Las 10 verdades del pueblo griego al mundo. Por Salim Lamrani

Las 10 verdades del pueblo griego al mundo. Por Salim Lamrani

 

 En el referéndum histórico del 5 de julio de 2015, los griegos mandaron un mensaje de rechazo a la oligarquía política y financiera europea y un mensaje de esperanza a los pueblos del mundo.

 

Foto: AP

1.      NO a la Europa de la austeridad, a la Europa de los bancos y de la oligarquía y a la Europa egoísta. Las políticas de austeridad son políticamente costosas, económicamente ineficientes y socialmente desastrosas. La reducción de los gastos, la disminución de los salarios y de las pensiones, el desmantelamiento de los servicios públicos, incluso de educación y de salud, la destrucción del código laboral y de las conquistas sociales, lejos de estimular el crecimiento, conducen inevitablemente a la contracción del consumo.

2.      SÍ a la Europa social, a la Europa de los pueblos y a la Europa de la repartición. En tiempos de crisis, los Estados deben adoptar una política de New Deal y realizar inversiones masivas para relanzar la economía. Hay que reforzar las medidas de protección social para proteger a las categorías más vulnerables de la población. Del mismo modo, un alza de salario mínimo desatará un círculo virtuoso pues estimulará el consumo, llenará los libros de pedidos de las empresas, las cuales contratarán a nuevos asalariados para responder a esta demanda, lo que permitirá al Estado aumentar sus ingresos tributarios gracias a esos nuevos contribuyentes y disminuir sus gastos de subsidios de desempleo gracias a la disminución de número de desocupados. Estas nuevas fuentes de ingresos para la nación permitirán reforzar los servicios públicos destinados al pueblo.

3.      NO a la dictadura del mundo financiero, a los ultimátum, al chantaje de la troika, al terrorismo político, económico, financiero y mediático y a las amenazas de todo tipo. Es inadmisible que la Comisión Europea, que se compone de tecnócratas no elegidos –por lo tanto sin ninguna legitimidad popular– decida la política económica y social de una nación soberana. Es un atentado contra la democracia y pone en tela de juicio el derecho inalienable de los pueblos a la autodeterminación.

4.      SÍ a la independencia, a la voluntad sagrada de los pueblos, a la libertad y a la dignidad. Al llevar al poder a un Gobierno progresista liderado por Alexis Tsipras de SYRIZA, los griegos votaron a favor de un programa de estimulación económica antiausteridad y un reforzamiento de la protección social. Ninguna entidad puede interferir en esta decisión soberana de un pueblo libre.

5.      NO a la deuda inicua, matemáticamente impagable, destinada a sojuzgar a los pueblos y a satisfacer la avaricia insaciable de los bancos. Es tiempo de poner fin al sistema actual que prohíbe que el Banco Central Europeo preste dinero directamente a los Estados con las mismas tasas que las reservadas a los bancos privados, es decir entre un 0 y 1%. Grecia podría resolver el problema de la deuda si se adoptase semejante reforma. Hoy, cuando Grecia necesita un financiamiento, se encuentra obligada a pasar por los bancos privados que le conceden préstamos con tasas usurarias que pueden alcanzar el 18%, dinero que consiguieron esas entidades con tasas inferiores al 1%.

6.      SÍ a una auditoria internacional de las deudas públicas, a la renegociación y a la cancelación de los préstamos ilegítimos. Según el Comité de la Verdad sobre la Deuda Pública Griega, “La deuda que surge de los acuerdos de la troika es una violación directa de los derechos humanos fundamentales de los habitantes de Grecia. Por lo tanto, llegamos a la conclusión de que Grecia no debería pagar esta deuda porque es ilegal, ilegítima y odiosa[…] La insostenibilidad de la deuda pública griega era evidente desde el principio para los acreedores internacionales, las autoridades griegas y los medios de comunicación corporativos. Sin embargo, las autoridades griegas, junto con algunos otros gobiernos de la UE, conspiraron contra la reestructuración de la deuda pública en 2010 con el fin de proteger a las instituciones financieras. Los medios de comunicación corporativos escondieron la verdad al público representando una situación en la que el rescate se presentó como beneficioso para Grecia, mientras que promovió un relato que retrataba a la población como culpable de sus propias fechorías”.

7.      NO a la acumulación de las riquezas, al egoísmo y al individualismo. La Europa actual es el paraíso de los ricos y el infierno de los pueblos. Es la ilustración perfecta de la célebre máxima de Voltaire según la cual “una sociedad bien organizada es una en la que la minoría explota a la mayoría, se nutre de ella y la gobierna”.

