La primera computadora cubana

Primera computadora hecha en Cuba (CID-201), Orlando Ramos, diseñador principal, y Luis Carrasco, jefe administrativo del grupo

 

Una hazaña tecnológica cubana

 

 

 

En junio de 1969, surge en la Universidad de La Habana el Centro de Investigaciones Digitales (CID), con el objetivo, trazado por la dirección cubana, de diseñar y construir una computadora digital cubana. Ello representaba un enorme desafío, que solo pocos países desarrollados habían logrado materializar por entonces. Se crea un pequeño colectivo, fundamentalmente a partir de alumnos y profesores de la Ciudad Universitaria “José Antonio Echeverría” (Cujae), encabezado por el ingeniero Luis Carrasco, que fue el primer director y con la decisiva participación del ingeniero Orlando Ramos, que fue el diseñador principal de la computadora.

La minicomputadora cubana CID–201 a pesar de sus limitaciones tecnológicas y sus problemas de calidad, se produjo masivamente (varias decenas de unidades) y se usaron en empresas, escuelas, universidades y otras entidades. Se incluyó en su software básicos lenguajes de programación, como “Fortran, Cobol, Algol, Leal y Focal (estos dos últimos fueron lenguajes de programación creados en el país).

Un primer diseño de la computadora fue realizado a partir de transistores, pero este se rediseñó al comprobar los especialistas que ya estaban en el mercado los circuitos integrados. Todos los circuitos integrados de la primera computadora cubana eran provenientes de Japón y de otros países del sudeste asiático. El aporte nacional estaba en el cómo hacerlo, lo más valioso. Orlando Ramos, diseñador principal, y Luis Carrasco, jefe administrativo del grupo tras intensas jornadas, y con el apoyo constante del Jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro, culminó la empresa y e l8 de abril de 1970 quedó lista la primera computadora cubana nombrada CID- 201, denominación debida a que el primer producto del centro fue un reloj digital nombrado CID-101 y para seguir la secuencia, se decidió bautizarla así.

La CiD- 201 era una minicomputadora con una memoria de núcleos de ferrita y una capacidad de 4 kilopalabras, las “palabras” eran de 12 bits, destinada a problemas de tipo científico. Estas se programaban en un autocódigo llamado Leal (“Lenguaje Algorítmico”), aunque también se utilizaban otros lenguajes como Comaq. Se les acoplaron periféricos construidos en Japón (como el lector/perforador de cinta de papel y la impresora de caracteres Ricoh). Una serie de 12 equipos fue construida después del primer prototipo bajo el nombre de CID-201A.

La puesta en funcionamiento la minicomputadora cubana, la CID-201, categorizada como de tercera generación el 18 de abril de 1970 fue un innegable éxito tecnológico, impensable para la época en no pocos países aun del mundo desarrollado, tenía lugar solo 18 meses después de la aparición de su homóloga norteamericana, la más avanzada del orbe, conocida como PDP.8 L/1 y apenas a un lustro de hacerse público en ese territorio la primera computadora de mesa, en 1965, pues las anteriores era muy voluminosas.

La primera CID- 201 fue instalada en el central azucarero “Camilo Cienfuegos” para controlar el tráfico ferroviario durante la zafra azucarera. Los resultados iniciales posibilitaron llevar semanas más tarde una segunda al central de Ciego de Ávila “Ecuador”. Con una velocidad de 25 000 sumas por segundo; y una memoria con capacidad de 4096 palabras de 12 bits. Su juego de instrucciones, aunque muy simple, resultaba lo suficientemente potente para desarrollar trabajos de programación.

 

El segundo prototipo de la CID, la 201a. Fue creada en 1971.

 

Posteriormente llegó la CID-201 A, similar desde el punto de vista electrónico a su antecesora; se amplía el horizonte para hacer programas y familiarizarse con la nueva técnica. Un elemento significativo es que casi todo el primer personal informático cubano se formó con ellas. Manifiestan los especialistas que la creación de las primeras mini computadoras cubanas marcan el inicio de la masividad del uso de la computación en el país y ahí radica su gran trascendencia.

Posteriormente, surge una familia de equipos: la CID-201 B, CID-300, CID-1408 y CID-1417. Además, se desarrollan y producen periféricos y equipos: teclados, equipos de transmisión de datos y monitores, de estos últimos más de cuatro mil son exportados a la Unión Soviética. Cada desarrollo se caracteriza por el trabajo de equipos multidisciplinarios integrado por ingenieros eléctricos, matemáticos, mecánicos, técnicos de circuito impreso y montaje, diseñadores, y otros.

Como un detalle interesante se puede señalar que en la Escuela Vocacional Vladimir Ilich Lenin, de La Habana, se fabricaron durante la década del 70 los equipos CID-201 B.

 

 

Fuente:  Juventud Rebelde

 

 

 

ARTÍCULO RELACIONADO:

 

 

Fidel y los niños

 

Fidel, visor e impulsor de la informática en Cuba

 

 

 

Publicado por: David Díaz Ríos / CubaEstrellaQueIlumina / CubaSigueLaMarcha.blogspot.com 

This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post. Post a comment or leave a trackback.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Your email address will never be published.