La Habana Vieja prepara sus galas para recibir a Francisco

La Habana Vieja prepara sus galas para recibir a Francisco

 

Torre y campanario de la Catedral de La Habana. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Torre y campanario de la Catedral de La Habana, que se engalana para la visita del Papa Francisco. La restauración corre a cargo de la Oficina del Historiador. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Alpinistas, albañiles, constructores y restauradores embellecen aún más -casi un imposible- la Catedral y el antiguo edificio del Seminario de San Carlos y San Ambrosio, hoy Centro Cultural Padre Félix Varela, en plena Habana Vieja. Ambos lugares, conectados entre sí por un pasillo interior, esperan al Papa Francisco en horas de la tarde del domingo 20 de septiembre, escalas de su visita a la Isla.

Además de la capital cubana -aquí oficiará una Misa en la Plaza de la Revolución y sostendrá un encuentro con el Presidente cubano Raúl Castro-, el pontífice irá a Holguín, al Santuario del Cobre y a la ciudad de Santiago de Cuba, desde donde viajará, el 22 de septiembre, a Estados Unidos.

Pero quien camine ahora mismo el empedrado de las más antiguas calles habaneras, encontrará en pleno frenesí a un grupo de obreros y maestros restauradores, que reparan los pisos o limpian con mangueras de alta presión las celosías del antiguo Seminario donde estudió el Padre Félix Varela -y donde por primera vez se pensó el ideal de la Patria cubana, como nos recordaría más de una vez Cintio Vitier.

También, pulen algunas de las piezas que componen el templo de la Catedral, mientras las imágenes doradas que escoltarán el coro de los canónigos, esperan acomodadas temporalmente sobre los bancos de una capilla accesoria.

Estos rostros esculpidos, tal y como debieron existir originalmente, son una de las novedades para la visita del Papa Francisco,  que se añaden a cambios previos en el interior de la Catedral de La Habana. En 1998, en ocasión del viaje a Cuba de Juan Pablo II, se había restituido el coro de los canónigos desaparecido en décadas anteriores. También, se perfeccionó el acabado del templo y se restauró casi toda la carpintería.

Orlando Márquez, director de la revista Palabra Nueva y portavoz del Arzobispado de La Habana, comenta otra importante novedad: presidirá el Altar Mayor un mosaico veneciano del italiano Giampiero Maria Arabia, quien ha decorado primorosamente antes unas 80 iglesias y es un artista indiscutible en obras de la iconografía cristiana medieval, alguien que sabe del diálogo entre la tradición y las técnicas modernas a juzgar por su preciosa obra en Cuba. La verán los feligreses por primera vez durante la celebración de las Vísperas que presidirá el Papa Francisco -y a la que asistirán sacerdotes, religiosos y seminaristas en esta Catedral-, y se unirá a otras joyas que aquí se guardan: los óleos del francés Jean-Baptiste Vermay, los frescos del italiano Giuseppe Perovani, el lienzo de la Virgen de Loreto, bendecida por el obispo Pedro Morell de Santa Cruz en 1755, y la imagen más conocida, la de la Virgen de la Purísima Concepción, a quien está dedicada esta iglesia.

Ni revestida por los andamios y las mallas que protegen a obreros y transeúntes, la Catedral deja de mostrar las enormes posibilidades para el barroco que tiene la piedra caliza cubana, salida del mar y todavía con conchas incrustadas. Una roca gris con la que se levanta la fachada de formas zigzagueantes, amiga de los juegos de luz, “música convertida en piedra”, como la llamó Alejo Carpentier. Y más bella que nunca, aunque parezca imposible, esperará a Francisco.

Fachada de la Catedral bajo restauración. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Fachada de la Catedral bajo restauración. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Presbiterio de la Catedral de La Habana

Presbiterio de la Catedral de La Habana en plena restauración. Obsérvese otro detalle interesante: la enorme lámpara que tiene más de 200 bombillas, una de las más grandes de América Latina. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Presbiterio de la Catedral de La Habana en reparación. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Al centro del Altar Mayor, el mosaico de Giampiero Maria Arabia que muestra a dos ángeles. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Imágenes restauradas que se colocarán en el Banco de los Presbíteros. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Imágenes restauradas que se colocarán en la Sillería del Coro de los Canónigos, en el Presbiterio. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

El altar de la Catedral en plena restauración. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

El altar de la Catedral en plena restauración. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Reparación de la Catedral de La Habana. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Restauración de la fachada de la Catedral de La Habana. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Obrero en las obras de restauración del antiguo Seminario de San Carlos y San Ambrosio, en La Habana. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Obrero en las obras de restauración de La Catedral de La Habana. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Fachada de la Catedral bajo restauración. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Fachada de la Catedral bajo restauración. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Padre Yosvany Carvajal, director del Centro Cultural Félix Varela. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

“Nadie le ha dicho que no al Papa”, asegura el Padre Yosvany Carvajal, director del Centro Cultural Félix Varela, cuando reconoce que creyentes y no creyentes se han unido en las obras que darán la bienvenida y acogerán a Francisco en La Habana. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

El antiguo portón principal del Colegio de San Carlos y San Ambrosio, de La Habana, hoy Centro Cultural Padre Félix Varela. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

La antigua entrada principal del Seminario de San Carlos y San Ambrosio, que se encuentra en la calle San Ignacio en La Habana Vieja. Hoy en este edificio está la sede del Centro Cultural Padre Félix Varela. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

El Centro Cultural Padre Félix Varela, que ocupa la antigua sede del Seminario de San Carlos y San Ambrosio en el centro histórico de La Habana.