8.      SÍ a la repartición de las riquezas, a la solidaridad y a la defensa del interés general. La crisis actual no se debe a una cuestión de recursos pues Europa jamás en su historia ha sido tan rica. Es urgente entonces proceder a una repartición equitativa de las riquezas y ubicar la dignidad humana en el centro del proyecto europeo.

9.      NO a la dictadura de la aristocracia de los poderosos. Grecia, cuna de la democracia, recuerda a Europa y al mundo la famosa advertencia de Maximiliano Robespierre. El héroe de la Revolución Francesa que, desde el inicio, eligió el campo de los pobres, denunció “el yugo de la aristocracia de los ricos, el más insoportable de todos”: “Los ricos quieren todo, quieren invadir todo y dominar todo. Los abusos son la obra y el dominio de los ricos, son las plagas del pueblo: el interés del pueblo es el interés general, el de los ricos es el interés particular”.

10.   SÍ a la rebelión de los pueblos contra todas las injusticias, a la insurrección cívica y pacífica y a la resistencia contra la opresión. Los pueblos no están condenados a la indiferencia y a la humillación y tienen el poder de tomar en sus manos las riendas de su propio destino. La miseria no es una fatalidad sino una decisión política impuesta por las elites rapaces e insaciables. Es hora de la revuelta de la plebe, de los aplastados y de los excluidos contra la brutalidad del poder financiero.

Grecia: Triunfo de la dignidad

http://espanol.almayadeen.net/Study/BK8xIjgz90KD66TNAPquiQ/las-10-v…
https://lapupilainsomne.wordpress.com/2015/07/06/las-10-verdades-de…
http://fanalcubano.blogspot.com/2015/07/las-10-verdades-del-pueblo-…ml
http://auto-hermes.ning.com/profiles/blogs/las-10-verdades-del-pueblo-griego-al-mundo-por-salim-lamrani
http://cubasiguelamarcha.blogspot.com/2015/07/las-10-verdades-del-pueblo-griego-al.html
http://cubasiguelamarcha.bligoo.es/las-10-verdades-del-pueblo-griego-al-mundo-por-salim-lamrani
Posted in Sin categoría | Leave a comment

FBI ofrece recompensas por valor de 4,2 millones de dólares por la captura de cinco ciberciminales

FBI ofrece recompensas por valor de 4,2 millones de dólares por la captura de cinco ciberciminales 

 

ciber-ladron

ciberguerra-eeuu

Zyngaopp

pirateria-en-internet

Se pone precio al creador de GameOver Zeus

 

El FBI ofrece recompensas por valor de 4,2 millones de dólares por la captura de cinco ciberciminales, entre ellos el responsable del malware Zeus.

 

El FBI pone en marcha un programa de recompensas con el objetivo de capturar a algunos ciberdelincuentes.

 

1.-Destaca los tres millones de dólares que el FBI está dispuesto a pagar por información que lleve al arresto de un hacker ruso Evgeniy Mikhailovich Bogachev, de 31 años, sospechoso de ser el responsable de la botnet GameOver Zeus, utilizada para robar más de cien millones de dólares a empresas y usuarios desde 2011.

2.-El segundo de la lista es Nicolae Popescu, por cuyo arresto el FBI está dispuesto a pagar in millón de dólares. Popescu está acusado de una estafa online que prometía el envío de bienes comprados –entre ellos coches, que nunca llegaban a los compradores.

3.-Alexsey Belan está acusado de entrar en las redes informáticas de tres grandes compañías de comercio electrónico de Nevada y California para robar información de clientes y vender las bases de datos. El FBI ofrece por este hacker una recompensa de 100.000 dólares.

4.-Elaborar spyware para interceptar comunicaciones privadas es de lo que se acusa a Carlos Enrique Perez-Melara; la información que lleve a su arresto está valorada en 50.000 dólares.

5.-El último de la lista de los ciberdelincuentes más buscados por el FBI es Peteris Sahurovs, por cuya captura se ofrecen 50.000 dólares. Se le acusa de estar involucrado en una operación internacional entre febrero y setiembre de 2010 en la que se utilizó un virus para defraudar más de dos millones de dólares a los usuarios de Internet mediante un ransomware que bloqueaba los ordenadores hasta que se efectuaba un pago de 50 dólares.

Por:  *

http://www.channelbiz.es/2015/07/03/se-pone-precio-al-creador-de-gameover-zeus/

*Rosalía Arroyo lleva trabajando en publicaciones online desde 2001, escribiendo en vnunet.es,  ITespresso.es  y desde hace un tiempo en ChannelBiz.es. Ahora comparte también su tiempo escribiendo en Siliconweek.es.

Sus intereses son la seguridad y el canal TI.

