Obama, entre la poesía y el cinismo

1 Obama

Obama, entre la poesía y el cinismo  por José Echemendía Gallego / Universidad Sancti Spiritus / Blog CubaSigueLaMarcha

Ser el presidente de la potencia hegemónica del mundo constituye, en el lenguaje del marketing y los negocios, un innegable valor agregado; es lo que justifica que algunos estadistas de la “gran nación” de Norteamérica hayan pasado a la historia como grandiosas figuras; muy a pesar de su supina ignorancia en temas diversos –sobre todo políticos-, o el haber tenido un rol protagónico -revólver en mano- en un plató, y no en la política; o escandalizar al mundo con un fiasco político por el vulgar robo de documentos del Partido Demócrata de los EE.UU., o sencillamente poseer una de las más celebres antologías de “burradas” en cualquier lengua.

Desde que fuera conocido el lugar donde tendría lugar la reunión cumbre del G7 en el 2016, Japón; así como la decisión del presidente Barack H. Obama de visitar la ciudad  de Hiroshima, crecieron las especulaciones en torno a una posibledisculpa del mandatario norteamericano por el crimen masivo de 1945; sin embargo, en los días previos a su visita a ese país asiático, la cadena japonesa NHK le había preguntado sobre el particular; y el mandatario respondió categóricamente:  No, porque creo que es importante reconocer que en medio de una guerra los líderes toman todo tipo de decisiones”.

Ya en la ciudad necrópolis, el dignatario de la Casa Blanca participó de un amplio programa para rendir homenaje a los más de 70 mil ciudadanos que murieron instantáneamente, y a los más de 80 mil que fallecieron como consecuencia de las radiaciones nucleares –solo en esa ciudad.

Obama visitó Nagasaki, pero no pidió perdón por bombardeo

En el mensaje que dirigió a los japoneses, y al mundo en general, el presidente norteamericano volvió a hacer gala de su locuacidad e histrionismo, con expresiones y poses que en el momento conmueven e inspiran, pero cuando usted lee su discurso, o ve el video con tranquilidad, no le queda otra opción que dudar de su sinceridad y compromiso con lo que dice, creo que los siguientes ejemplos le resultarán suficientes.

Las palabras con las que inicia su alocución –cargadas de poesía y sentimiento- tratan de suavizar y edulcorar la brutalidad y crueldad del hecho: “Era una mañana luminosa y sin nubes. La muerte cayó del cielo y el mundo cambió”;  el mundo sí cambió, y mucho, pero de nada vale involucrar “al cielo”, cuando todos saben de dónde fue lanzado el engendro mortal, del Enola Gay, bombardero B-29 operado por la United States Army Air Forces  (Fuerzas Armadas de los Estados Unidos). En cuanto a lo del cambio del mundo, ese era el propósito del poder imperial, demostrar su supremacía y amedrentar a todos; que además tuvo efectos colaterales, como el de una carrera armamentista que no se detiene hasta los días de hoy.

Pero hay más; seguidamente hilvanó una serie de frases con un alto poder de razón y lógica, pero absolutamente contradictorias con las esencias de otras frases pronunciadas hace cerca de 65 días en La Habana, cuando conminaba a los cubanos a olvidar y dejar atrás la historia; parece que para el señor presidente de los EE.UU. la memoria histórica debe “bailar” al son de la ambivalencia de sus intereses, estas frases son harto elocuentes:

“El mundo tiene la responsabilidad compartida de preguntarse cómo impedir que se repita el sufrimiento que se produjo en Hiroshima,…el recuerdo nunca debe desvanecerse“.

“…la memoria permite al mundo resistirse a la complacencia y alimenta una visión moral común”.

“Estamos aquí, en el centro de esta ciudad, y nos obligamos a imaginar el momento en que la bomba cayó. El terror de los niños, confusos por lo que ven. Oímos un grito silencioso”, evocó. “Compartimos la responsabilidad de mirar directamente a los ojos de la historia y preguntarnos qué podemos hacer para evitar que ese sufrimiento llegue a repetirse”.

En otro momento de mayor sosiego y reflexión, escribió en el libro de invitados: “Hemos conocido la agonía de la guerra. Encontremos la valentía, juntos, de esparcir la paz y buscar un mundo sin armas nucleares”.

El Premio Nobel de la Paz; que todavía tiene la deuda de ganárselo, según la exhortación de Mikel Moore en ocasión de conocerse públicamente ese reconocimiento de alcance universal; aun tiene mucho por hacer y el tiempo se le acaba: todavía la cárcel de Guantánamo no ha sido cerrada, sus tropas regulares siguen moviéndose por territorio iraquí con el pretexto de luchar contra el Estado Islámico, Afganistán es hoy un país mucho más inseguro y violento, las intenciones de cercar a Rusia con poderosos sistemas coheteriles no se detiene, no se aprecia una clara decisión para comprometer a su aliado –Corea del Sur- en el conflicto en la Península de Corea; y a pesar del acuerdo en temas nucleares logrado con la República Islámica de Irán, no se concretan acuerdos con las potencias que poseen el arma nuclear para el desmantelamiento de estas.

Sin embargo, lo anterior no es todo, no se puede practicar una política de paz amenazando a otros, no se puede pretender ser pacifista limando asperezas con unos y considerando a otros “… una amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad nacional y política exterior de Estados Unidos…”; no es posible pretender conversar pacíficamente mientras se promueve –entre bambalinas- la desestabilización, la guerra económica y la injerencia en los asuntos internos de otros estados solo porque desean construir y vivir en un sistema político diferente.

Señor Obama, quizás necesite leer al benemérito mexicano Benito Juárez para enterarse que: “Entre los individuos, como entre las Naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz (15 de julio de 1867).

9benitp juárez cslm

Publicado por:  David Díaz Ríos CubaSigueLaMarcha.blogspot.com 

Otros artículos publicados por el autor:

Acaparo, luego existo

De dónde son loscantantes

¿Quiénes son los más felices?

Siempre la Muerte, su paso breve

¿Qué necesitamos los cubanos?

¿Soñar no cuesta nada?
Fuentes:

http://cubasiguelamarcha.blogspot.com/2016/05/obama-entre-la-poesia-y-el-cinismo.html

http://martianos.ning.com/profiles/blogs/obama-entre-la-poes-a-y-el-cinismo

http://blogoosfero.cc/davidson/blog/obama-entre-la-poesia-y-el-cinismo

http://blogoosfero.cc/blogueros-y-corresponsales-de-la-revolucion/Blog/obama-entre-la-poesia-y-el-cinismo

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Del pizarrón y el mural a las redes sociales

uniss-integrada-mayo 2016-dr

Por José F. González Curiel / Universidad Sancti Spiritus / Blog El Ágora del Yayabo

uniss-tic-colag-mayo 2016-dr

 

Siempre he defendido que las grandes culturas hasta mediados del siglo XX no contaron con las computadoras, los teléfonos inteligentes, internet ni plataformas interactivas y dejaron su huella imborrable para todos los tiempos, pero hoy tenemos un arsenal de recursos tecnológicos que puede ayudar a que los procesos de formación de los profesionales en todos los niveles educacionales sean más eficientes.

Las universidades cubanas avanzan progresivamente en el acceso a estas llamadas nuevas tecnologías de la informatización, si nos comparamos con el resto del mundo subdesarrollado y tendremos que buscar un sustantivo no coyuntural para designar el fenómeno, porque al paso que vamos en el mundo, serán cada vez menos “nuevas”.

En nuestro caso, cada estudiante y docente tiene su cuenta de internet, su cuenta de correo y posibilidades de acceso a wifi y a la red desde sus medios personales.La relación persona- máquina mejora y contamos con los laboratorios necesarios para las necesidades de los procesos formativos. Inconformes estamos con el uso que se le da a lo que el Estado pone en nuestras manos para acceder mejor a la ciencia y a las comunicaciones.

La era del libro de papel va pasando, aunque muchos románticos no lo quieran aceptar, igual que en el siglo XV no se quería aceptar por muchos que la tierra era redonda…, va pasando también la era del pizarrón y del mural. En la medida en que las modernas tecnologías se perfeccionen en cantidad y calidad estaremos en mejores condiciones de enseñar los adelantos científicos y tecnológicos sin apenas dar un paso. Desde una visita virtual a un museo, el estudio de la anatomía humana, o viajar de forma virtual a cualquier lugar del mundo ahorrará recursos fácticos e incrementará las comodidades para hacer más con menos, pero con mejores recursos.

Los códigos en la comunicación alumno- profesor tienen necesariamente que ir cambiando para que la conferencia dictada y aburrida le de paso a la enseñanza interactiva. Compárese nada más el resultado del primer curso de Universidad para Todos sobre técnicas narrativas, donde se usaron diversos recursos de este tipo para “enganchar” a los espectadores y observe de inmediato una clase deHistoria de Cuba donde Eduardo Torres Cuevas, omnipresente, diserta como un llanero solitario una larga tertulia de cualquier pasaje de nuestras gestas libertarias.

Se trata solo de usar lo que tenemos, no de soñar quiméricamente con lo que no tenemos; pero una realidad se impone ya. Si los jóvenes – digitales nativos con amplio acceso a equipos privados o estatales- se mueven por códigos mucho más atractivos y comunicativos, los educadores -migrantes digitales- tenderemos que acercar los contenidos y las formas cada vez más a esas necesidades e intereses incorporados por las nuevas generaciones para el buen fin del conocimiento.

Ello marcará la diferencia entre lo bueno y lo malo, entre lo bello y lo feo, entre lo que comunica y lo que es rechazado. Los jóvenes siguen cada vez más la información que viene por estas vías y con distintos códigos. Con frecuencia se alejan de lo que tienen más cercano por estar más cerca de lo que tienen lejano, mientras a su lado también es ignorado un mural que ya casi no les dice nada o toman foto en su teléfono inteligente de aquello que su profesor le escribió arriesgadamente con tiza en el pizarrón. No por gusto los conceptos de ciencia y tecnología van siendo sustituidos por el de tecnociencia.

Las redes sociales constituyen un instrumento ágil y eficiente si se usan bien, para el intercambio de información en tiempo real y para divulgar las necesidades y los intereses de la comunidad universitaria. Más que el mensaje privado, necesitamos usar Facebook, Twitter, el correo electrónico o los blog personales en interés de los procesos sustantivos de la Universidad y de lasociedad.

Hemos de prepararnos para asistir de la forma más rápida posible a los que la realidad nos impone, porque en materia de dar mejores actividades docentes y extradocentes en la actualidad no podemos conformarnos con aquel proverbio conformista que dice: “el que hace lo que puede, hace bastante”. Para los jóvenes el que hace bastante es el que hace lo que hay que hacer en medio de la postmodernidad.

http://agorayayabo.blogspot.com/2016/05/del-pizarron-y-el-mural-las-redes.html

http://martianos.ning.com/profiles/blogs/del-pizarr-n-y-el-mural-a-las-redes-sociales

http://cubasiguelamarcha.blogspot.com/2016/05/del-pizarron-y-el-mur…

http://davidson.cubava.cu/2016/05/28/del-pizarron-y-el-mural-a-las-…

Blog El Ágora del Yayabo

Publicado por:  David Díaz Ríos CubaSigueLaMarcha.blogspot.com 

Posted in Sin categoría | Leave a comment

De la filosofía del triunfador a la del hacedor consciente

trab-cu

Por José F. González Curiel / Blog El Ágora del Yayabo / Universidad Sancti Spiritus

La postmodernidad occidental, a la que pertenecemos en tiempo y espacio algunos pueblos de los mal llamados en vías de desarrollo,  impone modelos de diversa índole muy apegados al mercado. La tenencia – de objetos, sobre todo- se ha convertido en el patrón para medir triunfadores y perdedores, a la vez que se convierte en finalidad de toda la actividad humana,  fundamento de la felicidad.

Basta con buscar el héroe en  cualquier creación artística y literaria, donde unarecogedora de café puede llegar a ser en Colombia una importante gerente de una compañía cafetalera o un trotamundo brasileño pude fundar un imperio a partir de su ineficiencia como guardaespaldas de un atípico comerciante de diamantes.

 Y esa es la cultura que nos invade, ajustada a las necesidades y aspiraciones individuales en medio de la jungla de la competencia, con patrones de triunfo acorde a lo que más se vende y donde el que más vende y consume es, en términos absolutos, el triunfador.  Esta condición ha tirado por décadas los modos de pensar y actuar de las jóvenes generaciones de cubanos que por varios factores, tienden a modificar los antiguos proyectos constructivistas colectivistas en proyectos de triunfo al estilo individuado.

Hoy conviven en Cuba generaciones diferentes que miran su entorno y matizan su comportamiento de manera también diferente. La generación más vieja, que vivió el capitalismo hasta la década del 50 tiene una visión heterogénea de su mundo real. Para algunos el capitalismo en Cuba significó la mejor manera de realizar sus aspiraciones de vida y la Revolución de 1959 fue una espina en la garganta; para otros, enero de 1959 fue la salvación a tantos males no resueltos en la época de los muchos partidos y de las supuestas elecciones libres. Esta generación, que ya va cediendo su lugar a las siguientes, mira al pasado y lo compara con el presente, pero le sobran años para pensar en el futuro.  Los años en que vivió fueron tiempos de fervor -por diferentes factores- en los que primaron intereses colectivistas, lo cual tipificó el sentido de la vida de las mayorías.

La heroicidad se identificó con el sacrificio en pos de la sociedad y con el cumplimiento de las normas morales, políticas y jurídicas vigentes en la misma medida en que la vida económica estabilizaba en lo micro y en lo macro.  

Las generaciones intermedias, como la mía,  vivieron los años de “vacas gordas” del proyecto socialista y tuvieron notables oportunidades. Y de pronto… el “período especial” con el que la sociedad comenzó su fragmentación y comenzó a ser cada vez más heterogénea.  Los ya consolidados patrones de bien, heroicidad y sentido de la vida comenzaron a transformar su esencia y se fueron ajustando a modelos individuados y de subsistencia. Pero la ideología y la psicología de tres décadas de mejoramientos continuos no se borran en unos pocos años y el proyecto social se mantuvo con vida.

Las carencias económicas agudizadas en los años 90 provocado ajustes en el sentido de la vida de las mayorías. La participación en el proyecto social colectivista y constructivista ha recesado y el sujeto se ha refugiado en su Yo, usando cualquier vía posible de subsistencia y desarrollo, incluso al margen de las normas vigentes.

La propiedad social, consolidada jurídicamente desde la década de 60, se realizó solo en ese plano porque en el ideológico el Estado se siguió viendo como algo alieno al Yo, y por tanto, como propietario de la gran empresa socialista, distante del ciudadano e ineficiente económicamente, incapaz de resolver todas las necesidades sociales.

