EEUU y Cuba: un denso diálogo

EEUU y Cuba: un denso diálogo

_ cuba-ee.uu. denso diálogo 1-75-b

Atilio Borón / Rebelión – Comenzaron este miércoles en el Palacio de Convenciones de La Habana las conversaciones para normalizar las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba, dando así cumplimiento a lo anunciado conjuntamente por los presidentes Barack Obama y Raúl Castro el 17 de Diciembre pasado. El jueves se incorporó a la reunión Roberta Jacobson, subsecretaria de Estado para el Hemisferio Occidental. Con su llegada la agenda temática se ampliará considerablemente haciendo lugar a un nutrido listado de asuntos pendientes, producto de largas décadas de confrontaciones.
El inicio de estos intercambios será apenas el primer paso de un largo y dificultoso trayecto, erizado de acechanzas. Hay quienes en Cuba y fuera de ella sostienen que la reanudación de las relaciones diplomáticas pondrá en peligro la continuidad de la Revolución al abrir la Isla a los aplastantes influjos económicos, políticos e ideológicos del imperio. Pero se equivocan: primero porque aquellos ya se hacen sentir, y bajo sus formas más perversas. ¿O es que el bloqueo no ejerce una influencia crucial, y enormemente perniciosa, sobre la economía cubana? La condición insular de Cuba, por otra parte, no la pone a salvo de las nefastas influencias de las corrientes políticas e ideológicas prevalecientes en el país del Norte o en Europa, o de las modas de diverso tipo, desde la música hasta la literatura, pasando por los gustos estéticos, los estilos de vida, la indumentaria y el arreglo personal. Y se equivocan también porque si hay algo que con certeza puede dañar irreparablemente a la Revolución Cubana es la prolongación indefinida del bloqueo, sobre todo teniendo en cuenta la lenta pero inexorable desaparición de los cubanos que nacieron poco antes o en los primeros años de la Revolución y el inevitable recambio generacional que más pronto que tarde tendrá que llevarse a cabo en su núcleo dirigente. Es menester recordar que la fortaleza de la Revolución Cubana no radica en su economía, sino en su cultura y su política; y que si resistió sin desmoronarse luego de la desintegración de la Unión Soviética y más de medio siglo de bloqueo no fue por la salud de su economía sino por la formidable solidez de una tradición político-ideológica que hunde sus raíces en la guerra de la independencia contra España, en el luminoso magisterio de Martí y en la extraordinaria obra político-pedagógica de Fidel. Para resumir: no se trata de minimizar el daño realizado por el bloqueo más prolongado de que se tenga noticia en la historia universal, y sin el cual los logros de la Revolución habrían sido aún mayores de lo que fueron. Si ahora Washington está dispuesto a ponerle fin es porque resultó ser un arma de doble filo: al intentar asfixiar a Cuba atizó las contradicciones al interior de Estados Unidos entre crecientes segmentos de la población y grupos empresariales que rechazaban esa política, y enfrentaban a los “halcones-gallina” -como los denominara el inolvidable Juan Gelman- y a la mafia de Miami, especie que afortunadamente ya se bate en humillante retirada. Enfrentaban también, hasta épocas recientes, al retrógrado establishment militar y a la “comunidad de inteligencia”, por razones que, como veremos más abajo, han perdido vigencia en la coyuntura geopolítica actual. Además, para colmo de males, el bloqueo no sirvió, como lo reconocieran Obama y el Secretario de Estado John Kerry, y enrareció la relación de Washington con sus cada vez más díscolos vecinos del sur e, inclusive, con países europeos afectados, como recientemente ocurriera con Francia y Alemania, por las absurdas sanciones económicas de una legislación extraterritorial como la Ley Helms-Burton diseñada para perjudicar a Cuba pero que produce significativos “daños colaterales” en la economía de terceros países. Habrá tal vez sido obra de la “astucia de la razón” invocada por Hegel, pero lo cierto es que si el bloqueo fue concebido como una forma de aislar a Cuba quien terminó aislado fue Estados Unidos, y quien tuvo que aceptar sentarse a la mesa de negociaciones fue Washington, a pesar de haber rechazado esa invitación que le formulara el gobierno cubano durante medio siglo. No es un dato menor que las encuestas de opinión pública en Estados Unidos confirmen que dos de cada tres norteamericanos están a favor del levantamiento del bloqueo y la normalización de la relaciones con la isla rebelde.
La inminente apertura de embajadas en ambos países será el primer paso para poner fin al bloqueo. Sería un ridículo mundial que Estados Unidos estableciera relaciones diplomáticas con un país, lo que supone sujetarse a lo estipulado en la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas en un marco de igualdad jurídica y respeto por la soberanía de las partes y, al mismo tiempo, mantuviera una agresiva política destinada a derrocar al gobierno con el que se está negociando la normalización de sus relaciones.
La agenda incluye numerosos ítems muy litigiosos, algunos de los cuales apenas si podemos mencionar aquí: el tema migratorio es uno de ellos, lo cual requeriría derogar la absurda legislación estadounidense en la materia. Creemos no equivocarnos si decimos que Estados Unidos es el único país del mundo que tiene no una sino dos políticas migratorias: una, exclusiva para Cuba –regida por Ley de Ajuste Cubano y la política ‘pies secos, pies mojados’ – y otra para el resto de los países. Mediante la primera se reprime la migración legal a Estados Unidos, creando tensiones para el gobierno cubano, al paso que perversamente se estimula la migración ilegal, concediéndosele a quienes llegan a sus playas la residencia, permiso de trabajo y todas las franquicias imaginables. La otra política se aplica a todos los países, que en el caso de los migrantes centroamericanos, mexicanos y caribeños, es de una extrema crueldad: no sólo que no se los recibe como a los cubanos sino que se los persigue como a bestias feroces -aún en el caso de los niños, como nos hemos enterado recientemente- y si llegan a entrar a Estados Unidos en cuanto se los descubre se los deporta sin más contemplaciones. Si a lo largo de toda su historia 223 personas cayeron en su intento por cruzar el Muro de Berlín (1961-1989), en la frontera que separa México de Estados Unidos se registraron en los últimos quince años 5.600 muertes por la misma causa. Para empeorar las cosas, el gobierno de George W. Bush puso en vigor, en el año 2006, una serie de regulaciones destinadas a fomentar la deserción de los médicos y trabajadores de la salud cubanos trabajando en el exterior, en su gran mayoría en países muy pobres y en los cuales la atención médica es un privilegio disponible para unos pocos. Pese a su calculada malevosía el plan fue un fracaso pues fue ínfimo el número de quienes cayeron en esa trampa. Casi todos los trabajadores de la salud siguieron firmes en sus puestos, fieles al noble internacionalismo de la Revolución Cubana. Todos estos asuntos que hacen a la política migratoria de Estados Unidos deberán ser sometidos a una drástica revisión en las conversaciones en curso.
Otro tema apremiante es la eliminación de Cuba de la lista de países que patrocinan al terrorismo, y que año tras año publica el Departamento de Estado. La inclusión de Cuba en esa lista es una maniobra incalificable porque ha sido un país que ha combatido como muy pocos al terrorismo y, por otra parte, uno de los que más ha sufrido a causa de ese flagelo desde los primeros días de la Revolución. Por haber ido a luchar contra esta peste en su madriguera de la Florida cinco de sus hijos purgaron largos años de injusta prisión en Estados Unidos. No deja de ser una cruel ironía que quien elabora puntualmente esa “lista negra” sea, a juicio de algunos insignes norteamericanos como Noam Chomsky, el gobierno de un país que con el paso del tiempo se convirtió en el principal terrorista del planeta y santuario y refugio de criminales como Orlando Bosch, Luis Posada Carriles y tantos otros, apañados y protegidos por importantes figuras del establishment político norteamericano. Mantener a Cuba en esa lista no es sólo una infamia sino además un factor que dificulta enormemente las relaciones económicas internacionales de La Habana ya que la somete a innumerables restricciones que se agregan a las originadas por el bloqueo.
Otro de los asuntos que deberá estar en la mesa de discusiones es el de los pasos a dar para comenzar a desarticular las políticas y regulaciones que configuran el bloqueo, y que la Casa Blanca tiene atribuciones que le permiten hacerlo, teniendo a la vista la derogación de la Ley Helms-Burton, votada en el Congreso en 1996.Tal como lo ha demostrado Salim Lamrani en un artículo reciente, el presidente Obama puede tomar algunas iniciativas que, en la práctica, relajen considerablemente los efectos asfixiantes del bloqueo. Habrá que trabajar para derogar aquella ley, pero mientras tanto es mucho lo que se puede hacer. [1] Bastaría, como lo anota Lamrani, que se levante la prohibición existente para que los estadounidenses viajen a Cuba como turistas ordinarios para derramar importantes beneficios y estímulos económicos sobre grandes sectores de la población vinculada, directa o indirectamente, con el turismo. Tan absurda es la postura actual de Washington que mientras pesa esa prohibición de viajar a Cuba cualquier ciudadano de Estados Unidos puede visitar Corea del Norte y, ni digamos, China o Vietnam sin obstáculo alguno. Si el levantamiento de esta restricción se acompaña con una política de permitir mayores adquisiciones de productos cubanos, como tabaco y ron, por ejemplo, los efectos benignos serían mayores aún. Habrá que ver si Obama tiene las agallas necesarias para afrontar esta tarea, pero presiones internas para poner fin al bloqueo procedentes del mundo empresario y, sobre todo, de la “comunidad de inteligencia” y el Pentágono, no le faltarán. Además, sería inconcebible mantener el bloqueo con un país vecino con el que se pretende normalizar las relaciones y que tiene una comunidad de inmigrantes de casi tres millones de personas concentrados en la Florida. Un mínimo de coherencia obliga a acabar con el bloqueo sin más dilaciones.
Según el muy reaccionario senador republicano Marco Rubio Washington debería incluir en la discusión con los cubanos la compensación por las propiedades o empresas de nacionales de Estados Unidos nacionalizadas en los primeros años de la Revolución. Si tal cosa llegar a ocurrir Cuba podría replicar exigiendo una compensación infinitamente mayor como reparación por medio siglo de ataques, agresiones, destrucción de propiedades, pérdida de vidas humanas; otro tanto por la invasión de Playa Girón y sus consecuencias; y, antes, por la ocupación y usurpación del territorio de Guantánamo, que debería ser reintegrado a la soberanía cubana una vez desahuciado el fraudulento tratado de 1903 mediante el cual una Cuba desangrada por la guerra contra España y cuya victoria le fuera arrebatada por Estados Unidos le arrendaba en perpetuidad la zona de la Bahía de Guantánamo. En todo caso, como se desprende de esta muy sucinta enumeración, la agenda del diálogo cubano-estadounidense promete ser muy controversial.
Al anunciar su viaje, Roberta Jacobson dijo que el día viernes desayunaría con representantes de los disidentes y los supuestos “presos políticos” cubanos luego de lo cual ofrecería una conferencia de prensa. Arduo trabajo le espera a los representantes de Cuba en la segunda ronda de conversaciones, que presumiblemente se realizaría en Estados Unidos, cuando en reciprocidad con el gesto insolente e ingerencista de Jacobson pidan desayunar también ellos con los representantes de los 474 presos políticos de los que se tiene registro en el país del Norte (con exclusión de los 5 héroes cubanos recientemente liberados), amén de muchos otros que no alcanzan todavía a ser identificados como tales. Este listado incluye a los 122 presos políticos que al día de hoy continúan aherrojados en Guantánamo violando todas las normas del debido proceso; los más de doscientos prisioneros de los pueblos originarios de Norteamérica y de los cuales jamás se habla; el caso escandaloso del patriota puertorriqueño y nuestroamericano Oscar López Rivera, recluído desde hace más de treinta años en cárceles de máxima seguridad por el crimen de luchar por la independencia de su bello país; el del soldado Bradley Manning, que hizo posible junto a otros dos que Washington arde en deseos de apresarlos a como de lugar: Julian Assange y Edward Snowden, la revelación de las siniestras maquinaciones y los crímenes que perpetra el imperialismo para sojuzgar a pueblos y naciones de todo el mundo. [2]
Para concluir: las negociaciones no serán fáciles, pero nada lo es en el mundo de la política. Conviene recordar, empero, que Washington tiene más premura que La Habana para avanzar por el camino de la normalización de las relaciones, y no por razones humanitarias, altruistas o por respeto a la legalidad internacional. En su audiencia de confirmación ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos en 2011 la señora Jacobson dijo algo cuyo profundo significado muy pocos supieron interpretar pero que ahora se torna evidente: “Las embajadas estadounidenses no son un regalo para los países. Además de las funciones consulares y otras, una embajada también puede mantener una observación cercana sobre los regímenes acusados de medidas severas contra los derechos humanos”. Jacobson expresó subliminalmente la grave preocupación de la “comunidad de inteligencia” yankee y del Pentágono por no contar con un adecuado puesto de observación en la mayor de las Antillas, con proyección sobre todo el Mar Caribe. Esto, además, en momentos en que los países que en los documentos oficiales de la CIA, la NSA y el Pentágono aparecen como los enemigos a contener y de ser posible derrotar, China y Rusia, acrecentaron significativamente su presencia en Cuba y en la cuenca del Gran Caribe. Nada mejor que una embajada para desempeñar esas “otras” funciones a la que aludía sibilinamente Jacobson y que no son otras que la recolección de inteligencia y espionaje sobre las actividades de países enemigos y el estímulo para el surgimiento de actores y fuerzas sociales que podrían convertirse en los protagonistas del tan ansiado “cambio de régimen” en Cuba, objetivo al que Washington jamás renunciará y que se estrellará, como tantas veces en el pasado, con la conciencia y la voluntad revolucionaria del pueblo cubano. Una oportuna coincidencia subraya la importancia de esta dimensión geopolítica oculta bajo el discurso de la normalización diplomática y migratoria: un día antes de que comenzaran estas conversaciones entre Cuba y Estados Unidos atracaba en el puerto de La Habana el “Viktor Leonov”, un buque de inteligencia de la Marina de Guerra de Rusia dotado de las más perfeccionadas tecnologías de vigilancia y monitoreos electrónicos. Como decía Martí, en política lo más importante es lo que no se ve, o no se habla.
* Una versión resumida de este artículo fue publicada por el diario Página/12 en su edición del jueves 21 de Enero.
Posted in Sin categoría | 1 Comment

