Las fotos de Fidel Castro y el Che presos antes de la revolución

Las fotos de Fidel Castro y el Che presos antes de la revolución

 

El Archivo General de México guarda el informe secreto sobre la captura, en junio de 1956, del líder de la rebelión cubana y el guerrillero argentino

Los oficiales de la Dirección Federal de Seguridad estaban listos cuando vieron pasar el Packard verde, modelo 1950, con cinco hombres a bordo. En el cruce de la calle de Mariano Escobedo con Kepler, bajaron tres. Uno era alto y corpulento, de paso firme. A distancia se advertía que era el líder. Cuando iba a perderse en las sombras, los agentes se lanzaron a la caza. El hombre alto, al verlos venir, intentó sacar su automática. Pero antes de que pudiera hacerlo, ya tenía una pistola en la nuca.

Aquella noche del 21 de junio de 1956, en esa esquina de México DF, Fidel Alejandro Castro Ruz acababa de ser detenido sin un disparo. Tenía 29 años.

En pocos días fueron apresados 22 castristas. El nudo de la trama se ubicaba en el número 49 de la calle de Emparán, donde vivía la opositora peruana Hilda Gadea. Su esposo fue el más desafiante ante la Policía y, a diferencia de sus compañeros, se declaró marxista-leninista. Era asmático y argentino. Se llamaba Ernesto Guevara de la Serna.

Después de tres días de interrogatorios, el cerebro de la redada, el capitán Fernando Gutiérrez Barrios, redactó su informe sobre la “conjura contra el gobierno de la República de Cuba”. El texto, de cinco folios mecanografiados y guardado en el Archivo General de México, se ha convertido, desde que fue desclasificado, en un documento clave para comprender la génesis de la revolución.

Castro había llegado a México en julio de 1955. Desde que descendió las escalerillas del DC-6 bimotor, su objetivo había sido preparar el regreso. Para ello había tejido una red de 40 fieles. Era el núcleo duro de una revolución, según el diario El País. Una organización secreta que reclutaba y se entrenaba para el asalto final.

“El objeto es capacitarse militarmente para integrar mandos que dirijan en su país a los descontentos”, señala el documento. Los instructores eran el propio Castro y el antiguo coronel de la república española Alberto Bayo Giraud. Las clases se impartían en el rancho Santa Rosa, en Chalco, e incluían “prácticas de tiro, topografía, táctica, guerrilla, explosivos, bombas incendiarias, voladura con dinamita…”.

El informe, en el que se atisba cierta admiración por el “dirigente máximo” cubano, muestra que Castro era el eje de toda la maquinaria. Él clasificaba a los reclutas por su rendimiento, disciplina y cualidades para el mando. Incluso, en un anticipo del control omnímodo que luego practicaría en Cuba, reglamentó con detalle la vida en el interior de la “casa residencia”. “Castro les hace ver que para estar preparados a una acción armada se necesita una disciplina estricta”.

Sin embargo, el capitán Gutiérrez Barrios, de un manotazo, logró poner todo al descubierto: pisos francos, armamento, correspondencia, claves, fondos, contactos, financiadores. Hasta los incómodos cuestionarios que los revolucionarios debían cumplimentar dando cuenta de sus compañeros.

Con este material en su poder, el futuro de Castro y su revolución dependían del oficial mexicano. Y este jugó sus cartas. En sus conclusiones descartó cualquier nexo con el Partido Comunista, minimizó la importancia de las armas requisadas (“pocas y fáciles de adquirir”) y enfatizó que se trataba de un “grupo opositor independiente” que sólo buscaba derribar a Fulgencio Batista: “Dicen contar con el 90% de la población de su país y señalan que el pueblo cubano ha recibido gran cantidad de armamento”.

Un mes después, Fidel y el Che quedaron libres. A primera hora del 25 de noviembre de 1956, bajo una lluvia fría, el Granma zarpaba desde Tuxpan rumbo Cuba.

http://www.infobae.com/2015/05/19/1729743-las-fotos-fidel-castro-y-el-che-presos-antes-la-revolucion

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Guerras de Cuarta Generación

Guerras de Cuarta Generación

Tomada del blog Darcyfranco.wordpress.com
Este artículo fue enviado a nuestro correo por el usuario Yuliesky Amador, quien nos advierte: «El artículo nace a partir de un cable desclasificado del sitio Wikileak que hace alusión a una información enviada desde la Oficina de Intereses de los Estados Unidos en La Habana a Washington donde dice que ya la vieja guardia de la disidencia en la Isla ha perdido prestigio y credibilidad, y por tanto sus mayores esfuerzos estarían ahora en la juventud».

No es un secreto. El Siglo XXI se ha caracterizado por un avance tempestuoso y acelerado de las ciencias y la técnica. Vivimos en la era digital y si antes la comunicación intercontinental parecía cosa de ficción, en la actualidad con la existencia de la telefonía celular e  Internet los contactos entre regiones se establecen en sólo segundos.

Los grandes medios de comunicación en sus distintas modalidades, dígase televisivos, radiales, escritos o digitales, han sido los más beneficiados con el desarrollo tecnológico. Esto les ha permitido ganar rapidez a la hora de transmitir los sucesos, en la mayoría de los casos desde el propio lugar del hecho.

Para muchos Internet y la era digital vinieron para hacernos la vida más fácil y sin dudas los jóvenes son  quienes con mayor facilidad comprenden y dominan el arte de utilizar los adelantos tecnológicos.

Y en muchos casos estamos tan vinculados a ellos que, como afirma el profesor Víctor Marí Suárez en su libro Globalización, nuevas tecnologías y comunicación, las tecnologías y la sociedad están tan estrechamente conectadas que «no se puede entender una sin otra».

Pero, ¿es mala la influencia de Internet y los medios de comunicación?… Decir que Internet «es mala» y que «todo este avance tecnológico sólo trae consecuencias negativas», sería ilógico. La cuestión está en los usos negativos que se les pueden dar.

El «mejor amigo de Cuba» y eterno Comandante de la Revolución Bolivariana Hugo Rafael Chávez Frías, dijo el 6 de junio de 2007: «El gobierno norteamericano ha declarado la guerra al mundo, y es una guerra que a diferencia de las guerras mundiales anteriores, de grandes ejércitos que invadían países; bombardeaban países… tiene distintas manifestaciones, distintas maneras de presentarse, distintas maneras de ser iniciada».

El entonces Presidente venezolano hacía referencia a una estrategia desplegada por el gobierno de los Estados Unidos más allá de sus fronteras. Estrategia que no es nueva, pero que incluye como novedoso el nivel de prioridad asignado.

Se trata de las llamadas Guerras de Cuarta Generación, también conocidas como Golpe Suave, Poder Inteligente, Huella Ligera, o como la llamaba el propio Chávez: de «Mecha Lenta». Este método se incluye dentro de la ya popular Guerra No Convencional.

Cualquiera que sea su nombre, el objetivo no varía: derrocar gobiernos que no se someten a los designios del imperialismo. Para ello juegan un papel protagónico los medios de comunicación masiva y las modernas tecnologías de la informática y las comunicaciones, en función de acciones subversivas. Su destinatario principal: los jóvenes.

En medio de toda esta situación, se hace imprescindible formar personas más comprometidas con el uso racional y en función del desarrollo social que es capaz de aportar la tecnología y estar atentos ante rastros de acciones encubiertas que puedan tener como premisa fundamental la subversión del orden interno de Cuba.

Al respecto refiere el General de Ejército y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros Raúl Castro Ruz: «No pocas analogías, pueden encontrarse en los manuales de guerra no convencional, aplicados a varios países de nuestra región latinoamericana y caribeña, como hoy sucede en Venezuela y con matices similares se ha evidenciado en otros continentes, con anterioridad en Libia y actualmente en Siria y Ucrania. Quien tenga duda al respecto lo invito a hojear la Circular de entrenamiento 18-01 de las Fuerzas de Operaciones Especiales norteamericanas, publicada en noviembre de 2010 bajo el título La Guerra no Convencional».