Si a esto se le añade las condiciones de bloqueo- “embargo” a las que Estados Unidossometió a este pequeño archipiélago, la necesidad de reajustar las relaciones económicas internacionales a partir del contextos concreto de cada década, los efectos de las sucesivas crisis mundiales y otros muchos factores externos, se entiende entonces la frustración de algunos que ven en la prosperidad económica la manera única de ser felices y a partir de aquí las tendencias tan distintas de apreciar y valorar la realidad del cubano.

Las jóvenes generaciones, que despertaron al mundo en medio de las actuales circunstancias, aprecian en buena medida a los años prósperos del socialismo como historia y nada más e identifican el socialismo como un estado de carencias. La contradicción entre las necesidades de los jóvenes y las posibilidades reales de su satisfacción matiza el comportamiento ciudadano, que se aleja cada vez más del acostumbrado en las generaciones educadoras.

Son tiempos distintos y seguir haciendo lo mismo en materia de educación con sujetos que también son distintos, sería condenarnos al fracaso.  Tenemos que ser capaces de formar ciudadanos activos en las transformaciones que el país necesita, constructores de su propia realidad que no vendrá en conserva de ningún país, ni deRusia ni de Estados Unidos. El conocimiento no se construye hoy igual que hace  diez o veinte años y hemos de ajustarnos a las nuevas realidades para lograr héroes bajo nuevos conceptos de triunfo.

El país cambia y no podrá ser de manera cataclísmica. La esperanza no la podemos poner en hacer una nueva historia olvidando la historia real vivida. En eso Hegel es mejor que Obama, porque Obama nos conminó a olvidar la historia y eso es cruel e injusto, yo prefiero a Hegel que decía: “Lo lógico es lo histórico rectificado.”

Aunque la novela brasileña guste, los cubanos hace siglos que aprendimos que la bonanza no cae del cielo, que no solo de pan vive el hombre, aunque hace falta el pan. Debe cambiar la educación familiar, tan descalabrada con ideas paternalista y torcedora, aferradas a que los hijos “no deben pasar los trabajos de los padres” o con la tendencia a darlo todos a los hijos sin el más mínimo esfuerzo logrando así la manca formación de pichones parásitos de boca abierta.

La educación estatal también debe ajustar sus caminos, proceso que nunca terminará, donde los educadores puedan consagrarse a partir de la posibilidad de vivir honorablemente con el resultado de su trabajo y donde los modos de medir sus resultados dependan más de la huella dejada en sus discípulos, más allá de la simple instrucción y más apegada a la tradición pedagógica cubana del verdadero sentido educativo.

Las tantas instituciones sociales encargadas también de influir en la educación de los sujetos deben reanalizar sus roles y reajustar el camino sin sumarse como simples espectadores a la fuerte invasión de la cultura que no necesitamos. No podemos seguir difundiendo desde nosotros mismos la cultura de la chabacanería, del dinero, de las palabras indignas o del individualismo. No puede avanzar más de los que lo ha hecho el error de confundir lo popular con lo hiriente, lo indigno o lo egoísta. Los cubanos no somos así por tradición.   

El camino de la mejora no estará en las minorías empoderadas bajo las nuevas circunstancias. La solución de las necesidades que tiene el país no está en solo un fragmento de subsistencia de la economía privada. La educación, la salud, la cultura, la seguridad social… no se sostienen por un sector minoritario; en Cuba hay y habrá que seguir contando con los fondos sociales de consumo y con la gran economía de tipo social. Eso nos lo enseñaron cuatro siglos de colonia, medio siglo de capitalismo, medio siglo de socialismo y lo que sucede en el mundo actual.

 

Nuestra esperanza no está en superhéroes que traigan del más allá el camino a seguir para el crecimiento material y espiritual de los cubanos, no está en unos pocos triunfadores que puedan progresar en sus negocios particulares de pequeño y mediano formato, aunque eso también puede ayudar; la verdadera esperanza está puesta “con todos y para el bien de todos” para que sigamos construyendo la economía, la política, la ética, la jurídica… y el país que necesitamos para vivir sin tener que “inventar”.

Y no será sobre ruinas como algunos sietemesinos sostienen; será sobre toda la gloria y el bienestar de siglos, aunque de algunas cosas estemos carentes.    

http://agorayayabo.blogspot.com/2016/05/de-la-filosofia-del-triunfador-la-del.html

http://martianos.ning.com/profiles/blogs/de-la-filosof-a-del-triunfador-a-la-del-hacedor-consciente

http://cubasiguelamarcha.blogspot.com/2016/05/de-la-filosofia-del-t…

Publicado por:  David Díaz Ríos CubaSigueLaMarcha.blogspot.com 

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Washington continúa insistiendo en entrenar a “disidentes” cubanos

disidencia-cubana

Por Arthur González / Blog El Heraldo Cubano

 

A pesar del restablecimiento de relaciones diplomáticas efectuadas entreWashington y la Habana, unido a la conformación de una Comisión Bilateral para la normalización de relaciones entre ambos países, la parte norteamericana continúa con sus acciones subversivas como si nada de eso hubiese sucedido. Prueba de ello es la permanente preparación, financiamiento y orientaciones a la llamada“disidencia” interna.

Desde que Cuba efectuó modificaciones en su Ley de Migración en enero del 2014, se inició un desfile de “disidentes” hacia Estados Unidos para ver a sus patrocinadores y escuchar nuevas órdenes de cómo actuar para lograr el desmontaje del socialismo cubano.

La primera en tomar vuelo fue Yoani Sánchez Cordero, transformada de la noche a la mañana en bloguera exitosa, convirtiéndola en una estrella rutilante de la“oposición” cubana, mediante un diseño particular que en vez de recibir un salario como los demás, le fueron adjudicados los más importantes premios internacionales de periodismo, los que ni el mismísimo Gabriel García Márquez alcanzó.

Otro beneficiado fue Eliecer Ávila, ingeniero informático que recibió una respuesta infeliz de Ricardo Alarcón, potenciándolo hacia la disidencia con el apoyo de Yoani Sánchez.

Eliecer fue enviado a un recorrido por 10 países de Europa, incluida la visita a Lech Walesa en Polonia, donde fue instruido para conformar un partido de oposición. De ahí lo trasladaron a Estados Unidos perfilándole su futura actuación a su regreso a la isla.

Berta Soler de las llamadas “Damas” de Blanco, ha sido una de las más favorecidas en los viajes, llegando a ser recibida por el propio presidente Barack Obama, su viceJoe Biden, senadores, representantes y saludada en Roma por el Papa Francisco, como si fuese la maravilla del siglo XXI, pero todos saben que sus actos provocativos en la vía pública han sido los únicos tolerados por las autoridades cubanas, aunque no se descifran las razones.

En estos viajes a Miami y a Washington, Berta recauda cientos de miles de dólares que le permitieron comprar una residencia de tres niveles en un barrio residencial de la capital cubana, y adquirir todos los artículos electrodomésticos y mobiliarios que le dan un confort a su vivienda solo comparados con una residencia diplomática.

Antonio Enrique González-Rodiles, es otro de los “disidentes” que no cesa de visitar los Estados Unidos, donde es preparado para los actuales actos provocativos de conjunto con las “Damas” de Blanco, al fracasar el primer diseño que le conformaron, denominado Estado de Sats.

En el caso de Rodiles, esas acciones quedan reflejadas en su más reciente viaje aWashington para participar en un conversatorio en el American Enterprise Institute (AEI), celebrado el pasado 18.05.2017, con el manido tema de los derechos humanos en Cuba y el papel de la política de EE.UU. hacia la Isla, donde hizo acto de presencia el ex secretario de Estado para América Latina, Roger F. Noriega.

Ahora la nueva estrella es el ex recluso santiaguero José Daniel Ferrer, quien recibió un permiso especial para salir del país, ya que su condición penal de preso en libertad condicional no se lo permite, en Cuba ni en ningún otro país, y 19.05.2016voló de iso facto a visitar a sus jefes en Estados Unidos.

José Daniel, considerado uno de los “opositores” más agresivos y violentos, recibirá instrucciones muy precisas de los especialistas en temas subversivos, para intentar llevar a cabo actos callejeros como los que se ejecutan en Venezuela con sus famosas Guarimbas, para lo cual le incrementarán aún más el financiamiento que recibe mensualmente desde Estados Unidos.

El grupúsculo que dirige Ferrer en la zona más oriental de Cuba, es también el que más dólares recibe, porque sin dinero no hay “disidencia”, algo que la propia Berta Soler asegura, y cada vez que se demora en llegar el salario, las actividades de las“Damas” de Blanco disminuyen notablemente.

Todo hace indicar que los especialistas en subversión de las Agencias de Inteligencia estadounidense, apuestan por incrementar los actos callejeros, buscando desestabilizar el orden interno, provocar la represión policial, sumar a la población observadora y apoyar a estos “disidentes” mediante las campañas mediáticas intensivas contra la Revolución cubana, como fórmula de hacerle creer al mundo de que en Cuba se intensifican las “violaciones” de los derechos humanos.

Esa línea de trabajo se ve a las claras y es apoyada por declaraciones de políticos enEstados Unidos, e incluso por actos ejecutados por Rosa María Payá Acevedo, hija del difunto Oswaldo Payá Sardiñas, otra de las que más viajes al exterior almacena, y hasta por la artista plástica Tania Brugueras, condecorada recientemente enEstados Unidos por sus provocaciones durante sus últimas visitas a La Habana.

Todo esto demuestra los millones de dólares que gasta Estados Unidos en su empeño por destruir el socialismo cubano, algo que se puede denominar como la exportación de la contrarrevolución, situación tan criticada por ellos cuando acusaron a La Habana de querer exportar la Revolución a toda América Latina y a África.

De esto la OEA no expresa ni media palabra, a pesar de constituir una violación de sus estatutos, e incluso de la pisoteada Convención de Viena y hasta de la Carta de las Naciones Unidas.

Por esas razones José Martí aseguró:

“…abrir la casa a nuestros enemigos es darnos a ellos y no librarnos de ellos”.

Fuentes:

https://heraldocubano.wordpress.com/2016/05/24/washington-insiste-en-entrenar-a-disidentes-cubanos/

http://www.cubainformacion.tv/index.php/la-columna/255-arthur-gonzalez-heraldo-cubano/69166-washington-insiste-en-entrenar-a-disidentes-cubanos

http://islamiacu.blogspot.com/2016/05/washington-insiste-en-entrenar.html

http://guajiritasoy.blogspot.com/2016/05/eeuu-insiste-en-entrenar-disidentes.html http://martianos.ning.com/profiles/blogs/washington-insiste-en-entrenar-a-disidentes-cubanos-por-arthur

http://cubasiguelamarcha.blogspot.com/2016/05/washington-continua-insistiendo-en.html

 

Publicado por:  David Díaz Ríos CubaSigueLaMarcha.blogspot.com

 

Posted in Sin categoría | Leave a comment

¿Soñar no cuesta nada?

1 dream

¿Soñar no cuesta nada?, por José Echemendía Gallego / Universidad Sancti Spiritus

1 martí soñador-

Desde que era adolescente he escuchado infinidad de veces la frase “soñar no cuesta nada”, pero solo hasta hace muy poco –motivado por diferentes circunstancias-  supe que era una frase incompleta: “…lo que cuesta es hacer los sueños realidad”.

En días pasados, cuando respondía un correo electrónico al mayor de mis hijos que todavía anda lejos persiguiendo sueños, me asaltó una interrogante, ¿cuántos de sus compañeros tomaron igual camino?, y sin que me sorprendiera el resultado pude identificar a poco más de un 40 por ciento andando por esos senderos.

El tema de los cubanos que se marchan de la isla, que no llamamos emigración en el ámbito coloquial, se reduce siempre a los “sueños” de las personas, a la aspiración de conseguir en otro país lo que en el suyo no han logrado o creen que no van a lograr; y mayoritariamente esos sueños y aspiraciones se asocian a bienes materiales, objetos y artilugios que rara vez constituyen necesidades de primer orden.

De la “muestra” tomada por mí, todos jóvenes que hoy tienen entre 30 y 35 años, ninguno tuvo limitaciones objetivas para poder estudiar, todos terminaron la enseñanza preuniversitaria (bachiller) y la mayoría realizó estudios universitarios; todos tenían un trabajo estable y seguro –en entidades del estado o en la alternativa de moda en Cuba, el sector privado, llamados por Obama “los emprendedores”-, todos disponían de un techo digno -de su propiedad o de su familia-, todos recibían el beneficio de un “seguro médico” (salud gratuita y medicamentos subsidiados) infinitamente superior al Obamacare, Medicare, Medicaid (EUA), o al Sanitas (España).

Una buena parte de los emigrados cubanos van hacia los Estados Unidos de América, y en su mayoría lo hacen de forma irregular, alentados por las leyes y políticas de la Casa Blanca (Ley de Ajuste Cubano; pies secos, pies mojados); muchos de ellos se ven compelidos a vender parte o todas sus propiedades en Cuba para disponer del dinero exigido por los mercaderes que dominan el tráfico de personas en el área (entre seis y diez mil dólares), otros invierten los ahorros de la familia; y los menos, pero no pocos a decir verdad, se apropian del dinero de unidades estatales y escapan del país como lo que realmente son: vulgares ladrones; sin embargo, estos últimos son recibidos en aquel país como“verdaderos héroes que escapan del comunismo”.

Pero, ¿qué hay de los sueños? Una vez en la tierra del “sueño americano”; idea o motivación que existe desde el siglo XVI, y que en 1931 James Truslow Adams la definiera en su libro La épica de América, como la igualdad de oportunidades y la libertad que permite a todos los ciudadanos el logro de sus objetivos en la vida, únicamente con su esfuerzo y determinación (muy heroico y aleccionador), inicia la dura batalla individual –muy importante ese adjetivo- para comenzar a darle cuerpo a esos sueños. Casi todos esos jóvenes, el primer paso que dan es el de adquirir un automóvil (ya tiene un sueño cumplido), luego se llenarán de ingenios y aparatos (casi siempre electrónicos), después vendrá el atuendo ajustado a lo último de la moda; y si todo eso puede acompañarse con algún paseo a Disneylandia, asistir a un concierto de un artista ¿famoso? o un viajecito en un crucero, pues nada, mucho mejor.