Roberta Jacobson: EE.UU. continuará manteniendo a sus mercenarios en Cuba [2 artículos]

Roberta Jacobson: EE.UU. continuará manteniendo a sus mercenarios en Cuba [2 artículos]_rbfoto

lunes, 26 de enero de 2015

http://cubasiguelamarcha.blogspot.com/2015/01/roberta-jacobson-eeuu-continuara.html

En una entrevista ofrecida por Roberta Jacobson a El Nuevo Herald, la diplomática afirmó que Estados Unidos no dejará “abandonados” a los opositores cubanos que luchan por la democracia.
En una entrevista exclusiva ofrecida por Roberta Jacobson para el diario oficial de la mafia anticubana en Miami, la diplomática afirmó que Estados Unidos no dejará “abandonados” a los “opositores” cubanos que luchan por la “democracia”.
Según sus declaraciones a ese diario, la funcionaria que encabezó a la delegación norteamericana en las conversaciones para la reanudación de las relaciones entre Cuba y EE.UU. en La Habana: “Una de las cosas más importantes de esta visita, y de las próximas, fue asegurarnos que estos activistas y otros que no pudimos ver, entiendan que nada en esta política cambia nuestro deseo de trabajar con ellos y mantener nuestro apoyo. Ese fue uno de los primeros objetivos. Si alguno se sintió abandonado, queríamos asegurarnos de que ese ya no fuera el caso”.
De igual forma la subsecretaria de Estado para los Asuntos del Hemisferio Occidental, insistió en que las negociaciones no constituyen “concesiones” al gobierno cubano, como plantean críticos del proceso, entre ellos varios mercenarios cubanos como Berta Soler y Guillermo Fariñas.
“No tenemos ilusiones sobre ese gobierno”, afirmó y explicó que la nueva política intenta “cambiar las tácticas de 50 años y llevar los cambios a la isla de una manera más eficaz” a través del “empoderamiento del pueblo cubano”, agregó según El Nuevo Herald la diplomática estadounidense.
El “pueblo cubano” y la llamada “sociedad civil”, según la actual visión del gobierno norteamericano están conformados por los grupúsculos contrarrevolucionarios que durante años sucesivas administraciones de la Casa Blanca han subvencionado con cientos de millones de dólares para derrocar a la revolución cubana.
Sobre el tema de las telecomunicaciones Jacobson aseguró al Herald: “Creemos que podemos conectar al pueblo cubano con el mundo a través de las telecomunicaciones y apoyar a los cuentapropistas. De ese modo, creemos, se puede promover el cambio mejor que antes. Eso no es un regalo al gobierno cubano”.
Las acciones subversivas organizadas por Estados Unidos contra Cuba a través de internet no son un secreto para nadie. El pasado año la agencia norteamericana AP reveló como la USAID había dedicado fondos con tales fines para proyectos como el llamado Twitter cubano Zunzuneo.
En sus declaraciones a El Nuevo Herald, la más alta funcionaria que ha visitado Cuba por décadas, sugirió también enfocarse en las “posibilidades” de apoyo a la sociedad civil que brinda la apertura de los viajes a Cuba en 12 categorías y la oportunidad de “trabajar con nuestros aliados”.
Roberta Jacobson también destacó que el gobierno de EE.UU. consideraba “muy importante” que la sociedad civil cubana estuviera representada en la próxima Cumbre de las Américas, a celebrarse en abril en Panamá, “ahora que Cuba iba estar representada en la reunión de líderes” y jefes de estado.
Durante su estancia en La Habana la diplomática estadounidense dejó claro quiénes son los cuentapropistas que desea ayudar y apoyar su gobierno con su visita a la casa de la mercenaria Yoani Sánchez, lugar donde se edita el libelo contrarrevolucionario en internet 14 y medio.
Durante ese encuentro Jacobson apuntó: “Los fines de nuestra política son exactamente los mismos que antes. Se enfoca en lograr un país libre, donde los cubanos tengan el derecho a decidir su futuro.”
Por lo visto la señora Jacobson ignora que los cubanos decidieron su futuro hace 56 años cuando pusieron fin, con el triunfo de la Revolución cubana en enero de 1959, a casi medio siglo de sumisión neocolonial de la Isla a Estados Unidos.
 Según el destacado intelectual argentino, Atilio Borón, en su audiencia de confirmación ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos en 2011, la señora Jacobson dijo: “Las embajadas estadounidenses no son un regalo para los países. Además de las funciones consulares y otras, una embajada también puede mantener una observación cercana sobre los regímenes acusados de medidas severas contra los derechos humanos”.
**********************************************************
M. H. Lagarde – Blog “Cambios en Cuba.- Durante su visita a La Habana la subsecretaria de Estado para los Asuntos del Hemisferio Occidental, Roberta Jacobson, visitó la casa de la “cuentapropista” Yoani Sánchez. En una entrevista exclusiva ofrecida por Roberta Jacobson para el diario oficial de la mafia anticubana en Miami, El Nuevo Herald, la diplomática afirmó que Estados Unidos no dejará “abandonados” a los “opositores” cubanos que luchan por la “democracia”.
Según sus declaraciones a ese diario, la funcionaria que encabezó a la delegación norteamericana en las conversaciones para la reanudación de las relaciones entre Cuba y EE.UU en La Habana: “Una de las cosas más importantes de esta visita, y de las próximas, fue asegurarnos que estos activistas y otros que no pudimos ver, entiendan que nada en esta política cambia nuestro deseo de trabajar con ellos y mantener nuestro apoyo. Ese fue uno de los primeros objetivos. Si alguno se sintió abandonado, queríamos asegurarnos de que ese ya no fuera el caso”.
De igual forma la subsecretaria de Estado para los Asuntos del Hemisferio Occidental, insistió en que las negociaciones no constituyen “concesiones” al gobierno cubano, como plantean críticos del proceso, entre ellos varios mercenarios cubanos como Berta Soler y Guillermo Fariñas.
“No tenemos ilusiones sobre ese gobierno”, afirmó y explicó que la nueva política intenta “cambiar las tácticas de 50 años y llevar los cambios a la isla de una manera más eficaz” a través del “empoderamiento del pueblo cubano”, agregó según El Nuevo Herald la diplomática estadounidense.
El “pueblo cubano” y la llamada “sociedad civil”, según la actual visión del gobierno norteamericano están conformados por los grupúsculos contrarrevolucionarios que durante años sucesivas administraciones de la Casa Blanca han subvencionado con cientos de millones de dólares para derrocar a la revolución cubana.
Sobre el tema de las telecomunicaciones Jacobson aseguró al Herald: “Creemos que podemos conectar al pueblo cubano con el mundo a través de las telecomunicaciones y apoyar a los cuentapropistas. De ese modo, creemos, se puede promover el cambio mejor que antes. Eso no es un regalo al gobierno cubano”.
Las acciones subversivas organizadas por Estados Unidos contra Cuba a través de internet no son un secreto para nadie. El pasado año la agencia norteamericana AP reveló como la USAID había dedicado fondos con tales fines para proyectos como el llamado Twitter cubano Zunzuneo.
En sus declaraciones a El Nuevo Herald, la más alta funcionaria que ha visitado Cuba por décadas, sugirió también enfocarse en las “posibilidades” de apoyo a la sociedad civil que brinda la apertura de los viajes a Cuba en 12 categorías y la oportunidad de “trabajar con nuestros aliados”.
Roberta Jacobson también destacó que el gobierno de EEUU consideraba “muy importante” que la sociedad civil cubana estuviera representada en la próxima Cumbre de las Américas, a celebrarse en abril en Panamá, “ahora que Cuba iba estar representada en la reunión de líderes” y jefes de estado.
Durante su estancia en La Habana la diplomática estadounidense dejó claro quiénes son los cuentapropistas que desea ayudar y apoyar su gobierno con su visita a la casa de la mercenaria Yoani Sánchez, lugar donde se edita el libelo contrarrevolucionario en internet 14 y medio.
Durante ese encuentro Jacobson apuntó: “Los fines de nuestra política son exactamente los mismos que antes. Se enfoca en lograr un país libre, donde los cubanos tengan el derecho a decidir su futuro.”
Por lo visto la señora Jacobson ignora que los cubanos decidieron su futuro hace 56 años cuando pusieron fin, con el triunfo de la Revolución cubana en enero de 1959, a casi medio siglo de sumisión neocolonial de la Isla a Estados Unidos.
Según el destacado intelectual argentino, Atilio Borón, en su audiencia de confirmación ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos en 2011, la señora Jacobson dijo: “Las embajadas estadounidenses no son un regalo para los países. Además de las funciones consulares y otras, una embajada también puede mantener una observación cercana sobre los regímenes acusados de medidas severas contra los derechos humanos”.
Cuba censura injerencista reunión de Jacobson con opositores
Hispan TV.- El Gobierno de Cuba ha criticado enérgicamente este viernes a la secretaria adjunta para Latinoamérica del Departamento de Estado de Estados Unidos, Roberta Jacobson, por haber mantenido una reunión con opositores, muchos de ellos “subsidiados” por Washington.
“Este pequeño grupo de personas no representa a la sociedad cubana. Ellos no representan los intereses del pueblo cubano, esa es una gran diferencia con el Gobierno de Cuba”, ha manifestado la jefa del equipo negociador cubano, Josefina Vidal en una entrevista.Ha recalcado que la sociedad civil cubana está formada por miles de organizaciones, asociaciones de mujeres, de jóvenes, de estudiantes, de campesinos, de profesionales, y no solo por la oposición.Jacobson ha sostenido un encuentro en esta jornada con los opositores al Gobierno del presidente cubano, Raúl Castro, en la residencia oficial del jefe de la Sección de Intereses de Washington en la Isla, Jeffrey De Laurentis.
Tras calificar de “injerencistas” esas reuniones, las autoridades cubanas han agregado que actividades como esas ponen en peligro la esencia del restablecimiento de las relaciones entre Washington-La Habana.
Cierto es que la oposición cubana nunca fue un bloque monolítico, más allá del objetivo compartido de lograr una Cuba democrática, comenta un analista. Pero en momentos en que se está en plena redefinición de posiciones históricas, la “disidencia” de la isla no parece capaz de presentarse como un actor único e imprescindible del mismo.
Roberta Jacobson y sus “socios” mercenarios en Cuba
Roberta Jacobson recibió a los mercenarios creados por EE,UU. en casa del Jefe de la Oficina de Intereses de La Habana
M. H. Lagarde – Blog “Cambios en Cuba.- Sitios contrarrevolucionarios en internet informaron que la subsecretaria de Estado de Estados Unidos para América Latina, Roberta Jacobson, se reunió el viernes en La Habana, durante una hora y cuarenta minutos, con sectores de la llamada “disidencia” interna.
Entre los asistentes a la reunión con Jacobson – quien viajo a La Habana el pasado miércoles para la reanudación de las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba-, estuvieron los disidentes José Daniel Ferrer, Elizardo Sánchez, Héctor Maseda, Guillermo Fariñas, Marta Beatriz Roque y Antonio González-Rodiles.
Según las fuentes los participantes en dicho en encuentro al parecer quedaron muy complacidos con el “desayuno” que tuvo lugar en la casa del jefe de la todavía Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana.
De acuerdo con las declaraciones de Antonio Rodiles el encuentro “estuvo muy bien, en general” y según Marta Beatriz Roque la conversación tuvo tiene mucho más valor que la sostenida hace unos días con los senadores, “porque Jacobson tiene un gran conocimiento sobre Cuba”.
Elizardo Sánchez por su parte dijo que “Lo más relevante es que ellos quieren dejar claro un mensaje de apoyo a la sociedad civil en su conjunto”, aseguró el presidente de la llamada Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional.
“Tienen plena conciencia de que queda un largo camino para la mejoría de la situación de los derechos humanos en Cuba”, señaló Sánchez, conocido también como El Camaján.
Y para la propia Jacobson: “Fue muy importante para mí escuchar sus perspectivas y cómo podemos apoyar a la sociedad civil en el futuro”.
Llama la atención la limitada visión que mantiene el gobierno de Estados Unidos sobre lo que es la sociedad civil cubana. Cabría preguntarse si en algún momento de su estancia en La Habana la subsecretaria de Estado de Estados Unidos para América Latina detuvo el van de la SINA en que viaja para preguntarle a cualquier cubano en la calle si pertenece a las Fuerzas Armadas Revolucionarias o al Ministerio del Interior.
La sociedad civil cubana, como bien dijo hoy en el canal estadounidense de noticias MSNBC, la directora de Estados Unidos de la Cancillería cubana y contraparte de Jacobson en las conversaciones, Josefina Vidal: “son más de 5.000 organizaciones, asociaciones de mujeres, de jóvenes, estudiantes, campesinos, profesionales”
Si embargo Washington se empeña en reducirla a los grupúsculos amamantados de su mano durante décadas con el dinero salido del bolsillo de los contribuyentes norteamericanos. Como bien expresó hoy en un despacho sobre el desayuno ofrecido por Jacobson la agencia AFP: “los disidentes cubanos no han ocultado su desazón por el cambio de política de Estados Unidos, que había sido su principal aliado y fuente de financiamiento durante medio siglo”.