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Furia androide

Furia androide

 

Poseer un teléfono con el sistema operativo Android se puede convertir en una adicción.

¿Tienes tú o alguno de tus amigos uno de estos aparatos?

¿Quieres compartir con nosotros tu experiencia? 

Más de tres millones de personas en Cuba tienen líneas para celulares activadas, aunque una cantidad todavía ínfima de esos móviles tienen Android.
Foto: Tomada de Androidzone.org

4.4.2. Esa es la versión de Android de mi teléfono que, para ser sinceros, no es la gran cosa. Es de marca dudosa, no pagué por él los precios exorbitantes que ahora están de moda y tiene sobre sí un raro estigma, propio de estos tiempos en que la venta de celulares por la izquierda resulta un buen negocio y un termómetro social: mi móvil es chino.

Poseer un móvil chino, para quienes se mueven en algunos escenarios escolares, en la calle y en ciertos círculos profesionales, evidencia dos características de sus portadores, especialmente de aquellos que gustan de usarlos  en cada pasillo, parada de guaguas, reunión y conversación.

La primera es que tiene «poco» dinero, porque «no vale igual una copia china que un original» –te dicen los (re)vendedores- y eso, socialmente, parece tener un costo: cierto tipo de exclusión poco relevante si se admite que en la Isla es ínfima la cantidad de personas que pudieran pagarse un original.

La segunda es que, de todas formas, tiene un «teléfono Android». Disfrutar de este sistema operativo, aunque no se tenga línea, se ha convertido en un asunto de notoriedad entre los consumidores de la tecnología.

Con ellos el comparar un móvil con otro, intercambiar aplicaciones, compartir archivos por bluetooth, jugar, enviar mensajes multimedia… pasó de ser la forma de conexión social primaria que empezamos a «descubrir» a partir del 2008 –cuando se autorizó la venta de líneas a los cubanos– para convertirse en una necesidad de consumo.

Uno no ansía lo que poco conoce, pero el siglo XXI y la globalización cultural andan haciendo de las suyas en Cuba. No hay carteles ni spots anunciando los privilegios sociales de un smartphone y, aun así, los niños y adolescentes piden a sus padres que le regalen uno si aprueban los exámenes, si pasan el año, si obtienen la carrera, si se portan bien…

Quizás muchos, si creyeran en Reyes Magos, les pedirían un  tablet para jugar y ver series. O negociarían el diente caído con el Ratón Pérez para ver si les trae de Panamá o Ecuador algún móvil barato… «pero que sea Android». Sus padres pagan.

No demonizo los celulares. Tengo un amigo, adicto a su teléfono, que hace cuatro años salvó la vida de un grupo de personas cuando se volcó la yutong en que viajaba de Las Tunas a La Habana. ¿Cómo? Usando su móvil para informar.

Unos meses atrás yo misma hice, gracias a un celular, una entrevista que siempre recordaré. Fue a uno de los médicos cubanos que cumplía misión en África atendiendo a los enfermos de Ébola. Él me respondía desde su móvil, lentamente, quizás usando un solo dedo para evitar errores en el resbaladizo teclado de Android que, a propósito, le hacía sugerencias de corrección.

Estar conectados resulta una necesidad social con la que el país tiene una deuda que no solo abarca el alto precio de las líneas y las llamadas, sino también la posibilidad de usarlo para conectarnos a Internet. Pero eso sería motivo de otro artículo.

El problema en este caso es que, más allá de las «apps» para encontrar restaurantes y los dobles «checks» de la mensajería, los móviles nos han cambiado la vida y nos imponen nuevas dinámicas de consumo por las que no deberíamos dejarnos tragar.

Lo que te pierdes si no tienes Android, por ejemplo, parece importar demasiado. Hasta hace unos años bastaba con tener «un telefonito» cualquiera para llamar y enviar mensajes. Ahora ese telefonito –digamos un Alcatel de 25 CUC- es el primer paso en una larga carrera que llevará a gastar más de lo que tienes por lo que dicen que es mejor.

Primero -te dirás a ti mismo- será por necesidad. Tu telefonito no tiene una buena cámara, no soporta el correo Nauta, pasas trabajo con el teclado y no sintoniza las emisoras. Es hora de invertir.

Con el equivalente al salario completo de tres meses comprarás uno mejorcito. Pero difícilmente será Android. En Etecsa, por ejemplo, un móvil con ese sistema operativo cuesta más de 100 CUC. Pronostico que durarás poco con la nueva adquisición.

La presión social, «imperceptible» si así lo quieres creer, te inducirá a buscar esta vez un celular táctil (que es lo que se usa) y práctico (nadie lo puede negar), en el que puedas copiar mapas, directorios, enciclopedias, navegadores, linternas, editores de fotos y videos, reproductores de música, y otros muchos programas y juegos que antes solo era posible usar en las computadoras.