Cuando indagas en qué trabajan, casi ninguno puede verse realizado en algún empleo relacionado con  los estudios culminados en una universidad cubana; no se dieron cuenta que en una sociedad tan competitiva y desarrollada, en un país del primer mundo, no tendrán otra alternativa que emplearse en trabajos manuales de baja remuneración (jardineros, estibadores, ayudantes de albañil o de otra cosa, lavaplatos, fregadores de autos, empleadas domésticas, operadores en maquiladoras, asalariados agrícolas, entre otros) todos trabajos dignos, pero para los cuales no hacía falta invertir algunos años y recursos en una universidad; si pueden, tendrán que involucrarse en más de un empleo para poder aproximarse al salario medio en ese país (alrededor de $ 3 830 dólares al mes) y poder asumir los gastos de la renta de la vivienda, la mensualidad del coche, y el resto de los servicios básicos (electricidad, gas, calefacción, conectividad, seguros, etc.); lo que quede será destinado a “los sueños”.

No pocos se hallan en la incertidumbre por tener empleos que no ofrecen garantía alguna, y pueden verse en “la calle” de la noche a la mañana; viven hacinados en“pisos” o apartamentos muy pequeños porque no pueden pagarse uno más espacioso.

Tienen sueños cumplidos, pero habría que ver si son los sueños y aspiraciones más importantes en la vida de cualquier persona, y habría que tasar con objetividad la renta de esos sueños, que se pagan sobre todo con la separación de la familia (hijos, padres, hermanos, abuelos), con la pérdida de valores asociados a su identidad, con la frustración de nunca haber llegado a ser el ingeniero, el médico, el maestro, o sencillamente el ciudadano que te inspiró algún familiar o algún vecino.

Hay en cambio muchos jóvenes que han apostado por hacer realidad sus sueños en su patria, y muchos lo han alcanzado, no voy a referir ejemplos de ilustres investigadores, deportistas o artistas; que los hay sobrados; voy a hablar del hijo de una amiga que después de hacerse ingeniero eléctrico, se esforzó y alcanzó su“sueño” de convertirse en un artista de la fotografía; o del joven alumno que tuve en el preuniversitario y que llegó a formarse como Doctor en Ciencias Pedagógicas, o de mi compañero del pre, que se hizo médico y llegó a ser un importante cardiocirujano; hay muchos más ejemplos, y todos ellos compartiendo esos logros y éxitos con su familia, con sus amigos, con sus vecinos; todos ellos poniendo su sabiduría, preparación y conocimientos al servicio de sus conciudadanos y de otros necesitados en cualquier lugar del mundo. Si les digo la verdad, a muchos de ellos les falta el automóvil, no han ido a Disneylandia, o no tienen el último modelo de la telefonía móvil, pero en cambio han compartido sus éxitos con los suyos, han recibido y dado amor de/a su familia, y tienen el reconocimiento y la admiración de miles de personas. Para mí, esos sí han logrado -con creces- hacer realidad sus sueños.  

http://cubasiguelamarcha.blogspot.com/2016/05/sonar-no-cuesta-nada.html

http://martianos.ning.com/profiles/blogs/so-ar-no-cuesta-nada

http://blogoosfero.cc/davidson/blog/sonar-no-cuesta-nada

http://blogoosfero.cc/blogueros-y-corresponsales-de-la-revolucion/Blog/sonar-no-cuesta-nada

 

Publicado por:  David Díaz Ríos CubaSigueLaMarcha.blogspot.com 

Posted in Sin categoría | 2 Comments

Las ciberguerras que nos esperan

cyber war

Por María Cristina Rosas*  / Con los casos referidos de Stuxnet, Duqu y Flame, parecería que las naciones más poderosas como Estados Unidos, están resueltas a echar mano de la ciberguerra, en parte para mitigar la imagen intervencionista y punitiva que tradicionalmente ha caracterizado al vecino país del norte. Asimismo, las experiencias de Stuxnet, Duqu y Flame parecen ir de la mano con la imagen conciliadora que en el terreno internacional ha venido impulsando el gobierno deBarack Obama desde su arribo al poder. Obama, para muchos, es un mandatario que ha empleado preferentemente el poder suave en la consecución de los intereses de Estados Unidos en el mundo, en oposición a su antecesor, quien ciertamente privilegió el poder duro. Por lo tanto, la ciberguerra parecería cumplir con el propósito de hacer ver a Washington como cooperativo con el mundo, mientras, por el lado de la ciberguerra, asesta duros golpes a sus rivales estratégicos.
cyber war1

La ciberguerra se inscribe en la estrategia del conflicto asimétrico y es resultado, hasta cierto punto lógica, del hecho de que los países más desarrollados son también los más vulnerables a las amenazas que se generan en el ciberespacio, frente a aquellos menos desarrollados, por no tener Internet con amplia cobertura.

La estrategia del conflicto asimétrico consiste en el uso de medios no convencionales por parte de una entidad “débil” frente a una poderosa. El conflictoasimétrico existe desde tiempos inmemoriales dado que rara vez las partes en conflicto tienen capacidades de combate similares. El conflicto asimétrico es el“David” contra el “Goliat”, donde la parte más débil puede o no derrotar a la más fuerte, si bien ese no es su objetivo fundamental. Quienes recurren al conflicto asimétrico, saben que sus capacidades no les pueden dar la victoria en un conflicto armado tradicional, pero el actor más vulnerable puede impedir la victoria del más poderoso.

El conflicto asimétrico sucede entre contendientes de capacidades militares distintas y con diferencias sustanciales a nivel estratégico. Uno de ellos buscará la supremacía utilizando su potencial militar de forma abierta, en un espacio y lugar determinados, adaptándose a las reglas del enfrentamiento, los principios legales y morales. El adversario, en cambio, intentará debilitar y desgastar lo máximo posible, así como obtener superioridad de forma no convencional, mediante acciones aisladas, que influyan considerablemente en la mayoría de la opinión pública, apostando al desgaste paulatino y sistemático del adversario, ambicionando prolongar al máximo la duración del conflicto, recurriendo a métodos significativamente apartados de la ley como pueden ser el terrorismo y el empleo de armas no convencionales. De hecho, el aspecto clave de la estrategia del conflicto asimétrico es la existencia de modelos estratégicos de actuación disímiles, tanto desde su diseño o concepto, como en términos operativos.1

 

El general André Beaufré, considerado uno de los más grandes especialistas en estudios estratégicos, refiere la importancia de “alcanzar la decisión creando y explotando una situación que acarree una desintegración moral del adversario suficiente como para llevarlo a aceptar las condiciones que se le quieren imponer que es, precisamente, la idea general de la dialéctica de las voluntades”.2 En este sentido, la estrategia del conflicto asimétrico no sólo resulta importante en el desarrollo de las hostilidades, sino en la gestión de los conflictos y, por ende, de la paz.
En palabras de la Universidad de la Defensa Nacional de Estados Unidos, el conflicto asimétrico viene siendo una especie de “juego sucio” que generalmente emplea el factor sorpresa tanto en su planeación como en el terreno de manera no planificada ni anticipada por Estados Unidos.3 Colin S. Gray, por su parte, refiere que el conflicto asimétrico es “un método de combate difícil de definir pero que se basa en lo inusual, lo inesperado y en procedimientos ante los que no resulta fácil una respuesta mediante fuerzas y métodos convencionales.”4 Laurant Murawiec de la RAND Corporation, afirma que:

 

La guerra asimétrica no es solamente la guerrilla ni la guerra del débil contra el fuerte: es la introducción de un elemento de ruptura, tecnológico, estratégico o táctico, un elemento que cambia la idea preconcebida; es la utilización de un flanco o de un punto flaco del adversario.5

Características del conflicto asimétrico

 

Algunos elementos que distinguen al conflicto asimétrico de los conflictos tradicionales incluyen:

 

-El terreno, toda vez que además del escenario tradicional a campo abierto para el desarrollo de las operaciones, se suman las acciones en espacios urbanos y de manera más reciente, en el ciberespacio. Ello genera importantes secuelas en la población del adversario.

 

-La subversión, definida como una insurrección o revuelta encaminada a desestructurar la cadena orgánica del poder y el statu quo, por medio de acciones clandestinas, ideológicas y/o propagandísticas. Aquí, por ejemplo, es muy importante la figura del “mártir”, que es esa persona dispuesta a morir con tal de reivindicar una lucha o causa, y que genera seguidores y fieles entre la población. Las tecnologías de la información y la comunicación, por su parte, ayudan a divulgar el ideario y la propaganda de la subversión.

 

-El terrorismo, que es sólo uno de los métodos a los que puede o no recurrir el conflicto asimétrico. Como método, el terrorismo es un acto cuyo objetivo fundamental es la desestabilización y la desorganización política del adversario, generalmente atacando físicamente a la población, si bien ésta no es la destinataria fundamental de esas acciones. El terrorismo se nutre tanto de la sorpresa como de los medios de información, toda vez que la primera alienta el temor y la incertidumbre en tanto los segundos magnifican las capacidades de los terroristas, más allá de las que realmente poseen.

 

-Las operaciones de información, encaminadas a contrarrestar o impedir las amenazas planteadas por una de las partes en conflicto. Las capacidades militares básicas de las operaciones de información incluyen la guerra electrónica, las operaciones de redes informáticas, las operaciones de apoyo de información militar, las operaciones de desinformación militar y la seguridad de las operaciones. Si son adecuadamente coordinadas y estrechamente concentradas, estas capacidades pueden disuadir el conflicto armado. La meta principal de las operaciones de información a nivel estratégico es la de hacer que un líder o grupo de líderes clave desistan de una acción específica o, si no, que tomen una acción compatible con los intereses de quienes se apoyan y/o utilizan dichas operaciones.

 

-La guerra de guerrillas, es la expresión más clara de la estrategia del conflictoasimétrico, al consistir en operaciones militares o paramilitares en un territorio hostil por parte de fuerzas irregulares que generalmente son autóctonas y conocen el terreno.

 

-Las limitaciones de tipo legal para un ejército convencional, puesto que el cumplimiento de las leyes y acuerdos internacionales de tipo político del país al que pertenecen, restringen el uso de la fuerza por los condicionantes y las repercusiones que entrañan, sean de carácter geográfico, limitando el espacio de desarrollo del conflicto o por la existencia de fronteras de otros países, y también de tipo mediático por la influencia que ejercen los medios de comunicación, en particular, su posicionamiento en el desarrollo del conflicto. Asimismo, cada vez más las normas en materia de derechos humanos, limitan las acciones de los ejércitos convencionales o regulares.7 

Ciberguerra y conflicto asimétrico

 

La proliferación de ciberarmas ha modificado los parámetros de defensa convencionales y propicia cambios notables en el comportamiento de los actores políticos, económicos y militares de las naciones ante un enemigo que se encuentra en el ciberespacio. En ese entorno no solo se han transformado las relaciones políticas, sociales, económicas y culturales, sino que han surgido nuevas fronteras en todos los ámbitos existentes, creando así una nueva encrucijada para la seguridad nacional.

 

Al igual que ocurrió con la bomba atómica en los últimos días de la Segunda Guerra Mundial, el virus informático conocido como Stuxnet, descubierto en2010, pareció marcar el comienzo de una nueva era de la guerra. En laciberguerra, en vez de explosivos, tanques y ametralladoras, las ciberarmas muy probablemente consistirán en sigilosos ataques desarrollados con software, antes, durante o después de un conflicto, y además podrían ocurrir antes, durante o después del uso de sistemas de armamentos tradicionales en el mundo real.

 

Stuxnet es considerado como pionero en el uso de códigos maliciosos altamente sofisticados en ataques dirigidos contra importantes instalaciones estratégicas. Según la empresa Symantec, Stuxnet es una ciberarma que se erige en el primer virus informático que permite hacer daño en el mundo físico.8

 

Aparentemente creado para atacar a Irán, Stuxnet está diseñado para permitir a los hackers o crackers manipular equipo físico en el mundo real, sin que los operadores lo noten, lo cual lo hace extremadamente peligroso. Se trata de un virus sofisticado y complejo, que requirió importantes fondos económicos para ser desarrollado. Es también la primer ciberarma que ataca específicamente a sistemas de control industrial, lo que sugiere que distintas industrias y entidades, en los ramos más diversos y que son relevantes para la seguridad nacional de los países, se encuentran en riesgo de ser vulneradas.9

 

Stuxnet es un complejo código que se estima requirió el trabajo de un pequeño grupo de personas durante unos seis meses. Ello requirió personas con enormes habilidades y conocimientos en materia informática, una buena organización y fondos disponibles, insumos todos ellos que normalmente son necesarios igualmente en el mundo real para la fabricación de un arma física.

¿Por qué es importante Stuxnet?
Este gusano atacó los sistemas de protección de las centrifugadoras de Natanz, Irán, de manera sigilosa, evitando su detección en los momentos en que vulneraba las estratégicas instalaciones iraníes. “Estos sistemas constan de tres válvulas de cierre instaladas en cada centrifugadora. En caso de accidente, una vibración pone al descubierto la falla y las válvulas se cierran, aislando la centrifugadora accidentada del resto del sistema. En otras palabras, el proceso sigue su curso mientras los ingenieros sustituyen la centrifugadora dañada. El sistema de protección en Natanz se basa en los mandos industriales Siemens S7-417, que operan las válvulas y sensores de presión. Stuxnet estaba diseñado para tomar el control completo de estos mandos, es decir, de los sistemas informáticos incorporados, directamente conectados con un equipo físico como las válvulas, algo inimaginable hasta entonces.
Un mando infectado con el Stuxnet es desconectado de la realidad física. El sistema del control empieza a ver sólo lo que el virus quiere que vea. Lo primero que hace el malware es tomar medidas para ocultar su presencia. Graba los valores de los sensores del sistema durante un período de 21 segundos. Luego reproduce estos 21 segundos en una trayectoria circular mientras se realiza el ataque (los asaltos ocurrían una vez al mes), de tal forma que para el centro de control todo está en orden, tanto para los operadores humanos como para cualquier sistema automatizado de vigilancia y control.
Mientras tanto, el Stuxnet empieza su trabajo sucio: cierra las válvulas de aislamiento para las dos primeras y las dos últimas etapas del enriquecimiento, bloqueando de tal modo la salida del hexafluoruro de uranio (el gas que sirve para obtener el uranio enriquecido) y aumentando la presión sobre las centrifugadoras. El aumento de la presión da lugar a que en las centrifugadoras se acumule más gas de lo debido, generando más estrés para el rotor mecánico. La presión puede provocar, además, que el hexafluoruro de uranio gaseoso se solidifique y dañe la centrifugadora fatalmente.10

