Lo que ni la espía Ana Belén Montes ni el régimen Castro-Comunista de Cuba hicieron contra los Estados Unidos de Norteamérica

Lo que ni la espía Ana Belén Montes ni el régimen Castro-Comunista de Cuba hicieron contra los Estados Unidos de Norteamérica 


ana belen monr
Por MCS & MTH Douglas Calvo Gaínza*

Sin eufemismos aplicaré a mi hermana Ana Belén Montes el término “espía”. No le temo a esa palabra, pues ha habido muchos de tal gremio que han sido considerados “héroes” por sus defendidos, como Juliette Dodu[1], Eli Cohen[2],  Ryszard Jerzy Kukliński[3], Sarah Aaronsohn[4], y otros tantos. Los Imperios turco y prusiano, la URSS o el gobierno sirio, habrían odiado tanto a tales agentes secretos, como mismo los querrían la República de Francia, Israel, Polonia o Inglaterra.Ana Belén

En mi caso, como cubano quien recuerda a mi ciudad de La Habana apagada entre sirenas de simulacro de ataque aéreo, en tanto que nuestra población era movilizada para enfrentar una inminente agresión militar de EEUU, y en la base naval de Guantánamo se declaraba el zafarrancho, los barcos de guerra de la US Navysurcaban nuestras aguas limítrofes, y los aviones-espía SR-71 atravesaban nuestro espacio aéreo de Oriente a Occidente, ante las alabanzas del senador Barry Goldwater declarando ante la CBS que Cuba debía ser invadida y hasta anexada… pues le agradezco sin tapujos a Ana Belén Montes por ser la “espía” que luchó para que las bombas no destrozaran por igual a:
Ø  Cubanos “castristas”, “comunistas”, “revolucionarios”; y cubanos “opositores”, “anticastristas”, “disidentes”.
Ø  Niños cubanos que hoy son adultos residentes en Cuba; y niños cubanos que hoy son adultos residentes en Estados Unidos.
Ø  Los abuelos, las madres y los padres de los cubanos residentes en Cuba; y los abuelos, las madres y los padres de los cubanos residentes en Estados Unidos.
La bomba que hubiera matado sin distinción a personas con las ideas de Nicolás Guillén o con las de Gutiérrez Menoyo. A los ancestros de Andy García o a los de Amaury Pérez. En fin, por igual a Santiago Álvarez, a Compay Segundo, al Cardenal Jaime Ortega, a Oswaldo Payá, a Leonardo Padura, o a Elián González. Pues que yo sepa, ni siquiera el mega-complejo militar industrial estadounidense ha podido inventar todavía los misiles con sensores ideológicos.
De modo que no hay cubano que no esté en deuda con Ana Belén Montes, crea lo que crea en política. El mayor derecho humano de cualquier pueblo es la paz, y ella luchó esencialmente para regalarnos ese tesoro.
Si ello se duda, veamos dos citas de prensa norteamericana sobre la mayor culpa de dicha “espía”:
Ø  “Ella observó las maniobras bélicas que tuvieron lugar en Norfolk, Virginia, lo cual significó que cualquier plan de contingencia que USA preparara para tratar con Cuba en momentos de crisis, habría sido reportada a ellos instantáneamente.”[5]
Ø  “Oficiales retirados y en activo norteamericanos, dicen que ella estaba en posición de decirle a la Habana virtualmente todo lo que la comunidad de inteligencia sabía respecto al Ejército cubano, e incluso puede haber puesto al desnudo planes de contingencia norteamericanos para tomar la Isla por la fuerza. “Creería – dijo Richard Nuccio, asesor especial para Cuba del Presidente Clinton -, que si hubo daño, sería el de que ella sabía acerca de los Estados Unidos, en cuanto a cómo éstos estaban militarmente preparados para lidiar con respecto a Cuba[6]
En resumen: cuando se afirmó que el Estado comunista-canalla ametrallaría en el mar a sus propios emigrantes, y “La Casa Blanca pidió al Pentágono revisar escenarios que incluían el bombardeo de refugiados cubanos, y acciones militares de USA[7], la solitaria mujer rodeada de peligros insólitos se dedicó a proteger al pueblo de Cuba contra una peligrosísima amenaza militar.  Fue una “espía”, sí, pero defensiva; una silente y no-reconocida defensora de la subsistencia misma de la cubanía.
¿Fue Ana una sórdida enemiga de su propia Patria, al servicio de un peligroso y destructor Estado irresponsable y empecinado en exterminar a toda costa a “los imperialistas del Norte”? Dejemos que en vez de las palabras respondan los actos: lo que NO HICIERON CONTRA USA ni Ana Belén Montes ni el Gobierno cubano.
Ana luchaba por Cuba dentro de una agencia donde ella tenía acceso a todo el espionaje yanqui, realizado por el Ejército, la Marina, el US Marines corps, y la USAF. Ella laboraba con el Pentágono. Según se publicó más de una vez: “Montes (…)tenía acceso a la red virtual INTELINK que conecta cerca de 60 agencias de inteligencia federal, de defensa, y agencias civiles, involucradas en la recopilación y evaluación de inteligencia. Ella tenía acceso a básicamente todo” dice el oficial de seguridad. “Hablamos de programas que cuestan millones de dólares desarrollarlos. Y ella pudo tenerlo todo.” (…) “Pudiera decirse – dijo un oficial – que ella tenía un potencial para dañar mucho más severo que el de Hanssen o Ames”[8]“Ella pudo haberles dicho cuál, dónde y cuándo ocurriría (una eventual acción militar de USA) y eso costaría un montón de vidas.”[9]
Es decir, ya que su capacidad informativa no se limitaba a Cuba, sino que abarcaba un amplio rango de materias de Seguridad Nacional, Ana Belén Montes podía no sólo provocar la pena de muerte en Cuba (legal) para varios espías norteamericanos o pro-yanquis capturados en La Isla gracias a ella. También, ella podía ser el instrumento del Estado castrista patrocinador del Terrorismo para transmitir a Irán datos secretos con los que los kamikazes de Hezbollah atacaran por decenas a las guarniciones norteamericanas en el Medio Oriente, o incluso hundieran barcos al estilo del USS Cole en la Base naval de Guantánamo, o usaran programas secretos satelitales “filtrados” para agredir electrónicamente a los marines, tanto en su reducto al este de Cuba como en otras posiciones.