Igualmente sorprendente resulta que el medidor de EEUU sobre el respeto a los derechos humanos en la Isla se limite a que el gobierno cubano permanezca impasible ante el accionar subversivo de mercenarios camuflados de “sociedad civil” que Washington paga para defender sus intereses en Cuba.
Como para que a nadie le quede dudas, unas horas después del desayuno con los llamados disidentes, y en la propia casa del Jefe de la SINA durante una conferencia de prensa, la señora Jacobson reconoció que el objetivo del gobierno norteamericano hacia Cuba sigue siendo el mismo: transformar la nación caribeña, empoderar la sociedad civil y lograr que el gobierno cubano tome medidas más acordes con los intereses de Washington en el tema de los derechos humanos.
Para UNPACU, Cuba nunca será lo primero
Percy Francisco Alvarado Godoy – Blog “Descubriendo verdades”.- El liderzuelo de UNPACU colocó el pasado día 21 de enero, en el sitio de su organización, http://www.unpacu.org, un artículo titulado ““Embargo sí, embargo no”, algunos puntos que no debemos olvidar”, en el que trata de impostar sus opiniones sobre el proceso de acercamiento entre Cuba y los Estados Unidos.
Luego de una introducción en la que sobredimensiona su ego con frecuentes apreciaciones tales como “Yo escuché”, “Yo he tenido tres entrevistas con medios extranjeros”, “Yo he atendido”, etc., etc., José Daniel Ferrer intenta colocar 10 apreciaciones o matrices de opinión, con un último párrafo introductor: “Hoy, poco antes de la medianoche, poco antes de mañana 21 de enero, quiero expresar algunos puntos, que no deben ser olvidados, sobre el tema de las relaciones EEUU-Cuba.”
Luego lanza sus 10 devaneos que son fruto de una descontextualización de la realidad y que quedan, simplemente, como un resultado de un vano intento de teorizar y especular desde el aislamiento político que padecen, tanto él, como la reducida y poco influyente contrarrevolución interna dentro de Cuba.
De la inteligencia, los esfuerzos, el amor y el valor de los demócratas cubanos y el pueblo en general, – dice JDF-, dependen, sobre todo, la democratización y el progreso de nuestra patria.
Parece que el jefecillo de UNPACU olvida e ignora que los llamados demócratas cubanos –tanto dentro como en el exterior-, son grupúsculos cuya ideología no coincide con la del pueblo mayoritario y, por tanto, sus percepciones sobre democracia son diferentes y encontradas. El apego de los supuestos demócratas portadores de las ideas del capitalismo nada tiene que ver con el concepto inclusivo y realmente participativo que defendemos nosotros. Tampoco nuestro pueblo hará o apoyará cualquier intento foráneo por cambiarle su forma de vivir y decidir sus destinos.
La solidaridad de EEUU, la Unión Europea y del mundo libre en general, es muy importante, pero nuestra labor es lo fundamental. Atribuir a factores externos más importancia de la debida, o esperar que otros vengan a resolver nuestros problemas, resulta implícita confesión de que no nos consideramos capaces de conseguir lo que a nosotros corresponde.
 Cuba ha sido el centro de la más contumaz guerra ideológica, presiones, agresiones e intento de aislamiento por parte de Estados Unidos, la Unión Europea y otros sujetos del “mundo libre”, manera en que ha mostrado la supuesta solidaridad con los grupúsculos como UNPACU, usados como punta de lanza interna para subvertir nuestro orden institucional. Esos factores externos han fallado durante décadas en el vano intento por destruir a la Revolución y tampoco podrá lograrlo una contrarrevolución mercenarizada, debilitada internamente por sus propias contradicciones y por el oportunismo. Por tanto, el concebirla como sujeto de cambio es una quimera absurda.
Con medidas restrictivas de una sola nación, por poderosa que sea, no se obliga a una dictadura contumaz a cambiar. Al régimen tiránico de los Castro EEUU le puede poner fin militarmente, pero ningún cubano cuerdo, ni norteamericano prudente apoyaría esta fórmula. También la dictadura colapsaría con un fuerte embargo de todo occidente, pero ni es posible que otros en el hemisferio decidan tal receta, ni sabemos hasta donde la terquedad de los Castro llevaría el sufrimiento de la población inocente. Por tanto, a la política de Obama le corresponde el turno. Si dará, o no, resultados, dependerá de todos los factores involucrados. El tiempo dirá la última palabra.
Aunque sugiere, pero no descarta tácitamente en este punto la posibilidad de una agresión en gran escala contra Cuba o un bloqueo total de sus enemigos, JDF apuesta por la política de Obama con respecto a Cuba, en una postura que contradice a otros contrarrevolucionarios como Berta Soler. Se apega a la zanahoria en ves del garrote. Llama a la inclusión de todos los factores involucrados en ese empeño, tal vez con la terca idea de que la contrarrevolución sea incluida en el diálogo, sin ser merecedora de ello por su falta de representatividad dentro de la sociedad cubana. Lo más válido en él es reconocer que las medidas restrictivas contra nuestro pueblo han hecho daño, es cierto, pero no nos vencieron.
Si dices defender al pueblo, antes de tomar posición sobre algo escucha al pueblo, averigua cuál es el sentir mayoritario, cuales son los problemas, sufrimientos que padece el pueblo y cuales las soluciones que espera. Con planteamientos impopulares no atraes a quienes necesitas para fortalecer la lucha por el bien de todos.
¿Hipocresía? ¿Manipulación? ¿Desvergüenza? Todo es posible en un contrarrevolucionario como él. ¿Cómo se dice defensor del pueblo cuando todo el proyecto que sustenta va encaminado hacia la esclavización del mismo bajo el manto de un capitalismo despiadado y exclusivo? Si él hubiera realmente averiguado el sentir del pueblo cubano, se hubiera alejado de aquellos que bajo el manto de la bandera de las barras y las estrellas han querido robarle su soberanía y su derecho a decidir su futuro. Más que en foros provocativos, estaría humildemente trabajando en una fábrica, arando la tierra deseosa del sudor humano para reciprocarle con sus frutos o enseñando en una escuela.
Nadie le quitó a él el derecho de participar en las soluciones necesarias para proveer de bienestar a nuestro pueblo, pero no se le ha aceptado que lo haga desde posiciones subversivas y contestatarias, siempre sirviendo a espurios intereses que nada tienen que ver con los cubanos sino con aquellos que añoran retrotraer la historia hacia el pasado oscuro e ignominioso, en que fuimos una colonia más de Estados Unidos.
En la UNPACU creemos que las opiniones sobre las relaciones entre los gobiernos de EEUU y Cuba no deben afectar las buenas relaciones y necesaria coordinación del accionar de los grupos opositores que luchamos por una Cuba libre. Para marchar juntos, exigiendo respeto a los derechos humanos y elecciones libres, no importa cuál es la opinión que se tiene sobre este tema o sobre el cambio climático.
Su canto a la unidad de los grupos contrarrevolucionarios es, de por sí, el reconocimiento de que la misma es incapaz de ejercer un liderazgo como sujetos de cambio. Este problema se agranda aún más en este nuevo escenario, en la medida en que la contrarrevolución interna navega en dos aguas: los que se afilian aún a la ultraderecha recalcitrante y los que apuestan por una distensión refinada, cuyo propósito en buscar nuevas formas de subversión más que colaboración transparente entre las dos naciones.
Cada grupo contrarrevolucionario responde a las ambiciones personales de sus liderzuelos, a su búsqueda de dinero sucio y al protagonismo individual. De esta forma nunca habrá consenso unitario en ellos. Los corderos no se unen cuando hay un amo que les mueve hacia donde le interesas que estén.
En la UNPACU estamos dispuestos a defender, junto a toda la sociedad civil independiente, puntos de consenso que puedan mover a la población a sumarse al reclamo y que al mundo libre dejen claro que hay unidad entre quienes luchamos por la libertad.
Resulta contradictorio que JDF se lanza hoy como defensor de consensos, cuando es públicamente conocido su caudillismo de baja estofa y cómo trata de desarrollar una labor de zapa dentro de otros grupos para debilitarlos, robarles seguidores y erigirse como la organización merecedora de las ayudas foráneas de la USAID. Su llamado a la unidad presupone la sumisión a su mandato de las otras organizaciones contrarrevolucionarias, cosa que resulta imposible cuando pululan otros intereses y ambiciones, cotos de protagonismo y ansias de dinero, en la reducida e ineficaz contrarrevolución interna.
Evalúa, escucha, investiga, ¨procura comprender y después ser comprendido¨. Averigua que piensan los cubanos, los norteamericanos y el mundo sobre el tema.
Realizar un adecuado estudio del contexto actual no es solo un reto para UNPACU, sino para todos. Ello requiere, empero, objetividad y pleno conocimiento de los intereses públicos y ocultos de cada parte en el diálogo; entender la necesidad de la transparencia en las pláticas gubernamentales y el respeto a cada cual, de sus derechos soberanos más allá de las diferencias político-ideológicas, así como entender que siempre habrán, aunque sean pocos, puntos de coincidencia posible. También hay que tener en cuenta en este escenario a aquellos intereses que tratan de vulnerar cualquier acercamiento y optan por otras fórmulas para solucionar el diferendo entre ambas naciones.
La presencia de UNPACU en reuniones con la parte norteamericana por estos días, más que interés por conocer sus propósitos ha sido para ejercer presiones para que la misma esté viciada por las ideas de una falsa sociedad civil, reducida a los criterios de una contrarrevolución que no sobrepasa las dos mil personas, parte insignificante de la sociedad actual cubana. ¿Por qué UNPACU, que se precia de defender a la unidad de los cubanos, no sugirió a los representantes norteamericanos o a la señora Jacobson que escuchara el sentir de las verdaderas organizaciones y representantes de la actual sociedad civil cubana?
Embargo sí, embargo no, esa no es la cuestión. La cuestión principal radica en que hay que mover al pueblo a conquistar sus derechos, ganar la confianza y obtener el apoyo de fuerzas en el mundo libre que opinen solidariamente, pero que sobre todo apoyen de manera real.
El desconocimiento sobre la necesidad de levantar el criminal bloqueo contra Cuba sí es una de las cuestiones fundamentales para dilucidar las actuales diferencias entre ambos gobiernos. Ignorarlo resulta un error de análisis si se pretende evaluar el contexto actual.
Su colocación como cuestión principal en este escenario a la búsqueda de apoyo por parte del “mundo libre” para derrocar a la Revolución demuestra, mejor que nunca, su entreguismo y su falta de compromiso con una solución real en este proceso de acercamiento. Más que diálogo, JDF busca más subversión, más dinero para desestabilizar el orden institucional cubano.
Actualmente los demócratas cubanos no estamos en condiciones o no somos capaces de llevar información y mensajes impresos y audiovisuales, por todo el territorio nacional, a la mayoría del pueblo cubano. No somos capaces de contrarrestar la infame propaganda castrista.
El reconocimiento de la contrarrevolución como peones de la guerra ideológica foránea dentro de Cuba, sus fallas no solo por falta de cuantiosos recursos sino también porque gran parte del dinero para ese empeño es robado por sus líderes, queda evidenciado en este punto. JDF no busca unidad nacional. Busca llevar el discurso ideológico anti gubernamental y realizar labor de zapa dentro de nuestros conciudadanos. Nuestro gobierno y nuestro pueblo tienen el legítimo derecho de hacer respetar su constitución y, por ende, repudian y no permitirán la labor desestabilizadora de falsos demócratas o de una sociedad civil “independiente” – nombres con los que se pretenden identificar los grupos de mercenarios que viven de las tetas de la USAID y de otros enemigos de Cuba.
Si parte del tiempo, energías y recursos que se emplean en polémicas como la de: “embargo sí”, “embargo no”, se utilizasen en informar y animar al pueblo cubano para que se sume a la lucha por su libertad, la LIBERTAD fuese realidad o estuviese muy cerca. Estoy convencido, y luchamos con todas nuestras energías porque eso cambie, que los principales responsables de que la dictadura continúe en el poder somos los cubanos, de dentro y de la diáspora, por nuestra incapacidad, ceguera y egoísmo.
Su convocatoria final, para mí llena de barato triunfalismo, en la que se trata de alejar de la atención de todos los aspectos medulares que, como el bloqueo, marcan las diferencias entre Cuba y Estados Unidos, a favor de un llamado al derrocamiento de nuestro gobierno, es otro de sus principales errores de principio.
Tal vez la única verdad dicha por él en este panfleto es que tanto la contrarrevolución externa, como la interna, han sido incapaces, ciegos y egoístas, en el intento de vencer a nuestro pueblo. Más “solidaridad” –entiéndase dinero y apoyo logístico, así como ponderarlos en foros internacional para satanizar a Cuba-, es lo que realmente pide.
Sus consignas finales “Hagámoslo bien y otros serán los resultados.”; “Pensemos más en Cuba que en nosotros mismos.” y “En UNPACU creemos que: CUBA DEBE ESTAR PRIMERO.”, son la mejor manera de expresar una visión egoísta, ajena a la realidad y desconocedora de que, realmente, para UNPACU, Cuba nunca será lo primero.
Posted in Sin categoría | Leave a comment