Esta circular se trata de una guía paso a paso hacia la subversión. Plantea que la intención fundamental que posee el gobierno de los Estados Unidos es explotar las vulnerabilidades psicológicas, económicas, militares y políticas de un poder hostil, desarrollando y sosteniendo a las fuerzas de resistencia a fin de lograr los objetivos estratégicos de Washington. Objetivos que muy bien conocemos los cubanos; ansias de dominio y poder.

Las Guerras de Cuarta Generación no aplican la fuerza de un arma convencional, sino que a través de medios creativos, innovadores, tecnológicos y tácticas sigilosas, logra llevar a cabo los propósitos que se plantean. Actualmente esta modalidad de guerra está erigida no solo como forma principal de agresión, sino como herramienta estratégica de la política exterior norteamericana.

Podemos afirmar entonces que el Siglo XXI, a sólo poco más de una década de iniciado, evidencia las dos caras de una misma moneda. De un lado todo el beneficio que se puede obtener con el uso adecuado de Internet y los medios de comunicación; y del otro la forma en que ese mismo desarrollo puede ser utilizado para destruir la estabilidad interna de un país y contribuir al derrocamiento de la soberanía alcanzada por los estados.

En discurso pronunciado por el Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama el 17 de diciembre de 2014, decía:  «Los Estados Unidos hoy están cambiando sus relaciones con el pueblo de Cuba y realizando los cambios más significativos en nuestra política en más de 50 años».

Más adelante afirmaba: «Creo en el libre flujo de información (…) el acceso a la tecnología que les ha otorgado nuevas capacidades a los individuos en todo el mundo. Por ello he autorizado el incremento de las conexiones de telecomunicaciones entre los Estados Unidos y Cuba».

Cabe preguntarnos entonces… ¿será esto casual?, ¿formará parte de las estrategias de la Guerra No Convencional?. Como dijese el propio Obama en su discurso: «El terrorismo ha cambiado en las últimas décadas».

Si antes del 17 de diciembre de 2014 las Guerras de Cuarta Generación constituían una amenaza para Cuba que no podíamos pasar por alto; posterior a la fecha se hace necesario estar más atentos y preparados en cuanto al dominio del tema.

Personal más preparado en el uso de la Informática y las comunicaciones, es esencial para disminuir los efectos negativos que estas Guerras de Cuarta Generación pueden ocasionar. Esa debe seguir siendo una de las tareas principales y permanentes que lleve a cabo nuestro país.

Vea también:

Correa advierte contra Guerra de Cuarta Generación en Ecuador

Rebelión.org: La Guerra de Cuarta Generación

FUENTE:

http://www.soycuba.cu/noticia/guerras-de-cuarta-generacion

Posted in Sin categoría | Leave a comment

“Sin Latinoamérica, el español sería una pequeña lengua europea”

“Sin Latinoamérica, el español sería una pequeña lengua europea”

.
RT / wikipedia.org

El historiador, ensayista y crítico literario mexicano Christopher Domínguez Michael establece que sin América Latina “el español sería una pequeña lengua europea”. “Si contamos del modernismo hasta ahora, tenemos 120 años de una riqueza literaria excepcional, incluso superior a la de España”, sostiene.

Christopher Domínguez Michael, historiador y actual miembro del consejo editorial de la revista ‘Letras Libres’, afirma que “sin Latinoamérica, el español sería una pequeña lengua europea” en defensa de que la literatura de América Latina “no es una literatura, en absoluto, marginal”, informa el periódico chileno ‘La Tercera‘.

“Hace más de un siglo, la literatura latinoamericana es una de las más importantes del mundo. Si contamos del modernismo hasta ahora, tenemos 120 años de una riqueza literaria excepcional, incluso superior a la de España“, declara el crítico literario, añadiendo que “la literatura latinoamericana es grande tanto en calidad como en cantidad”.

En relación a su reciente libro ‘Octavio paz en su siglo’, una biografía del Premio Nobel de Literatura en 1990, publica en su prólogo que “gracias a él, nos sentíamos contemporáneos de la Revolución mexicana y de la Revolución rusa, del siglo de las vanguardias que se bifurcaron en guerra y en sueño”. “Es un tipo de intelectual del siglo XX que desapareció. Tendremos otro tipo de intelectuales, pero como Paz o Günter Grass ya no los vamos a tener”, sostiene.

 

 america-latina-mapa.png 

Artículos relacionados

http://actualidad.rt.com/actualidad/175282-latinoamerica-espanol-pequena-lengua-europea

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Turismo nacional: Conozca Cuba primero…

Turismo nacional: Conozca Cuba primero…

 Turismo Nacional

Turismo Nacional

Desde 2008 se abrieron las agencias de viaje nacionales y las carpetas de los hoteles cubanos a lo que los “turistólogos” llaman mercado interno y allá nos hemos ido.

Desde 2008 se abrieron las agencias de viaje nacionales y las carpetas de los hoteles cubanos a lo que los “turistólogos” llaman mercado interno y allá nos hemos ido, en indicadores crecientes y contra todos los pronósticos a cumplir aquello de “conozca Cuba primero…”

Llegamos los cubanos a “turistear” a Varadero, Cayo Coco, Cienfuegos… en mayor o menor medida a todos los polos turísticos del país, generalmente ahorrando tanto que pareciera un haraquiri, nos convertimos en “turistas”, término que hasta aquel momento muchos  creían que era sinónimo de extranjero.

Primero fuimos pocos, pero parió Catana a pesar de los precios que son un verdadero reto para el salario y entre 2008 y 2014 la cifra de compatriotas que disfrutan de la red hotelera del país ha sufrido un crecimiento promedio cercano a los 127 mil turistas físicos, según datos ofrecidos por una fuente de la Facultad de Turismo de la Universidad de La Habana.

Turismo Nacional

 

Soy cubano ¿soy popular?

Como todo lo que sucede cubano por medio las especulaciones y los chistes de buen y mal gusto inundaron el tema desde el principio en forma de burla a nosotros mismos, algo que nos caracteriza, o con total seriedad. Varios turistas nacionales contaron a esta reportera sus experiencias y acá compartimos algunas.

 

Una colega, por ejemplo, que rompió el molde y en lugar de “playa, playa, piscina, piscina”, escogió vacacionar en contacto con la naturaleza y se fue a Topes de Collante, recordó: “constantemente nos preguntaban ¿ustedes son los del mercado interno? Si solicitábamos algún servicio o averiguábamos por alguna oferta siempre estaba en forma de pregunta o afirmación “ah, ustedes son los del mercado interno”, hasta que preguntamos: ¿eso qué significa, hay algo a lo que no tenemos derecho por esa razón? Y resulta que no, pero no podían evitar la expresión”.

 

A, un joven cantinero que estuvo hospedado  hace meses en Sun Beach, Varadero, le negaron el agua tónica en el lobby bar porque era solo para preparar tragos, eso después de que el barman tampoco pudiera prepararle una margarita: “quizás no tuve o suerte, o quizás si fuera extranjero las cosas habrían sido distintas, pero uno conoce ese oficio y sabe que esa no es la manera de tratar al cliente, sea quien sea”.

Turismo Nacional

 

En el hotel Tuxpan, pasó casi una semana Lidia “cogiendo lucha, fue hace como dos años y ahí no voy más, como era verano y lo que hay son cubanos la animación no existía, nada, el buffet la verdad no estaba tan malo, pero si no ibas a comer ahí te quedabas con hambre, porque tarde en la noche no encontrabas nada para comer, en la cafetería cercana a la piscina te decían tranquilamente “no hay”, “se acabó” y el hotel estaba medio vacío y luego escuchabas a los trabajadores quejándose sin esconderse mucho de lo que ellos llamaban “el cubaneo”, ah y uno de los ascensores fuera de servicio…”

“El año pasado me vendieron el Riu Varadero en oferta porque los niños no pagaban, pero a precios de alta categoría y mi familia se pasó día y medio comiendo hamburguesa y embutido en el buffet, daba vergüenza. Es verdad que hay cubanos que llegan y arrasan y eso está mal, pero somos clientes y  pagamos igual o más que los extranjeros y hay que ofrecernos el servicio que contratamos, ni más ni menos, porque además, es un proceso, fueron muchos años sin disfrutar ese tipo de ofertas”, comentó Tomás a Cubasí.

“A mí nunca me han maltratado”, asegura Mariana, quien dice haber recorrido varios hoteles en los Cayos sin percances: “al contrario, me han tratado con mucha empatía y cariño, especialmente en las vacaciones que pasé en Cayo Santa María, nada que ver con lo que me cuentan muchas amistades mías, yo he navegado con suerte porque al contrario, creo que me han atendido mejor por ser cubana.”

Desenfadada y espontánea, Laritza opinó: “mira chica, yo no te digo que no, yo veo que  los cubanos se ponen de madre, llenan la mesa de comida que no se van a comer o quieren llevarse medio restaurante para la habitación y si es el último día para la casa, pero hay extranjeros que también forman tremendo desparpajo en los hoteles y acaban y no podemos caer en eso de que no hay peor astilla que la del mismo palo, en vez de mirarnos mal tenemos que enseñarnos y ayudarnos que aquí todos los trabajadores del turismo saben lo que significa para un cubano pagar un hotel, yo soy dependiente en Varadero y al contrario, todo lo que puedo hacer por la gente mía lo hago”.
Turismo Nacional

 

Otra miradas al “cubaneo”

La licenciada Leagnette Ramírez Rodríguez, Directora Comercial de Villa Tortuga, instalación de Gran Caribe en Varadero, accedió amablemente a contarnos su propia experiencia:

“Al inicio de su aceptación en las instalaciones este turismo no acostumbrado a la nueva oportunidad que se les presentaba en ocasiones no sabía realmente cómo comportarse, no los culpo pues era algo nuevo completamente. Al pasar el tiempo las situaciones iban cambiando, por parte de la dirección de las instalaciones se acordó darles una reunión de información a la llegada, pues se nos hacía más fácil la comunicación e informábamos  de los derechos y deberes con lo que cuenta cada cliente, además los ayuda a mantener una postura adecuada y se acortan las indisciplinas. Sé que en ocasiones el mercado interno se siente algo suplantado por el turismo internacional, pues a los efectos y comentarios de ellos “dan más propinas”, pero yo llevo más de 15 años trabajando con clientes y a mi entender un nacional cuando de veras se siente a gusto con el servicio lo agradece incluso mejor que un extranjero.”

Seguidamente la joven ejecutiva valoró: “lo más importante de este tema es que cada persona que trabaje con clientes (no solo en turismo), tiene que tener bien claro que cliente es todo aquel que llegue a solicitarnos un servicio, no importa si es un fotógrafo, si es el que reparte el periódico o simplemente viene a hacer una pregunta, se merecen todo nuestro respeto y estamos en la obligación de brindarles lo mejor de nosotros. Como también es bueno destacar  que los clientes tienen que saber cómo comportarse en cada momento y lugar, realmente todo va junto de la mano para que funcione.”
Turismo Nacional

 

La Casa Matriz de Gran Caribe recibió a esta reportera con absoluta disponibilidad para conversar sobre el turismo nacional. Allí dialogamos con las especialistas Adamis Pérez e Irma García, del departamento comercial. En cuanto al impacto económico de este segmento Irma reconoció: “El mercado interno, con lo cual nos referimos a quienes compran desde Cuba, no necesariamente tienen que ser cubanos, aunque son la mayoría, sí está teniendo un impacto económico importante en nuestro grupo.”

Ambas especialistas enfatizaron el interés de Gran Caribe en propiciar y estimular este segmento turístico. Adamis, quien atiende promoción y relaciones públicas en el grupo nos facilitó información sobre las estrategias que incluyen “concebir ofertas para estudiantes en hoteles de Gran Caribe  y realizar presentaciones en Universidades del país para darlas a conocer, proponer noches temáticas para el disfrute del público nacional, establecer el Rincón del Cubano Repitente con un día especial de celebración, incluir el Día Cubano o la Noche Cubana como noche temática con productos 100% típicamente cubanos:  guarapo, sahoco, churros, puerco asado, etc., desarrollar productos nuevos y atractivos que permitan trabajar el destino con precios asequibles para el mercado interno sin afectaciones a la operación de las instalaciones, sino que por el contrario se revierta en un necesario incremento de las ventas y de los ingresos, son algunas de ellas.”

La creación de mini clubs infantiles en los centros que no los tenían, así como la inclusión de coctel de bienvenida, confituras, restaurantes especializados, entre otras iniciativas en determinadas fechas y en función de las características y posibilidades de las instalaciones, la elaboración de ofertas económicamente más asequibles para determinada temporadas, la realización frecuente de ferias donde el producto hotelero se comercializa a mejores precios son algunas de las formas en que se materializa esta voluntad del grupo hotelero.
Turismo Cultural

 

Los ingresos de la industria turística cubana a través del mercado nacional muestran cifras crecientes, de 2010 a 2014 se observa un incremento promedio superior a los 10 millones, según información aportada por el Profesor Titular de la Facultad de Turismo de la Universidad de La Habana, José Luis Perelló, quien consideró:  “Como se observa en los indicadores, el turismo nacional repercute positivamente en los ingresos turísticos (en CUC), al mismo tiempo colabora en el amortiguamiento de la estacionalidad, al presentar su período de alta, en la etapa de la baja del turismo internacional”.

Turistear es un lujo, en el mundo entero, los cubanos, todos, turistas y “turistólogos”,  somos jóvenes en esa experiencia, pero lo probado parece ser que el turismo nacional o mercado interno llegó para quedarse y crecer, como es natural también en el mundo entero y, sea cual sea el lado del mostrador en que esté cada uno, no seremos precisamente los hijos de esta islita solidaria quienes acuñemos aquello de que no hay peor astilla que la del mismo palo, digo yo…

http://cubasi.cu/cubasi-noticias-cuba-mundo-ultima-hora/item/39289-conozca-cuba-primero

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Cuba en la Calle 16 de Washington DC: Esto es grande, señores (+ Fotos )

Cuba en la Calle 16 de Washington DC: Esto es grande, señores (+ Fotos )

 

La Calle 16, Washington DC. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

La Calle 16, Washington DC. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

WASHINGTON DC.-La antigua Avenida de las Embajadas, la más elegante de la capital de los Estados Unidos en las primeras décadas del Siglo XX, muere en la Pennsylvania Avenue, que conecta la Casa Blanca con el Capitolio. La Calle 16 y Pennsylvania forman una “T” en la que, hace unos cien años, se podían encontrar casi todos los lujos y estilos arquitectónicos que el Imperio naciente podía regalarse.

Pero pasado los años el semblante físico de este lugar cambió notablemente. El barrio Adams Morgan, tres cuadras hacia el Noroeste, era la puerta de los inmigrantes que empezaron a llegar por oleadas para sostener los servicios de la ciudad. Con el tiempo se quedaron allí y la zona empezó a ser conocida como el “Barrio Latino”, una isla acorralada por casas de madera, por pequeñas cantinas de nombres exóticos que siguen ofreciendo platos puertorriqueños, salvadoreños o de los negros del Sur, y también, por la pobreza y el crimen. La ciudad elegante se deslizó hacia los predios de Dupont Circle y una nueva calle de las Embajadas le nació a Washington: Massachusetts Avenue.