¿Cuál fue el objetivo de este ataque? 
A primera vista, buscó la destrucción de las centrifugadoras iraníes, imprescindibles para el programa nuclear del país asiático. Sin embargo, de haber ocurrido algo así, las autoridades iraníes habrían podido identificar rápidamente el problema, algo que, evidentemente, los atacantes no deseaban. De hecho, los atacantes empleaban el virus en cierto momento, pero las fallas en los sistemas atacados se dieron después y no durante el momento del asalto.
Aun así, las armas cibernéticas verdaderamente eficaces requieren un nivel de experiencia extraordinario. Ralph Langner, quien posiblemente es la máxima autoridad mundial en cuanto al gusano Stuxnet, sostiene que la mera piratería de sistemas críticos no cuenta como ciberguerra. Por ejemplo, Stuxnet fue noticia por haber usado cuatro vulnerabilidades de agujeros de “día cero” (o no descubiertos previamente) en el sistema operativo Windows. Pero Langner señala que la experiencia metalúrgica necesaria para entender la construcción de las centrifugadoras de Irán era mucho más impresionante. Los que crearon Stuxnetnecesitaban saber la cantidad exacta de presión o el par necesario para dañar los rotores de aluminio por dentro y sabotear, así, la operación de enriquecimiento de uranio del país.11
El Stuxnet no sólo dañó sistemas informáticos iraníes. Se ha confirmado que de100 mil computadoras afectadas por el virus, el 60% correspondió a Irán, pero el40% restante perjudicó también sistemas en India, Azerbaiyán, Malasia, Uzbekistán, Estados Unidos, Rusia y Gran Bretaña.12
Si bien no han faltado optimistas que consideran que el incentivo que tuvo Stuxnetpara ser creado y propagado ya no existe y que, por lo mismo, gusanos como éste no llegarán a proliferar de manera masiva, hay especialistas que consideran alStuxnet como la antesala de las ciberguerras del futuro. Con el Internet de las cosas muertas, la dependencia hacia los software de los enseres más cotidianos, vaticinan un escenario en el que el refrigerador podría confrontarse con la lavadora, o peor aún, contra sus propietarios. O bien, a través de esos bienes de consumo, se podría acceder a/o vulnerar información confidencial de las personas.
El Stuxnet inspiró a la creación de otras ciberarmas. Así, en 2011 apareció el troyano Duqu, el cual atacaba sistemas informáticos industriales, disfrazándose de documento de Word. De nueva cuenta Irán fue su principal objetivo, si bien también se le detectó en Sudán, Francia, India, Suiza y Ucrania. Luego en2012, apareció otra ciberarma, Flame, diseñada para rastrear de forma secreta redes informáticas de Irán y controlar las computadoras de funcionarios iraníes, enviando un flujo constante de información utilizada en la campaña de ciberguerracontra esa nación.13
Una característica común a las tres ciberarmas descritas, es que si bien su autoría oficialmente es desconocida, todo apunta a que fueron creadas por entidades de inteligencia de Estados Unidos e Israel, naciones preocupadas por el programa nuclear iraní. De corroborarse esta información, entonces Estados Unidos e Israelestarían trabajando arduamente con recursos materiales y humanos altamente sofisticados y financiados, para responder a las acciones ciberbélicas de otros Estados a los que se ha identificado, desde finales del siglo XX y a lo largo del presente, como poseedoras de capacidades de combate en el ciberespacio, por ejemplo, Rusia y la República Popular China (RP China), entre otras.
Lo anterior es igualmente relevante, porque echaría por tierra el argumento de que la estrategia del conflicto asimétrico es desarrollada, sobre todo, por países débiles, incapaces de enfrentar en condiciones equivalentes a los más poderosos en una guerra convencional. Con los casos referidos de Stuxnet, Duqu y Flame, parecería que las naciones más poderosas como Estados Unidos, están resueltas a echar mano de la ciberguerra, en parte para mitigar la imagen intervencionista y punitiva que tradicionalmente ha caracterizado al vecino país del norte. Asimismo, las experiencias de Stuxnet, Duqu y Flame parecen ir de la mano con la imagen conciliadora que en el terreno internacional ha venido impulsando el gobierno deBarack Obama desde su arribo al poder. Obama, para muchos, es un mandatario que ha empleado preferentemente el poder suave en la consecución de los intereses de Estados Unidos en el mundo, en oposición a su antecesor, quien ciertamente privilegió el poder duro. Por lo tanto, la ciberguerra parecería cumplir con el propósito de hacer ver a Washington como cooperativo con el mundo, mientras, por el lado de la ciberguerra, asesta duros golpes a sus rivales estratégicos.

La ciberguerra en ascenso
La ciberguerra plantea enormes ventajas frente a las guerras convencionales en el mundo real. Entre ellas destacan las siguientes:
-Bajos costos para ingresar a las computadoras de los adversarios. Por el precio de una computadora con conexión a internet, cualquier persona podría llevar a cabo acciones de ciberguerra, bien sean actores individuales, delincuentes, terroristas, Estados u otros con un objetivo concreto.
-Las fronteras terrestres se desdibujan. En el ciberespacio, la distinción entre intereses públicos y privados es difusa, a la vez que el carácter abierto de la red favorece la proliferación de posibles organizaciones atacantes y de herramientas de ataque, todo ello sin que pudiera diferenciarse, a priori y con facilidad, cuáles provienen del mismo territorio y cuáles son acciones hostiles contra el país, lo que provocaría una escalada de ambigüedades y susceptibilidades entre gobiernos.
-Ampliación del papel de la gestión de la percepción. Aquí se trata de la capacidad de manipulación de la información, así como de la alteración de archivos multimedia por parte de actores hostiles al gobierno, con la finalidad de manipular cualquier acción o decisión adoptada por éste, limitando así su capacidad para mantener apoyos ante acciones polémicas.
-Deficiente inteligencia estratégica. Los métodos de inteligencia tradicional, y sus consiguientes análisis resultan obsoletos en el escenario actual. El ciberespacio dota al enemigo de una libertad y rapidez de acción inusual e instantánea, frente a cuerpos de inteligencia y seguridad estatal que tardan en responder debido a sus propias estructuras y dinámicas de funcionamiento u operación. Para la comunidad de inteligencia es todo un reto desarrollar y mantener una lista estable de amenazas potenciales. El mundo de hoy no es como el de la guerra fría, en el que los enemigos y las amenazas eran clara y fácilmente identificables.
-Dificultad de alerta táctica y evaluación del ataque. La facilidad con la que el adversario puede acceder a una ciberarma crea la imposibilidad de conocer de antemano el inicio de la ofensiva, su duración y la magnitud de la misma. El carácter anónimo del ciberespacio dificulta conocer la autoría y el método utilizado en el ataque.
-Dificultad para el establecimiento y mantenimiento de coaliciones con otros países. Para Estados Unidos, quien suele invocar el apoyo de sus aliados ante situaciones críticas, la necesidad de que los eventuales socios de una coalición ciberbélica cumplan determinadas condiciones de desarrollo tecnológico, dificulta acciones conjuntas, dado que las vulnerabilidades asimétricas exacerbarían el problema. Estados Unidos es la nación más internetizada del mundo y si bien sus socios europeos y Japón cuentan con avances sustanciales en la materia, hay diferencias importantes entre todos y cada uno de ellos. Otro problema es que Estados Unidos tendría que asegurarse de que sus aliados no sean objetivos potenciales deciberataques.14 
Aun cuando Estados Unidos es un blanco natural para la ciberguerra, porque cada día aumenta la dependencia de su infraestructura respecto a las tecnologías informáticas, a sistemas digitales de gestión, de las estaciones hidroeléctricas, de las centrales nucleares, de las redes distribuidoras de energía, de las instalaciones logísticas en el transporte automovilístico, aéreo y ferroviario. En donde hay computadoras existe la amenaza latente de la intrusión y de la alteración de su funcionamiento. El arma más letal en el mundo de la ciberguerra, no es nuclear, ni química, ni biológica, sino que puede ser una tableta, un teléfono inteligente o una computadora portátil en manos de alguien que domine las tecnologías de la información y la comunicación y que esté decidido a causar daño.

Una reflexión final
La ciberguerra es una realidad. Ha modificado no sólo la manera en que se desarrollan las hostilidades, sino que ha llevado a replantear el sentido mismo de la estrategia del conflicto asimétrico, toda vez que está tanto al alcance de actores“débiles” como de otros sumamente poderosos. De hecho, ante el convulso escenario que priva en diversas naciones del Medio Oriente y las acciones de Daesh, parecería razonable suponer que Estados Unidos profundice las hostilidades contra ese flagelo a través de la ciberguerra, en lugar de los métodos convencionales, ello para mitigar, por ejemplo, la posibilidad de represalias en su contra. Esto, sin embargo, no elimina la posibilidad de que Daesh u otros grupos terroristas o de la delincuencia organizada recurran igualmente al empleo deciberarmas contra el país más internetizado del mundo.
Lo anterior ratifica la urgencia de desarrollar iniciativas destinadas a la formación de un régimen internacional que garantice la seguridad en la esfera de las tecnologías de la información. Se ha planteado, ante los casos de conflictoscibernéticos, aprovechar la experiencia existente en terrenos como los del Derecho humanitario internacional y del Derecho de los conflictos bélicos. La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) ha contemplado algunos lineamientos en la materia, en aras de apuntalar sus capacidades de ciberdefensa.

Asimismo se podrían gestionar convenciones internacionales especiales que regulen la conducta de sujetos responsables de derecho internacional, en cuanto a impedir el uso malintencionado de la tecnologías cibernéticas. Rusia propicia activamente este criterio, que tiene sus pros y sus contras. Respecto al primer punto, se persigue el noble y ambicioso objetivo de lograr la prohibición total de la creación y empleo de ciberarmas. Esto se antoja difícil ante el hecho de que cada vez más personas en todo el mundo tienen acceso a las tecnologías de la información. Con todo, el tema todavía está en un terreno más bien deliberativo, en tanto las capacidades deciberguerra siguen proliferando en distintas partes del planeta. El tiempo apremia, pero, como de costumbre y al igual que como ocurre en el mundo real, la guerra reúne más adeptos que la paz.Notas:


-Gersón Heredia Carnovaca (s/f), “El conflicto asimétrico. ¿Un concepto novedoso? Bailen 1808”, en Revista de Estudios Militares, disponible enhttp://estudiosmilitares.es/comunicaciones/Gers%C3%B3n%20Heredia%20Canovaca.pdf
-General André Beaufré (1965), Introducción a la Estrategia, Madrid, Instituto de Estudios Políticos, p. 35.
-National Defense University (1998), Strategic Assessment. Engaging Power for Peace, Washington D. C., Institute for National Strategic Studies, disponible enhttp://www.ndu.edu/inss/strategi%20assessments/sa98/sa98cont.html
-Colin S. Gray (2002), “Thinking Asymmetrically in times of Terror”, en Parameters.
-Laurant Murawiec (2000), La guerrea u XXI siècle, Paris, Odile Jacob.

-Blane R. Clark (septiembre-octubre 2010), “Las operaciones de información como elemento disuasivo para el conflicto armado”, en Military Review, pp. 2-4.

-Gersón Heredia Carnovaca, Op, cit., pp. 4-5.
-Symantec (11.12.2013), La importancia de Stuxnet, disponible enhttp://www.symantec.com/es/es/outbreak/?id=stuxnet
-Ibid.
-RT (20 de noviembre 2013), El virus Stuxnet tiene un gemelo secreto, disponible enhttps://actualidad.rt.com/ciencias/view/111880-gemelo-secreto-virus-stuxnet
-Ibid.
-IEEE (21 de febrero de 2014), Ciberguerra, los escenarios de confrontación, Madrid, Instituto Español de Estudios Estratégicos, p. 10.
-El Mundo (20/06/2012), “Estados Unidos e Israel crearon el virus Flame para espiar y atacar instalaciones de Irán”, disponible en http://www.elmundo.es/elmundo/2012/06/20/navegante/1340173299.html
IEEE, Op. cit., pp. 4-5.*María Cristina Rosas es profesora e investigadora en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México
 
Fuentes:
 
 
http://cubasiguelamarcha.blogspot.com/2016/05/las-ciberguerras-que-nos-esperan.html
Posted in Sin categoría | Leave a comment

Las conversaciones de Cuba con EE.UU. son como arar en el mar

relaciones cuba usa2

Por Arthur González / Blog El Heraldo Cubano

Cuando analizamos el resultado del tercer encuentro de la Comisión Bilateral entre Estados Unidos y Cuba, celebrada el pasado 16.05.2016, nos hace pensar que se está arando en el mar, por más que se aseguren avances en una ambiciosa agenda para lograr, algún día, la normalización de relaciones entre ambos países.

Desde el 17.12.2014 hasta la fecha se han firmado nueve acuerdos de entendimiento respecto a temas no medulares en la confrontación contra Cuba.

Esos documentos versan sobre los vuelos directos, el restablecimiento del correo postal, la protección de áreas marinas, y se aspira a lograr otros en la cooperación de la salud, la agricultura, la meteorología, sismología, áreas terrestres y marítimas protegidas, aunque este último ya fue firmado.

Cuba muestra su buena voluntad para alcanzar esa normalización y busca allanar el camino mediante aspectos que pueden unir a ambos Gobiernos. Desde hace años sostiene encuentros respecto a temas migratorios, el tráfico humano y las drogas, a pesar de que son los Estados Unidos quien más se benefician de esa cooperación cubana.

De los nueve documentos firmados, excepto el restablecimiento de relaciones y la apertura de embajadas en ambas capitales, los demás esperan por decisiones burocráticas de Washington para funcionar, proceso que se dilata en demasía y en los que se enmascara la falta de voluntad política de los yanquis.

Sin embargo, los temas decisivos para que Cuba pueda tener un desarrollo normal se mantienen inalterables y Estados Unidos reitera que no moverá sus fichas para cambiar ese estatus impuesto para derrocar el proceso revolucionario que tanto odia.

Un ejemplo fehaciente es la permanencia de la prohibición del uso del dólar estadounidense para las transacciones de Cuba, a pesar del anuncio que hicieron días antes de la visita del Presidente Barack Obama a La Habana.

La Guerra Económica contra Cuba, tal y como la definen sus documentos desclasificados, no cesa y los objetivos que persigue son los mismo de cuando fueron diseñados por el Presidente J.F. Kennedy en 1962, los que expresan textualmente:

“…La acción política será apoyada por una Guerra Económica que induzca al régimen comunista a fracasar en su esfuerzo por satisfacer las necesidades del país, las Operaciones psicológicas acrecentarán el resentimiento de la población contra el régimen…”

Ahí no se menciona la palabra “embargo” como pretenden venderle al mundo, y desde hace algunos años le hacen lo mismo a Venezuela.