En suma: por medio de ella se pudo haber provocado la muerte de cientos de militares estadounidenses en todo el orbe.
Pero hay más: podía ella por igual colaborar con éxito, vía La Habana, en la planificación de aviones estrellándose contra el edificio de la CIA en Langley, o de comandos atacando en cada sitio neurálgico que lesionara la Seguridad Nacional de EEUU. Incluso, ella podía crear con sagacidad la brecha para que francotiradores bien entrenados y con desprecio a la muerte, le hicieran correr a Bush Padre, a su hijo George W., o a Clinton, la misma suerte que le tocó en 1963 al infortunado Kennedy.
En concreto: un uso maligno por Cuba y sus aliados terroristas de tal “espía” pudo haber descabezado al Gobierno de los Estados Unidos y provocado una hecatombe increíble en la nación norteña, tradicionalmente hostil a La Isla. Ella estuvo en una excepcional capacidad para hacerle daño a su Patria, y en conjunción con los castristas, pudo ocasionar miles de muertes violentas entre sus compatriotas, incluso hasta la más alta esfera. Si en vez de una Ana Belén Montes hubiera estado en tal puesto dentro de la DIA una persona con el odio anti-patriótico de los terroristas nativos Timothy McVeigh o el Unabomber[10], y en lugar de Fidel Castro Ruz hubiera dirigido La Habana alguien como Pol Pot o Adolfo Hitler, la debacle desatada sobre Norteamérica hubiera sido demoledora.
Pero ni Ana ni Cuba atacaron. Ni vía La Habana se gestaron magnicidios o bombardeos a la CIA y el Pentágono, ni un solo espía yanqui o pro-yanqui fue fusilado en La Isla debido a nuestra agente. Lo que sea que ella le haya transmitido al Gobierno cubano, éste no lo utilizó para dañar ni al pueblo ni a la Seguridad Nacional de los Estados Unidos. Y en cuanto a ella misma, su alegato muestra que amaba “la compasión y generosidad del pueblo norteamericano.” Y que en todo caso, procuró exclusivamente la concordia entre naciones vecinas, pero no la desgracia de su propio Suelo natal.
La conclusión es doble:
1)     El régimen castro-comunista tuvo en sus manos los datos necesarios para herir increíblemente a la súper-potencia que tantos daños previos le había infligido a La Isla. Pero no los utilizó con ese fin, sino que sólo buscó su auto-defensa.
2)     Ana Belén Montes sólo odiaba una guerra EEUU-Cuba, y anhelaba la amistad entre el pueblo norteño y el del Caribe.
Como ciudadano del mundo, agradezco a Fidel Castro por su irreprochable ética al no haberse vengado en represalia por agravios pasados yanquis contra Cuba, usando el privilegiado puesto de “topo” que adquirió nuestra colaboradora Ana dentro del aparato de inteligencia de los Estados Unidos. Lo felicito por su proceder moral al no promover una campaña hostil, donde perecieran millares de hijos del hermano pueblo de Abraham Lincoln, Martin Luther King Jr. y Helen Keller.
A la postre, reconociendo tácitamente que Cuba no es un malévolo enemigo sin límites de USA, Washington ha comenzado un proceso de relativa normalización con La Habana, la cual ya ha sido retirada con sensatez de la lista de los Estados patrocinadores del terrorismo. Bravo por cualquier estadounidense que sea un gestor sincero y de buena voluntad, el cual haya cooperado (sin dobles intenciones) en ese triunfo de la diplomacia sobre la beligerancia.
Pero, ¿y cuándo podremos felicitar también al Gobierno de Norteamérica por reconocer asimismo nuestra segunda y elemental conclusión respecto a Ana? ¿Cuándo le permitirán a esa pionera en la lucha por la normalidad de relaciones mutuas, la cual (junto a La Habana) declinó el gestionar un feroz cataclismo sobre su propio pueblo, el derecho a (si quiera) una merecida amistad supervisada?
Cuando lo hagan, sí, bravo por ellos. Pero entretanto, sin esperar por decisiones imperiales, todos los que reconocemos que el principal derecho humano de cualquier pueblo es su subsistencia, y en particular los cubanos, quienes sin distinción ideológica fuimos particularmente protegidos por esa estoica y benevolente “espía”, le agradeceremos eternamente a Ana Belén Montes por ayudarnos a preservar el más increíble y maravilloso de los tesoros: la PAZ.
[1] Joven quien (hipotéticamente) en 1870 habría interceptado las comunicaciones telegráficas prusianas a favor de Francia, y por ello fue condecorada.
[2] Ahorcado por espiar para los israelíes en la Guerra contra Siria de 1965, y muy respetado en Israel.
[3] Infiltrado por la CIA en las fuerzas armadas polacas, quien a cambio de información militar confidencial maniobró para alejar de Polonia el epicentro del conflicto nuclear, y luego ha sido honrado por su Patria.
[4] Agente judía dentro del Imperio Otomano, la cual fue inspirada por el Genocidio Armenio para ayudar a los ingleses con actividades de espionaje anti-turco, y tras caer presa y ser torturada se suicidó.
[5] Castro’s top spy. Front Page Magazine, Marzo 29, 2002.
[6] Labels of Analyst varied, but “Spy” came as a surprise. The New York Times, Septiembre 30, 2001
[7] Cuba spy suspect was rising into senior intelligence ranks.  Miami Herald, Septiembre 29, 2001.
[8] Espías mercenarios a favor de la ex URSS y de Rusia.
[9] She led two lives; dutiful analyst and spy for Cuba. The Miami Herald, 16 Junio 2002.
[10] Ciudadanos norteamericanos que fueron responsables, respectivamente, del bestial atentado contra la sede de agencias Federales de Oklahoma en 1997, y de las cartas- bomba a universidades y aerolíneas entre 1978-1995.
———————————————————————
*MCS & MTH Douglas Calvo Gaínza, Coordinador Comité Cubano Pro Trato Más Humano para Ana Belén Montes.