Miami-Dade: Su pavoroso tráfico sexual

Miami-Dade: Su pavoroso tráfico sexual

Escrito por  Nicanor León Cotayo

http://cubasi.cu/cubasi-noticias-cuba-mundo-ultima-hora/item/35969-miami-dade-su-pavoroso-trafico-sexual

Miami-Dade: Su pavoroso tráfico sexual

En el Cuarto Foro sobre Tráfico Humano realizado allí este martes hubo graves denuncias al respecto.

De acuerdo a un periodista de Diario Las Américas, Sergio Otálora, resaltaron el interés de traficantes y medios en tergiversar lo que sucede.

La fiscal estatal de ese condado, Katherine Fernández Rundle, denunció que ya lo encaran hasta en sus vecindarios y escuelas donde viven y estudian sus hijos.

Al denunciar la complicidad de otros alrededor de este sucio negocio multimillonario, la fiscal aseveró:

“Hay que romper la ley del silencio, no es malo informar sobre las personas que puedan estar comprometidas en ese delito”.

Según informó el periodista Otálora, el martes también se denunció que sus medios tradicionales y redes sociales son responsables de la “banalización y el embellecimiento, de la explotación sexual”.

Donna Chalala, presidenta de la Universidad de Miami, declaró al respecto, “no tenemos que tomar exclusivamente como culpable a quien comete ese delito de tráfico humano”.

La culpable, prosiguió, “es la sociedad que ha hecho del tráfico sexual algo glamoroso”.

“Hay que romper la ley del silencio, no es malo informar sobre las personas que puedan estar comprometidas en ese delito”, subrayó.

Chalala hizo mención al ejemplo de una niña de 14 años que fue víctima de chantajes por Internet y prefirió hacerse prostituta que señalar a quienes la amenazaban.

Una mención de Fernández-Rundle sobre el impacto de los medios y las redes sociales sobre las nuevas generaciones retumbó como un alerta imposible de evadir.

Ella lo avaló con estadísticas que hablan por sí mismas:

Un joven entre 16 y 18 años invierte 2 000 horas con sus padres, 11 000 en la escuela,  y alrededor de 50 869 consumiendo lo que hay en los medios electrónicos y digitales.

Alarmada, Fernández-Rundle comentó, imagínese el impacto de lo que están recibiendo todo el tiempo.

Le faltó puntualizar, incluidos sus años de kindergarten hasta la enseñanza superior, si pueden llegar a esta.

Una cifra adicional señaló que en Estados Unidos, solo en publicidad para niños y jóvenes,  se gastan 17, 000 millones de dólares al año.

El superintendente del distrito escolar del condado Miami-Dade, Alberto Clávalo, al hablar en el Cuarto Foro sobre Tráfico Humano se preguntó:

“Quién en realidad está educando a nuestros hijos?” y acto seguido se contestó que, por su responsabilidad moral con ellos  “deben revelar ese tráfico sexual”.

En diálogo con periodistas, la fiscal Fernandez-Rundle manifestó que las niñas entre 12 y 13 años son victimas a las que les cuesta más trabajo denunciar.

Debido a eso, y como la situación ya es tan grave, quipos de investigación y fiscales prefieren concentrarse en evidencias digitales.

“Lo que las niñas no nos van a decir, lo dirán sus teléfonos celulares. A través de los textos vemos cómo se porta la persona que las utiliza”, puntualizó.

Por último, Fernández-Rundle hizo énfasis en que, para suavizar la nueva crisis, han endurecido  las penas contra quienes utilizan a víctimas del tráfico sexual.

Con la intención de corroborarlo, dijo que en 2012 hubo ocho casos ante la justicia, mientras que ahora, solo en enero de 2015, ya hay 250.

Pero ni aunque los multipliquen resolverán su tragedia, porque se trata de un tipo de sociedad cada vez más enferma, con un final todavía imprevisible.

Posted in Sin categoría | Leave a comment

América Latina y el Caribe viven una nueva época

América Latina y el Caribe viven una nueva época

En su primer día de sesión, los participantes a la III Cumbre defendieron el papel estratégico de la Celac. Los mandatarios saludaron también las conversaciones entre Cuba y Estados Unidos, al tiempo que reiteraron la condena al bloqueo

Autor:  | internet@granma.cu

29 de enero de 2015 03:01:23

El Presidente cubanao Raúl Castro saluda al presidente de Panamá, Juan Carlos Varela.
Raúl sostuvo durante la jornada un encuentro bilateral con el presidente de Panamá Juan Carlos Varela.Foto: Estudio Revolución

SAN JOSÉ.—El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís Rivera, dio la bienvenida en la mañana de este miércoles a Jefes y Jefas de Estado y de Gobierno, así como a otros representantes de las delegaciones, que asisten a la III Cumbre de la Comunidad de Es­tados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), espacio representativo de una región unida por aspiraciones de paz, bienestar, hermandad y progreso para la mayoría.

En su discurso inaugural Solís Rivera consideró que “los pueblos no solo exigen un buen gobierno, sino también afirmarse con una voz propia y potente en el concierto de las naciones”.

“Solo el tiempo nos ha permitido comprender que es en el respeto a nuestra diversidad y pluralidad; que es precisamente en la profusión de experiencias nacionales, regionales, donde encontramos la unidad que tanto añorábamos”, afirmó.

“La voz de la Celac debe y tiene que escucharse”, dijo el mandatario costarricense y agregó: “una hora nueva que desprovista de timidez, inseguridad o temor, coloque a nuestros países en la palestra de un mundo cuya interrelación ya no es un mero ejercicio de retórica sino una obligación para bloques geopolíticos que, como el nuestro, están llamados a jugar un papel internacional creciente en las próximas décadas”.

En la primera sesión de trabajo, seguida desde la sala de prensa por más de un centenar de medios de comunicación, el Pre­si­dente Raúl Castro Ruz destacó también la nue­va época que vive Nuestra América, “exis­te hoy un compromiso con la justicia y el derecho de los pueblos superior al de cualquier otro periodo histórico”.

En su discurso, que suscitó aplausos en el salón plenario y atención constante de los periodistas acreditados aquí, consideró que desarrollar la unidad en la diversidad, la actuación cohesionada y el respeto a las diferencias seguirá siendo nuestro primer propósito y una necesidad ineludible.

“Debemos superar las brechas estructurales, asegurar educación gratuita y de alta calidad, cobertura universal y gratuita de salud, seguridad social para todos, igualdad de oportunidades, lograr el ejercicio pleno de todos los derechos humanos por todas las personas”, enfatizó el General de Ejército.

Entre los temas de su intervención, volvió a incluir la defensa de los intereses del Caribe; el respaldo a la Revolución Bolivariana y al Gobierno legítimo del presidente Nicolás Maduro; el reclamo de las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur; así como el apoyo a la presidenta Cristina Fernández, que enfrenta los ataques de los fondos especulativos.

En sus palabras estuvieron presentes, además, la solidaridad con Ecuador, en apoyo a sus demandas por los daños ambientales provocados por Chevron; la necesaria independencia de Puerto Rico; los acuerdos alcanzados por el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pue­blo; la plena incorporación de Palestina a la Asamblea General de la ONU; y la defensa de los países del continente africano.

Sobre la normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros reiteró frente a los líderes latinoamericanos y caribeños que “estos cambios son el resultado de casi siglo y medio de heroica lucha y fidelidad a los principios del pueblo cubano. Fueron también posibles gracias a la nueva época que vive nuestra región, y al sólido y valiente reclamo de los gobiernos y pueblos de la Celac”.

Raúl hizo extensiva la más profunda gratitud de Cuba a los 188 Estados que votan contra el bloqueo en las Naciones Unidas, a los que hicieron similar reclamo en la Asamblea General, Cumbres y Conferencias internacionales y a todos los movimientos populares, fuerzas políticas, parlamentos y personalidades que se movilizaron incansablemente. El agradecimiento del mandatario cubano estuvo dirigido también al pueblo de Estados Unidos que manifestó una creciente oposición a la política hostil.

Debemos aprender el arte de la convivencia civilizada, dijo, basada en el respeto a las diferencias entre ambos gobiernos. Pero, alertó, no se debe pretender que Cuba renuncie a sus idea­les de independencia y justicia social, ni claudicar en uno solo de sus principios, ni ceder un milímetro en la defensa de su soberanía.

Raúl concluyó que el cese del bloqueo será un camino difícil que requerirá del apoyo, la movilización y la acción resuelta de todas las personas de buena voluntad; de la aprobación por parte de la Asamblea General de las Naciones Unidas, en su próxima sesión, de la resolución que reclama ponerle fin y, muy en particular, de la acción concertada de Nuestra América.

Precisamente, el tema del restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, así como la condena a la política hostil contra la Isla que dura ya más de medio siglo, recibió un respaldo unánime de los participantes en la III Cumbre de la Celac. Los mandatarios saludaron el histórico diálogo y mostraron su confianza en que culminará de forma satisfactoria para ambos países y la región latinoamericana y caribeña en general.

Durante la jornada, Raúl sostuvo también un encuentro bilateral con el Presidente de Panamá Juan Carlos Varela, quien en abril próximo será anfitrión de la Cumbre de Las Américas, cita a la que Cuba ya anunció asistirá en calidad de iguales y sin condicionamientos, a fin de exponer sus posiciones sobre los temas de interés para la región con el más absoluto respeto.

