De dónde son los cantantes

Por José Francisco Echemendía Gallego / Universidad Sancti Spiritus

# JOSE FCO ECHEMEDÍA-3
Así dice un verso de uno de los sones más famosos y cantados de Miguel Matamoros, cubanísimo trovador santiaguero, suena redundante, ¿verdad? Esa interrogante fue la primera que me vino a la mente cuando vi la imagen que acompaña estas líneas.

banderas americ1

                  Imagen del Autor

Insolencia, desparpajo, desvergüenza o inocencia; puede haber de todo, aunque no creo que sea de lo último. Desde que fuera noticia –en fecha señalada para no pocos cubanos- la decisión de los gobiernos de Cuba y Estados Unidos de Norteamérica de restablecer relaciones diplomáticas, muchos “tomaron el rábano por las hojas”, y no se hicieron esperar reacciones que hubieran hecho palidecer o encolerizar al poeta que escribiera a finales del siglo XIX “que no deben flotar dos banderas/donde basta con una: ¡la mía!”, y se vieron ondear en azoteas y balcones banderas con bandas y estrellas, en los automóviles (sobre todo en muchos “almendrones” de la capital), en algunos bicitaxis, autos de turismo, y cubanos y cubanas que pretendían hacerla resplandecer en sus cuerpos.

Creo que todos los cubanos en esos días debimos hacer ondear y restallar en el viento la bandera del “rubí, cinco franjas y una estrella”; como también dice la letra de una cubanísima canción. Se equivocan, es lamentable, pero se equivocan los que creyeron estar dando una calurosa, alegre y sonora bienvenida a un vencedor redentor; los vencedores estamos aquí hace 56 años retando al imperio norteamericano y resistiendo a cuanta artimaña, ley, medidas, y hasta agresiones militares y aventuras terroristas pasaron por sus mentes obcecadas y prepotentes.

Ahora, con la certeza de la ya anunciada visita oficial del presidente norteamericano Barack H. Obama a La Habana, vuelven a verse esas reacciones, como el joven de la foto  que exhibe en su pulóver la imagen del mandatario estadounidense y los elementos simbólicos de la bandera de ese país, o aquel que vocifera de un balcón a otro “ya lo supiste, viene mi presidente”.

Como expresaron las autoridades cubanas, el presidente norteamericano será recibido con respeto por la dirección del Gobierno y por el pueblo, podrá conocer de cerca a una nación digna, soberana y solidaria que le dispensará a él y su delegación un trato respetuoso y amable; no tengo la menor duda de que la sonrisa de los niños cubanos resplandecerá más que el rictus de los “sietemesinos” de los que hablaba José Martí en su ensayo “Nuestra América”.

La intención de tener relaciones decorosas y respetuosas con los Estados Unidos, no es ni novedad, ni conveniencia de estos tiempos, siempre estuvo sobre la mesa; los que decidieron hacer una política de enfrentamiento y guerra no declarada fueron ellos, sucesivas administraciones que prefirieron hacerle el juego a los “¡…hijos de carpintero, que se avergüenzan de que su padre sea carpintero!”; y apoyaron y financiaron (todavía lo hacen) “…a los insectos dañinos que le roen el hueso a la patria…”

Como ya se sabe, estamos dispuestos a la normalización de las relaciones, siempre que sea en el más irrestricto apego al respeto, al trato entre iguales y a la no injerencia en los asuntos internos.

Cubanos, miremos hacia el futuro con optimismo, pero hagámoslo con la convicción de que lo que logremos es el resultado de nuestra lucha, de nuestra resistencia y de nuestra dignidad.

Desde el 1. de enero de 1959 nuestra bandera ondea libre y sin compañías que la menoscaben, así es desde entonces y será por siempre; y si algún día eso se viera amenazado, entonces volveremos con Camilo a los versos de Bonifacio Byrne:

Si deshecha en menudos pedazos 

llega a ser mi bandera algún día…

¡nuestros muertos alzando los brazos

la sabrán defender todavía!…

Publicado por:  David Díaz Ríos / @daviddr5129 

CubaSigueLaMarcha.blogspot.com  / CubaEstrellaQueIlumina /

ANEXO:

Bajo la pluma de valores

Mi Bandera de Bonifacio Byrne

Al volver de distante ribera,

con el alma enlutada y sombría,

afanoso busqué mi bandera

¡y otra he visto además de la mía!

¿Dónde está mi bandera cubana,

la bandera más bella que existe?

¡Desde el buque la vi esta mañana,

y no he visto una cosa más triste… !

Con la fe de las almas austeras,

hoy sostengo con honda energía,

que no deben flotar dos banderas

donde basta con una: ¡la mía!

En los campos que hoy son un osario

vio a los bravos batiéndose juntos,

y ella ha sido el honroso sudario

de los pobres guerreros difuntos.

Orgullosa lució en la pelea,

sin pueril y romántico alarde;

¡al cubano que en ella no crea

se le debe azotar por cobarde!

En el fondo de obscuras prisiones

no escuchó ni la queja más leve,

y sus huellas en otras regiones

son letreros de luz en la nieve…

¿No la veís? Mi bandera es aquella

que no ha sido jamás mercenaria,

y en la cual resplandece una estrella,

con más luz cuando más solitaria.

Del destierro en el alma la traje

entre tantos recuerdos dispersos,

y he sabido rendirle homenaje

al hacerla flotar en mis versos.

Aunque lánguida y triste tremola,

mi ambición es que el Sol, con su lumbre,

la ilumine a ella sola, ¡a ella sola!

en el llano, en el mar y en la cumbre.

Si deshecha en menudos pedazos

llega a ser mi bandera algún día…

¡nuestros muertos alzando los brazos

la sabrán defender todavía!…

http://www.adelante.cu/index.php/es/historia/personalidades/4080-bonifacio-byrne-mas-alla-del-poeta

Publicado por:  David Díaz Ríos / @daviddr5129 CubaSigueLaMarcha.blogspot.com  

This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post. Post a comment or leave a trackback.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Your email address will never be published.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE