Cuba: Ocho cosas que tenemos y que son un lujo en el mundo de hoy

Ocho cosas que tenemos y que son un lujo en el mundo de hoy / Por José Manuel Rodríguez / PostCuba 

 

“Sabemos que esta juventud será revolucionaria, sencillamente porque creemos en la Revolución, porque tenemos fe en las ideas revolucionarias, y porque sabemos que esas ideas se ganarán el pensamiento y se ganarán el corazón de esta juventud”. Fidel

 

Los jóvenes cubanos, su comportamiento y compromiso con la construcción de nuestro proyecto social, son quizás los que con mayor minuciosidad son observados, evaluados y juzgados, en todo el planeta.

Parece paradójico que se les dedique tanta atención, considerando, que viven en una pequeña isla, sin grandes recursos naturales, ni armas atómicas, con una compleja situación económica, pero con estabilidad social y política, donde los índices de violencia son muy bajos, mientras se les presta menor interés a los que viven en sociedades con índices de criminalidad y marginación altos, donde la falta de oportunidades y la pobreza los empujan al delito, a los que residen en zonas de guerra y sus vidas peligran, ¿Por qué esta aparente contradicción?

La respuesta se puede buscar a través de otra interrogante: ¿qué representan los jóvenes cubanos?

La continuidad de un proyecto que simboliza una forma de organización político social y económica justa y equitativa, diferente a la del capitalismo, que ha logrado sobrevivir al acoso y la hostilidad de la potencia imperialista más grande de la historia, un ejemplo que no le conviene al gran capital.

A lo que nos hace diferentes les temen, porque esas cosas que tiene Cuba, muchos las quisieran tener, por eso nos escudriñan con el microscopio de sus medios, sus agentes y mercenarios, en busca de las manchas del sol, y cuando las encuentran hacen lo que brillantemente describió Martí, “Unos tienen ojos para los lunares, y cuando ven cosa bella, airados de que lo sea, buscan coléricos la mancha o defecto y gozan cuando la hallan –que son las almas ruines”.

Algunas cosas que tenemos y que son un lujo en el mundo de hoy, convulsionado por la violencia y dominado por mezquinos intereses mercantilistas:

1.- Mandar a nuestros hijos a la escuela, sin temor a que en el camino sean secuestrados o baleados en su propio centro de estudios.

2.- Verlos jugar en el barrio, sin miedo a que sean raptados, abusados o se vuelvan miembros de una pandilla criminal.

3.- Que nuestros jóvenes puedan ir a una fiesta o se sienten en el muro del malecón a pasar sus noches sin el peligro de ser muertos en un tiroteo, atracados o extorsionados por malhechores.

4.- No tener que salir a las calles a protestar por el cierre de una escuela o una universidad.

5.- No tener que enfrentarse a la policía, los gases lacrimógenos y chorros de agua a presión para evitar el despido y el hambre.

6.- Tener una policía que no dispara sobre los ciudadanos, ni los mata cual animales. Tampoco, secuestra o tortura.

7.- Llegar a un hospital donde quizás falte un medicamento, pero nunca la atención por falta de dinero.

8.- No tener ninguna preocupación por el precio de la educación de nuestros hijos.

Son conquistas sociales y logros de la Revolución que, sustentados en valores, son hoy derechos sobre los cuales los grandes medios y los que los apoyan, tienen un vacío informativo, que cual agujero negro se traga todo lo referente a ellos sin dejarlo salir. Derechos que no existen en las sociedades que se vanaglorian de manera hipócrita de tener un “Estado de Derecho”.

Si Cuba logra llegar a tener el socialismo próspero y sostenible a que aspiramos, esto dejaría de ser una utopía, para convertirse en paradigmática realidad, sería un mentís para los que señalan al capitalismo como único sistema capaz de lograr el éxito económico, máxime si esto es alcanzado en una isla a 90 millas de EE.UU, bloqueada y hostigada. Sería un incuestionable estimulo para la lucha de los pueblos que pugnan por deshacerse del capitalismo salvaje. Capitalismo que lo único que hace es hacer más ricos a los ricos y más pobres a los pobres.

Este posible escenario es visto por los ricos de siempre, como una amenaza para sus insultantes riquezas. Temen a nuestro ejemplo más que a las armas atómicas.

Por eso sobre nuestra juventud se aplican programas subversivos dirigidos a cambiar sus valores. La guerra mediática, la fabricación de líderes “emergentes”, las torcidas interpretaciones de la historia, los llamados al desaliento, se fabrican matrices de opinión sobre la inviabilidad de nuestro proyecto social, a la vez que se siembra la incertidumbre sobre su futuro, por eso el empeño en su desideologización, y la construcción de una imagen de estampida y éxodo de su inmensa mayoría.