A tal punto llega su obstinación por aumentar el resentimiento del pueblo cubano contra el sistema socialista, que Estados Unidos acabar de bloquear el envío de fondos en libras esterlinas desde el Reino Unido de la Gran Bretaña, para la compra de un simple piano de cola que sería regalado al conservatorio Amadeo Roldán, de La Habana, Cuba.

En el recién encuentro sostenido quedó claro que el Bloqueo y la Ley Helms-Burton, continúan con idénticos fines; la Ley de Ajuste cubano intocable, el financiamiento y estimulación a la subversión interna con el sueño de lograr revueltas populares al estilo de la Primavera Árabe o las Guarimbas venezolanas, se mantiene.

La ocupación del territorio de la Base Naval en Guantánamo no se admite incluir en la agenda, al igual que el tema de la Radio y TV Martí.

Esas acciones criminales contra Cuba que son el centro de la problemática a la que está sometida la Revolución desde hace más de medio siglo, siguen sin ser resueltas, y lo peor es que mientras Estados Unidos decidió restablecer las relaciones diplomáticas como nueva táctica para desmontar el socialismo desde adentro, no varía sus viejos métodos, tratando de ganar tiempo con la aceptación de acuerdos que los beneficia más que a los cubanos.

La directora general de Estados Unidos en el Ministerio de Relaciones Exteriores, Josefina Vidal Ferreiro, declaró que en la presente reunión con la delegación estadounidense se le presentó una lista de catorce afectaciones derivadas del Bloqueo económico comercial y financiero, que la Isla ha sufrido en los últimosseis meses, como fue el cese de servicios financieros, el cierre de cuentas bancarias en terceros países o el rechazo de transacciones financieras realizadas por Cuba en monedas diferentes al dólar.

En los últimos seis meses Washington impuso multas a tres empresas, una francesa y dos estadounidenses, por relacionarse con Cuba, lo que provoca un efecto disuasorio e intimidatorio que se tradujo en que entidades que prestaban servicios financieros a las embajadas cubanas en Namibia, Canadá, Turquía o Austria, decidieran suspender sus operaciones.

Como parte de su accionar subversivo, Estados Unidos solo autorizó relaciones más normales en la esfera de las telecomunicaciones, pues como afirmó el SenadorGuerra Económica contra Cuba, durante un evento celebrado en 2012 por laFundación Heritage de Estados Unidos y Googles Ideas:

“El sistema totalitario cubano podría derrumbarse, si todos los cubanos tuvieran libre acceso a Internet, pues Cuba seguiría la misma suerte de aquellos países que pasaron la Primavera Árabe”.

Esa misma pretensión fue recomendada en 1996 por la RAND Corporation, del Instituto de Investigaciones para la Defensa Nacional de Estados Unidos, cuando en un informe elevado al Departamento de Defensa, afirmaron:

“Ayudar la apertura en Cuba y forzar el surgimiento de una sociedad civil independiente, alentando el enlace de Cuba a Internet y utilizarlo para transmitir noticias y análisis balanceados, promover el uso de Internet por ONG cubanas, universidades y otros destinatarios”.

La contradicción de los resultados de estos encuentros está en que, mientras la soga permanece intacta apretándole el cuello al pueblo cubano para que acusen al socialismo de ser incapaz de solucionar sus penurias económicas, se califican los pasos dados hasta la fecha de “productivos”, mientras se espera que los documentos firmados puedan ejecutarse.

Al constatar el actual panorama político latinoamericano hay que reconocer lo visionario fue José Martí, cuando afirmó en 1895:

“…impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por la Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América…”

Fuentes:

https://heraldocubano.wordpress.com/2016/05/19/arando-en-el-mar/
http://cubainformacion.tv/index.php/la-columna/255-arthur-gonzalez-heraldo-cubano/69090-conversaciones-con-eeuu-es-como-arar-en-elnmar

http://cubasiguelamarcha.blogspot.com/2016/05/las-conversaciones-de-cuba-con-eeuu-son.html

 

Publicado por:  David Díaz Ríos CubaSigueLaMarcha.blogspot.com

Posted in Sin categoría | Leave a comment

50 verdades sobre José Martí

JoseMartiCollage1-SM

Salim Lamrani / Université de La Réunion (DIRE) / Centro de Estudios Martianos

marti uniss

Apóstol y héroe nacional, padre espiritual de la Revolución Cubana, José Martí está considerado uno de los más grandes pensadores latinoamericanos del siglo XIX. 

1. José Julián Martí Pérez nació el 28 de enero de 1853 en La Habana de la unión de Mariano de los Santos Martí y Navarro y de Leonor Antonia de la Concepción Micaela Pérez y Cabrera, ambos españoles, respectivamente oriundos de Valencia y de Tenerife. Es el hijo mayor y único varón de una familia de ocho hijos.

2. A los siete años ingresa en la escuela San Anacleto donde conoce a Fermín Valdés Domínguez, quien se convertiría en amigo íntimo, de quien alabaría la “lealtad” y la “grandeza”.3. En 1862, su padre, funcionario de justicia, es nombrado juez itinerante en la provincia de Matanzas, en la zona central de la isla. Así, a los nueve años, el joven José descubre con espanto la realidad de la esclavitud y las condiciones miserables a las que se somete a gran parte de la población. La trata negrera lo marcaría de por vida y sería uno de sus principales combates. Escribiría al respecto: “En vano habían pedido los cubanos ilustres la cesación de la esclavitud, que no pidieron jamás los españoles. España, sorda, era la única nación del mundo cristiano que mantenía a los hombres en esclavitud. […] Y se alzaron en guerra los cubanos, rompieron desde su primer día de libertad los grillos de sus siervos, convirtieron a costa de su vida la indignidad española en un pueblo de hombres libres. La revolución fue la que devolvió a la humanidad la raza negra, fue la que hizo desaparecer el hecho tremendo. […] La abolición de la esclavitud [por la Asamblea de Guáimaro el 10 de abril de 1869] es el hecho más puro y trascendental de la revolución cubana. Todo lo que divide a los hombres, todo lo que especifica, aparta o acorrala es un pecado contra la humanidad”.

4. En 1865, José Martí regresa a La Habana e ingresa en la Escuela de Varones donde tiene un encuentro decisivo: Rafael María de Mendive, director de la Escuela, favorable a la independencia de Cuba, se convertiría en su padre espiritual y su “maestro”. Guardaría un entrañable recuerdo de él: “¿Cómo quiere que en algunas líneas diga todo lo bueno y nuevo que pudiera yo decir de aquel enamorado de la belleza […] [que] no escribió jamás sino sobre verdades de su corazón o sobre penas de la patria? […] Cómo juntó, con el cariño que emanaba de su persona, a cuantos […] amaban como él la patria”. Un año más tarde, José Martí ingresa el Instituto de Enseñanza Secundaria de la calle Obispo de La Habana y reside en casa de su maestro Mendive.

5. El 10 de octubre de 1868 estalla la Primera Guerra de Independencia de Cuba. Carlos Manuel de Céspedes, considerado el Padre de la Patria, libera a sus esclavos y lanza el Grito de Yara durante la sublevación de La Demajagua, cerca de Manzanillo. El joven Martí sigue apasionadamente los acontecimientos gracias a las noticias que le proporciona Mendive y publica un soneto a la gloria de los mambises titulado ¡10 de octubre! Para Martí, la abolición de la esclavitud que decreta Céspedes constituye “el primer acto como nación” de Cuba.

6. El 19 de enero de 1869, a los 16 años, Martí lanza con su amigo Fermín Valdés Domínguez el diario El Diablo Cojuelo en el cual fustiga el sistema colonial y milita a favor de la soberanía de Cuba: “Los derechos se toman, no se piden; se arrancan, no se mendigan”. Ese mismo mes, Martí estrena su diario La Patria Libre que sólo tendrá un ejemplar. Publica su poema Abdala en el cual sella su destino: “¡Oh, qué dulce es morir cuando se muere luchando audaz por defender la patria!”

7. El 21 de octubre de 1869, las autoridades coloniales arrestan a José Martí tras descubrir una carta, firmada por Fermín Valdés y él, que califica a su compañero Carlos de Castro y Castro de “apóstata” por integrar el Cuerpo de Voluntarios, al servicio de la Corona. El joven Martí es declarado “enemigo de España”.

8. Cinco meses después, el 4 de marzo de 1870, Martí reivindica la autoría de la carta ante el Consejo de Guerra. Fermín Valdés se niega a abandonar a su amigo y declara que es el autor de la carta. El tribunal militar decide condenar a Martí, de apenas 17 años, a seis años de trabajos forzados, y a Valdés a seis meses de prisión. La dolorosa prueba en la cárcel de La Habana, donde es sometido a doce horas de labor diarias, lo marcaría para siempre: “Dolor infinito, porque el dolor del presidio es el más rudo, el más devastador de los dolores, el que mata la inteligencia, y seca el alma, y deja en ella huellas que no se borrarán jamás”.

9. En agosto de 1870, las autoridades coloniales conmutan la pena de José Martí, cuya salud no resiste los maltratos. Es transferido a Isla de Pinos (Isla de la Juventud) en octubre de 1870 como deportado, en arresto domiciliario. El 15 de enero 1871, José Martí es deportado a España, lejos de su familia. La experiencia marca hondamente al joven patriota: “Mucho he sufrido, pero tengo la convicción de que he sabido sufrir”.

10. En la capital española, Martí sigue militando a favor de la independencia de Cuba, convencido de que “la única fuerza y la única verdad que hay en esta vida es el amor. El patriotismo no es más que amor, la amistad no es más que amor”. La filosofía de José Martí se basa en el amor: amor por la patria, amor por la plebe y por los humillados.

11. José Martí se matricula en la Facultad de Derecho de la Universidad Central de Madrid. Lúcido, sabe que la salvación del ser humano pasa por la cultura: “Ser culto para ser libre. Saber leer es saber andar. Saber escribir es saber ascender”. “La madre del decoro, la savia de la libertad, el mantenimiento de la República y el remedio de sus males es, sobre todo lo demás, la propagación de la cultura”.

12. En Madrid, Martí publica en 1871 Castillo y El Presidio político en Cuba contra el sistema colonial y la opresión de la cual es víctima el pueblo cubano. En 1872, publica también ¡27 de noviembre!, una oda a la memoria de los 10 estudiantes de medicina fusilados por el ejército español: “Nosotros amamos más cada día a nuestros hermanos que murieron, nosotros no deseamos paz a sus restos, porque ellos viven en las agitaciones excelsas de la gloria”.

13. El 11 de febrero de 1873, tras la abdicación del rey Amadeo de Saboya, el Senado y el Congreso se constituyen en Parlamento y proclaman la República Española. José Martí redacta entonces La República Española ante la Revolución Cubana y la manda a todos los miembros del nuevo Gobierno. El joven patriota reafirma el derecho inalienable de Cuba –en plena guerra contra España- a ser independiente. Denuncia el sistema colonial injusto y obsoleto y recuerda que “la libertad no puede ser fecunda para los pueblos que tienen la frente manchada de sangre”. Según él, “no ha de ser respetada voluntad que comprime otra voluntad” y la República Española no puede “rechazar jamás la voluntad unánime de un pueblo”. “El derecho de insurrección” es inalienable para un “pueblo vejado, agarrotado, oprimido, esquilmado, vendido”. Cualquier otra salida que no sea la plena soberanía es ilusoria pues “no ceden los insurrectos” y un “republicano honrado” no puede negar a “un pueblo derecho que él usó para sí”. Cuba escribe “con sangre su resolución irrevocable” y “sobre los cadáveres de sus hijos se alza a decir que desea firmemente su independencia”. Para Martí, la República debe ser consecuente con sus principios fundadores. Si rechaza la conquista y la opresión, no puede aceptar el statu quo en Cuba. Si la República Española se basa en el sufragio universal y la voluntad del pueblo, debe ocurrir lo mismo en Cuba. “¿Cuándo expresa más firmemente un pueblo sus deseos que cuando se alza en armas para conseguirlos? […] Cuba reclama la independencia a que tiene derecho por la vida propia que sabe que posee, por la enérgica constancia de sus hijos, por la riqueza de su territorio, por la natural independencia de éste, y, más que por todo, y esta razón está sobre todas las razones, porque así es la voluntad firme y unánime del pueblo cubano. Cuba quiere ser libre. […] Por ley de su voluntad irrevocable, por ley de necesidad histórica, ha de lograr su independencia”.

14. El estado de salud de Martí empeora en 1872 por las secuelas que dejaron los trabajos forzados. Afectado por un tumor, producido por las cadenas que tuvo que llevar en prisión, es operado varias veces. Viaja a Zaragoza en convalecencia en casa de su amigo Fermín Valdés Domínguez y aprovecha el tiempo para conseguir entre 1872 y 1874 su licenciatura en Derecho Civil y Canónico y en Letras y Filosofía.

15.
En enero de 1875, José Martí viaja a Veracruz, México, pasando por París e Inglaterra, para reunirse con su familia a la que no ve desde enero de 1871. En México, Martí entra en el universo del periodismo y publica entre 1875 y 1877 numerosos artículos en la revista Universal bajo los seudónimos de Anáhuac y Orestes. Su tema predilecto sigue siendo la independencia de Cuba y de América Latina. Sensible a la condición obrera y campesina, colabora en el diario El Socialista, órgano de prensa del Gran Círculo Obrero de México. Aborda también diversos temas vinculados a la política nacional de México y se interesa por el arte y la literatura. Luego colaboraría con periódicos y revistas de toda América y alcanzaría una fama continental (La Nación de Buenos Aires, La América de Nueva York, El Partido Liberal de México, La Opinión Pública de Montevideo y La República de Honduras).

16. Pronto, el mundo intelectual azteca celebra a Martí y lo integra en sus círculos. Funda la Sociedad Alarcón con eminentes figuras mexicanas y se asocia a la Sociedad Hidalgo a petición de sus miembros.

17. En 1877 se casa con Carmen Zayas-Bazán e Hidalgo, una joven cubana, en la capital azteca. En 1878, nacería José Francisco, su único hijo, a quien Martí dedicaría su primer libro de versos Ismaelillo.

18. El derrocamiento del gobierno de José María Iglesias por el general Porfirio Díaz obliga a Martí a abandonar México para viajar clandestinamente a La Habana bajo el nombre de Julián Pérez en 1877.

19. Martí se instala en Guatemala en abril de 1877. Gracias a varias cartas de recomendación que le proporcionó José Mariano Domínguez, padre de su amigo Fermín, José Martí consigue una cátedra de literatura y de filosofía en la Universidad Nacional. Imparte también clases de modo voluntario en la Academia para Chicas de América Central. Conoce allí a María García Granados, hija del general Miguel García Granados, poeta y figura intelectual de la independencia nacional, a quien dedicaría su famoso poema de amor La niña de Guatemala.

