Marco Rubio dice que si llega a la Casa Blanca dará marcha atrás a las relaciones con La Habana

Marco Rubio en campaña: Cuando sea Presidente, cero relaciones con Cuba

 

marco rubio

Dice la BBC que si se pudiera fabricar el contrincante más difícil para Hillary Clinton, saldría de la máquina un Marco Rubio. El Washington Post y el New York Times no dudan que él tenga, efectivamente, posibilidades de ganar la nominación de su Partido. Quizás envalentonado por tan favorables augurios, el candidato republicano se ha largado con su propuesta para hacer avanzar -hacia atrás- la política de EEUU para Cuba. Hasta el título de su plataforma es de folletín: “Cómo Marco (sic) restaurará la claridad moral de nuestra política hacia Cuba”.

Es evidente que Marco Rubio odia al archipiélago cubano en su conjunto y a los individuos que lo componen uno a uno. Es el odio del que aplasta con esmero a una criatura indefensa que se le atraviesa en su camino. Un odio que se traduce en una andanada de malevolencia y crueldad. Así que ayer, dando vueltas como un gato enjaulado tras la avasalladora votación en ONU contra el bloqueo, decidió disparar ácido contra el Presidente Obama -al que cataloga de “irresponsable”- y contra el objeto de su obsesión, la Isla a 90 millas de la Florida. Hasta la imagen que acompaña la propuesta en su página de candidato republicano, lleva la estética más odiosa y simplona de la Guerra Fría: un mapa de Cuba en rojo sangre con un bajante que dice “fight communism”, que debe haber sacado de la famosa revista Reader’s Digest, de la cual copiaba Ronald Reagan sus discursos en el delirio de la Iniciativa de Defensa Estratégica. Es el totalitarismo en el sueño del régimen totalitario de Marco, para llamarlo como graciosamente se nos presenta en el título del segmento anticubano de su plataforma electoral.
Su promesa es la siguiente: si sale Presidente, volverá a meter a Cuba en la lista de países terroristas; dará más dinero a los “disidentes” -de paso, rasgando aún más la falsa vestidura independiente de la “oposición” local-; “invertirá los intentos del Presidente Obama de normalizar las relaciones”; condicionará cualquier flexibilización de las sanciones y las “modernizará”, otra manera graciosa de pasarle la brocha gorda al bloqueo. Se trata, en definitiva, de los mismos alegatos del pasado que han aislado a Estados Unidos de la comunidad internacional, pero con la moralina de una tía solterona que ha decidido calzarse botas militares.
No deja de ser sorprendente que tal propuesta para “democratizar” a Cuba y “restaurar la claridad moral” de los Estados Unidos, se sostenga en el proyecto de retornar al día antes del 17 de diciembre de 2014, fecha, como se sabe, en que Estados Unidos anunció su nueva política hacia la Isla, tras considerar que las medidas unilaterales impuestas durante más de medio siglo fracasaron. La opinión pública en ese país respalda la decisión del gobierno, como avalan las más variopintas encuestas.
Marco Rubio tendría que ser un mago excepcionalmente hábil para cubrir con un manto de olvido lo que ha venido ocurriendo en los últimos diez meses y para lograr que en la ONU ya no se hable del bloqueo, o que se hable en el mundo de ese crimen sin nombrar al criminal. Y por supuesto, si es que la máquina de la BBC logra no equivocarse soberanamente y si Marco, su odio y su dudosa claridad moral terminan disputándole a Hillary la Casa Blanca.
(Publicado originalmente en el blog de la autora Desbloqueando Cuba)
Publicado por: David Díaz Ríos
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post. Post a comment or leave a trackback.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Your email address will never be published.