Entonces protejamos a nuestros valiosos constructores de futuro, significan mucho para Cuba y para la humanidad, hacia ellos miran los que sueñan con un mundo mejor, que sin dudas es posible.

No seamos paternalistas, ni sobreprotectores. No intentemos vacunarlos, contra lo que no existe vacuna, desterremos de nosotros, sus mayores, la simulación, la doble moral, el dogmatismo, el cansancio, seamos más hacedores y menos discursivos. Vamos a darle la fuerza de nuestro ejemplo personal, vamos a señalarles el camino y a acompañarlos en su andar.

 

“Hombres como él son capaces, con su ejemplo, de ayudar a que surjan hombres como él”. Fidel, refiriéndose al Che.


Fuentes:

 

https://micubaporsiempre.wordpress.com/2017/05/26/ocho-cosas-que-tenemos-y-que-son-un-lujo-en-el-mundo-de-hoy-cubaesnuestra-cuba/

https://postcuba.org/2017/05/24/ocho-cosas-tenemos-lujo-mundo-hoy/#.WSgfODf9nIW

https://lasantamambisa.wordpress.com/2017/05/25/ocho-cosas-que-tenemos-y-que-son-un-lujo-en-el-mundo-de-hoy/
Publicado por: David Díaz Ríos CubaSigueLaMarcha.blogspot.com

https://cubasiguelamarcha.blogspot.com/2017/05/cuba-ocho-cosas-que-tenemos-y-que-son.html

Posted in Sin categoría | Leave a comment

¿Por qué se habla de guerra cultural?

¿Por qué se habla de guerra cultural? / Elier Ramírez Cañedo

Estados Unidos tiene una vasta experiencia en la práctica de la guerra cultural contra todo proyecto alternativo a su hegemonía en el escenario internacional. La CIA y la guerra fría cultural, de Frances Stonor Saunders, constituye un libro imprescindible –la investigación más completa sobre el tema– para comprender esta realidad. Este libro demuestra cómo, en los años de la Guerra Fría, el programa de guerra sicológica y cultural de la CIA contra el campo socialista fue su joya más preciada.

«Un rasgo importante –señala Stonor– de las acciones emprendidas por la Agencia para movilizar la cultura como arma de la guerra fría era la sistemática organización de una red de “grupos” privados y “amigos”, dentro de un oficioso consorcio. Se trataba de una coalición de tipo empresarial de fundaciones filantrópicas, empresas y otras instituciones e individuos que trabajaban codo a codo con la CIA, como tapadera y como vía de financiación de sus programas secretos en Europa occidental».

La guerra cultural es aquella que promueve el imperialismo cultural, en especial Estados Unidos como potencia líder del sistema capitalista, por el dominio humano en el terreno afectivo y cognitivo, con la intención de imponer sus valores a determinados grupos y naciones. Es un concepto que, entendido como sistema, integra o se relaciona con elementos de otros términos que han sido de mayor uso como el de guerra política, guerra sicológica, guerra de cuarta generación, smart power, golpe blando, guerra no convencional y subversión política ideológica.

No es el arte y la literatura –aunque el arte y la literatura se usen como instrumentos o como blancos de la guerra cultural– el objetivo principal de la estrategia de guerra cultural del imperialismo contra un país en particular. El terreno en que se desarrolla la guerra cultural es sobre todo el de los modos de vida, las conductas, las percepciones sobre la realidad, los sueños, las expectativas, los gustos, las maneras de entender la felicidad, las costumbres y todo aquello que tiene una expresión en la vida cotidiana de las personas. Lograr una homogeneización al estilo estadounidense en este campo, siempre ha estado dentro de las máximas aspiraciones de la clase dominante en Estados Unidos, en especial, desde que su élite comprendió la diferencia entre dominación y hegemonía, y que esta última no podía garantizarse solo a través de instrumentos coercitivos, sino que era imprescindible la manufactura del consenso.

La guerra cultural desarrollada históricamente hasta nuestros días por Washington, no es una vana elucubración, sino que se sustenta en hechos concretos y comprobados, operaciones abiertas y encubiertas de las agencias del gobierno de EE.UU., declaraciones de los líderes de esa nación y documentos rectores de su política exterior, tanto en el plano diplomático como militar.

Zbigniew Brzezinski, uno de los principales ideólogos imperiales, quien fuera asesor para Asuntos de Seguridad Nacional del expresidente Carter, en su obra, El Gran Tablero Mundial, expresaba:

«La dominación cultural ha sido una faceta infravalorada del poder global estadounidense. Piénsese lo que se piense acerca de sus valores estéticos, la cultura de masas estadounidense ejerce un atractivo magnético, especialmente sobre la juventud del planeta. Puede que esa atracción se derive de la cualidad hedonista del estilo de vida que proyecta, pero su atractivo global es innegable. Los programas de televisión y las películas estadounidenses representan alrededor de las tres cuartas partes del mercado global. La música popular estadounidense es igualmente dominante, en tanto las novedades, los hábitos alimenticios e incluso las vestimentas estadounidenses son cada vez más imitados en todo el mundo. La lengua de Internet es el inglés, y una abrumadora proporción de las conversaciones globales a través de ordenador se originan también en los Estados Unidos, lo que influencia los contenidos de la conversación global».

Este es el mismo Brzezinski que en 1979, en un memorándum enviado a Carter, recomendaba el siguiente curso de política a seguir hacia Cuba: «El Director de la Agencia Internacional de Comunicaciones, en coordinación con el Departamento de Estado y el Consejo de Seguridad Nacional, deben incrementar la influencia de la cultura estadounidense sobre el pueblo cubano mediante la promoción de viajes culturales y permitiendo la realización de coordinaciones para la distribución de filmes estadounidenses en la Isla».

No hace mucho se dio a conocer un documento de extraordinaria importancia para comprender las estrategias actuales del imperialismo estadounidense en el campo de la guerra cultural. Se trata del Libro Blanco del comando de operaciones especiales del Ejército de Estados Unidos de marzo del 2015 bajo el título: Apoyo de las Fuerzas de Operaciones Especiales a la Guerra Política.

Lo que plantea en esencia este Libro Blanco es que Estados Unidos deben retomar la idea de George F. Kennan –antiguo experto estadounidense en el tema soviético y arquitecto de la política de «contención frente al comunismo» en el Departamento de Estado–, acerca de la necesidad de superar la limitante del concepto que establece una diferencia básica entre guerra y paz, en un escenario internacional donde existe un «perpetuo ritmo de lucha dentro y fuera de la guerra». Es decir, que la guerra es permanente, aunque adopta múltiples facetas y no puede limitarse al uso de los recursos militares. De hecho, el documento expresa que se puede hacer la guerra sin haberla declarado, e incluso hacer la guerra al tiempo que se declara la paz.

«La guerra política es una estrategia apropiada para lograr los objetivos nacionales estadounidenses mediante la reducción de la visibilidad en el ambiente geopolítico internacional y sin comprometer una gran cantidad de fuerzas militares», destaca el documento desde sus primeras páginas. «El objetivo final de la Guerra Política –continúa más adelante– es ganar la “Guerra de Ideas, que no está asociada con las hostilidades”. La Guerra Política requiere de la cooperación de los servicios armados, diplomacia agresiva, guerra económica y las agencias subversivas en el terreno, en la promoción de tales políticas, medidas o acciones necesarias para irrumpir o fabricar moral».

Este Libro Blanco es solo uno entre muchos estudios y recomendaciones de doctrinas y estrategias militares elaboradas en Washington, que cada día asignan un rol más protagónico a los componentes culturales e ideológicos en sus estrategias hegemónicas.

La Guerra Cultural contra Cuba.

 

La guerra cultural contra Cuba no comenzó el 17 de diciembre del 2014, pues desde el propio triunfo revolucionario Cuba ha enfrentado tanto los impactos de la oleada colonizadora de la industria hegemónica global, como proyectos específicos de guerra cultural diseñados, financiados e implementados por el imperialismo estadounidense, sus agencias y aliados internacionales, con el objetivo de subvertir el socialismo cubano.

Al respecto señaló Ricardo Alarcón: «La agresión cultural contra Cuba (…) No solo existe todavía sino que no cesa de aumentar. Conserva una dimensión encubierta, clandestina, dirigida por la CIA, pero, además, desde comienzos de la última década del pasado siglo tiene otra dimensión pública, descaradamente abierta. El caso cubano es, por estas razones, absolutamente único, excepcional.
«Lo es también porque lo que se nos hace en el terreno cultural ha sido siempre parte integrante de un esquema agresivo más amplio, que ha incluido una cruel y permanente guerra económica, y la agresión militar, el terrorismo y otros actos criminales, cuyo propósito, (…) detallado en una infame ley yanqui, es poner fin a nuestra independencia».

Un componente fundamental de la guerra cultural de los distintos gobiernos de Estados Unidos contra la Revolución Cubana, ha sido la guerra sicológica y mediática.

El libro Psywar on Cuba. The Declassified History of US Anti Castro Propaganda, de Jon Eliston, publicado en 1999, revela como Washington practicó contra Cuba durante décadas la agresión sicológica y propagandística y que ella incluía libros, periódicos, historietas, películas, panfletos y programas de radio y televisión.

Otro de los campos predilectos de la guerra cultural ha sido el de la historia. Se manipula y tergiversa nuestro pasado, se atacan sus bases más sensibles y simbólicas, precisamente porque se pretende barrer con el ejemplo de la Revolución Cubana desde su propia raíz.

¿Qué son Radio y TV Martí, sino estructuras creadas para la guerra cultural en su sentido más amplio contra el proyecto revolucionario cubano?

Existe una gran diferencia entre la diplomacia pública que desarrollan muchos países en la arena internacional y las acciones que históricamente han practicado los distintos gobiernos estadounidenses. Detrás de este vocablo «inofensivo», se ha escondido toda una maquinaria de difusión de valores políticos y culturales de Estados Unidos, que para nada toma en consideración el respeto a la soberanía de las naciones y la diversidad cultural de los pueblos. No se trata solo de influencia, sino de injerencia encubierta y abierta  en los asuntos internos de otros estados.

A la hora de evaluar los retos que enfrentamos, en ocasiones se adoptan posiciones triunfalistas, desde una visión reduccionista de la cultura, entendida estrictamente como arte y literatura. Claro que entre Cuba y Estados Unidos han existido influencias y confluencias culturales durante más de dos siglos, gracias a las cuales ambos pueblos nos hemos enriquecido espiritualmente, pero los desafíos fundamentales se dan en el terreno de los estilos de vida, la cultura política y los hábitos sociales.

Ante esa realidad, no hay mejor antídoto que el patriotismo, la cubanía –no cubanidad castrada–, el antimperialismo, el anticolonialismo y que, junto al fomento de referentes culturales sólidos, logremos un sujeto crítico de profunda formación humanista, capaz de discernir por sí mismo entre la avalancha de productos culturales con los que interactúa, dónde está lo realmente valioso. 
Ese sujeto crítico solo es posible forjarlo desde las edades más tempranas a través del entrenamiento en el debate y la confrontación de ideas, con la participación activa de la familia, la comunidad, la escuela, los medios de comunicación y las organizaciones políticas y de masas. Por supuesto, todas las acciones que desarrollamos en el campo cultural deben acompañarse de hechos y realizaciones concretas, de hacer las cosas bien en todas las esferas, y que los resultados de ese trabajo se manifiesten en la vida cotidiana de nuestro pueblo. 

Fuentes

http://www.granma.cu/cuba/2017-04-18/por-que-se-habla-de-guerra-cultural-18-04-2017-19-04-55

https://culturayresistenciablog.wordpress.com/2017/05/22/por-que-se-habla-de-guerra-cultural-por-elier-ramirez-canedo/

https://micubaporsiempre.wordpress.com/2017/05/24/por-que-se-habla-de-guerra-cultural-cuba/

Publicado por: David Díaz Ríos CubaSigueLaMarcha.blogspot.com

https://cubasiguelamarcha.blogspot.com/2017/05/por-que-se-habla-de-guerra-cultural.html

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Nos sale carísimo mantener a los ricos

No nos los podemos permitir ni social, ni económica, ni ecológicamente. Nos sale carísimo mantener a los ricos / Luis I. Prádanos

 

El sistema legal, económico, político y cultural dominante que se sufre en el mundo capitalista promueve los comportamientos egoístas y predatorios. Se admira a quienes con más eficacia y de manera no recíproca vampirizan y acaparan la riqueza generada por ecosistemas o el trabajo de comunidades humanas. En un planeta finito y ecológicamente degradado, la acumulación de riqueza de unas personas es siempre a costa de la desposesión de otras.
Una sociedad sostenible y saludable debería, en cambio, dotarse de mecanismos que penalicen el abuso de lo común e incentiven aquellos comportamientos que mejoren la vida de toda la comunidad y regeneren el medio ambiente del que depende todo ser vivo. Hasta que no comprendamos que la prosperidad, la seguridad y la felicidad solo se consiguen mediante colaboración, confianza y reciprocidad seguiremos atribuyendo la causa de la enfermedad a sus síntomas. Pensaremos, erróneamente, que las víctimas de un sistema perverso—y no el sistema en sí que funciona aplastando a cada vez más personas en beneficio de unos pocos privilegiados—son nuestro problema.
No conviene confundirse de enemigo: lo que resulta socialmente corrosivo y peligroso es la desigualdad y la asimetría de poder, no sus víctimas (las personas más vulnerables). Los que se apropian del bien común son los ricos y poderosos, no los pobres e inmigrantes. Solo hay que recordar que un puñado de personas que caben en un bar pequeño de barrio acaparan más riqueza que el 50% de la población mundial o que el 1% de los humanos dispone de tanta riqueza como el 99% restante. Con estas cifras en mente, nadie puede argumentar que a la sociedad le sale caro mantener a las personas en riesgo de exclusión social sin que suene a distorsión malintencionada de la realidad.