20. El Gobierno de Guatemala le pide un estudio sobre el sistema jurídico nacional y aparece en 1877 el artículo Los Códigos Nuevos. José Martí recuerda en preámbulo que “el primer deber de un hombre de estos días, es ser un hombre de su tiempo” y subraya que no conviene “aplicar teorías ajenas, sino descubrir las propias”. Martí celebra el acto de emancipación que constituye el nuevo Código guatemalteco y exhorta al resto del continente a seguir esta vía, a liberarse de la herencia colonial, a retomar “la obra natural y majestuosa de la civilización Americana” que ha sufrido de “la injerencia de una civilización devastadora”, y a librarse de su complejo de inferioridad: “Estudia, y luego cree”. Para Martí, “los nacimientos de nuevas nacionalidades requieren nuevas legislaciones” y en los pueblos libres, el derecho debe ser “claro” y “popular”. Según el cubano, “no ha cumplido Guatemala, del año 21 acá, obra tan grande como ésta” pues “la independencia ha tenido una forma” y “el espíritu nuevo ha encarnado en la Ley”. Es imprescindible “ser americano en América” y republicano en la República. Así emerge la “nacionalidad viva y gloriosa”.

21. Profundamente marcado por la suerte de los pueblos indígenas, la “raza”, y sus terribles condiciones de vida, Martí toma su defensa y publica Patria y Libertad en el cual denuncia las discriminaciones de las cuales son víctimas: “Quebrantado su espíritu de hombre, ya no quedan al indio de los campos más que espaldas para llevar las cargas de la Iglesia, para pagar tributo a los caciques, para comprar al español sus telas”. Para Martí, América no puede existir sin los indígenas. Vinculando el destino de los indios –pueblo autóctono y único legítimo según Martí– al del continente, declara que “hasta que no se haga andar al indio no comenzará a andar bien la América” pues “la inteligencia americana es un penacho indígena”.

22. José Martí hace la constatación que la historia del continente americano sigue siendo desconocida. En febrero de 1878, funda la revista Guatemala con el objetivo de difundir la realidad latinoamericana, sus tradiciones y sus costumbres. El diario mexicano El Siglo XIX se encarga de la difusión de la revista.

23. La firma del Pacto de Zanjón en 1878 entre los rebeldes cubanos y España, que pone fin a la Guerra de los Diez Años, hunde a José Martí en la incomprensión. Decide marcharse a Cuba, convencido de que su suerte está ligada a la de su patria. En una carta del 6 de julio de 1878 a su amigo Manuel Mercado le hace partícipe de su destino: “¿Que llevo mi infeliz pueblo en mi cabeza, y que me parece que de un soplo mío dependerá en un día su libertad? […] No a ser mártir pueril; -a trabajar para los míos, y a fortificarme para la lucha voy a Cuba”.

24. De regreso a Cuba, Martí entra en contacto con el patriota Juan Gualberto Gómez e intenta reorganizar el movimiento independentista, en lo que se llamaría “La Guerra Chiquita” (1879-1880). Las autoridades coloniales proceden al arresto de Martí y es acusado de conspiración con otros partidarios de la soberanía de Cuba. Otra vez es deportado a España, a Santander, en septiembre de 1879.

25. Poco tiempo después, José Martí logra refugiarse en Francia y luego se exilia en Estados Unidos, donde viviría cerca de 14 años. El 3 de enero de 1880, desembarca en Nueva York y establece lazos con los líderes independentistas cubanos. Los miembros del Comité Revolucionario Cubano lo nombran unánimemente portavoz el 9 de enero y se encarga de federar a los principales grupos patrióticos.

26. El 24 de enero de 1880, José Martí pronuncia su primer discurso en territorio estadounidense, en Steck Hall. Orador dotado de un carisma excepcional, procede a un análisis lúcido de la Primera Guerra de Independencia, hace un llamado a la unión de todas las fuerzas revolucionarias y echa las bases de una nueva epopeya libertadora que desembocaría en la emancipación definitiva de la isla del yugo colonial español: “Los grandes derechos no se compran con lágrimas sino con sangre. […]- ¡Qué porvenir sombrío el de nuestra tierra si abandonamos a su esfuerzo a los bravos que luchan, y no nos congregamos para auxiliar […]. Antes que cejar en el empeño de hacer libre y próspera a la patria, se unirá el mar del Sur al mar del Norte, y nacerá una serpiente de un huevo de águila”.

27. El 26 de marzo de 1880, José Martí consigue el cargo de presidente interino del Comité Revolucionario Cubano por tres meses, tras la salida de la expedición del general Calixto García hacia Cuba.

28. En enero de 1881, Martí abandona Nueva York para marcharse a Venezuela. Imparte cursos en diferentes colegios y colabora en el diario La Opinión Nacional de Caracas. En la patria de Bolívar se desarrolla su fibra latinoamericanista e internacionalista: “De América soy hijo: a ella me debo. Y de la América, [Venezuela] es la cuna; […]. Deme Venezuela en qué servirla: ella tiene en mí un hijo”.

29. Por su cercanía con Cecilio Acosta, pensador venezolano aborrecido por el presidente Guzmán Blanco, José Martí se ve obligado a abandonar Caracas por escribir un artículo en homenaje a ese venerable intelectual, tras su desaparición en julio de 1881. Un mes después Martí regresa a Nueva York con el objetivo de organizar “la Guerra Necesaria” y conseguir la independencia definitiva de Cuba.

30. En octubre de 1884, Martí se reúne por primera vez con los generales Máximo Gómez y Antonio Maceo, principales figuras del movimiento independentista, en Nueva York, y les expresa sus divergencias. Está fuera de cuestión fundar una nación que reposaría únicamente en el poder militar y que sería antidemocrática. Martí pide que se difiera el inicio de la nueva guerra contra España pues no puede realizarse sin una preparación minuciosa y una declaración pública de los objetivos buscados.

31. Martí se implica plenamente en el proyecto de la emancipación de Cuba. El 25 de marzo de 1889, José Martí responde a un artículo del diario de Filadelfia The Manufacturer. Recuerda que los cubanos no son “ese pueblo de vagabundos míseros o pigmeos inmorales” que describe el periódico: “Hemos sufrido impacientes bajo la tiranía; hemos peleado como hombres, y algunas veces como gigantes para ser libres […]. Merecemos, a la hora de nuestro infortunio, el respeto de los que no nos ayudaron”.

32. El 19 de diciembre de 1889, José Martí pronuncia en Washington su famoso discurso “Madre América” ante los representantes de 18 gobiernos latinoamericanos. Se trata de un vibrante llamado a liberar la última patria americana encadenada por el colonialismo español. Es hora de escribir, “en una tierra que no es libre todavía, la última estrofa del poema de 1810”, en referencia al proceso de independencia que inició Simón Bolívar. Martí advierte al continente de la amenaza del “águila” imperial, en referencia a los “apetitos” anexionistas de Estados Unidos y exhorta a las naciones latinoamericanas a la unión y a que no se sometan a Washington. Martí alienta a América Latina a librarse de su complejo de inferioridad, alabando su capacidad creadora. Pone en guardia contra los cantos de sirenas procedentes del Norte y recuerda la imperiosa necesidad de la emancipación definitiva: “¡Sólo perdura, y es para bien, la riqueza que se crea, y la libertad que se conquista, con las propias manos!” Ello es imprescindible para preservar la identidad y la soberanía de “la América en que nació Juárez”: “Sola, y como un pueblo, se levanta. Sola pelea. Vencerá, sola”.

33. En 1889, Martí funda la revista mensual La Edad de Oro, destinada a los niños, con el objetivo de dar a conocer la historia del continente y sus libertadores a las nuevas generaciones. En el primer número, evoca la figura de Simón Bolívar: “Llegó un día [un viajero] a Caracas al anochecer y sin sacudirse el polvo del camino, no preguntó dónde se comía ni se dormía, sino cómo se iba a donde estaba la estatua de Bolívar […]. Hizo bien, porque todos los americanos deben querer a Bolívar como a un padre”.

34. En 1890, José Martí es nombrado Cónsul de la República de Argentina y Cónsul de la República de Paraguay en Nueva York. Ese mismo año, Uruguay lo nombra representante oficial ante la Comisión Monetaria Internacional. Ese hecho excepcional –tres naciones deciden entregar su representación diplomática a un cubano– ilustra el prestigio de Martí en América Latina cuya vocación internacionalista lo convierte en el mejor embajador del continente desde Bolívar. Ocupa esos cargos hasta 1891, año en el que decide consagrarse cabalmente a la empresa revolucionaria de la independencia de Cuba.

35. En 1891, José Martí participa en la Conferencia Monetaria Internacional de Washington, como representante de Uruguay. El cubano se opone con vehemencia al proyecto de unión monetaria continental, consciente de los peligros que representaría para las naciones latinoamericanas, que serían dominadas irremediablemente por Estados Unidos: “Quien dice unión económica, dice unión política. El pueblo que compra, manda. El pueblo que vende, sirve. Hay que equilibrar el comercio, para asegurar la libertad. El pueblo que quiere morir, vende a un solo pueblo, y el que quiere salvarse, vende a más de uno. El influjo excesivo de un país en el comercio de otro, se convierte en influjo político […]. Cuando un pueblo fuerte da de comer a otro, se hace servir de él”.

36. En 1891, en la Revista Ilustrada de Nueva York, José Martí publica su magistral ensayo Nuestra América, canto de amor y de unión, sin duda su obra más importante, que ocupa un espacio privilegiado en la historia de las ideas latinoamericanas. Martí reivindica la singularidad de la identidad latinoamericana y del carácter originario de su pueblo. Toma la defensa de los humildes, a saber de los campesinos, de los indígenas y de los negros, de lo que llama “el hombre natural”, símbolo de la autoctonía del continente. Según el intelectual cubano, el problema fundamental de América Latina no reside en su supuesta incapacidad histórica, racial o cultural para emanciparse de su herencia colonial, sino en la decisión funesta de copiar maquinalmente los modelos de organización sociopolítica europeos y estadounidense, no adaptados a la realidad de “Nuestra América”, pues abandonaban a su suerte a los más vulnerables: “Con los oprimidos había que hacer causa común, para afianzar el sistema opuesto a los intereses y hábitos de mando de los opresores. La colonia continuó viviendo en la república”. Según Martí, “no hay batalla entre la civilización y la barbarie, sino entre la falsa erudición [importada] y la naturaleza [latinoamericana]”. La educación y la cultura deben ser latinoamericanas y para ello, “la universidad europea ha de ceder a la universidad americana”. Martí fustiga al “criollo exótico” que rechaza sus orígenes y sólo mira hacia Europa o Estados Unidos. Los dirigentes políticos deben emerger del pueblo: “Los políticos nacionales han de reemplazar a los políticos exóticos”. Lejos de rechazar los aportes universales, José Martí reivindica primero una base independiente latinoamericana: “Injértese en nuestras repúblicas el mundo; pero el tronco ha de ser el de nuestras repúblicas”. Resulta imprescindible preservar la identidad y la soberanía latinoamericanas y luchar contra los egoísmos, las divisiones y las guerras fratricidas. Estados Unidos representa el principal peligro con sus veleidades expansionistas y la unión latinoamericana es la única salida posible para preservar la independencia de los pueblos: “El desdén del vecino formidable, que no la conoce, es el peligro mayor de nuestra América […]. ¡Los árboles se han de poner en fila para que no pase el gigante de las siete leguas! Es la hora del recuento, y de la marcha unida, y hemos de andar en cuadro apretado, como la plata en las raíces de los Andes”.

37.
Por vivir allí durante muchos años, José Martí se convierte en un agudo observador de la sociedad estadounidense: “Viví en el monstruo y le conozco las entrañas”. Subraya las violencias y las desigualdades que afectan a los más vulnerables y enfatiza “dos verdades útiles a nuestra América: el carácter crudo, desigual y decadente de los Estados Unidos, y la existencia en ellos continua, de todas las violencias, discordias, inmoralidades y desórdenes de que se culpa a los pueblos hispanoamericanos”.

38. El 26 de noviembre de 1891, José Martí pronuncia un discurso en el Liceo Cubano de Tampa y echa las bases de la futura Cuba soberana: “Yo quiero que la ley primera de nuestra república sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre”.

39. En enero de 1892, José Martí funda el Partido Revolucionario Cubano en Cayo Hueso, donde se encuentra una importante comunidad cubana compuesta mayoritariamente por tabacaleros, con el fin de federar a todas las fuerzas independentistas bajo una estructura común y llevar a cabo la lucha por la soberanía nacional de Cuba. El 10 de abril, Martí es nombrado delegado del PRC. La consigna es la unión entre todos los clubes patrióticos y el objetivo público es conseguir la soberanía plena de Cuba y Puerto Rico. El Artículo Primero recuerda que “el Partido Revolucionario Cubano se constituye para lograr, con los esfuerzos reunidos de todos los hombres de buena voluntad, la independencia absoluta de la Isla de Cuba, y fomentar y auxiliar la de Puerto Rico”. El objetivo es desencadenar “una guerra generosa y breve, encaminada a asegurar en la paz, el trabajo y la felicidad de los habitantes de la Isla”.

40.
En marzo de 1892, Martí lanza el primer número del diario Patria, órgano oficial del PRC, que se publicaría hasta 1898 con un total de 522 números. En el primer editorial titulado “Nuestras ideas”, Martí recuerda la imperiosa necesidad de la unión de “los hombres buenos y útiles de todas las procedencias” que albergan en el corazón “el sacrificio de la emancipación”. La guerra contra el colonialismo español es ineludible y es “la consecuencia inevitable de la negación continua, disimulada o descarada, de las condiciones necesarias para la felicidad a un pueblo que se resiste a corromperse y desordenarse en la miseria”. Martí llama al altruismo pues es preferible “la dignidad peligrosa a la vida inútil”, siendo “la paz republicana” el objetivo último.

41. En septiembre de 1892, José Martí logra convencer al general dominicano Máximo Gómez de que dirija a los independentistas cubanos. Veterano de la guerra de 1868-1878, Gómez es un convencido internacionalista, reconocido por su genio militar. Extraordinario estratega, consigue la unanimidad entre los revolucionarios y es nombrado General en Jefe.