Enviado por el autor a: MartianosHermesCubainformación
———————————————————————-
Fuentes:

http://martianos.ning.com/profiles/blogs/lo-que-ni-la-esp-a-ana-bel-n-montes-ni-el-r-gimen-castro

http://www.cubainformacion.tv/index.php/solidaridad-con-cuba/66148-lo-que-ni-la-espia-ana-belen-montes-ni-el-regimen-castro-comunista-de-cuba-hicieron-contra-los-estados-unidos-de-norteamerica

ARTÍCULOS RELACIONADOS: Artículos sobre Ana Belén Montes

Ana Belén Montes

Ex analista de la DIA juzgada por espionaje en el discurso de Obama

Piden libertad para Ana Belén Montes

 

Publicado por:  David Díaz Ríos / @daviddr5129 /     

CubaSigueLaMarcha.blogspot.com  / CubaEstrellaQueIlumina

———————————————————-

MÁS ARTÍCULOS SOBRE ANA BELÉN.


¿Quién ganará y quién perderá en la batalla por Ana Belén Montes?  Por Douglas Calvo Gaínza*

La respuesta superficial es obvia. Bastará un simple “No” desde el Buró de Prisiones, y las condiciones de la condena de la compañera presa proseguirán sin cambio ni alteración, hasta el último día de su pena. ¿Quién ganará? Pues el poderoso Gobierno norteamericano, quien hará así una clara demostración de fuerza: “nosotros sabemos condenar muy bien el delito de espionaje”.

