Más de 60 mil yates estadounidenses podrían visitar Cuba

Más de 60 mil yates estadounidenses podrían visitar Cuba

 

Más de 60 mil yates estadounidenses podrían visitar Cuba

El comodoro del Club Internacional Hemingway, José Miguel Díaz Escrich, aseguró que en caso de levantarse todas las medidas de viajes, podrían visitar a Cuba más de 60 mil yates estadounidenses por año.

Díaz Escrich relató este viernes que en lo que resta de este 2015 llegarán a esta isla, solo de Estados Unidos, dos regatas, la Pensacola-La Habana (31 de octubre al 8 de noviembre) y la Cayo Hueso-La Habana (17-21 de noviembre).

En el primer caso acumulará más de 200 personas incluyendo los que vendrán por mar y otros visitantes que viajarán por aire para participar en ese encuentro, en el que tomarán parte 23 barcos de cinco clases, incluida la categoría Multicasco.

Esta sería la mayor presencia de norteamericanos en una regata sin contar 1999, cuando estuvieron en Marina Hemingway -donde se encuentra el Club de Díaz Escrich-, mil 500 estadounidenses, por vía marinera, cuando atracaron allí 404 barcos de recreo, 350 norteamericanos.

En los 23 años de fundado el Club Hemingway (principal impulsor de la náutica recreativa en Cuba), nunca apareció una expectativa como en el presente, cuando incluso están previstas para 2016 la realización de 11 regatas, solo desde Estados Unidos.

YateDe ahí que los estimados tengan la previsión de más de 60 mil barcos de este tipo en caso de que se levanten totalmente las restricciones de viajes de Washington que perjudican a los navegantes de ese país y al turismo cubano.

Realizó esta salvedad, pues en la actualidad pese a las flexibilizaciones debido a la reanudación de relaciones diplomáticas entre las dos naciones, aún a los yatistas el Departamento del Tesoro les exige tener un ilógico permiso de exportación de naves de recreo.

Sin ese documento no pueden navegar hacia La Habana, de ahí que muchas más personas y sus barcos queden sin poder participar en estas regatas, significó el Comodoro.

En lo que va de año ocurrieron las regatas Havana Challenge con 20 botes, la Bone Island Race con cuatro embarcaciones, el récord de Roger Kluh de velocidad en la lancha Apache Star, con una tripulación de dos norteamericanos y la travesía en Kayak La Habana-Key West.

Las anunciadas para noviembre incluirán exhibición de embarcaciones en el litoral del malecón habanero y entrada en la Bahía de la capital, además de la firma de convenios de amistad entre el Club Hemingway y los de los visitantes.

Significó que una preocupación primordial en los tratos con los amigos yatistas está en la preservación del medio ambiente. Dijo además que estos anuncios no incluyen a los torneos de pesca como el Ernest Hemingway de cada año, y otros que se planean.Tampoco anotó proyectos y viajes de yatistas de otros países como Francia y España, lo que todo sumado indica un auge de la náutica recreativa en este archipiélago.

Para 2016 prevén las regatas La Concha, una de Miami, Sarasota, Tallship Challenge, Havana-Challenge, Cortés, Storm Trysail, desde Texas, Punta Gorda, Pensacola, y Havana Thunder Challenge, todas desde los Estados Unidos.

(Con información de Prensa Latina)

http://www.cubasi.cu/cubasi-noticias-cuba-mundo-ultima-hora/item/44705-mas-de-60-mil-yates-estadounidenses-podrian-visitar-cuba

http://cubanitoencuba.com/2015/10/31/mas-de-60-mil-yates-estadounidenses-podrian-visitar-cuba/

http://www.cubadebate.cu/noticias/2015/10/30/aseguran-que-mas-de-60-mil-yates-estadounidenses-podrian-visitar-cuba-anualmente/#.VjTwlNJojIU

Publicado por: David Díaz Ríos
Posted in Sin categoría | Leave a comment

Las siete leguas y el gigante en América Latina. Un análisis sobre el origen, los fundamentos y la aplicación de la Doctrina de Seguridad Nacional

Las siete leguas y el gigante en América Latina. Un análisis sobre el origen, los fundamentos y la aplicación de la Doctrina de Seguridad Nacional

 

Oficinas de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos, el 6 de junio de 2013. Foto: AP
Por: Milena Hernández / El artículo se nutre de los estudios sobre ciencias políticas, sociología política, psicología social y desarrollo social, esencialmente en lo relacionado al abordaje de la genealogía sociopolítica del Estado en América Latina. Aborda de manera específica el período que inaugura la aplicación de las dictaduras de seguridad nacional en el continente, explica los fundamentos de su concepción inicial, analiza de forma panorámica sus principales efectos y establece, a modo de cierre, consideraciones parciales sobre los elementos que caracterizan su instrumentalización.
 
«Los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia para plagar a América de miserias, en nombre de la libertad».
Simón Bolívar
Fragmento de carta a Patricio Campbell, 
5 de agosto de 1829.
el-gigante-de-las-siete-leguas

I

El concepto «seguridad nacional» en el imaginario político de los Estados Unidos

 

En el proceso de formación de las concepciones contemporáneas sobre la «seguridad nacional» de Estados Unidos –identificable en los primeros años de la posguerra y en su ulterior desarrollo en los años 50 y 60–, desempeñan un papel importante el conjunto de tendencias y tradiciones ideológicas inherentes a la evolución del capitalismo norteamericano, y las particularidades que configuraron el sistema político de ese país. Las principales fuentes teóricas que nutren dichas concepciones no se hallan circunscriptas al período de la postguerra, ni a la gran depresión de los años 30; en su génesis está la historia misma de la formación y el desarrollo de la nación norteamericana. Estos referentes constituyen el hilo conductor que nutre la evolución del pensamiento político estadounidense, y aporta en ese sentido las bases ideológicas al enfoque de su política exterior desde las tempranas contribuciones de los «padres fundadores»[1]a la defensa de la seguridad nacional.
Todo ello de la mano de una serie de corrientes filosóficas y sociológicas que en su conjunto contribuyen a legitimar los requerimientos expansivos de aquellos monopolios exponentes de la clase dominante norteamericana.[2] En un contexto histórico como el de la posguerra, la necesidad de presentar la defensa de la seguridad nacional de los Estados Unidos se convirtió en un aspecto imprescindible de lograr, dada la orientación hegemónica que asumió la política exterior global norteamericana. Ello se manifestó a través de su gran coeficiente ideológico anticomunista, que redujo la complejidad del sistema internacional a un enfoque bipolar: la confrontación entre los Estados Unidos y la URSS, entre el Este y el Oeste. En este sentido, algunos autores plantean que la seguridad nacional se consolidó como categoría política durante la Guerra Fría, especialmente en las zonas de influencia de Estados Unidos.[3]
Entendida como «una situación ni de paz ni de guerra, de un intenso, aunque solapado enfrentamiento entre dos Estados dirigidos por efectivas superpotencias -Estados Unidos y la Unión Soviética»-,[4] la guerra fría inaugura el proceso, mediante el cual el desarrollo de la hegemonía y el imperialismo norteamericano entra en una nueva etapa, al adquirir como país un nuevo estatus en el sistema político internacional. La condición hegemónica de los Estados Unidos se expresaba de forma integral y absoluta. El ritmo creciente que evidenciaba en el plano ideológico, político, militar y económico, bajo el pretexto de defender su seguridad nacional, legitimaba la política de contención como parte de la estrategia de seguridad y como elemento integrante de su cultura política.
La situación internacional a fines de 1940 arrojaba para el gobierno norteamericano un escenario de «peligro» ante la expansión comunista. Previendo enfrentamientos armados, el país debía desarrollar con auge la industria bélica y diseñar acciones dentro de su política exterior que le permitiesen estar a la altura de los acontecimientos. Era necesario pensar en un nuevo tipo de guerra. Así, la guerra fría fue el recurso utilizado por los Estados Unidos para aumentar las medidas de seguridad y sembrar el temor en el pueblo ante la inminencia del comunismo. Creó, desde la legitimación y el consenso, condiciones de posibilidad para imponerse en tanto potencia hegemónica a nivel mundial; carácter que no es sólo supremacía militar y económica, sino que incide en la conciencia política, social, nacional y cultural del ciudadano medio, al que el american way of live and thinking le sigue funcionando como un patrón de éxito.
La tarea fue abordada por la administración Truman, quien se esforzó por crear, durante el período de guerra, un clima de crisis, propio de la guerra fría. La administración Truman presentó a la URSS como un rival, y por lo tanto como una amenaza inminente; estableció una situación de miedo en relación con el comunismo y con ello sustentó el establecimiento y la puesta en práctica de una política exterior agresiva, que trataba de modo intolerante tanto dentro, como fuera del país, cualquier expresión de fuerzas comunistas. Caben señalar al respecto la existencia de algunos antecedentes que a nivel teórico expresaban las percepciones estadounidenses en relación con ese «nuevo enemigo» de la paz, de la hegemonía norteamericana y de la seguridad nacional: la expansión del comunismo.[5]
En este mismo período cobraba auge el desarrollo de la doctrina de seguridad nacional en los Estados Unidos. Con posterioridad, ella se transferiría a amplias capas de oficiales latinoamericanos a través de los programas de entrenamiento e información que contemplaban los convenios de ayuda militar negociados por la diplomacia estadounidense durante la guerra de Corea. En ese escenario se rescató el uso político de la palabra «seguridad», y se elaboró el concepto «Estado de seguridad nacional» para subrayar el papel de la defensa militar y la importancia de salvaguardar la seguridad interna frente a las amenazas del comunismo, la inestabilidad del capitalismo y la capacidad destructiva de los armamentos nucleares.
A tono con esto, en el año 1945 los países del continente firmaron un conjunto de acuerdos conocido como Acta de Chapultepec. La Resolución Octava de la misma contemplaba la defensa colectiva del continente frente a la aún inconclusa guerra mundial. El «Plan Truman» de 1946, que propuso la unificación militar continental, concordaba con esa resolución. Ambas medidas fueron la antesala del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) firmado en Río de Janeiro en 1947. Este acuerdo fue clave para la unificación americana de la política militar, pues implicó la integración de las instituciones militares de América Latina a un bloque bélico cuya dirección estratégica estaba a cargo del gobierno estadounidense.
El Acta de Seguridad Nacional promulgada en Estados Unidos en 1947, fue el principal instrumento para el desarrollo de la concepción del Estado de seguridad nacional. A través de la misma se crearon el Consejo de Seguridad Nacional (NSC) y la Agencia Central de Inteligencia (CIA), instituciones que establecieron un nuevo patrón para el Estado y la sociedad, en virtud del papel hegemónico que asumía Estados Unidos en el concierto político mundial. De otra parte, la creación de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en 1948 proporcionó el piso jurídico-político para que otros organismos, como la Junta Interamericana de Defensa –creada en 1942– y el Colegio Interamericano de Defensa pudieran articularse en forma plena a la orientación estadounidense.
Como colofón de estos tratados y acuerdos, en el año 1950, el Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos aprobó un importante documento conocido como NSC-68 (Memorándum 68 del Consejo de Seguridad Nacional). En él quedaba consagrado el criterio fundamental que ha presidido la estrategia internacional de los Estados Unidos: «Una derrota en cualquier parte es una derrota en todas partes».[6] Dada su vinculación institucional con el país del Norte, América Latina quedaba cobijada por lo aprobado en ese documento.