42. El 8 de diciembre de 1894, tras dos años de intensa labor en Estados Unidos y América Latina para conseguir la unión de todas las fuerzas revolucionarias, José Martí firma el Plan de Fernandina, nombre de un puerto de Florida, con el coronel Mayía Rodríguez, representante de Máximo Gómez, y el coronel Enrique Collazo, nombrado por los independentistas de la isla, que echa las bases de una insurrección corta y decisiva. Mientras el proyecto está a punto de realizarse con el desembarco de tres expediciones armadas desde la Florida, Costa Rica (donde se encuentra Antonio Maceo) y República Dominicana (donde está Máximo Gómez), a bordo de los barcos Amadís, Baracoa y Lagonda, la intervención de las autoridades estadounidenses –opuestas a la independencia de Cuba–, tras una delación, retrasa el inicio de la Segunda Guerra de Independencia. Washington confisca numerosas armas y brinda así su apoyo a la Corona española.

43. El 29 de enero de 1895, José Martí firma la orden de sublevación contra el imperio español en Cuba. El 30 de enero, José Martí abandona Nueva York a bordo del vapor Athos rumbo a la República Dominicana, para reunirse con Máximo Gómez. De común acuerdo deciden fijar la fecha de la sublevación general contra España para el 24 de febrero de 1895.

44. El 25 de marzo de 1895, José Martí y Máximo Gómez redactan el Manifiesto de Montecristi, en la República Dominicana, programa de acción político-militar, en el que reivindican los objetivos de independencia nacional. La guerra sólo puede terminar “por la victoria o el sepulcro” y es “el producto disciplinado de la reunión de hombres enteros que en el reposo de la experiencia se han decidido a encarar otra vez los peligros que conocen, y de la congregación cordial de los cubanos de más diverso origen, convencidos de que en la conquista de la libertad se adquieren mejor que en el abyecto abatimiento las virtudes necesarias para mantenerla”. No hay odio por parte de los patriotas hacia sus primos de la península: “El cubano saluda en la muerte al español a quien la crueldad del ejercicio forzoso arrancó de su casa y su terruño para venir a asesinar en pechos de hombres la libertad que él mismo ansía”. En una carta, escrita el mismo día, a su amigo dominicano Federico Henríquez y Carvajal, Martí recuerda que la liberación de Cuba es vital para el continente: “Las Antillas libres salvarán la independencia de nuestra América”.

45. El 11 de abril de 1895, José Martí desembarca en Playitas, cerca de Cajobabo, en la parte oriental de la isla. Unos días después, el 15 de abril, los principales jefes independentistas deciden nombrarlo Mayor General del Ejército de Liberación.

46. El 18 de mayo de 1895, en vísperas de su caída en combate, José Martí redacta su famosa carta a su amigo mexicano Manuel Mercado: “Ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país, y por mi deber –puesto que lo entiendo y tengo ánimos con que realizarlo– de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América […]. Las mismas obligaciones menores y públicas de los pueblos -como ese de Ud. y mío- más vitalmente interesados en impedir que en Cuba se abra, por la anexión de los imperialistas de allá y los españoles, el camino que se ha de cegar, y con nuestra sangre estamos cegando, de la anexión de los pueblos de nuestra América, al Norte revuelto y brutal que los desprecia”.

47. El 19 de mayo de 1895, José Martí cae en el campo de batalla durante un enfrentamiento con las tropas españolas en Dos Ríos, cerca de Palma Soriano, cuando se encontraba con Máximo Gómez y Bartolomé Masó. Negándose a quedarse en la retaguardia, Martí se separa de su tropa con su ayuda de campo Ángel de la Guardia y lanza una carga contra el ejército español. Es alcanzado por tres balas que le provocan heridas mortales.

48. Cien años después del nacimiento de José Martí, el 26 de julio de 1953, Fidel Castro encabezaría un movimiento insurreccional de la juventud cubana, llamada “la generación del centenario”, en nombre de los ideales del Apóstol cubano, “el autor intelectual” del ataque al cuartel Moncada, contra la dictadura de Fulgencio Batista. El 1 de enero de 1959, triunfaría la Revolución Cubana y se realizaría el sueño martiano de una Cuba libre y soberana.

49. La actual Constitución cubana reivindica “el ideario de José Martí” y el Partido Comunista de Cuba es “un fiel continuador del Partido Revolucionario Cubano que fundó José Martí”.

50. Político, poeta, filósofo, profesor, periodista, diplomático, editor, traductor, orador excepcional, hombre de ideas y de acción, José Martí es ante todo el símbolo de la independencia y de la soberanía de Cuba y el arquitecto de la nacionalidad cubana, la cubanía. Vector de ideas universales de emancipación, echó las bases de la unidad nacional, no sólo contra el colonialismo español sino sobre todo contra el expansionismo de Estados Unidos, preconizando al mismo tiempo una gran unión panamericana y la realización del sueño de Bolívar, la “Patria Grande”. A la vez visionario y hombre de su tiempo, precursor del antiimperialismo estadounidense, convencido de que “Patria es humanidad”, unió su destino a la suerte de los humildes, “con los pobres de la tierra” como clamó en sus Versos sencillos, y fue fiel a su adagio según el cual “el único autógrafo digno de un hombre es el que deja escrito con sus obras”.

Fuentes:
Publicado por:  David Díaz Ríos CubaSigueLaMarcha.blogspot.com
Posted in Sin categoría | Leave a comment

19 de mayo de 1895: lo que hizo el Maestro

MARTI 19-5-1895

Por Luis Toledo Sande

MARTÍ CAIDA EN DOS RÍOS-80

Todos los días, y en especial cada 19 de mayo, son propicios para recordar la exclamación desgarrada, “¡oh Maestro, qué has hecho!”, por la cual —usemos una expresión coloquial llevada a la poesía por Fayad Jamís, acaso el mayor poeta en su generación literaria cubana—“tanto palo” se le ha dado a Rubén Darío, heraldo pionero de las grandezas luminosas de aquel a quien llamó “¡Maestro!”, el que, en un abrazo, le reciprocó el reconocimiento llamándolo “¡Hijo!”. La adolorida estupefacción del autor de Azul… remite al tamaño de la tragedia que en aquella fecha de 1895 ocurrió en Dos Ríos: Cuba perdió su mayor amparo, de gran significación también para el continente y para el mundo, para la humanidad.

Tanto es así, que diversas variantes de aquella exclamación seguirían y aun siguen brotando incluso de pensadores y líderes revolucionarios, alimentadas asimismo por la humana tendencia a especular, que la certidumbre de la tragedia refuerza en este caso. Pero muertes como la de José Martí, y tantas otras, remiten a la convicción que Ernesto Che Guevara plasmó en una carta de resonancias inapagables: “En una revolución se triunfa o se muere (si es verdadera)”. Ese es un hecho probado a lo largo de la historia, una norma cuya dimensión luctuosa no borran las felices excepciones citables.

Tal realidad es consecuencia orgánica de la decisión de lucha, aunque a veces las especulaciones aludidas bordeen, o se adentren de lleno en ella, la búsqueda de una determinada vocación suicida en el héroe. Pero su confesión, “Para mí, ya es hora”, que el 25 de marzo de 1895, “en el pórtico de un gran deber”, hizo Martí a su amigo dominicano Federico Henríquez y Carvajal, estaba (está) llena de vida, no de muerte. Era un niño de pocos años cuando juró para sí “Lavar con su vida el crimen” de la esclavitud —cabría decir: de las esclavitudes—, no “con su sangre”, como tantas veces se ha citado erróneamente la estrofa de Versos sencillos donde aquel juramento encarna una trayectoria vital, que abarca la eventualidad de la muerte, pero no se agota en ella.

El 28 de febrero de 1879, al rendir honor a un poeta fallecido, invocó a la muerte en términos afectuosos —“¡Muerte, muerte generosa, muerte amiga!—, pero para decirle terminantemente: “¡ay! ¡nunca vengas!”. En la víspera de su caída en combate no le dice a Manuel Mercado que cada día tiene deseos de morir. Le expresa la satisfacción que le produce el estar todos los días en peligro de dar la vida en el cumplimiento de su deber. Para correr ese peligro con la resolución con que él lo hizo, se debe estar dispuesto a morir, sí; pero, sobre todo, es necesario estar vivo. Y, para él, estarlo se asociaba al sentido misional de responsabilidad con que preparó la guerra y tomó parte en ella.

Sería injusto atribuirle una inclinación suicida que habría equivalido a un acto de irresponsabilidad impensable en él. Con su incorporación al combate, a la lucha armada en los campos de Cuba, no procuraba complacer a nadie en particular, ni acallar comidilla alguna. Lo guiaba su sentido ético de la existencia en general y, en particular, del liderazgo que merecidamente había alcanzado: “Yo evoqué la guerra”, estampó en la carta a Henríquez y Carvajal citada, y “mi responsabilidad comienza con ella, en vez de acabar”. Mucho deber tenía por delante, y la propia contienda se lo ratificaría.

Se ha especulado hasta más de lo justo sobre la entrevista que tuvo lugar entre Antonio Maceo, Máximo Gómez y él en La Mejorana el 5 de mayo de 1895, y sobre la desaparición de las páginas del día siguiente de su Diario de campaña. Se ha llegado a “suposiciones impropias” y “versiones infundiosas desgraciadamente publicadas”, escribió en un trabajo de 1948, “Acerca de ‘La Mejorana’ y ‘Dos Ríos’”, el serio estudioso Manuel Isidro Méndez, cuyo magisterio seguramente sería justo reconocer, y no parece haberse hecho a la debida altura, en los jóvenes de Artemisa —donde se desempeñó como educador— que participaron en los acontecimientos del 26 de julio de 1953.

En el citado Diario de campaña, incluso gráficamente resulta visible que Martí escribió sobre aquella tensa entrevista lo que tenía que escribir, y no fue poco. En su correspondencia de días posteriores, cercanos, lo que muestra con respecto a Antonio Maceo es la admiración que sentía por el bravo guerrero, a quien, en la semblanza que le dedicó en Patria del 6 de octubre 1893, le había reconocido “tanta fuerza en la mente como en el brazo”.

Tal vez nunca aparezcan las páginas que nadie ni nada debió haber separado del Diario, pero tampoco sería descartable que no tuvieran que ver con aquella entrevista. En todo caso, las conjeturas, tentadoras y acaso inevitables, no parecen que tengan mayor peso comparadas con lo que Martí dejó escrito. Si quien arrancó esas páginas, en caso de que haya sido esa y no otra la causa de que desaparecieran, hubiese querido ocultar las fuertes discrepancias puestas sobre “la mesa, opulenta y premiosa”, de La Mejorana, habría tenido que arrancar las muy duras del 5 de mayo, que —por los términos del relato contenido en ellas— cabe considerar escritas al final de ese día, o tal vez al amanecer siguiente, y, aunque respetuosas como suyas, suaves no son.

En el fondo, lo que a veces parece resultar pasmoso de lo sucedido en La Mejorana pudiera vincularse con la idea de que supuestamente entre altos jefes revolucionarios no se producen —o no se difunden— discusiones, controversias, choques de trenes. La vida es otra cosa, máxime en las condiciones de una gesta naciente como aquella, y cuando intervienen jefes con méritos y tesón de mando bastantes para no sentirse movidos a ceder mansamente en sus criterios. De alguna manera, las suposiciones parecen vincularse asimismo con el deseo de que Martí no hubiera muerto en combate, pues cada cierto tiempo se revuelven las conjeturas sobre la presunta decisión de que Martí abandonara el campo de batalla y volviera a la emigración.

Con respecto a ese punto, se deben recordar varias realidades. Una estriba en que Martí no había llegado a Cuba por casualidad, sin obstáculos. Llegó a ella venciendo escollos entre los cuales se debe contar no solo la persecución enemiga, sino también diversas resistencias, tal vez no únicamente la de Gómez y otros de veras interesados en cuidar su vida, cuya importancia conocían. Habría quizás que considerar además la oposición de quienes podían sentirse incómodos ante el líder que, sin currículum de guerrero, llegaba para renovar conceptos y estrategias, y promover una institucionalización democrática enfilada a impedir por igual estorbos civilistas y desafueros del militarismo, que, tanto unos como otros, habían causado graves frustraciones en el movimiento independentista.

En su Diario testimonió lo que sostuvo —rudo, según el mismo— en La Mejorana: era necesario un modo de gobierno en campaña que asegurase la eficacia de la guerra con la necesaria y bien guiada soltura del ejército libertador, y defendió a la vez el funcionamiento republicano. Este sería inalcanzable si el país no estaba representado institucionalmente en la dirección de la contienda, y “la patria”, con “todos los oficios de ella, que crea y anima al ejército”, terminaba “como secretaría del ejército” que tenía el deber de liberarla.

La experiencia le confirmaba a cada paso la necesidad de permanecer en el terreno de operaciones, y no estaría dispuesto a que nadie por voluntad personal decidiera que él —la mayor autoridad política en la guerra mientras no se celebrara la Asamblea constituyente— saliera del país para convertirse en un auxiliador a distancia. A los líderes revolucionarios verdaderos que en el mundo han sido cabría preguntarles si habrían aceptado fácilmente una suplantación semejante, que Martí no rechazaba por prurito jerárquico sino, repítase hasta el cansancio si es menester, por sentido de responsabilidad y capacidad de sacrificio.

El día antes de morir en combate le expone igualmente a Mercado una visión aleccionadoramente democrática y revolucionaria: “seguimos camino al centro de la Isla, a deponer yo, ante la revolución que he hecho alzar, la autoridad que la emigración me dio, y se acató adentro, y debe renovar, conforme a su estado nuevo, una asamblea de delegados del pueblo cubano visible, de los revolucionarios en armas”.

En la cita, deponer no significa ni abandonar ni desistir ni renunciar. Implica someter al arbitrio democrático de la asamblea —que, formada por delegados del pueblo alzado, no de los jefes, debía aprovechar las lecciones de la celebrada en Guáimaro en 1869 y no reproducir sus errores— el modo como organizar el gobierno en armas: “La revolución desea plena libertad en el ejército, sin las trabas que antes le opuso una Cámara sin sanción real, o la suspicacia de una juventud celosa de su republicanismo, o los celos, y temores de excesiva prominencia futura, de un caudillo puntilloso o previsor; pero quiere la revolución a la vez sucinta y respetable representación republicana,—la misma alma de humanidad y decoro, llena del anhelo de la dignidad individual, en la representación de la república, que la que empuja y mantiene en la guerra a los revolucionarios”.

La versión o leyenda de un Martí vestido de civil —¿acaso ya todos los mambises estaban dotados de uniformes reglamentarios suministrados por sastrerías y comercios a su disposición?, ¿era aquello una tropa de extras preparados para el rodaje de una superproducción de un cine que aún no existía?— y listo para embarcar y marcharse al extranjero parece haber cuajado, sobre todo, a base de suposiciones y hasta del mismo deseo de que no hubiera muerto. Pero él dejó claro, el 18 de mayo, hacia dónde se dirigía. Y, si de conjeturas se trata, ¿por qué no pensar en quién habría sido el depositario de la confianza de la Asamblea para que dirigiese la República en Armas, sino el hombre a quien, disgustárase quien se disgustara, las tropas llamaban el Presidente?