Ciertamente, la perspectiva de vegetar durante 25 años en un aislamiento absoluto y olvidado, desalentará a cualquier futuro candidato a trabajar encubiertamente para Cuba en los EEUU. Tras este ejemplo, nadie imitará a Ana Belén Montes, y podrá decirse sin problemas que ella fue “la última espía defensiva de La Habana”.Pero esa victoria obvia tiene otros matices que tal vez no se han calculado en Washington, y son igualmente de peso. Los iremos mencionando, y a la vez haremos una serie de preguntas.a) Cuando empezamos la proyección pública del Comité en octubre, había aproximadamente unas 60 personas involucradas. Hoy, en sólo dos meses, ya hay cientos de simpatizantes en 23 países, crecen las organizaciones y asimismo las personalidades interesadas (entre las cuales se encuentran desde científicos de primer rango o literatos ganadores del Premio Casa de Las Américas, hasta activistas como la ex presa política norteamericana Lynne Stewart, y artistas de tanto mérito como Vicente Feliú y Silvio Rodríguez) – PREGUNTA: Si en dos meses se ha logrado tanto, ¿Hasta dónde habrá llegado este movimiento en el año 2023? ¿Le conviene a la reacción que esa bola de nieve crezca hasta convertirse en un Himalaya?
b) El Estado Cubano no ha intervenido en nada de esto. Se suele decir por algunos que en la Cuba totalitaria sólo hay tres tipos de ciudadanos: “viles agentes de la Seguridad”, “pobres ciudadanos aterrados” y “valientes opositores”. Además, no hay otra sociedad civil que la que se opone al Gobierno. Y de pronto, vemos cómo espontáneamente, voluntariamente, libremente, las personas de la Isla y también cubanos emigrados, accionan en pro de una compañera presa por defender a Cuba; y ello “sin mandato estatal”, sin recibir un centavo de nadie, ni tampoco una visa para viajar a lares de súper-abundancia, o una beca en Universidades prestigiosas, ni algún loable premio internacional por defender los Derechos Humanos. Ni siquiera obtienen un incremento de su buena reputación (al revés…). Sólo reciben la satisfacción ética y espiritual de cumplir la deuda moral que tenemos todos los nacidos en este país (y reitero, “todos”) con la olvidada Ana Belén Montes. – PREGUNTA: Si este proceso sigue en marcha, ¿Dónde habrá quedado hacia el año 2023 el mito maniqueo sobre una “sociedad civil cubana” monocromática ideológicamente y en oposición al socialismo? ¿Y cuál de las “Dos sociedades civiles” habrá ganado mayor prestigio moral por aquel entonces: la de los viajes-premios-becas-dineros-publicidad por hacer anti-castrismo, o la del sacrificio-desinterés-altruismo-espontaneidad por ayudar en una tarea tan humanitaria? ¿Seguro que los planes subversivos ideológicos contra Cuba no corren riesgo alguno, si se sigue desarrollando más y más este accionar independiente y abnegado de ciudadanos LIBRES cubanos?
c) Hoy hay un viraje hacia la derecha en el espectro político: pierden elecciones gobiernos progresistas en Latino-América, ascienden al poder en Europa partidos ultra-conservadores. Parecería que Fukuyama es ratificado: llega el fin de la Historia, con la muerte a escala mundial de las utopías y el enaltecimiento radical del mercado ciego y desigual. Y de pronto, en torno a una mujer confinada, se reúnen más y más progresistas de múltiples países; desafían con firmeza los climas militarizados y amenazas terroristas, para obtener cientos de firmas; se comunican entre sí crecientemente, se amistan sin reservas, se organizan in crescendo… Todo en torno a Ana Belén Montes, quien amenaza a las potencias monopolistas con convertirse en una suerte de “Juana de Arco socialista”. – PREGUNTA: Si en torno a Ana siguen creciendo las simpatías de una izquierda mundial que hoy vuelve a parecer en retirada; si se fortalece más y más el simbolismo circundando a su persona, y si asciende continuamente el aglutinamiento de los progresistas en torno a ella, al llegar el año 2023, ¿Hasta qué punto habrá ayudado ese encarcelamiento a unificar a los “indeseables” opuestos al Nuevo Orden Mundial neoconservador y neoliberal? ¿No estarán creando esos carceleros, día a día, un ícono peligrosísimo para los planes de desarticulación de los movimientos revolucionarios en todo el orbe? ¿No estarán ellos regalándole a la izquierda un modelo de valentía, desinterés, sacrificio y resistencia, el cual extermina en lo espiritual al “héroe pequeñoburgués”, cuyos burdos logros sólo consisten en la mayor cantidad de dinero que sepa amasar? ¿No nos estarán obsequiando crecientemente esos alguaciles un prototipo del ya olvidado “hombre nuevo” del Che, el cual ayudará hasta límites impensables a todos los “levantiscos” del orbe, para reanimarse, fortalecerse, y reencaminarse frente a la contra-ofensiva reaccionaria?