II

Revolución Cubana, política hemisférica y «seguridad nacional».

 

El triunfo de la Revolución cubana en enero de 1959 fue el factor decisivo para la constitución de un nuevo proyecto político autoritario en el hemisferio. Se inauguraba en América Latina la tan proclamada amenaza de instauración de un régimen socialista. El impacto del triunfo revolucionario cubano, como simbólico acontecimiento al concluir el decenio, produce una reevaluación de la política de Estados Unidos hacia América Latina, e inicia un programa de reformas y cambios radicales que incluyó una drástica modificación del Estado y de la economía.
En ese contexto, la entrada de John F. Kennedy en la Casa Blanca en enero de 1961 significó un replanteo completo de la proyección internacional de Estados Unidos. El joven mandatario pretendía reformular el papel de Estados Unidos en el mundo, y poner la nación de nuevo en movimiento («keep America moving again»).[7] Con cierta rapidez, la nueva administración dio a conocer sus verdaderas propuestas doctrinales: la nueva frontera, la respuesta flexible, la Alianza para el Progreso,[8] la nueva política para África, el gran diseño para Europa.
Si bien la nueva frontera trascendía los marcos de la noción geográfica y expresaba los nuevos desafíos que debían enfrentar los Estados Unidos en lo interno y lo externo, y en los planos económico, político, militar y científico-técnico, la respuesta flexible sí constituyó una doctrina militar y de política exterior. En esencia, la nueva doctrina planteaba que la respuesta de los Estados Unidos debía ser simétrica respecto a la agresión que debían enfrentar. Por tanto, era necesario desarrollar todos los tipos de fuerzas nucleares y convencionales para librar exitosamente lo mismo guerras limitadas que acciones de contrainsurgencia.[9] Ello implicó un aumento de las fuerzas armadas norteamericanas y manifestó la dimensión confrontacionista y militarista de la proyección internacional de la administración Kennedy, quien retomó aspectos sustanciales de la estrategia perfilada en el Documento NSC- 68 bajo el gobierno de Truman. Los hombres de lanueva frontera consideraban que la mayor amenaza que debían enfrentar los Estados Unidos era la insurgencia comunista en las regiones del Tercer Mundo. Para Washington el Tercer Mundo ofrecía un vasto escenario para el despliegue de la ofensiva mundial comunista, centrada en la subversión a través de formaciones guerrilleras que aplicaban las enseñanzas de Mao Tse Tung y de la Revolución cubana en el ejemplo concreto del foco guerrillero liderado por Che Guevara en Bolivia durante el período 1966-1967.
La doctrina de contrainsurgencia desarrollada en el marco de la respuesta flexible, implicaba hacer frente a esta nueva y mayor amenaza a través de recursos militares y, de manera particular, político-económicos. Así, en el año 1961, Kennedy creó los llamados Cuerpos de Paz, que serían integrados por jóvenes voluntarios reclutados en los mejores centros de enseñanza de Estados Unidos, para ser enviados como «asesores en técnicas civiles» a los países pobres. Ello se combinó conuna capacitación de las fuerzas armadas latinoamericanas en planes de contrainsurgencia y enfrentamiento de las organizaciones político-militares, que aplicaban el método de guerrillas inspirados en el ejemplo cubano.[10]
El entrenamiento militar de latinoamericanos en Estados Unidos y más tarde en la Zona del Canal en Panamá, contribuyó a la transferencia de la concepción norteamericana de seguridad nacional a los ejércitos de la región. Cuba se convirtió en el punto de referencia obligado de las «vanguardias revolucionarias», no solamente como modelo a seguir, sino también como centro de entrenamiento de cuadros guerrilleros. América Latina pasó a ser el campo para enfrentar la subversión, considerada en los medios castrenses como parte de la Guerra Fría. Como resultado de estos acontecimientos de impacto regional y hemisférico, América del Sur fue víctima de la variante que se gestó en los centros de poder norteamericano para aplicar las concepciones de seguridad nacional. Bajo ese telón de fondo se creó la Doctrina de Seguridad Nacional (DSN), cuya tesis central defendía que a partir de la seguridad del Estado se garantizaba la de la sociedad. Sin embargo, vale señalar que una de sus principales innovaciones fue considerar que para lograr ese objetivo era menester el control militar del Estado.
Si bien la DSN ubicó como principal enemigo al comunismo internacional, con epicentro en la Unión Soviética y representación regional en Cuba, entendía que era a Estados Unidos a quien correspondía combatir a esos países. De ahí que los Estados latinoamericanos debían enfrentar al enemigo interno, materializado en supuestos agentes locales del comunismo. Además de las guerrillas, el enemigo interno podía ser cualquier persona, grupo o institución nacional que tuviera ideas opuestas a las de los gobiernos militares. Así, la doctrina concebía al enemigo como una amenaza que no reconocía fronteras geográficas sino básicamente ideológicas. Esta visión de dos campos enfrentados requirió la construcción de una alteridad, de un «otro» que era considerado una amenaza para la comunidad, un peligro que debía ser combatido, aniquilado. Ese «otro» que construyó la dictadura y que buscó erradicar era «la subversión».
La categoría «subversión», vuelta sustantivo, se tornaba voluntariamente amplia, incierta, vaga y al mismo tiempo totalizadora. Esta estrategia diseminaba el terror y generaba la parálisis que impedía cualquier tipo de cuestionamiento o manifestación de conflictividad. La lógica binaria del nosotros-ellos, del amigo-enemigo, asimilada y articulada en torno a la Doctrina de Seguridad Nacional, permitió el desarrollo y la implementación de una metodología represiva basada en la creación de centros clandestinos de detención y en la figura del desaparecido.
De otra parte, la DSN le otorgaba a las fuerzas armadas de los países latinoamericanos un rol principal en la lucha contra el comunismo; llega a formar una parte importante de la ideología de las fuerzas armadas en América Latina, quienes por primera vez extienden su papel de defensores de las fronteras nacionales con la defensa contra el propio pueblo.[11] La Doctrina tomó cuerpo alrededor de una serie de principios que llevaron a considerar como manifestaciones subversivas a la mayor parte de los problemas sociales. Tales principios tuvieron diversas influencias y se propagaron y utilizaron de manera diferente en distintos lugares. Por ello no se sistematizó, aunque sí tuvo algunas manifestaciones claras, que sirven de base para definirla y entenderla.
La represión desatada no se limitó a aniquilar a las organizaciones revolucionarias que desarrollaban la lucha armada, sino que se extendió a la destrucción de los partidos políticos, sindicatos y otras organizaciones sociales de izquierda y, en muchos casos, también destruyó a fuerzas políticas y sociales de centro y de derecha. A las dictaduras militares de seguridad nacional se les conoce también como dictaduras de «tercera generación», ya que constituyen un esquema diferente a las dictaduras caudillistas que surgieron como resultado de la debilidad de las recién surgidas repúblicas latinoamericanas tras la independencia de España y Portugal, y también diferente a las dictaduras creadas por el imperialismo norteamericano en América Central y el Caribe en las primeras décadas del siglo XX.
La dictadura militar de nuevo tipo, que impera en América Latina entre las décadas de 1960-1980, tiene un carácter institucional y está concebida para ejercer el poder de las armas como el único capaz de imponer en la región la reestructuración política, económica y social que el imperialismo norteamericano necesita para afianzar su sistema de dominación continental. Entre los años 1964 y 1984, casi todos los países latinoamericanos estaban gobernados por dictaduras militares. Pero, a diferencia de aquellas que representaron una continuidad del orden oligárquico construido en el siglo XIX, o de las que interrumpieron la ampliación de los derechos de los ciudadanos propuestos por los movimientos sociales, en varios países del continente las dictaduras militares que se desarrollaron a partir de la década de 1960, (en países como Brasil, Chile, Uruguay y Argentina), buscaron transformar económica y políticamente las sociedades en las cuales se produjeron.

