Fábulas para un tórrido verano

Fábulas para un tórrido verano

 

fabula-la zorraz-el cuevo-bPor Graziella Pogolotti / Como Las mil y una noches profusamente publicada en ediciones para niños una vez depuradas de los pasajes con excesiva carga erótica, las fábulas tampoco fueron concebidas para la infancia. Las conocimos con el sabor moralizante de Iriarte y Samaniego. En verdad, estaban destinadas al consumo de adultos y, al igual que las historias de Scherezada, pasaron de una a otra civilización, de un milenio a otro.

Fedro llevó al latín las fábulas del mítico Esopo. Consciente del pragmatismo característico de la civilización romana, escribió un prologuillo para justificar, en términos de utilidad, que los árboles hablaran. El propósito era doble: divertir y aconsejar, seducir para transmitir un mensaje. Puente entre las tradiciones que recorrieron el Mediterráneo desde el Oriente más recóndito, la latinidad permeó las culturas que gestaba la pequeña Europa. La construcción de un imaginario anclado en el sentido común contrarrestaba la seducción ejercida por las palabras engañosas al servicio del más poderoso.

Cuenta Fedro que el lobo y el cordero acudieron al río compulsados por la sed. En lo alto de la corriente, estaba el lobo. Más abajo, su presa. «Ensucias mi agua», reclamó el primero. «No es cierto», respondió el segundo, «porque estoy en lo bajo». La fiera apeló a otros pretextos. La víctima siguió argumentando su inocencia. Agotadas las razones, el lobo se lanzó sobre el indefenso animal y lo devoró.

De más remoto origen, La zorra y el cuervo llegó a mis oídos a través del dulce Jean de La Fontaine, célebre escritor del siglo XVII francés. Asociamos la época al poder omnímodo de Luis XIV, el Rey Sol, llegado a lo más alto del dominio europeo, a punto de instalarse la dinastía borbónica en el tronco de España. Pero el cambio de época se anunciaba de forma soterrada. Confinada en Versalles, la nobleza agigantaba su carácter parasitario. Por la vía del saber y por su creciente peso económico, la burguesía mostraba su fuerza en todos los ámbitos y reclamaba sus derechos legítimos al ejercicio de la política. Nombrado ministro de Hacienda, Colbert impulsaba las prácticas mercantiles. En tiempos de mecenazgo, el poeta La Fontaine fue abandonado a su triste suerte, según lo narra su amiga, la señora Sévigné en su clásico epistolario.

La zorra y el cuervo invita a meditar sobre las debilidades humanas, heridas abiertas a la ponzoña de la seducción. Asentado sobre la rama de un árbol, el cuervo sujetaba en su pico un apetitoso pedazo de queso. Tentada por la golosina, la zorra se extendió en alabanzas acerca del hermoso canto del pajarraco. Poco a poco, ablandó su resistencia. Al cabo, el cuervo abrió el pico para entonar su horrendo graznido, y el objeto del deseo cayó en las fauces abiertas del astuto mamífero. La sagaz perfidia utilizaba en su favor la tonta vanidad.

A lo largo de medio siglo de historia vivida, el recuerdo de la fábula del lobo y el cordero ha vuelto a menudo a mi memoria. Las imágenes satanizadoras de nuestra islita se han sucedido, ajustadas a la medida de cada contexto. Al socaire de la Guerra Fría, fuimos satélite de la Unión Soviética y amenaza para la seguridad de Estados Unidos, sin tener en cuenta que la Revolución triunfó sin ayuda externa y que, en algunos aspectos relevantes, las ideas que la animaron no coincidieron siempre con las de Moscú. Luego, el eje del conflicto se centraba en nuestro apoyo a los movimientos de liberación latinoamericana, aunque se acallara la colaboración cubana en la búsqueda de soluciones conciliadoras al cese de la etapa insurreccional en los países hermanos. Más tarde, el escollo se definió en el apoyo militar a la independencia y al Gobierno legítimo de Angola. El resultado final sobrepasó las expectativas con la derrota del apartheid y la independencia de Namibia. La contribución de nuestro país resultó muy eficaz en las negociaciones de paz que dieron fin al conflicto bélico.