Sin embargo, de la Calle 16, en el número 2630 para ser exactos, no se ha movido en casi un siglo la representación diplomática cubana en Estados Unidos. Carlos Manuel de Céspedes Quesada –hijo del Padre de la Patria cubana- fue quien inauguró en 1917 la “nueva” Legación del gobierno de La Habana en Washington. Sería él quien contratara a la firma de arquitectos MacNeil & MacNeil y quien eligió el modelo francés como estilo para la nueva construcción, porque “el clasicismo pertenece a todo el mundo”, comentaría Céspedes a The Washington Post el 19 de noviembre de 1916.

El Post anunció entonces que el edificio tendría una fachada flanqueada por dos pequeñas torres y ventanas de medio arco. En los interiores abundaría el mármol blanco y en el exterior, la piedra caliza de Indiana. Una escalera desde el recibidor daría paso a los tres niveles de la casa, que quedaría coronada por una cúpula de cristal. En el Registro Nacional de las Plazas Históricas de EEUU, esta dirección figura como “una de las residencias más imponentes y enigmáticas” de la ciudad, un edificio “cuyo origen se perdió en las turbulencias de dos guerras mundiales, intrigas internacionales y una revolución”.

Las Relaciones Cuba-EEUU nunca fueron normales

A su manera el documento certifica lo que advertía hace menos de una semana, en una visita a la Florida, el Jefe de la Sección de Intereses de Cuba en EEUU, José Ramón Cabañas: “Las relaciones con Estados Unidos nunca fueron normales, ni siquiera antes del 59”.

Si algo permiten los 113 años transcurridos desde que, en 1902, Estados Unidos aceptó abrir la Legación de Cuba en Washington, es despojar la mirada de la hojarasca y repasar los hechos. Lo que queda es la historia de un abismo entre los dos países. Para empezar, no hubo Embajada de Cuba hasta 1923 cuando EEUU manifestó su deseo de ampliar su representación en la Isla, fortalecidos los lazos económicos y políticos con el gobierno de Alfredo Zayas que, entre otros dispositivos esenciales de las política estadounidense “de ordeño y vasallaje” -como lo llamaría Rubén Martínez Villena-, había recibido un préstamo enorme del banco de la familia Morgan.

Mientras tanto Cuba solo tendría Legación, un término que se aplica en el argot diplomático a aquel tipo de misión de rango inferior caracterizado por tener como jefe a un ministro y no a un embajador. Históricamente, las grandes potencias de la época se reservaban para sí la facultad de intercambiar embajadas, quedando las legaciones relegadas a ser el tipo de misión que se acreditaba o se recibía por los pequeños Estados. Aun cuando entre 1923 y enero de 1961 sí hubo Embajada de Cuba en la Calle 16 –salvo durante un breve período de ruptura de relaciones tras el golpe de Estado del dictador Fulgencio Batista en 1952, gobierno alegremente reconocido por Washington-, jamás Estados Unidos dio un trato equitativo a sus relaciones económicas y comerciales con la Isla.

Todavía hoy, en la página oficial del Departamento de Estado, se puede leer este insultante resumen de la historia de las relaciones entre ambos países:

Después de la derrota de España por las fuerzas estadounidenses y cubanas durante la Guerra de 1898, España cedió la soberanía de Cuba. Al concluir la guerra, las fuerzas estadounidenses ocuparon Cuba hasta 1902, cuando los Estados Unidos permitieron que un nuevo gobierno cubano tomara el control total de los asuntos del Estado. Como condición de la independencia, los Estados Unidos obligaron a Cuba a conceder a los estadounidenses el derecho continuado de intervenir en la isla, de acuerdo con la Enmienda Platt. La enmienda fue derogada en 1934, cuando los Estados Unidos y Cuba firmaron un Tratado de Reciprocidad. Los Estados Unidos y Cuba cooperaron bajo el gobierno de Fulgencio Batista en toda la década de 1950.

Lo que no dice el Departamento de Estado es que, debido al torniquete con el que nacieron en 1902 las relaciones diplomáticas entre ambos países, estas jamás fueron ni podían ser “normales”, y hay decenas (si no miles) de evidencias históricas que lo documentan.

Mal comienzo

La avanzada diplomática que llegó a Washington tras la intervención estadounidense en la guerra hispano-cubana, terminó con la muerte del jefe de la delegación, Calixto García Iñiguez. Se cree que el frío en Washington de ese diciembre de 1898 fue la causa principal del fallecimiento del General.

Comision a Washington 1898Calixto García, sentado, en el centro. Imagen tomada en Washington en diciembre de 1898. Sentado, a la derecha, Manuel Sanguily. Foto: Biblioteca del Congreso.

En la última foto de Calixto García, tomada en la capital estadounidense junto a otros delegados a las conversaciones entre el Gobierno de la República de Cuba en Armas y el gobierno de los Estados Unidos, se le ve con un saco de botones cruzados, bastante ligero para la temporada, y bien pudo adquirir la neumonía que lo mató durante la caminata desde el Hotel Raleigh, donde se alojaba –y ya no existe-, hasta la Casa Blanca, ambos edificios situados en la Avenida Pennsylvania. Otras versiones, jamás confirmadas, sugieren que el General fue envenenado con vidrio molido después de un difícil encuentro con el Presidente William McKinley para discutir el futuro del Ejército Libertador.

La suspicacia tiene su origen en un pasaje de 1898, cuando el General estadounidense que participó en la toma de Santiago de Cuba, pactó con las autoridades españolas la rendición de la ciudad, y en suprema y soberbia actitud no permitió que Calixto García ni sus tropas entraran a Santiago, ni participaran en la ceremonia de capitulación de la Corona. El cubano, Jefe de las fuerzas mambisas en el Oriente de la Isla, le envió una carta dura y amarga, que todos en la Isla han estudiado en la escuela primaria desde entonces -el Presidente Raúl Castro la recordaría de manera elíptica hace unos días- y que muchos pueden repetir de memoria con un nudo en la garganta:

“No somos un pueblo salvaje que desconoce los principios de la guerra civilizada, formamos un ejército pobre y harapiento, tan pobre y harapiento como lo fue el Ejército de sus antepasados en su guerra noble por la independencia de los Estados Unidos de América: pero a semejanza de los héroes de Saratoga y de Yorktown, respetamos demasiado nuestra causa para mancharla con la barbarie y la cobardía”.

Por cierto, en la delegación que encabezó Calixto García a Washington, y que le costó la vida, iba Manuel Sanguily, futuro Secretario de Estado cubano e “intelectual orgánico de la pequeña burguesía mambisa que presentó batalla en la prensa, en el libro, en la Convención Constituyente y en el Senado (y era) de los que proclamaban la independencia absoluta, denunciaron la conversión de Cuba en una colonia mercantil de los Estados Unidos y postularon una división excluyente entre los patriotas y los traidores”.

Las palabras entrecomilladas pertenecen a otro Canciller, Raúl Roa, el diplomático más admirado y querido en la Isla –es conocido como el “Canciller de la Dignidad”-. Consideraba a Sanguily como uno de los mentores cívicos de la Generación del 30, a la cual perteneció el propio Roa y que más antimperialista no habría podido ser. Ni siquiera pactaron con aquellos antimachadistas que hablaron de dejar intactos los intereses de Washington en la Isla antes y después de la Revolución que derrocó, en 1933, al dictador Gerardo Machado, otro amigo de la Casa Blanca que aparece todo sonrisas en los retratos oficiales de la Calle 16, sentado junto al Presidente Calvin Coolidge y al pie de la imponente escalera de mármol de la Embajada cubana.

“No pactamos –recordaría Roa en su libro El fuego de la semilla en el surco – porque aquellos antimachadistas exaltados tenían preparado en el casco de una bomba el incensario para Wall Street”.