En el mundo capitalista, el dinero público y la riqueza generada por las personas trabajadoras no está subvencionando a los pobres, sino a los ricos. Los ricos se subvencionan devorando lo público y lo común (lo generado por la sociedad y por los ecosistemas) y reproducen su capital sin necesidad de trabajar (intereses, rentas, herencias, especulación). El trabajo y la riqueza, en cambio, lo crea la sociedad, no las macro-corporaciones o la adicción estructural al crecimiento económico (mucho menos la especulación financiera); dichos actores, de hecho, generan dinámicas que precarizan o destruyen tanto el empleo de calidad como el medioambiente del que depende todo ser vivo que habite nuestro planeta (incluidos los seres humanos millonarios).
Las personas vulnerables no quitan el trabajo a nadie. Realmente, además de la creciente automatización que sustituye al trabajo humano, es la dinámica del capitalismo neoliberal la que condiciona que no florezcan empleos de calidad necesarios para la reproducción y el mantenimiento de una vida humana próspera (en agroecología, diseño sostenible y biomímesis, economía ecológica, construcción de casas pasivas, energías renovables, ecología urbana y un largo etcétera).
En lugar de dar más poder a las corporaciones y a los dueños del capital (la falacia de que desregulando y privatizando lo público y facilitando la vida a las macro-corporaciones se crea empleo) deberíamos, por el contrario, tasar intensamente los bienes inmuebles y el capital a partir de cierto umbral (pues se trata de la riqueza que se reproduce rápidamente no solo sin necesidad de contribuir al bien común, sino acaparándolo y destruyéndolo), no el trabajo (la contribución, monetarizada o no, al bien común y la sostenibilidad socioeconómica) para, de este modo, reducir la desigualdad y subvencionar con lo recaudado una disminución general de las horas semanales de trabajo con salarios mínimos más altos para acabar con el desempleo, el estrés y la explotación laboral y medioambiental.
Ahora bien, la deliberación sobre qué trabajos son necesarios para la reproducción social y cuáles son social y ecológicamente indeseables debería ser decidido por la sociedad en su conjunto, no por la dinámica de crecimiento económico a toda costa o por las corporaciones transnacionales cuyo objetivo no coincide, en la mayoría de los casos, con el bien común.
Obviamente, si se generasen debates abiertos entre el conjunto de los habitantes de una ciudad para decidir qué empleos hay que fomentar y cómo diseñar el espacio urbano, muy poca gente defendería la necesidad de endeudar masivamente a la ciudad y buscar inversiones extranjeras millonarias para construir autopistas o aeropuertos innecesarios y obras faraónicas disfuncionales que dejan infraestructuras monstruosas carísimas de mantener, deudas eternas, corrupción urbanística y degradación ambiental (estadios olímpicos, macro-casinos, expos, rascacielos). Estos proyectos siempre subvencionan, con dinero público, una dinámica de acumulación que beneficia a los que ya son ricos y generan un espacio urbano deplorable para los demás.
La mayoría de vecinas y vecinos preferirían, sin duda, espacios públicos a escala humana para el disfrute común y cotidiano, mucho más asequibles y fáciles de mantener, y que mejoren la calidad del aire y el agua, reduzcan el ruido y el estrés, favorezcan las relaciones sociales, y no dejen una mella en las arcas públicas: parques, huertos urbanos, zonas verdes y peatonales, bibliotecas y centros sociales, etc. Espacios donde la comunidad pueda encontrarse, sin necesidad de gastar y consumir, para jugar, enamorarse, charlar, hacer ejercicio o aprender y enseñar taichí, yoga, permacultura, carpintería, reparación de electrodomésticos, etc.
No nos podemos permitir a los ricos alimentando sus excentricidades, megalomanías y porfolios financieros a costa del bienestar social y ecológico. Que no nos engañen, los que sufren las consecuencias más dolorosas del sistema capitalista perverso no son la causa del problema, sino sus víctimas. Equivocarnos al identificar las causas de nuestro malestar tiene el contraproducente efecto de enfrentar a los oprimidos y, en consecuencia, fortalecer al opresor. Centrarnos en las causas de los problemas, y no solo en sus síntomas, es el primer paso para intentar crear un sistema socialmente deseable, económicamente estable y ecológicamente viable.
Fuentes:

http://www.radiocubana.cu/la-opinion/17712-sale-carisimo-mantener-a-los-ricos

Publicado por: David Díaz Ríos CubaSigueLaMarcha.blogspot.com

https://cubasiguelamarcha.blogspot.com/2017/05/nos-sale-carisimo-mantener-los-ricos.html 

ARTÍCULO RELACIONADO:

 

- 8 + ricos-8-dr

8 hombres tienen la mitad de toda la riqueza mundial igual a 3 500 millones de personas

 

- 8 + ricos-lista-forbes

- 8 + ricos-8-elcomercio

8 hombres tienen la mitad de toda la riqueza mundial igual a 3 500 millones de personas

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Monsanto, acusada de pagar un “ejército de troles” para silenciar comentarios negativos en la Red

A través de terceros la multinacional estadounidense Monsanto “emplea a individuos que parecen no tener conexión con la industria” para que escriban comentarios positivos sobre sus productos.