Con el derrumbe de la Europa socialista, se aplicaron dos políticas simultáneas. Se apretaron las tuercas del garrote con el endurecimiento del bloqueo y se construyeron vías para sojuzgar el pensamiento y reintegrar al imaginario popular la noción teleológica del destino manifiesto. Se apoderaron de la nobilísima causa de los derechos humanos —que es la nuestra, la de los pobres de la tierra, expresa en los términos interdependientes de la Revolución Francesa— y rescataron la noción fatalista de un mundo dominado por el jolgorio de la libre empresa.

Para sobrevivir, el poder hegemónico no puede desprenderse de su propia naturaleza. Su estrategia intenta restaurar el pasado con la mirada en la Isla y en un continente poseedor de enormes reservas naturales. El campo de batalla se define ahora en el terreno de las ideas, en prácticas desmovilizadoras de la opinión pública y en el despliegue de imágenes seductoras. Tonto sería taponear oídos para escapar al canto de sirenas. Hay que enfrentar las verdades con lucidez y transparencia, superar nuestras debilidades, traducir la noción abstracta de humanismo en la dimensión concreta impuesta por el hoy, el aquí y el ahora.

http://www.juventudrebelde.cu/opinion/2015-08-29/fabulas-para-un-torrido-verano/

https://lapupilainsomne.wordpress.com/2015/08/30/fabulas-para-un-torrido-verano/

http://martianos.ning.com/profiles/blogs/f-bulas-para-un-t-rrido-verano-por-graziella-pogolotti

CubaEstrellaQueIlumina

CubaSigueLaMarcha

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Fidel en la universidad y en el corazón

Fidel en la universidad y en el corazón

 

Aniversario 70 del ingreso de Fidel en la Universidad de La Habana. Cartel de Randy Pereira
 El 4 de septiembre de 1945 Fidel Castro Ruz asciende la escalinata de la Universidad de La Habana (UH), para iniciar estudios en la carrera de Derecho.
El joven Bachiller en Letras, no podía sospechar  entonces que cada peldaño alcanzado lo acercaba más a su verdadera profesión: la de revolucionario.

Hace 70 años, en los predios «abrazados» por Alma Mater, ocurre la metamorfosis. El bisoño estudiante, oriundo de Birán, en la entonces provincia de Oriente, deja de ser un «analfabeto político» para convertirse, por su «propia cuenta», en «lo que hoy llamaría un comunista utópico». Así lo reconoce en las conversaciones con el periodista Ignacio Ramonet publicadas bajo el título Cien Horas con Fidel.

Es esta una etapa de «acelerada» maduración del pensamiento político de Fidel Castro. El aprendizaje incluyó, además, los órdenes social, económico, ideológico…

Las vivencias personales, razonamientos y sentimientos fueron sus principales aliados pues, como dijo en 1986 al profesor y teólogo brasileño Frei Betto, «(…) las ideas políticas no me las inculcó nadie, no tuve el privilegio de tener un preceptor».

A su preparación le valieron también el estudio de la Historia y de los contenidos específicos de su carrera; las funciones que desempeñaba como delegado de la asignatura de Antropología; el intercambio con los profesores y con los demás alumnos e incluso, los juegos de baloncesto y de béisbol, a cuyos equipos se integró de inmediato. Pero, sobre todo, fue fundamental la lectura de una amplia bibliografía relacionada con la economía política, lo que le permitió tomar conciencia de «lo absurdo de la sociedad capitalista».

Autores como Marx, Engels y Lenin devinieron en sus preferidos. Cuanto más se identificaba con sus ideas revolucionarias, más crecía la avidez de consultar aquellos textos que desterraban cualquier vestigio de ignorancia o ingenuidad política. Se sentía conquistado por esa literatura que en términos ideológicos le ayudaba a pisar «un terreno más firme».

Eran momentos muy difíciles para  la Universidad de La Habana. El campus no escapaba de la podredumbre política y la violencia que azotaban al país. Al respecto cuenta Fidel en Cien horas…, «Desde que ingreso, el primer año, observé un ambiente de fuerza, de temor y de armas. Había una política universitaria totalmente controlada por grupos aliados al poder. Era un baluarte en manos del gobierno corrompido». Y más adelante precisa; «De 15 mil matriculados en 1945, el número de antiimperialistas activos y conocidos no pasaba de 50».

