Cámara de Representantes de Estados Unidos aprueba juicio político contra Trum

Cámara de Representantes de Estados Unidos aprueba juicio político contra Trum

https://www.prensa-latina.cu/images/2019/octubre/03/trump-impeachment.jpg

Es el primer presidente republicano reprobado por la Cámara de Representantes, y el tercero en la historia de ese país en encarar ese proceso en su contra.

 

Es el primer presidente republicano reprobado por la Cámara de Representantes, y el tercero en la historia de ese país en encarar ese proceso en su contra.

La Cámara de Representantes de Estados Unidos ha aprobado este miércoles en una sesión histórica abrir un ‘impeachment‘ en el Senado contra el presidente, Donald Trump, quien se convertirá así en el tercer mandatario del país en hacer frente a un juicio político.

Trump se convierte así en el primer presidente republicano reprobado por la Cámara de Representantes, dado que Richard Nixon (1969-1974) dimitió antes de que el proceso en su contra por el ‘Watergate’ llegara a este punto.

En términos generales, será el tercer presidente en encarar un juicio político en el Senado, después de los demócratas Andrew Johnson (1865-1869) y Bill Clinton (1993-2001), a los que salvó la mayoría oficialista en el Senado, reseña Europa Press.

La Comisión Judicial ha acusado a Trump de un cargo de abuso de poder por presionar a su homólogo ucraniano, Volodimir Zelenski, para que abriera dos investigaciones que le beneficiarían para la reelección en 2020: una sobre las supuestas corruptelas del precandidato demócrata Joe Biden y su hijo Hunter en sus negocios en Ucrania y otra sobre “la desacreditada teoría” de que fue ese país, no Rusia, el que interfirió en los comicios de 2016.

Trump también está acusado de un segundo cargo de obstrucción al Congreso por rechazar los requerimientos que le ha hecho la Cámara de Representantes tanto de información como de comparecencia en el marco de la investigación del ‘impeachment’. Según la Comisión Judicial, también ordenó a los funcionarios y agencias del Gobierno que desoyeran las peticiones parlamentarias en este sentido.

https://www.prensa-latina.cu/images/2019/diciembre/07/z-Donald-Trump-impeachment.jpg

Cámara Baja aprueba cargos contra Trump y enfrentará juicio político

 

https://www.prensa-latina.cu/images/2019/diciembre/13/00-dsh-Comite-Judicial-Camara-Representantes-eeuu.jpg

 

La Cámara estadounidense de Representantes acusó hoy formalmente al presidente Donald Trump por abuso de poder y obstrucción del Congreso, lo cual obliga a realizarle un juicio político en el Senado en busca de su destitución.

 
Los legisladores demócratas, quienes son mayoría en ese órgano legislativo, se pronunciaron abrumadoramente a favor de los dos artículos de juicio político introducidos contra el mandatario, quien se convierte así en el tercer presidente en la historia del país en enfrentar un proceso de ese tipo.

En el caso del primer artículo, el de abuso del poder, hubo 230 votos a favor (todos de la fuerza azul) y 197 en contra (todos republicanos y dos demócratas), mientras que el de obstrucción al Congreso fue avalado por 229 congresistas demócratas y rechazado por 198 (los republicanos más tres de la otra formación política).

La votación de esta noche siguió a una maratónica jornada de debate en la cual, durante más de seis horas, las partes defendieron sus posturas a favor y en contra de condenar al jefe de la Casa Blanca, quien ha tildado el proceso de cacería de brujas.

El desenlace de hoy es resultado de la investigación de juicio político lanzada a finales de septiembre por los demócratas de la Cámara Baja sobre los llamados de Trump a que Ucrania abriera una pesquisa sobre las elecciones norteamericanas de 2016 y otra sobre el exvicemandatario y precandidato presidencial demócrata Joe Biden.

Según los miembros de la fuerza azul, en esa indagación acumularon evidencia de que el gobernante abusó de su oficina al presionar a los líderes ucranianos para que encontraran información sucia sobre sus rivales, con el fin de beneficiarse políticamente, y luego obstruyó la investigación abierta en el Congreso sobre ese tema.

El mandatario y los republicanos, por su parte, argumentan que las solicitudes a Kiev respondieron solamente a un interés de combatir la corrupción en el país europeo, al tiempo que acusan a la formación rival de una cacería de brujas.