Que él mismo, ante reticencias que ese título suscitaba, dijese que lo había rechazado y seguiría rechazándolo, no debe tomarse sino como eso: que rechazaba el título, no las responsabilidades que se derivaran de su misión en la gesta. Ya había mostrado su agudeza para replantear denominaciones, al darle el modesto nombre de Delegado, con tanta carga democrática, al mayor cargo en el Partido Revolucionario Cubano, cargo para el cual fue electo cada año, y del que podía ser destituido en cualquier momento por votación de los clubes que integraban la organización.

En el plan concebido y puesto en marcha por él, la Asamblea de representantes del pueblo visible en la guerra era el poder llamado a decidir cuál sería a partir de ella el papel de aquel partido y de su máximo dirigente. En cuanto al título de presidente, no se lavaba las manos rechazándolo para que otro lo asumiese: “ni en mí, ni en persona alguna, se ajustaría a las conveniencias y condiciones recién nacidas de la Revolución”, escribió a Carmen Miyares el 28 de abril.

Conocía los escollos que la revolución debía vencer, incluida la insuficiente unanimidad en la comprensión de las mayores tareas por cumplir. Junto con sacar del país al poder colonial español, propósito primordial que unía a los combatientes, y erradicar la herencia de la colonia en las costumbres de la nación liberada —fin que exigiría un proceso cultural profundo—, había otras dos misiones básicas, ambas relacionadas entre sí y que no entrarían por igual en la perspectiva de todos: impedir que se consumasen las aspiraciones expansionistas de los Estados Unidos y “fundar un pueblo nuevo y de sincera democracia”.

Por razones tácticas, la primera de ellas se hallaba entre las cosas que —así le dijo a Mercado— habrían de acometerse “en silencio […] y como indirectamente”, porque “de proclamarse en lo que son, levantarían dificultades demasiado recias para alcanzar sobre ellas el fin”. Pero la segunda figuraba entre los propósitos cardinales fijados en las Basesdel Partido Revolucionario Cubano.

Esas aspiraciones eran lo suficientemente grandes, colosales, para que Martí —a quien le sobraban inteligencia y honradez para ello— supiera que su deber empezaba con la guerra y en ella, en vez de terminar. No todos los combatientes, no todas las personas que apoyaban el proyecto emancipador tenían igual grado de claridad sobre las maquinaciones imperialistas que se trenzaban en los Estados Unidos y él venía refutando de años atrás por cuantos medios tuvo a su alcance: prensa, tribuna, relaciones personales, epistolario, tareas diplomáticas, todo asumido al servicio de los pueblos de nuestra América.

La prudencia —que a tantos suele arrastrar en ocasiones a complicidades lamentables— no lo movió a silenciar su ideario antimperialista, con el cual preparó la guerra. Sus denuncias de las aspiraciones estadounidenses de apoderarse de las Antillas y dominar a nuestra América toda para usarla en sus confrontaciones con Europa fueron públicas y ostensibles, y se inscribieron en su proyecto de liberación nacional, desde la guerra, como se aprecia en su citada carta testamentaria a Mercado, a quien le explicitó el deber, su deber, por el que estaba dispuesto a morir: “ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país y por mi deber—puesto que lo entiendo y tengo ánimos con que realizarlo—de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América. Cuanto hice hasta hoy, y haré, es para eso”. El rotundo haré corrobora su resolución de vivir para luchar.

Con fecha 2 de mayo de 1895, en campaña, dirigió un comunicado al gobierno y al pueblo de los Estados Unidos por medio del corresponsal, que lo entrevistó, de The New York Herald. En el texto original —que el poderoso diario mutiló y tergiversó sustancialmente en la versión en inglés, publicada el mismo día en que el héroe cayó en combate—, asoma su convicción de que en una Cuba dominada por la emergente potencia imperialista esta buscaría apoyo para sus fines de dominación generando “sementales para la tiranía”.

En la carta a Mercado, escrita con aquella entrevista en mente, se refirió a “la actividad anexionista, menos temible por la poca realidad de los aspirantes, de la especie curial, sin cintura ni creación, que por disfraz cómodo de su complacencia o sumisión a España, le pide sin fe la autonomía de Cuba, contenta solo de que haya un amo, yanqui o español, que les mantenga, o les cree, en premio de oficios de celestinos, la posición de prohombres, desdeñosos de la masa pujante,—la masa mestiza, hábil y conmovedora, del país,—la masa inteligente y creadora de blancos y de negros”.

Esos “prohombres” —que recuerdan los “sensatos patricios” denunciados en 1869 por él en el periódico estudiantil El Diablo Cojuelo— eran los que, en el artículo “Los pobres de la tierra”, publicado en Patria el 24 de octubre de 1894, dijo que abandonaban la patria al sacrificio de los humildes, sobre cuyos hombros querrían sentarse luego. Las actuales derivaciones del autonomismo y del anexionismo se confunden entre sí, o acaban siendo una, como en el siglo XIX aquellas tendencias. Si en particular la segunda sigue careciendo de realidad es también por la mayoritaria y consecuente vocación de soberanía de la patria cubana, y porque al imperio no le interesa anexarse Cuba, sino dominarla en el camino que abrió en 1898, y en el cual mantiene colonizado a Puerto Rico; pero, como la otra, es igualmente nociva por su carácter desmovilizador, antipatriótico, entreguista.

Frente a todo eso brilla el peso del concepto de sincera democracia en el pensamiento y en los actos de Martí. Cuando las fuerzas y los medios (des)informativos dominantes en el mundo usurpan conceptos como democracia, libertad, derechos humanos y otros, y hasta parece haber revolucionarios que rehúyen de esas banderas por temor a confundirse con la propaganda imperialista, resulta especialmente aleccionador Martí. Lejos de renunciar a los ideales democráticos por el uso falseador que hacían de ellos los opresores en Europa, en los Estados Unidos, en nuestra América, en el mundo todo, se encargó de enarbolarlos con la limpieza y la lucidez necesarias para abrirles camino sin confusiones.

Contra las manquedades y los torcimientos que apreció en la política estadounidense, regida por partidos políticos representantes de intereses antipopulares —con rótulos tan intercambiables, y burlados, como republicanos y demócratas—, abogó por una democracia a la que no por gusto antepuso el calificativo sincera con que la definió en las Bases del Partido Revolucionario Cubano. Como sabía que las palabras son necesarias pero no bastan por sí solas, procuró que esa organización, creada por él para preparar la guerra, fuese revolucionaria, democrática y republicana de veras, desde su nombre y el del cargo de su máximo dirigente, y, sobre todo, por una práctica diaria basada en la activa participación de sus integrantes.

De igual modo buscó que Cuba se diera desde la guerra un gobierno que asegurase el camino para fundar una república moral en la que aún habría que dar las batallas para levantar una sociedad justiciera. Sus declaraciones conocidas avalan el testimonio que Julio Antonio Mella recibió de Carlos Baliño: Martí afirmaba que la revolución indispensable no se haría precisamente con la guerra necesaria, sino en la república.

A la contienda llevó Martí el pensamiento emancipador que había fraguado y acendrado a lo largo de su periplo por España, nuestra América y los Estados Unidos, y con su conocimiento de la generalidad del planeta. En particular ante las insuficiencias del independentismo hispanoamericano trazó conclusiones que se sienten presentes en sus reacciones ante lo que apreciaba en los campos de la lucha cubana, ya se tratase de cómo organizar el gobierno de la república en armas, o de la presencia de plata en la silla de montar de un guerrero a quien admiraba y en cuya honradez patriótica confiaba.

En todo se percibe la guía del pensamiento plasmado en “Nuestra América”, ensayo publicado en enero de 1891 que entre sus definiciones sintetiza la causa mayor de las insuficiencias mencionadas, fruto de haberse incumplido en las repúblicas independientes algo que era fundamental para la justicia: “Con los oprimidos había que hacer causa común, para afianzar el sistema opuesto a los intereses y hábitos de mando de los opresores”. En la honradez de su vida cotidiana mostró su capacidad no solo para rechazar tales intereses, sino también los hábitos de mando que ellos generan, y que —según lo visto históricamente en el mundo— parecen de más difícil erradicación que aquellos.

Las contingencias de la guerra —con una mal preparada batalla en Dos Ríos el 19 de mayo de 1895— segaron la vida de Martí cuando ni siquiera se había celebrado la Asamblea constituyente que él preparaba con esmero, con el pensamiento necesario para sembrar las bases de una democracia verdadera. La Asamblea, sin él, sería diferente. Con todo, se haría también realidad otra de las previsiones hechas en su carta póstuma a Mercado: “Sé desaparecer. Pero no desaparecería mi pensamiento, ni me agriaría mi oscuridad.—Y en cuanto tengamos forma, obraremos, cúmplame esto a mí, o a otros”.

Tal vez esa misma capacidad de indetenible irradiación suscite inevitablemente conjeturas diversas, pero innecesarias para calar en lo que con toda claridad él legó como médula y sangre de su pensamiento revolucionario, fundador, de su ideario antimperialista y generador de democracia sincera, con su sentido ético de la vida. Eso, y más, hizo el Maestro, y desde el trágico 19 de mayo de 1895 su legado no ha dejado ni dejará de hacerlo. Crece.

 
Fuentes:
http://www.cubadebate.cu/opinion/2016/05/19/19-de-mayo-de-1895-lo-que-hizo-el-maestro/#.Vz4NuTV6TDc
http://bohemia.cu/historia/2016/05/19-de-mayo-de-1895-lo-que-hizo-el-maestro/
http://guajiritasoy.blogspot.com/2016/05/lo-que-hizo-el-maestro.html
http://cubasiguelamarcha.blogspot.com/2016/05/19-de-mayo-de-1895-lo-que-hizo-el.html

Publicado por:  David Díaz Ríos CubaSigueLaMarcha.blogspot.com

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Los mercenarios que no conocen a Cuba

_ mercenarios cu

Por Edmundo García / La Tarde se Mueve

Independientemente de lo que pienso de la CIA y del Consejo de Seguridad Nacional, yo sé que ahí hay gente peligrosa y capaz para pensar a Cuba. No son tan distraídas, aunque sí más realistas y cínicas, como las del Departamento de Estado; ni ilusas como las del Instituto de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos (ICCAS) de la Universidad de Miami. Aunque cometen a veces errores calamitosos, como pasar aquel discurso que le prepararon a Obamapara presentarse en Cuba. El del “qué bolá” y la producción con Pánfilo, que ojalá queden en el olvido.


Digo todo eso porque a nadie puede caberle duda de que esos maquilladores de la política son los jefes de la llamada oposición cubana. Ellos son los que les mandan y pagan, y los otros tienen que hacer y decir lo que les orienten.

A los dos titulados auto presidenciables, proclamados ganadores en las elecciones cubanas en El Nuevo Herald, José Daniel Ferrer y Manuel Cuesta Morúa no los conocen ni 20 electores en Cuba. Si yo escribiera un artículo sobre esto se llamaría: Ni ellos conocen a Cuba, ni Cuba los conoce a ellos.

A mí me causa curiosidad que el próximo en llegar a Cuba el 18 sea José Daniel Ferrer, que ha sido un disidente mercenario, que recibe dinero, un procónsul que recomienda que le den o no visa para viajar a Estados Unidos a quienes están bajo sus órdenes. José Daniel Ferrer ha sido un meroliquero de ropita escondida en distintos lugares; y además un hombre que cumple órdenes permanentemente de los servicios norteamericanos.

Porque los servicios norteamericanos no se presentan así: “Mira, yo soy un coronel de la CIA y tienes que hacer esto o lo otro”. No, no, de ninguna manera. Hay distintas vías de pasar el mensaje, sobre todo el que lleva en dinero y el mensaje de voz.

Manuel Cuesta Morúa ya ha viajado por aquí, por Miami, y yo pensaba que tenía buen intelecto. Pero bueno, ellos se dicen las figuras presidenciales, que es la vieja terminología que no se usa en la Cuba actual. No sé cómo esos 90“presidenciables” (incluyendo a los dos citados) pueden arreglárselas hasta llegar a la Asamblea, y al Consejo de Estado.

Manuel Cuesta Morúa no puede, para empezar, ser presidente en nombre de un partido en una circunscripción, porque en Cuba el partido no postula.

Pero yo me pregunto: ¿Los que les pagan a ellos, no saben que eso de salir presidente de Cuba José Daniel Ferrer o Manuel Cuesta Morúa es un disparate?

Y otra cosa, ¿los que dan la noticia de este absurdo en Miami, los que la hacen titulares de El Nuevo Herald, titulares de Univisión, no saben que es una mentira?

Por demás, lo comparan con procesos en Paraguay, Venezuela y Brasil. ¿Es que no conocen a Cuba, no saben que Cuba es diferente? Porque Obama lo ha dicho: Cuba es diferente y hay que tratarla de otra manera.

Cuando creen que Cuba caerá por efecto de dominó, como lo que pasó en Europa del Este y lo que puede estar pasando ahora en América Latina, es un ejemplo más de que no conocen Cuba. Cuba viene de un proceso revolucionario, soportando las agresiones más grandes de la potencia más grande. Y no implosionó antes y no lo hará ahora, jamás.

En Miami se ha realizado una cumbre de ex presidentes latinoamericanos, con moderación de Rosa María Payá, y casi todos terminan sugiriendo que Cuba imite a Chile y haga un plebiscito o referéndum. Una imitación mecánica y errónea de procesos ajenos, a lo que el pueblo cubano ha dicho siempre no.

Fuentes:

http://latardesemueve.com/archives/2729
http://martianos.ning.com/profiles/blogs/no-conocen-a-cuba-por-edmundo-garc-a
http://www.cubainformacion.tv/index.php/la-columna/210-edmundo-garcia/69062-no-conocen-a-cuba
http://moncadalectores.blogspot.com/2016/05/no-conocen-cuba.html
https://micubaporsiempre.wordpress.com/2016/05/19/los-mercenarios-no-conocen-a-cuba/
https://miradasencontradas.wordpress.com/2016/05/19/los-mercenarios-no-conocen-a-cuba/
http://cambiosencuba.blogspot.com/2016/05/los-mercenarios-no-conocen-cuba.html
http://fanalcubano.blogspot.com/2016/05/los-mercenarios-no-conocen-cuba.html
http://cubasiguelamarcha.blogspot.com/2016/05/los-mercenarios-que-no-conocen-cuba.html

Publicado por:  David Díaz Ríos CubaSigueLaMarcha.blogspot.com

Posted in Sin categoría | 2 Comments
« Older