La actividad política ocupa muy pronto gran parte del tiempo en la vida del estudiante Fidel Castro. Ya en segundo año de Derecho, entra en contacto con el Partido Ortodoxo y con varios militantes de la Juventud Comunista. Entre ellos, Flavio Bravo, Raúl Valdés Vivó y Alfredo Guevara. Gana también muchos enemigos, en especial cuando se opone al candidato del gobierno de Ramón Grau San Martín para presidir de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU).

Su actitud le valió presiones físicas y amenazas muy fuertes, incluso de muerte, por parte de la mafia que controlaba la casa de altos estudios. Llegan a prohibirle la entrada al centro. Dispuesto a enfrentar tamaña «deshonra» vuelve a la Universidad. Así comienza la que Fidel llama su «primera y peculiar lucha armada contra el gobierno y los poderes del estado».

Descontento con la situación de Cuba bajo el gobierno de Grau, el 16 de julio de 1947 pronuncia un discurso en la sesión inicial de la Asamblea Constituyente Estudiantil que mereció titulares y la primera plana de varios periódicos.

En 1950, con 24 años de edad, Fidel termina la carrera de Derecho, pero ya no es el mismo: «En esa universidad, adonde llegué simplemente con espíritu rebelde y algunas ideas elementales de justicia, me hice revolucionario, me hice marxista leninista y adquirí los valores que sostengo y por los cuales he luchado a lo largo de mi vida», asegura.

El joven que desde siempre aborreció las desigualdades y los abusos, entiende la necesidad de un cambio total en su país. Con el Golpe de Estado, que encabeza Fulgencio Batista el 10 de marzo de 1952, radicaliza aún más su pensamiento. Fidel asume la lucha armada como el único camino para liberar a Cuba del tirano y establecer la República que soñó José Martí. Como él mismo afirmó las experiencias adquiridas en la Escuela de Derecho le sirvieron, «para la larga y difícil lucha que emprendería, poco tiempo después, como martiano y revolucionario cubano».

70 razones desde la escalinata

A Randy Perdomo García, las palabras le brotan contrastadas por la emoción y su tranquila  manera de decir. El presidente de la FEU de la Universidad de La Habana ha vivido, y espera aún, momentos verdaderamente intensos. Es quien lidera la Jornada Fidel de Corazón, que hasta diciembre de 2016 se dedica al aniversario 70 del ingreso del líder histórico de la Revolución Cubana a la casa de altos estudios capitalina.

El joven estudiante de Filosofía habla con entusiasmo de exposiciones de arte y presentaciones de libros, de  actividades de impacto social en las comunidades, de galas político culturales, actuaciones del Ballet Nacional de Cuba y de agrupaciones musicales muy queridas, de Diálogos de Generaciones, de encuentros, homenajes y de la  peña mensual «Me hago revolucionario»  en la Facultad de Derecho.

Su satisfacción aumenta al referirse al libro que guardará las huellas y testimonios del paso de Fidel por la UH. Algo más lo enorgullece: «A propósito de la jornada logramos lanzar el sitio web de la FEU de nuestra universidad que ha servido para promover cada una de las actividades del programa y todo el quehacer de la organización», comenta Randy.

De inmediato alude al Destacamento 70 Aniversario. «Lo integran representantes de cada una de nuestras facultades. Incluye dirigentes estudiantiles, y vanguardias por sus resultados en la docencia, la investigación y dentro del Movimiento de Alumnos Ayudantes. También, atletas destacados en los Juegos Caribe y miembros sobresalientes del Movimiento de Artistas Aficionados de la UH. Se le suman estudiantes del Instituto de Relaciones Internacionales (ISRI), y de los Secretariados de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) del Ministerio de Transporte, y del Hospital Docente Calixto García».

Fueron ellos los protagonistas de un recorrido que bajo el lema «Conquistando Historia» los llevó por sitios épicos de nuestra geografía como La Demajagua, Dos Ríos  y el Cementerio de Santa Ifigenia, la casa de la familia Castro Ruz en Birán,  Mangos de  Baraguá, la Ciudad Escolar 26 de Julio y Playa Girón, por solo mencionar algunos. El ascenso al Pico Turquino, que también conformó parte del periplo durante la Semana de la Victoria, les demostró que «Subir lomas hermana hombres», como dijera Martí. El momento en que recibieron la llamada telefónica de Fidel, mientras intercambiaban con las autoridades políticas y gubernamentales de Santiago de Cuba, es una vivencia de singular evocación, para quienes hicieron este viaje por la memoria de la Patria.