Durante la pesquisa de juicio político, varios funcionarios coincidieron en que Trump condicionó la entrega de ayuda militar a Ucrania y la celebración de un encuentro con su homólogo Volodymyr Zelensky a que esa nación anunciara públicamente las investigaciones demandadas por Washington, pero tales declaraciones no cambiaron el apoyo republicano al presidente.

Si bien los demócratas consideran contundentes las pruebas recopiladas, el tema se ha mantenido como tremendamente partidista, por lo que se espera que en el juicio político que tendrá lugar en enero en el Senado Trump sea absuelto por la mayoría republicana de ese órgano.
 
 
https://davidson.cubava.cu/files/2019/12/trump-jucio3.jpg
 

El Ucraniagate: sacudidas y destemplanzas del enjuiciamiento contra Trump

 

https://www.prensa-latina.cu/images/2019/diciembre/04/Donald-Trump1.jpg

 

Medios de prensa internacionales señalan que la denuncia de la conspiración de Donald Trump a través de Ucrania salió de la CIA, y el «garganta profunda» que aportó los argumentos recabó en solo seis semanas la información que ha puesto al presidente ante el abismo del impeachment.

 

Medios de prensa internacionales señalan que la denuncia de la conspiración de Donald Trump a través de Ucrania salió de la CIA, y el «garganta profunda» que aportó los argumentos recabó en solo seis semanas la información que ha puesto al presidente ante el abismo del impeachment.

La CNN identificó como «un trabajador anónimo del Gobierno, con acceso a los funcionarios de la Casa Blanca», al que desencadenó el escándalo cuando presentó una denuncia oficial contra el presidente alegando que varios funcionarios tenían preocupaciones de que Trump estaba usando su cargo público para obtener beneficios políticos personales de una potencia extranjera, no solo a través de su conversación telefónica del 25 de julio con el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky, sino a través de emisarios, incluido el abogado de Trump, Rudy Giuliani, así como, posiblemente, el fiscal general Bill Barr, el cual se mantuvo en silencio sobre el escándalo, pero el magnate lo mencionó repetidamente en la citada llamada telefónica.

La denuncia también alega un encubrimiento por parte de los empleados de la Casa Blanca que intentaron enterrar la conversación, al colocar una transcripción aproximada de la misma en un sistema informático reservado para material altamente clasificado.

El escándalo siembra más dudas sobre el gabinete mafioso y el estilo conspirativo del mandatario y sus asesores, rodeados de corruptos y millonarios, como los exjefes de campaña, cabilderos o asesores que están presos o bajo investigación.

Las dudas y sospechas de las elecciones de 2016 resucitan y se suman al chantaje sobre el presidente ucraniano, que también se mostró complaciente y cooperativo con el «emperador», en busca de ayuda militar millonaria, según se especula en medios europeos y estadounidenses.

En Washington ya empezaron las renuncias y los ajustes de cuenta en el entorno de la camarilla de la Casa Blanca, el Departamento de Estado y la Comunidad de Inteligencia, que se ven bajo escrutinio.

Al interior del Partido Republicano también comienzan a resentirse la confianza y el respaldo hacia el ejecutivo, uno de los más escandalosos y mentirosos de los últimos 20 años.

Está por ver si la mayoría republicana en el Senado será la tabla de salvación para Trump, o si la gravedad del escándalo alcance dimensiones del tsunami político irresistible, cuando el ejecutivo llega al proceso con unos índices de popularidad muy bajos (en torno al 43 %), y sus días en la Casa Blanca han estado llenos de interrogantes en su gestión, investigaciones jurídicas, constantes destituciones de altos cargos, ofensas, maltratos, ataque en redes sociales a congresistas, exmandatarios, el síndrome de la conspiración y la desconfianza interna en el propio gabinete de guerra.

Un comentarista del diario español El País recordó que «el presidente ha dicho, faltando a la verdad, que sus índices de popularidad son muy altos y que el impeachment es la única manera que tienen los demócratas de pararlo. Lo cierto es que todos los sondeos le dan perdedor en un eventual enfrentamiento con Joe Biden, el favorito de los demócratas», y a quien trató de espiar y atacar.