La entrada actual del Centro Cultural Padre Félix Varela, que ocupa el edificio de la antigua sede del Seminario de San Carlos y San Ambrosio en el centro histórico de La Habana. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Desde el primer piso del Centro Cultural Félix Varela. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Desde el primer piso de la sede del Centro Cultural Félix Varela. El antiguo Seminario fue creado por los jesuitas y a ellos perteneció hasta la expulsión de la Compañía del territorito español, en 1767. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Patio del Centro Cultural Félix Varela. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Patio del Centro Cultural Félix Varela, donde estuvo el Seminario de San Carlos y San Ambrosio de La Habana: “El gran patio lo constituían cuatro corredores anchos, de columnas de piedra, formando un cuadrado. En el centro había una fuente, y por todo el derredor naranjos lozanos y frondosos”, dice Villaverde en “Cecilia Valdés”. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Obrero trabajando en el frontón del antiguo Seminario de San Carlos y San Ambrosio, de La Habana. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Obrero trabajando en el frontón del antiguo Seminario de San Carlos y San Ambrosio, de La Habana. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Portón original del Seminario de San Carlos y San Ambrosio, por la calle San Ignacio, de La Habana Vieja. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Detalle de la entrada original del Seminario de San Carlos y San Ambrosio en la calle San Ignacio, de La Habana Vieja. “Una portada a modo de retablo, de tres niveles, con pilares y pilastras poligonales, y coronada con un hermoso cuadrifolio constituía el único elemento que resaltaba el exterior del edificio, con una composición delineada con belleza y elegancia, inspirada en las formas de la portada de la Universidad de Valladolid”, afirma el arquitecto Joaquín Weiss en su obra “La arquitectura colonial cubana”. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Portón original del Seminario de San Carlos y San Ambrosio, por la calle San Ignacio, de La Habana Vieja. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Detalle de la fachada de la entrada original del Seminario: tallada en piedra y deteriorada por el paso del tiempo, la imagen de San Ambrosio. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

La campana original del Seminario San Carlos y San Ambrosio de La Habana, con la fecha en que fue creada: 1731. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

La campana original del Seminario de San Carlos y San Ambrosio de La Habana, con la fecha en que fue creada: 1731. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Frontón del antiguo Seminario San Carlos y San Ambrosio de La Habana. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

La fachada actual del antiguo Seminario, que da a la Bahía de La Habana, se erigió en la década del cincuenta del Siglo XX, e imita las formas curvas y barrocas del frente de la Catedral. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

En la losa del antiguo Seminario de San Carlos y San Ambrosio, se conserva el escudo de Monseñor Manuel Arteaga, el primer Cardenal que tuvo Cuba y uno de los primeros en América Latina y el Caribe.  Foto: Ismael Francisco/ Cuba

En el piso de granito del antiguo Seminario de San Carlos y San Ambrosio, está grabado el escudo de Monseñor Manuel Arteaga, el primer Cardenal que tuvo Cuba y uno de los primeros en América Latina y el Caribe. Foto: Ismael Francisco/ Cuba

El recibidor del Centro Cultural Félix Varela. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

El recibidor del Centro Cultural Félix Varela: a la derecha la entrada del pasillo interior que conduce a la Catedral. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Alpinista limpiando la fachada del Centro Cultural Padre Félix Varela. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Un alpinista limpia con una manguera a presión la fachada del antiguo Seminario donde estudió Félix Varela, José Agustín Caballero, José María de Mendive y otros grandes patriotas. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

"A la izquierda de la entrada principal estaba la ancha escalera", escribió Cirilo Villaverde en su "Cecilia Valdes". Lo recuerda la placa que está a la derecha de la escalera, en el antiguo Colegio de San Carlos y San Ambrosio. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

“A la izquierda de la entrada principal estaba la ancha escalera”, escribió de este lugar Cirilo Villaverde en su “Cecilia Valdes”. Lo recuerda una placa de mármol en el antiguo Seminario de San Carlos y San Ambrosio. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Orlando Márquez, director de la revista “Palabra Nueva” de la arquidiócesis de La Habana. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Orlando Márquez, director de la revista “Palabra Nueva” de la arquidiócesis de La Habana, nos cuenta detalles de la restauración de la Catedral de La Habana. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Por: Ismael FranciscoRosa Miriam Elizalde

http://www.cubadebate.cu/noticias/2015/08/25/la-habana-vieja-prepara-sus-galas-para-recibir-a-francisco/#.Vd8YiiU35YC

http://martianos.ning.com/profiles/blogs/la-habana-vieja-prepara-sus-galas-para-recibir-a-francisco

http://progresosemanal.us/20150827/la-habana-vieja-prepara-sus-galas-para-recibir-a-francisco/

This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post. Post a comment or leave a trackback.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Your email address will never be published.