Muchas páginas emotivas deja ya una jornada «concebida desde códigos comunicativos y de diseño muy cercanos y atractivos para los universitarios, porque surgieron de su propio talento», asegura Randy Perdomo. Pero sin dudas, la convocatoria de este homenaje, el 26 de enero en el Aula Magna; la presencia, por vez primera allí juntos, de los Cinco Héroes; la exquisita propuesta musical del pianista Frank Fernández y el regalo de aquel mensaje de Fidel para sus «compañeros de la Federación Estudiantil Universitaria», estarán siempre entre los sucesos más recordados.

Para Randy en particular, un momento superará siempre la capacidad de narrarlo sin conmoverse: su encuentro con Fidel. «Al saber que celebramos la jornada por los 70 años de su ingreso a la Universidad, quiso hablar con el presidente de la FEU de nuestra institución. Esto me dio la oportunidad de visitarlo personalmente y de constatar lo que significó y significa la UH para él. Fue especial, me demostró la infinita confianza que tiene en los jóvenes y me permitió transmitirle el cariño y el respeto que las nuevas generaciones le profesamos.

«La principal enseñanza de este encuentro se resume en dos palabras: humildad y compromiso», asegura Randy. «Se trata de sabernos estudiantes de la Universidad de La Habana, cubanos a los que aún nos queda mucho por hacer. Y a la vez, ser siempre merecedores de la confianza de Fidel, de despertar, desde una jornada que lleva su nombre, el entusiasmo y la participación activa y consciente de los jóvenes universitarios en las tareas que debemos  asumir ahora y en cada momento. Llevamos  en el corazón una historia, una identidad, y nos sobran razones para defenderla».

Autor: Neida Lis Falcón / Fotos: Cartel de Randy Pereira

http://www.almamater.cu/revista/fidel-en-la-universidad-y-en-el-corazon

CubaEstrellaQueIlumina

CubaSigueLaMarcha

Posted in Sin categoría | Leave a comment

“Internet está posibilitando un cuarto poder en red en el que los ciudadanos pueden liberar, generar y procesar información”

“Internet está posibilitando un cuarto poder en red en el que los ciudadanos pueden liberar, generar y procesar información”

 

internet2

El desarrollo de Internet ha generado un nuevo paradigma en el periodismo por los cambios que se han dado en los flujos informativos y las interacciones sociales. El punto determinante de esta realidad fue en 2010, con la filtración de información gubernamental a través de los cables que la red WikiLeaks develó al mundo y que permitió a la vez demostrar las falencias de los medios de comunicación. 

Internet, además, ha permitido que los nativos digitales protagonicen una revolución. “Hackean el periodismo para convertirlo en un flujo de contrapoder mancomunado. Libre de ser reutilizado, modificado y difundido, abierto a ser contrastado y contestado, fruto de la colaboración entre los periodistas y las comunidades a las que sirven”. Esta visión sobre los nuevos retos de la comunicación y la información ante los avances vertiginosos de las tecnologías, están recogidas en un provocador libro titulado “El cuarto poder en red. Por un periodismo (de código) libre”. Su autor es Víctor Sampedro, un científico social español, docente e investigador universitario, con una acumulada producción bibliográfica.

internet

Sampedro presentó su libro que invita al debate y suscita inquietudes respecto del nuevo rol del periodismo, en desarrollo del Congreso Internacional Comunicación e Integración Latinoamericana desde y para el Sur, que organizó el Centro Internacional de Estudios Superiores de Comunicación para América Latina (CIESPAL), con sede en Quito, Ecuador, a finales del pasado mes de julio, con motivo del décimo aniversario del canal interestatal Telesur.

Temas como la nueva arquitectura comunicacional, el rol de los hackers, el código abierto y libre en los procesos comunicacionales, las actuales necesidades mediáticas, las ciberguerras, el control de la red, las cibermultitudes, entre otros, son tratados de manera didáctica y provocativa por este autor, doctorado en Ciencias de la Información, con posdoctorado en Ciencias Sociales Avanzadas. Se desempeña actualmente como catedrático de Opinión Pública y Comunicación Política.