 

El gigante de la bioingeniería Monsanto ha sido acusado de contratar, a través de terceros, un ‘ejército de troles’ para contrarrestar comentarios negativos en Internet sobre la empresa y de citar informes pseudocientíficos que minimizan los riesgos potenciales de sus productos, según un documento de los demandantes publicado a finales del pasado mes de abril.

“Monsanto inició un programa llamado ‘Let Nothing Go’ para no dejar nada, ni siquiera comentarios de Facebook sin respuesta; a través de una serie de terceros, emplea a individuos que parecen no tener conexión con la industria, quienes a su vez publican comentarios positivos sobre artículos de noticias y publicaciones de Facebook defendiendo a Monsanto, sus productos químicos y organismos genéticamente modificados, reza el documento.
Además, en la demanda se afirman que el gigante de la bioingeniería supuestamentecanaliza tranquilamente dinero a ‘think tanks’ como el Proyecto de Alfabetización Genética y el Consejo Americano de Ciencia y Salud”, organizaciones que tienen la intención de destacar información útil para Monsanto y otros productores químicos.
Por su parte, las acusaciones contra Monsanto están respaldadas por varios correos electrónicos –utilizados ante el juez como pruebas– escritos por ejecutivos de Monsanto. En estas misivas los jefes de la multinacional enseñaban al personal a escribir artículos“fantasmas” y luego hacer que “científicos independientes” firmaran con sus nombres el“estudio” con el fin de reducir los costos.
  • El pasado marzo un juez de un Tribunal de Distrito en San Francisco (California)dictaminó que los documentos sobre Monsanto obtenidos por los demandantes podrían ser publicados.
  • Por su parte, los documentos de la corte han sido reunidos en el sitio web de US Right to Know, organización de denunciantes de seguridad alimentaria.
  • Los demandantes alegan que la exposición al producto estrella de la multinacional, el herbicida Roundup, causó que ellos o sus familiares desarrollaran linfoma no Hodgkin mientras Monsanto ocultaba los riesgos potenciales.

 

Fuentes:

https://cubasiguelamarcha.blogspot.com/2017/05/monsanto-acusada-de-pagar-un-ejercito.html
Posted in Sin categoría | Leave a comment

WikiLeaks revela cómo la CIA espía mediante el control de los navegadores en la oficinas

WikiLeaks revela cómo la CIA se hace con el control de los navegadores en la oficinas / Wikileaks revela datos sobreArchimedes: malware espía de la CIA / WikiLeaks revela cómo la CIA espía historial de navegadores Web

 

El portal de filtraciones ha publicado información sobre una herramienta llamada Archimedes que usa la CIA para controlar redes de computadoras.

 
‘WikiLeaks’ ha publicado este viernes una nueva filtración en la que revela cómo funciona el ‘malware’ llamado Archimedes, que usa la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU.Esta herramienta permite hacerse rápidamente con el control de las computadoras de una red de área local (LAN), haciéndose pasar por una sesión común y corriente de navegadores de Internet.
Por lo general las redes LAN unen varios dispositivos dentro de las oficinas, pero también son usadas por algunos usuarios en sus casas.

La CIA espía el historial de los navegadores web de usuarios.

 

El ‘malware’ infecta una computadora de la Redenvía el navegador web de esta computadora a un servidor especial que busca las vulnerabilidades mientras el usuario no percibe nada sospechoso. De esta forma la CIA puede infiltrarse en las redes locales para controlar y afectar a las computadoras de las que consta, explica WikiLeaks.
En el marco de la filtración sobre Archimedes, WikiLeaks publicó un manual sobre su uso, elaborado por la CIA, así como tres apéndices sobre el mismo y el manual de uso del programa malicioso Fulcrum, que permite usar una compudadora infectada para afectar a otro dispositivo de una red local, así como espiar el tráfico de comunicaciones HTTP de las computadoras afectadas. Es decir, el programa espía el historial de los navegadores web de usuarios y permite ver qué páginas visita.
Esta publicación forma parte de la filtración a gran escala de archivos sobre armas cibernéticas de la CIA denominada Vault 7.

