Guerras de Cuarta Generación

Guerras de Cuarta Generación

Tomada del blog Darcyfranco.wordpress.com
Este artículo fue enviado a nuestro correo por el usuario Yuliesky Amador, quien nos advierte: «El artículo nace a partir de un cable desclasificado del sitio Wikileak que hace alusión a una información enviada desde la Oficina de Intereses de los Estados Unidos en La Habana a Washington donde dice que ya la vieja guardia de la disidencia en la Isla ha perdido prestigio y credibilidad, y por tanto sus mayores esfuerzos estarían ahora en la juventud».

No es un secreto. El Siglo XXI se ha caracterizado por un avance tempestuoso y acelerado de las ciencias y la técnica. Vivimos en la era digital y si antes la comunicación intercontinental parecía cosa de ficción, en la actualidad con la existencia de la telefonía celular e  Internet los contactos entre regiones se establecen en sólo segundos.

Los grandes medios de comunicación en sus distintas modalidades, dígase televisivos, radiales, escritos o digitales, han sido los más beneficiados con el desarrollo tecnológico. Esto les ha permitido ganar rapidez a la hora de transmitir los sucesos, en la mayoría de los casos desde el propio lugar del hecho.

Para muchos Internet y la era digital vinieron para hacernos la vida más fácil y sin dudas los jóvenes son  quienes con mayor facilidad comprenden y dominan el arte de utilizar los adelantos tecnológicos.

Y en muchos casos estamos tan vinculados a ellos que, como afirma el profesor Víctor Marí Suárez en su libro Globalización, nuevas tecnologías y comunicación, las tecnologías y la sociedad están tan estrechamente conectadas que «no se puede entender una sin otra».

Pero, ¿es mala la influencia de Internet y los medios de comunicación?… Decir que Internet «es mala» y que «todo este avance tecnológico sólo trae consecuencias negativas», sería ilógico. La cuestión está en los usos negativos que se les pueden dar.

El «mejor amigo de Cuba» y eterno Comandante de la Revolución Bolivariana Hugo Rafael Chávez Frías, dijo el 6 de junio de 2007: «El gobierno norteamericano ha declarado la guerra al mundo, y es una guerra que a diferencia de las guerras mundiales anteriores, de grandes ejércitos que invadían países; bombardeaban países… tiene distintas manifestaciones, distintas maneras de presentarse, distintas maneras de ser iniciada».

El entonces Presidente venezolano hacía referencia a una estrategia desplegada por el gobierno de los Estados Unidos más allá de sus fronteras. Estrategia que no es nueva, pero que incluye como novedoso el nivel de prioridad asignado.

Se trata de las llamadas Guerras de Cuarta Generación, también conocidas como Golpe Suave, Poder Inteligente, Huella Ligera, o como la llamaba el propio Chávez: de «Mecha Lenta». Este método se incluye dentro de la ya popular Guerra No Convencional.

Cualquiera que sea su nombre, el objetivo no varía: derrocar gobiernos que no se someten a los designios del imperialismo. Para ello juegan un papel protagónico los medios de comunicación masiva y las modernas tecnologías de la informática y las comunicaciones, en función de acciones subversivas. Su destinatario principal: los jóvenes.

En medio de toda esta situación, se hace imprescindible formar personas más comprometidas con el uso racional y en función del desarrollo social que es capaz de aportar la tecnología y estar atentos ante rastros de acciones encubiertas que puedan tener como premisa fundamental la subversión del orden interno de Cuba.

Al respecto refiere el General de Ejército y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros Raúl Castro Ruz: «No pocas analogías, pueden encontrarse en los manuales de guerra no convencional, aplicados a varios países de nuestra región latinoamericana y caribeña, como hoy sucede en Venezuela y con matices similares se ha evidenciado en otros continentes, con anterioridad en Libia y actualmente en Siria y Ucrania. Quien tenga duda al respecto lo invito a hojear la Circular de entrenamiento 18-01 de las Fuerzas de Operaciones Especiales norteamericanas, publicada en noviembre de 2010 bajo el título La Guerra no Convencional».

Esta circular se trata de una guía paso a paso hacia la subversión. Plantea que la intención fundamental que posee el gobierno de los Estados Unidos es explotar las vulnerabilidades psicológicas, económicas, militares y políticas de un poder hostil, desarrollando y sosteniendo a las fuerzas de resistencia a fin de lograr los objetivos estratégicos de Washington. Objetivos que muy bien conocemos los cubanos; ansias de dominio y poder.

Las Guerras de Cuarta Generación no aplican la fuerza de un arma convencional, sino que a través de medios creativos, innovadores, tecnológicos y tácticas sigilosas, logra llevar a cabo los propósitos que se plantean. Actualmente esta modalidad de guerra está erigida no solo como forma principal de agresión, sino como herramienta estratégica de la política exterior norteamericana.

Podemos afirmar entonces que el Siglo XXI, a sólo poco más de una década de iniciado, evidencia las dos caras de una misma moneda. De un lado todo el beneficio que se puede obtener con el uso adecuado de Internet y los medios de comunicación; y del otro la forma en que ese mismo desarrollo puede ser utilizado para destruir la estabilidad interna de un país y contribuir al derrocamiento de la soberanía alcanzada por los estados.

En discurso pronunciado por el Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama el 17 de diciembre de 2014, decía:  «Los Estados Unidos hoy están cambiando sus relaciones con el pueblo de Cuba y realizando los cambios más significativos en nuestra política en más de 50 años».

Más adelante afirmaba: «Creo en el libre flujo de información (…) el acceso a la tecnología que les ha otorgado nuevas capacidades a los individuos en todo el mundo. Por ello he autorizado el incremento de las conexiones de telecomunicaciones entre los Estados Unidos y Cuba».

Cabe preguntarnos entonces… ¿será esto casual?, ¿formará parte de las estrategias de la Guerra No Convencional?. Como dijese el propio Obama en su discurso: «El terrorismo ha cambiado en las últimas décadas».

Si antes del 17 de diciembre de 2014 las Guerras de Cuarta Generación constituían una amenaza para Cuba que no podíamos pasar por alto; posterior a la fecha se hace necesario estar más atentos y preparados en cuanto al dominio del tema.

Personal más preparado en el uso de la Informática y las comunicaciones, es esencial para disminuir los efectos negativos que estas Guerras de Cuarta Generación pueden ocasionar. Esa debe seguir siendo una de las tareas principales y permanentes que lleve a cabo nuestro país.

Vea también:

Correa advierte contra Guerra de Cuarta Generación en Ecuador

Rebelión.org: La Guerra de Cuarta Generación

FUENTE:

http://www.soycuba.cu/noticia/guerras-de-cuarta-generacion

This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post. Post a comment or leave a trackback.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Your email address will never be published.