errores y desaciertos, mencionar el bloqueo delante de ellos es ganarse en el mejor de los casos, una sonrisa burlona o un gesto de sorna.

En los países capitalistas todo el que trabaja vive bien, los trabajadores pasan sus vacaciones en los mejores centros turísticos, viajan por el mundo cuando quieren y todos tienen un auto del año. La gente es libre, está bien informada, tienen cientos de periódicos, libre acceso a Internet, todos están conectados a la red de redes sin problemas, poseen fabulosos y caros teléfonos, si hay pobres es porque no trabajan, son personas vagas, drogadictos etc. Dicen y repiten convencidos.

Escuché no hace mucho decir a un muchacho mientras esperábamos para entrar a la heladería Coppelia en el Vedado, que pensaba irse a vivir a Indonesia, su tío le había dicho que allí se vive muy bien, un amigo que le acompañaba le preguntó cómo viviría en un lugar del que no conoce idioma y costumbres y donde además no tiene familiares, ni conocidos, él le respondió muy seguro “en ese país, la gente bota los refrigeradores, los colchones, los muebles nuevos en la calle” él recogería lo necesario y viviría en una casa pequeña, hasta que aprendiera el idioma y luego se pondría a trabajar. Aunque parezca un absurdo, argumentos similares los he escuchado más de una vez.

Causa sorpresa en muchos amigos de Cuba, escuchar ideas peregrinas como estas, una amiga argentina contaba que conoció a un muchacho en la Habana Vieja que a los dos minutos de conversación le aseguraba muy convencido de que Cuba es una dictadura, ella quiso saber por qué decía tal cosa, bueno la respuesta fue increíble, según él Cuba es una dictadura porque cobra un impuesto sobre las remesas de dinero que gente como él recibe de su familia en los EEUU, el muchacho de la historia, no trabaja, no estudia, no hace absolutamente nada y recibe todos los beneficios y garantías que el estado socialista asegura a todos sus ciudadanos, déjenme acotar que sin tener en cuenta, como en este caso, si el individuo aporta a  la sociedad, si está a favor o en contra de la Revolución, si es declaradamente miembro de una organización contrarrevolucionaria, etc.

Todos los ciudadanos cubanos tienen garantizados los mismos derechos y beneficios sin discriminación alguna por sus ideas políticas, religiosas o a causa del color de la piel, genero o preferencia sexual, etc.

El millonario, el obrero, el mercenario al servicio de los Estados Unidos, el militante del Partido Comunista, el campesino, el delincuente, el vago, todos tienen acceso universal y gratuito a los servicios de salud, educación, etc.

Una millonaria bloguera, al servicio de la embajada yanqui, cuyo nombre no merece espacio aquí, hace uso de la famosa libreta de abastecimientos, por la que recibe a precio subsidiado por el estado los productos principales de la canasta básica, como todos los cubanos. Nadie le pregunta, cuando acude al médico, cuál es su postura o afiliación política.

La labor del enemigo histórico de la Nación no es ajena a este fenómeno de los desenchufados. Una intensa campaña mediática, una guerra cultural sin precedente en la era moderna ha sido librada y se libra contra Cuba.

Hay opiniones manejadas por los medios que son bien discutibles, como eso de que los cubanos somos los ciudadanos peor informados del mundo, eso ocuparía varios espacios de serios debates, en lo personal no comparto esa idea, si nos referimos a la calidad de la información los cubanos calificamos entre las personas mejor informados del mundo, si nos referimos a la cantidad, bueno estaríamos por debajo de la media.

Tener acceso a la información chatarra que circula en los medios masivos de desinformación del capitalismo, no es estar bien informado, más bien es estar bien mal informados, profundamente manipulados y engañados, no discuto sobre el derecho a discriminar, a elegir las fuentes de la que nos informamos. Ni quiero entrar en el debate sobre el derecho a elegir ser banal o no, ser tonto o no, ser fresa, o ser un pijo o una pija socialista, si es que tal cosa existe. Tampoco al derecho a aspirar a ser un explotador, burgués, millonario o a ser un esclavo obediente, para gustos se hicieron los colores.

El acceso a Internet,  limitado aún a pesar de los esfuerzos y la voluntad política del estado cubano por generalizarlo, de los esfuerzos de algunos por limitarlo aún más, del gobierno estadounidense por un lado y de nuestros propios y temerosos enemigos del libre flujo de información por otro, constituyen un serio problema para la Cuba de hoy y del futuro.