Filtraciones anteriores revelaron, entre otras cosas, que:

 

  • La herramienta Scribbles de la CIA permite etiquetar y rastrear documentos creados con el software de Microsoft Office filtrados por informantes o robados por “oficiales de Inteligencia extranjeros”.
  • La herramienta Weeping Angel de la CIA puede grabar, enviar o almacenar audio a través del micrófono incorporado en las televisiones inteligentes de la serie F de Samsung.
  • El ‘software’Dark Matter está diseñado para infectar productos de la compañía estadounidense Apple aún después de borrar el disco duro y reinstalar el sistema operativo del dispositivo.
  • El Programa Marble‘disfraza’ los ‘hackeos’ de la CIA impidiendo a los investigadores forenses atribuirles virus, troyanos y ataques cibernéticos.
  • Desde octubre de 2014 la CIA estudia la posibilidad de infectar sistemas de control de vehículos utilizados por los coches y camiones modernos para “realizar asesinatos indetectables”.
  • El programa malicioso Hive es usado por la agencia para enviar información desde máquinas atacadas por la CIA y permite hacerse con su control para efectuar tareas específicas.
  • La herramienta Grasshopper, indetectable por la mayoría de programas antivirus, va destinada a crear datos dañinos de forma individual para el sistema Windows.

 

Fuentes:
 
 
 
 
 
 
 
https://cubasiguelamarcha.blogspot.com/2017/05/wikileaks-revela-como-la-cia-espia.html
Posted in Sin categoría | Leave a comment

Cuba: ¿Monólogo anexionista o reafirmación de millones?

¿Monólogo anexionista o reafirmación de millones? / Lissy Rodríguez Guerrero / Granma

 

Algunos medios prefieren ignorar la realidad de un pueblo que cada Primero de Mayo sale a apoyar su Revolución y magnificar el performance de un individuo.

 

Comenzó a difundirse por las cadenas de televisión, periódicos, agencias de noticias y emisoras radiales de varios países del mundo: millones de cubanos salieron nuevamente a desfilar este Primero de Mayo. Sonrisas, pancartas, gigantografías, cantos, banderas, imágenes de Fidel, Raúl, Martí, el Che, Camilo, acompañaron al niño en hombros de su padre, al joven soldado, la maestra, el constructor, el obrero, el deportista… Era el color unánime de las plazas de Cuba siempre que se trata de la clase obrera.

Así sucedió en la Plaza de la Revolución de la capital cubana, una plaza desbordada de«pueblo organizado», como calificó el eterno rebelde a quienes se congregaron en fecha tan temprana como el Primero de Mayo de 1960Más de 800 000 personas desfilaron este lunes, y volvieron los titulares que cada año hablan de reafirmar conquistas; mientras otros medios de prensa informaban sobre revueltas, heridos, manifestaciones, enfrentamientos, en lugares donde todavía son utopías algunos sueños de los trabajadores.

Quien lo hizo es un cubano desvinculado laboralmente, que en el año 2002 fue sancionado a cinco años de prisión por un delito de robo con fuerza, y en este momento se encuentra pendiente de juicio por un delito de receptación agravada. No es la primera vez que en actos de este tipo, como por ejemplo, la llegada del crucero Adonia a Cuba, se presenta con la insignia de la nación norteña, lo que indica su intención de formarse un perfil mediático.
Como era de esperar, algunos medios de prensa, ante el performance de un individuo, se olvidaron de la marcha multitudinaria que aunó ayer al pueblo cubano por vocación, porque le corre sangre martiana, por principios revolucionarios. Relegaron, con ello, una regla inviolable del periodismo, y optaron por la visión sesgada, unilateral, como si solo bastara un episodio fútil para concentrar fuerzas en derribar verdades.
Sin embargo, hay verdades que se hacen gritos, y gritos que se convierten en razones imposibles de acallar. Para el filo de la media tarde de este lunes todavía podía leerse, tras indicar al buscador de Google algunas palabras claves, sobre la fiesta de compromiso que es el Primero de Mayo en esta isla del Caribe. Un país donde además –es válido apuntarlo–siempre se ha profesado respeto por la bandera norteamericana y la de cualquier lugar del mundo; una isla a la que asistiera, en este Día del Proletariado Mundial, una numerosa delegación de la nación norteña, expresando su solidaridad, denunciando al bloqueo y repudiando la ocupación de una porción de Guantánamo.
El Primero de Mayo es un día de júbilo y reafirmación revolucionaria para los cubanos.
Que eso no lo dude nadie.
Fuentes:

Artículos relacionados:

 

1º de mayo en Cuba: Un buitre no hace primavera / Cambios en Cuba

¿Por qué protesta el hombre que aparece en la foto? ¿Porque la vida de los negros también importa? ¿Porque dejen permanecer o entrar a los inmigrantes a Estados Unidos? ¿Por el presunto levantamiento de un muro al Sur del Rio Bravo?