Aprenderás a vivir al tanto de lo último y sufrirás si no puedes actualizar el sistema con la última versión sacada al mercado por Google. Dicen en varias páginas web que Android es un buen exponente de lo que llaman obsolescencia programada.

Y con este sistema operativo tendrás, además, otras regalías. Una de ellas es que, si te conectas, serás vigilado por la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de Estados Unidos y el Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno (GCHQ) de Inglaterra, con acceso a los datos de los usuarios de dispositivos Android.

En enero de 2014, The Guardian reveló que ambas agencias de inteligencia interceptaban información personal a través de Internet, redes sociales y aplicaciones populares como Angry Birds, que recopilan información para temas comerciales y de publicidad. La NSA y el GCHQ insisten en que cumplen con las leyes nacionales e internacionales. Ya veremos…

Antes, de estudiante, cuando escuchaba algo parecido a «android» el término me remitía a los androides, robots que imitando la apariencia y la conducta humana pueblan algunos famosos libros de Ciencia Ficción.

Perdí el sueño con unas historias de Isaac Asimov que leía en el único sitio de la casa donde se mantenía prendida la la luz hasta la madrugada: el baño. El hombre bicentenario, en especial, me desveló.

Ahora, como a muchas otras personas, me roba horas (y no solo nocturnas) la necesidad de revisar el correo en todo momento (aun cuando me desgaste un saldo siempre al límite), de revisar los sms, de jugar aunque no tenga ganas, de limpiarle la pantalla, de tocar el teléfono solo para saber que está ahí y no se me «ha ido corriendo», sí, corriendo, como aquellos días en que solo usaba ese dichoso aparatico porque me hacía falta.

 *Este artículo fue publicado originalmente en la revista cubana La Calle del Medio, en su edición de mayo de 2015.

Perfil del Autor

Yisell Rodríguez Milán           

Editora en Soy Cuba. Colaboradora con varias revistas y editora del blog Lente de Aumento.
Síguela en Facebook, Google +, You Tube y en twitter (@YisellRMilan)
yisell@juventudrebelde.cu

http://www.soycuba.cu/noticia/furia-androide-0

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Raúl Ferrer, Centenario

Raúl Ferrer, Centenario

Maestro hacia el futuro, sin retorno

Educación, justicia social y poesía fueron su brújula

 

Por LUIS TOLEDO SANDE

Raúl Ferrer, eminente pedagogo

Con su habitual sonrisa. (Foto: GASPAR SARDIÑAS
/ Archivo de BOHEMIA)

Con decir que se le recuerda por la relevante labor que desplegó en la Campaña Nacional de Alfabetización, se daría una idea del ser humano a quien se dedican estas líneas, Raúl Ferrer. Surtidora de semillas que siguen germinando no solo en Cuba, sino en otras tierras de nuestra América y en otros continentes, aquella Campaña –cultural en el sentido más profundo y abarcador– ha sido una de las mayores proezas de la Revolución Cubana.

Él, vicecoordinador nacional de esa obra, fue una de sus almas. Se entregó a encaminarla en esfuerzo compartido con otras personas que, como el coordinador, Mario Díaz, también merecen elogio, al igual que el conjunto de maestros voluntarios, brigadistas y alfabetizadores populares que la llevaron a feliz término, un ejército de luz que tuvo incluso mártires.

En la herencia de José Martí, abrazada en La historia me absolverá, la Revolución Cubana acometió su proyecto educacional y justiciero desde que alcanzó la victoria en el alba de 1959. Ya Raúl Ferrer había cumplido 43 años, y su talante de lozana cubanía, cimentada en el ímpetu creador, halló el entorno para realizar sus sueños.

La Alfabetización fue la mejor continuidad para el largo trecho de magisterio que él había emprendido en su juventud. Empezó haciéndolo en educación física, y pronto se adentró en un terreno más amplio de saberes y virtudes, siempre junto al afán de justicia social para su pueblo. En una república maniatada por el imperialismo y corroída por las desigualdades, se vinculó con quienes comprendieron que la vía para transformar el país se hallaba en el empeño por construir el socialismo. Plantearse tal meta en aquellas circunstancias, a no pocos les parecería un acto quijotesco, para decirlo en términos “piadosos”.