Protagonistas y papeles secundarios del escándalo

El «escándalo de Ucrania» o «Ucraniagate» ya ha provocado la primera dimisión, con la renuncia del diplomático Kurt Volker como enviado especial del Departamento de Estado para Ucrania, al verse envuelto en el caso. El nombre de este exembajador de EE.UU. figura en la denuncia del confidente anónimo contra Trump, al asegurar que se encargó de conectar al abogado personal del Presidente, Rudy Giuliani, con funcionarios del Gobierno de Ucrania.

También están en remojo Gordon Sondland, embajador de Estados Unidos en la Unión Europea, quien se plantea acompañaba en sus gestiones a Volker y T. Ulrich Brechbuhl, consejero del Departamento de Estado, compañero de clase en West Point y socio comercial del secretario de Estado Mike Pompeo, al cual se le menciona en la denuncia como quien escuchó la llamada de Trump con el mandatario ucraniano, tal y como ocurrió. El Departamento de Estado ha negado haber escuchado.

También el director interino de Inteligencia Nacional, Joseph Maguire, ha recibido fuertes críticas en sus comparecencias ante el legislativo por haber trasladado el informe a la Administración y no al Congreso. Entretanto, no escapan del guion menciones al ultraconservador y conspirador Mike Pence, vicepresidente de Estados Unidos, quien se entrevistó en Polonia con el dignatario ucraniano enviado por Trump.

Las ráfagas del escándalo que salpican a numerosos altos cargos, trascienden la confrontación electoral o las interioridades de dos partidos enfrentados. Un nuevo destape de la esencia conspirativa del magnate, sus asesores, su círculo inmediato, agencias y departamentos del gobierno que se prestan para confabulaciones no solo contra otros países, con la complicidad de mandatarios extranjeros como los de Colombia o Brasil, en nuestra región, o las autoridades de Israel contra el Medio Oriente, sino contra los propios políticos y ciudadanos de Estados Unidos.

Una evidencia más del jaque mate a la democracia en ese país como han advertido desde hace meses destacados columnistas, al desenmascarar el contubernio del aparato gubernamental para confrontar o castigar a sus enemigos políticos internos, en nombre de las ambiciones personales y aspiraciones reeleccionistas, de elementos neofascistas que han secuestrado el poder.

Artífice de la mentira, las patrañas político-diplomáticas, bélicas y mafiosas, rodeado de halcones y torturadores, supremacistas blancos y antinmigrantes, con el arma del dinero y el chantaje, la destemplanza y el nerviosismo que no faltarán, pueden conducir a desenlaces complejos y cortinas de humo que desvíen la atención de la opinión pública estadounidense e internacional hacia otros blancos y temas, que ya están en el arsenal de pretextos y manipulaciones, que han servido de bastón mediático para sostener al cuestionado presidente de EE.UU.

En contexto:

NO ES LA PRIMERA VEZ DE TRUMP

No es la primera vez que el presidente estadounidense se enfrenta a pesquisas sobre sus acciones dentro de la Casa Blanca. El año pasado fue investigado por el fiscal especial Robert Mueller sobre la presunta injerencia rusa en las elecciones de 2016.

También en 2018 el exabogado personal de Trump, Michael Cohen, se declaró culpable de violar la ley de financiamiento de campaña bajo las instrucciones del magnate. Sin embargo, como con la trama rusa, tampoco llegó a iniciarse un proceso de destitución.

¿Qué es un impeachment?

El anglicismo impeachment designa el procedimiento, característico de algunos sistemas políticos, por el que un órgano legislativo procesa a un alto cargo para una eventual destitución.

El término se puede traducir como «acusación», «destitución» o «juicio político».

Una vez un mandatario o gobernante es acusado, el parlamento o congreso debe aprobar el proceso de enjuiciamiento político y posteriormente encargarse del juicio del acusado (normalmente en la cámara alta).

Si un individuo ha sido objeto de un proceso de destitución tiene que hacer frente a la posibilidad de ser condenado por una votación del órgano legislativo, lo cual ocasiona su destitución e inhabilitación para funciones similares.

El proceso debe ser iniciado por la Cámara de Representantes y nada más necesita de una mayoría simple para ser activado.

Al igual que en el modelo británico, una vez que el Congreso abre el proceso, es el Senado quien se encarga de llevar a cabo el juicio. Para condenar al acusado son necesarias las dos terceras partes de los votos de los senadores.

Este proceso lleva a la destitución del acusado y su inhabilitación para desempeñar otros cargos públicos.

Los procesos de destitución también se pueden hacer a nivel estatal, pero han sido bastante escasos.

De acuerdo con la Constitución estadounidense, el presidente, el vicepresidente y todos los funcionarios públicos «serán destituidos de su cargo por acusación y condena por traición, soborno u otros crímenes y delitos menores».

 

¿Qué otros presidentes de EE.UU. han debido enfrentar este proceso?

 

 1868 Andrew Johnson fue procesado por la Cámara de Representantes.
 1974 Richard Nixon interrumpió el proceso al dimitir de su cargo.
 1998-1999 Bill Clinton es acusado de perjurio frente a un gran jurado y de obstrucción a la justicia. Fue absuelto de los cargos.

 

Masivas manifestaciones en EEUU a favor del juicio político a Trump

 

https://www.prensa-latina.cu/images/2019/diciembre/17/trump-molesto.png

Cientos de miles de estadounidenses salieron el martes a las calles de diversas ciudades del país norteamericano para exigir la aceleración del juicio político contra el presidente Donald Trump y concretar su destitución.

Las marchas se llevaron a cabo en la víspera de que la Cámara de Representantes de Estados Unidos (EE.UU.) realice una votación sobre el impeachment contra Trump.

Las manifestaciones ocurrieron en ciudades de 48 de los 50 estados norteamericanos, informó en su cuenta de la red social de Twitter MoveOn, una de las cerca de 50 organizaciones de la coalición Nadie está por encima de la ley, que convocó la iniciativa.

Una de las principales concentraciones ocurrió en la céntrica plaza de Times Square, en Nueva York, ciudad natal de Trump, donde se gritaron consignas como “Nadie está por encima de la ley” y “No más años”, en respuesta al deseo del mandatario de aspirar a la reelección en las elecciones de noviembre de 2020.

Shannon Stagman, de la organización Empire State Indivisible, dijo a Reuters que “es realmente importante salir y decir que reconocemos que se cometieron crímenes, que este presidente abusó de su poder y que no estamos de acuerdo en dejar que eso pase”.

Este miércoles, los activistas se concentrarán en las afueras del Capitolio, donde la cámara baja, de mayoría demócrata, debatirá y someterá a votación los dos artículos de juicio político contra Trump, uno por abuso de poder y otro por obstrucción del Congreso.

Se prevé que los cargos sean aprobados, debido a la mayoría demócrata, con lo cual Trump se convertiría en el tercer presidente en la historia de EE.UU. en ser sometido a un juicio político.

El impeachment se llevaría a cabo en enero próximo en el Senado, donde se espera que sea rechazado por la mayoría republicana.

Los demócratas iniciaron en septiembre pasado la investigación luego de que se revelara que Trump buscó beneficios políticos personales durante una llamada telefónica al presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski.

Según la conversación telefónica, el jefe de la Casa Blanca condicionó una millonaria ayuda a Ucrania a cambio de que se abriera una investigación en contra de su adversario político, el demócrata y exvicepresidente Joe Biden, y de su hijo Hunter por supuesta corrupción en ese país europeo.

(Información de Telesur)

 

Exigen a legisladores en capital de EE.UU. acusar y destituir a Trump

 

Cientos de manifestantes se concentraron hoy cerca del Capitolio de Estados unidos para llamar a los miembros del Congreso a acusar y destituir al presidente del país, el republicano Donald Trump.

 

Con mensajes como ‘Trump debe irse’, ‘Trump no es una víctima’ y ‘Trump no está por encima de la ley’, los participantes demandaron no solo la acción de la Cámara de Representantes, que este miércoles debe aprobar dos artículos de juicio político contra el mandatario, sino también la del Senado, controlado por los republicanos.

Nathaly Arriola, directora ejecutiva de la campaña Need to impeach (Necesidad de acusar), manifestó que la evidencia reunida contra el jefe de la Casa Blanca por abuso de poder y obstrucción del Congreso no está en duda, pero sí cuestionó la disposición de los legisladores a hacerlo responsable por sus acciones.

Este es el momento para que el Congreso cumpla su deber constitucional, manifestó ante los participantes en el mitin, y sostuvo que no votar a favor de acusar a Trump y removerlo de su oficina sería una traición a la carta magna.

Por su parte, Neera Tanden, presidenta y directora ejecutiva del Fondo de Acción del Centro para el Progreso Americano, consideró que, si los miembros del Capitolio no actúan ahora y el presidente continúa sin recibir castigo por su conducta, es como una invitarlo a que siga cometiendo crímenes en lo adelante.