En este primer día de la III Cumbre de la Celac, los mandatarios y demás representantes de las delegaciones se tomaron la foto oficial del evento y recibieron de manos de un grupo de niños la Llave de la Ciudad de Belén, donde está teniendo lugar el encuentro.

La sesión plenaria, en la que hicieron uso de la palabra 27 países de los 33 que forman la Celac, concluyó cerca de las nueve de la noche. Este jueves está reservado el tiempo para el resto de las naciones que aún no han intervenido y el retiro de los Jefes de Estado y de Gobierno, espacio dedicado al debate de temas de interés en un formato más íntimo. En la tarde se espera que el presidente de Costa Rica entregue a su homólogo de Ecuador la presidencia pro témpore del mecanismo integrador.

http://www.granma.cu/mundo/2015-01-29/america-latina-y-el-caribe-viven-una-nueva-epoca

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Playas cubanas entre las mejores del orbe

Playas cubanas entre las mejores del orbe

Fueron seleccionadas por miles de usuarios de la web de viajes TripAdvisor

Foto: Internet

La playa cubana Paraíso, ubicada en Cayo Largo del Sur, es considerada una de las 25 más populares del mundo, valorada así por miles de usuarios en la mayor web de viajes TripAdvisor.

Joya natural del Archipiélago de los Canarreos, esa ribera de cristalinas y cálidas aguas mereció el premio Travellers Choice 2014, en la categoría de mejores playas del orbe.

En la lista que emite cada año el sitio, Paraíso ocupó el lugar número 11 a nivel global, mientras que en el Caribe despuntó en el tercer escaño.

Los Travellers´Choice reconocen un total de 100 propiedades de todo el planeta, y sus ganadores se determinan a partir de los criterios que dan miles de viajeros en varias categorías, como mejores hoteles, destinos y restaurantes favoritos.

Playa Sirena, otro exponente de la singular belleza de Cayo Largo del Sur, figuró como séptima en la lista conformada para la región, en la cual anotaron también la de Varadero (lugar 11) y las del Este de La Habana (20).

Con 50 millones de visitantes únicos al mes y 20 millones registrados, TripAdvisor permite a sus usuarios planificar un viaje perfecto, a través de consejos fiables y una amplia variedad de enlaces directos a las herramientas de reserva.

En la edición de 2014 esta reconocida web premió al hotel cubano Royalton Cayo Santa María, como el mejor complejo turístico Todo Incluido del mundo.

Cuando en la Isla transcurre la temporada de invierno, por tradición la de mayores flujos turísticos, también trascendió que la agencia estadounidense Travel Leaders Group, una de las principales en Norteamérica, calificó a Cuba como una de las experiencias y destinos más prometedores de 2015.

Esta noticia tiene lugar a pocas semanas de que el reconocido periódico The New York Times sugiriera igualmente a la ínsula caribeña, como uno de los lugares de obligada visita en este año.

A tono con la intención de posicionar su producto turístico, que atrajo en 2014 por primera vez tres millones de visitantes, Cuba centra sus mayores esfuerzos inversionistas en recuperar y ampliar la infraestructura hotelera y extrahotelera, y reanimar así una de sus principales fuentes de ingresos.  (Fuente: Agencia Cubana de Noticias)

http://www.opciones.cu/turismo/2015-01-28/playas-cubanas-entre-las-mejores-del-orbe/

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Para mis compañeros de la Federación Estudiantil Universitaria

Para mis compañeros de la Federación Estudiantil Universitaria

Fecha: 27 de Enero de 2015

Fidel Castro

Queridos compañeros:
Desde el año 2006, por cuestiones de salud incompatibles con el tiempo y el esfuerzo necesario para cumplir un deber —que me impuse a mí mismo cuando ingresé en esta Universidad el 4 de septiembre de 1945, hace 70 años—, renuncié a mis cargos.

No era hijo de obrero, ni carente de recursos materiales y sociales para una existencia relativamente  cómoda; puedo decir que escapé milagrosamente de la riqueza. Muchos años después, el norteamericano más rico y sin duda muy capaz, con casi 100 mil millones de dólares, declaró ―según publicó una agencia de noticias el pasado jueves 22 de enero—, que el sistema de producción y distribución privilegiada de las riquezas convertiría de generación en generación a los pobres en ricos.

Desde los tiempos de la antigua Grecia, durante casi 3 mil años, los griegos, sin ir más lejos, fueron brillantes en casi todas las actividades: física, matemática, filosofía, arquitectura, arte, ciencia, política, astronomía y otras ramas del conocimiento humano. Grecia, sin embargo,  era un territorio de esclavos que realizaban los más duros trabajos en campos y ciudades, mientras una oligarquía se dedicaba a escribir y filosofar. La primera utopía fue escrita precisamente por ellos.

Observen bien las realidades de este conocido, globalizado y muy mal repartido planeta Tierra, donde se conoce cada recurso vital depositado en virtud de factores históricos: algunos con mucho menos de los que necesitan; otros, con tantos que no hayan que hacer con ellos. En medio ahora de grandes amenazas y peligros de guerras reina el caos en la distribución de los recursos financieros y en el reparto de la producción social. La población del mundo ha crecido, entre los años 1800 y 2015, de mil millones a siete mil millones de habitantes. ¿Podrán resolverse de esta forma el incremento de la población en los próximos 100 años y las necesidades de alimento, salud, agua y vivienda que tendrá la población mundial cualquiera que fuesen los avances de la ciencia?

Bien, pero dejando a un lado estos enigmáticos problemas, admira pensar que la Universidad de La Habana, en los días en que yo ingresé a esta querida y prestigiosa institución, hace casi tres cuartos de siglo, era la única que había en Cuba.

Por cierto, compañeros estudiantes y profesores, debemos recordar que no se trata de una, sino que contamos hoy con más de cincuenta centros de Educación Superior repartidos en todo el país.

Cuando me invitaron ustedes a participar en el lanzamiento de la jornada por el 70 aniversario de mi ingreso a la Universidad, lo que supe sorpresivamente, y en días muy atareados por diversos temas en los que tal vez pueda ser todavía relativamente útil, decidí descansar dedicándole algunas horas al recuerdo de aquellos años.

Me abruma descubrir que han pasado 70 años. En realidad, compañeros y compañeras, si matriculara de nuevo a esa edad como algunos me preguntan, le respondería sin vacilar que sería en una carrera científica. Al graduarme, diría como Guayasamín: déjenme una lucecita encendida.

En aquellos años, influido ya por Marx, logré comprender más y mejor el extraño y complejo mundo en que a todos nos ha correspondido vivir. Pude prescindir de las ilusiones burguesas, cuyos tentáculos lograron enredar a muchos estudiantes cuando menos experiencia y más ardor poseían. El tema sería largo e interminable.

Otro genio de la acción revolucionaria, fundador del Partido Comunista, fue Lenin. Por eso no vacilé un segundo cuando en el juicio del Moncada, donde me permitieron asistir, aunque una sola vez, declaré ante jueces y decenas de altos oficiales batistianos que éramos lectores de Lenin.

De Mao Zedong no hablamos porque todavía no había concluido la Revolución Socialista en China, inspirada en idénticos propósitos.

Advierto, sin embargo, que las ideas revolucionarias han de estar siempre en guardia a medida que la humanidad multiplique sus conocimientos.

La naturaleza nos enseña que pueden haber transcurrido decenas de miles de millones de años luz y la vida en cualquiera de sus manifestaciones está siempre sujeta a las más increíbles combinaciones de materia y radiaciones.

El saludo personal de los Presidentes de Cuba y Estados Unidos se produjo en el funeral de Nelson Mandela, insigne y ejemplar combatiente contra el Apartheid, quien tenía amistad con Obama.

Baste señalar que ya en esa fecha, habían trascurrido varios años desde que las tropas cubanas derrotaran de forma aplastante al ejército racista de Sudáfrica, dirigido por una burguesía rica y con enormes recursos económicos. Es la historia de una contienda que está por escribirse. Sudáfrica, el gobierno con más recursos financieros de ese continente, poseía armas nucleares suministradas por el Estado racista de Israel, en virtud de un acuerdo entre este y el presidente Ronald Reagan, quien lo autorizó a entregar los dispositivos para el uso de tales armas con las cuales golpear a las fuerzas cubanas y angolanas que defendían a la República Popular de Angola contra la ocupación de ese país por los racistas. De ese modo se excluía toda negociación de paz mientras Angola era atacada por las fuerzas del Apartheid con el ejército más entrenado y equipado del continente africano.

En tal situación no había posibilidad alguna de una solución pacífica. Los incesantes esfuerzos por liquidar a la República Popular de Angola para desangrarla sistemáticamente con el poder de aquel bien entrenado y equipado ejército, fue lo que determinó la decisión cubana de asestar un golpe contundente contra los racistas en Cuito Cuanavale, antigua base de la OTAN, que Sudáfrica trataba de ocupar a toda costa.

Aquel prepotente país fue obligado a negociar un acuerdo de paz que puso fin a la ocupación militar de Angola y el fin del Apartheid en África.

El continente africano quedó libre de armas nucleares. Cuba tuvo que enfrentar, por segunda vez, el riesgo de un ataque nuclear.

Las tropas internacionalistas cubanas se retiraron con honor de África. Sobrevino entonces el Periodo Especial en tiempo de paz, que ha durado ya más de 20 años sin levantar bandera blanca, algo que no hicimos ni haremos jamás.

Muchos amigos de Cuba conocen la ejemplar conducta de nuestro pueblo, y a ellos les explico mi posición esencial en breves palabras.

No confío en la política de Estados Unidos ni he intercambiado una palabra con ellos, sin que esto signifique, ni mucho menos, un rechazo a una solución pacífica de los conflictos o peligros de guerra. Defender la paz es un deber de todos.

Cualquier solución pacífica y negociada a los problemas entre Estados Unidos y los pueblos o cualquier pueblo de América Latina, que no implique la fuerza o el empleo de la fuerza, deberá ser tratada de acuerdo a los principios y normas internacionales. Defenderemos siempre la cooperación y la amistad con todos los pueblos del mundo y entre ellos los de nuestros adversarios políticos. Es lo que estamos reclamando para todos.

El Presidente de Cuba ha dado los pasos pertinentes de acuerdo a sus prerrogativas y las facultades que le conceden la Asamblea Nacional y el Partido Comunista de Cuba.

Los graves peligros que amenazan hoy a la humanidad tendrían que ceder paso a normas que fuesen compatibles con la dignidad humana. De tales derechos no está excluido ningún país.

Con este espíritu he luchado y continuaré luchando hasta el último aliento.

http://www.almamater.cu/revista/para-mis-companeros-de-la-federacion-estudiantil-universitaria

Posted in Sin categoría | 1 Comment

UNESCO: directivo destaca uso de la tecnología en escuela cubana

Fuente: AIN

David Atchorena, Director de Políticas y Sistemas de Aprendizaje de la Organización para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), mostró hoy su satisfacción con el uso que hace Cuba en el ámbito escolar de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs). Atchorena, quien asiste al XIV Congreso Internacional Pedagogía 2015, elogió que el sistema educativo de la Isla paute el acercamiento de los niños y jóvenes a las ciencias computacionales, ya que su desarrollo no debe ser dejado de la mano en una sociedad altamente tecnologizada como la actual.

Las tecnologías no son neutrales -precisó, su empleo marca la manera en que el maestro se acerca hoy a los alumnos, por eso considero clave que la enseñanza cubana entrene en el uso de las TICs, en primer lugar, a los pedagogos en formación.

El tiempo ha demostrado que producir una gran cantidad de dispositivos para las escuelas no garantiza la elevación de los resultados docentes, la diferencia la establece el uso que haga de ellas el maestro, afirmó.

Por su parte, Iván Barreto, director de Tecnología Educativa del Ministerio de Educación de Cuba, señaló que el hecho de que cada escuela cuente con un sistema de reproducción de video y un laboratorio de computación implica una disminución de la brecha digital entre los alumnos cubanos.

Existen países latinoamericanos que tienen mayor nivel de conectividad y con más computadoras por persona que el nuestro, pero la cuestión está cuando se miran las estadísticas al interior de esos países, porque entonces vemos que hay una gran desigualdad entre las regiones, y por supuesto, entre las clases económicas, abundó.