III

La Doctrina de Seguridad Nacional en América del Sur

 

Según se ha planteado, el período de las dictaduras militares de seguridad nacional se inicia con el golpe de Estado de 1964 en Brasil contra el presidente Joao Goulart, y concluye en 1990 con el restablecimiento de la democracia burguesa en Chile. El análisis de esta experiencia inicial aporta luces sobre la importancia que adquirieron las formas de organización política inaugurados por el golpe brasileño, en tanto constituye una modalidad original y diferenciada en el desarrollo de las prácticas autoritarias en nuestro continente. Este modelo político cobró fuerza y tomó forma en América del Sur, al convertirse en un referente casi obligado para el acceso de los militares al poder. De esta forma se instauró el primer Estado de América Latina fundado en las concepciones de seguridad nacional. El Estado de Seguridad Nacional aparece así como una forma particular de Estado de excepción fundado en el principio de la guerra interna permanente.
En Argentina ocurrió algo similar. La dictadura del general Juan Carlos Onganía en 1966, acorde con los presupuestos de la «doctrina de seguridad nacional», disolvió el Congreso, las legislaturas provinciales y los partidos políticos argentinos. Fueron clausurados diversos órganos opositores de la prensa escrita, se prohibieron la circulación en el país de otras publicaciones latinoamericanas y la actividad política de los estudiantes. Se devaluó el peso argentino y a inicios del año 1967 se dio a conocer un nuevo plan económico. Dirigido a convertir a Argentina en exportador de productos industriales, con ello generó una ola inmensa de quiebras de empresas nacionales y extranjeras. Por otra parte, lo común de todas estas intervenciones fue que el terror era usado –con mayor o menor intensidad– como principal arma de dominación social. En Argentina, los organismos de Derechos Humanos denunciaron la existencia de 30 mil desaparecidos.
En Chile, entre 30 mil y 35 mil personas fueron víctimas del régimen pinochetista, entre las cuales hay que contar unos 28 mil que resultaron torturadas, 3 400 mujeres violadas y 3 mil asesinadas por la temible DINA (Dirección de Inteligencia Nacional). En ese país, la doctrina ayudó a legitimar el golpe de 1973 que sirvió para evitar la revolución que intentaba adelantar el presidente socialista Salvador Allende. Lo que ha merecido especial interés del caso chileno reside justamente en que, por primera vez en la historia, un presidente socialista accedió al poder por las vías legalmente previstas.
El derrocamiento de Allende tuvo vastas consecuencias políticas y culturales en el continente, entre ellas, reforzar la creencia al interior de las diversas organizaciones insurgentes de izquierda que proliferaban en el continente, de que sólo por la vía armada podría garantizarse el éxito de un proyecto revolucionario. Con posterioridad al golpe efectuado el 11 de septiembre de 1973 y comandado por el general Pinochet, los militares chilenos ajustaron a su modo la Doctrina heredada de sus vecinos. En Chile, la variación principal fue la alteración progresiva del sentido corporativo, debido al fortalecimiento de una dictadura personal. Su formulación doctrinaria fue escasa y dependió, por lo menos al comienzo, de la esbozada en Argentina y Brasil.
En Uruguay, aparte de la ausencia de formulación doctrinaria y no obstante la brutalidad de la represión, la tradición civilista de la sociedad limitó la duración y la penetración social de la Doctrina. El proceso que desembocó en la implantación de un régimen autoritario reconoció también modalidades específicas. En las elecciones de 1971 se destacó la aparición de un nuevo movimiento político de izquierda: el Frente Amplio. Este pretendía provocar una cisura en un escenario político dominado por los tradicionales partidos políticos Blancos y Colorados. El triunfo de María Bordaberry del partido Colorado inició una escalada de medidas que dieron a su gobierno marcadas características autoritarias que culminaron con la disolución de las Cámaras Representativas ante la presión del Ejército. De otra parte, el golpe de 1973 encontró sus razones en la Doctrina de Seguridad Nacional y en la necesidad de enfrentar a la guerrilla urbana de los Tupamaros.
Perú es un caso particular, ya que las variaciones fueron grandes. Aunque hubo una formulación doctrinaria previa al golpe paralela a la brasileña y la argentina, ésta fue menos autoritaria y abiertamente desarrollista. El gobierno militar promovió un proyecto de cambio social que se combinó con la eliminación práctica de la ideología anticomunista. Para ello se contó con el apoyo de intelectuales de izquierda y en esa medida fue independiente de la tutela estadounidense. El organismo encargado de formular una variante desarrollista de la Doctrina fue el Centro de Altos Estudios Militares (CAEM). Con su apoyo se legitimó el primer intento de golpe de la seguridad nacional en 1962, y tras su fracaso, el de 1968. Este gobierno militar acabó con el fuerte poder de la oligarquía en ese país, en contraposición con lo sucedido bajo las demás dictaduras.
En el resto de países suramericanos, y en menor grado en el Caribe, más que un desarrollo de la Doctrina de Seguridad Nacional, se adoptaron varios de los principios contenidos en la concepción norteamericana del Estado de Seguridad, en el contexto de la dominación política e incluso militar de los Estados Unidos, inclusive, donde hubo gobiernos civiles subordinados a los militares, como en Uruguay, o donde se presentaron golpes castrenses guiados por la Doctrina, como en Uruguay y en Ecuador. En este último la utilización de la Doctrina fue fragmentaria y su orientación desarrollista fue semejante a la de su vecino Perú.
El Paraguay de Stroessner es particular y ajeno a la Doctrina. Se asemeja más al tipo de dictaduras de viejo cuño, donde lo que caracterizó a Suramérica, Centroamérica y el Caribe fue el militarismo en la primera mitad del siglo, hasta comienzos de los años ochenta. Sin embargo, en la práctica asimiló principios doctrinarios que se manifestaron en su participación durante los 60 en el Plan Cóndor, junto a las dictaduras de Argentina, Chile, Uruguay, Brasil y Bolivia, con el fin de exterminar a los comunistas.

IV

Consideraciones finales

 

Más allá de los rasgos específicos que caracterizaron la implementación de una serie de dictaduras que reorganizaron el mapa político de América Latina durante los años sesenta y setenta, cabría preguntar cuáles pudieran ser los hilos conductores, los nexos o vínculos que evidencian una concatenación de elementos comunes que en su conjunto tipifican la aplicación de la Doctrina de Seguridad Nacional.
En este sentido hay que destacar como punto neurálgico el papel protagónico que adquirieron las Fuerzas Armadas en la vida política interna de cada país, al convertirse en un actor político relevante. Recordemos que el ideal doctrinario, el núcleo del cual parte el modelo de la DSN, es la «ocupación» de las instituciones estatales a través de un golpe de Estado. Sólo así era posible desarrollar a plenitud los principios de lo que en ese momento constituía una nueva racionalidad militar. Chile y Argentina fueron los casos paradigmáticos en este sentido: las elites militares se propusieron transformar a fondo la sociedad, instaurando así una suerte de «revolución conservadora» de largos efectos en el plano político, social y económico.
De otra parte, un aspecto común en todas estas intervenciones lo constituyó el uso del terror como arma principal de dominación social. El uso del terror en Argentina, Chile y también en Uruguay llegó a puntos sin precedentes en la historia de estos países. A ello se suma otro rasgo característico de la DSN que consistió en las transformaciones socioeconómicas que se propusieron llevar adelante. Muchas de estas intervenciones militares implantaron una serie de reformas de corte neoliberal –el caso de Chile es paradigmático en ese sentido–, que algunos autores identifican con la reformulación del Estado de Bienestar. Según se consultó en la bibliografía, en casi todos los casos el modelo económico que se basaba en el consumo interno, fue cambiado por otro que colocó en la valorización financiera el patrón de acumulación principal.
Al estudiar las dictaduras debidas a esta doctrina, otros investigadores destacan su conformación en países con cierto nivel de industrialización (Argentina, Brasil), o países en los que existía cierta estabilidad histórica de las formas democráticas (Uruguay, Chile). La articulación, en torno de los gobiernos dictatoriales, de una coalición que expresó los intereses de las clases económicamente dominantes, y –según se apuntaba con anterioridad- la concepción de un proyecto de reestructuración de la sociedad sobre nuevas bases económicas y políticas. A través de ellas se buscó mantener los niveles de beneficio obtenidos por las principales empresas, y revertir los avances en materia de participación en la toma de decisiones de la mayoría de la población.
Las dictaduras de seguridad nacional fueron la culminación de un proceso histórico en el que fue difícil consolidar las prácticas democráticas en la mayoría de los países de América Latina, por causa de las interferencias militares. En momentos de inestabilidad e incertidumbre, el golpe de Estado militar al servicio del statu quo garantizaba el mantenimiento de las relaciones de dominación y la exclusión social y política. Los militares, por considerarse los defensores de la nación por definición, creyeron necesario controlar el gobierno cuando percibieron que la seguridad nacional se hallaba amenazada. No es por casualidad que la Doctrina se desarrollara bajo la influencia política e ideológica norteamericana.
Con independencia de las características que acompañaron la singularidad de los regímenes autoritarios implantados en los países latinoamericanos durante las décadas del sesenta y setenta, si se agudiza la mirada, es posible advertir ciertos vínculos o puntos de contacto, que permiten identificar o caracterizar las dictaduras de seguridad nacional en ese período. Entre ellos cabe destacar que se trata de regímenes de larga duración y con pretensión de «institucionalizarse», utilizan el terror en una magnitud inusitada, cuentan con el apoyo -en ocasiones directo- de los Estados Unidos en el marco de la denominada Guerra Fría, y a través de ellas se decreta la muerte del Estado de Bienestar, primer paso para la implementación de las políticas neoliberales que tendrán continuidad en los países latinoamericanos durante los años ochenta y noventa.
Bibliografía
Alain Rouquié, «Dictadores, Militares y Legitimidad en América Latina», Crítica & Utopía, no. 5, (s/f), en www.escenariosalternativos,org.
Alberto Prieto, Procesos revolucionarios en América Latina, Ocean Sur, 2009.
CIHSE, El Gigante de las Siete Leguas, Editorial Capitán San Luis, 2010.
Francisco Leal Buitrago, «La doctrina de Seguridad Nacional: materialización de la Guerra Fría en América del Sur», Revista de Estudios Sociales, n.15, Universidad de los Andes, Bogotá, Colombia, 2003.
Georgette Ramírez, «Crisis y dictaduras en América Latina. El triunfo del autoritarismo en Brasil tras la dictadura militar», Sures y Nortes, no. 1, s/f.
Luis Suárez, Un siglo de terror en América Latina. Una crónica de crímenes contra la humanidad, Ocean Sur, 2006. Luis Maira Aguirre, «El estado de seguridad nacional en América Latina», (soporte electrónico), Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, Universidad de La Habana, s/f.
Roberto González, Estados Unidos: doctrinas de la guerra fría, 1947-1991, Centro de Estudios Martianos, La Habana, 2003.
Roberto Regalado, «La izquierda latinoamericana hoy: reforma o revolución», Opinión-La izquierda a debate, 2006.
KazuoOhgushi, «DoctrinadeSeguridadNacionaly el“NuevoProfesionalismo”delosMilitaresSudamericanos», (versión digital), Facultad de Ciencias Sociales, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima, Perú, 2007.
[1] George Washington, John Adams, Thomas Jeffeerson, James Madison, John Quincy Adams, Andrew Jackson, Alexander Hamilton, John Calhoun, entre otros.
[2] Entre ellas caben destacar el positivismo evolucionista desarrollado por Herber Spencer que establecía una analogía entre el organismo biológico y la sociedad humana. Las concepciones spencerianas tuvieron gran difusión en los Estados Unidos, especialmente en el período comprendido entre 1865 y 1895. A ello se suma la obra de los sociólogos norteamericanos Albion Small y William Graham Sumner quienes parten del social darwinismo para afianzar el principio del laissez faire en las condiciones del capitalismo de libre competencia. De otra parte cabe señalar la importancia que ocupó el pragmatismo como corriente filosófica en la sociedad y en la ideología norteamericana, particularmente en los trabajos de Charles Peirce, William James y John Dewey que en esencia subrayaban el valor de «lo que es útil, lo que trae el éxito, es verdadero».
[3] Ver Francisco Leal Buitrago, «La doctrina de Seguridad Nacional: materialización de la Guerra Fría en América del Sur», Revista de Estudios Sociales, n.15, Universidad de los Andes, Bogotá, Colombia, 2003, pp. 74-87.
[4] Roberto González, Estados Unidos: doctrinas de la guerra fría, 1947-1991, Centro de Estudios Martianos, La Habana, 2003.
[5] Los antecedentes más prominentes al respecto están ubicados entre los años 1946-1947 a partir del telegrama de las ocho mil palabras enviado por George Kennan el 22 de febrero de 1946; la intervención de Winston Churchil en Missouri, el 5 de marzo del mismo año; el discurso del presidente Truman el 12 de marzo de 1947 y la exposición del entonces secretario de Estado George Marshall en la Universidad de Harvard el 5 de junio del mismo año.
[6] Luis Maira Aguirre, «El estado de seguridad nacional en América Latina», (soporte electrónico), Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, Universidad de La Habana, s/f.
[7] Según se ha planteado, «keep America moving again» fue una de sus expresiones favoritas más citadas. Ver sobre ello y sobre el impacto del nuevo estilo generacional de Kennedy, Los mil días de Kennedy del autor Arthur Schlesinger.
[8] El programa de ayuda hemisférico conocido como la Alianza para el Progreso fue lanzado oficialmente en la reunión de la OEA, en Punta del Este, Uruguay, en 1961. Este concebía la transferencia de 20 millones de dólares en diez años, sobre la base de que los gobiernos del subcontinente realizaran las indispensables reformas que permitirían erradicar las causas internas que pudieran favorecer la extensión del ejemplo de la Cuba revolucionaria a otros países. En la práctica lo que sucedió fue que los fondos y recursos fueron desviándose cada vez más hacia la ayuda militar, convirtiéndose bajo el mandato de Lyndon Johnson, en un abierto programa contrarrevolucionario que diluyó los objetivos iniciales y que más bien fungió como un resorte para mantener la hegemonía de Estados Unidos en el hemisferio.
[9] La doctrina de la respuesta flexible fue preparada desde los últimos años de la década del 50 y fue elaborada bajo el gobierno de Kennedy por su principal asesor militar y más tarde Jefe del Estado Mayor Conjunto Maswell Taylor, y por el Secretario de Defensa de Kennedy Robert McNamara, tecnócrata procedente de la Corporación Ford.
[10] La Escuela de las Américas en Panamá -que se encargó de instruir a militares y policías de América Latina en técnicas contra-insurgentes-, ha sido señalada como una organización que ha promovido las violaciones a los derechos humanos y la represión clandestina de los gobiernos autoritarios de la región.
[11] Empleando esta doctrina los Estados Unidos consiguieron unificar el accionar de las distintas dictaduras genocidas latinoamericanas, instaladas por la CIA, como la de Augusto Pinochet (en Chile), Alfredo Stroessner (en Paraguay), Jorge Rafael Videla, Roberto Viola y Leopoldo Galtieri (en Argentina, 1976-1983), Juan María Bordaberry en Uruguay, el general Banzer (en Bolivia, 1971-1978), la dinastía de los Somozas (en Nicaragua), El Salvador durante sus más sangrientos años de guerra civil y Julio César Turbay Ayala con su famoso Estatuto de Seguridad (en Colombia, 1978-1982).