Además de su labor académica, colabora con proyectos sociales de intervención y empoderamiento comunicativos. Ha escrito más de una decena de libros sobre campañas y elecciones, nuevas tecnologías de la comunicación, movilización social y electoral, identidades colectivas y medios, y nuevos géneros de información política, además de numerosos artículos. Varias de sus producciones están publicadas en: http://blogs.publico.es/el-cuarto-poder-en-red/http://propolis-colmena.blogspot.com/http://www.victorsampedro.com/http://www.ciberdemocracia.net/ .

Para hablar sobre la temática de El cuarto poder en red, mantuvimos en la capital ecuatoriana el siguiente diálogo con Víctor Sampedro.

internet

WikiLeaks, la metáfora de un rompehielos

– En tu último libro señalas que prácticamente WikiLeaks rompió la estructura del periodismo mundial y que en consecuencia se vislumbra a partir de las filtraciones de Julian Assange un nuevo rumbo en el ámbito de la información y la comunicación. ¿Por qué?

– Porque WikiLeaks evidencia la posibilidad, hace real en una dimensión muy radical, muy llevada a sus últimas consecuencias, la propuesta del libro que es que la sociedad civil puede ejercer el Cuarto Poder en la red. Si se enreda suficientemente, si actúa de manera inteligente y de manera consecuente con su condición de ciudadanía digital puede fiscalizar a los poderes y puede llegar a ejercer sanción política en tiempo real. Quiero decir, puede autoconvocarse, lo estamos viendo, yo no intento ser ningún tipo de político del deseo ni de utopía digital. Lo estamos viendo desde hace cinco años: en 2010 con la Primavera Árabe, con las multitudes, las cibermultitudes se autoconvocan exigiendo la participación y la transparencia, empezaron en Madrid, continúan sin cesar hasta Honduras, con el 11M español de por medio. Entonces, ¿qué es lo que hace WikiLeaks? WikiLeaks dice, miren trabajadores y trabajadoras del capitalismo cognitivo, o sea todos y cada uno de nosotros que contamos con inmensas cantidades de bases de datos, porque no las gestionamos, con lo cual lograremos desligar al poder con la mediación de unos periodistas responsables, lo cual constituye una propuesta noble. Al respecto recomiendo la película el Cuarto ciudadano   (Citizenfour) que es apasionante. Edward Snowden les dice a Glenn Greenwald y a los otros periodistas de The Guardian, yo no voy a lanzar esto (documentos clasificados como alto secreto sobre varios programas de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense –NSA-) así sin más a la red, no, yo confío en ustedes y en su criterio para ver qué hacemos público, cómo lo hacemos y en qué momentos. Ustedes son los que deciden. Aquí tienen los datos. En el fondo Assange, sus colaboradores y otros hackers visibles del mundo perfilan ahora cómo se definen como comunicadores, como periodistas, lo que están es asumiendo una ética periodística y unos protocolos periodísticos. WikiLeaks, entonces, es la metáfora de un rompehielos como lo explicamos en el libro. O sea, rompe y traza nuevas vías en un mundo que estaba congelado. El periodismo tradicional estaba congelado, congelado como contrapoder, no era contrapoder, es uno más de los poderes.

– ¿Es una extensión del poder económico transnacional?

– Totalmente. Y además sirve para despolitizar de manera continua situaciones conflictivas; sirve para vincular ansias y protagonismos sociales única y simplemente por la vía del consumo; sirve para promocionar la información convencional más degradada; es pura mercancía que atrae atención del público para venderla a los publicitarios o al líder político de turno. Esto es un cambalache, no hay servicio al público sino instrumentalización del público. No hay trabajo en interés del público sino captación del interés del público para vendérselo directamente a los centros de poder existentes, disfrazando además lo que es verdaderamente propaganda y publicidad, propaganda política, propaganda administrativa, propaganda partidaria, propaganda electoral como información y lo que es publicidad corporativa como noticias o reportajes, eso es el 75% u 80% del contenido de un telediario convencional o de un periódico convencional. Esto es lo que es, realmente, seamos sinceros. Bueno, la propuesta hacker, la de Assange y de otras muchísimas personas, algunas de ellas con carné de periodistas es: nosotros somos una plataforma de expresión de la sociedad civil que ya esta empoderada tecnológicamente y que como no le hagamos caso va a pasar por nosotros, nos va a ignorar, es decir, no va a comprar nuestros periódicos, que es lo que está ocurriendo, no va a encender nuestras pantallas, que es lo que está ocurriendo.