La manifestación de este miércoles dio continuidad a las movilizaciones que se desarrollaron anoche en todo el país para exigir que el jefe de Estado sea removido de su oficina, en lo que constituye la mayor muestra de apoyo popular hasta la fecha a la investigación de juicio político lanzada por los demócratas en septiembre.

Esta iniciativa, convocada por organizaciones como MoveOn, Indivisible, CREW, Greepeace, United we dream, Marcha de las Mujeres y Voto Latino, llevó a miles de personas a realizar eventos en prácticamente todos los estados de la nación, tanto en grandes urbes como en pequeñas localidades.

Nosotros demandamos un juicio justo para Estados Unidos, porque nadie, ni siquiera el presidente, está por encima de la ley. Es por eso que vimos a cientos de miles de personas salir anoche, en el frío helado y también en la soleada Florida, expresó Rahna Epting, directora ejecutiva de MoveOn, citada por el diario The Washington Post.

Se espera que la Cámara Baja apruebe hoy dos artículos contra Trump, uno por abuso de poder y otro por obstrucción del Congreso, debido a sus llamados a que Ucrania abriera investigaciones que podrían favorecerlo políticamente.

Eso lo convertiría en el tercer presidente en la historia del país en ser acusado y llevaría a realizar un juicio político en enero en el Senado, donde la mayoría republicana sigue a favor de absolver al mandatario, pese a la evidencia recopilada en su contra.
 
 
https://www.prensa-latina.cu/images/2019/diciembre/18/joa-ee.uu-trump-juicio-politico.jpg

¿Qué sigue en el proceso contra Trump tras la acusación de la Cámara?

 

https://www.prensa-latina.cu/images/2019/septiembre/24/eeuu-pelosi-anuncio.jpg

El presidente estadounidense, Donald Trump, debe enfrentar próximamente un juicio político en el Senado, tras ser acusado en la Cámara de Representantes, pero existe hoy falta de claridad acerca de cómo se desarrollará ese proceso.
 
En una votación histórica, la Cámara Baja de mayoría demócrata aprobó anoche un artículo de juicio político contra el mandatario republicano por abuso de poder y otro por obstrucción de la justicia, debido a sus llamados a que Ucrania abriera investigaciones que podrían favorecerlo políticamente.

Trump se convirtió así en el tercer presidente estadounidense en ser imputado en ese órgano legislativo, y ahora corresponde que se le realice un juicio político en el Senado, donde, según reportes de prensa, ese paso podría comenzar a principios de enero próximo.

Sin embargo, en las últimas horas comenzaron a ganar fuerza algunas interrogantes acerca del momento en que tendrá lugar realmente ese procedimiento, luego de que la presidenta de la Cámara Baja, Nancy Pelosi, evitó precisar cuándo enviará los artículos de juicio político a la Alta.

Ella y sus colegas de la fuerza azul se han mostrado escépticos de que el Senado controlado por los republicanos lleve a cabo un juicio justo, sobre todo después de que el líder de la mayoría en esa instancia del Congreso, Mitch McConnell, quien esencialmente actuaría como presidente del jurado, admitió que no será imparcial.

Por eso, en declaraciones ofrecidas a la prensa al terminar la votación de este miércoles, Pelosi dijo que es necesario ver cómo se desempeña el Senado antes de tomar cualquier decisión sobre cuándo entregar los artículos de juicio político o nombrar a los gerentes (legisladores que asumirán el papel de fiscales).

De acuerdo con la demócrata de mayor rango del país, los representantes de su partido político tomarán la decisión ‘como grupo’ sobre el momento en que enviarán la documentación a la Cámara Alta.

La cadena de televisión CNN reportó en su página digital que algunos progresistas han instado a los dirigentes demócratas a retener los cargos de juicio político hasta que el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, acepte los procedimientos que han pedido.

Asimismo, quieren que la formación roja permita llevar testigos de primera mano al juicio político, entre ellos el jefe interino de gabinete de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, y el exasesor de seguridad nacional John Bolton.

El diario The Washington Post también indicó que más de 30 demócratas quieren evitar que las acusaciones vayan al Senado de inmediato, lo que podría retrasar el juicio y la casi segura absolución del mandatario, pues es prácticamente imposible que la mayoría republicana en ese órgano llegue a condenarlo.