FUENTE:

http://www.pensarencuba.cu/frontend/article/124
Publicado por: David Díaz Ríos

ARTÍCULO RELACIONADO:

El gigante de las siete leguas: Las agresiones de EEUU contra América Latina

Posted in Sin categoría | Leave a comment

El voto cubano en USA

El voto cubano en USA

 

Resulta difícil diagnosticar con precisión a qué lado favorece la correlación de fuerzas entre partidarios y oponentes a la política de Obama hacia la mayor de las Antillas.
El Duende (Max Lesnik) / Nunca antes  en  la historia de Estados Unidos y  Cuba   las elecciones presidenciales norteamericanas  han tenido tanta importancia para los  cubanos  como las que habrán  de celebrarse  en el mes  de noviembre del  próximo año 2016.
No  es  solo  por  el hecho  de que haya  dos candidatos  presidenciales Republicanos de origen cubano envueltos  en  la  contienda, Ted Cruz y Marco Rubio,  sino además porque la  campaña electoral  se  está celebrando en un  momento de cambio  en las relaciones  entre   Estados  Unidos  y  Cuba a partir  de  la  apertura  de  embajadas  diplomáticas en Washington y La Habana.
Es significativo  señalar  que  de  todos  los  aspirantes  presidenciales  envueltos  en  la  contienda, el Republicano  Jeb Bush es el más  comprometido    con la  extrema derecha cubana de Miami  representada por  los  Congresistas  Ileana Ros, Carlos  Curbelo y Mario Díaz Balart sin que  esto  quiera decir  que  Marco Rubio  y Ted Cruz  no piensen igual,  que  Jeb Bush con respecto  al tema cubano. Pero  Jeb Bush  es el más peligroso de los tres  porque  era hasta  antes  del  último  debate Republicano  el que tenía  más posibilidades  de  llegar  a la  Casa Blanca frente  a Hillary Clinton o cualquiera otro candidato del Partido Demócrata. Es mi opinión que  por  su mala  actuación en el debate Republicano  de  la  Cadena CNBC del  pasado  miércoles Jeb Bush  difícilmente  pueda  llegar  a ser  el  candidato presidencial Republicano en la contienda del año próximo.
De acuerdo  a  los  más agudos analistas  políticos, en la batalla  de las elecciones Primarias del Estado de La Florida  si bien en  estos momentos  Marco Rubio  está  por  encima de Bush,  no  se  descarta la sorpresa de que Donad  Trump obtenga  el  primer  lugar   en el Estado floridano,  en gran parte  gracias  al voto  de  cubanos  de  la derecha, descontentos  con  la mala  imagen del ex gobernador de La Florida  y la inviabilidad  de  la candidatura  presidencial  de Marco Rubio, a quien  su  enfrenamiento  con la dinastía  Bush, hace imposible que  la estructura partidista  de los Republicanos lo acepte  como su candidato presidencial
Es  ya bien sabido   que  los  votantes   de origen  cubano  de La Florida  están en su  inmensa mayoría  a favor del mantenimiento  de  las  nuevas relaciones  diplomáticas con Cuba, lo cual no significa  que por  lo menos  un 40 % de ellos no se mantenga  en la línea de intransigencia simpatizando con los  Republicanos  que  abogan por  volver a la política  de confrontaciones  con el gobierno cubano.
Es  decir que  ese  40 %  de los  cubanos  están al  lado  de Jeb  Bush  o  de Marco  Rubio, porque en el caso  de Donald Trump este  ya ha dicho que está de acuerdo  con  la política del Presidente Barack Obama  de  relaciones diplomáticas con Cuba.
Así las cosas  hay  que  decir que  el  voto  cubano  en Estados Unidos  en estas elecciones  presidenciales  del año  2016 irá  a las urnas  bastante  fragmentado,  lo  que  es  una mala  noticia  para  la  extrema  derecha  del odio  anti-cubano. Menos  mal.  Digo  yo.

Publicado por: David Díaz Ríos
Posted in Sin categoría | Leave a comment

El cerebro olvida para ahorrar energía

El cerebro olvida para ahorrar energía

 

Cuando el cerebro ha aprendido y experimentado suficientemente una determinada asociación, algunas neuronas que actúan de freno al mecanismo de aprendizaje se activan.

 

La mente humana no solo dispone de los mecanismos para aprender. También contiene herramientas a nivel celular para olvidar la información innecesaria, según una investigación de la Universidad de Lund, en Suecia, publicada en Proceedings of the National Academy of Sciences de EE. UU. (PNAS). Este nuevo estudio arroja luz sobre el fenómeno del aprendizaje teórico, que hasta ahora era difícil de entender.

El punto de partida es que tanto los humanos como los animales son capaces de aprender a asociar un determinado tono acústico o señal luminosa con una ráfaga de aire que llega al ojo; entonces el aire impulsa al sujeto a parpadear, y finalmente parpadeará en el momento en que vuelva a escuchar el tono o ver la señal luminosa. Pero lo más extraño es que si el tono acústico o la señal de luz se presentan a la vez que la ráfaga de aire, la asociación se vuelve confusa y no somos capaces de hacer la relación entre estímulos.

Según el neurocientífico y profesor Germund Hesslow, coautor de la investigación, “dos estímulos producen peores resultados que uno solo. Esto parece contrario al sentido común, pero lo que indica es que el cerebro trata de ahorrar energía. En ese sentido, su colega Anders Rasmussen, otro de los científicos implicados, ha demostrado que cuando el cerebro ha aprendido y experimentado suficientemente una determinada asociación, algunas neuronas que actúan de freno al mecanismo de aprendizaje se activan.

“Parece como si la parte del cerebro que ha aprendido la asociación, el cerebelo, le dijera a su profesor: ‘Esto ya me lo sé, no siga por favor’. Cuando hay dos asociaciones, el freno se vuelve más potente. El resultado es olvidar, aunque solo sea temporalmente”, explica Hesslow. Y es que recordar y mantener en la memoria caminos asociativos innecesarios supone un gasto de energía para el cerebro.

Los investigadores de la Universidad de Lund han probado y descrito los mecanismos de aprendizaje, memoria y olvido en animales, pero creen que son muy similares en el cerebro humano.