El socialismo es ortodoxamente identificado por muchos con dureza, crueldad, obstinación y “Estado Policíaco”, en oposición a un sistema democrático capitalista muchísimo más liberal, magnánimo y benevolente… Sin embargo, citaremos algo curioso: en la URSS pos-Stalin “A partir de 1953, la cifra de prisioneros fue disminuyendo regularmente. Entre 1953 y 1957, el Presídium del Soviet Supremo anunció diversas amnistías para diferentes categorías de prisioneros; entre ellas, hubo en 1955 una para quienes habían colaborado con el ocupante alemán.” [Eran traidores a la Patria, indultados masivamente por la dura y feroz Unión Soviética tras cooperar con los nazis exterminadores de su propio pueblo.] Le siguieron otras amnistías en 1956-1959. Y por cierto que (aunque había centros equivalentes a éste donde está enclaustrada Ana, diseñados para personas convictas de delitos especialmente severos), resulta interesante el que en las prisiones generales “Había dos regímenes: el “general” y el “estricto”. Un prisionero no podía estar sometido al segundo por más de seis meses” ya que los juristas soviéticos llegaron a desarrollar “la premisa básica de que un prisionero seguía siendo un ciudadano” y de ahí que la cárcel en la Rusia totalitaria es una donde “se acaba con el trabajo esclavista, que posee procedimientos judiciales, donde los prisioneros gozan de algunos derechos y pueden enfrentarse a la administración penitenciaria, en el que no se les veta el acceso al mundo exterior, pueden entrevistarse con un abogado o protestar legalmente por el trato que reciben.” [1]Obviaremos casos tristes ocurridos con detenidos medio-orientales durante la “Guerra contra el Terror”. Concentrándonos sólo en Ana Belén Montes, ¿Cuántos de esos derechos que concedía la demonizada URSS a sus presos, le están otorgando los filantrópicos Estados Unidos a esa ciudadana suya? ¿Acaso los bolcheviques sabían ser más humanitarios que los yanquis? -PREGUNTA: Si prosigue ese aislamiento hasta el 2023, ¿dónde habrá quedado a esas alturas la imagen legendaria de la súper-nación que lidera la tutela de los Derechos Humanos a nivel global? ¿Se puede defender Derechos Humanos y comportarse a la vez de modo poco humano? ¿Y qué otro trabajo le daremos a los que viven escudriñando “quién cae preso en Cuba”, para quejarse luego de la brutalidad del régimen castrista? ¿Cómo protestarán algunos en pro de la libertad de ciertos presos en La Isla, y a la vez deberán manifestarse airadamente a favor del aislamiento a ultranza de esa mujer en USA?
¿Tendremos activistas por la emancipación carcelaria, quienes abogarán simultáneamente por encarcelamientos incomunicados cuasi-perpetuos? ¿Humanistas que también son anti-humanos? ¿Protestadores anti-reclusión que a la vez son voceros pro-incomunicación? ¿Laureles otorgados por la lucha en aras de la libertad sin fronteras, ornando las sienes de quienes abogan por el grillete sin paliativos? ¿Hasta dónde se habrá hundido en el 2023, el prestigio de los que gritan “defendemos a la noble democracia y a la humanitaria libertad universal” y a la vez “que Ana Belén se pudra en la cárcel, porque traicionó a nuestra generosa democracia y a nuestra bienhechora libertad universal”?
Patrocinando la “normalización” EEUU-Cuba, la señora Hillary Clinton ha dicho respecto al Embargo: “Debemos sustituirlo por un acercamiento inteligente que le dé poder (…) a la sociedad civil cubana.” Y también: “Los cubanos quieren comprar nuestros productos, leer nuestros libros, navegar en nuestra web y aprender de nuestra gente. Ellos quieren llevar su país al siglo XXI. Ese es el camino hacia la democracia y la dignidad, nosotros debemos caminar a su lado.”
En lo personal, estoy completamente de acuerdo en aprender de cualquiera que pueda enseñarme. Pero, con el mayor respeto:
a) El derecho penal del siglo XXI busca en todo caso reformar al prisionero, promover penas sustitutivas, luchar contra las arbitrariedades carcelarias por medio de instituciones jurídicas antiguas (Habeas Corpus, la VIII Enmienda en EEUU), u organismos noveles (la Organización Mundial contra la Tortura y otros). Así, que me perdone la respetable dama supradicha, pero declino esa instrucción tan gentilmente ofrecida: imitar prácticas como ese aislamiento a Ana Belén, el cual ya pronto arribará a los 15 años (2001-2016), más que hacer a los cubanos avanzar al siglo XXI, nos haría retroceder hacia los tiempos del prisionero de la máscara de hierro en la Bastilla, durante el siglo XVIII.
b) La sociedad civil cubana que se va a empoderar con apoyo norteamericano, ¿incluye movimientos como el nuestro, que sin ser gubernamental ni estatal, sí es de izquierdas y es revolucionario? ¿No dicen ellos que quieren beneficiar al “pueblo de Cuba” y no “a los Castro”? Bien, nosotros somos parte de ese pueblo. ¿No calificaremos para ser escuchados? ¿Acaso la famosa “sociedad civil post-Castro” sólo contempla un apoyo a las mentalidades y organizaciones pro-neoliberalismo, anticomunistas, etc.? Si es así, vuelvo a declinar el brindado aprendizaje. Pues una estrategia que promueve sin más una futura “sociedad civil de derechas” en Cuba, es simplemente una maniobra retrógrada para imponernos una dictadura neo-batistiana o algo por el estilo. Ya es demasiado tarde para eso…
c) Por último, dentro de los eventos de “normalización” Washington-Habana, y teniendo en cuenta que Ana Belén Montes fue una pionera en la política de armonizar las relaciones, según muestra su alegato, me llama la atención que un buen gesto entre dichas naciones ha sido el canje de prisioneros (los “Cinco” por Alan Gross y Sarraf Trujillo, ese “topo” tan alabado públicamente por Barack Obama – quien obviamente no le teme al término “espía”, como tampoco le tiene miedo a éste el Estado Sionista de Israel, el cual, tras arduo cabildeo, consiguió la libertad condicional para su espía Jonathan Pollard -). Durante ese proceso, tales accionares clementes han proseguido, y por ejemplo, durante la visita del Papa a Cuba y a EEUU, 3.522 presos cubanos fueron liberados por el Estado totalitario de los hermanos Castro. Pero Ana siguió en las mismas, dentro de la súper-democracia que se ensaña contra ella.¿Cómo? ¿Los “villanos castristas” abren la mano, y los líderes del mundo libre la contraen con fiereza? ¿Los “arcaicos tiranos” perdonan, y los adalides de la libertad resultan vengativos y crueles? ¿Cómo se entiende esa contradicción entre el decir y el hacer? -PREGUNTA: Si prosigue ese aislamiento hasta el 2023, ¿dónde quedará ese programa de instrucción en materia de Derechos Inalienables, preparado en Washington para el tosco pueblo de Cuba? ¿Dónde el discurso sobre la “emergente sociedad civil cubana”, que al parecer es más bien una futura asociación orwelliana de comunidades anexionistas? ¿Dónde se encuentran el ejemplo, la guía, la luz humanitaria que debe exhibir todo maestro de humanismo ante su alumno? ¿Dónde la autoridad moral y ética, con la cual se sacará del analfabetismo espiritual e intelectual a nuestro pobre pueblo, tan iletrado y tan desprovisto de tradiciones o héroes? ¿Acaso dicha futura enseñanza sólo confía en el poder de Don Dinero? Sin dudas, éste es un caballero poderoso. Pero no todos son comprables, y si no, pregúntesele a Ana Belén Montes, quien prefirió el sufrimiento en aras de sus ideas anti-belicistas, a la comodidad burguesa que ya tenía asegurada…Termino con esto: bastará un simple “No” desde el Buró de Prisiones, y hasta el 2023 Ana seguirá aislada. Pero a su salida la esperará un fraterno colectivo humano de proporciones impredecibles; una sociedad civil cubana polifacética y enérgica, bien fortalecida; una izquierda mundial, alentada y robustecida por el admirable ejemplo de resistencia de esa luchadora solitaria; un programa de la Casa Blanca orientado a enseñarle Derechos Humanos a Cuba, bastante desacreditado; un país poderoso que aspira a servir de ejemplo supremo, muy desprestigiado…Y una mujer que pese a todo el odio en su contra, habrá entrado en la Historia para siempre y como un símbolo poderosísimo.De modo que vuelvo a preguntar: ¿Quién ganará y quién perderá REALMENTE en la batalla por Ana Belén Montes?Pues yo voto por Ana y todos los que la defienden. En cuanto a los otros, el apoyar esa terca violación de los Derechos inalienables de la humanidad, les significará un suicidio moral de incalculables y tétricas consecuencias.