Sin embargo, varias fuentes dudan que esa estrategia realmente lleve al liderazgo de la fuerza roja a acceder a la presencia de testigos demandados por sus rivales políticos, y no creen que cualquier retraso en el envío de los artículos se prolongue demasiado.

De avanzar todo como prevén los medios norteamericanos, la Cámara Alta recibirá la documentación sin demora y los senadores llegarán a un acuerdo sobre la fecha de inicio del juicio, que casi todos los reportes coinciden en que será el mes próximo.

De cara a ese proceso, Pelosi nombrará a los gerentes, quienes presentarán los artículos de juicio político al Senado; el titular de la Corte Suprema, John Roberts, presidirá el juicio; un equipo legal defenderá a Trump; y los senadores actuarán como jurados, por lo que deberán comprometerse a brindar ‘justicia imparcial’.

A diferencia de la Cámara Baja, donde bastó una mayoría simple para acusar al jefe de la Casa Blanca, en el Senado se requieren dos tercios de los votos (67) para que sea condenado y destituido de su cargo, lo cual obligaría a los demócratas a lograr que 20 republicanos se sumen a ellos en ese objetivo.

Los miembros de la fuerza azul consideran haber reunido evidencia contundente sobre las presiones de Trump a Ucrania para que ese país interfiriera en las elecciones norteamericanas, pero las pruebas y testimonios presentados en la pesquisa que tuvo lugar en la Cámara Baja no llevaron ni a un solo republicano a votar contra el mandatario.

Por eso, se espera que los senadores de la fuerza roja igualmente cierren filas para proteger al presidente, más aún cuando los índices de aprobación de Trump entre la base del partido se mantienen muy altos.

Con todo esto, la principal interrogante en torno al juicio político contra el jefe de Estado no es si será removido de su oficina, pues eso está prácticamente descartado, sino el saldo político que este proceso dejará para él y para los demócratas de cara a las elecciones de noviembre de 2020.
 
 
https://www.prensa-latina.cu/images/2019/diciembre/17/ro-donald-trump.jpg

USA: Un salvavidas republicano para Trump

 

https://www.prensa-latina.cu/images/2019/diciembre/10/Jarry-Nadler.jpg

 

Escrito por  Nicanor León Cotayo / Especial para CubaSí
 

Arrinconado por gravísimos delitos que le imputan, Donald Trump se aferra al Senado para salvar su vida política.


En Washington se ha dicho públicamente que con su descubierto chantaje al Presidente de Ucrania violó la Constitución.

Así como que obstruyó intentos del Capitolio en aras de dilucidar puntos oscuros de la investigación contra él.

Un amplio abanico de testigos reveló sistemáticas acciones ilegales procedentes del Salón Oval.

Muy importantes periódicos, estaciones de radio y televisión, se hicieron eco del sucio y grotesco accionar del mandatario.

En medio de esa avalancha, un periodista de la Associated France Press (AFP), Charlotte Plantive, anunció este martes que empezaría el juicio a Donald Trump.

Demócratas y republicanos —afirmó— cierran filas horas antes de una «histórica votación» en el Congreso respecto al juicio político a Trump.

Plantive subrayó que se trata del tercer mandatario, en la historia de Estados Unidos, sometido a un proceso de destitución.

Ajustes técnicos finales y la votación en el pleno de la Cámara podrían tener lugar este miércoles.

Plantive adelanta que los legisladores votarán en sintonía con sus partidos, reflejo de la profunda división que prima allí.

Una encuesta de CNN arrojó como resultado que el 45 por ciento de los estadounidenses quiere que Trump sea destituido de su cargo.

Entre votantes demócratas, la cifra salta al 77 por ciento, y el 47% se opone.

Solo dos de los 231 legisladores demócratas podrían no votar a favor de someter a Trump a juicio político.

Ninguno de los 197 congresistas republicanos, hasta aquí, anunció su apoyo al proceso de sacar al presidente.

Como sucedió en 1868 a Andrew Johnson, en 1968 a Richard Nixon, y a Bill Clinton en 1998.
De todas maneras, la imagen de Estados Unidos va resultando arañada.

Ahora queda esperar el saldo general de lo que ocurra.

 

https://davidson.cubava.cu/files/2015/01/CubaestrellaQueIlumina.jpg

Publicado por: David Díaz Ríos  /  CubaEstrellaQueIlumina

Posted in Sin categoría | Leave a comment