De ahí que estos hallazgos sean de gran interés tanto para los neurocientíficos como para los psicólogos y educadores.

http://www.muyinteresante.es/ciencia/articulo/el-cerebro-olvida-para-ahorrar-energia-881446111775

Publicado por: David Díaz Ríos
     CubaSigueLaMarcha.blogspot.com
     CubaSigueLaMarcha.bligoo.es 
     CubaEstrellaQueIlumina
Posted in Sin categoría | Leave a comment

¿Por qué muchos consumidores de alcohol son también fumadores?

¿Por qué muchos consumidores de alcohol son también fumadores?

 

Quienes más alcohol consumen se hallan en la Europa del Este.
Hace mucho que se sabe que alcohol y nicotina van de la mano. Investigaciones anteriores muestran que, en el caso concreto de Estados Unidos, más del 85 por ciento de los adultos que son adictos al alcohol también son adictos a la nicotina. En otros países, los porcentajes son similares. Ahora, el equipo del Dr. Makesh Thakkar, de la Universidad de Misuri en la ciudad estadounidense de Columbia, ha encontrado que la nicotina anula los efectos inductores del sueño del alcohol. Es un hallazgo que aclara bastante por qué uno y otra están tan íntimamente relacionados.
La nicotina debilita el efecto de somnolencia ejercido por el alcohol, al estimular una respuesta en un área del cerebro conocida como prosencéfalo basal. Identificando las reacciones que tienen lugar cuando las personas fuman y beben alcohol, quizá se pueda emplear este conocimiento para ayudar a refrenar la adicción al alcohol y la nicotina, tal como razona el Dr. Thakkar.
Thakkar ha estado estudiando los efectos inductores del sueño del alcohol, y los ejercidos por la nicotina, durante más de cinco años. Sus investigaciones anteriores han mostrado que cuando se consumen conjuntamente, ambos incrementan los efectos secundarios placenteros al activar un sistema del cerebro conocido como centro de recompensa, que puede llevar a un consumo superior de alcohol.
Durante el estudio más reciente, se equipó a unas ratas con electrodos para registrar su sueño, y se les dio alcohol y nicotina. Los investigadores encontraron que la nicotina actúa a través del prosencéfalo basal para suprimir los efectos de inducción del sueño del alcohol.
Uno de los efectos negativos de beber alcohol es la somnolencia. Sin embargo, cuando la nicotina se consume junto con este, actúa como un estimulante para evitar el sueño. Si una persona fuma, entonces tendrá una mayor probabilidad de consumir más alcohol, y viceversa. Se realimentan.

Mil millones de fumadores y 240 millones de alcohólicos en el mundo

 

Un nuevo estudio ha recopilado las mejores y más actualizadas evidencias sobre la incidencia en la población mundial de las principales adicciones a drogas químicas. Muestra que casi el 5 por ciento de la población adulta del mundo (250 millones de personas) sufre de adicción al alcohol, y que más del 20 por ciento (1.000 millones de personas) fuman tabaco. Obtener datos lo bastante fiables sobre el consumo de otras drogas, como la heroína y el cannabis, es mucho más difícil, dado que son ilegales en muchos países, pero, como referencia, se estima que el número de personas que se inyectan drogas se halla en torno a los 15 millones en todo el mundo.
El informe, confeccionado por el equipo internacional de la profesora Linda Gowing, de la Universidad de Adelaida en Australia, demuestra que el daño a la sociedad perpetrado por las drogas legales es muchas veces mayor que el ocasionado por las que son ilegales.
Hay grandes diferencias regionales en el uso de drogas adictivas. Quienes más alcohol consumen se hallan en la Europa del Este, donde se consumen 13,6 litros de alcohol por persona al año, seguidos por la población del norte de Europa, con 11,5 litros. Asia central, del sur y occidental tienen los consumos más bajos, con unos 2,1 litros.
Europa del Este posee asimismo el número máximo de fumadores, con un 30 por ciento de los adultos, seguida de cerca por Oceanía (29,5 por ciento) y Europa occidental (28,5 por ciento). En cambio, en África el porcentaje es de solo el 14 por ciento. En América del Norte y América Central, incluyendo el Caribe, tienen las tasas más altas de consumo de drogas inyectables, con el 0,8 por ciento, que es más del doble de la tasa en el norte de Europa (0,3 por ciento).

¿Fumar entorpece los tratamientos para el alcoholismo?

 

La combinación entre fumar tabaco y beber mucho alcohol acelera el declive cognitivo, de acuerdo con los resultados de un nuevo estudio.Alcohol y tabaco suelen ser consumidos por las mismas personas, y sus efectos combinados sobre la cognición pueden ser mayores que la suma de sus efectos individuales. Así se ha comprobado en el nuevo estudio, a cargo de científicos del University College de Londres en el Reino Unido.El equipo del Dr. Gareth Hagger-Johnson estudió a 6.473 adultos (4.635 hombres y 1.838 mujeres) con edades de entre 45 y 69 años, a lo largo de un período de 10 años, y tuvo en cuenta la cantidad de alcohol y la de tabaco consumidas.

Todos los participantes fueron consultados acerca de su consumo de cigarrillos y alcohol. Su función cognitiva, incluyendo el razonamiento verbal y el matemático, la memoria verbal a corto plazo y la facilidad de palabra (fluidez verbal) fue medida tres veces en los diez años.

El equipo de investigación encontró que en fumadores con un consumo alto de alcohol, el declive cognitivo fue un 36 por ciento más rápido que en los bebedores moderados no fumadores. Esto fue equivalente al efecto de doce años de envejecimiento, es decir dos años adicionales por encima de los diez años que duró el seguimiento. Entre los fumadores, el declive cognitivo fue más rápido conforme la cantidad de alcohol consumido era mayor.En la investigación también han trabajado Séverine Sabia, Eric John Brunner, Martin Shipley, Martin Bobak, Michael Marmot, Mika Kivimaki y Archana Singh-Manoux.
Posted in Sin categoría | Leave a comment

Marco Rubio dice que si llega a la Casa Blanca dará marcha atrás a las relaciones con La Habana

Marco Rubio en campaña: Cuando sea Presidente, cero relaciones con Cuba

 

marco rubio

Dice la BBC que si se pudiera fabricar el contrincante más difícil para Hillary Clinton, saldría de la máquina un Marco Rubio. El Washington Post y el New York Times no dudan que él tenga, efectivamente, posibilidades de ganar la nominación de su Partido. Quizás envalentonado por tan favorables augurios, el candidato republicano se ha largado con su propuesta para hacer avanzar -hacia atrás- la política de EEUU para Cuba. Hasta el título de su plataforma es de folletín: “Cómo Marco (sic) restaurará la claridad moral de nuestra política hacia Cuba”.

Es evidente que Marco Rubio odia al archipiélago cubano en su conjunto y a los individuos que lo componen uno a uno. Es el odio del que aplasta con esmero a una criatura indefensa que se le atraviesa en su camino. Un odio que se traduce en una andanada de malevolencia y crueldad. Así que ayer, dando vueltas como un gato enjaulado tras la avasalladora votación en ONU contra el bloqueo, decidió disparar ácido contra el Presidente Obama -al que cataloga de “irresponsable”- y contra el objeto de su obsesión, la Isla a 90 millas de la Florida. Hasta la imagen que acompaña la propuesta en su página de candidato republicano, lleva la estética más odiosa y simplona de la Guerra Fría: un mapa de Cuba en rojo sangre con un bajante que dice “fight communism”, que debe haber sacado de la famosa revista Reader’s Digest, de la cual copiaba Ronald Reagan sus discursos en el delirio de la Iniciativa de Defensa Estratégica. Es el totalitarismo en el sueño del régimen totalitario de Marco, para llamarlo como graciosamente se nos presenta en el título del segmento anticubano de su plataforma electoral.
Su promesa es la siguiente: si sale Presidente, volverá a meter a Cuba en la lista de países terroristas; dará más dinero a los “disidentes” -de paso, rasgando aún más la falsa vestidura independiente de la “oposición” local-; “invertirá los intentos del Presidente Obama de normalizar las relaciones”; condicionará cualquier flexibilización de las sanciones y las “modernizará”, otra manera graciosa de pasarle la brocha gorda al bloqueo. Se trata, en definitiva, de los mismos alegatos del pasado que han aislado a Estados Unidos de la comunidad internacional, pero con la moralina de una tía solterona que ha decidido calzarse botas militares.
No deja de ser sorprendente que tal propuesta para “democratizar” a Cuba y “restaurar la claridad moral” de los Estados Unidos, se sostenga en el proyecto de retornar al día antes del 17 de diciembre de 2014, fecha, como se sabe, en que Estados Unidos anunció su nueva política hacia la Isla, tras considerar que las medidas unilaterales impuestas durante más de medio siglo fracasaron. La opinión pública en ese país respalda la decisión del gobierno, como avalan las más variopintas encuestas.
Marco Rubio tendría que ser un mago excepcionalmente hábil para cubrir con un manto de olvido lo que ha venido ocurriendo en los últimos diez meses y para lograr que en la ONU ya no se hable del bloqueo, o que se hable en el mundo de ese crimen sin nombrar al criminal. Y por supuesto, si es que la máquina de la BBC logra no equivocarse soberanamente y si Marco, su odio y su dudosa claridad moral terminan disputándole a Hillary la Casa Blanca.
(Publicado originalmente en el blog de la autora Desbloqueando Cuba)
Publicado por: David Díaz Ríos
Posted in Sin categoría | Leave a comment

