Del pizarrón y el mural a las redes sociales

uniss-integrada-mayo 2016-dr

Por José F. González Curiel / Universidad Sancti Spiritus / Blog El Ágora del Yayabo

uniss-tic-colag-mayo 2016-dr

 

Siempre he defendido que las grandes culturas hasta mediados del siglo XX no contaron con las computadoras, los teléfonos inteligentes, internet ni plataformas interactivas y dejaron su huella imborrable para todos los tiempos, pero hoy tenemos un arsenal de recursos tecnológicos que puede ayudar a que los procesos de formación de los profesionales en todos los niveles educacionales sean más eficientes.

Las universidades cubanas avanzan progresivamente en el acceso a estas llamadas nuevas tecnologías de la informatización, si nos comparamos con el resto del mundo subdesarrollado y tendremos que buscar un sustantivo no coyuntural para designar el fenómeno, porque al paso que vamos en el mundo, serán cada vez menos “nuevas”.

En nuestro caso, cada estudiante y docente tiene su cuenta de internet, su cuenta de correo y posibilidades de acceso a wifi y a la red desde sus medios personales.La relación persona- máquina mejora y contamos con los laboratorios necesarios para las necesidades de los procesos formativos. Inconformes estamos con el uso que se le da a lo que el Estado pone en nuestras manos para acceder mejor a la ciencia y a las comunicaciones.

La era del libro de papel va pasando, aunque muchos románticos no lo quieran aceptar, igual que en el siglo XV no se quería aceptar por muchos que la tierra era redonda…, va pasando también la era del pizarrón y del mural. En la medida en que las modernas tecnologías se perfeccionen en cantidad y calidad estaremos en mejores condiciones de enseñar los adelantos científicos y tecnológicos sin apenas dar un paso. Desde una visita virtual a un museo, el estudio de la anatomía humana, o viajar de forma virtual a cualquier lugar del mundo ahorrará recursos fácticos e incrementará las comodidades para hacer más con menos, pero con mejores recursos.

Los códigos en la comunicación alumno- profesor tienen necesariamente que ir cambiando para que la conferencia dictada y aburrida le de paso a la enseñanza interactiva. Compárese nada más el resultado del primer curso de Universidad para Todos sobre técnicas narrativas, donde se usaron diversos recursos de este tipo para “enganchar” a los espectadores y observe de inmediato una clase deHistoria de Cuba donde Eduardo Torres Cuevas, omnipresente, diserta como un llanero solitario una larga tertulia de cualquier pasaje de nuestras gestas libertarias.

Se trata solo de usar lo que tenemos, no de soñar quiméricamente con lo que no tenemos; pero una realidad se impone ya. Si los jóvenes – digitales nativos con amplio acceso a equipos privados o estatales- se mueven por códigos mucho más atractivos y comunicativos, los educadores -migrantes digitales- tenderemos que acercar los contenidos y las formas cada vez más a esas necesidades e intereses incorporados por las nuevas generaciones para el buen fin del conocimiento.

Ello marcará la diferencia entre lo bueno y lo malo, entre lo bello y lo feo, entre lo que comunica y lo que es rechazado. Los jóvenes siguen cada vez más la información que viene por estas vías y con distintos códigos. Con frecuencia se alejan de lo que tienen más cercano por estar más cerca de lo que tienen lejano, mientras a su lado también es ignorado un mural que ya casi no les dice nada o toman foto en su teléfono inteligente de aquello que su profesor le escribió arriesgadamente con tiza en el pizarrón. No por gusto los conceptos de ciencia y tecnología van siendo sustituidos por el de tecnociencia.

Las redes sociales constituyen un instrumento ágil y eficiente si se usan bien, para el intercambio de información en tiempo real y para divulgar las necesidades y los intereses de la comunidad universitaria. Más que el mensaje privado, necesitamos usar Facebook, Twitter, el correo electrónico o los blog personales en interés de los procesos sustantivos de la Universidad y de lasociedad.

Hemos de prepararnos para asistir de la forma más rápida posible a los que la realidad nos impone, porque en materia de dar mejores actividades docentes y extradocentes en la actualidad no podemos conformarnos con aquel proverbio conformista que dice: “el que hace lo que puede, hace bastante”. Para los jóvenes el que hace bastante es el que hace lo que hay que hacer en medio de la postmodernidad.

http://agorayayabo.blogspot.com/2016/05/del-pizarron-y-el-mural-las-redes.html

http://martianos.ning.com/profiles/blogs/del-pizarr-n-y-el-mural-a-las-redes-sociales

http://cubasiguelamarcha.blogspot.com/2016/05/del-pizarron-y-el-mur…

http://davidson.cubava.cu/2016/05/28/del-pizarron-y-el-mural-a-las-…

Blog El Ágora del Yayabo

Publicado por:  David Díaz Ríos CubaSigueLaMarcha.blogspot.com 

This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post. Post a comment or leave a trackback.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Your email address will never be published.