En Washington se construye

Cuando salimos de Washington en febrero pasado, tras las primera ronda de conversaciones Cuba-EEUU aquí –una anterior se había celebrado en La Habana-, en la Calle 16 todo estaba cubierto de nieve, los árboles habían sido carbonizados por el invierno y el sol llegaba tarde a la ciudad. Volvemos, y ha entrado la primavera, los castaños hierven de verdura junto a la casona neoclásica, los orioles de pecho naranja trinan en sus cornisas, los cafés han desplazado sus mesitas a las aceras y una multitud colorea el Barrio Latino.

Cuesta creer que es el mismo lugar que dejamos atrás hace poco más de dos meses, y es más difícil aún reconocer la geografía de esta calle en las viejas fotos de la Biblioteca del Congreso, que Ismael Francisco ha traído impresas desde Cuba, tras descargarlas por Internet.

La entrada de lo que será la sede de la Embajada cubana en Washington está, literalmente, en construcción. Hay grúas y trabajadores que trastornan ligeramente una vía del tráfico frente a la hermosa casona neoclásica, la cual adquiere aires de renovación. El ambiente es de urgencia, de algo que hay que concluir a más tardar ayer. “Esto lo terminamos hoy. Es que abrirá pronto la embajada de Cuba”, nos explica Jaime Santos, un mexicano empleado en las obras. Se construye una rampa para entrar al edificio y se pavimenta lo que sería el parqueo, al fondo, cuyo cimientos estaban a punto de derrumbarse.

No tiene idea de cuándo se abrirá la Embajada, solo confirma la noticia que está en todos los periódicos. Una vez acordado el momento de restablecer relaciones diplomáticas, tema que conversarán este jueves las delegaciones de ambos países en Washington, solo resta la gestión protocolar para firmar los acuerdos, quedará sin efecto la sombrilla Suiza bajo la cual han operado como oficinas de intereses las representaciones de ambos países, y se levantarán soberanas las banderas de Cuba en la Calle 16 y la estadounidense, en el Malecón hananero.

Será la primera vez, desde 1902, que esas banderas se izarán sin condicionamiento alguno en las dos capitales y con las delegaciones diplomáticas de Cuba y Estados Unidos mirándose a los ojos en igualdad de condiciones. Nunca como ahora, después de 113 años, ha habido mayores posibilidades para una relación “normal” entre ambos países. Por eso Santos habla de la premura de las obras en los exteriores de la casona. “Señores, esto es cosa grande… Si abrir la embajada de Cuba en el DC no es historia, que venga Dios y lo vea”, nos dice y su sonrisa está a todo dar.

La Calle 16, Washington DC. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

La Calle 16, Washington DC. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

En la Calle 16. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Los edificaciones vecinas. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

La futura Embajada de Cuba en Washington. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

La futura Embajada de Cuba en Washington. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

embajada de cuba en washington8

El cartel que identifica a la Oficina de Intereses de Cuba, de la Embajada de Suiza. Pronto este cartel será historia. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

La Calle 16, Washington DC. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

En los predios de la Oficina de Intereses de Cuba en Washington DC, los orioles. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

La Calle 16, Washington DC. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

La Calle 16, Washington DC. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

La Calle 16, Washington DC. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

La Calle 16, Washington DC. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Desde el otro lado de la Calle 16. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Detalle actual de la sede diplomática cubana en la Calle 16 NW, de Washington DC. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Una rosa blanca entre rosas rojas en la entrada de la Sección de Intereses de Cuba. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

La futura Embajada de Cuba en Washington. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

La futura Embajada de Cuba en Washington. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

La imponente escalera del recibidor. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

La cúpula de la casona. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

En construcción la entrada de la sede diplomática. Obreros mexicanos avanzan la obra. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Otro detalle de la obra. Al fondo, Jaime Santos. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

http://www.cubadebate.cu/noticias/2015/05/20/cuba-en-la-calle-16-de-washington-dc-esto-es-grande-senores-fotos-y-videos/#.VVzfmbk35YA
Posted in Sin categoría | Leave a comment

Cómo recuperar los datos de tu pendrive estropeado

Cómo recuperar los datos de tu pendrive estropeado

 

flash

Los dispositivos USB tiene una vida útil limitada, y en algún momento pueden producirse errores que nos dejen con un pendrive inservible. Si queremos intentar recuperar los datos, tendremos que seguir una serie de sencillas pautas.

 

Si tenemos un pendrive que ha sufrido un percance como una caída, un lavado o directamente no aparecen los datos al conectarlo a nuestro PC, tendremos que buscar algún tipo de solución que nos ayude a recuperar nuestros datos. En primer lugar tenemos que mirar si nuestro ordenador reconoce el pendrive. Si es afirmativo pero no podemos acceder a él deberemos formatearlo. Cualquier herramienta que traiga por defecto el ordenador servirá para formatear y asignar una letra a nuestro USB.

Ahora tenemos el pendrive como nuevo, estando los datos con una pequeña posibilidad de recuperación. Utilizaremos herramientas como EasyDrive Data Recovery o 321 Data Recovery Express (entre muchos otros, de pago o gratuitos), para escanear la unidad. Es posible que se encuentren varios datos, que sean legibles, y otros que directamente están dañados sin posibilidad de recuperación. Seleccionaremos prácticamente todo lo que escanee y lo volcamos a nuestro ordenador, esperando recupera lo máximo posible. Los archivos rescatados no tendrán su antiguo nombre, sino una numeración estándar. Recomendamos utilizar estos programas antes de formatear el USB, aunque pueden encontrar los datos una vez tengamos un pendrive que lea nuestro ordenador.

Si nuestro ordenador no reconoce el pendrive es mucho más difícil recuperar datos, ya que supondría que la unidad no recibe la energía por un posible problema físico. Si son unos datos importantes podemos intentar introducir nuestro pendrive en diferentes sistemas operativos, ya que en ocasiones un pendrive que no lee Windows, lo puede leer Mac OSX o Ubuntu, por ejemplo. Hay ocasiones en que los usuarios creen que sus dispositivos no funcionan por que el ordenador no dispone de los drivers adecuados, o simplemente el PC no quiere leerlo en ese momento.

Referencia: http://www.que.es/

http://www.di.sld.cu/?p=2393

Posted in Sin categoría | Leave a comment

¿Y de los terroristas de Washington en Miami…qué?

¿Y de los terroristas de Washington en Miami…qué?

 

Por Andrés Gómez, director de Areítodigital 

Miami.-  Todo parece indicar que una vez que Cuba quede excluida al final del actual mes de mayo de la Lista de Países Patrocinadores del Terrorismo del gobierno de Estados Unidos – por las prohibiciones que establece la ley que regula esta Lista a los países en ella incluidos — se vencerá un obstáculo mayor en el proceso del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Washington y La Habana. 

El otro obstáculo mayor que impide el restablecimiento de estas relaciones – como se ha dado a conocer por altos dirigentes y funcionarios del gobierno cubano—es la reticencia  del gobierno estadounidense de que una vez restablecidas esas relaciones sus diplomáticos en Cuba se ajusten a lo permitido, a todo funcionario diplomático en funciones en el país ante cuyo gobierno están acreditados, de acuerdo a lo establecido en la Convención de Viena Sobre Relaciones Diplomáticas de 1961, tratado que internacionalmente regula estas relaciones y del cual ambos países son signatarios.

Una vez que finalmente se logre el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre  ambos países entonces comenzará un largo, controvertido y áspero proceso  negociador entre ambos gobiernos en pos de lograr la ansiada normalización de las relaciones entre ambas naciones, entre ambos pueblos.