Las intenciones de Estados Unidos con Cuba no son nuevas

Las intenciones de Estados Unidos con Cuba no son nuevas


Por Omar Segura* La “preocupación” de Estados Unidos con Cuba no tiene nada que ver con los “derechos humanos”, la “democracia”, la “libertad de expresión”, la “promoción del terrorismo”, el “antiimperialismo”, el “comunismo”, el “castrismo” o, simplemente, con nuestra convicción de construir el socialismo.
Cuando en fecha tan temprana como el 23 de junio de 1773 (3 años antes de decretarse la independencia de las Trece Colonias), John Adams, segundo presidente de Estados Unidos (1797-1801), en carta a Robert Livingston, uno de los principales colaboradores de Thomas Jefferson en la redacción de la Declaración de Independencia y firmante de la Constitución de Estados Unidos por el Estado de New Jersey, expuso lo siguiente: “…es casi imposible resistir la convicción de que la anexión de Cuba a nuestra República Federal será indispensable para la continuación de la Unión”, en ese momento faltaban aún:
44 años para el natalicio de Carlos Marx
74 años para que él y Federico Engels redactasen el Manifiesto Comunista
80 años para el nacimiento de José Martí
95 años para el nacimiento de Vladimir Ilich Lenin
143 años para el inicio de la Gran Revolución Socialista de Octubre.
152 años para el nacimiento de Fidel
185 años para el triunfo de la Revolución Cubana
187 años para la Proclamación del Carácter Socialista de la Revolución.
La teoría de la “fruta madura”, de John Quincy Adams; la doctrina Monroe, la concepción del “Destino Manifiesto”… y lo que cuelga, no son cosa reciente ni olvidadas en la política de Estados Unidos hacia Cuba.
Los deseos de los gobernantes y los grandes intereses de Estados Unidos por intentar apoderarse de Cuba, no son nuevos. No se originaron el Primero de Enero de 1959, como algunos, interesados, pretenden hacer ver y creer.
En la actualidad –y desde siempre- quienes rigen la política en Estados Unidos justifican sus intenciones alegando la “incapacidad de los cubanos para gobernarse”, “violación de los derechos humanos”, “persecución de las personas”, “violación de los derechos humanos y de los derechos civiles”, “terrorismo”, “torturas”… en fin, han pretendido convertirse en “salvadores” y “libertadores” de los cubanos, sometidos al “comunismo” y a la “dictadura de los Castro” o al “régimen”, como también gustan llamarlo.
Precisamente a esas “violaciones” de las que acusan a Fidel y a la Revolución han endosado sus “justificaciones” para inmiscuirse en los destinos de la Isla y sus habitantes, organizar agresiones de todo tipo y mantener su injusto y criminal bloqueo, tantas veces condenado en la ONU por amplia mayoría… y nuevamente en esta ocasión con un récord histórico de sólo 2 votos en contra: el propio Estados Unidos y su socio Israel. Casi lo mismo como si uno sólo de ellos hubiera levantado las dos manos.
Pero, como decíamos al principio, estos intentos, y mucho más, esas pretensiones, no son nuevas.
Fidel Castro nada tiene que ver con el surgimiento y la aplicación de esta tradicional política. No había nacido cuando comenzaron a surgir estas manifestaciones de anexarse a Cuba por cualquier vía y con cualquier motivo.
Fidel nació el 13 de agosto de 1926, sin embargo, ya…
159 años antes, en 1767, faltando una década para que las Trece Colonias inglesas declararan su independencia, Benjamín Franklin, uno de sus padres fundadores, escribió acerca de la necesidad de colonizar el valle de Mississipi: “(…) para ser usado contra Cuba o México mismo (…)”
153 años antes, el político norteamericano John Adams, vicepresidente de Estados Unidos en 1789, reelegido en 1792, y electo presidente en el periodo 1796–1800, en carta fechada el 23 de junio de 1783, dirigida a Robert R. Livingston, uno de los principales colaboradores de Thomas Jefferson en la redacción de la Declaración de Independencia y firmante de la Constitución de Estados Unidos por el Estado de New Jersey, expuso lo siguiente: “…es casi imposible resistir la convicción de que la anexión de Cuba a nuestra República Federal será indispensable para la continuación de la Unión”.
139 años antes, en 1787, Alexander Hamilton, Secretario del Tesoro, uno de los padres fundadores de esa nación, exhortó a que su país creara un gran sistema norteamericano, superior al dominio de toda fuerza trasatlántica, y para lograrlo recomendaba: “La creación de un imperio continental americano que incorpore a la unión los demás territorios de América, aún bajo el dominio colonial de potencias europeas, o las coloque, al menos bajo su hegemonía”.
En 1805, 121 años antes, Thomas Jefferson, tercer presidente estadounidense (1801-09), notifica al Ministro de Gran Bretaña en Washington que, en caso de guerra contra España por la posesión de La Florida Occidental, EE.UU. tomarían a la Isla, porque la consideraban una posición imprescindible para la defensa militar de Louisiana y La Florida.
115 años antes, en 1811, el Gobierno norteamericano envía a Cuba a un agente especial para establecer contactos con elementos anexionistas en la Isla y realizar actividades conspirativas simulando actividades comerciales.
103 años antes, el 28 de abril de 1823, John Quincy Adams, secretario de Estado del presidente Monroe y su sucesor en el ejecutivo, escribió: “(…) es imposible resistir la convicción de que la anexión de Cuba a nuestra República Federal será indispensable para la continuación de la Unión y el mantenimiento de su integridad”; pero, como no considera oportuno actuar aún, diseña su teoría de la “fruta madura”, asegurando que cuando la isla se separara de España no podría sostenerse por sí misma y gravitaría hacia la Unión, “exclusivamente”. (Aquí no se cumplió la Ley de gravedad).
103 años antes, el 2 de diciembre de 1823, James Monroe, quinto presidente estadounidense (1817-25), en su discurso anual ante el Congreso de la Unión, expondría la estrategia de dominación regional que pasaría a la historia como: Doctrina Monroe, basada en el principio de “América para los americanos”… del Norte, se sobreentiende).
Cien años antes, en 1826, Estados Unidos se opone denodadamente a que Cuba quedara enrolada en los procesos independentistas de América Latina y bloquea cualquier intento, de cualquier patriota o internacionalista, por lograr ese objetivo.
En 1845, 81 años antes, se proclama la doctrina del Destino manifiesto: “misión histórica inevitable que le compete asumir a Estados Unidos de expansión agresiva”… porque “es nuestro destino manifiesto expandirnos por el continente que nos ha dado la Providencia”.
76 años antes, en 1850, Millard Fillmore, decimotercer presidente estadounidense, sería el primero en sugerir medios armados para ejercer su política expansiva. Varios generales del sur organizaron expediciones armadas integradas por aventureros. La más conocida fue en 1850, dirigida por el venezolano Narciso López, quien se apoderó de la ciudad de Cárdenas, pero no contó con apoyo popular y se vio obligado a reembarcar. Alentaron esta idea con la finalidad de continuar su política de anexión de nuevos territorios, como ya habían hecho con Texas.
Veintinueve años antes, en 1897, Theodore Roosevelt, entonces subsecretario de Marina y posteriormente presidente (1901-1909), escribió a un amigo: “En estricta confidencia, agradecería cualquier guerra, pues creo que este país necesita una”.
El 29 de marzo 1898, 28 años antes, el presidente William McKinley (1897-1901) exige a Madrid cesar las hostilidades en Cuba, y doce días después el Congreso le aprueba intervenir en la guerra mediante la “Resolución Conjunta”, en la que se establece que Cuba “debe ser libre”; se ordena al Presidente “usar las fuerzas militares y navales”, y se declara la determinación “de dejar el gobierno y dominio de la isla a su pueblo” luego de pacificado.
El 15 de julio de 1898, 28 años antes, las fuerzas españolas capitulaban en Santiago de Cuba ante los estadounidenses, apoyados por el Ejército Libertador, que mantuvo a raya a los 300 mil peninsulares empantanados en la Isla. El presidente Mc Kinley sabía que España estaba desangrada y en bancarrota frente al Ejército Libertador.
El 10 de diciembre de 1898, 28 años antes se firma del Tratado de París a espaldas del pueblo cubano: “(…) Cuba con un territorio mayor, tiene una población mayor que Puerto Rico. Ésta consiste en blancos, negros, asiáticos y sus mezclas. (…) la inmediata anexión de estos elementos a nuestra propia federación sería una locura y antes de hacerlo debemos limpiar el país aún cuando eso sea por la aplicación de los mismos métodos que fueron aplicados por la Divina Providencia en las ciudades de Sodoma y Gomorra. Debemos destruir todo lo que esté dentro del radio de acción de nuestros cañones. Debemos concentrar el bloqueo de modo que el hambre y su eterna compañera, la peste, minen a la población civil y diezmen al ejército cubano. (…) debemos crear dificultades al gobierno independiente y éstas y la falta de medios para cumplir con nuestras demandas y las obligaciones creadas por nosotros, los gastos de guerra y la organización del nuevo país, tendrán que ser confrontadas por ellos (…). Resumiendo: nuestra política debe ser siempre apoyar al más débil contra el más fuerte hasta que hayamos obtenido el exterminio de ambos a fin de anexarnos la Perla de la Antillas”. Esto fue refrendado el 24 de diciembre por el secretario de la guerra de EE.UU., Mr. N. Breckenridge, en instrucciones sobre la Campaña de las Antillas al teniente general N. A. Miles del ejército de esa nación.
Al referirse a las anexiones de nuevos territorios a Estados Unidos (Puerto Rico, Hawai, Cuba), respecto a esta última expresó:
“…Sus habitantes son por regla general, indolentes y apáticos. En ilustración se hayan colocados desde la más refinada hasta la ignorancia más grosera y abyecta. Su pueblo es indiferente en materia de religión, y por lo tanto, su mayoría es inmoral, como es a la vez de pasiones vivas, muy sensual, y como no posee sino nociones vagas de lo justo y de lo injusto, es propenso a procurarse los goces no por medio del trabajo, sino por medio de la violencia; y como resultado eficiente de esta falta de moralidad, es despreciable de la vida.”
A continuación, le expone los métodos de exterminio a aplicar a la población, reflejados en el referido Tratado… Después de trazar la estrategia para ir ocupando palmo a palmo el territorio cubano a partir de Oriente, y crear conflictos al gobierno independiente que se creara, Breckenridge, le reitera: “…nuestra política se concreta a apoyar siempre al más débil contra el más fuerte, hasta la completa exterminación de ambos, para lograr anexarnos la Perla de las Antillas”.
26 marzo de 1900, 26 años antes, Grover Cleveland, ex presidente de Estados Unidos que gobernó ese país entre 1893 y 1897, en carta que remitió a su Secretario, Richard Olney, el 26 marzo de 1900, expresó: “Me temo que Cuba debiera ser sumergida por algún tiempo antes de que pudiera ser un estado, territorio o colonia de los Estados Unidos del que estuviéramos orgullosos”.
Veinticinco años antes, el 28 de mayo de 1901, el gobernador interventor yanqui de la Isla, Leonardo Wood, le impuso a la Asamblea Constituyente la tristemente célebre Enmienda Platt, que deja claro su título de propiedad sobre la Isla y que poca o ninguna libertad deja a la naciente República. La Enmienda se impone bajo la amenaza de prolongar indefinidamente la ocupación.
El General Leonard Wood, gobernador militar de la Isla durante la ocupación norteamericana (1898-1902): expresó:
“(…) Por supuesto, que a Cuba se le ha dejado poca o ninguna independencia con la Enmienda Platt y lo único indicado ahora es buscar la anexión. Esto, sin embargo, requerirá algún tiempo y durante el período en que Cuba mantenga su propio gobierno, es muy de desear que tenga uno que conduzca a su progreso y a su mejoramiento. No puede hacer ciertos tratados sin nuestro consentimiento, ni pedir prestado más allá de ciertos límites y debe mantener las condiciones sanitarias que se le han preceptuado, por todo lo cual es bien evidente que está en lo absoluto en nuestras manos y creo que no hay un gobierno europeo que la considere por un momento otra cosa sino lo que es, una verdadera dependencia de los Estados Unidos, y como tal es acreedora de nuestra consideración. Con el control que sin duda pronto se convertirá en posesión, en breve prácticamente controlaremos el comercio de azúcar en el mundo. La isla se norteamericanizará gradualmente y, a su debido tiempo, contaremos con una de las más ricas y deseables posesiones que haya en el mundo (…)”.
Veinticuatro años antes, se firma el Tratado Permanente entre Cuba y los Estados Unidos, el cual se suscribió el 22 de mayo de 1902. En el mismo estaban incluidos los siete primeros apéndices de la Enmienda Platt.
El 2 de octubre de 1903, es aprobado por el Presidente de EE.UU. el Tratado de arrendamiento de bases navales o Carboneras (ratificado por el presidente cubano Estrada Palma). Poco después, el 10 de diciembre de 1903, los Estados Unidos toman posesión, en calidad de arrendamiento, de la bahía de Guantánamo y tierras adyacentes para la creación de la Base Naval que aún ocupan ilegalmente, contra la voluntad del pueblo y el Gobierno de Cuba.
El 27 de diciembre de 1903, 23 años antes, se firma el Tratado de Reciprocidad Comercial entre Cuba y Estados Unidos. Roosevelt, en mensaje al Congreso de EE.UU., expresó: “Insisto en aconsejar el planteamiento de la reciprocidad con Cuba, no solo por favorecer eficacísimamente nuestros intereses, dominar el mercado cubano, e imponer nuestra supremacía en todas las tierras y mares tropicales que se hallan al sur de nosotros…” Este Tratado, calificado por Raúl Roa, el Canciller de la dignidad, como “El tratado del esqueleto”, propició la penetración acelerada del capital financiero norteamericano y comprometió y empeñó el futuro desarrollo de la nación cubana.
El 14 noviembre de 1905, 21 años antes, ciudadanos estadounidenses residentes en la Isla de Pinos (hoy Isla de la Juventud), promueven un movimiento y se declaran “separados de Cuba”, y proclaman su “adhesión a la Unión”. Mr Squiers, ministro norteamericano en La Habana, pide a las autoridades cubanas que abandonen la isla y solicita un cañonero a su país. Declara que el Gobierno cubano debía entregar la isla a Estados Unidos.
Veinte años antes, el 13 de septiembre de 1906, a solicitud del presidente Don Tomás Estrada Palma, Estados Unidos ocupa a Cuba por segunda ocasión. La división de los cubanos, el surgimiento y proliferación de múltiples partidos políticos: Nacional, Liberal, Moderado, Conservador; Autonomista, Constitucional, entre otros; unido a las aspiraciones y ambiciones políticas de Tomás Estrada Palma, José Miguel Gómez, Alfredo Zayas y otros, propiciaron pugnas y contradicciones que se manifestaron en forma violenta. Estrada Palma intentó reelegirse como presidente de la República y tras unas fraudulentas elecciones, provocó la cruenta guerrita, en la que se vieron enrolados un grupo de generales veteranos de la Guerra de Independencia contra el colonialismo español en el siglo XIX.
En 1912, catorce años antes, Estados Unidos interviene por tercera ocasión en Cuba, pretextando “proteger los intereses” de esa nación, ante la rebelión encabezada por el Partido Independiente de Color.
En 1917, nueve años antes, Se produce la cuarta intervención estadounidense para imponer la reelección de Mario García Menocal. Para ello, nuevamente pretextaron la protección de la Base Naval de Guantánamo y la salvaguarda de las propiedades norteamericanas en la Isla.
Seis años antes, en 1920, se produce una nueva intervención estadounidense en los asuntos de la Isla, que duró hasta 1922. Envían al general Enoch H. Crowder, que dispuso la celebración de nuevas elecciones en Cuba, basadas en un código electoral confeccionado por él mismo. Estas elecciones se efectuaron en marzo de 1921.
Todo esto ocurría, y aun Fidel no había nacido; por supuesto, tampoco la Revolución que encabezara ni el socialismo que propugnara.
Así que, por favor, ¿cuáles son las verdaderas intenciones?
Vea además:

Fuentes:

https://elblogdelapolillacubana.wordpress.com/2015/10/30/las-intenciones-de-estadosunidos-con-cuba-no-son-nuevas/
http://martianos.ning.com/profiles/blogs/las-intenciones-de-estados-unidos-con-cuba-no-son-nuevas
Publicado por: David Díaz Ríos
     CubaSigueLaMarcha.blogspot.com
     CubaSigueLaMarcha.bligoo.es 
     CubaEstrellaQueIlumina
Posted in Sin categoría | Leave a comment

El Nuevo Herald se presta para imponerles a los cubanos de Miami un falso liderazgo

El Nuevo Herald se presta para imponerles a los cubanos de Miami un falso liderazgo

 

El Nuevo Herald se presta para imponerles a los cubanos de Miami un falso liderazgo
Escrito por  Edmundo García (www.latardesemueve.com / @edmundogarcia65)

El Nuevo Herald de Miami acaba de publicar, firmado por Nora Gámez Torres, un artículo que parece un anuncio político pagado; se titula “Los cubanoamericanos detrás del cambio de política hacia Cuba”.
(http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/cuba-es/article41617989.html) En este artículo hay algunas cosas que deseo contestar.
Lo que básicamente hace la periodista, o lo que le pidieron que hiciera, es celebrar al Cuba Study Group de Carlos Saladrigas, al CubaNow de Rick Herrero (pero que en la vida real también dirige Saladrigas) y algunos otros grupos de reciente creación, como si fueran los verdaderos promotores del tipo de política que el presidente Obama ha decidido seguir hacia Cuba, y que ante todo obedece a la evidencia histórica de que la Revolución Cubana  no cedería ni un milímetro de su soberanía, y que cualquier intento de tratarla con presión o por la fuerza sería inútil. 

El Nuevo Herald quiere presentar los hechos como si Carlos Saladrigas y Tomás Bilbao hubieran persuadido al presidente Obama de no repetir la política de George W. Bush, solapando el hecho de que cuando Barack Obama era senador por el estado de Illinois ya criticaba el embargo a Cuba; otro que tenía esa idea en su cabeza era el senador John Kerry, hoy Secretario de Estado. Quizás no lo hicieron desde el principio por motivos electorales, pero lo pensaban y lo dijeron.
Desde que el Cuba Study Group de Carlos Saladrigas dijo que iba a cabildear en serio contra el bloqueo, a que realmente hizo algo de cierto peso, pasó mucho tiempo; siempre esperó a que no hubiera riesgos. Saladrigas se cuidó las espaldas en todo momento. Es cierto que en ocasiones dijo que era mejor levantar el embargo (jamás pronuncia bloqueo); pero, ¿por qué quiere Saladrigas que eso suceda?
Lo confesó en una entrevista a Fernando Ravsberg, cuando este trabajaba para BBC Mundo: porque “la confrontación y el embargo han sido extremadamente útiles para el gobierno cubano” y “ha ayudado al régimen cubano a obtener una legitimidad, que no ha podido obtener por otras formas”. La receta de Saladrigas, tan ilusa como traicionera, es dinamitar el prestigio de la Revolución Cubana, para echarle encima los mercenarios del llamado golpe suave.
Cuando hizo alguna crítica a los extremistas de la derecha de Miami que quieren mantener el inhumano bloqueo a Cuba, enseguida se tapó con una crítica demagógica a la Revolución. Como esa vez en que lanzó la malintencionada consigna de oponerse a los “histéricos” de fuera pero también a los de dentro; ofensa que le contesté en el artículo titulado “Las contradicciones de Carlos Saladrigas”, publicado el 5 de abril del 2012(http://latardesemueve.com/archives/751)

Todo esto debe tenerse en cuenta pues el artículo de Nora Gámez Torres trata de proyectar a Carlos Saladrigas y el Cuba Study Group como el supuesto líder y la organización donde deberían verse reflejados todos los cubanoamericanos que desean una mejor relación con Cuba.
Esto es una falacia y voy a explicar por qué. Desvencijada como anda la Fundación Nacional Cubano Americana, con la nulidad y falta de miras que muestran los congresistas cubanoamericanos del sur de la Florida, con la inoperancia del llamado Consejo por la Libertad de Cuba (CLC) y la carencia de estrategia de las demás organizaciones contrarrevolucionarias, me parece que aprovechar esta situación general para auto proponerse con la ayuda de un medio y de una periodista como la organización representativa de la comunidad cubana es el peor de los oportunismos y una gran mentira; porque detrás de los (insuficientes) cambios de la política hacia Cuba no están los cubanoamericanos que se pasean por los medios, fiestas y eventos promoviéndose a sí mismos; hay cubanoamericanos, es cierto, pero aquellos que constituyen esa mayoría trabajadora y patriótica que no ha dado la espalda a su país, que siguió visitando Cuba en los más difíciles momentos, como en la época de George W. Bush, en que había que ir por terceros países y bajo grandes presiones.
Ellos hicieron una convincente diplomacia informal y demostraron lo impopular y absurdo que era restringir los viajes a Cuba. Esos son los representantes de la comunidad cubana. Somos todos; no un grupo particular de unas pocas personas.
En el artículo de El Nuevo Herald se recogen varias opiniones; entre ellas algunas muy respetuosas como la del profesor Guillermo Grenier, quien reconoce a estos nuevos grupos cierta importancia. Puede ser, pero esto es una lucha de la emigración cubana que tiene 56 años.
Ahora bien, de todos los criterios recogidos en ese artículo de El Nuevo Herald, la opinión más sincera, la que yo más respeto en esta ocasión, y todo el mundo sabe lo que yo pienso de este personaje, es la de Lincoln Díaz-Balart. Como es un viejo truhán de la derecha cubanoamericana, no se deja pasar el artículo pantalla a favor de Saladrigas y el Cuba Study Group, hecho para confundir a la comunidad (porque al gobierno cubano no lo van a poder timar).
Díaz-Balart dice que desde el primer momento las propuestas de Saladrigas eran mercantiles, para hacer dinero, algo que no se respeta en el Congreso, al que entonces Díaz-Balart pertenecía. En su esfuerzo por magnificar la significación de Saladrigas El Nuevo Herald dice que este donó 10 mil dólares para las dos campañas de Obama, una cifra ridícula con la que no se hace política en Estados Unidos.
Díaz-Balart reconoce que sus enemigos, los que siempre se opusieron a su política de sanciones a Cuba, son los que él llama despectivamente “procastristas”; en verdad patriotas vinculados a la Alianza Martiana, Progreso Semanal, La tarde se mueve y otros colectivos que siempre han abogado por el levamiento del embargo y la normalización de relaciones, por patriotismo y justicia.
Publicado por: David Díaz Ríos
Posted in Sin categoría | Leave a comment