Lo ideal sería que cada niño de nuestra nación tuviera un ordenador, pero por el momento, trabajamos por uniformar las diferencias: hace años ya que ningún joven llega a la universidad como un analfabeto informático, aun si es de una zona rural apartada, subrayó.

http://www.cubaeduca.cu/index.php?option=com_content&view=article&id=16467680:unesco-directivo-destaca-uso-de-la-tecnologia-en-escuela-cubana&catid=99:titulares&Itemid=238

 

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Reinventarnos el futuro: tarea de la Educación

El teólogo brasileño Frei Betto dedicó su conferencia a los Cinco Héroes Cubanos, y a Leonela Relis, creadora del método de alfabetización Yo, sí puedo

 

 

Por: Autor: Lissy Rodríguez

Fuente:Granma

¿Cómo construir una escuela ca­paz de dotar a los alumnos de los conocimientos necesarios para en­frentar el mundo contemporáneo y sus complejidades políticas, económicas y sociales? ¿Cómo se insertan el docente y la familia en ese entramado de responsabilidades en la formación de un ser social comprometido con su sociedad, su tiempo presente y futuro? ¿Cuál tiene que ser el camino en la formación de una conciencia crítica en los estudiantes, que no se conviertan en meros repetidores de contenidos, y sí en protagonistas de las transformaciones sociales?

Esas razones condujeron al periodista, filósofo y teólogo Frei Betto, presente en el Congreso In­terna­cio­nal Pedagogía 2015, a reflexionar en conferencia magistral sobre el papel de la educación crítica como ese instrumento capaz de “superar el capitalismo”, “crear nuevos parámetros de conocimientos” y “promover nue­­vas praxis emancipadoras”.

“A semejanza de la política y la religión, la educación sirve para liberar o alienar; despertar protagonismo o favorecer el conformismo; propiciar en los educandos una visión crítica o legitimar el status quo, como si fuera insuperable e inmutable; promover una praxis transformadora o sacralizar el sistema de dominación”, dijo el autor de Fidel y la Religión.

Sobre uno de los desafíos que en­frenta la sociedad contemporánea: la hegemonía capitalista, afirmó que su poder avasallador aniquila los propósitos de construir un nuevo modelo civilizatorio. “Poco a poco, co­mo si se tratara de un virus incontrolable, el capitalismo se im­pone en nuestras relaciones personales y so­ciales. En la esfera personal, abandonamos nuestra ideología libertaria a cambio de una zona de comodidad que nos permite acceder al poder y la riqueza”.

Con suma destreza Frei Betto ex­plicó que la educación, si pretende formar una conciencia crítica y ciudadanos militantes comprometidos con la transformación social, debe tener en cuenta la intercalación de tres tiempos: el tiempo de las estructuras (más largo); el tiempo de las coyunturas (más inmediato y factible de cambiar a mediano plazo); y el tiempo de lo cotidiano (en el cual vivenciamos el conflicto permanente entre la satisfacción de nuestros intereses personales y la conciencia de las demandas altruistas, que nos exigen ser para los demás, o simplemente, ser capaces de amar)”.

Y es ese tiempo de las estructuras el que, según el investigador, “nos remite a la historia de la historia, a los grandes procesos sociales con sus avances y retrocesos, a los triunfos y las derrotas…”, solo es esa la que nos permite adquirir una conciencia histórica, en­tendernos como protagonistas de los sucesos que vivimos, capaces de transformar la realidad.

En su intervención destacó que esas prácticas y principios deben es­tar orientados a los derechos de los po­bres y oprimidos, pues sin ellos “to­do proyecto emancipatorio o revolucionario corre el riesgo de congelarse, aprisionado por sus propias es­truc­turas de poder…”

Además defendió que no habrá eman­cipación plena sin la superación del sistema capitalista.

En relación con los nuevos contextos que en Cuba enfrenta la educación, Frei Betto respondió algunas preguntas a la prensa.

—Prensa Latina: A la luz del nuevo capítulo que se abre entre Cuba y Estados Unidos, ¿cuál es el papel que merece la educación?

—La educación cubana tiene el reto de imprimir en sus educandos valores subjetivos que permitan a los jóvenes tener mucha autoestima con el modo austero de vivir del pueblo cubano, porque va a ser un choque entre un “camión consumista”, y un “lada austero”. Pero esa es la austeridad que garantiza la dignidad de ustedes. Si uno piensa que, como pasó en Europa del Este, el futuro y promesa para el pueblo es el capitalismo está totalmente equivocado. El socialismo es la sociedad de compartir, la sociedad de la solidaridad. El socialismo en un país debe ser exactamente como en una familia, en una familia las personas son distintas en su inteligencia y sus talentos, pero todos tienen los mismos derechos y las mismas oportunidades.

—Granma: ¿Cómo pueden en­frentarse desde la educación las enormes problemáticas del continente americano, y cuáles son los paradigmas a seguir en ese empeño?

—El papel de la educación no es formar mano de obra cualificada para el mercado de trabajo. El papel número uno es formar ciudadanos y ciudadanas con conciencia crítica y protagonismo social, que esté vinculada a los procesos sociales, hacia una pers­pectiva cada vez más liberadora, tan­to en la familia como en la escuela. La escuela no puede ser una isla de saber desvinculada a los procesos sociales emancipatorios.

“Como paradigmas tenemos a mu­chos, pero solo voy a mencionar dos: en Cuba tenemos el pensamiento pedagógico de Martí y en Brasil el de Paulo Freire. Con ellos te­nemos que rescatar ese pensamiento crítico, esa educación ubicada en los contextos sociales, políticos, económicos, porque hoy la es­cuela es una oficina aislada del contexto so­cial, aislada del momento político so­cial que se vive en el mun­do, con una mera transmisión del saber de las generaciones pasadas para las generaciones presentes, y sobre to­do no forma personas éticas, personas con valores subjetivos profundamente enraizados y ese es un de­ber de la escuela”.

—Bohemia: ¿Cuánto puede in­fluir la educación popular, no solamente desde la educación más tradicional en las escuelas, sino en las co­mu­nidades?

—La educación popular se adecua perfectamente a todas las organizaciones sociales: Comités de De­fensa de la Revolución, asociaciones de ba­se, sindicatos, asociaciones ju­veniles, todo lo que sean vínculos co­mu­ni­tarios, asociativos, cooperativos. To­dos deben tener en cuenta la me­­todología de la educación po­pular comprobadamente liberadora, que imprime a la gente mucha autoestima, y abre el camino a un futuro de emancipación.

Ideas claves para hacer cumplir la misión de la educación fueron sostenidas por Frei Betto, como la necesidad de englobar a todos los actores de la institución escolar: alumnos, profesores, funcionarios y las familias de todos ellos. “Y trasciende los muros de la escuela para vincularse participativamente con el barrio, la ciudad, el país y el mundo”.

“Si queremos atrevernos a reinven­tar el futuro, debemos comenzar por revolucionar la escuela, transformán­dola en un espacio cooperativo en el cual convivan la formación in­te­lec­tual, científica y artística; la formación de conciencia crítica; la formación de protagonistas sociales éticamente comprometidos con los de­safíos de construir otros mundos po­sibles, fundados en la compartición de los bienes de la Tierra y los frutos del trabajo humano”, concluyó.

http://www.cubaeduca.cu/index.php?option=com_content&view=article&id=16467682:reinventarnos-el-futuro-tarea-de-la-educacion&catid=99:titulares&Itemid=238

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Educación cubana, en línea y más allá

El portal CubaEduca, del Ministerio de Educación, posee una mirada integradora que supera los límites de la red de redes

_ Cubaeduca

Una de las múltiples ventajas que Internet dio a la humanidad es el aumento de acceso al conocimiento. En ese sentido, son hoy múltiples las iniciativas para la educación en línea, una evolución del concepto de educación a distancia en la que docentes y estudiantes participan del proceso de enseñanza-aprendizaje mediante un entorno digital.

Cuba, con un sistema educativo referenciado en no pocas partes del mundo, ha dado pasos en la informatización del sector y hoy cuenta con varios proyectos que apuntan a un futuro de e-learning, el método de educación en línea.

En toda la red nacional bajo el dominio .cu, así como en Internet, desde hace un lustro está presente el portal educativo CubaEduca (disponible en www.cubaeduca.cu), «encargado de llevar todo el contenido a estudiantes, profesores y maestros del sistema nacional de educación», tal y como definió a Juventud Rebelde el director de Informática Educativa del Ministerio de Educación, Fernando Ortega.

CubaEduca «tiene un componente dirigido a los educandos del país y otro a la preparación del docente, en el que se incluye el sistema de fundamentos metodológicos de todos los grados. Cuenta además con un apartado dedicado a la familia, para que esta pueda estimular y ayudar al estudiante a través de varias herramientas», agregó Ortega.

Atendiendo a las limitantes de conectividad aún presentes en el país, CubaEduca creó multimedias portables de contenidos offline con las herramientas, animaciones, juegos y el hiperentorno educativo, que está disponible en todas las escuelas y en los más de 600 Joven Club de Computación y Electrónica, según explicó el directivo.

Dentro del proceso de informatización de la sociedad cubana, CubaEduca es un portal de trascendencia.

«En Cuba existen dos millones de estudiantes y 250 000 docentes. Este portal está dirigido, entonces, a cerca de un cuarto de la población cubana», abundó Ortega.

Desde su concepción, CubaEduca está basada en la filosofía de web 2.0 o web social. «No se trata solo de presentar contenidos, sino de recibir retroalimentación para los profesores que trabajan en el portal. Esta es una de las riquezas que tiene CubaEduca, cuyo personal es de mucha experiencia. Cada vez que se publica una clase o un ejercicio en el portal, está fundamentado por la práctica docente de más de 20 años de experiencia de nuestro personal», remarcó.

En CubaEduca están disponibles además fotos, actividades interactivas y aulas virtuales que forman parte del proceso de retroalimentación. Ahondó Ortega en que por cada nivel de enseñanza hay una colección de software educativos desde hace unos siete años.

Web tv, más allá de la ofimática

Iván Barreto Gelles, director de la Empresa de Informática y Medios Audiovisuales, quien fuera director del área de Informática Educativa hasta el 24 de diciembre de 2014, explicó que hoy cambian los planes de estudios en esta área.

«En el país, nuestros planes de estudio estaban muy enfocados en la ofimática, por eso ahora nos dedicamos a las potencialidades de comunicación que tiene la red. En nuestro plan de estudios, aunque la escuela no esté conectada, se contempla estudiar las redes sociales, las redes informáticas comunes, cómo editar video: o sea, queremos ir más allá de la informática a una formación tecnológica en los educandos.

«La formación que va teniendo el niño cubano de cara al momento en que todos estemos conectados va a ser de una potencialidad enorme», subrayó Barreto Gelles. «Ya es un niño que llega a cierta edad sabiéndose expresar, con un pensamiento lógico más acabado. Lo que hoy defendemos como logro de la educación cubana al final son condicionantes para que cuando llegue ese momento el niño esté en mejores condiciones para el uso de las tecnologías».

La entidad encargada de las tecnologías educativas del Ministerio de Educación da una mirada más integral a la tecnología que llega a la escuela cubana, y no se trata solo de computadoras. «Se renueva la reproducción de video a través del formato digital y tenemos un compromiso de Etecsa de conectar las escuelas donde al menos hay telefonía», adelantó Barreto Gelles.

CubaEduca desarrolla además una experiencia como productora de documentales didácticos y de cine, para cubrir todas las necesidades del estudiante en materia de enseñanza, llamada Web TV.

«Hoy estamos uniendo en una sola entidad la productora de audiovisuales, el taller que garantiza los servicios técnicos del equipamiento y la productora de software, así como la administración de la red. Una sola entidad permite una mirada más abarcadora de lo que se hace en términos tecnológicos para las escuelas», explicó.

La mirada integral desde el Mined, continuó Barreto Gelles, permite que lo que se piense para la escuela sea integral y desde las potencialidades que tiene Cuba. Cuando se identifican problemas en el proceso de enseñanza-aprendizaje, desde acá nos encargamos de dotar de contenido audiovisual que pueda apoyar a los maestros en la solución del problema.

CubaEduca, como red del saber, tiene un canal de video, pero Web TV aspira a ser un repositorio de contenidos en el que los alumnos y maestros puedan cargar sus creaciones.

«Es un repositorio de audiovisuales para que el niño aprenda y el maestro pueda superarse. Este canal nos permite colaborar con otras entidades internacionales como la red latinoamericana de portales educativos, así como con la red de la Asociación de Televisiones Educativas Iberoamericanas (ATEI).