Largo, controvertido y áspero, por decirlo de alguna manera, será este proceso si el gobierno de Estados Unidos se mantiene en los propósitos anunciados de su nueva política con Cuba, que según las declaraciones de Roberta Jacobson, Secretaria Asistente de Estado de Estados Unidos, la funcionaria de más alto nivel encargada hasta el presente de estos asuntos: “Mi país está cambiando de táctica o  la forma de implementar su política pero no ha abandonado sus fines”.

¿Qué normalización de relaciones será posible entre ambos países si este es el propósito de la supuesta nueva política de Estados Unidos con Cuba?

En un proceso negociador de “Te doy y me das” entre Estados Unidos y Cuba, ¿qué le puede dar Cuba a Estados Unidos a cambio de que el gobierno de Estados Unidos elimine la Ley Helms-Burton y todas las demás regulaciones que conforman la política genocida de Bloqueo, lo que en este país se conoce eufemísticamente como Embargo, que por llamarle Embargo no deja de ser igualmente genocida?  ¿Qué le puede dar Cuba a Estados Unidos para que ese gobierno elimine la también genocida Ley de Ajuste Cubano?  ¿Qué le puede dar Cuba a Estados Unidos para que ese gobierno le devuelva a Cuba el territorio ocupado ilegalmente y por la fuerza en la bahía de Guantánamo, donde por más de un siglo tiene establecida una base naval y militar, como también durante los últimos años, mantiene un infame campo de concentración?  ¿Qué  le puede dar Cuba a Estados Unidos para que ese gobierno termine y se denuncie por la política de Terrorismo de Estado mantenida por Washington contra el pueblo cubano desde 1959?  ¿Qué le puede dar Cuba a Estados Unidos para que ese gobierno lleve ante los tribunales de Estados Unidos a los terroristas de la extrema derecha cubana radicados en Estados Unidos y otros países culpables de innumerables y odiosos crímenes, ejecutores de esa terrible política de Terrorismo de Estado?

¿Qué le puede dar el pueblo cubano al gobierno de Estados Unidos para que éste cese la política de agresión permanente que en contra de los cubanos y las cubanas Washington ha mantenido desde el triunfo de la Revolución en 1959?

¿Qué le puede dar el pueblo cubano al gobierno de Estados Unidos en un proceso negociador semejante sino son su soberanía, sus derechos a la autodeterminación, su independencia, su revolución socialista, todos sus derechos y  libertades, sus excepcionales logros, sus magnos sacrificios, la sangre  derramada y los muertos irrecuperables de los últimos más de 56 años?

¿Es este el proceso negociador que ofrece el gobierno de Estados Unidos al pueblo cubano para lograr la normalización de relaciones entre ambos países?

Lo único que sensatamente puede y debe hacer el gobierno de Estados Unidos, lo único que realmente puede hacer para lograr la normalización de las relaciones entre ambos pueblos, es desmantelar unilateral e incondicionalmente todo el andamiaje de guerra que ha puesto en pie durante los últimos 56 años en contra del pueblo de Cuba; todo el andamiaje que ha constituido y constituye su política de agresión permanente en contra de las libertades y derechos del pueblo cubano, en contra del derecho inalienable de ese valeroso pueblo a vivir y desarrollarse en paz.

Y ahora, ¿cómo va a resolver el gobierno de Estados Unidos  en este proceso de normalización de relaciones entre ambos pueblos no ya la terminación  y condena de su política de Terrorismo de Estado en contra del pueblo cubano sino cómo ese gobierno va llevar ante los tribunales por sus abominables crímenes a los terroristas — sus criados, sus aliados– que la ejecutaron a través de largas décadas?   Decisiones indispensables para poder lograr una normalización de relaciones entre ambos pueblos.

Nada fácil va a serle a Washington desmantelar ese abominable muñeco y lograr que se haga justicia como las víctimas y el pueblo cubano reclaman.

¿Cuántas son las víctimas en Cuba de esa política de terrorismo?  De acuerdo  a las cifras oficiales han sido 3,478 los muertos y 2,099 los incapacitados físicos.  Dado el horror producto de las políticas imperiales de agresión y guerra a otros pueblos durante  las últimas décadas  quizás no resulte terrible a los lectores el número de cubanas y cubanos muertos y discapacitados a consecuencia de todos estos años de una sostenida campaña terrorista.

Fidel lo supo poner en el contexto correcto en un memorable discurso el 6 de octubre de 2001 al recordar a las 73 víctimas del infame atentado, perpetrado por estas mismas bestias, contra un avión civil de Cubana de Aviación el 6 de octubre de 1976.

Explicó Fidel: “Comparando la población de Cuba [el 6 de octubre de 1976] con la de Estados Unidos el 11 de septiembre pasado, es como si 7 aviones norteamericanos cada uno con 300 pasajeros a bordo hubiesen sido derribados el mismo día, a la misma vez… Y si estimásemos en la misma proporción de poblaciones las 3,478 vidas cubanas perdidas debido a estas acciones terroristas originadas en Estados Unidos es como si 88,434 personas hubiesen sido asesinadas en Estados Unidos en actividades terroristas, que equivale al número de soldados norteamericanos muertos en las guerras de Corea y Vietnam .”

Interminable y terrible es la vivencia y los resultados de esta vil política estadounidense de Terrorismo de Estado contra el pueblo cubano.  Como también, salvando las diferencias, duro lo ha sido para nosotros los cubanos que, también por décadas, hemos defendido a nuestro pueblo en las mismas madrigueras que los monstruos que han ejecutado esta política viven y gozan de la impunidad brindada por Washington.

El pasado 28 de abril se cumplieron 36 años del atentado y muerte, un día después, de nuestro compañero del Comité Nacional de la Brigada Antonio Maceo, Carlos Muñiz Varela, en San  Juan de Puerto Rico sin que aún sus asesinos, terroristas miembros de la extrema derecha cubana radicada en Miami y Puerto Rico, hayan sido llevados ante los tribunales para que se haga justicia.  Las autoridades federales encargadas de esos terribles asuntos, el FBI principalmente, son los culpables de que no se haya podido hacer justicia.  Se niegan a hacer público las pruebas en su poder que demuestran la culpabilidad de los asesinos.

Pero en Puerto Rico también los familiares y compañeros de Carlos, cubanos y puertorriqueños por igual, dirigidos por su hijo, Carlos Muñiz Pérez, hoy mayor que su padre era en 1979 cuando cayera asesinado con 26 años de edad, y nuestro compañero Raúl Álzaga, no han cesado en su empeño por lograr que se haga justicia a él y a Santiago Mari Pesquera, joven luchador independentista boricua.

Entonces, ¿qué de los terroristas  de Washington en Miami, Puerto Rico y otros lugares, cubanos de la extrema derecha contrarrevolucionaria, ejecutores de la política de Terrorismo de Estado de Estados Unidos que tanta sangre y sufrimiento le ha costado al pueblo cubano durante tantas largas décadas?

Aquí  están en Miami, vivos aún.  Algunos de ellos son: Félix Rodríguez, Luis Posada Carriles, Pedro Remón, Frank Castro Paz, Santiago Álvarez Magriñat, Osvaldo Bencomo Robaina, Sergio Ramos Suárez, Secundino Carrera, Ramón Saúl Sánchez, Guillermo Novo Sampol, Antonio de la Cova, Virgilio Paz Romero, Héctor Fabián, José Dionisio Suárez Esquivel y Luis Crespo. No son muchos los aquí nombrados, es sólo una muestra, pero sí son muchos sus odiosos crímenes.

En estos tiempos de cambios estos terroristas  deben sentirse muy vulnerables y hasta desprotegidos…  Los jefes que los han amparado, si aún viven, están muy viejos ya y sin el poder de antes.  Los asesinos saben que muchas cosas están cambiando.  Como mantiene la señora Roberta Jacobson, su gobierno no ha abandonado los fines de su política respecto a Cuba, aunque sí  ha cambiado de táctica, la forma de implementar su política…  Ahora, cualquier cosa es posible.