– Eduardo Galeano decía que la utopía sirve para caminar y una frase de tu libro afirma que “este ensayo aunque no parezca es una encendida defensa del periodismo, no del que ahora existe, sino del que viene”. ¿No es un poco utópico pensar en un Cuarto Poder en Red aplicando códigos digitales nos va a asegurar a los ciudadanos autonomía?

– Yo les suelo decir a mis alumnos que mi discurso nunca es utópico, en todo caso, porque se suele hablar de la utopía como aquel ideal y lo puedes presentar de dos formas: el ideal al que nunca vas a alcanzar por lo cual degradas la realidad, degradas tus esfuerzos, en fin, los vacías de contenido porque nunca lo vas a alcanzar, o lo puedes pensar como una utopía positiva. Y una utopía positiva es concebir la democracia como un punto de partida, nunca de llegada, igual que se concibe el amor realmente o la amistad verdadera, las relaciones verdaderas afectivas: hoy te quiero más que ayer pero menos que mañana. Bueno, esa es la utopía en la que yo creo, ese es el periodismo en que yo creo.

– El periodismo que viene…

– Sí, el periodismo que viene es el que vuelve a sus orígenes. Hay que refundar los medios para que recobren sus fines. Porque se trata de eso: que retomen los objetivos que dieron legitimidad democrática a esta profesión. La prensa de un Cuarto Poder en red consiste en una plataforma de encuentro para ciudadanos que liberen, generen y procesen información. Hay algunos ejemplos, sé de periodismo latinoamericano que reseño en el libro. Estuve en contacto con varios, sobre todo de periodismo digital. Voy a poner otros ejemplos de mi país, prensa que nació después del 15 de mayo de 2011 (15M) que marca los cambios políticos en España, como el diario.es (www.eldiario.es), Público.es (www.publico.es), La marea (www.lamarea.com), Diagonal (www.diagonalperiodico.net), que también obedece a otros intereses, no nos engañemos. Todo periodismo es interesado, no pasa nada por reconocerlo, lo único que tienes es que ser transparente y decir quién está detrás de ti. La transparencia es la garantía de defensa del público. Si yo sé quién te paga, sé que sesgos puedes tener, punto, no hay nada más. Creo que estamos frente a un periodismo que está en ciernes y que poco a poco va ir teniendo sentido.

Por mis estudios de tecnopolítica a mí me preguntan cómo va a ser el partido político del siglo XXI y lo que puedo contar es que es un movimiento como Podemos que irrumpió en España en 2014, estructuralmente como organización no tiene nada que ver con lo que son el PSOE y el PP. Utiliza otro tipo de comunicación, cuenta con otro tipo de organización y otro tipo de planteamiento. Que tiene cosas del pasado, claro, todo es un mezcal, lo nuevo y lo viejo convive actualmente. Su esquema comunicacional ha sido muy exitoso. Si no hubiese sido por el programa de televisión La Tuerka (que dirige Pablo Iglesias Turrión, el líder de Podemos) que en América Latina y en buena parte del mundo se ve por internet, no se hubiera conocido a sus líderes y al movimiento. Fíjate, utilizan no solo el internet sino el vídeo, las redes sociales que viralizan, etcétera, y luego lo utilizan también para mantener deliberaciones, la plataforma de debate ciudadano lo cual ha tenido un éxito de convocatoria con unos criterios de deliberación apabullantes. Nunca se había usado esa plataforma con tanta intensidad en ningún caso. Estamos hablando de nuevas formas de redes políticas que han roto el mapa electoral anterior. Sin embargo, insisto: en el momento actual lo nuevo y lo viejo conviven y es muy importante ser consciente de ello porque muy probablemente las fórmulas de éxito sean aquellas que combinan las dos cosas.

– Durante tu intervención en el Congreso Internacional de CIESPAL con motivo del décimo aniversario de Telesur hablaste de la nueva arquitectura de la comunicación y de la información. En ese sentido, ¿explícanos qué es el periodismo de código abierto y libre?

