Consejos para mantener fresca la PC

http://tecn.cubava.cu/files/2019/09/pc_fresca-PC-Room.jpg

10 consejos para mantener fresca nuestra PC Tecnología al Día

 

https://tecn.cubava.cu/files/2019/09/Monitor-gaming-02-768x402.jpg

Se acaba el verano y muchos PCs lo están agradeciendo, ya que hemos pasado unas temperaturas muy altas en algunos puntos del país. Pero esto nos ha servido para prepararnos de cara al año que viene, ya que podría ser incluso peor. Por ello, hoy vamos a ver 10 sencillos consejos para intentar mantener lo más frío posible nuestro PC en cualquier época del año.

Los pequeños detalles cuentan a la hora de conseguir la mejor temperatura posible en nuestro PC

En este artículo vamos a intentar explicar conceptos simples, acciones fáciles de realizar y sobre todo intentar evitar cualquier coste para nosotros, ya que aconsejar con según qué cosas es lo más simple y solo se debería hacer si antes hemos seguido los consejos anteriores.

Por ello, encontraremos consejos más simples, otros en parte muy lógicos y alguno o varios que seguro no sabíamos. ¿Listo? pues vamos allá.

1- Colocación de la torre.

Parece obvio, pero puede que muchos no lo sepan, pero la colocación en una habitación de la torre/chasis es primordial a la hora de ganar temperatura en nuestro PC.

En primer lugar, debemos evitar “encerrar” nuestra caja en lugares que al menos no tengan cuatro veces la capacidad interior en litros cúbicos de dicha torre. Como esto es algo complicado de calcular, simplemente tened en cuenta que la torre tenga al menos en tres de sus seis caras libres con un espacio suficiente para que pueda tener una corriente de aire exterior e interior suficiente.

La habitación o el habitáculo debe ser al menos cuatro veces más grande que la torre para garantizar que el reemplazo del aire interior y exterior siempre sea el adecuado.

Por supuesto no debemos tener la torre encajonada en un lugar que no tenga circulación del aire, ya que entonces solo retrasaremos lo inevitable.

2- Posicionamiento de la torre.

El aire caliente tiende a subir porque el aire frío es más denso, lo que hace que éste desplace al primero hacia la parte superior. Por lo tanto, situar la torre más cerca del suelo puede tener un efecto muy positivo en las temperaturas de nuestro PC.

Igualmente, no recomendamos dejar la torre en el suelo, ya que lo que ganaremos con el aire más frío con el tiempo lo perderemos por la absorción de más partículas de polvo, pelo o cualquier otra sustancia o materia que encuentre a su paso.

Lo ideal sería situarlo entre 25 y 30 cm del suelo, respetando por supuesto el paso nº1.

3- Mantener las entradas/salidas de aire de la torre libres.

Bueno, es algo obvio para muchos, pero ni es el primero ni será el último que vemos que mantiene la torre con elementos que obstruyen el paso del aire, ya sea de entrada o de salida.

Un escritorio liberado de cualquier elemento es lo ideal para un PC, un lugar donde el aire pueda circular libremente tanto dentro del chasis como fuera.

Es conveniente asegurarse que dichas entradas y salidas no tienen filtros antipolvo extremadamente restrictivos y sobre todo que estén limpias. Una comprobación de su limpieza una vez al mes sería suficiente.

4- Mantener la torre cerrada con sus correspondientes laterales.

Otro error tan obvio como común: dejar uno o dos laterales/ventanas abiertos en la época de mayor temperatura.

Error garrafal que se puede pagar muy caro. La caja debe estar correctamente cerrada y a ser posible con un correcto flujo de aire interno, el cual dependerá del modelo de torre que tengamos.

Mantener los laterales abiertos permite una mejor temperatura, pero expone a todos los componentes a su enemigo número uno: el polvo.

Si tenemos problemas de temperatura y abriendo los laterales mejoramos mucho, lo que tenemos es un claro problema de flujo interno del chasis.

Una caja correctamente ventilada no necesita los laterales abiertos, apenas hay mejora real, por lo tanto, los laterales cerrados y en general la caja, con todos sus accesorios etc.

5- Ser extremadamente limpios en el lugar donde se sitúe la caja.

Es otra obviedad, pero quizás algunos no lo tengan tan en cuenta. La limpieza y orden en un escritorio minimiza el polvo y ayuda en general a cualquier componente a tener su temperatura óptima.