Estos terroristas, lacayos de lo peor del poder imperial, saben que las potencias imperiales a través de la historia, y Estados Unidos en particular, han demostrado no tener madre y menos aún amigos.  Sólo intereses.

¿Sabrán ya que quizás tengan su tiempo exactamente contado?  Ojalá.

Tomado de Cubasi

Andrés Gómez / Areítodigital

http://cambiosencuba.blogspot.com/2015/05/y-de-los-terroristas-de-washington-en.html

http://cubasi.cu/cubasi-noticias-cuba-mundo-ultima-hora/item/39551-%C2%BFy-de-los-terroristas-de-washington-en-miamique?

https://miradasencontradas.wordpress.com/2015/05/19/y-de-los-terroristas-de-washington-en-miamique/

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=198959

Posted in Sin categoría | Leave a comment

¿Reciben los cubanos un salario de 25 dólares al mes?

¿Reciben los cubanos un salario de 25 dólares al mes?

 

Diferentes gastos en que incurre el Estado para beneficiar a la población cubana son los realizados en el amplio desarrollo de la cultura, el deporte y la ciencia, así como en la oferta de eventos y espectáculos artísticos, recreativos y deportivos con entradas a precios (comparados con otros países) muy bajos.

Por estas razones se puede asegurar con absoluta certeza que los cubanos no ganan solamente los $25.00 dólares mensuales que señala el escalafón antes nombrado. Si esto fuera así imperaría la miseria más atroz.

En un artículo que leí hace unas semanas el autor trataba el tema de las enormes desigualdades económicas existentes en el mundo. La información publicada en un video por Yahoo.com, se basaba en los datos estadísticos recopilados en el 2014 por la página digital Nationmaster. com (una empresa especializada en estadísticas) la que comparó los sueldos mensuales netos de la población mundial tomando como divisa principal el dólar. De acuerdo a este escalafón, Suiza con $6,300 dólares mensuales, es el país donde se devengan superiores salarios, seguida por Luxemburgo ($4,479). Estados Unidos ocupa el lugar 13 con $3,258. El informe se convierte en caricaturesco al señalar que Cuba es la nación del mundo donde menos salario se recibe cada mes. En ese escalafón, la Isla ocupa el lugar 176 con un salario mensual de $25.00 dólares.

Al comparar a Cuba con sus vecinos caribeños se señala a Haití. De acuerdo al artículo los haitianos ganan $712.00 dólares anuales, para una mensualidad media de $59.33 dólares. Con marcada intención agregan que en “Angola, en cuya guerra civil murieron más de 2 000 soldados cubanos, el ingreso promedio por mes es de $2,650”. A todas luces con estas comparaciones se quiere denigrar a Cuba y a su sistema socialista. Sin ser un especialista en economía, me percato que esta información es superficial, no creíble. El paralelo con la hermana Haití es irracional. A este pequeño y heroico país, el más pobre del continente americano, el mundo desarrollado, comenzando por Francia (su ex metrópoli) y los Estados Unidos le hicieron y le hacen pagar muy caro la hazaña de haber realizado la primera y única revolución en la historia triunfante de esclavos, y de negros por añadidura.

Para un observador juicioso las pruebas más visibles de la miseria de la población de una nación son entre otras: los analfabetos y los niños sin escuela, la falta de atención médica, las aterradoras epidemias que matan a miles de personas, el andar por las calles sin zapatos y vestidos con harapos, el no contar con una adecuada salud dental y la baja esperanza de vida de la población. El respetado Silvio Rodríguez en su blogs Segunda Cita hace poco señaló: «En los 65 barrios “jodidos” de Cuba en los que he actuado, aún no he visto a un sólo niño sin escuela, zapatos o asistencia médica.» Estas comparaciones son disparatadas pues tratan de establecer paralelos sin profundizar entre lo que se denomina como el salario nominal y el real. En primer término, no negaré el bajo nivel salarial de la población cubana, ni tampoco los elevados precios de los productos del campo y los de las tiendas de divisas (CUC) (1), muchos de ellos gravados exageradamente por las grandes empresas comercializadoras, así como reconocer que pese las amplias subvenciones estatales, un segmento de la población cubana no logra satisfacer convenientemente sus necesidades, solo pretendo ser objetivo. Intentaré reflejar cuales son las particularidades que nos desigualan en relación a las naciones del resto del planeta.

El mundo actual se divide en dos grupos, por un lado, en el llamado I Mundo, casi una treintena de países capitalistas ricos integrados por Estados Unidos, Canadá, la mayoría de los europeos, Japón, Australia, cuyos PIB nacional y per cápita son altos. En los últimos años se les han incorporado varios estados asiáticos. En el otro extremo se hallan más de 160 países también capitalistas –salvo las conocidas excepciones– cuyos PIB son mucho más bajos. En general estas naciones que eufemísticamente algunos denominan como países en desarrollo, han sufrido el colonialismo, la explotación y el saqueo por parte de los estados capitalistas hegemónicos. Es ineludible señalar que en general el PIB per cápita, reflejado en estas estadísticas no refleja la realidad, al desconocer la dispar distribución de la riqueza entre la población, con ello se oculta la situación de los más desfavorecidos. Esto se acentúa en aquellas naciones de amplias asimetrías sociales, donde unos pocos tienen ingresos abrumadoramente elevados, mientras la mayoría posee inferiores entradas económicas. Por solo señalar un ejemplo, esto ocurre en un empobrecido país de Centroamérica que ostenta la “singular distinción” de ser el que más aviones particulares posee en el mundo en proporción a su población –esta se compone de dos terceras partes de desamparados–.

Es común que en estados con un PIB per cápita aparentemente positivo, el segmento constituido por los desafortunados viva en la miseria. En el pequeño grupo de naciones del I Mundo los salarios son altos, lo que les permite a sus habitantes en general, recibir diversos beneficios (2), la población del resto del planeta mayoritariamente pobre no los pueden disfrutar. Son significativos los gastos en que incurren los ciudadanos de esos países ricos para pagar los alquileres de sus viviendas, y los servicios (privados) de educación de sus hijos, y los de salud de la familia. La suma de los tres egresos antes señalados, puede representar para un habitante promedio la mitad o más de sus ingresos mensuales.

En Cuba a diferencia de la generalidad de las naciones del planeta, más del 85 % de las viviendas habitadas pertenecen a sus propietarios, o sea, los que viven en sus casas son dueños de ellas y no pagan ningún alquiler, ni impuesto sobre ellas. Y los que no son propietarios de sus inmuebles le pagan al Estado no más de un 10% de sus ingresos. En Cuba no ocurren los inhumanos “desalojos” por no pagar los alquileres de las viviendas tan comunes en el mundo.

La salud que es uno de los Derechos Humanos esenciales, en Cuba es pública y gratuita, tiene cobertura universal, y algo primordial, en contraste con la generalidad de los sistemas de salud en el mundo, el de Cuba prioriza la “prevención” de las enfermedades por medio de campañas médicas contra numerosas enfermedades, lo que incluye la vacunación masiva de la ciudadanía. El sistema de salud pública cubana contempla la atención primaria, el ingreso y permanencia en hospitales, las operaciones quirúrgicas y todos los tratamientos posteriores. Decenas de miles de médicos cubanos han prestado y prestan servicios en más de 60 países, en muchos de ellos de manera gratuita. Aunque la salud pública cubana se ha visto dañada por espacio de casi 25 años a causa de la severa crisis económica (Periodo Especial) y el bloqueo por parte de Estados Unidos, cuenta con médicos, enfermeros y personal técnico muy capacitados y una alta sensibilidad humana, en los últimos años comienza a reactivarse el sistema con nuevas inversiones y equipos, remozamiento de locales, etc.