Orígenes y camino

De familia modesta, Raúl Ferrer Pérez nació en Meneses, localidad del municipio de Yaguajay, entonces perteneciente a la provincia de Las Villas, hoy a la de Sancti Spíritus. El alumbramiento ocurrió el 4 de mayo de 1915, aunque por la fecha de su inscripción en el registro civil el centenario se le celebre el 1 de julio. Tempranamente asumió la causa del socialismo con la resolución de jugarse la piel. Lo demostró con su conducta diaria.
Para que los niños y las niñas más pobres no sufrieran la humillación de la desigualdad –que les impedía calzarse–, y que por ese motivo no faltaran al aula, ideó que todos sus alumnos asistieran a clase descalzos: “Así el aprendizaje les entrará por los pies”, diría. Los que tenían zapatos, los dejaban junto al tronco de una ceiba, bautizada Carlos Manuel de Céspedes. El maestro daba el ejemplo: también él ponía allí los suyos.

Se arriesgó, sobre todo, en un sentido de mayor significación: vinculado al Partido Socialista Popular, tomó parte activa en el enfrentamiento a la realidad nacional. Buscaba una república diferente, una libertad que permitiera a toda la infancia, a todo el pueblo, tener zapatos y libros. Sufrió persecución y cárcel, y más de una vez intentaron cesantearlo, a lo cual se opusieron otros trabajadores de la enseñanza que lo respetaban y admiraban.

En los períodos en que se le arrancó del aula hay derecho a pensar cuando en su Romance de la niña mala –dedicado a sus alumnos del Central Narcisa– se leen los siguientes versos: “Y cuentan los que lo saben,/ que en aquella tarde amarga/ en que no vino el maestro,/ era la que más lloraba”. Viene asimismo a la mente el pasaje que rememora de este modo a la niña: “Verdad que siempre está ausente;/ pero si viene no falta/ entre sus manitas breves/ un ramo de rosas blancas/ para poner al Martí/ que tengo en mitad del aula”.

Homenaje realizado por la Uneac, a propósito del 70 cumpleaños de Raúl Ferrer

Por sus 70 años, se le honró en la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac). Junto a él, de izquierda a derecha en la foto, Ángel Augier, Onelio Jorge Cardoso, Joaquín G. Santana y Hugo Chinea. (Foto: HÉCTOR DELGADO / Archivo de BOHEMIA)

Renovado fervor

Quienes lo trataron, máxime si vieron el entusiasmo con que, en la Cuba de la Revolución triunfante, renovó su ahínco educacional, lo recuerdan con veneración. De ello abundan testimonios, como los que prestigiosas voces dieron especialmente para acompañar estas páginas, cuyo autor lo conoció, sobre todo, en los Seminarios Juveniles de Estudios Martianos. En esos encuentros el maestro contaba que su Martí “en mitad del aula” no era simple metáfora: en las escuelas a su cargo no había los llamados “rincones martianos”, porque –afirmaba– al hombre de La Edad de Oro no le correspondía estar arrinconado, sino vivir en el corazón de la enseñanza, tanto en quienes la practicaban como en quienes la recibían.

Como parte de su atención a la obra de Martí –sobre quien hacía observaciones que han merecido reconocimiento y gratitud de estudiosos–, hacia el final de su vida colaboró con Teodomira (Teddy) Aguiar Abreu en el afán de compilar los numerosos poemas dedicados por autores de Cuba y de otros países al hombre en quien Gabriela Mistral vio una “mina sin acabamiento”. Recuperar aquella compilación, y publicarla, sería un logro.

De su actitud y sus ideas en general hablan los hechos de su existencia, que, de tantos y tan intensos, no cabría ni rozar en pocas páginas. Felizmente, sobre la trayectoria seguida por él antes y después de 1959, existe una Cronobiografía de Raúl Ferrer Pérez, obra de Lidia Dávila Montes, Baldomero Expósito Rodríguez y Nilda Sosa Delgado. Ese texto ha nutrido y seguirá nutriendo contribuciones sobre la vida y la obra del maestro.

Pero el volumen, impreso en La Habana en 1998, no parece haber tenido una tirada extensa, ni haberse reeditado, y es necesario promover lecturas y conocimientos que le rindan a Ferrer un homenaje digno de sus méritos. No cabe acomodarse a la existencia de páginas publicadas, y tampoco son tantas las que se le han dedicado. Pero, aunque lo fueran, hasta sobre almohadas de libros puede dormir, ingrato, el olvido, máxime tratándose de una figura como la suya, tan distante –y distinta– de las que privilegian como cuestión de moda los medios dominantes en el mundo, cuyos tentáculos desinformadores se cuelan por todas partes.

Con la brújula de Martí –“Ser culto es el único modo de ser libre”–, vio en la Campaña de Alfabetización el modo de acometer en toda la patria la obra de saber y ternura que reclamó el autor de Maestros ambulantes, artículo de 1884 donde se lee aquella máxima. Cumplida la histórica Campaña, Ferrer desarrolló dentro del Ministerio de Educación una fértil labor en el frente de la Educación de Adultos, para el cual se hicieron los planes llamados de Seguimiento.