Cuando hablamos de ser extremadamente limpio nos referimos en todos los sentidos, ya que todo genera polvo, tanto nosotros, como nuestras mascotas como el propio aire al abrir una ventana.

Cuidar los detalles en este paso nos ahorrará parte del trabajo del punto siguiente.

6- Limpiar regularmente nuestro PC interior y exteriormente.

Hoy en día tenemos de todo para limpiar nuestros PC, desde cepillos especiales para componentes electrónicos que son antiestáticos y que sacan el polvo de los lugares más inhóspitos, hasta pequeñas “peras” de succión o expulsión de aire, pasando por toallitas de alcohol isopropílico al 70% etc.

Una limpieza cada seis meses (siempre que conservemos una limpieza correcta en el lugar) puede ser suficiente para mantenerlo todo bajo control y tener siempre las mejores temperaturas.

7- Mantener los disipadores limpios y la pasta térmica al día.

Ya entrando más en faena con lo que sería nuestro PC, la obviedad vuelve a invadirnos y solamente recomendaremos mantener los disipadores de nuestro PC limpios y en buen estado.

Otra de las recomendaciones es mantener la pasta térmica al día. Esto dependerá de cada modelo de pasta térmica y de los ciclos térmicos que haya sufrido.

Y es que muchas pastas se acaban agrietando con el tiempo, producto de su endurecimiento, lo cual crea puentes de rotura térmicos que hacen que el componente en cuestión a refrigerar por ella pierda rendimiento.

Normalmente, una pasta térmica actual puede durar entre 1 y 2 años sin mucho problema, siempre que el uso y horas de encendido sean las típicas de un uso normal y corriente.

Más horas de uso acelera el proceso por generar más ciclos térmicos, así que podríamos necesitar cambiarla algunos meses antes.

8- Evita el overclock o las sobrecargas de trabajo constantes.

No hay mucho más que añadir. Realizar overclocking, en el componente que sea, aumentará su temperatura y esta irá a parar a la torre y por ende al resto de componentes.

Evitar cargar el PC cerca del 100% de uso en cualquiera de los componentes también conseguirá reducir la temperatura interna del resto, pero si no queda más remedio podríamos hacerlo a las horas donde la temperatura ambiente sea menor, así mejoraremos la vida útil de cada componente.

La única solución para poder realizar overclocking o cargas durante 24/7 sin empeorar las temperaturas llega en el siguiente consejo.

9- Como último remedio, mejorar la refrigeración o cambiar componentes.

 

Es el apartado más sencillo y más eficaz, pero también uno de los más caros lógicamente. Mejorar la refrigeración en base a una torre de mayor tamaño, mejor flujo, mejores disipadores o sistemas de refrigeración repercutirá de forma directa en mejores temperaturas.

Cambiar ciertos componentes por otros más eficientes y con mejores sistemas de refrigeración también ayudará, pero esto es el penúltimo paso antes de cumplir todos los anteriores.

10- Cambiar a sistemas de refrigeración de gama alta.

Como por ejemplo refrigeración líquida custom o simplemente un aire acondicionado en el lugar del PC.

Lógicamente esta la opción menos recomendada por su alto costo, pero llegados a este punto solo se podría aconsejar optar por sistemas que repercutan directamente de dos formas: o absorber una mayor cantidad de calor de los componentes o enfriar el aire ambiente para bajar el del interior del chasis.

No hay más misterio aquí si tenemos que llegar a este punto, sobre todo si buscamos un PC para 24/7 sin demasiadas complicaciones.

=============================================================

http://tecn.cubava.cu/files/2018/02/IMG_0655.jpg

Mejorando la ventilación de la PC

 

http://tecn.cubava.cu/files/2018/02/20180306_141831.jpg

Uno de los factores clave a la hora de un buen rendimiento en nuestro PC es la temperatura de los componentes que lo componen. La mayoría de ellos incorporan sistemas de refrigeración activos o pasivos, obteniendo temperaturas correctas, pero lo cierto es que a menor sea ésta, o bien mayor rendimiento o bien más vida útil. Hoy os enseñaremos cinco trucos sencillos para mejorar la ventilación del PC y con ello las temperaturas.

Mayor ventilación puede significar mayor cantidad de polvo.
Un apartado que debemos tener claro es que mejorar la refrigeración, por norma, conlleva más polvo y suciedad dentro de nuestro PC.