En otros países existen conjuntamente la salud privada y la pública (la tendencia neoliberal es relegar a esta a un segundo plano), por ello para muchos resultan muy costosos los servicios médicos. En los Estados Unidos, con la comercialización de la salud, no tener un seguro médico es una verdadera tragedia para la familia. Podemos resaltar que aun para no pocos de los “asegurados”, ese convenio no cubre todo tipo de enfermedades y a veces las empresas aseguradoras con argucias legales tratan de evadir responsabilizarse cuando las dolencias son muy graves y requieren superiores gastos. Una muestra gráfica e irrebatible de esto, es el gran número de cubanos con residencia permanente en el exterior que aprovechan sus visitas a Cuba para recibir atención médica.

La educación, otro de los obligatorios Derechos Humanos, en nuestro país es también pública y gratuita para todo tipo de instrucción hasta el nivel universitario. De igual forma fue seriamente dañada en estos años en Cuba y ahora se realiza un intenso trabajo de revisión y reordenamiento para elevar su calidad. Cuba ha ofrecido y ofrece becas gratuitas a miles de jóvenes de otros países para cursar diferentes estudios. El país presenta uno de los niveles de escolaridad e instrucción más altos del mundo. Cuba es una de las naciones del orbe que mayor porciento de su presupuesto invierte en los sectores de la salud y la educación (tal vez la que más). Pese a reconocidas deficiencias en los sistemas de salud y educación cubana, causadas principalmente por la intensa crisis económica padecida por espacio de más de dos decenas de años, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización para la Educación, la Ciencia y la Cultura de las Naciones Unidas (UNESCO), en reiteradas ocasiones los han valorado altamente como ejemplos a seguir. Como estamos tratando el tema de las subvenciones estatales es importante mencionar la Seguridad Social. En contraste con lo que ocurre en el resto del orbe todos los trabajadores cubanos sin excepción tienen al finalizar su vida laboral garantizada la jubilación. En otros países los trabajadores sujetos a la “precariedad laboral” y los denominados como “informales” no tienen el derecho a la jubilación. Es preciso señalar como las actuales pensiones no garantizan todas las necesidades de los jubilados, lo que se prevé solucionar cuando mejore la economía cubana.

En cuanto a la Asistencia Social, unas 80 mil familias con situación precaria reciben ayuda económica. Solo una veintena de los estados desarrollados puede enorgullecerse de contar con un sistema así, pese a las limitaciones lógicas dada la situación económica de nuestra nación.

De igual manera esta implementado desde los primeros años de la Revolución el sistema que le garantiza a cada familia al mes una cuota alimenticia. El Estado gasta miles de millones de dólares para comprar esos alimentos en el extranjero y ofrecerlos a la población a precios ínfimos. Los alimentos que se ofrecen subvencionados, si bien significan una manera innegable de ingresos (en productos) para la familia cubana, solo satisfacen un porciento del consumo lo que obliga a comprar la otra parte más caros, en las tiendas que venden en la moneda convertible (CUC). Se ha anunciado que cuando las condiciones económicas lo permitan se eliminará este sistema y la ayuda económica se realizará de modo directo a las familias más desfavorecidas.

Debemos referirnos también a la importante subvención por el Estado de un alto por ciento de los gastos que realiza cada familia en: la electricidad, el teléfono, el gas, el transporte público, los círculos infantiles, los asilos para ancianos, los servicios fúnebres…

Diferentes gastos en que incurre el Estado para beneficiar a la población cubana son los realizados en el amplio desarrollo de la cultura, el deporte y la ciencia, así como en la oferta de eventos y espectáculos artísticos, recreativos y deportivos con entradas a precios (comparados con otros países) muy bajos.

Por estas razones se puede asegurar con absoluta certeza que los cubanos no ganan solamente los $25.00 dólares mensuales que señala el escalafón antes nombrado. Si esto fuera así imperaría la miseria más atroz. A precios medios de países subdesarrollados los ingresos de los cubanos equivaldrían a varias veces el supuesto salario de $25.00 dólares. Si sumáramos los presupuestos de educación, de salud, seguridad social y otras prestaciones, como los de cultura y deportes, los alimentos subsidiados y otros (gas, agua, electricidad), más los salarios que reciben directamente los trabajadores cubanos y los dividiéramos entre los 11 millones de cubanos, nos daría para sorpresa de muchos, un per cápita de ingresos mucho más alto.

El objetivo esencial de la sociedad socialista cubana es lograr el mayor bienestar posible, tanto material como espiritual de la población y en ese objetivo se trabaja. Para tratar de comprender la situación actual de Cuba hay que valorar entre otros aspectos, la enorme crisis económica a partir de 1990, provocada por la desaparición de la URSS, al tiempo que Estados Unidos de manera paralela redoblaba su inhumano bloqueo (actualmente se mantiene), a los que se le sumaron los errores y las faltas que se cometieron. Ha sido una dilatada etapa casi apocalíptica, de épica resistencia. Los Lineamientos de la política económica y social del Congreso del PCC, han proyectado restituirle a los salarios su valor como instrumento para el desarrollo de una economía sana.

Está previsto que el crecimiento de los ingresos de los trabajadores de las nuevas empresas estatales estará en proporción a las utilidades que alcancen estas entidades. El desarrollo integral de las cooperativas (de todo tipo), debe permitir el acrecentamiento de los ingresos de sus miembros. En el caso de los trabajadores “cuentapropistas” dependerá de las ganancias obtenidas en el desempeño de sus oficios, rentas o pequeños negocios, tras pagar los impuestos.

El ansiado aumento de los salarios del amplio sector administrativo público (así como de las pensiones), obedecerá al incremento de las inversiones, la producción y los servicios del país. Elevar la masa salarial sin un correspondiente respaldo productivo provocaría la subida de la inflación con severas consecuencias. Todo indica que comenzamos a salir de la terrible depresión en que nos vimos sumidos por más de 20 años.

Notas:

1.-Es criterio general que sobrepasadas las circunstancias que obligaron a imponer los gravámenes a las mercancías en las tiendas de divisas (CUC) se decida la rebaja de esos precios, permitiendo un acertado margen de ganancia a las empresas estatales. Esto contribuiría a mejorar el nivel adquisitivo de la población y a motivar el espíritu de trabajo.

La rebaja de los precios en las tiendas que venden en CUC, podría contribuir, cuando ocurra la “unificación de las monedas”, a aliviar posibles afectaciones a las capas más vulnerables de nuestra sociedad.

2.-Muchos observadores consideran que “el sueño americano” de los estadounidenses y “el estado de bienestar social” de los europeos occidentales que imperó en estos países a partir de la culminación de la II Guerra Mundial, parecen haber llegado a su fin a causa de las políticas neoliberales de sus gobiernos, sometidos al sector financiero mundial. Se advierte un paulatino e irreversible retroceso de las conquistas sociales y los derechos civiles logrados por sus pueblos a través de cientos de años de luchas.

 

Ernesto Escobar Soto* – Blog “La polilla cubana” / Hermes / Red de Trincheras Amigas / Cubainformación.-

*Escritor, editor literario cubano

Publicado por la Lic. Rosa Cristina Báez Valdés “La Polilla Cubana”

Moderadora Lista Cuba coraje, miembro de Red Social Hermes y miembro fundador de la Red de Trincheras Amigas

http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article86190

http://www.cubainformacion.tv/index.php/economia/62788-ireciben-realmente-cubanas-y-cubanos-un-salario-de-25-dolares-al-mes

http://percy-francisco.blogspot.com/2015/05/reciben-los-cubanos-un-salario-de-25.html

https://elblogdelapolillacubana.wordpress.com/2015/05/19/reciben-los-cubanos-un-salario-de-25-dolares-al-mes/

Posted in Sin categoría | Comentarios desactivados en ¿Reciben los cubanos un salario de 25 dólares al mes?