– Estos son términos prestados de la informática. Claro, es un código de nuestro siglo, no podemos obviar que ahora todo se comunica con ceros y que además se graba en soportes magnéticos, que el coste de multiplicación es mínimo y que casi se puede hacer en tiempo real y alcance global. Esto es una realidad de las propiedades de la tecnología digital. Curiosísimo que los utilizamos y que no seamos conscientes de sus consecuencias. Una de las dos consecuencias que son obvias y que es la que más nos importa a nosotros es sí o sí van a liberar el contenido. Sí o si nuestro contenido va a ser liberado. Podemos poner un muro y decir usted me tiene que pagar si quiere leer esto sin publicidad. O ustedes me tiene que pagar si quiere ser el primero en leerlo porque el resto lo va a leer ocho horas más tarde o veinte horas más tarde o dos días más tarde. Pero va a ser temporal, o sea tu discurso ya sea escrito, visual, audiovisual o transmedia va a ser liberado, quiere decir que va a ser reproducido. Eso es código libre. Quiere decir que puede ser reutilizado y usado por cualquiera e incluso opuesto a lo que tú quieres. Además lo que nos ha enseñado Snowden es que todos y cada uno de tus movimientos, todos y cada uno de tus comunicaciones están almacenadas y pueden ser interceptadas, pueden ser filtradas y ser obviamente usadas en tu contra en un futuro. Entonces el periodismo del siglo XXI va a tener código libre, convenzámonos ya de ello. Lo segundo es abierto. Cuando el código se abre se está permitiendo que la gente entre a ver cómo es, lo mejore, lo ajuste a sus necesidades, por lo tanto el periodista tiene que poner los links a los bancos de datos que avalan su información, los vídeos y los audios enteros de la entrevista que se ha realizado, si no lo hace es sospechoso. Así como el amor tiene que ser fiel y comprometido, el periodismo tiene que ser de código libre y abierto.

– En ese sentido, ¿qué implica la comunicación como bien común?

– Esto es muy importante porque además es el mundo digital y la esfera digital la que reactualiza, la que pone de nuevo un valor a los bienes comunes como el lago, el río, el monte que se cuidan comunalmente, que son competencia de la comunidad y que no se pueden enajenar nunca, no se pueden privatizar. La economía del bien común no es opuesta a la iniciativa privada, simple y llanamente obliga a que la iniciativa privada colabore y revierta en beneficio comunitario. No es tampoco opuesta a la planificación estatal, hablar de la economía del bien común es también exigir con autoridad que mediante determinadas legislaciones se autorice explotar un bien común. Entonces, ¿qué es la información como bien común?, pues aquello que la comunidad y su representante periodístico gestionan juntos en beneficio de esa comunidad. Yo lo único que quiero es evidenciar que cuando nosotros hablamos de libertad de expresión estamos refiriéndonos a responsabilidad comunitaria. Porque el ejercicio de la libertad de expresión sin ningún tipo de responsabilidad equivale a que no hay una responsabilidad con los hechos, ni con las vidas de las personas, ni con la supervivencia ni la calidad de la comunidad. A mí no me interesa ese tipo de información, es malísima, hace daño. Yo lo único que estoy diciendo es que la información es un bien común que es gestionado por profesionales de la comunicación en representación de los intereses y con la colaboración constante de unos públicos que en muchos casos saben bastante más que el periodista. Organizaciones que tienen mayor competencia que el periodista para hablar y hay que dejarlas hablar y hay que nutrirse de ellas. Es el modelo de las redacciones expandidas.

– Pero entonces si es un bien común, ¿la información también se puede asimilar como un servicio público?

– Sí, estamos hablando de lo mismo. Sabes por qué no empleamos ahora la cuestión del servicio público, porque hemos visto tantas veces los medios públicos ser puros medios gubernamentales, es decir, de las autoridades políticas de la administración que los financian o de cuotas particulares de los funcionarios que se eternizan, se encastillan ahí y se funcionariza un servicio público que parece más responder a las necesidades de esa organización que de la comunidad a la que sirve, pero obviamente no es tanto servicio público sino servicio al público y con el público. Porque ahora tenemos no audiencias sino gente que simplemente está oyendo, que habla, gente que debate, gente que remezcla, que cuestiona, que da la vuelta a los discursos. Ahora lo que tenemos es públicos activos y la fortaleza del periodista debe caracterizarse por la independencia y la autonomía frente a esas comunidades. Un periodista tiene el valor que tienen sus fuentes, su agenda de fuentes. Es que ahora lo que tiene no son solo fuentes, tiene creadores de discurso. Gente que está hablando, que está debatiendo, gente que está generado comunicación.