Su aporte a esa labor –a la que sumaría la Campaña por la Lectura, dirigida a toda la población– fue medular, y le ganó un prestigio que desbordó largamente el ámbito cubano. Fue asesor de la Unesco y participó en distintos foros internacionales. También ejerció la diplomacia como consejero cultural de la Embajada de Cuba en la Unión Soviética.

Raúl Ferrer, según los caricaturistas Juan David y Blanquito Raúl Ferrer, según los caricaturistas Juan David y Blanquito
Raúl Ferrer, en los trazos y modos de los caricaturistas Juan David y Blanquito, respectivamente. (Fotocopias: E.C.L.)

En la poesía

Permanente fue en él la conjunción de poesía y labor pedagógica. En el prólogo a uno de sus cuadernos de versos (Poemas, 1990), Alfonso Quiñones recuerda haberle oído decir que no había vivido “‘en poeta’ y a eso achacaba su falta de reconocimiento por parte de la crítica. Pero es que, en realidad, Raúl Ferrer siempre ha vivido ‘en poesía’”. El juicio de Quiñones lo apoyan textos del propio Ferrer.

En Raquel, poema dedicado a Raquel Cuesta Méndez, la compañera de su vida, sostuvo: “¿Recuerdas/ cuando andábamos/ de un lugar para otro/ perseguidos?// Todo quedaba/ abandonado en casa;/ menos los versos,/ lo único que de veras/ aquel mundo/ me dejó poseer/ y compartir contigo!”. En Arte poética plasmó el sentido con que amasaba la poesía: “Ni verso para hacerme una corona,/ ni verso de acicate a mis instintos,/ ni una mesa de versos,/ ni versos para el llanto./ ¡Mejor los llevo al cinto!”.

No bruñó sus versos obedeciendo a modas, ni llevado por la sed de puntualidad que pudiera dominar a quien acude a la cita con la poesía afanado en hacer carrera literaria. De ahí, y del consciente valor de utilidad –en la virtud– con que escribía, pudiera derivarse algún menosprecio de su estatura poética, acaso por la idea de que, en cuanto a recursos y modos expresivos, no buscó someterse a corrientes o normas de paso. Pero quizás de esa “extemporaneidad” le vengan sus valores más perdurables.
Tampoco se caracterizó por descuidos, ni por subvalorar las exigencias formales para ceder a un pedagogismo cómodo. “Estoy haciendo versos/ porque me gusta la palabra hermosa”, se lee enNueva Beatriz, poema de resonancia dantiana en que declara asimismo: “Estoy hecho de rima casi todo”.Solo que no vio en la forma un fin, sino un camino para llegar con autenticidad al corazón de sus destinatarios. Ya por eso merecería respeto, lo merece.

Si se quisiera un fundamento para acreditar las consideraciones precedentes, quizás no habría otro mejor que la aceptación de la cual gozan, hechos canciones, textos suyos tan diversos como el ya citado Romance de la niña mala La vaquita Pijirigua. Tal triunfo no alcanzaría a explicarlo únicamente la destreza del espléndido musicalizador e intérprete: Pedro Luis Ferrer, sobrino y venerador del poeta. Se explica por el dominio que este tuvo de la palabra, y por un registro de sentimentalidades que van desde la ternura hasta la comicidad de arraigo popular.

Campechanía, grandeza

Retrato de Raúl Ferrer que formó parte de la exposición que, por su centenario realizó el Instituto de Literatura y Lingüística José Antonio Portuondo
Este retrato, cuyo autor no hemos logrado
identificar –ojalá contribuya a ese empeño su
publicación en BOHEMIA–, formó parte de la
exposición que el Instituto de Literatura y
Lingüística José Antonio Portuondo Valdor
dedicó al centenario de Raúl Ferrer.
(Fotocopia: E.C.L.)

El autor de esos textos, y de tantos otros, hace pensar en un tipo humano característico del centro del país, donde parecen brotar, como frutos de la naturaleza, seres en quienes la conciencia del valer propio va pareja con la voluntad de no darse importancia, o, para emplear una expresión que hoy parece en desuso, no darse lija. Vienen a la mente personas a un tiempo afines y diversas, como los escritores Samuel Feijóo, de quien contaba anécdotas deliciosas, y Onelio Jorge Cardoso –ambos próximos afectivamente a él–; Alcides Iznaga, cuyo centenario, en 2014, pasó sin la atención merecida; o la maestra y trovadora Teresita Fernández.