Muchos en Cuba son lapidarios a la hora de juzgar nuestra prensa, para ellos, sencillamente no sirve para nada, no soy tan categórico, creo que contamos con excelentes periodistas, pero nos quedan fuertes lazos de periodismo corporativista de matriz real-socialista, esa prensa de Ministerios surgida a imitación de la soviética, tan parecida a la prensa corporativista del capitalismo, cuando necesitamos como el aire o el agua para vivir una prensa combativa, atrevida, crítica, arriesgada, que haga de la verdad un templo y de la ética su alma, una prensa almada, profunda, investigativa, comprometida con su pueblo, con su país, desatada, sin miedos, contradictora, siempre vigilante y discrepante, en fin revolucionaria.

Para los desconectados no hace falta, ellos tienen la prensa de Miami. Los falsarios y sus parientes cercanos, la prefieren atada, obediente, banal, descomprometida. nuestro Presidente Raúl Castro Ruz ha llamado miles de veces a la necesidad de la crítica, a eliminar el secretimo, ha llamado a la prensa al combate, pero poco se ha avanzado ¿Quién precisa del secretismo? ¿Quiénes se oponen al llamado de nuestro Presidente?

Menciono lo de nuestro Presidente, lo repito, no por gusto,nuestros desconectados y “bien informados” personajes, se preguntan y preguntan con cierto maligno desdén, como quien te ha agarrado en falta, ¿Por qué los cubanos no elegimos directamente al Presidente como en todo el mundo?

Bueno en la mayor parte del mundo no se hace así, en España, en Italia, en Alemania, en Inglaterra, en Rusia, por ejemplo no se elige al Presidente directamente, son sistemas Parlamentarios, eligen directamente los países que tienen un sistema Presidencialista, en Cuba el sistema es Parlamentario, imagino ahora mismo la sonrisa pachorra de los desconectados en caso de que estuvieran escuchándome decir esto, porque leyendo, es imposible, no leen casi nunca, mucho menos el blog de un “oficialista”. Ah en los EE.UU el voto popular no elige al Presidente.

Los principales responsables de que existan en nuestro país personas que vivan desconectados de la realidad, como en una especie de limbo, es nuestra, no escuchamos la sabia advertencia repetida una y otra vez, ellos son fruto de nuestro sistema educacional, visto como sistema que incluye a toda la sociedad, principalmente al magisterio y a la familia.

El socialismo solo puede ser obra de personas conscientes, comprometidas y dispuestas, sobre todo es un acto voluntario, vivir en Cuba bloqueada, subdesarrollada, no obstante lo justa y libre que es, suele ser difícil, riesgoso, azaroso, nuestros niveles de consumo son bajos, padecemos de la herencia burocrática de nuestra cultura colonial, no hemos podido “enterrar” al burócrata, su olor descompuesto lo afecta todo, nos pudre, tenemos traidores,  tenemos poderosos enemigos, abiertos y solapados, pero creemos en el futuro, porque sabemos que con todos los obstáculos y pese a ellos, hemos construido un país inmensamente solidario, creemos en el amor, en la justicia, en la igualdad, tenemos derechos que son un sueño para la mayoría de los habitantes de este mundo, creemos y trabajamos, nosotros, la mayoría, jóvenes y viejos, contradictores y fieles, en nuestra isla e incluso fuera de ella, creemos en nosotros y en quienes nos acompañan, los millones de hombres y mujeres de este mundo que no se resignan a ser objetos, a ser meras cosas, simples mercancías del capitalismo.

http://eladversariocubano.net/2015/12/01/cuba-y-los-desconectados/

https://santiagoarde.wordpress.com/2016/01/20/cuba-y-los-desconectados-2/
https://tenacarlos.wordpress.com/2015/12/03/cuba-y-los-desconectados-por-raul-antonio-capote/
http://cruces.cubava.cu/2016/01/19/cuba-y-los-desconectados/
http://gacetillasargentinas.blogspot.com/2015/12/cuba-y-los-desconectados-el-adversario.html
Publicado por:  David Díaz Ríos / @daviddr5129 
CubaSigueLaMarcha.blogspot.com  / CubaEstrellaQueIlumina /
Posted in Sin categoría | Leave a comment