Ciberseguridad y Ciberestrategia: avatares de un nuevo campo de batalla

Ciberseguridad y Ciberestrategia: avatares de un nuevo campo de batalla

 

Por Katherinne Díaz Pérez y Abel Suárez Perdomo

Por estos días, en Cuba se ha analizado el tema de la Ciberseguridad. La Conferencia Internacional “Nuevos Escenarios de la Comunicación Política en el ámbito digital” que sesionó del 5 al 7 de junio en la capital cubana, devino espacio de reflexión y proyección necesario en torno a este fenómeno que nos depara desafíos cada vez más grandes.

El ciberespacio es un terreno donde las grandes corporaciones permanecen en una búsqueda permanente de expansión y dominio. Los beneficios y a su vez, peligros que ello implica, atañan a todas las naciones del mundo y Cuba no es la excepción. Tan solo con unas hojeadas a las intervenciones del viceministro de Relaciones Exteriores de la República de Cuba, Abelardo Moreno, y la periodista y editora de Cubadebate Rosa Miriam Elizalde1 en el mencionado evento, nos percatamos de realidades que acechan en este ámbito.

El comunicado Un nuevo rumbo para Cuba aparecido el 17 de diciembre en los sitios web de la Casa Blanca y el Departamento de Estado cuando el presidente de EE.UU., Barack Obama, decidió cambiar la estrategia de ese país hacia el nuestro; recoge en su apartado Próximos Pasos, Nuevo Curso, como una línea de trabajo “el inicio de nuevos esfuerzos para incrementar el acceso de Cuba a las comunicaciones y su capacidad para comunicarse de manera libre”.2 

La explicación que se ofrece al respecto consiste en que “Cuba tiene una penetración de Internet de alrededor de cinco por ciento, una de las tasas más bajas en el mundo. El costo de las telecomunicaciones en Cuba es exorbitantemente alto, mientras que los servicios que se ofrecen son extremadamente limitados. Ahora se permitirá que los proveedores de telecomunicaciones establezcan los mecanismos necesarios en Cuba, incluida la infraestructura, para proporcionar telecomunicaciones comerciales y servicios de Internet”.

Si lo anterior se materializa, es oportuno revisar algunas cuestiones de la recién publicada (abril de 2015) Ciberestrategia del Departamento de Defensa de EE.UU.,3 la cual está en concordancia –así lo hace notar– con la Estrategia de Seguridad Nacional de 2015 y la Revisión Cuadrienal de Defensa de 2014.

Nos presenta el informe tres misiones de la Ciberestrategia: “Defender las redes, sistemas y la información del DoD (Departamento de Defensa); defender la patria y los intereses nacionales de EE.UU. frente a los ataques cibernéticos de significativa importancia; y proporcionar apoyo cibernético a los planes operativos y de contingencia militar”.4

Los objetivos estratégicos son: 1) construir y mantener fuerzas y capacidades listas para dirigir operaciones en el ciberespacio; 2) defender las redes de información del DoD, asegurar los datos del DoD y mitigar los riegos para las misiones del DoD; 3) estar preparados para defender la patria y los intereses vitales de EE.UU. de ciberataques destructivos y perjudiciales de consecuencias significativas; 4) construir y mantener un plan y opciones ciberespaciales (de Internet) para emplear esas opciones en controlar una intensificación del conflicto y determinar el ambiente de conflicto en todos los escenarios y etapas; y 5) construir y mantener fuertes alianzas y socios internacionales para disuadir amenazas determinadas e incrementar la estabilidad y seguridad nacional.5

Como puede verse, las misiones y objetivos en perfecta coherencia reflejan en su semántica un carácter defensivo, tradicional en este tipo de textos oficiales. Sin embargo, no debemos dejarnos arrastrar por cuanto dicen tales proyecciones de forma textual, sino por cómo se implementan.

Entonces, cuando el documento expone que el Departamento de Defensa busca defender al país contra cualquier adversario “durante tiempo de paz, crisis o conflicto”;6 eso significa que el Pentágono ha desarrollado capacidades para ciberoperaciones que incluyen herramientas diplomáticas, informacionales, militares, económicas, financieras y jurídicas. Aspecto este que resulta una extensión de la estrategia no convencional que está siguiendo Washington, que por adición rompe fronteras entre los estados de “guerra” y “paz”.7

El documento recoge que para apoyar esas misiones, el Departamento de Defensa dirige un rango de actividades “fuera del ciberespacio”. Por ejemplo, “coopera con agencias del gobierno, con el sector privado, y nuestros socios internacionales para buscar información, construir alianzas y socios, y fomenta normas de conducta responsable para mejorar la estabilidad estratégica global”.8 Los mencionados lineamientos responden a potenciar frentes de acción de forma indirecta y alejar responsabilidades gubernamentales: hay ciertas “flexibilidades” –peligrosas por cierto– que en las reglas capitalistas posee la propiedad privada.

Y a pesar de que el documento no hace alusión de forma explícita a nuestro país, debemos tener en cuenta todo lo anterior y reconocer que EE.UU. tiene la hegemonía en los dominios de Internet, y posee amplia experiencia en el terreno en cuestión; incluso, con grandes escándalos y ciberdelitos contra diferentes naciones. Imposible olvidar las revelaciones hechas en su momento por Julian Assange y Edward Snowden.

Tampoco puede soslayarse la existencia del Comando Cibernético con capacidades y recursos de todo tipo para cumplir con la presentada ciberestrategia.

En esencia, viene a ser este otro más de los documentos dentro de un entramado de engendros imperiales, que buscan ocultar sus verdaderos intereses en métodos no tan conocidos públicamente.

Así entonces, ante la tan anunciada apertura en el ámbito de las telecomunicaciones que EE.UU. proyecta hacia Cuba, se impone a los cubanos un uso cada vez más inteligente del ciberespacio, en aras de seguir perfeccionando nuestra sociedad.

Referencias:

http://www.cubadebate.cu/especiales/2015/06/05/conectarnos-al-conocimiento-desde-el-concepto-de-compartir-y-no-excluir/#.VXNZglaWRkh;http://www.cubadebate.cu/opinion/2015/06/06/es-urgente-integrarnos/#.VXNZu1aWRkg

2 Ver “Un Nuevo rumbo para Cuba” en

https://www.whitehouse.gov/issues/foreign-policy/cuba-política

3 Ver “The Departament of Defense Cyberestrategy” disponible enhttp://www.defense.gov/home/features/2015/0415_cyber-strategy/. Puede descargarla en http://www.defense.gov/home/features/2015/0415_cyber-strategy/Final_2015_DoD_CYBER_STRATEGY_for_web.pdf
4 Idem.

5 Idem.

6 Idem.

7 Ver “El recurso del tiempo en la Guerra No Convencional” de Katherinne Díaz Pérez, disponible en (URL en caso de publicación)

8 Ver “The Departament of Defense Cyberestrategy” disponible enhttp://www.defense.gov/home/features/2015/0415_cyber-strategy/. Puede descargarla en http://www.defense.gov/home/features/2015/0415_cyber-strategy/Final_2015_DoD_CYBER_STRATEGY_for_web.pdf

———————————————–

FUENTE:

http://www.cubadefensa.cu/?q=node/3284

This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post. Post a comment or leave a trackback.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Your email address will never be published.