La proyección de personas como esas puede confundir a quienes se dejan encandilar por poses y figureos. Pero no a quienes miren a lo hondo y con pupila esclarecida. En el caso que nos ocupa, y en otros, la campechanía apunta a una conciencia de servicio colectivo que engulle o pone en su sitio a la vanidad y otras expresiones de la egolatría. No es razón para desconocer la altura de aquellos y aquellas que no se dejan obnubilar por su jerarquía intelectual.

A propósito del aniversario 90 de Raúl Ferrer, que había fallecido el 12 de enero de 1993, en La Habana, Enrique Núñez Rodríguez, amigo suyo y también de origen villareño, escribió: “Ahora que la cubanía, la identidad nacional, y nuestras raíces culturales son objeto de un serio estudio, alguien debería profundizar en el pensamiento, la obra y, sobre todo, la sicología de este comunista con letra de Marx y Engels y música de Sindo Garay”. Para hacer aún más completo el feliz y risueño acierto, habría que añadir, con toda seriedad, que la orquestación iría por cuenta de José Martí.

Armando Hart Dávalos
(Foto: GILBERTO ANTE)

Mis recuerdos de Raúl Ferrer

Aunque ya conocía a Raúl Ferrer como combativo dirigente sindical del magisterio y a la vez renombrado poeta decimista, tuve la oportunidad de tratarlo de forma más íntima y cotidiana a partir de los días iniciales de la histórica Campaña de Alfabetización, donde jugó un papel crucial tanto en su amplia movilización social como en los aspectos técnicos y pedagógicos. Posteriormente, a él se debe en gran medida el lanzamiento de la Campaña de Seguimiento, original manera de complementar y consolidar los conocimientos adquiridos por los recién alfabetizados.
Cuando recordamos su centenario, Raúl viene a mi mente como figura destacada dentro de la vanguardia de los maestros cubanos más ilustres, incorporados al Ministerio de Educación tras el triunfo revolucionario; lo recuerdo también como firme militante comunista, por su comportamiento siempre unitario y por su extraordinaria simpatía personal.

Armando Hart Dávalos (Primer ministro de Educación en la Cuba revolucionaria, atendió desde ese cargo la Campaña de Alfabetización. Posteriormente fue ministro de Cultura y hoy dirige la Oficina del Programa Martiano).

 

Asela de los Santos
(Foto: L.T.S.)

Un maestro poeta

Su condición de pedagogo y poeta dio como resultado todo lo que hizo en Educación. Era simpático y ejercía gran atracción sobre la mayoría, en especial sobre los niños. Cuando llegué al Ministerio, él estaba en Educación de Adultos. Se necesitaba reorganizar el sistema para resolver incongruencias en el flujo de los alumnos, y los adultos eran parte importante.
Traía la experiencia de su intenso trabajo en la Campaña de Alfabetización, y asumió la que se llamó de Seguimiento, dirigida a elevar el nivel mínimo de la población al sexto grado, y luego al noveno, para lograr el crecimiento que vendría. Hizo una gran obra, en la concepción misma del trabajo, y en la elaboración de los materiales necesarios. Sus libros sobre el tema, verdaderas joyas, se dirigían a los adultos recién alfabetizados, que no dominaban bien el idioma. Escribía de manera que los temas y la expresión les interesara y los ayudara a comprender.
No era propiamente un académico, sino algo más: un creador con un pensamiento activo que le permitía resolver problemas rápidamente. Sin haber hecho altos estudios especializados, logró un gran nivel pedagógico y cultural. Era un hombre valiente, algo muy importante. En Educación todo el mundo tiene la virtud de sentirse pedagogo, y hay cosas técnicas que se requiere discutir con especialistas. Él las enfrentaba sabiamente. Tuvo éxito, y tanto los viejos maestros como los más nuevos le rendían culto. Se lo ganó sin ser impositivo. Tenía la cualidad, la gracia, de llegar y convencer. Era muy juicioso y estuvo abierto a las transformaciones. Me alegra mucho que se le haga justicia, no solo en su centenario.

Asela de los Santos (Fue viceministra primera y ministra de Educación. Actualmente es  asesora en la Oficina de Historia de las FAR)

Lidia Turner Martí
(Foto: L.T.S.)