– Uno de los retos del periodismo es descubrir significados y sentidos. Sin embargo, hojeando el libro me encontré con una anécdota según la cual tus estudiantes ya no leen periódico sino que los diarios impresos que llegan a la universidad donde dictas clases simplemente están destinados al reciclaje. ¿Qué debe hacer el periodista en cuanto a su preparación, en cuanto a su investigación? ¿Remitirse básicamente a otras fuentes, a otro tipo de información?

– Yo no digo que el periódico vaya a desaparecer y muchísimo menos que los periodistas sean prescindibles, al contrario, el periódico se va a reformular. Se va a reformular en qué. En un proveedor de flujos de información constante, porque estamos todo el día, 24 horas al día, siete días a la semana conectados con nuestros móviles a una información, a un flujo de información. Entonces se acabaron los dispositivos estáticos excepto para guardar en casa, el fin de semana cuando se vaya la luz y leer en cama tranquilamente la colección de reportajes que más te ha gustado a lo largo de unos meses y que quieres releer y que quieres subrayar, en fin, pero quiero decir, no va a desaparecer el papel. Esto tiene que ver con otra cuestión y es cuál es el modelo de negocio para el periodismo. Estamos hablando de la función. La función ahora del periodista es ser un hacker, un militante de la transparencia, de la participación.

– ¿Desde ese punto de vista tú reivindicas la figura del hacker?

– Sí, pero además el periodista hace más cosas que el hacker, es el que crea el significado social. ¿Cómo? Ordenando una arquitectura descentralizada de flujos de comunicación; ordenando el debate; calificando los términos del debate; eliminando a los participantes ignorantes, fraudulentos, corruptos, de la esfera pública; largándolos fuera. Eso es lo que hace el periodismo de investigación, si yo no estoy inventando nada. Lo único que estoy intentando es conceptualizar un mundo de cambios muy drásticos que en vez de meter miedo deberían de dar esperanza, porque el periodista es más necesario que nunca, por cuanto nunca hubo tantísimo flujo de información y la peor censura es la mentira, la confusión, la verdad dada la vuelta, y es ahí donde nos quieren, es ahí donde el poder nos quiere.

– Cuando la economía del mundo está corporativizada y la concentración mediática es infame, ¿cómo se puede vislumbrar un periodismo más democrático que coadyuve al Cuarto Poder en red, en medio de una sociedad consumista en la que el capitalismo criminal impera?

– Yo no puedo pronosticar el futuro, nuca pensé que iba a habar un 15-M, tampoco imaginé que Podemos iba a estar donde está ahora. Creo que lo que viene está ocurriendo ya, que lo que viene está pasando, que solo tenemos que abrir bien los ojos a los discursos más emancipatorios que están, estén en los medios o no. La imprenta se inventó a mediados del siglo XV y tuvimos que esperar 120 años para que surgiera un periódico. En contraste llevamos dos décadas utilizando protocolos de internet, los cuales se han popularizado hace muy poco. Cómo voy a saber yo cómo va a ser el periodismo orientado para ser leído por las nuevas generaciones en dispositivos móviles. Lo que si sé es que van a convivir distintos tipos de periodismos, por distintos sectores, porque además es más fácil ahora identificar tendencias y por tanto intentar satisfacerlas y más fácil también rentabilizarlas ahora porque el internet permite sobrevivir con un circulo suficientemente amplio y costos bajos. Yo jugaría al ejercicio intelectual de ver con perspectiva lo que no existía hace cinco años en mi país para darse cuenta de que dependiendo del nivel de penetración de internet, y de la capacitación tecnológica de los periodistas, de sus códigos éticos y de su formación intelectual, etcétera, los resultados son diferentes. Entonces las cosas están cambiando y creo que nuestra mirada está demasiado teñida de lo viejo, no tenemos ni conceptos y nos tenemos que inventar terminologías para las cosas que están, pero también es cierto que el periodismo que vaya a triunfar, el periodismo de verdad, será el periodismo de siempre, curioso y con coraje.

 

Fernando Arellano Ortiz / Cronicón.net

Fuente original: http://www.cronicon.net/paginas/edicanter/Ediciones108/nota11.htm

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=202488

http://www.ventanapolitica.cu/articulo/internet-esta-posibilitando-un-cuarto-poder-en-red-en-el-que-los-ciudadanos-pueden-liberar-

CubaEstrellaQueIlumina

CubaSigueLaMarcha

Posted in Sin categoría | Leave a comment