10 de diciembre del 2015 – “Día de los Derechos Humanos”
 
Nota:
 
[1] Moshe Lewin. El siglo soviético. ¿Qué sucedió realmente en la Unión Soviética? Barcelona, Crítica, 2006.
 
*Douglas Calvo Gaínza. Coordinador Comité Cubano Pro Trato Humano Para Ana Belén Montes.
 
FUENTES:
 

 

Publicado por:  David Díaz Ríos / @daviddr5129 /     

CubaSigueLaMarcha.blogspot.com  / CubaEstrellaQueIlumina

 

This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post. Post a comment or leave a trackback.

3 Comments

  1. Elio Antonio
    Posted 10 Diciembre, 2015 at 2:36 pm | Permalink

    Hola:-)

    No recuerdo si antes oi hablar de esta mujer. ¿Podrían explicarme por qué?

    Saludos;-)

    Elio Antonio
    http://elioantonio.cubava.cu

  2. sachiel
    Posted 11 Diciembre, 2015 at 8:59 pm | Permalink

    Asombrosos estos artículos, pero sería necesario, David, que existiera la fórum o páginas .cu (como la tuya y la de Elio) para dar a divulgar más este pesadilla. !Libertad para Ana Belén Montes !! Sería bueno convocar un Twitazo también

  3. Posted 15 Diciembre, 2015 at 3:18 pm | Permalink

    me gustaría contactar con el comité cubano pro su liberación, por favor que entren en contacto con mi blog futuro, mi Cuba en el url http://diegocl7dmp.cubava.cu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Your email address will never be published.