Barreto Gelles confesó que hoy CubaEduca se prepara para generar recursos más allá del propio portal. El propósito es insertarse dentro del espectro de televisión digital que desarrolla el país.

Al respecto, la metodóloga Niurka Ramos comentó que Web TV inició con el canal de la ciencia, una necesidad de la ATEI. «Hemos creado una serie de videos de corta duración dirigidos a la parte experimental, que son necesarios en las aulas cubanas».

Web TV se inserta en CubaEduca, ya que el portal contiene todas las materias de ciencias y humanidades impartidas en el país.

«Este es un proyecto novedoso porque tenemos todas las potencialidades en materia de educación, conocemos la televisión educativa y comenzamos a tener apertura en el tema de la conectividad», puntualizó Ramos.

El proyecto se desarrolla de conjunto con la Universidad de las Ciencias Informáticas, cuyos graduados se encargan de la parte técnica y de desarrollo, para que sea sostenible en el tiempo. Además del canal de la ciencia, ya comenzaron a preparar productos históricos y de arte y literatura.

«El gran sueño es que profesores y estudiantes creen sus videos y puedan compartirlos de forma colaborativa. Buscamos potenciar los contenidos nacionales. Por ahora se pueden visualizar y descargar los que están producidos, todos en consonancia con el sistema de educación en Cuba», dijo Ramos.

Colaboración y blogueo

El Ministerio de Educación cuenta además con una red de 53 blogueros referenciada en CubaEduca, quienes llevan a cabo importantes discusiones sobre el quehacer del sector y la vida nacional.

«Quisiéramos que fueran más, porque el potencial científico pedagógico que hay en los maestros conectados a la red Rimed es muy alto. Sostenemos que sería un medio pertinente para compartir el conocimiento. Algunos de nuestros profesores poseen investigaciones serias sobre diversos temas pedagógicos. Tras un año de celebrado el Taller Nacional de Blogueros de la Educación, hemos ganado en entusiastas y personas amantes a postear diariamente», explicó Carlos Ríos, gestor de contenidos y coordinador de CubaEduca para las redes sociales.

Los blogueros de la Educación se reunirán del 4 al 8 de febrero próximo en Villa Clara, para el segundo taller nacional, adelantó Ríos. «Nosotros convocamos a que estudiantes de los pedagógicos sean parte de nuestra red de blogueros como colaboradores y autores. Esto no es algo nuevo. En didácticas de la ciencia son varios los participantes extranjeros, muchos de ellos estudiantes, que usan los blogs como un medio de enseñanza-aprendizaje», significó.

«La mayoría de nuestros blogueros participa de una manera u otra en Facebook y han ganado una presencia muy fuerte, sobre todo por subir contenidos pedagógicos y científicos de interés nacional e internacional. Es el caso de Paul Antonio Torres, con su evaluador pedagógico, Luis Ernesto Ruiz Martínez y varios profesores que diariamente son seguidos por cubanos y extranjeros que quieren conocer criterios y publicaciones de expertos en el campo pedagógico. Contrario al artículo publicado en papel, ahora se puede leer y debatir con ese profesor. Por eso, las redes sociales para nosotros tienen una vital importancia», consideró.

http://www.juventudrebelde.cu/suplementos/informatica/2015-01-28/educacion-cubana-en-linea-y-mas-alla/

 

 

Posted in Sin categoría | Leave a comment

La crisis de los balseros: una mirada al tema migratorio veinte años después

balseros

La crisis de los balseros: una mirada al tema migratorio veinte años después

Por Antonio Aja

Director del Centro de Estudios Demográficos de la Universidad de La Habana.

El 5 de agosto de 1994, la presión creada por las salidas ilegales y el potencial migratorio acumulado desembocaron en desórdenes sociales, que condujeron al Gobierno cubano a suspender, una semana después, las restricciones a este tipo de emigración.  Se repetía así el escenario que había conducido a la apertura del puerto de Camarioca (1965) y Mariel (1980), cuando el flujo migratorio legal desde Cuba hacia los Estados Unidos se había interrumpido y la emigración ilegal cobraba matices alarmantes. La presión migratoria interna, estimulada  por las acciones de los Estados Unidos en este campo, encontraba salida con «la crisis de los balseros del 94».

 

Los antecedentes

La crisis desencadenada por el derrumbe del socialismo en Europa Oriental y la desaparición de la URSS tuvo repercusiones para Cuba, que, entre 1989 y 1993, contrajeron el PIB más de 30%, y acarrearon impactos sociales, incluidas afectaciones en las subjetividades, los paradigmas ideológicos y la vida cotidiana. Las medidas implementadas en 1993-96, en respuesta a esta caída, abarcarían desde la despenalización de la tenencia y uso de divisas, la autorización a la recepción de remesas en divisas de los familiares emigrados, la legalización selectiva del trabajo por cuenta propia, y otras como el énfasis sobre el turismo, y el replanteo de la política de gratuidades que no se refirieran a servicios de salud, educación y seguridad social. Esta combinación trajo consigo nuevos niveles de diferenciación y estratificación social y en las condiciones de vida de la población, a escala social y territorial.

Este fue el marco donde se catalizaron los acontecimientos del verano de 1994.

Asociado al nuevo contexto político de los 90, el discurso social y familiar había dejado de reflejar el acto de emigrar con una connotación negativa. El proceso migratorio se empieza a asumir con naturalidad, como parte de la nueva cotidianidad. La despenalización  de la tenencia de dólares (1993) y la posibilidad  de recibirlos legalmente de los cubanos emigrados inciden en la transformación gradual de la autopercepción  del emigrante, y en el criterio social sobre el emigrado. Se modifican las implicaciones  psicológicas que antes conllevaba la ruptura con la familia y el país. Junto a esta tendencia, aparecen percepciones diferenciadas sobre la multiplicación de desigualdades derivadas de los vínculos con familiares emigrados, sobre la base del acceso económico que posibilita una mejoría en las condiciones de vida familiar. Se valora positivamente el nuevo espacio privilegiado que permite recibir una remesa en divisas, como alternativa para satisfacer las necesidades cotidianas, entre muchas otras vías. El papel atribuido a los familiares emigrados es ayudar a los que permanecen en Cuba, lo que se expresa como deber u obligación económica familiar en momentos de crisis.

Lo sucedido en el verano de 1994 no fue un fenómeno nuevo en el flujo migratorio entre Cuba y los Estados Unidos después de 1959, ni consecuencia exclusiva  de factores de coyuntura. Se relaciona con la distorsionada política inmigratoria del país receptor, los cambios radicales provocados por la Revolución sobre la emigración, las tendencias en su composición a partir de 1989 y los cambios en la política migratoria cubana.

Después del Mariel, Cuba y los Estados Unidos retornaron a la práctica de intentar conducir el flujo migratorio mediante la emigración legal. El Acuerdo Migratorio de1984 representaba para Cuba la posibilidad de normalizar el flujo migratorio, interrumpido desde inicios de los 70. En el país existía un potencial de nuevos actores, cuyas redes sociales facilitaban su decisión de emigrar. La existencia de la comunidad cubana en el sur de la Florida, y los accesos preferentes de que gozan los inmigrantes de origen cubano, operaban como influencia en la atracción de nuevos migrantes desde la Isla.

Si realmente el Acuerdo Migratorio de 1984 se hubiera llevado a la práctica, podía haberse retomado  el cauce de los flujos legales y ordenados de migrantes, sobre la base de lo estipulado por la legislación norteamericana. Esto hubiera requerido que los Estados Unidos desecharan la política migratoria como instrumento de enfrentamiento a la Revolución cubana, especialmente en el uso del refugio político, la aplicación de la Ley de Ajuste Cubano y la emigración ilegal por vía marítima. Los hechos demostraron que no existía esa voluntad política.

Por el contrario, se argumentaba que la incompatibilidad entre los requerimientos inmigratorios norteamericanos y las características de los potenciales emigrantes cubanos impedían el otorgamiento de visas. La aplicación inflexible de tales parámetros significó que entre 1985 y 1994, solo pudieran emigrar legalmente 11 222 cubanos mediante el Acuerdo Migratorio, cifra que debía haber alcanzado cien mil personas. Mientras, los que salían ilegalmente y lograban arribar a territorio estadounidense, calificaban como refugiados políticos, gracias a la Ley de Ajuste Cubano, que les garantizaba una rápida inserción en la sociedad estadounidense, con el apoyo de la comunidad cubana del sur de la Florida. En la práctica, dos elementos muy diferentes y contradictorios estaban en juego en el caso de la política inmigratoria de los Estados Unidos hacia Cuba.

A pesar de lo señalado, las condicionantes internas en Cuba favorecían que las salidas ilegales no reportaran incrementos hasta 1989. La crisis económica irrumpió sobre la sociedad cubana, especialmente desde 1991. Entre los 82 500 ilegales que intentaron o llegaron a territorio de los Estados Unidos en 1985-1994, más de sesenta mil lo hicieron en 1991-1994, incluidos los balseros de 1994.

Otro antecedente de la crisis migratoria de 1994 fue que, desde finales de los 80, comenzó a reducirse significativamente el número de visas otorgadas a ciudadanos cubanos para visitar a familiares en los Estados Unidos. Se alegaba que muchos de los solicitantes eran inmigrantes potenciales. Con esta lógica llegó a denegar 40, 60 y hasta 80% de las solicitudes. Así, se complicaba aún más el panorama de las relaciones migratorias, pues ante la imposibilidad de visitar a sus familiares, aumentaba el número de aspirantes a emigrar.

Otro factor desencadenante de la crisis fue la política ante la inmigración indocumentada que los Estados Unidos practicaron en la coyuntura de los primeros 90.  En ese período, el aliento y la tolerancia ante estas salidas ilegales las incentivaba, así como el robo de naves aéreas  y embarcaciones, y el asalto a sedes diplomáticas. Estas acciones registraban un alza desde 1991. En marzo de ese año, se desvió un avión cubano hacia los Estados Unidos. En enero de 1992, ocurrió el robo de un helicóptero  de turismo con igual destino; se produce el asesinato de cuatro custodios para robar una embarcación y salir del país; y en diciembre, otro avión es desviado hacia los Estados Unidos. En 1993, una embarcación procedente del sur de la Florida recogió a un grupo que intentaba salir ilegalmente de la Isla, y es interceptada por los servicios de guardafronteras de Cuba, lo que da lugar a un incidente.

Un año antes de los acontecimientos del verano del 94, un grupo de investigadores y profesores de varias instituciones académicas realizaron una investigación  dirigida a analizar las salidas ilegales por vía marítima desde Cuba hacia los Estados Unidos.[1] Algunos de los principales hallazgos, corroborados en agosto de 1994, fueron:

  • La política migratoria de Estados Unidos hacia Cuba influye de manera decisiva en la utilización de la vía ilegal como medio para emigrar a ese país, por cuanto ésta es la opción única que tienen los individuos que no clasifican de acuerdo con las restricciones que establece el Gobierno norteamericano
  • La emigración ilegal cubana en el periodo actual, se inscribe dentro de las características que tipifican el flujo de emigrantes de países subdesarrollados a desarrollados
  • Los motivos fundamentales para abandonar el país son los económicos, lo cual se agudiza en los últimos años por las consecuencias materiales y dificultades económicas que atraviesa Cuba desde inicios de 1990. Los factores económicos y sociales internos pueden explicar más del 50% de la toma de la decisión de emigrar por esta vía. La reunificación familiar, aliviar la situación económica de su familia, reclamar a su familia, y la carencia de condiciones para crear y mantener una familia, fueron las respuestas de mayor representación entre los entrevistados.
  • En cuanto a los proyectos de vida de estas personas resalta: satisfacción de necesidades materiales tales como, vivienda, realización personal y profesional y libertad personal. Destacaba el valor del trabajo como elemento vital y propósito para su inserción en Estados Unidos.
  • La presencia de altos riesgos disminuía la participación femenina.
  • Predominan personas menores de 30 años y de color de piel blanca.
  • Los niveles educacionales de los participantes, se correspondían con los de la sociedad cubana
  • Los participantes estaban confiados en encontrar una red de vínculos familiares y amistosos que los acogieran y les brindaran apoyo, lo cual influía en la determinación de emigrar.
  • El rechazo a la sociedad cubana ocurre por no ver en ella una salida para la realización de sus aspiraciones y, aunque no aceptaban totalmente la sociedad estadounidense, como modelo ideal, consideraban que podrían satisfacer sus aspiraciones.
  • Finalmente, entre las causas que influyen en la selección de esta vía, se encuentran ser considerada la más rápida y con alta probabilidad de éxito, si arriban a Estados Unidos.[2]

El verano de 1994: la crisis y los acuerdos (1994-95)

En 1994, se hizo más frecuente la ocupación por la fuerza de sedes diplomáticas por personas que intentaban salir del país. El 28 de mayo, más de cien personas entran en la residencia del embajador de Bélgica. Le siguen otras que penetran en la Embajada de Alemania y en el Consulado de Chile. Ante tales casos, solo la posición del gobierno de Cuba de no permitir su salida del país evitó el desorden e impidió la generalización de violaciones a la seguridad diplomática.

Estas acciones, sin embargo, eran aisladas. Lo que desencadena la crisis migratoria de agosto del 1994 fue la aparición de acciones masivas y continuadas, de difícil control. La situación se agrava ante la aceptación de los balseros cubanos por las autoridades norteamericanas, en particular, los que arriban en julio y primeros días de agosto, luego de robar embarcaciones, usar la fuerza, poner en peligro vidas humanas, e incluso asesinar.

La crisis de los balseros de agosto de 1994 generó una nueva oleada migratoria. Si se suman los que salieron por vía ilegal desde inicios del año, y los que lo hicieron en agosto y septiembre, ese año emigraron 36 900 personas. Estos reflejaban la continuación de los cambios operados en el patrón migratorio cubano a partir del Mariel. Respondían a un momento diferente; y también era distinta su composición y las motivaciones que los impulsaban. En su mayoría se trataba de hombres jóvenes, blancos, con nivel medio y alto de instrucción, motivados esencialmente por aspiraciones de realización personal, que estimaban no podían satisfacer a corto plazo dada la situación imperante en el país.

Ante los acontecimientos, los Estados Unidos dieron un viraje en la aplicación de su política inmigratoria hacia Cuba, al impedir la entrada de los balseros a su territorio y enviarlos a la base naval de Guantánamo. Temían las consecuencias de esta oleada tanto para el sur de la Florida, como para el país en su conjunto,  e incluso las posibles afectaciones para la reelección del presidente Clinton. El contexto antinmigrante de los Estados Unidos de inicios de los 90  propiciaba tales medidas. Eran circunstancias de la política interna, sumamente propicias para cortar el trato preferencial que se mantenía a sus emigrantes ilegales. De esta forma se rompía la tradición de más de 35 años. La base naval de Guantánamo y Panamá acogerían a cerca de treinta mil de estas personas, que de momento quedaron sin un estatus inmigratorio definido. Finalmente, prevalecerían los intereses de la política interna norteamericana sobre los de la extrema derecha de origen cubano en el sur de La Florida, y se iría a la mesa de negociaciones con Cuba.

En este nuevo escenario, la dinámica de las relaciones migratorias bilaterales requería un nuevo entendimiento. El Acuerdo Migratorio firmado en 1994 se refiere, en primer lugar, al control de la emigración ilegal desde Cuba por vía marítima hacia los Estados Unidos. Tal decisión podía significar un cambio sustancial de la política norteamericana hacia la mayor de las Antillas. Ambas partes se comprometieron a impedir el uso de la violencia en el acto de emigrar. Por primera vez en más de 36 años, los Estados Unidos se comprometieron a devolver a todo cubano interceptado en alta mar mientras tratara de entrar en ese país, y Cuba expresó su decisión de recibirlo sin tomar medida alguna en su contra.

En cuanto a la emigración legal, se establecía un mínimo de veinte mil visas anuales para emigrantes cubanos. Para su cumplimiento se incluyó, en el primer año, la utilización de un grupo de prerrogativas que otorga la propia legislación inmigratoria norteamericana, para agilizar el otorgamiento de los visados correspondientes.

Se estableció un sorteo o lotería especial para Cuba, al margen del que realizan anualmente para todo el mundo (denominado sorteo internacional) y por el cual también pueden presentarse casos de potenciales emigrantes cubanos. En particular, la utilización del sorteo-lotería, permitía a los Estados Unidos ampliar la posibilidad de emigrar a diferentes sectores de la sociedad cubana, que no califican o no lo hacen en las primeras prioridades  para obtener  una  visa de inmigrante.

Pero a la vez, mediante el sorteo, realizaban un levantamiento de potencial migratorio, con la sistematicidad que se considerara oportuno. El proceso de otorgar visas de inmigrantes por tal concepto es selectivo y se orienta  hacia aquellos sectores poblacionales que más puedan interesarles. En la práctica, lo obtienen migrantes jóvenes, con preparación cultural y profesional, mayoritariamente blancos y que en sentido general no constituyen una carga pública para los Estados Unidos. Son personas que  pudieran insertarse en breve plazo en el mercado laboral estadounidense, en particular el del sur de la Florida.

Con el cumplimiento del Acuerdo se estableció un flujo migratorio legal, ordenado y regular, a la vez que se controla solo en parte el fenómeno de las salidas ilegales. Este paso podría haber resultado decisivo para desalentar este tipo de emigración desde Cuba, si el país receptor hubiera otorgado a los cubanos un tratamiento igual que al resto de las miles de personas de todo el mundo que intentan penetrar a territorio norteamericano de manera ilegal o indocumentada. Para haberlo hecho, tendría que haber cesado la Ley de Ajuste Cubano de 1966, todavía vigente.

En la aplicación del Acuerdo, ocupa un lugar importante el otorgamiento de visas mediante el sorteo-lotería, las que se conceden por reunificación familiar y las que bajo palabra (parolee) obtienen los familiares y personas que conviven con aquellos que acceden al visado como inmigrante. De ese total, una cifra significativa fueron utilizadas por los beneficiarios, evidencia del cumplimiento por la parte cubana, al permitir la emigración ordenada y regular hacia los Estados Unidos, no obstante significar un reto en el orden demográfico, social e incluso político para el país.

De los acontecimientos de agosto de 1994 quedaba pendiente la situación de los las personas recluidas en Guantánamo y Panamá. Nuevas conversaciones acordaron una ampliación del Acuerdo de 1994, que incluía la admisión paulatina en territorio estadounidense de esos cubanos.[3] Con la Declaración Conjunta del 2 de mayo de 1995, se intentaba reforzar el cierre a la emigración ilegal por vía marítima, con el compromiso de enviar a la Isla a los balseros capturados en alta mar.

La aplicación de los acuerdos de 1994-95 y su efecto sobre el flujo migratorio

La aplicación de los Acuerdos Migratorios (1994-95) detuvo de manera significativa las posibles avalanchas, pero no pudo cerrar definitivamente esta puerta, ya que el emigrante cubano que consigue arribar a territorio norteamericano por cualquier vía, tiene ante sí una alta probabilidad de no ser enviado de vuelta a Cuba. Al encontrarse en territorio norteamericano, tiene a su favor el tratamiento que considera a todos los cubanos «refugiados políticos». La existencia de la Ley de Ajuste propicia el ajuste de su estatus inmigratorio. Por otro lado, intervienen las presiones de todo tipo que sectores de ultraderecha de la comunidad cubanoamericana realizan ante cada uno de estos casos, para su admisión en los Estados Unidos. La política de «pie seco, pie mojado» opera en esta dirección, a tenor de la actuación de la Ley de Ajuste sobre los inmigrantes de origen cubano que consiguen burlar la custodia del servicio de Guardacostas o lo hacen a través de alguna frontera norteamericana. El caso del niño Elián González (1999-2000) demostró hasta dónde pueden llegar las consecuencias de tales prácticas.

Otro factor incidente desde 1998 sobre el problema de los inmigrantes indocumentados cubanos es el tráfico ilegal de personas, organizado y financiado entre otros, por grupos cubanoamericanos del sur de la Florida, con riesgo de vidas humanas.

La historia de los balseros del 94 indicó la existencia de otros factores para el análisis de las aspiraciones y expectativas que llevan a grupos poblacionales cubanos a la decisión de emigrar. Las nuevas circunstancias internas y la relación migratoria establecida por los Acuerdos introdujeron elementos de significación para una estimación del potencial migratorio externo de la Isla, y para establecer quiénes emigran y cuáles son sus motivaciones y expectativas. Para estos migrantes, los factores económicos y las motivaciones relacionadas con el mejoramiento de las condiciones de vida desempeñaron un papel determinante, que influyó en una representación diferente en la sociedad sobre ellos. A diferencia de oleadas anteriores, en el contexto de la crisis y posteriormente, no se manifestaron rechazo y estigmatización de estos migrantes. Ahora son los hechos vinculados con la violencia en la salida ilegal, y los peligros que entraña para la vida de seres humanos, los que provocan la condena social. No hay que excluir, sin embargo, la presencia de elementos políticos e ideológicos, que matizan la actitud de diferentes sectores de la población cubana ante el fenómeno migratorio.

Los estudios realizados acerca de la emigración desde Cuba indican que la estratificación de estos migrantes se corresponde con la estructura social del país. Muestran que la emigración abarca todas las esferas de la sociedad cubana. La evolución del factor económico no solo incide a nivel macro, sino micro, en territorios y localidades. Se requiere actuar sobre diversos grupos y sectores, con el propósito de que, a diferencia de lo que ocurre en el resto del área caribeña y latinoamericana, los factores internos de la sociedad emisora no se constituyan, en la medida de lo posible, en determinantes para que segmentos poblacionales tomen la decisión de emigrar. También depende de la evolución de la política migratoria en el país.

En los inicios del presente siglo, aunque con menor incidencia, la emigración ilegal por vía marítima hacia los Estados Unidos continúa siendo un componente de las tendencias de los flujos migratorios externos desde Cuba. La firma de los Acuerdos de 1994-95 redujo al mínimo las salidas ilegales, entre 1995 y 1997. A partir de 1998, se produjo un  incremento de los intentos de salidas ilegales, tendencia que tuvo su expresión más alta en 1999, 2001, 2004 y el primer semestre de 2005. Estas incluyen los que logran llegar a los Estados Unidos, y los interceptados y devueltos a la Isla por el Servicio de Guardacostas norteamericano y de otros países adonde se dirigen o desvían algunos en el intento.

La política migratoria y hacia la emigración han reflejado los cambios en las regulaciones migratorias, hasta arribar a la aplicación del Decreto Ley No. 302 (enero, 2013). Este elimina la figura del emigrante definitivo, sin retorno al país, presente en la política migratoria cubana desde inicios de la década del 60, en respuesta a los intereses de la seguridad nacional y a la intensa confrontación político e ideológico presente en el proceso migratorio externo de Cuba. A la vez abre nuevas posibilidades de continuar el proceso de flexibilización de esa política en un país eminentemente emisor de migrantes.

Se está en presencia de una tendencia hacia la emigración con raíces históricas y totalmente configurada a fines del siglo XX, que representa importantes retos para el presente y futuro de la sociedad cubana, tales como el demográfico (etario, de género y para regiones del país), económico (perspectivas de la capacidad laboral, lugar de las remesas), cultural (identidad, significación social y psicológica del emigrante), político (el proyecto social  y la participación de la emigración, los códigos políticos e ideológicos en torno al tema) y social en general (el desarrollo de la familia cubana, los proyectos de vida que no contemplan  la permanencia en el territorio nacional).

A veinte años de los acontecimientos de agosto del 94, Cuba tiene más de 11% de su población en diferentes estatus y destinos migratorios. Este rasgo contrasta con el resto de sus tendencias demográficas, que lo acercan a los países desarrollados, según el comportamiento de las otras variables demográficas (la fecundidad y la mortalidad), donde la alta expectativa de vida se conjuga con otros indicadores de salud y sociales como la educación, en un escenario donde el envejecimiento de la población resulta irreversible. Durante este lapso, importantes transformaciones se han producido y otras están en camino, en lo económico, también en lo social  e incluso político.

Hoy se impone contar con una política de población, que la reconozca como objeto y sujeto del desarrollo, a tono con la práctica internacional, donde los países emisores propician la circularidad de los flujos migratorios y la participación de los migrantes en el desarrollo de la sociedad de origen.


[1] Colectivo de autores, Los balseros cubanos, Editorial de Ciencias Sociales, Premio Pinos Nuevos, 1996.

[2] Idem, pp. 118-122.

[3] Se descontaban 5 000 anualmente de la cifra de 20 000 visas estipuladas en el Acuerdo, hasta completar la cifra de balseros que estaban en esa situación y serían admitidos en territorio norteamericano.

http://temas.cult.cu/blog/201409/la-crisis-de-los-balseros-una-mirada-al-tema-migratorio-20-anos-despues/

Posted in Sin categoría | Leave a comment
« Older