Lo que en un principio es beneficioso puede no serlo a largo plazo, por ello os recomendamos antes de comenzar a leer que tengáis esto en mente y mejoréis vuestros sistemas anti polvo si vuestro chasis no va equipado con ellos en todas las salidas/entradas de aire.

Dicho esto, comencemos con este pequeño tutorial:

Mantener u optimizar un correcto flujo de aire interior.

La mayoría de chasis de gama baja o media-baja no incluye los suficientes ventiladores para mantener un correcto flujo de aire en el equipo.

Por ello, si vuestra caja permite más ventiladores de expansión, es recomendable incluirlos. La posición y orientación de los mismos dependerá de si vuestro sistema incluye refrigeración por aire, un sistema AIO o un sistema de refrigeración líquida custom.

No todas las configuraciones valen para todo, ni todos los chasis logran evacuar el aire de la misma manera, por ello y aunque somos conscientes de la variedad de estos, tomaremos como ejemplo la típica mid-tower vertical.

Flujo correcto para una configuración completa por aire.

Salvando la restricción de las bahías de los HDD que podrían ser removidas, el flujo correcto para un sistema común por aire es el que figura en la imagen superior.

El aire frío más denso entrará en presión positiva hacia el centro del chasis desde todos los puntos posibles del frontal o suelo para robar temperatura a los componentes circundantes y terminar calentándose, perdiendo densidad en el proceso y saliendo por la parte trasera y superior.

Así lograremos las mejores temperaturas, pero aun así, debemos tener en cuenta otro detalle que trataremos más adelante en cuanto a la colocación del disipador.
Flujo correcto para una configuración mixta aire/agua.

La imagen superior viene como anillo al dedo para explicar qué es lo que no se debe hacer cuando disponemos de una refrigeración mixta.

¿Cuál es el error? Colocar el radiador en la parte superior del chasis teniendo opción de colocarlo en el frontal y en presión negativa, es decir, sacando aire o push negative.

Tal y como está la imagen, el radiador está absorbiendo el aire caliente que llega desde la parte baja, y es que por mucho aire frío que entre desde el frontal, por termodinámica la zona superior de la torre generará la llamada bolsa de calor, donde el calor generado por las gráficas, placa y demás componentes llegará a él en mayor o menor medida.

En definitiva, siempre que podamos lo ideal será colocar el radiador en el frontal de la caja en push negativo, sacando la mayor cantidad de aire del chasis en el resto de ventiladores.

Flujo correcto para una configuración de refrigeración líquida custom.

En este caso las opciones son muy simples, optaremos por una configuración de presión negativa en push total, sacando con ello la mayor cantidad de aire de nuestro chasis hacia el exterior, ya que con ello las temperaturas serán las mejores posibles.

Perderemos en estética (visto el chasis desde fuera), ya que los paneles de vidrio no reflejarán ninguna luz, sino los radiadores que son menos vistosos, pero es la mejor configuración desde el punto de vista del rendimiento.

Posicionamiento de nuestra tarjeta gráfica.

Lo cierto es que ahora está muy de moda el colocar las GPUs de forma vertical, pero la realidad es que desde el punto de vista del flujo térmico es un auténtico error.

Pasamos de crear un flujo correcto mientras se mantiene en horizontal a crear una bolsa de calor en la parte inferior del chasis, perjudicando de forma clara y continua al resto del equipo.

La tarjeta gráfica debe de ir en horizontal y a una altura lo más baja posible para obtener con ello las mejores temperaturas posibles.

Posicionamiento del disipador.

Algo similar ocurre con los disipadores, donde se ve influenciado todo por la correcta posición del mismo en la placa.

Lógicamente, la prioridad es evacuar lo más rápidamente posible el calor generado y que el mínimo quede dentro del chasis.

La configuración correcta en estos casos, siempre que el disipador sea de torre o doble torre, es la que vemos en la foto superior, más comúnmente conocida como orientación horizontal.

Esta configuración tiene una ventaja más, ya que si nuestra GPU está colocada justamente debajo del ventilador, su backplate se verá beneficiado por la aspiración del aire del ventilador del disipador, mejorando en algún grado la temperatura de la misma.

 

https://davidson.cubava.cu/files/2015/01/CubaestrellaQueIlumina.jpg

Publicado por: David Díaz Ríos  /  CubaEstrellaQueIlumina

This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post. Post a comment or leave a trackback.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Your email address will never be published.