Así era Raúl Ferrer

Tuve la alegría de tratarlo en distintas circunstancias, como en la Asociación de Pedagogos de Cuba, en la que fue sumamente activo. Coincidí con él en Nicaragua, poco después del triunfo de la Revolución Sandinista. Estábamos allí como asesores: él, de la Unesco (fue importantísimo para la Campaña de Alfabetización en aquel país); yo, del Ministerio de Educación. Un día estábamos esperando su visita, y me dicen: “Por ahí viene Raúl Ferrer”. Yo, que lo conocía desde hacía años, miraba y no lo veía, hasta que me percaté de que era un hombre que vestía jean y cotona, llevaba un sombrerito y calzaba tenis. Yo tenía la imagen de funcionarios de la Unesco trajeados.
Él se hacía querer con su bondad y su simpatía, y se le respetaba  por sus conocimientos y su creatividad, y por su presencia en tareas como las desarrolladas por el Movimiento Quincho Barrilete con el fin de proteger a niños que necesitaban vender periódicos en las calles para ayudar a sus familias, y a veces morían atropellados por automóviles. El Movimiento ayudó al Frente Sandinista a adoptar medidas concretas en auxilio de aquellos niños, para cuidarlos y que pudieran asistir a la escuela.
También recuerdo una confesión que nos hizo: “No paro hasta aprender el Palo de Mayo y poder bailarlo con una nica antes de terminar la Alfabetización”. Pensando en el dinamismo de esa danza, le contesté: “Pero requiere mucho esfuerzo. ¿Lo sabe Raquel, que tanto te cuida por tu afección cardiológica?” Poco tiempo después me contó feliz: “Ya bailé el Palo de Mayo con una nica. Por poco me muero, pero aquí estoy”.

Lidia Turner Martí (Fundadora y presidenta, por varios períodos, de la Asociación de Pedagogos de Cuba, de la cual es actualmente presidenta de honor. Profesora de mérito de la Universidad de Ciencias Pedagógicas Enrique José Varona. Miembro de mérito de la Academia de Ciencias de Cuba).

TRES POEMAS DE RAÚL FERRER*

Mi pueblo
A Carlos Puebla

Mi pueblo está tirado sobre la costa norte
de la inquieta provincia que es el centro de Cuba.
Para poblarlo hicieron su contrastado aporte
la sangre de los blancos y la sangre yoruba.

Al sur, la cordillera. El viajero que suba
verá al fondo del valle el fantasmal recorte
de un barracón en ruinas cuyo silencio incuba
la evocación cañera del esclavo y el corte.

La zafra en dos centrales. Nuestra esperanza humea
sesenta días al año de cada chimenea,
y al fin es bagacillo lo que nos ha cubierto.

Engordamos un poco mientras corre el guarapo.
Y con lo que nos queda, nos compramos un trapo
que cubra la miseria de todo el tiempo muerto.
1940

Alfabetización

Voy a aprender a escribir,
guajirita desdeñosa,
para ponerte una cosa
que me da pena decir.

Qué doloroso es sentir
que llevo dentro un jilguero
cantándome: –Compañero,
toma lápiz y papel
y escribe: “Guajira cruel,
si no me quieres, me muero”.

1961

A Juan Marinello

Yo he visto el oro hecho tierra
Barbullendo en la redoma…
José Martí

Asciendes por tu senda: hay que cantarte,
Juan que vienes de tramos sin olvido
con tu talento que pulió el partido
para llevar, valiente, su estandarte.

En vida y lucha tu martillo, el arte
tanto pesa por fruto recogido
como tu eternamente florecido
ejemplo de –en la hoz– multiplicarte.

Quiero cargar este mensaje breve
con el regalo que a tus manos lleve
no el oro que barbulla en la redoma,

sino del gran Octubre el mármol puro,
y del Enero limpio el sol seguro,
para el vuelo triunfal de la paloma!
1976

La Uneac puso a circular en 1979 una valiosa compilación de su obra poética, Viajero sin retorno, entre otros Portadas de sus de sus más importantes libros: Viajero sin retorno y Poesía en la pedagogía. La Uneac puso a circular en 1979 una valiosa compilación de su obra poética, Viajero sin retorno; y uno de los homenajes que en su centenario le ha rendido la Asociación de Pedagogos de Cuba es el volumen, con título de los editores, Poesía en la pedagogía (2015), que –se lee en la contracubierta­– abarca también El retorno del maestro, publicado por Gente Nueva en 1990. (Fotocopias: E.C.L.)

* Tomados –por la calidad de esa edición– de Viajero sin retorno. (L.T.S.)

 

http://www.bohemia.cu/2015/06/29/cultura/raul-ferrer-centenario.html

http://cubasiguelamarcha.bligoo.es/raul-ferrer-centenario

http://cubasiguelamarcha.blogspot.com/2015/06/raul-ferrer-centenario.html

CubaSigueLaMarcha.bligoo.es

CubaSigueLaMarcha.blogspot.com

CubaEstrellaQueIlumina

Posted in Sin categoría | Leave a comment