¿De dónde viene el término “Google”?

¿De dónde viene el término “Google”?

 

El buscador más famoso de la historia viene del término gúgol (googol en inglés)

 

 

El googol representa el 10 elevado a 100, un número muy curioso que escrito en su totalidad sería un uno seguido de 100 ceros.

Según los expertos, es mayor que el número total de átomos de hidrógeno que hay en el universo conocido, el cual sólo asciende a, aproximadamente, 10 elevado a 82.

El matemático estadounidense Edward Kasner fue el encargado de introducir la palabra gúgol en 1938. Según cuenta, pidió a su sobrino de nueve años de edad, Milton Sirotta, que inventara un nombre para un número enorme, y el pequeño respondió “gúgol”.

Más tarde, Kasner definió el gúgolplex como el 10 elevado a un gúgol, un número inmenso, que no es otra cosa que un uno seguido de un gúgol de ceros.

El nombre ‘Google’ se eligió con la intención de abarcar una cantidad ingente de información en Internet.

Actualmente, la sede principal de ‘Google‘ recibe el nombre de ‘Googleplex’.

http://www.muyinteresante.es/tecnologia/preguntas-respuestas/de-donde-viene-el-termino-google-571441097975

 

El Origen De La Palabra Google

 

google2

Los creadores del popular sitio de búsqueda de la Internet fueron a buscar un nombre para su creación en la historia reciente de la Matemática y lo hallaron en la palabra googol que fue creada en 1930 para designar un número formado por un uno seguido de cien ceros.

Edward Kasner, matemático estadounidense, consideró que era bueno contar con un nombre para un número tan grande y le pidió a su sobrino de nueve años que lo inventara, con la promesa de que mucha gente lo usaría.

El niño propuso googol, que desde entonces fue ampliamente usado por los matemáticos en todas las lenguas.

Kasner contó posteriormente que su sobrino le propuso después un nombre para un número inimaginablemente más grande: un uno seguido de un googol de ceros, que se llamaría googleplex

La empresa Google confirma que su nombre se inspira en la palabra inventada hace casi ocho décadas y precisa que el término “refleja la misión de la compañía de organizar la inmensa cantidad de información disponible en la web y en el mundo”.

Google fue fundado en 1998 por dos estudiantes de doctorado en informática en la escuela de ingeniería de la Universidad de Stanford, Larry Page y Sergey Brin. Aunque su principal producto es el buscador, la empresa ofrece también otros servicios.

Google es, posiblemente, el motor de búsqueda en Internet más grande y más usado actualmente.

Ofrece una forma rápida y sencilla de encontrar información en la web, con acceso a un índice de más de 8.168 millones de páginas web.

Según la compañía, actualmente Google responde a más de 200 millones de consultas al día.

http://www.planetacurioso.com/2006/09/11/el-origen-de-la-palabra-google/

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS:

Significado de Google

¿Que significa Google?

El significado de Google en inglés

 

Publicado por: David Díaz Ríos
     CubaSigueLaMarcha.blogspot.com
     CubaSigueLaMarcha.bligoo.es 
     CubaEstrellaQueIlumina
Posted in Sin categoría | 3 Comments

Cada cual a su oficio

Cada cual a su oficio

 

Nueva discusión entre mercenarios cubanos

 

cia-agencia-central-de-inteligencia-eeuu1

Por Arthur González Es público y bien conocido que la contrarrevolución interna en Cuba fue creada por la CIA, según aseguran documentos desclasificados, además de que es entrenada y financiada desde Washington con parte de los 20 millones de usd que el Presidente Barack Obama, aprueba cada año desde su llegada a la Casa Blanca.

El afán de protagonismo y de dinero, unido a la falta de principios propios, hace de esa escasa masa de contrarrevolucionarios al servicio de una potencia extranjera, un amasijo de vulgaridad y divisiones.

En 56 años la CIA no ha logrado consolidar esos que califican de “opositores al régimen”, ni que la juventud cubana se incorpore, y menos aún unir a todos los que reciben altos salarios mensuales por ejecutar actos provocativos.

Un nuevo escándalo de división vio la luz recientemente cuando el campesino Eliecer Ávila, devenido en ingeniero informático, gracias a la Revolución socialista cubana que le dio la oportunidad de estudiar de forma gratuita una costosa y privilegiada carrera universitaria, declaró que “él no marchaba en las calles habaneras con corruptos, gente sin moral y a quienes el pueblo de Cuba no soporta”.

Eso desató de inmediato una violenta reacción de Antonio Enrique González-Rodiles, organizador de las actuales marchas dominicales junto a las llamadas “Damas” de Blanco.

CIA

González-Rodiles, residía en México casado con una médica de ese país con la cual tiene dos hijos, pero al trasladarse a Miami, la CIA le ofreció encabezar un nuevo proyecto contrarrevolucionario, para lo cual era imprescindible que regresara a Cuba, lo que aceptó sin pensarlo.

Se divorció de la mexicana y llegó a la Habana para poner en marcha el engendro “Estado de SATS”, siendo observado directamente por “diplomáticos” de la Sección de Intereses de Estados Unidos, los que hacían acto de presencia en cada reunión del grupúsculo, algo que habla por sí solo del interés de los yanquis en dicho proyecto.

Al no tener respaldo de académicos e intelectuales como planificaron los norteamericanos, Rodiles recibió instrucciones de cambiar su esquema por el de apoyar a la grosera e inculta Berta Soler y sus “damas”, en caminatas dominicales después de hacer acto de presencia en la iglesia católica de Santa Rita de Casia, como fórmula de provocación en busca de una represión policial no lograda.

La composición de esa masa de asalariados es realmente muy diferente en nivel cultural y educacional al de Rodiles, quien es licenciado en Física y master en Matemáticas, tiene buena educación y presencia, algo opuesto a la inculta Berta que se expresa y actúa de forma vulgar, al igual que sus “damas”, las que dé solo observarlas se pueden sacar conclusiones.

Por esas razones el ingeniero informático Eliecer Ávila se ha negado a apoyar la campaña mediática iniciada por Rodiles bajo el nombre de “Todos Marchamos”, porque no quiere mezclarse con ese tipo de elementos.
La respuesta de González-Rodiles fue emplear la vieja argucia de acusar a Eliecer de “agente de la Seguridad del Estado”, con el fin de descalificar sus posiciones y amedrentarlo, para que los yanquis le quiten el salario que también recibe todos los meses desde Estados Unidos.

Yoani Sánchez, también creada por la CIA, ha sido más hábil en ese sentido, pues con más experiencia y madurez no ha participado, pero sin decir una sola palabra de sus razones para no apoyar esas marchas, con mujeres que distan mucho de alcanzar su categoría de licenciada en Filología y millonaria multipremiada internacionalmente.

En su desespero por sumar adeptos, González-Rodiles sumó al denominado “artista” Daniel Maldonado, auto titulado El Sexto, por ser la única palabra que plasma en su “obra” como grafitero, lo cual dice de la calidad de los integrantes de esas acciones.

Cada vez que surgen divisiones similares, algo muy común a lo largo de 56 años, hay que recordar las consideraciones del ex Jefe de la Sección de Intereses de Estados Unidos en la Habana, Jonathan Farrar, cuando en un memorando confidencial al Departamento de Estado, la CIA y al Consejo de Seguridad Nacional, afirmó:

“…Muchos grupos de oposición son dominados por individuos con encumbrados egos que no trabajan bien en equipo…”

“Sin un verdadero milagro entre los líderes de la oposición…, no es probable que el movimiento disidente tradicional pueda reemplazar al gobierno cubano”.

“…es preciso que empiecen por lograr cierto grado de unidad de objetivos como oposición, o al menos que dejen de gastar tanta energía en serrucharse el piso los unos a los otros”.

“…no vemos plataformas diseñadas para llegar a amplios sectores de la sociedad cubana, sino que más bien dirigen sus mayores esfuerzos a obtener recursos suficientes para solventar las necesidades del día a día de los principales organizadores y sus seguidores…”

Estas afirmaciones no son propaganda comunista, sino las de un representante de la Casa Blanca en su cable confidencial fechado el 15 de abril del 2009, con la referencia: 09HAVANA221, ID: 202438, que como se aprecia tiene total vigencia, porque como expresó José Martí: 

“…el fausto se compra casi siempre a precio del decoro”.

Fuente: El Heraldo Cubano

https://heraldocubano.wordpress.com/2015/10/28/cada-cual-a-su-oficio-2/

http://guajiritasoy.blogspot.com/2015/10/nueva-discusion-entre-mercenarios.html

Publicado por: David Díaz Ríos
     CubaSigueLaMarcha.blogspot.com
     CubaSigueLaMarcha.bligoo.es 
     CubaEstrellaQueIlumina
Posted in Sin categoría | Leave a comment
« Older