Nada de eso. De acuerdo con los medios de prensa internacionales se trata de un cubano que fue arrestado por sacar una bandera norteamericana en el desfile del primero mayo enLa Habana. En su afán manipulador la maquinaria mediática nuevamente se equivoca. Cómo se puede ser cubano, sin ser sumiso, y honrar la bandera norteamericana. Sin dudas el anexionista solitario imita el paradójico estilo de la mafia anticubana de Miami que dice defender al pueblo de Cuba desde un asiento en el legislativo de Washington bajo la sombra de la bandera de las barras y las estrellas.No es la primera vez por cierto que la bandera estadounidense ondea en la Plaza de la Revolución un Primero de Mayo. Muchas veces la han enarbolado amigos norteamericanos, como símbolo de amistad entre los dos pueblos, como protesta por el bloqueo o la prohibición de que sus compatriotas puedan viajar libremente a la Isla.El intento de borrar con una imagen la de todo un pueblo aferrado a su revolución quedará sin dudas en los anales de la manipulación mediática como prueba de que en estos tiempos de redes sociales y noticias falsas, hasta el ridículo puede ser noticia. Nada más.A pesar de la repetición goebbeliana cualquiera con dos dedos de frente se da cuenta que un buitre mercenario no hace primavera.(MHL)
Fuente:

Pensando en el editorial de Granma: ¿Monólogo anexionista o reafirmación de millones? / Blog ZonaFranK

 

 
El recién concluido desfile del 1º de mayo en La Habana fue sinónimo del compromiso del pueblo cubano con la Revolución socialista que avanza en el país. Las imágenes de las agencias extranjeras que circulan por el mundo hablan por sí solas de la alegría espontánea con que amaneció Cuba este día, apoyando el llamado a fortalecer la unidad en tiempos difíciles cuando la derecha arremete con fuerza contra la región.
Muchos rasgos distinguen este 1º de mayo, entre todos destacar que fue el primer desfile tras la desaparición física del Comandante en Jefe Fidel Castro. Pero no por callado Fidelestuvo ausente. La Plaza de la Revolución otra vez fue escenario para que su imagen se multiplicara en la sonrisa de cada niño, en la estirpe de cada joven, en la resistencia de cada cubano y en todos aquellos que se sumaron a la jornada sellando el compromiso con la continuidad de la obra de la Revolución.
La disidencia ranciosa y desgastada, sin espacio ni futuro en Cuba, intentó apropiarse del evento en una nueva demostración fallida. Daniel Llorente Miranda sirvió como chivo expiatorio para tratar de deslucir la jornada corriendo con la bandera de EE.UU. delante del desfile y frente a la tribuna.

La edición del periódico Granma dedica un espacio para informar sobre Llorente, “un cubano desvinculado laboralmente, que en el año 2002 fue sancionado a cinco años de prisión por un delito de robo con fuerza, y en este momento se encuentra pendiente de juicio por un delito de receptación agravada. No es la primera vez que en actos de este tipo, como por ejemplo la llegada del crucero Adonia a Cuba, se presenta con la insignia de la nación norteña, lo que indica su intención de formarse un perfil mediático”.

Y en efecto las redes sociales se han mantenido activas tratando de potenciar el tema. Se destaca el disidente de nuevo tipo Yusnaby Pérez, seguido de los intentos de la mal llamada “prensa independiente”, así como sus sitios digitales CiberCuba y Cubanet.
A pesar de este esfuerzo mediático, queda claro que todo se trata de un show montado para provocar y tal vez lograr un pretexto que puedan usar como parte de la sarta de mentiras que sobre Cuba publican. Sin embargo la verdad brilla y se abre paso como aquella estrella que brilló en Cuba cuando la plaza se reventó de personas para rendir tributo a Fidel.
Comparando las referencias que sobre el hecho hacen algunas personas en redes sociales bajo el slogan de la “libertad de expresión”, con el aplastante número de fotografías y videos que no han podido silenciar las cadenas de televisión extranjera y muestran la multitudinaria marcha, puedo confesar que ayer muchos nos sentimos más orgullosos de ser cubanos.Cubanos de Cuba, con dignidad, de los que salieron a desfilar este 1º de mayo y lo seguirán haciendo por la grandeza de la Revolución que estamos construyendo. Cubanos fieles a una sola bandera, la nuestra, aunque profesamos profundo respeto a las banderas de otras naciones incluyendo la norteamericana.
Ayer Fidel volvió a ser miles, millones y recordé entonces los fragmentos de esa canción:“dicen que en la Plaza esta mañana ya no caben más corceles llegando de otro confín. Una multitud desesperada de héroes de espaldas aladas que se han dado cita aquí y delante de la caravana lentamente sin jinete un caballo para ti”.
Fuente:
https://cubasiguelamarcha.blogspot.com/2017/05/cuba-monologo-anexionista-o.html
Posted in Sin categoría | Leave a comment